Noticias de Tecnología e Internet del 02-03-2020

02-03-2020 | abc.es
«Final Fantasy VII Remake»: Midgar renace 20 años después en PlayStation 4
Cuando Final Fantasy VII llegó a PlayStation en 1997 lo puso todo patas arriba. Y es que, dejando a un lado los gustos de cada uno, la séptima entrega de la franquicia fue un acontecimiento diferente. Así lo demuestra, sin ir más lejos, el que estemos hablando del segundo título más popular de la primera sobremesa de Sony; solo superado en ventas por el incombustible «Gran Turismo». En 2015, Square Enix, su desarrolladora, anunció la salida de una revisión de la obra. El objetivo era adaptarla a los tiempos actuales aprovechando las herramientas que la tecnología ofrece. Algo similar a lo que ya hemos visto durante la presente generación en «Shadow of the Colossus» o «Resident Evil 2 Remake». Después de varios retrasos, y de un tortuoso proceso de creación, «Final Fantasy VII Remake» llegará a los estantes de la tiendas, solo para PlayStation 4, el próximo 10 de abril. Y ABC ya ha tenido oportunidad de probarlo. «El tiempo que tardásemos en desarrollar el juego no era importante para nosotros. Final Fantasy VII es una obra muy querida y todo el mundo tiene las expectativas muy altas. La calidad tenía que ser perfecta y tuvimos que experimentar mucho para alcanzarla. Teníamos una buena estructura y diseño, pero, obviamente, se tardó mucho en encontrar la mejor forma de lanzarlo. Por eso el desarrollo duró tanto», explica a ABC Yoshinori Kitase, productor del nuevo remake y que ya trabajó en la década de los noventa en la obra original. <iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/YkXG08_WVsY" frameborder="0" allow="accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture" allowfullscreen></iframe> No hace falta pasar demasiado tiempo inmerso en el nuevo y ultradefinido mundo industrial de Midgar para ser consciente del esfuerzo que ha realizado la desarrolladora para recrear la obra y hacerla del gusto de todos. Tanto de aquellos que llevan poco machacando botones, y se adentran por primera vez en esta historia distópica de tintes «cyberpunk», como de los más veteranos que han crecido jugando a la franquicia. «Todo está basado en la esencia del Final Fantasy VII original. Todo lo que nos encantaba del original es la base de esta nueva experiencia. 20 años después, la tecnología disponible es mucho más capaz y podemos enseñar cosas de una forma muy amplia. Hemos incluido todo lo que la gente le encantaba del juego original porque queremos que rememoren la experiencia de cuando lo jugaron por primera vez. Sin embargo, también queremos ofrecer algo nuevo y de una forma original para que tengan la sensación de que el juego está "fresco". Hemos intentando conseguir esos dos objetivos», apunta a este diario el codirector del videojuego, Naoki Hamaguchi. Más allá de la (importantísima) evolución gráfica, y de la imponente banda sonora, lo nueva edición abandona el clásico sistema de combate por turnos para abrazar el de tiempo real con unos toques nada disimulados de «hack and slash». A su vez, durante la acción, se puede intercambiar al personaje del equipo con el que se desea atacar al enemigo. Las opciones van desde Cloud -el protagonista- y su enorme espada, hasta Barret y su ametrallador pasando por Tifa y sus poderosos puños, entre otros. También se ha implementado el sistema táctico de forma que el jugador tiene un amplio abanico de ataques diferentes y de formas de actuar durante un enfrentamiento directo. Las historias no caducan Evidentemente, la narrativa también se ha visto potenciada por los avances técnicos actuales. En los episodios que ABC ha jugado se ha podido observar que las cinemáticas son una parte importante de la obra. Algo que va en línea con lo visto durante la presente generación en otros títulos especialmente ambiciosos, como «God of War» o «Days Gone». «La historia tuvo culpa de que la gente disfrutara del videojuego en los noventa. Ahora, más de 20 años después, hay mucho más que se puede hacer en el juego, todo es más amplio. Entiendo perfectamente por qué la gente hace "remakes". La base de la diversión es la misma, pero la gente ahora puede disfrutar la experiencia de una manera más profunda porque hoy en día es posible. El objetivo final ha sido coger cosas del pasado y hacerlo lo mejor posible con lo que tenemos hoy en día», dice Kitase. A pesar de que desde Square Enix no se han querido pronunciar al respecto, no parece descabellado que en los póximos años veamos otros «remakes» de títulos de la saga. Por el momento, todos aquellos que quieran probar el nuevo «Final Fantasy VII», tienen la oportunidad de descargar la demo en la PS Store.
