Noticias de Tecnología e Internet del 05-07-2018

05-07-2018 | abc.es
Cómo detectar radares mientras usas Google Maps
Con el perido estival y las vacaciones en marcha, para la mayoría el GPS se ha convertido en elemento indispensable tanto en escapadas como en viajes largos. Y, sin duda alguna, Google Maps es el rey del camino: ya no es necesario contar con un dispositivo de geolocalización porque los «smartphones» y las aplicaciones de ubicación han desbancado a los pesados antiguos aparatos. Pero existe una pega: hay una función que la herramienta aún no ha integrado entre sus servicios. Se trata de la detección de radares en marcha y la indicación de velocidad máxima de las carreteras. Sin embargo, podemos encontrar múltiples «apps» que nos prometen esta opción, si bien su compatibilidad con el GPS dejaba mucho que desear. Sin embargo, existe una aplicación que se integra a la perfección con Google Maps: Radarbot (disponible tanto para Android como para iOS) . Aunque existe una versión gratuita que nos avisa de radares fijos, posibles radares móviles (de los que avisan otros usuarios), radares de tramo, de túner, cámaras de límite de velocidad en semáforos o puntos peligrosos, si bien está plagada de anuncios y no podemos utilizarla en conjunción con Google Maps. En cambio, su versión Pro desbloquea dicha función, convirtiéndola en una inversión muy fructífera de cara a múltiples viajes. Para disfrutar la característica, es tan sencillo como, una vez descargada la aplicación, activar la opción «alertas visuales en segundo plano», lo que conllevará que se instale un «widget» en la pantalla del teléfono. Así se podrá navegar sobre Google Maps a la vez que recibimos las notificaciones sobre radares de Radarbot. De igual manera, si tenemos activadas las notificaciones sonoras, se reproducirán a la vez que Google Maps nos da indicaciones. Una gran herramienta de información siempre y cuando se esté dispuesto a pagar unos euros.
05-07-2018 | abc.es
Un estudio revela que tu móvil no te espía por el micro, pero hace algo peor
Los investigadores de la Northeastern University de Massachusetts (Estados Unidos) han presentado un estudio en el que han alertado sobre la presencia de aplicaciones para dispositivos Android que hacen capturas de pantalla para enviarlas a terceros, como es el caso de GoPuff. La investigación, que ha publicado el estudio, trata de averiguar si las aplicaciones de los 'smartphones' envían de modo encubierto audio o vídeo, para lo que han analizado más de 17.000 'apps' populares de Android, incluyéndose aplicaciones que pertenecen a Facebook y más de 8.000 que envían información a la red social. En el documento, titulado 'Panoptismo: caracterización de la filtración de audio y vídeo de aplicaciones de Android', los expertos han analizado en busca de riesgos de seguridad en aplicaciones de Android, así como 'software' que requiere permisos no justificados o que comparte imagen y video con terceros sin el conocimiento de los usuarios. Sobre este último aspecto, los investigadores han descubierto que existen 'apps' que guardan y envían registros de la pantalla del teléfono a terceros. Sin embargo, en el estudio no han encontrado evidencias de que las aplicaciones activen el micrófono o envíen grabaciones sin permiso. De las 17.260 'apps' examinadas, más de 9.000 contaban con permiso para acceder a la cámara y al micrófono, y de ellas algunas enviaban las capturas de pantalla y grabaciones de vídeo a dominios pertenecientes a terceros. Uno de los ejemplos es GoPuff, una 'app' de mensajería para personas con antojos de comida basura que registraba las interacciones del usuario y enviaba los datos a un dominio afiliado a AppSee, una compañía dedicada al análisis móvil. En este caso, el vídeo enviado incluía una pantalla en la que se ingresaba información personal. Tras el descubrimiento, el equipo de investigadores se puso en contacto con GoPuff, por lo que posteriormente la compañía añadió a sus políticas que AppSee podría recibir Información Personalmente Identificable (PII) de los usuarios y eliminó la SDK de AppSee de sus aplicaciones para iOS y Android. En relación con este problema, la política de Google Play establece que siempre se debe revelar a los usuarios la forma en la que se recopilará su información, una práctica que no cumplirían aplicaciones como GoPuff. Los investigadores han utilizado para el estudio programas automatizados que efectuaron las acciones en los teléfonos móviles, en lugar de humanos. Además, durante los primeros meses de la investigación los terminales estaban cerca de estudiantes de la universidad y rodeados de conversaciones, pero posteriormente se mantuvieron aislados en un armario, lo que podría haber afectado a las conclusiones del estudio.
