Noticias de Tecnología e Internet del 05-02-2018

05-02-2018 | abc.es
Ciberacoso y menores de diez años con smartphone: una peligrosa realidad conectada
Es muy difícil, casi imposible, mantenerse alejado de internet. Todo pasa por una conexión, ya sea para mantener el contacto con nuestros allegados a desempeñar nuestro trabajo. Los dispositivos inteligentes, como móviles, «tablets» o relojes, nos rodean incluso en casa. El «Internet de las Cosas» está desembarcando en forma de altavoces inteligentes, de robots que manejan nuestra lavadora o asistentes que con solo una palabra dan desde la probabilidad de lluvias hasta el nombre de la canción que revolotea en tu cabeza. Los coches se aparcan solos y ya empieza a haber proyectos de taxis sin conductores humanos. Y todo empapado de inteligencia artificial, que se alimenta de miles de millones de datos que se recogen, por ejemplo, de los «me gusta» que damos a las publicaciones de amigos en las redes sociales. Pero todo esto, ideado en un principio para hacer más fácil la vida de la sociedad, también tiene su lado oscuro. Por ello, los usuarios deben saber acerca de los riesgos que corren al asomarse a una red tan grande. Así nació en 2004 el Día de Internet Segura, una iniciativa de la Unión Europea dentro del proyecto Safe Borders y adoptado por Insafe, una red europea de centros que buscan crear un entorno seguro, sobre todo para los menores. Menores de 10 años con redes sociales Unos niños que en el 16% de los casos tienen acceso a su primer smartphone antes de los 10 años y que el 22 por ciento ya se conectan a través de redes sociales, según revela una reciente encuesta realizada por S2 Grupo. «Los problemas originados en entornos conectados son múltiples y la tendencia indica que seguirán aumentando, eso hace que se disparen las alarmas y que desde tanto las instituciones públicas, organizaciones y entidades privadas nos pongamos en marcha para formar y concienciar a los menores y evitar que sean víctimas de delitos relacionados con el uso de las nuevas tecnologías», ha declarado José Rosell, socio-director de la compaía de ciberseguridad. Así surgen problemas como el ciber acoso, el sexting, la pérdida de privacidad, las adicciones o las apuestas online, el callejón oscuro de una red que se ha convertido en parte fundamental de nuestro día a día. «Muchas familias piensan que limitar el uso de estas tecnologías es la solución para evitar "ciberproblemas", pero esto es inútil. Los dispositivos conectados están cada vez más implantados en cada ámbito de nuestra vida y la auténtica forma de protegernos es conocer los riesgos a los que nos enfrentamos y cómo realizar un uso responsable de Internet», apostilla José Rosell. Lo más temido por los padres De hecho, los principales temores de los padres son que sus hijos puedan ser víctimas de ciberacoso (55%), que se comuniquen con extraños (52,2%), que compartan información personal (49,1%) y que accedan a contenido explícito o inapropiado (45,9%), tal y como demuestra una encuesta de la compañía de seguridad Kasperby Lab. Además de todos estos datos, casi tres cuartas partes de los preguntados están convencidos de que sus hijos pueden acceder a contenido inapropiado sin restricciones. Pero no solo los más pequeños están indefensos ante estos problemas. Los virus informáticos proliferan a través de todos los dispositivos conectados, que no paran de crecer. «Uno de cada tres ordenadores está infectado por un virus. No hay que fiarse de los spam o alertas que te sugieren la instalación de un ?falso? antivirus, pues también se utilizan como vehículos para infectar el equipo», alertan desde Kasperby Lab. También crecen los ataques de «physing» o «smishing». De esta manera, los ciberdelincuentes suplantan compañías de contrastada reputación para obtener datos de sus víctimas de manera fraudulenta. Aunque también se debe tener cuidado con el manejo de esta información, pues muchas veces son los propios usuarios los que los proporcionan sin saber muy bien a qué se destinan. El extremo llegaría hasta la suplantación de la identidad digital, una práctica cada vez más recurrente y que puede llevar al afectado a perder el control de su «yo» online. El uso de internet por parte de los españoles Según los últimos datos ofrecidos por Eurostat, una cuarta parte de los europeos han tenido problemas de seguridad en la red. En España, esta cifra aumenta hasta el 30 por ciento, donde la sensación de falta de seguridad hace que algunos usuarios dejen de hacer algunas transacciones online como comprar o gestionar sus cuentas bancarias: el 28% desconfían de comprar online y el 23 por ciento de las gestiones bancarias en la red, dos porcentajes por encima de la media europea. Cómo crear una contraseña robusta y cómo protegerse En este contexto, hay unas sencillas pautas que pueden llevarse a cabo para protegerse de las amenazas de la Red, tal y como explican los expertos de DAS Seguros. 