02-03-2020 | abc.es
ABC te invita a visitar Game ON, la mayor exposición de videojuegos
Desde los inicios de Pacman a Street Fighter, por primera vez en España, la Fundación Canal acoge Game On la mayor exposición internacional dedicada al mundo de los videojuegos. Una exposición no solo para gamers y es que en ella podrás revivir los videojuegos de tu infancia, ya que la exposición no solo muestra videojuegos de otras épocas sino que también da la oportunidad a los visitantes de probarlos y jugar de nuevo a ellos, artículos retro y con encanto que te trasladarán en el tiempo. ABC te invita a participar en este sorteo con el que podrás ganar una invitación doble para visitar el mayor evento del mundo dedicado al mundo del videojuego, la exhibición estará en Madrid hasta el 31 de mayo de 2020. ¡Suerte! El concurso estará activo hasta el 31 de marzo de 2020. El sorteo del premio se llevará a caba el 2 de abril y el ganador/a será publicado en esta misma página una vez haya confirmado la aceptación del premio.
02-03-2020 | abc.es
China lanza medidas contra las insinuaciones sexuales y «el contenido negativo» en internet
China nunca ha destacado por la defensa de la libertad expresión. Ahora, según recoge «The Guardian», el gobierno del país asiático está tratando de realizar un control más efectivo de la información que fluye por internet. Con ese fin, ha elaborado una nueva normativa con la que se pretende potenciar el contenido «positivo» mientras se prohibirá aquel que resulte «negativo» o «ilegal». Según las reglas, que resultan algo vagas, se considera como «negativo» aquel contenido en el que los titulares sean sensacionalistas, se hable sobre la privacidad de las «celebrities» de forma excesiva, se realicen insinuaciones sexuales, así como cualquier información que pueda tener un «impacto» negativo. Por contra, se anima a los internautas a publicar en la red informaciones que ensalcen al gobierno y la forma de vida, la política y la economía del país. Falta de transparencia Esta decisión llega con China inmersa en una de las crisis más importantes de su historia reciente por culpa del coronavirus. A pesar de que el país asegura tener controlada la la epidemia, no han sido pocos los casos en los que se ha culpado al gobierno de falta de transparencia y de ocultar información sobre la enfermedad. Uno de los casos más sonados a este respecto, está relacionado con la muerte del doctor Li Wenliang, el primer médico que avisó sobre la propagación del virus y que fue silenciado por el gobierno asiático. «Te lo advertimos seriamente: si sigues siendo obstinado, con tal impertinencia, y continúas con esta actividad ilegal, serás llevado a la justicia. ¿Entendido?», escribió la Policía en una carta de arrepentimiento que el doctor se vio obligado a firmar y a rubricar con sus huellas dactilares. Enfado La desaparición de Li a principios del mes pasado, provocó que millones de ciudadanos chinos inundasen internet con quejas contra el gobierno a través de la red social china Weibo. La cifra fue tan alta que el régimen autoritario fue incapaz de pararlas. «Recuerden su cara. Es un médico caído, un paciente atado a un ventilador, un ciudadano mostrando su carné y diciendo no a las mentiras. Si su muerte no despierta a la nación, no merecemos vivir en este planeta», afirmaba un usuario en Weibo. Ahora, la implantación de nuevas medidas para el control de los comentarios en internet ha provocado otra ola de protestas. Según publica el diario británico, el pasado sábado la frase «Gobernanza del ecosistema de noticias en línea» fue mencionada hasta tres millones de veces dentro de Weibo. Por miedo a lo que pudiese ocurrir, algunos portales optaron por deshabilitar lo comentarios en sus publicaciones. En otros sitios se podían ver frases como «solo quieren que veamos lo que quieran que veamos, y que escuchemos lo que quieran que escuchemos».