05-07-2018 | abc.es
Alerta ante la proliferación de versiones falsas del videojuego «Fortnite» en Android
Que «Fortnite» es el videojuego del momento es algo indudable: con más de 125 millones de usuarios registrados (cuando el pasado octubre apenas contaba con 9 millones), el juego de batalla campal online está conquistando a toda una generación, independientemente del género. Una de las claves de su éxito es su carácter multiplataforma, ya que se puede jugar desde el ordenador, en las principales videoconsolas e incluso por el móvil. Esta última modalidad, de momento, solo está disponible para el sistema operativo iOS (iPhone), pero la compañía ha anunciado que este verano también llegará a Android, una noticia que los usuarios esperan desde hace tiempo. Precisamente esta impaciencia ha creado un nicho de oportunidad para los ciberdelincuentas: a través de versiones falsas del famoso videojuego que circulan por internet e incluso en la plataforma oficial de Google Play, se «cuelan» programas maliciosos que pueden desde robar información de los dispositivos a suscribir al usuario en servicios «premium» que pueden tener como consecuencia una factura de teléfono más que abultada a final de mes y el consecuente susto. Los usuarios jóvenes son el objetivo principal, ya que millones de menores ya juegan a «Fortnite», siendo un «caramelo» muy tentador su versión en Android. Teniendo en cuenta que su lanzamiento en iOS ha obtenido ingresos por encima de los 15 millones de dólares en las tres primeras semanas, superando, por ejemplo, al revolucionario Pokemon Go, el éxito en Android, en el que se basan miles de millones de dispositivos en todo el mundo, puede abrumar. Pero precisamente esa variedad de teléfonos y tabletas está retrasando su salida y alimentando la impaciencia de los usuarios. Las cuatro estafas más recurrentes Por ello proliferan docenas de vídeos, portales y tutoriales de cómo instalar el videojuego de moda en un dispositivo Android. Se trata en realidad de vídeos fraudulentos que están diseñados para engañar a los jugadores más jóvenes y que solo pretenden que sus víctimas acaben instalando distintos tipos de aplicaciones maliciosas. Existen varias estafas vinculadas a esta práctica, pero hay algunas que sobresalen por encima de las demás, según ha remarcado la compañía de ciberseguridad G Data. La primera tiene que ver con webs aparentemente oficiales que ofrecen versiones Android de «Fornite» en donde hay que introducir un número de móvil. La letra pequeña informa de la suscripción a un servicio de mensajería Premium cuyo coste oscila entre los 3 y 7 euros a la semana. En algún caso se realiza una suscripción simultánea a tres servicios diferentes. Por otro lado, existen aplicaciones manipuladas con un troyano (Remote Access Trojan, RAT) capaz de ofrecer a los cibercriminales acceso completo al dispositivo. Esto implica, básicamente, el robo de datos y la posibilidad de descargar nuevo «malware». También se puede dar el caso de un virus que recopile toda la información del dispositivo. U otras que, con un nombre parecido, «solo pretenden aprovechar el entusiasmo generado por la aplicación original para colarse en dispositivos de jóvenes, inexpertos o poco cuidadosos a la hora de descargar la aplicación», aseguran desde G Data. Para no caer en la trampa de los «Fortnite» falsos - Descarga apps solo de fuentes oficiales. Google verifica que las apps contenidas en su Play Store no contienen malware y las aplicaciones maliciosas o simplemente sospechosas son eliminadas con cierta rapidez. Sin embargo, en aquellas plataformas no controladas por Google o por los fabricantes de dispositvios móviles, los filtros son menores y las posibilidades de encontrar apps fraudulentas crecen considerablemente. - Bloquea las suscripciones a números «premium» a través de tu operador móvil. - Instala una solución de seguridad capaz de bloquear websites maliciosos, detectar apps maliciosas o impedir el acceso de los menores a aplicaciones inapropiadas. - Supervisa el uso que hacen los más pequeños de los dispositivos móviles. Es recomendable que los padres sepan que apps instalan sus hijos y en qué invierten su tiempo cuando usan smartphone y/o tableta. - Bloquea las compras integradas o bien establezca una contraseña para llevarlas a cabo.
