Noticias de Tecnología e Internet del 03-03-2019

03-03-2019 | elpais.com
La empresa que compone música en función de las emociones que mide en el cerebro
Alfonso González Aguilar es el creador de Sounditi, pionera en utilizar la neurociencia para crear melodías nuevas
03-03-2019 | elpais.com
La guerra de los robots: la salvación antes de la era ?fake?
La carrera 'armamentística' entre algoritmos que crean o detectan falsificaciones ya ha empezado
03-03-2019 | abc.es
Qué es el 5G: todo lo que siempre quisiste saber de esta revolución tecnológica
El 5G ha vuelto a protagonizar el Congreso Mundial de Móviles (MWC) aunque, frente a ediciones pasadas, en esta pueden verse ya dispositivos comerciales aptos para operar con las nuevas redes, que se prevé que ya estén funcionando en 2019 en países como EE.UU. o Corea del Sur. Pero, ¿qué es exactamente el 5G o qué avances supondrá con respecto a la generación anterior, el 4G? Estas son algunas claves para entender lo que supondrá la futura red móvil. ¿Qué es el 5G? Es la red móvil de quinta generación, entendiendo por generación cada una de las etapas que ha ido viviendo la telefonía móvil desde su aparición, cada una con sus prestaciones específicas propias. Y hablamos de 5G porque primero hubo un 1G analógico que sólo permitía hablar por teléfono, un 2G que introdujo los SMS, un 3G que aportó el internet móvil y un 4G con el que llegó la banda ancha móvil, con casos de uso como el vídeo en streaming o la realidad virtual en el móvil. ¿Qué mejoras supondrá con respecto al 4G? Principalmente tres. En primer lugar, multiplicará la velocidad de las comunicaciones móviles hasta lograr picos de 1 a 10 Gbps, más de lo que ofrece actualmente la fibra óptica. ¿Y para qué sirve eso? Pues, por ejemplo, para descargarse una serie en el móvil en segundos. La segunda gran mejora consiste en una reducción de la latencia, es decir, el tiempo de respuesta de la red desde que se da una instrucción a un dispositivo hasta que éste reacciona. Las mejoras de la red 4G han rebajado ese tiempo hasta los 30 milisegundos, pero el 5G lo llevará al entorno de 1 a 5 milisegundos, prácticamente tiempo real. Esta mejora es clave en casos de uso como la conducción autónoma o la operaciones quirúrgicas llevadas a cabo de forma remota. «Es la diferencia entre la vida y la muerte», afirma el responsable de Marketing de Nokia, Fernando Corredor. Y, en tercer lugar, permitirá tener más dispositivos conectados, «hasta un millón por kilómetro cuadrado o 100 por metro cuadrado», según el director de Accenture Digital para España, Portugal e Israel, José Luis Sancho. Una capacidad que hará realidad ese mundo en el que cualquier objeto esté conectado, desde la lavadora o la nevera a los robots industriales o los coches autónomos. ¿A qué regiones llegará antes esta tecnología? Según la GSMA, patronal de los operadores móviles, el 5G será este año una realidad en 21 mercados, entre ellos EEUU, Australia y China, donde la nueva red servirá para llevar la banda ancha hasta los hogares ya que no cuentan con fibra. Otros dos países aventajados son Japón y Corea del Sur, donde el 4G es incapaz para dar respuesta al uso intensivo en datos que se hace en esos países. Para 2025, el 59% del total de líneas móviles en Corea serán 5G, mientras que en Japón ese porcentaje será del 48%, del 49% en EEUU y del 29% en Europa. En 2025, la conexiones 5G en África subsahariana solo será el 2,6% del total, en Latinoamérica y el Caribe serán el 8%; en el Norte de África y Oriente Medio, el 6%, y el 3% en África Occidental. ¿Cuánto costará la nueva red? Según la GSMA, se espera que para 2025 los operadores móviles habrán invertido entre 300.000 y 500.000 millones de euros en el despliegue del 5G sólo en Europa. ¿Qué operadores están siendo más activos? AT&T y Verizon, en EEUU; China Mobile, China Unicom y China Telecom, en China; KDDI, SoftBank y NTT DoCoMo, en Japón, y KT y SK Telecom, en Corea, son algunos de los operadores más activos en la carrera hacia el 5G. En España, todos los operadores de red cuentan con espectro para la red 5G y están llevando pilotos. Telefónica, por ejemplo, ha puesto en marcha su proyecto de ciudades tecnológicas en Segovia y Talavera de la Reina para testar las capacidades de la red en distintos casos de uso. Vodafone prevé concluir el primer trimestre de 2019 con más de 85 antenas 5G desplegadas en una red real en seis ciudades de España (Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Bilbao y Málaga).
