Noticias de Tecnología e Internet del 03-06-2020

03-06-2020 | enter.co
Esta semana Zoom informó que en el mes de abril alcanzó un pico de 300 millones de usuarios diarios. Una cifra histórica, no solo porque pone un número a la manera en el que este tipo de herramientas se han convertido en parte del día a día de muchas operaciones, sino por otra razón importante: […]
03-06-2020 | enter.co
SoftBank anunció un nuevo fondo de inversión para respaldar a las compañías que tengan fundadores afrodescendientes. El fondo, llamado Opportunity Growth Fund, es una contribución de SoftBank para equilibrar la balanza en las inversiones en el mundo tecnológico, pues según afirman actualmente solo el 1% de los fundadores respaldados por capital de riesgo son afrodescendientes. […]
03-06-2020 | enter.co
La mayor pregunta de muchos al momento de comprar su dispositivo Huawei es si extrañarán los servicios de Google. No realmente.
03-06-2020 | enter.co
Aunque la demanda asegura que el modo incognito de Google realiza seguimiento de la actividad del usuario, Google precisamente no esconde esto.
03-06-2020 | enter.co
Lejos están los días en los que PUBG se coronaba como el rey de los battle royale. Pero, incluso cuando haya perdido una parte importante de sus dominios, sigue siendo uno de los juegos más entretenidos de ver y jugar del género. Y, hasta ahora, una de las razones por las que muchos no consideraban […]
03-06-2020 | enter.co
Después del fracaso de la PlayStation Mini, la novedad de los ‘emuladores nostalgicos? parece haberse desvanecido un poco. Pero Sega no solo cree que todavía hay espacio para este tipo de consolas, sino que incluso las quiere más pequeñas. Tanto que quepan en tu mano. En celebración de su aniversario número 60, SEGA reveló la […]
03-06-2020 | enter.co
Reunión de Zoom. Tres palabras que en los últimos meses se han vuelto la frase menos favorita de muchos. Los primeros meses, en particular, implicaron que casi todas las empresas adoptaron modelos de trabajo remoto. Ante la perspectiva (y luego realidad) de que el encierro se prolongaría, herramientas como Zoom se convirtieron en parte habitual […]
03-06-2020 | abc.es
Zuckerberg, firme pese a las protestas internas: no censurará a Trump
Rebelión interna. Incendiarias protestas. Abandonos de cargos directivos. Facebook es una jaula de grillos con un ambiente irrespirable. A pesar de la situación, Mark Zuckerberg, fundador y presidente del gigante de internet, ha vuelto a mostrar su posición contraria a la posibilidad de introducir etiquetas de advertencia en las publicaciones de dirigentes políticos como Donald Trump, presidente de Estados Unidos. En medio de un debate social acerca del papel de las plataformas en la defensa de la libertad de expresión, el empresario se muestra firme. Su respuesta: no. En una intervención dirigida a sus empleados este martes, Zuckerberg defendió su decisión no ejercer de «árbitro» y no cuestionar las publicaciones incendiarias del presidente estadounidense negándose, además, ceder terreno un día después de que un grupo de trabajadores, entre ellos, altos cargos directivos, organizaran una protesta pública. Algunos empleados han aireado su profundo malestar a sus políticas hacia los mensajes publicados por Trump, que le han servido para que, por primera vez, fuera catalogado por otra importante red social, Twitter, como «glorificación de la violencia». En opinión de Zuckerberg, los mensajes de Trump no vulneran sus normas de uso y que no existe necesidad de moderar sus comentarios, como sí suele hacerse por parte de los equipos de revisión de publicaciones. Fuentes de Facebook han asegurado a Reuters que el empresario también reconoció el malestar de muchos empleados. Zuckerberg manifestó recientemente que Facebook estaba más comprometida con la libertad de expresión que otras empresas tecnológicas en respuesta a la medida de Twitter, que ha agitado de nuevo el fantasma sobre las libertades civiles. «Creemos que no sería correcto para nosotros verificar hechos a los políticos», apuntó en una entrevista para Fox. «Nuestras políticas nos han distinguido de otras compañías tecnológicas en términos de ser más libres de expresión y dar voz a las personas».