02-03-2020 | abc.es
Trucos para crear una contraseña a prueba de bombas
En internet la seguridad total es una quimera. Pero se le puedan poner las cosas difíciles a los ciberlincuentes. Tener una contraseña segura, en redes sociales y demás plataformas digitales, es el primer paso para ello. Algo a lo que muchos usuarios, todavía a día de hoy, no prestan demasiada atención. Así lo demuestra, sin ir más lejos, el que «123456» y «123456789» hayan sido las claves más frecuentemente filtradas por los atacantes en 2019. Solo la primera de ellas -la más común- ha sido utilizada alguna vez por el 3% de los internautas, según recoge el Ránking de las Peores Contraseñas de 2019, publicado por la compañía de ciberseguridad Splashdata hace unos meses. El informe también sostiene que casi el 10% de los usuarios han utilizado algunas de las peores 25 claves posibles. Cuando nos registramos en un espacio, y nos disponemos a crear una contraseña, los expertos recomiendan no ser previsibles. Esto pasa por no repetir claves que ya hayamos empleado en otros portales o información personal fácil de descifrar. «Una buena contraseña debe tener una longitud considerable y ser inteligible. El usuario no debe utilizar en ningún caso una palabra que tenga que ver con él, como sería su mes de nacimiento o su nombre. También debe contar con números, letras y signos especiales, como serían asteriscos o símbolos del dólar», señalaba a ABC el experto en ciberseguridad Deepak Daswani hace unos meses. Contar con una contraseña débil no solo es un riesgo para los datos de los usuarios particulares. También afecta a las empresas, como recuerdan desde la empresa Entelgy Innotec Security. «Contar con contraseñas seguras es un factor fundamental tanto para organizaciones empresariales como para el usuario. Es mucha e importante la información que hay detrás de una clave. Por ello, a la hora de crear una contraseña tiene que ser la más segura y robusta posible», destaca en un comunicado Félix Muñoz, director general de Entelgy Innotec Security. Uno de los medios más básicos y empleados por los atacantes a la hora de robar contraseña son los ataques de fuerza bruta. Mediante el empleo de un software, el delincuente utiliza una amplia variedad de posibles combinaciones de carácteres hasta que da con la clave correcta. «Realizar un ataque de fuerza bruta es algo muy sencillo. Si una contraseña está basada en un código numérico solo tienes que hacer todas las combinaciones posibles para acabar dando con la correcta y, de este modo, acceder a la red social», explica a este diario Eusebio Nieva, director técnico de la empresa de ciberseguridad Check Point para España y Portugal. «Para proteger de un ataque de este tipo, lo más importante es utilizar una clave nemotécnica a la hora de crear la contraseña. Por un lado, puedes optar por tener un "password" difícil, incluso, de recordar. En esos casos se debe recurrir a un gestor o emplear técnicas para recordarlas, como, por ejemplo, usar el título o una frase de un libro insertando entre medias números y símbolos y mayúsculas. Otra opción es utilizar una frase lo más larga posible e ir sustiyendo las vocales por números», apunta Nieva. Cómo crear una contraseña paso a paso Recordemos que lo más importante es no ser evidente. Evitar información personal, como fechas de nacimiento y nombres, códigos numéricos sencillos («1234567», «1111111») y no repetir las claves en diferentes plataformas. También se recomienda cambiar la contraseña con cierta regularidad. 1.- Escoja un título, o una frase, de un libro, canción o película que le resulte fácil de recordar. Eusebio Nieva pone como ejemplo «En un lugar de la Mancha». 2.- Altere los carácteres de la frase y añada números y símbolos: «eN3Un$Lugar%De@lamanchA&». 3.- Para más seguridad, puede alargar la frase y sustituir directamente las vocales, o las consonantes, por números y símbolos. En este caso puede resultar más difícil recordar el «password», por lo que sería recomendable utilizar un gestor de contraseñas: «!n#nl%g/rd)l@m~nch?» «eN3Un$Lugar%De@lamanchA&dE&Cuyo=nombrE"No%quierO!acordamE"»
