Noticias de Tecnología e Internet del 04-02-2019

04-02-2019 | elpais.com
Las profecías de Chetan Dube: androides casi humanos, renta básica y un médico en tu reloj
El presidente de IPsoft describe el futuro que nos traerá la inteligencia artificial. Y los plazos que pone son más cortos de lo que piensas.
04-02-2019 | abc.es
WhatsApp: cómo bloquear la aplicación con tu cara para evitar que espíen tus conversaciones
WhatsApp, conocida aplicación de mensajería, continúa apostando por la seguridad informática de su plataforma, utilizada por 1.500 millones de usuarios en todo el mundo. Una de sus últimas medidas ha sido añadir compatibilidad con FaceID, el sistema de reconocimiento facial integrado en los últimos modelos de iPhone. El servicio, propiedad de Facebook, añadió esta compatibilidad en su última actualización para dispositivos iOS, es decir, iPhone, que estará próximamente para su descarga. Una decisión que permitirá a los usuarios contar con un protocolo de seguridad mayor, aunque se trata de una opción. Esta función llegará próximamente a los móviles Android. De tal manera que, una vez añadido, hará que los usuarios requieran de autorizar su rostro a través del sensor biométrico del teléfono móvil para poder acceder a WhatsApp. También permitirá evitar que se consulten sus conversaciones por parte de terceros sin el permiso del usuario. Para activarlo hay que seguir unos simples pasos. Primero, y después de haber descargada la actualización, dirigirse a «Configuración», que se encuentra en un icono en forma de rueda dentada en la parte inferior derecha. Entonces, hay que entrar en «Cuenta/Privacidad» y aparecerá la opción «Bloqueo de pantalla», desde donde se podrá activar la opción «Requerir FaceID». Además de esta característica, WhatsApp también deja al usuario la elección del tiempo que debe transcurrir hasta solicitar el desbloqueo por rostro, ya sea «Inmediatamente», «Después de un minuto», «Después de 15 minutos» o «Luego de 1 hora».
04-02-2019 | elpais.com
Facebook cumple 15 años convertido en un controvertido gigante
La mayor red social del mundo es ya un adolescente universal que pone en contacto a más de 2.300 millones de personas pero también discutido por la venta de datos y su papel en la erosión de la democracia
04-02-2019 | abc.es
Facebook cumple 15 años: de conectar el mundo a ser el ogro de la sociedad digital
Facebook, la mayor red social del mundo y omnipresente en las interacciones personales online a día de hoy, ya sea por sí misma o por las aplicaciones de su propiedad, Instagram y WhatsApp, nació hace 15 años como un experimento entre estudiantes de la Universidad de Harvard (EE.UU.). [Gráfico elaborado por Statista] ¿Qué ha aportado Facebook al mundo? La red, que actualmente cuenta con 2.320 millones de usuarios activos mensuales en todo el mundo, tiene sus orígenes en una plataforma más primitiva, Facemash, lanzada en 2003 con el objetivo de que los universitarios puntuasen el atractivo físico de sus compañeros a través de fotografías. Facemash generó una fuerte polémica en el campus y fue cerrado por los responsables de la universidad después de permanecer operativa durante solo dos días, pero en ese poco tiempo ya logró cerca de 22.000 votos emitidos por hasta 450 personas que se conectaron al servicio. Este éxito inicial animó al joven de 19 años que se encontraba detrás de Facemash, un por entonces absoluto