Noticias de Tecnología e Internet del 07-07-2019

07-07-2019 | abc.es
Terroristas de ISIS venden piezas arqueológicas robadas a través de Facebook
Facebook es un submundo en donde, si rebuscas, encuentras lo más nocivo del ser humano. Comentarios plagados de odio, que la red social se niega a retirar. Vídeos en directo de matanzas que lejos de conmocionar se distribuyen. Y también venta de artículos ilegales que, impunemente, se han birlado de su legítimo dueño. Es el salvaje oeste digital. Campando a sus anchas y sin temor al repudio, grupos de terroristas vinculados a Estado Islámico comercializan antiguas piezas de arqueología y antigüedades de Oriente Medio en Facebook. Desde mosaicos romanos hasta ataúdes faraónicos, según una investigación realizada por Athar Project, un grupo de antropólogos e investigadores estadounidenses bajo el nombre de Proyecto de Investigación de Tráfico de Antigüedades y Antropología del Patrimonio. El informe pone de relieve que los islamistas disponen de al menos unos 93 grupos en la plataforma donde publican sus anuncios en árabe. En total, más de 3.600 imágenes del reliquias expoliadas y unas 3.500 publicaciones en donde usuarios de zonas de conflicto como Siria, Yemen o Libia. La organización denuncia incluso que hay agentes estadounidenses adquiriendo esos productos. Los investigadores identificaron a grupos extremistas, combatientes en Siria y otras milicias relacionadas con Al Qaeda o ISIS. Grupos que obtienen financiación a través de estas ventas ilegales. El análisis de esos 95 grupos árabes de Facebook indica -recoge el informe que ha analizado cómo operan esos grupos durante los dos últimos años- que los administradores están «altamente interconectados» y tienen «un alcance global». Se calcula que hay 488 administradores que gestionan un grupo de casi dos millones de miembros. Veintitrés de esos «gestores» están presentes en al menos cuatro grupos. Los extremistas incluyen a personas vinculadas a organizaciones con base en Siria como Hay'at Tahrir Al Sham (HTS), Hurras Al-Din y otros afiliados de Al-Qaeda o Estado Islámico en Irak y Siria (ISIS) no basados en Siria. Un estudio de caso sobre grupos de Facebook con sede en Siria revela que las publicaciones que se encuentran en zonas de conflicto constituyen más de un tercio de todos los anuncios. Los investigadores han podido, además, establecer algunas ubicaciones. Entre los usuarios activos, el 36% de las publicaciones que ofrecen piezas arqueológicas se encuentran todavía en zonas de conflicto, mientras que el 44% de las mismas provienen de regiones cercanas. Incluso determinados administradores piden un impuesto a los usuarios por las ventas generadas. Esa tarifa, «khums», es una práctica tributaria utilizada por ISIS para obtener financiación del tráfico de antigüedades. «Todos estos grupos están utilizando Facebook como plataforma para el tráfico de antigüedades, ya sea a través de la interacción directa con compradores y vendedores o mediante el uso de intermediarios que realizan transacciones entre el público en general y grupos terroristas», denuncian los investigadores. La razón para emplear esta plataforma por parte de estos contrabandistas es simple: la facilidad de uso y su impunidad. Los grupos de Facebook «proporcionan un entorno perfecto para las interacciones y las redes transfronterizas entre los usuarios interesados en comprar y vender antigüedades, lo que les permite comunicarse de manera eficiente y discreta», añaden. Por esta razón, denuncian que, pese a que la red social dispone de sus propias políticas internas que prohíben la venta de artículos del mercado negro como drogas, los bienes culturales ilícitos no están incluidos entre los intercambios prohibidos. El FBI, recuerda el medio especializado «Quarz», advirtió en 2015 a los comerciantes de arte que la compra de artefactos saqueados por grupos terroristas podría ser ilegal. El gobierno de los Estados Unidos ha impuesto además restricciones a la importación de antigüedades procedentes de Egipto, Libia, Siria o Irak en los últimos años.
07-07-2019 | elpais.com
La revolución de la logística china que deja a Amazon por los suelos
Los gigantes del comercio chino lideran una revolución logística que ha cambiado para siempre los hábitos de consumo de la población: desde el comercio electrónico, hasta tomarse un café.
07-07-2019 | elpais.com
Idoia Salazar: ?Las máquinas nos podrán reemplazar si las dejamos?
La investigadora principal del grupo SIMPAIR y autora del libro 'La revolución de los robots' considera que el peligro de esta tecnología reside en dejarnos llevar y traspasar los límites éticos
07-07-2019 | elpais.com
"Mira, mamá, sin manos": los coches se preparan para que conduzcas con la voz
Una mirada, un gesto, una palabra: los vehículos se preparan para entender todos los matices de la comunicación humana. De momento, los nuevos sistemas avanzan hacia la interacción natural.