02-03-2020 | abc.es
Alertan de que los cibercriminales están utilizando el coronavirus para robar datos y dinero
El coronavirus se ha convertido, sin duda, en uno de los motivos de mayor preocupación a nivel global. Si hace una búsqueda rápida por internet, se encontrará con miles de páginas con información (más, o menos veraz) sobre la epidemia, cuyos efectos ya se están dejando notar en España. Visto el interés y las dudas que despierta, no es de extrañar que los cibercriminales hayan decidido sacar tajada de la situación. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ha realizado un comunicado en el que afirma que está siendo suplantada por atacantes que persiguen robar los datos de los usuarios. «Los delincuentes están suplantando a la OMS para robar dinero o información confidencial a los usuarios. Si le contacta una persona u organización que parece ser de la OMS, verifique su autenticidad antes de responder», aconsejan desde la organización. Como en tantos otros casos, la técnica escogida por los atacantes para sacar partido a la enfermedad es el «phishing»: una ciberestafa en la que el atacante, suplantando la identidad y empleando ingeniería social, trata de engañar al usuario para que le comparta datos personales. Desde contraseñas de redes sociales hasta claves de banca online. Se trata de un mecanismo en auge que crece enormemente año tras año. Según la empresa de ciberseguridad Panda Security, está aumentando especialmente dentro de la aplicación de mensajería WhatsApp. «Con el "phishing" es muy importante utilizar el sentido común. Por ejemplo, en el caso de las estafas que tratan de robar la cuenta del banco del usuario, hay que saber que los bancos no entran en contacto con el cliente por medio de correos electrónicos o vía SMS para pedirle sus credenciales. Es algo muy raro. Yo diría que no ocurre con ninguna entidad. En caso de que tengamos una duda, lo recomendable es llamar por teléfono a nuestro banco y consultarlo», explicaba a ABC hace unos días José De la Cruz, director técnico de la firma de ciberseguridad Trend Micro. Y si no es normal que una entidad bancaria solicite a un cliente sus credenciales u otros datos personales por medio de un mensaje electrónico, lo mismo ocurre con la OMS. Para que no quepa ninguna duda, la organización ha compartido las acciones que nunca lleva a cabo con los usuarios. De este modo, si le llega un correo o un mensaje aparentemente dirigido por OMS, se recomienda que no visitar ninguna web que no sea la suya propia, www.who.int. A su vez, la organización expresa que jamás solicita donaciones directamente ni realiza loterías u ofrece premios. Tampoco cobra dinero por solicitar un trabajo, registrarse para una conferencia o reservar un hotel. Cómo protegerse de este tipo de estafas Según expresó a este diario el responsable de operaciones de Panda Security, Hervé Lambert, para hacer frente a los ataques de suplantación de identidad es imprescindible tener un sistema de seguridad. También se debe emplear el sentido común. Entender, por ejemplo, que la OMS nunca va a pedir datos personales a usuario a través de un correo. Igual que la Guardia Civil no va a enviar una multa a través de un «email» y un banco no le va a solicitar sus contraseñas. A su vez, recomienda fijarse en los elementos que componen el correo electrónico, el SMS o la conversación de WhatsApp de la que se sospecha. Si existiese alguna duda sobre su veracidad, se debe entrar en contacto con la persona o la entidad que, supuestamente, ha enviado el mensaje. También es imprescindible mantener la calma cuando se recibe un mensaje en el se trata una información tan sensible como el coronavirus. «Los ciberdelincuentes usan emergencias como 2019-nCov para que las personas tomen decisiones rápidamente. Siempre tómese el tiempo para pensar en una solicitud de su información personal y si la petición es apropiada», recomiendan desde la OMS.
1