1.-Uso de contraseñas seguras. Para ello, es recomendable evitar nombres personales, fechas de nacimiento y elaborar las claves con una combinación de números y letras, jugar con las mayúsculas y símbolos. Como mucho, elegir un evento importante para uno mismo (ElDiaDelGranConciertoDeMetallica2018), así como usar términos inconexos pero que sea fácil de recordar. 2.- Para protegerse de las amenazas es conveniente evitar clicar en enlaces y los elementos adjuntos en los correos electrónicos que no conocemos. 3.- También es importante estar atentos a los posibles casos de «phishing» o suplantación de identidad, una técnica clásica entre los ciberdelincuentes pero que sigue funcionando. Hay ciertos datos que una entidad bancaria no pedirá. Ante la duda, vale la pena preguntar directamente a quien supuestamente te está pidiendo los datos. 4.- Por supuesto, es conveniente tener actualizados los sistemas operativos y las aplicaciones. 5.- Como consejo, descargar aplicaciones siempre desde sitios webs oficiales.
05-02-2018 | abc.es
Ciberacoso y menores de diez años con smartphone: una realidad conectada
Es muy difícil, casi imposible, mantenerse alejado de internet. Todo pasa por una conexión, ya sea para mantener el contacto con nuestros allegados a desempeñar nuestro trabajo. Los dispositivos inteligentes, como móviles, tablets o relojes, nos rodean incluso en casa. El «internet de las cosas» está desembarcando en forma de altavoces inteligentes, de robots que manejan nuestra lavadora o asistentes que con solo una palabra dan desde la probabilidad de lluvias hasta el nombre de la canción que revolotea en tu cabeza. Los coches se aparcan solos y ya empieza a haber proyectos de taxis sin conductores humanos. Y todo empapado de inteligencia artificial, que se alimenta de miles de millones de datos que se recogen, por ejemplo, de los «me gusta» que damos a las publicaciones de amigos en las redes sociales. Pero todo esto, ideado en un principio para hacer más fácil la vida de la sociedad, también tiene su lado oscuro. Por ello, los usuarios deben saber acerca de los riesgos que corren al asomarse a una red tan grande. Así nació en 2004 el Día de Internet Segura, una iniciativa de la Unión Europea dentro del proyecto Safe Borders y adoptado por Insafe, una red europea de centros que buscan crear un entorno seguro, sobre todo para los menores. El 22% de los menores de 10 años tiene redes sociales Unos niños que en el 16 por ciento de los casos tienen acceso a su primer smartphone antes de los 10 años y que el 22 por ciento ya se conectan a través de redes sociales, según revela una reciente encuesta realizada por S2 Grupo. «Los problemas originados en entornos conectados son múltiples y la tendencia indica que seguirán aumentando, eso hace que se disparen las alarmas y que desde tanto las instituciones públicas, organizaciones y entidades privadas nos pongamos en marcha para formar y concienciar a los menores y evitar que sean víctimas de delitos relacionados con el uso de las nuevas tecnologías», ha declarado José Rosell, socio-director de la compaía de ciberseguridad. Así surgen problemas como el ciber acoso, el sexting, la pérdida de privacidad, las adicciones o las apuestas online, el callejón oscuro de una red que se ha convertido en parte fundamental de nuestro día a día. «Muchas familias piensan que limitar el uso de estas tecnologías es la solución para evitar "ciberproblemas", pero esto es inútil. Los dispositivos conectados están cada vez más implantados en cada ámbito de nuestra vida y la auténtica forma de protegernos es conocer los riesgos a los que nos enfrentamos y cómo realizar un uso responsable de Internet», apostilla José Rosell. Ciberacoso, lo más temido por los padres De hecho, los principales temores de los padres son que sus