03-03-2019 | abc.es
Sí, tu cuerpo también puede sufrir un ciberataque
En un futuro no muy lejano los humanos podremos alargar nuestra vida e incrementar nuestras habilidades con chips, prótesis y dispositivos inteligentes que llevaremos incorporados en el cuerpo. Todos esos elementos biónicos estarán conectados a la red y, por lo tanto, pueden sufrir un ciberataque. «Debemos tomarnos esta amenaza de una manera muy seria, porque nuestra vida podría estar en peligro», ha explicado Sergey Kravchenko, director de desarrollo de negocios de Kaspersky, durante una conferencia sobre seguridad biónica en el Mobile World Congress (MWC). El futuro del sector es muy prometedor y se especula con la posibilidad de que se puedan implantar chips para aumentar nuestra capacidad de memoria o descargar recuerdos paro no perderlos. Ese mundo está por llegar, pero hoy ya hay personas que usan manos biónicas y otros elementos que, por ejemplo, les han permitido recuperar la capacidad de oír gracias a implantes sensoriales. Ahora el peligro de que alguno de estos dispositivos pueda sufrir un ciberataque es «poco probable», según los expertos, pero el futuro requiere incorporar elementos de seguridad. «En varias décadas podremos sustituir más de la mitad de las partes del cuerpo con este tipo de dispositivos», ha asegurado Ilya Chekh, que dirige una start-up rusa que crea prótesis de manos para personas que han sufrido amputaciones o algún tipo de discapacidad. Su empresa desarrolla manos artificiales que pueden comunicarse con su dueño, conectarse en línea y ejecutar comandos de voz. Si el presente del sector ya tiene numerosas aplicaciones, en el futuro su potencial aumentará con la llegada del 5G, que permitirá que todos estos dispositivos estén conectados a la red y funcionen con algoritmos en la nube. Esa «Conectividad Inteligente» traerá un gran avance, pero también muchos «peligros», alertan desde la empresa rusa de ciberseguridad. La larga cadena de conexiones implicadas, el gran número de dispositivos inteligentes que estarán conectados y la posibilidad de que sea una inteligencia artificial la que intervenga en los dispositivos en remoto, desde la nube, multiplica los posibles peligros. «Es una realidad que las prótesis biónicos nos llevarán a otro nivel como humanos, pero debemos certificar su seguridad y asegurar sus peligros» Virus, equivocaciones humanas, sabotajes, vulnerabilidades informáticas y ciberataques dirigidos pueden afectar a una o varias partes de la cadena de flujo de datos y afectar a estos dispositivos. Los expertos creen que junto a las bondades que traerá la combinación de 5G, "Internet de las cosas" e inteligencia artificial, es necesario también alertar sobre los peligros que traerán: «Menos marketing y más investigación», resumen. Cuando estos elementos formen parte de nuestro día a día será necesario proteger el código de los dispositivos, controlar su tráfico de datos, entrenar a las personas que intervengan en el proceso de su mantenimiento -muchas veces los ciberataques aprovechan errores humanos- e investigar los incidentes para aprender de ellos, explica el responsable de Kaspersky. «Es una realidad que las prótesis biónicos nos llevarán a otro nivel como humanos, pero debemos certificar su seguridad y asegurar sus peligros», añade el experto en seguridad. Ahora, la investigación en el sector de la biónica se centra en solventar problemas de discapacidad, pero en el futuro es posible que estos elementos sean capaces de dotarnos de habilidades extraordinarias y convertirnos en «superhombres».