07-07-2019 | elpais.com
¿Qué es el cryptojacking y por qué se ha convertido en uno de los ciberataques más habituales?
El anonimato que caracteriza a las transacciones de estas criptomonedas, sumado a una mejor defensa por parte de organismos y empresas frente a ataques de ransomware, ha propiciado el surgimiento de esta nueva modalidad de robo virtual.
07-07-2019 | abc.es
Walkman: 40 años de música a cuestas
El eslogan de sus primeros anuncios era presuntuoso pero certero: «El único». Se referían al Walkman, el reproductor de cintas de casete que catapultó a Sony al cielo de la industria discográfica. Este simple aparato fue uno de los mayores éxitos de la compañía japonesa. Y fue uno de los inventos que más ha condicionado la manera de utilizar los dispositivos tecnológicos en la historia. Apareció en 1979 y, pese a estar enterrado, representa un icono de los años ochenta. Era un aparato que le caía muy bien a cualquier atuendo. Fue el peón que colocó la primera piedra de la música portátil, que décadas después revolucionaria Apple con su iPod (2001). Rompió récords de ventas a pesar de que, de partida, su elevado precio condicionaba su adopción. Le dio un gran baquetazo al vinilo, hoy recuperado para los que se dicen melómanos. La historia detrás del Walkman es la historia de la inmersión cultural, de la capacidad de disfrutar de las canciones en la intimidad. Aunque existen controversias sobre la autoría de este dispositivo, el TPS-L2 fue el pionero. Su importancia radica en su diseño. Podías escuchar tus discos preferidos desde cualquier lugar. Porque inauguró la era de la música portátil, revolucionó su consumo. Inspiró, además, a todo lo que vino después porque durante estos cuarenta años ha visto desfilar numerosos productos como la aparición del Discman (1984), la revolución del MP3 (1998). El propio Steve Jobs, cofundador de Apple, recogía aquel legado en el momento en el que creó el iPod (2001). Paso previo a la era digital De diseño minimalista, tenía unas limitadas funciones que se resumían, básicamente, a reproducir, rebobinar y detener la música. Aquel aparato cosechó un éxito inmediato. Los distribuidores, de hecho, estuvieron desbordados por la demanda. Diez años después de su lanzamiento ya se habían vendido 50 millones de unidades. Hasta marzo de 2010, justo cuando Sony anunció su retirada del mercado, había vendido más de 200 millones de unidades. Muchos fabricantes se subieron al carro como Toshiba, JVC, Panasonic. La música digital ha cambiado para siempre la manera de consumir música. Resulta, sin embargo, paradójico que más de la mitad de la música que se escucha pasa por YouTube, la red de vídeos del gigante Google, la plataforma que menos paga a los artistas. El streaming arrasa, pero esta tendencia ha generado un efecto apisonadora con el formato físico, que cada vez se compra menos. «Aunque muchos sean nostálgicos y se añore un poco lo analogico por el color especial, la fidelidad de la operatividad del streaming aporta muchas más ventajas que inconvenientes gracias a la calidad de sonido y a nivel de portabilidad de música, que es realmente por lo que nació el Walkman, que alguien pensó en escuchar música sin molestar a la persona que estaba al lado», sostiene Carlos Perales, profesor en el Máster en Investigación Musical de la Universidad de Internet (UNIR). El medio condiciona el estilo El fenómeno streaming, además, ha condicionado de tal manera la escucha que, según estimaciones de Billboard, la media de duración de las canciones actuales es menor para adaptarse a los incentivos de estas plataformas digitales. «El medio condiciona más de lo que parece. Hoy en día, cuando cualquier chaval se acerca a un servicio de streaming puede escuchar toda la música que quiera, pero a veces condiciona la propia música. Cuando se crean éxitos se analizan bien los algoritmos y se colocan estratégicamente, incluso los estribillos, para captar a la gente. El medio condiciona hasta el propio estilo de hacer música», apunta este experto. El informe de Global Music Report pone de manifiesto que la industria captó unos 5,2 billones de dólares procedentes de la compra física, mientras que 6,6 billones llegaron del streaming. Datos que han obligado a redefinir a una industria en constante ebullición por culpa de los avances de la técnica. Ahora los artistas más modernos no publican discos; sacan singles periodicamente. Pequeñas porciones de su arte que se agarra al fenómeno de los trending topics. Sinuosos retazos en forma de kleenex sonoros que, pese a todo, no consiguen desafiar la memoria del tiempo y acaban, en muchas ocasiones, muriendo de éxito cortoplacista.
07-07-2019 | elpais.com
Las 15 ?apps? que querrás tener en el móvil durante las vacaciones
Las aplicaciones de los dispositivos electrónicos pueden ayudar a disfrutar del verano sin imprevistos
1