hijos puedan ser víctimas de ciberacoso (55%), que se comuniquen con extraños (52,2%), que compartan información personal (49,1%) y que accedan a contenido explícito o inapropiado (45,9%), tal y como demuestra una encuesta de la compañía de seguridad Kasperby Lab. Además de todos estos datos, casi tres cuartas partes de los preguntados están convencidos de que sus hijos pueden acceder a contenido inapropiado sin restricciones. Pero no solo los más pequeños están indefensos ante estos problemas. Los virus informáticos proliferan a través de todos los dispositivos conectados, que no paran de crecer. «Uno de cada tres ordenadores está infectado por un virus. No hay que fiarse de los spam o alertas que te sugieren la instalación de un ?falso? antivirus, pues también se utilizan como vehículos para infectar el equipo», alertan desde Kasperby Lab. También crecen los ataques de «physing» o «smishing». De esta manera, los ciberdelincuentes suplantan compañías de contrastada reputación para obtener datos de sus víctimas de manera fraudulenta. Aunque también se debe tener cuidado con el manejo de esta información, pues muchas veces son los propios usuarios los que los proporcionan sin saber muy bien a qué se destinan. El extremo llegaría hasta la suplantación de la identidad digital, una práctica cada vez más recurrente y que puede llevar al afectado a perder el control de su «yo» online. El uso de internet por parte de los españoles Según los últimos datos ofrecidos por Eurostat, una cuarta parte de los europeos han tenido problemas de seguridad en la red. En España, esta cifra aumenta hasta el 30 por ciento, donde la sensación de falta de seguridad hace que algunos usuarios dejen de hacer algunas transacciones online como comprar o gestionar sus cuentas bancarias: el 28 por ciento desconfían de comprar online y el 23 por ciento de las gestiones bancarias en la red, dos porcentajes por encima de la media europea. En este contexto, hay unas sencillas pautas que pueden llevarse a cabo para protegerse de las amenazas de la red, tal y como explican los expertos de DAS Seguros. - El uso de contraseñas seguras. - Evitar clicar en enlaces y los elementos adjuntos en los correos electrónicos que no conocemos. - Estar atentos a los posibles casos de «phishing». Hay ciertos datos que una entidad bancaria no pedirá. Ante la duda, vale la pena preguntar directamente a quien supuestamente te está pidiendo los datos. - Tener actualizados los sistemas operativos y las aplicaciones. - Descargar aplicaciones siempre desde sitios webs oficiales.
05-02-2018 | abc.es
Nuevo bulo en Facebook: el niño que llora con una dirección en la mano
Que las redes sociales están llenas de bulos no es algo nuevo: desde desaparecidos que no son tal a enfermos que piden dinero para tratamientos. La última «engañifa» es la historia de un niño que llora solo en una acera con una dirección en la mano. Según el mensaje, difundido por Facebook, se trata del «modus operandi» de una banda criminal que roba, secuestra y hasta viola a los «incautos» que acompañen al menor al lugar donde indica la nota. Sin embargo, la Policía Nacional ha desmentido a través de su cuenta de Twitter que se estén produciendo sucesos parecidos. Las autoridades han insistido en «desconfiar de este tipo de mensajes», y de asegurarse de la veracidad de los mismos antes de reenviarlos. En el mensaje de Facebook se puede leer el siguiente texto: «Para los que salen por la noche, a los que salen de la universidad, trabajo, y a la salida de los colegios: si encuentran a un niño que llora en la calle, con una dirección en la mano, y les dice que lo acompañen a esa dirección (aunque sea cercana), llamen o llévenlo a la Policía en lugar de a esa dirección. Es el nuevo método que están usando para el secuestro, robo y violaciones. Atención. Seamos sabios. Comparta esta información. Nunca se sabe si nos toca. Compartir no cuesta nada, solo unos segundos. ¡Gracias!». Desconfía de este tipo de mensajes que no proceden de fuentes oficiales ? ¡Asegúrate de su veracidad antes de reenviar!#StopBulos pic.twitter.com/AFduIMteUV? Policía Nacional (@policia) 3 de febrero de 2018El mensaje de la Policía Nacional ha sido compartido un centenar de veces desde que se publicase este fin de semana. Sigue la estela de otros bulos, como el reciente sobre la condición cancerígena de la pulsera Xiaomi.
