Noticias de Tecnología e Internet del 04-10-2020

04-10-2020 | abc.es
Los gigantes de Silicon Valley quieren atajar el problema racial
Hace cinco años Google tuvo que pedir disculpas públicas porque su sistema de reconocimiento facial confundió a una pareja negra con gorilas. No pasó de una mera anécdota. Era, sin embargo, el inicio de un escenario cada vez más habitual: los cuestionamientos sobre esta tecnología. La realidad es que si existían sesgos raciales era porque las bases de datos que alimentan a los algoritmos estaban incompletas. Había una corriente latente en la vida que afecta a las empresas de Silicon Valley: ahora pretenden atajar el problema de la supremacía blanca. Este año tan incierto que ha dejado miles de muertos en una pandemia que nadie esperaba también ha dejado movimientos sociales de denfesa de los derechos de los negros. «Black Matter Lives», creado hace siete años, se ha reforzado a raíz de la muerte de George Floyd a manos de un agente de policía. Tres palabras que han sacudido los cimientos de la sociedad, la economía e, incluso, el arte. Un mensaje cargado de ideología que también ha disparado contra el mundo de la tecnología. Frente a ello, empresas de tecnología han movido ficha para compartir cómo la supremacía blanca «se ha mostrado en ellos mismos» y en sus organizaciones, por lo que han venido contratando empresas de consultoría para reducir el problema, según informa «The Telegraph». Estas firmas han empezado a contar con consultores para tratar asuntos espinosos como la diversidad y la inclusión. La idea es ofrecer asesoramiento a los altos ejecutivos. Pretenden cuestionar si pueden haber participado de manera inconsciente en extender hábitos racistas en el entorno laboral. El objetivo es discutir temas incómodos antes de sus apariciones públicas en los medios de comunicación. Una especie de lavado de imagen, aunque ¿se traducirá en cambio en las dinámicas de trabajo y su política de empleo? «Es hora de que tratemos con la supremacía blanca en tecnología», señala en una publicación en Medium Tiffani Ashley Bell, fundadora de The Human Utility, una organización de defensa de derechos sociales. Como afroamericana, está concienciada sobre esta situación. En su ensayo se cuestiona algunos comportamientos y conceptos asimilados por las sociedades y que pueden replicar un racismo latente: «¿Estamos dispuestos a dejar de patrocinar y asistir a conferencias sobre tecnología con un plantel de oradores que en su mayoría son hombres blancos? ¿Qué estamos dispuestos a hacer de manera diferente para eliminar la supremacía blanca en el sector de la tecnología y, debido a la influencia generalizada de estas empresas, extenderlo a la sociedad?». La falta de diversidad y la presencia de sesgos se ha convertido en un problema en Silicon Valley. Empresas de tecnología están incluso lidiando con guerras culturales internas en reuniones de accionistas y la petición de fuertes demandas entre la plantilla de firmas. En Google se produjo, incluso, un conflicto interno protagonizado por James Damore, ingeniero informático que fue despedido por publicar un manifiesto considerado «machista». En su denuncia dijo que la empresa discriminaba a los empleados blancos de ideología conservadora. La situación es que en los últimos años se han detectado las menores oportunidades para ganar responsabilidad en perfiles de afroamericanos, latinos y asiáticos en la industria tecnológica. En 2017, de hecho, se publicó una investigación (PDF) por parte de Ascend Foundation, organización sin ánimo de lucro, en la que se detectó una reducción de las contrataciones de estas nacionalidades una vez analizados los datos de empleo de la última década.
1