desconocido estudiante de informática y psicología Mark Zuckerberg, a desarrollar la que sería la semilla de la empresa actual, «The Facebook», junto a sus compañeros Eduardo Saverin, Dustin Moskovitz y Chris Hughes. Así, el 4 de febrero de 2004 se pondría en funcionamiento «The Facebook», diseñada como un directorio para dar a conocer y conectar estudiantes y personal universitario entre sí y a la que 1.200 alumnos de Harvard se conectaron en las siguientes 24 horas. El servicio rápidamente se amplió a otras universidades del área de Boston (Massachusetts, EE.UU.) y del resto del país, tras lo que cambió su nombre definitivamente por el actual Facebook y prosiguió con su expansión, primero entre los institutos de secundaria estadounidenses y luego entre universidades internacionales. En septiembre de 2006, tras más de dos años en funcionamiento, la plataforma dio un salto que marcaría para siempre su futuro al dejar de ser una herramienta restringida al ámbito educacional y pasar a estar disponible para el público general, de manera que cualquier internauta podía crearse un perfil. Este movimiento hizo que la compañía pasase a ser a partir de ese momento verdaderamente atractiva para las empresas de publicidad, y Facebook puso así los cimientos de un negocio que le terminaría representando unas ganancias de miles de millones de dólares en los próximos años. Según los datos más recientes de 2018, Facebook recibió alrededor del 20% de todos los ingresos por publicidad generados en internet en Estados Unidos, únicamente por detrás de Google. Solo dos años después de empezar a aceptar usuarios de fuera del ámbito educativo, la plataforma se convirtió en 2008 en la red social más usada del planeta, un título que no ha abandonado desde ese momento, desbancando al entonces popular pero ahora prácticamente residual portal MySpace. Tras cuatro años, en mayo de 2012, Facebook salió a la bolsa de Nueva York, en la que supuso la mayor oferta inicial de venta (IPO) jamás registrada hasta la fecha por una compañía de internet, consiguiendo 16.000 millones de dólares, que dieron a la empresa una cotización bursátil de 102.000 millones. A modo de comparación, cuando Google salió al mercado ocho años antes en 2004, su IPO alcanzó los 1.900 millones. Durante los últimos años Facebook ha seguido creciendo, especialmente en los mercados emergentes, y se ha tenido que adaptar a la revolución del teléfono móvil, de donde actualmente proceden alrededor del 90% de sus ingresos por publicidad frente a una reducción de su uso en ordenadores. En los dos últimos años, especialmente desde que cibercrimimanales rusos usasen la plataforma para influir en las elecciones presidenciales de EE.UU. de 2016, la firma se ha visto envuelta en infinidad de polémicas, que la han situado al frente del debate sobre la privacidad y la comunicación en la era de internet.
04-02-2019 | elpais.com
Daniel Seseña; el narrador que duda
Fascinado por lo que denomina periodismo involuntario, Daniel Seseña divulga la cultura digital y la innovación social desde Cámara abierta 2.0.
04-02-2019 | elpais.com
¿Cómo me aseguro de que mi invento no existe ya en China?
Europa despilfarra 60.000 millones de euros anuales por invertir en innovaciones que ya existen. Ser disruptivo exige una labor de investigación que muchos pasan por alto.
04-02-2019 | elpais.com
De 0 a 5 estrellas: ¿Conoces tus puntos de fricción?