05-02-2018 | abc.es
Intel crea unas gafas inteligentes «indistinguibles» de las normales
Al pensar en gafas inteligentes, seguramente venga a la memoria aquellas Google Glass que solo los más excéntricos y «techies» se atrevieron a llevar. Un «fiasco» para Google, que pretendía revolucionar a la sociedad con el «internet de las cosas» y llevar la ciencia ficción a la realidad. Intel ha aprendido de aquel capítulo y ahora presenta el prototipo «Vaunt», unas gafas que parecen eso precisamente: unas gafas. Según cuenta Itai Vonshak, jefe de productos de New Devices Group (NDG) de Intel, responsable del prototipo, el objetivo era crear un dispositivo que, al contrario de lo que ocurre con otro tipo de gafas de realidad virtual, se pudiese llevar puesto todo el día. «Los productos que se utilizan sobre la cabeza son difíciles de llevar, porque las personas tienen que llevar demasiados componentes, lo que dice algo sobre su personalidad», explica para el medio The Verge, quien ha tenido la oportunidad de probar las gafas en exclusiva. Así, lo que se buscó fue hacer «desaparecer la tecnología» de las gafas, por lo que todos los componentes tecnológicos van integrados en las patillas. También se pretendió que no pesasen más de 50 gramos, para que no fueran difíciles de llevar. No tenían que parecer unas gafas normales, sino ser unas gafas que podríamos adquirir en cualquier óptica. Entonces, ¿qué es lo que se puede conseguir con estas gafas? Gracias a su proyector retinal, consigue poner la imagen sobre el globo ocular, sin cámaras (algo que fue muy criticado con las Google Glass) y sin micrófonos (de momento). Al llevarlas puestas, el usuario ve toda la informaión delante de sus ojos y puede consultar desde mensajes de WhatsApp a recetas de cocina. Este dispositivo, a semejanza de los «smartwatches», se conecta al móvil y tiene las mismas funcionalidades que estos «wereables». Aunque aún no hay fecha para su comercialización, Intel pondrá en manos de los desarrolladores este prototipo, para que experimenten con futuras aplicaciones antes de llegar al usuario de a pie.
05-02-2018 | abc.es
¿Se puede culpar a un robot por dañar a un humano?