03-06-2020 | abc.es
¿Espionaje? ¿Geolocalización? Lo que debes saber de la herramienta de contagios Covid-19 de Apple y Google
Una de las lecciones que deja la pandemia de coronavirus Covid-19 ha sido que la tecnología es un gran aliado para mantener la productividad. La digitalización ya no es una excusa sino una necesidad. El ejemplo de algunos países asiáticos como China o Corea del Sur de emplear herramientas de rastreo de contagios ha despertado algunos recelos por sus posibles intromisiones a la intimidad de las personas, pero son iniciativas que han interesado a numerosos países, entre ellos España. Como respuesta, la histórica alianza entre Google y Apple. Un proyecto que ya ha generado algunas opiniones controvertidas. Una cadena de mensajes a través de la aplicación de chat WhatsApp ha empezado a alertar a los usuarios españoles de que los teléfonos móviles con sistemas operativos iOS y Android de Google y Apple han comenzado a instalar supuestamente en secreto y sin su permiso aplicaciones de notificación de contacto cercano con contagiados de Covid-19. Sin embargo, en realidad se trata de un bulo. ¿Espía? ¿Falta de privacidad? Estas iniciativas, que han proliferado en las últimas semanas con ejemplos de todo tipo, tienen un aspecto en común: el «smartphone» puede ser utilizado para controlar la propagación del virus. Pero con matices. ¿De dónde surge el proyecto? Tras varias semanas de desarrollo y pruebas conceptuales con autoridades sanitarias, Google y Apple lanzaron la semana pasada su API conjunta de notificación de contacto de coronavirus. Lo primero que hay que tener en cuenta es qué es una «API». Es un conjunto de definiciones y protocolos usados principalmente por desarrolladores que se utiliza para desarrollar e integrar el software de las aplicaciones. Es decir, una especie de «puerta entrada» para acceder a datos que la empresa propietaria del software principal (en este caso, iOS y Android, los dos principales sistemas operativos) decide compartir. En la primera fase ha contado con el respaldo de 22 países, entre ellos, España, que ha pensado en realizar un programa piloto en Canarias. ¿Han instalado una aplicación secreta? Se trata de una herramienta compatible con ambos sistemas que pueden utilizar las aplicaciones desarrolladas por las instituciones sanitarias de todo el mundo. Para que sea compatible con las posibles aplicaciones desarrolladas por autoridades sanitarias se requiere de actualizar las últimas versiones de los sistemas operativos, iOS 13.5 y Android 10. Esto quiere decir que el software, propiedad de Apple y Google, han introducido la «compatibilidad» para que las «apps» del Covid-19 que se desarrollen a partir de ahora por autoridades sanitarias puedan funcionar. Por el momento, no se ha instalado ninguna aplicación. solo Suiza ha desarrollado una «app» con la API de Google y Apple. En España, la competencia recae en el Ministerio de Sanidad, que hasta el momento no ha lanzado ninguna aplicación de notificación. El aviso de que ya es compatible se encuentra en el sistema, no significa que haya ninguna aplicación instalada. ¿Cómo funciona exactamente? Lo primero que hay que tener en cuenta es que para su funcionamiento se debería descargar una «app» compatible - desarrollada por autoridades sanitarias- que debería darle permiso y activarla el propio usuario. Es decir, las características que han introducido iOS y Android solamente se pueden utilizar por parte de aplicaciones oficiales que el usuario descargue de forma voluntaria. A diferencia de otros proyectos internacionales en los que sí se accede a la geolocalización del terminal, el proyecto conjunto entre Apple y Google requiere de acceso al Bluetooth. Esto es una tecnología inalámbrica que permite la comunicación sin cables entre dispositivos electrónicos. Así, se puede conectar un altavoz a un móvil, por ejemplo. Su funcionamiento es simple: un código de identificación anonimizado (que no permitirá conocer datos personales de los usuarios) de generación aleatoria (cada dos semanas, lo que dura la cuarentena) se podrá intercambiar cuando dos móviles se crucen por ejemplo por la calle. Dudas en privacidad y efectividad Otro aspecto a tener en cuenta es que este tipo de «apps» de rastreo deben ser vistos como complementos. Su efectividad también puede presentar algunas dudas porque, por ejemplo, debe ser alimentada con información por parte del propio usuario para que tenga sentido y una notificación recibida no implica que el usuario esté contagiado. Puede darse el caso que el aviso se reciba por parte de un vecino de pared colindante con el que, posiblemente, en ningún momento te hayas cruzado con la persona. ¿Se pueden falsear los datos para crear incertidumbre? No se sabe de momento. Desde Xnet, asociación que defiende los derechos digitales, critican que Google y Apple «no han mantenido la promesa de apertura y auditabilidad» que hicieron sobre el código de programación de las aplicaciones. «Sin esta auditabilidad no podemos saber si se extraen y utilizan los datos que se generan y recogen para combatir el Covid-19. Ni estaban prometiendo mucho ni estamos pidiendo mucho. No pretendemos que cambien su modelo de negocio y abran el código. Solo que se cumpla con lo que nos diferencia de regímenes autoritarios que rompen la privacidad de sus ciudadanos», consideran en un comunicado fuentes del grupo. «Solo el código de la app está abierto. El resto no se puede auditar. Y han optado para no poner en la parte de la app los procesos principales y cruciales para la privacidad. La respuesta presumiblemente es que esto es por razones de seguridad. Pero los protocolos de seguridad abiertos son los más utilizados y existen otras opciones para no poner esta parte del código en la app si realmente no quieren, por ejemplo vincularla a Android y no a Google Play siendo el primero auditable y el segundo no», sostienen. Además, en la presentación del proyecto en los términos de uso de Google se incluye que para empezar se debe activar la ubicación, pero la empresa insiste en que «el sistema necesita tener acceso a la ubicación para buscar señales Bluetooth, pero no recopila ni realiza un seguimiento de tu ubicación». Sin embargo, desde Xnet dicen: «No se deja claro que esta no es la aplicación. Se tiene que clicar en más informaciones para entenderlo mejor. Dicen que para que funcione el Bluetooth debes activar también la geolocalización básicamente «porque si no no funciona». «No tenemos modo de saber realmente por qué, ni de auditar el motivo real. Y esto después de haber declarado estar de acuerdo con que el traceo y la geolocalización deben estar alejado», aducen.