05-07-2018 | abc.es
Fever: la «app» española que vuelve locos a los fiesteros londinenses
Planes de ocio personalizados creados a partir de un algoritmo único hecho en España. Esa es la base de Fever, «startup made in Spain» que posee una aplicación con el mismo nombre y que triunfa en ciudades como Londres, Nueva York, París o Madrid ofreciendo a todo aquel que la tiene instalada en el móvil desde los nuevos estrenos en cine y teatro a los últimos conciertos, restaurantes de todo tipo o asientos para un partido de fútbol. Una especie de híbrido entre red social y portal de venta de entradas que aprovecha la información del usuario (y sus interacciones dentro de la misma) para recomendarle los planes que mejor se adaptan a él. Además de un sistema basado en inteligencia artificial que aprende de las tendencias de sus moradores online, ha creado varios portales basados en planes «secretos», algunos exclusivos. Esta es la razón por la que es capaz de «identificar y predecir demanda para eventos que aún no existen e incluso determinar sus características con el objetivo de aumentar la probabilidad de éxito para los organizadores y demás promotores con los que trabajan», aseguran desde la firma española. La compañía lanzó en 2014 esta herramienta en la que incluso se ha fijado «The Guardian» debido a su popularidad. Disponible para iOS, Android y su propia red de medios, cuenta con 25 millones de usuarios únicos al mes. Según señala la propia empresa, en Londres utilizan sus portales 4 millones de sus moradores (uno de cada dos, si tenemos en cuenta que la ciudad cuenta con ocho millones de habitantes). Madrid tampoco se queda atrás: hasta dos millones de personas consultan los portales dedicados a ofrecer planes de ocio. «Queremos seguir ayudando a hacer de nexo entre el mundo online y offline, y contribuir a mejorar la calidad y la oferta de ocio en nuestras ciudades», afirma Ignacio Bachiller, director general de Fever y quien tiene muy presente la internacionalización como objetivo prioritario de su empresa. De hecho, se abrirán nuevas sedes en Los Ángeles, Dubai y Lisboa próximamente. Tecnología española al servicio del mundo. La compañía española reforzará en los próximos meses su crecimiento internacional tras cerrar una nueva ronda de financiación de 20 millones de dólares, de los cuales 5 millones proceden de un instrumento convertible, con Atresmedia como principal inversor. Según sus estadísticas internas, el servicio cuenta con una audiencia mensual superior a los 25 millones de usuarios únicos y más de 10.000 eventos ofrecidos al mes en Londres, Nueva York, París y Madrid.
05-07-2018 | elpais.com
Aunque borres tus mensajes, ellos los pueden leer
Las empresas de informática forense colaboran con la Policía para diseccionar los dispositivos electrónicos y extraer datos del usuario
05-07-2018 | abc.es
Marconi: la gesta del polémico creador de la radio
En los últimos coletazos del siglo XIX, un joven veinteañero llamado Guillermo Marconi (Bolonia, 1874-Roma, 1937) se afanaba en su propia habitación con unos aparatos que pocos comprendían. Eran capaces de enviar y recibir mensajes como por arte de magia, sin cables, gracias a las ondas electromagnéticas. El entusiasmado Marconi, que había construido las bases de su conocimiento en las Universidades de Bolonia y Florencia, consiguió retransmitir desde los 30 centímetros de separación a los 2,5 kilómetros de distancia. Pero aquello de que uno no es profeta en su tierra se volvió a cumplir con este ingeniero al que muchos atribuyen la discutida invención de la radio: mientras Italia ignoraba sus logros, Inglaterra le prometía «El Dorado» del progreso. Galería de imágenes Vea la galería completa (9 imágenes) Nada más llegar a Londres consiguió el respaldo del ingeniero jefe de Correos y mucha más atención de la que había soñado. Tras muchos experimentos, en julio de 1896 registró la famosa patente número 7.777, aunque desde Rusia se le cuestionaba haber sido el inventor de la radio: el físico Aleksandr Popov presentó ese mismo año un receptor muy similar al suyo. No sería la primera polémica en torno a la figura de Marconi. Portada con el inentor Marconi desembarcando en Cádiz - ABC Se alió con su primo para crear la Wireless Telegraph and Signal Company, Ltd., compañía con la que consiguió, primero, conectar por radio los dieciséis kilómetros que separan las islas británicas con Europa y, más tarde, la primera comunicación transatlántica entre San Juan de Terranova (Canadá) y Poldhu (Inglaterra), en 1901. Este último hecho acalló las bocas de aquellos que aseguraban que esta incipiente tecnología no podría superar los 300 kilómetros de distancia porque la curvatura de la Tierra lanzaría las ondas al espacio. Sus logros en materia de telegrafía sin hilos incentivaron que fuera premiado con el Nobel de Física en 1909, a la vez que Karl Ferdinand Braun (reconocido por sus trabajos con el tubo rectificador de rayos catódicos). Impulsado por la gran fama adquirida, su sistema fue instalado en los más modernos buques y transatlánticos de la época, incluido el Titanic, que mandó la primera señal SOS a través de la radio, por lo que Marconi se erigió como uno de los héroes del desastre. Pero los galardones no habían hecho más que empezar: ganó la Medalla Franklin, fue presidente de la Academia de Italia y el Rey Víctor Manuel III de Italia lo nombró Marqués. A los 63 años de edad fallecía de un ataque cardíaco después de visitar al papa Pío XI, a quien ya conocía tras haber inaugurado Radio Vaticano. Moriría sin siquiera imaginar que en 1943 la Corte Suprema de EE.UU. retiraría su famosa patente y reconocería a Nikola Tesla, uno de sus mayores rivales, como único inventor de la radio.
05-07-2018 | elpais.com
Cinco titulaciones que, probablemente, no sabías que existían
Desde Business Analytics hasta Comunicación Global y Estratégica, la Universidad Europea crea grados para formarse en las profesiones del futuro
1