Determinar si el robot sería culpable por los daños de conductas negligentes o establecer cómo debería tratar un humanoide los datos «sensibles» de ancianos, enfermos o niños son aspectos que analizará el proyecto europeo Inbots, que acaba de arrancar con varios países involucrados y coordinado por el CSIC. En la iniciativa «Inclusive Robotics for a Better Society», dirigida por el Instituto Cajal del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), también participa la Universidad Complutense de Madrid (UCM) entre otras 25 instituciones de 13 países europeos, y cuentan con una financiación de cerca de 3 millones de euros. Por parte española intervienen, además del CSIC y de la Complutense, Acciona, Pal Robotics, Tecnalia o Inncome. La influencia de los robots en la vida cotidiana La robótica industrial ha dejado de estar confinada únicamente a espacios cerrados para convivir con los humanos y eso desata grandes interrogantes en ámbitos económicofiscales, sociales, jurídicos o éticos, ha explicado a Efefuturo el coordinador del proyecto europeo y director del Grupo de Neurorehabilitación del departamento de Neurobiología Funcional y de Sistemas del Instituto Cajal, del CSIC, José Luis Pons. Los robots trabajan cada vez más mano a mano con los humanos y no sólo en fábricas sino en cualquier actividad con interacciones muy estrechas con las personas: como guías de museos, recepcionistas en hoteles, rehabilitadores en hospitales, como ayudantes en centros educativos. Asimismo despuntan los robots asistenciales que cuidan de los ancianos y los enfermos, juegan con los niños, etc. Son muchas las cuestiones que abre este nuevo entorno tecnológico para la convivencia social en ciudades y espacios cotidianos cada vez más «inteligentes», añade el director del proyecto. La posibilidad de dotar de personalidad jurídica a los robots para asumir responsabilidades por sus actos es un planteamiento abierto a la discusión dado el nivel de «inteligencia» de una robótica más capacitada para tomar decisiones de forma autónoma mediante aprendizaje automático (machine learning). Con los coches autónomos o semiautónomos, en caso de atropello de un peatón o de choque contra otro transporte, quien asumiría la responsabilidad ¿el fabricante, el desarrollador del software que utiliza el vehículo para circular, la aseguradora? Y en temas de privacidad, si una persona es asistida por un robot rehabilitador en un hospital ¿cómo habría de tratarse el anonimato de su información personal, cómo quedaría garantizado?, se pregunta Pons. El impacto socioeconómico discutido por la CE Este proyecto europeo de tres años de duración aportará recomendaciones a la Comisión Europea sobre cómo abordar los efectos socioeconómicos derivados de esta mayor connivencia de robots con humanos. Se elaborarán sendos libros blancos, uno a mitad del proyecto, y otro al final. En el marco del mismo, los expertos debatirán también cuestiones éticas en torno a conceptos como el transhumanismo y la mayor presencia de dispositivos tecnológicos como parte del cuerpo humano. Entre otros, prótesis, exoesqueletos e incluso dispositivos, que van desde los marcapasos hasta «chips» para aumentar la memoria y otros que irán apareciendo para multiplicar las capacidades funcionales de las personas. Algunas incapacidades laborales dejarán de serlo porque el robot suplirá las carencias humanas y ello propiciará cambios en los parámetros en los que se basa la Seguridad Social a la hora de determinar discapacidades. Desde el punto de vista económico, se estudiarán planteamientos como la conveniencia o no de gravar fiscalmente el trabajo del robot como sustituto del humano o las posibles diferencias que podrían surgir entre países por los distintos ritmos de implantación de la robótica en las empresas.
05-02-2018 | abc.es
El 50% de los jóvenes españoles son «mobile first»: solo se conectan a internet por el móvil
España, líder europeo en despliegue de fibra y con una cobertura de 4G que alcanza al 94% de los hogares, es ya «una sociedad digital» que tiene entre sus retos la ciberseguridad y mejorar la capacitación digital de su población. A su vez, el 68% de los españoles se conecta a internet a diario, siendo el móvil la principal puerta de entrada de los contenidos de internet. Según el informe «Sociedad Digital» (PDF) de la Fundación Telefónica presentado este lunes, sólo el 31% de los españoles cuenta con competencias digitales avanzadas y el 23% tiene habilidades digitales básicas, mientras que prácticamente la mitad de la población no tiene las competencias digitales necesarias para afrontar adecuadamente la transformación digital. De hecho, España se sitúa en el puesto 17 de los 28 países que componen la Unión Europea en el indicador de Capital Humano incluido en el indicador DESI, una situación de clara desventaja en el actual mercado laboral. «La formación es clave», ha dicho el presidente de la Fundación Telefónica, César Alierta, en la presentación del informe en la que ha destacado que es fundamental que las nuevas generaciones tengan competencias digitales. «En nuestro país, como en todos, siguen enseñando lo que era válido en 1980», ha añadido Alierta. Según el informe, una escasa mayoría de la población española (56%) tiene una actitud positiva frente a los robots y sistemas de inteligencia artificial. En España el 56% de los ciudadanos considera que su trabajo puede ser realizado total o parcialmente por un robot. La inversión global en sistemas de Inteligencia Artificial señala que en España podría aumentar la productividad laboral un 1%. En cuanto a ciberseguridad, el 63,9% de los ordenadores de los hogares españoles tienen algún programa maligno o malware y un gran porcentaje de la población española aún no es consciente de estas vulnerabilidades. El informe revela algunas curiosidades sobre la sociedad digital en España como que el 50% de los jóvenes es «mobile first», es decir, que prácticamente sólo navegan en internet con el móvil y que el grupo de edad donde más creció la compra online fue en el de mayores de 65 años. Según el estudio, que elabora anualmente la Fundación Telefónica, 24 millones de españoles entre 16 y 74 años se conectan a diario a internet (64% del total), lo que supone el 98% de los jóvenes y el 43,7% de los adultos entre 65 y 74 años. El uso de internet entre las personas de 65 a 74 años ha crecido cerca de un 26 % en 2017, mientras que la brecha de género en el uso de internet se ha reducido de los 3,9 puntos a los 1,8.