03-03-2019 | abc.es
Probamos el TicWatch C2, un «smartwatch» cuya autonomía me ha roto el corazón
He de reconocer que tengo una especie de amor-odio por los « smartwatches ». Amor, porque son realmente unos «gadgets» muy útiles. Odio, porque no lo pueden tener todo en su pequeño tamaño, por lo que si no tienen limitaciones en un aspecto, las tendrán en otro. La Mi Band 3 de Xiaomi me gustó. Pero no deja de ser una pulsera básica. Eso sí, su autonomía es brutal. Y es lógico teniendo en cuenta el tamaño de la pantalla y sus limitadas funciones. Ahora con TicWatch C2 tengo los mismos sentimientos encontrados. La compañía Mobvoi ha hecho un buen trabajo con los auriculares inalámbricos TicPods Free. Y también con su «smartwatch», un dispositivo que incluye la tecnología Wear OS de Google (anteriormente Android Wear). Pero otra vez tengo sensaciones encontradas: ofrece unas funcionalidades muy completas. Pero su escasa duración de batería me ha roto el corazón. La verdad es que nada más ponérmelo, el TicWatch C2 me conquistó. Quizás la esfera sea algo grande pero es cuestión de acostumbrarse. Además, no puede tener un tamaño más pequeño si queremos realmente leer las notificaciones y navegar por el panel. Tiene un diseño clásico, fabricado en acero inoxidable y con correa de cuero intercambiable. Es decir, va más allá de una pulsera de actividad y a mi, este aspecto me parece importante, porque es muy versátil. La correa menos mal que es intercambiable porque, para ser sinceros, es muy probable que se raje con el uso. Además, el dispositivo está disponible en tres colores: oro rosado (cuyo tamaño, no pantalla, es ligeramente más pequeño), negro y plata. «Tiene 36 horas de batería en uso continuo de las aplicaciones». Esta es la afirmación que me ha roto el corazón. Porque no llega a esas horas. De hecho, el reloj llega a duras penas al día, dándole un uso más bien moderado. Si decides comprarte el TicWatch C2, cuyo precio es de 199,99 euros, asume ya que lo tendrás que cargar a diario. Pantalla y funcionalidad Su autonomía es, para mi, el gran «pero». Cuenta con una pantalla AMOLED de 1.3 pulgadas (360 x 360 px) y batería de 40 mAh. Con apenas usar las notificaciones, controlar mi actividad diaria y poco más, la autonomía es de 24 horas. Por detrás, lleva el sensor de ritmo caridaco y los cuatro puntos de carga, que conectas a su propia base. A pesar de ello, me ha sorprendido muy gratamente la pantalla. Se ve perfecta. Y podemos elegir entre tenerla siempre encencida o no, algo que influye -y mucho- en el consumo de la batería. Lo bueno de tenerlo apagado es que la esfera no se funde a negro, sino que muestra la hora. Eso sí, cada vez que mueves la muñeca para ver la pantalla, se ilumina. Y esto es un punto positivo muy importante. Por cierto, para ahorrar batería, podemos ponerlo en modo avión. La pantalla te permite cambiar las esferas, leer las notificaciones y responder. Pero, para ello, tienes que descargarte a través de la Google Play la «app» pertinente. Por ejemplo, WhatsApp. Puedes responder con un emoticono, escribiendo tu propio texto o a través del teclado (algo incómodo ante la falta de espacio). Pero también puedes responder a través de un audio porque TicWatch C2 tiene micrófono, pero no altavoz. Esto está muy, pero que muy bien. Lo que no puedes hacer, por ejemplo, es responder una llamada. En este caso, necesitas coger el «smartphone», aunque el reloj te avisará de que te llaman. Control de actividad El reloj se controla por los dos botones que tiene en el lateral derecho y por la pantalla. El botón de arriba (rojo) permite acceder y salir del menú del TicWatch C2. Una vez dentro, gracias a su pantalla táctil, puedes moverte a través de las «tripas» de una manera fácil y sencilla. El reloj muestra un funcionamiento muy fluido. Y eso es de agradecer. El segundo botón de la esfera te permite acceder el menú de actividad, que es muy completa y funciona muy bien (aunque te puedes descargar otra aplicación si lo prefieres). Otro de sus puntos positivos es que es resistente al agua. Cuenta con la certificación IP68 y, como ya sabéis, esto no significa que podamos hacer natación con él, pero sí lo podemos usar para correr aunque llueva o en el gimnasio. Las gotas de sudor no afectan al buen funcionamiento del «smartwatch». Cuenta con un procesador Qualcomm Snapdragon Wear 2100, conectividad Bluetooth v4.1, WiFi, GPS y GLONASS. Y, es compatible con Android y iPhone. También incluye tecnología NFC para realizar pagos.
1