En este segundo vídeo de la serie #StartMeApp nos enfrentamos a una fase que será clave para el éxito de nuestra 'app': la experiencia de usuario
04-02-2019 | elpais.com
IoT, la próxima frontera de la Internet segura
IoT, es la próxima frontera de internet y no se trata de una nueva tecnología atractiva pensada para vender más móviles o un nuevo uso concreto, asegura el autor
04-02-2019 | abc.es
El James Bond español que hace realidad el contraespionaje en Europa
Parece sacado de una película de intriga, pero la nueva ola de cibercriminalidad ha obligado a intentar anticiparse a los delitos. El ciberespionaje más propio de James Bond se hace realidad dede una empresa del País Vasco. Countercraft es la única empresa de contrainteligencia del oeste de Europa. Los ciberataques ya son un hecho frecuente para la inmensa mayoría de las empresas y gobiernos, y se espera que con el tiempo estos ataques se vayan recrudeciendo más y más. Al fin y al cabo, el dinero y la información se encuentran hoy en día al alcance de cualquiera, y eso también lo saben los delincuentes, que han puesto sus ojos sobre la red de redes. Pero no sólo los ciberdelincuentes utilizan internet como arma, también lo hacen empresas y gobiernos. Cuando Rusia invadió Georgia hace 12 años lo primero que hizo fue paralizar los medios de comunicación y bancos mediante una serie de ciberataques. Las guerras del futuro se libran así, desde la distancia que permite un ordenador. Algo que ahora se ha vuelto muy común. En España cada uno de los ejércitos de tierra, mar y aire tienen sus divisiones de «hackers» y cibermilias que cada vez cobran más importancia para defender y atacar el país, pero aún queda mucho trabajo que hacer. «La ciberseguridad hasta ahora ha consistido en construir algo parecido a un castillo medieval, levantando cada vez más muros y cavando más fosos para que los enemigos no puedan entrar al palacio. El problema es que cada vez el perímetro a defender de ese castillo es más grande, ya que el número de dispositivos que pueden ser asaltados no deja de crecer», explica en declaraciones a ABC David Barroso, consejero delegado de Countercraft sobre seguridad y contrainteligencia. A nuevos tiempos, nuevas medidas. Si lo pensamos bien hace 20 años, una empresa tenía una conexión de internet y eso era lo que había que proteger, hoy en día son, ordenadores, móviles, internet de las cosas, wearables y un largo etcétera. Hasta una lámpara WIFI exterior puede ser una puerta de entrada a la empresa para un ciberdelincuente. «Así que probablemente, con el tiempo, los atacantes terminarán encontrando un lugar por donde asaltar ese castillo, la razón de que la seguridad nunca es infalible al 100%. Lo que hacemos, en cambio, es poner trampas a los atacantes, de eso se trata la contrainteligencia», apunta. Gracias a ese esfuerzo, se trae el mundo de los espías de los espías al mundo real. Por ejemplo, si un empleado te intenta robar, lo puedes denunciar. Pero qué haces si el que te intenta robar es un país o una banda de cibercrimen a miles de kilómetros , no lo puedes denunciar, no tienes herramientas legales para hacerlo. En estos casos lo mejor es dar al atacante una información manipulada, y dejarles que roben soluciones erróneas o incompletas. «Crear información falsa es lo más divertido de nuestro trabajo, porque hay que ser creativo, los ladrones se tienen que ir contentos con lo que han robado, y además les tiene que costar alcanzarla», sostiene. Nos encontramos en la misma situación que en la guerra fría con la KGB; es mejor tener controlado al espía y suministrarle información falsa que desbarate los planes la estrategia del enemigo, que echarlo y que vengan cinco más, de eso se trata el contraespionaje. Los ataques entre gobiernos y grandes empresas, y gobiernos contra gobiernos, son más comunes de lo que nos imaginamos y ocurren de forma recurrente. Si imaginamos el poder que confiere poder manipular las votaciones de unas elecciones o conocer las propuestas de las empresas en los grandes concursos públicos, son datos que pueden cambiar la dirección de un país en un determinado momento. «James bond ahora tendría más un ordenador que una pistola. El tanque ya no es tan útil si puedes usar ciberarmas, por ejemplo, para cortar los suministros», matiza. David nos pone un ejemplo, a un cliente suyo le robaban las ofertas preparadas para concursos públicos, de esa manera el competidor podía ganar fácilmente el concurso ofertando siempre a la baja. La solución que le dieron fue ofrecer a los «hackers» ofertas falsas. Aunque esto pueda parecer muy llamativo el caso más común es el fraude interno, donde un empleado vende secretos a un competidor. Esta situación no va a hacer más que crecer en el futuro, la ciberseguridad es un problema global, por eso Countercraft no ha parado de expandirse por Europa y ahora ha llegado el turno de Estados Unidos donde van a desembarcar este año.
2