05-02-2018 | abc.es
Cómo duplicar la pantalla del móvil en un televisor y transferir contenido
El teléfono móvil inteligente es algo más que un dispositivo con el que enviar cuatro mensajes a tu pareja o atender las llamadas telefónicas diarias. Se trata de un miniordenador que esculpe nuestros perfiles digitales, alberga nuestra vida entera y sirve para múltiples funciones, incluso en el ámbito laboral, en donde ya se conciben como herramientas de trabajo indispensables. Entre algunas posibilidades que ofrecen estos dispositivos destaca la duplicidad de contenidos en una pantalla grande, generalmente un televisor, así como compartir cualquier cosa fácilmente. Aunque, eso sí, a veces requiere de conocer algunos detalles y formas de hacerlo para que no resulte engorroso. De Android a un televisor «normal» En caso de ser propietario de un teléfono móvil con Android y un televisor, el que sea, da igual, pero sin sistema de conexión a internet se requiere de una serie de accesorios y cables, que se encuentran en cualquier tienda de electrónica. Es necesario contar con un cable que en uno de sus extremos se encuentra una conexión HDMI, cuyo objetivo es transmitir audio y vídeo entre dos dispositivos, y en el otro una clavija microUSB o USB-C si es dueño de uno de los terminales más modernos. Es posible que no lo encuentres en la tienda, pero afortunadamente existen adaptadores que incluyen un puerto HDMI con salida de audio de vídeo para Android. Para configurarlo, no obstante, hay que reiniciar el dispositivo. Los contenidos se mostrará directamente en el televisor. Dependiendo del modelo en cuestión, se puede consumir vídeo en calidad 1.080 p. Lo único es que hay que tener el cable conectado todo el tiempo pero gracias a este método se puede transferir datos y ver contenido como fotografías o videos en una pantalla grande. Una solución interesante es conseguir alguno de los llamados «dongles» existentes en el mercado. Uno de los más exitosos es el Chromecast, que puede «convertir» en inteligente un televisor digamos «norma», es decir, que no dispone de conexión a internet. Para ello, este accesorio se conecta al televisor a través de su puerto HDMI y se conecta a su vez a red Wifi doméstica. Desde una aplicación se puede acceder a numerosas opciones y funciones de contenido multimedia. De Android a «smart TV» En caso que disponer de un televisor con internet, un «smart TV», para entendernos, la operación es mucho más sencilla. Habitualmente, el software que integran los televisores son compatibles con los móviles Android, con lo que una vez conectados ambos dispositivos a la misma red WiFi es posible transferir la información fácilmente. Por ejemplo, si se desea compartir un video de YouTube, la aplicación permite con un solo botón verlo en pantalla grande. Algo similar sucede en otros servicios como Netflix o HBO, que suelen incluir una función para poder hacerlo. Los usuarios también pueden ver imágenes y videos propios fácilmente con las funciones compatibles del televisor inteligente, aunque existen otras opciones que necesitan de descargar una serie de aplicaciones como AllCast o desde donde donde enviar todo tipo de archivos de varios formatos distintos. De iOS a televisor Siendo usuario de dispositivos Apple la cosa se complica. La filosofía más cerrada del ecosistema promulgado por el gigante de la tecnología empuja a los usuarios a cerrar el círculo de sus productos para poder realizar ciertas tareas. En este supuesto se requiere como medida más eficaz contar con el reproductor multimedia Apple TV, que sirve de centro para compartir archivos a todo tipo de aparatos de la marca. Para ello, se requiere como es obvio de un televisor que cuente con, al menos, un puerto HDMI. Otra opción es conseguir un adaptador con Lightning, la conexión propietaria de Apple, que cuente a su vez con una entrada para