03-06-2020 | abc.es
Google se enfrenta a una demanda colectiva de 5.000 millones de dólares por invadir la privacidad de sus usuarios
La privacidad no es solo una tendencia. No es una moda. Es un vehículo de protección al ciudadano y, como tal, ha evolucionado en forma de derechos civiles y nuevas obligaciones a las empresas. Las grandes compañías de internet son conscientes de que se les audita con mayor determinación por parte de las autoridades. Una demanda colectiva acusa a Alphabet, multinacional estadounidense, de «invadir ilegalmente la privacidad» de millones de usuarios al considerar que «rastrea de manera generalizada» su actividad en los navegadores de internet cuando se utiliza el «modo incógnito». La denuncia, presentada este martes por el bufete Boies Schiller Flexner ante el tribunal federal de San José (California, EE.UU.), reclama unos 5.000 millones de dólares (4.460 millones de euros). Los denunciantes argumentan que el servicio de la empresa «invade ilegalmente la privacidad de los usuarios» al «rastrear a los usuarios» incluso cuando estos navegan bajo el modo «incógnito» o modo privado. Se trata de una función de privacidad incorporada en algunos navegadores de internet como Chrome, propiedad del gigante estadounidense. Esta opción permite que el sistema no guarde información sobre la página, como «cookies» y «caché web» ni registre la navegación a dicha página en el historial. Muchos usuarios de internet dan por sentado que su historial de búsquedas no se almacena cuando navegan en modo privado, pero desde la empresa estadounidense han insistido en anteriores ocasiones que no es exactamente así. Fuentes de Google niegan a ABC que esto sea ilegal y, según se recoge en sus términos de uso, promete que Chrome «no guarda tu historial de navegación, las ?cookies?, los datos de sitios web ni la información introducida en los formularios», al tiempo que tampoco se eliminan los archivos descargados ni los marcadores añadidos. «El modo de incógnito en Chrome te da la opción de navegar por internet sin que tu actividad se guarde en tu navegador o dispositivo. Como manifestamos claramente cada vez que un usuario abre una nueva pestaña de incógnito, las páginas web pueden recopilar información sobre su actividad de navegación durante su sesión». En sus términos de uso se recoge: «Tu actividad sigue siendo visible para los sitios web que visitas, tu empresa, centro educativo o tu proveedor de servicios de internet», asegura la compañía. La demanda colectiva propuesta se hace extensible a «millones» de usuarios que desde el 1 de junio de 2016 navegaron por internet en modo privado. El modo de incógnito dentro del navegador Chrome, propiedad de Google, ofrece a los usuarios la opción de buscar en internet sin guardar su actividad en el navegador o dispositivo utilizado. «Según parece están confundiendo para lo que sirve la navegación privada de Chrome», explica a ABC Samuel Parra, experto en derecho digital. «La navegación privada de Chrome es para no dejar rastro de la navegación en tu propio terminal y para hacer una navegación limpia en el sentido de no arrastrar ?cookies? que hayas ido recopilando con la navegación normal», sostiene. «No sirve -insiste- para que las páginas web que visites no te puedan identificar desde el punto de vista de un navegante con Google Analytics por ejemplo». Las páginas web visitadas, sin embargo, pueden usar herramientas de análisis como Google Analytics para conocer algunos datos relevantes. La denuncia incide en que Google no debería continuar «participando en la recopilación de datos encubiertos» y «no autorizados de prácticamente todos los estadounidenses con un ordenador o teléfono».
1