HDMI. Pese a ser práctico y barato, transferir archivos queda más bien limitado. Gracias a los sistemas inalámbricos es posible hacerlo sin cables. Así que en caso de contar con un televisor inteligente, los usuarios puede compartir contenido sin necesidad de un accesorio, pero se encontrarán con varias opciones en función del software (WebOS, Android TV, Tizen? ). Por regla general, compartir contenido viene asociado a la aplicación en cuestión, así que lo que quieres es compartir imágenes, duplicar la pantalla a modo de espejo o consumir videos de YouTube, todo ello es posible porque se convierte el teléfono en un mando a distancia desde donde enviar los archivos. Para funciones básicas, sobra.
05-02-2018 | elpais.com
Los jóvenes se apuntan al ?mobile first?: la mitad ya solo navega por el móvil
El tráfico de datos móviles creció un 120% en España por el incremento del uso de las ?apps? de mensajería y contenidos
05-02-2018 | elpais.com
YouTube marcará los vídeos subidos por editores que reciben ayudas públicas
La medida ya ha comenzado a aplicarse en Estados Unidos y pretende combatir las noticias falsas y la propaganda
05-02-2018 | abc.es
Antiguos miembros de Facebook y Google luchan ahora contra todo aquello que construyeron
Asentaron las bases de algunos de los avances de la tecnología de consumo que, con el tiempo, se han integrado en la vida diaria de millones de personas hasta el punto que, muchas de ellas, casi no despegan los ojos de las pantallas. Pero en los últimos meses se ha producido una quiebra en la percepción social sobre este tipo de servicios a priori tan inocentes. Algunas de las mentes más brillantes y expertos en tecnología han iniciado una cruzada contra los servicios digitales que construyeron, que potenciaron, que desarrollaron y que, por extensión, han provocado atención y adicción en las sociedades actuales. La aparición de diversas voces autorizadas y figuras potentes en el sector que claman a los cuatro vientos aquello por lo que se esforzaron en levantar ha abierto una nueva visión de una sociedad tecnologizada. Un grupo de expertos en tecnología y emprendedores de Silicon Valley, la cuna de la innovación, que estuvieron involucrados en los avances y desarrollos de las grandes firmas Google y Facebook, se han unido para denunciar los «efectos nocivos» de las redes sociales y los teléfonos móviles inteligentes. En un manifiesto fundación del llamado Centro de Tecnología Humana -Center for Humane Technology, en inglés-, estos expertos, pioneros en algunos aspectos de la tecnología que está a nuestro alrededor, se muestran interesados en comprender cómo impacta la transformación digital en la cultura y en la sociedad y de qué manera las técnicas de diseño y las estructuras de las empresa «impulsan la forma en que la tecnología secuestra» las mentes de los usuarios. «Estamos avanzando en soluciones inteligentes para cambiar el sistema», rezan los estatutos de esta institución. «Estamos avanzando en soluciones inteligentes para cambiar el sistema» El grupo incluye a ex empleados de algunas de las compañías tecnológicas más grandes de este momento como Tristan Harris (ex de Google), Sandy Parakilas (exgerente de operaciones de Facebook), Lynn Fox (exejecutiva de comunicaciones de Apple y Google), Dave Morin (que formó parte del plantel ejecutivo de Facebook), Justin Rosenstein (creador del botón «Me Gusta» en Facebook) o Renée DiResta (una tecnóloga experta en comportamientos de los «bots»). El escenario que han perfilado estos expertos es que la tecnología actual ha derivado en una adicción profunda entre los usuarios. «Lo que comenzó como una carrera para monetizar nuestra atención ahora está erosionando los pilares de nuestra sociedad: la salud mental, la democracia, las relaciones sociales y nuestros hijos», sostienen en un comunicado, en el que califican a esta situación como un «problema invisible» que afecta a toda la sociedad. En opinión de estos expertos, empresas como Facebook, Twitter, Instagram y Google han creado productos increíbles que han beneficiado enormemente al mundo. «Pero estas compañías también están atrapadas en una carrera de suma cero por nuestra atención infinita que necesitan para ganar dinero. Por esta razón, están constantemente obligadas a superar a sus competidores, utilizar técnicas cada vez más persuasivas para mantenernos pegados. Señalan en nuestras mentes las noticias, el contenido y las notificaciones impulsadas por la Inteligencia Artificial continuamente aprendiendo métodos para engancharnos aún más profundamente a partir de nuestro propio comportamiento», manifiestan. Los posibles efectos perniciosos y tóxicos de la tecnología actual, especialmente entre los jóvenes, es uno de los debates más candentes que se han puesto en marcha en los últimos tiempos. Chamath Palihapitiya, exejecutivo de Facebook, ha criticado en los últimos meses la forma de operar de la empresa al considerar que está «desgarrando el tejido social de la sociedad». Otros como Sean Parker, primer presidente de Facebook, también se ha manifiestado en contra: «Solo Dios sabe lo que hace en el cerebro de nuestros hijos», dijo. Este grupo de expertos se muestran contrarios a estas estrategias digitales, dado que lo más beneficioso para captar nuestra atención «no es lo mejor para nuestro bienestar». Para relatar su lucha han destacado algunos de los servicios más populares en la actualidad como la aplicación Snapchat, que en su opinión «convierte las conversaciones en rayas redefiniendo cómo nuestros hijos miden la amistad». O la conocida red de fotografía Instagram que creen que «glorifica la vida de la imagen perfecta erosionando nuestro a amor propio». Sobre todo Facebook, la mayor red social del mundo, a la que acusan de «segregar en cámaras de eco, fragmentando nuestras comunidades». No se libra tampoco YouTube, la mayor plataforma de videos caseros, y a la que consideran que forma parte de un sistema «diseñado para crear adicción». Concienciación social Esta iniciativa, además, planea poner en marcha una campaña de cienciencación en más de 55.000 centros educativos públicos en EE.UU. bajo el lema «The Truth About Tech» -La verdad sobre la tecnología, en español-. Para ello, el grupo ha recaudado unos 7 millones de dólares de Common Sense, una plataforma similar, además de recibir la donación de varios socios entre ellos Comcast o DirecTV en una cantidad que asciende a 50 millones de dólares. El proyecto está dirigido a educar a estudiantes, padres y profesores sobre los peligros de la tecnología, incluido la posible depresión que puede generar del uso intensivo de las redes sociales. «Estábamos dentro», apuntaba en una conferencia Tristan Harris, exespecialista en ética de Google y una de las personas que encabeza este proyecto. «Sabemos lo que miden las empresas. Sabemos cómo hablan y sabemos cómo funciona su ingeniería», relata a «The New York Times». Los servicios digitales que han aparecido en los últimos tiempos al calor del auge de internet han modificado las conductas del ser humano en la forma en que se relacionan entre ellos. Un escenario que ha ido cada vez a más, pero empieza a ser cuestionado. Las «apps» de comunicación como WhatsApp han mejorado, en efecto, las formas de interrelación, las ha agilizado y, por su propia naturaleza, han contribuido a tejer puentes en las conversaciones humanas. También servicios como Snapchat y el empleo de «emojis» y todo tipo de emoticonos se utilizan diariamente, modificando los patrones de conducta. El ecostiema digital que ya no se percibe como algo que aporte beneficios. Una encuesta de la consultora Honest Data concluye que uno de cada cuatro ciudadanos norteamericanos cree que Facebook es algo negativo para la sociedad.
1