Noticias de Tecnología e Internet del 08-02-2020

08-02-2020 | abc.es
Problemas en el Mobile de Barcelona: se cae otro gigante de la tecnología por temor al coronavirus
Más de setecientas víctimas mortales y unas 34.000 personas infectadas. La pandemia de coronavirus chino hace tambalearse la próxima edición del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona. La mayor feria de telefonía del mundo que está prevista para finales de febrero. Tras la retirada de LG y Ericsson, otro gigante de la electrónica ha tirado la toalla: Nvidia, fabricante de componentes electrónicos ha anunciado que no mandará a ningún empleado. Este anuncio puede provocar una nueva espantada y que el evento se desmorone como un castillo de naipes. La firma ha explicado en un comunicado que ya ha informado de manera oficial a la GSMA, organismo organizador del evento, que no acudirán sus empleados en esta edición. «Dados los riesgos para la salud pública en torno al coronavirus, nuestra principal preocupación es garantizar la seguridad de nuestros compañeros, socios y clientes», apuntan. El MWC de Barcelona es una de las conferencias tecnológicas más importantes del mundo. Cada año se dan cita miles de empresas del sector de la tecnología para dar a conocer sus principales novedades. En esta edición se espera que se presenten nuevos dispositivos compatibles con las redes de quinta generación, el 5G, que en esta temporada se debe acelerar su despliegue a nivel mundial. «Lamentamos no asistir, pero creemos que esta es la decisión correcta», añaden las mismas fuentes. Con Nvidia ya son tres las grandes compañías internacionales del sector que se han dado de baja en esta edición. LG Electronics fue la primera gran compañía en soltar lastre. El gigante surcoreano ha decidido cancelar su exposición en la feria a fin de eliminar «por completo» el riesgo de exponer a sus empleados al coronavirus en viajes internacionales, según informaron esta semana fuentes de la empresa en un comunicado en el que aseguraba estar «siguiendo y monitorizando de cerca la situación actual» relacionada con el brote de coronavirus que fue declarado recientemente como emergencia mundial por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya que «el virus sigue propagándose fuera de China». También Ericsson, que pese a tener un enfoque más industrial siempre suele presentar importantes innovaciones, ha hecho lo propio este viernes. El veterano fabricante sueco anunció en un comunicado que como cuenta con uno de los expositores más grandes, tiene miles de visitantes en su stand cada día por lo que, pese a que el riesgo es bajo, «no puede garantizar la salud y la seguridad de sus empleados y visitantes». Para paliar los posibles contagios, la organización ha preparado una serie de medidas para garantizar la seguridad de sus asistentes como una política de no apretón de manos, la limpieza de los espacios de mayor tránsito, la instalación de dispensadores para la desinfección, así como la garantía de retirar las almohadillas de los micrófonos utilizados.
08-02-2020 | abc.es
La alianza china para contraatacar a Google: ¿es posible dejar de depender de Android?
La crisis de Huawei apenas ha tenido incidencia. La marca china, es cierto, ha caído en ventas en un mercado tan potente como España, pero en términos globales ha sorprendido consolidándose en la segunda plaza de los mayores vendedores. Y superando, además, al gigante Apple. Un escenario que puede provocar que otros fabricantes de tecnología china le sigan los pasos. Esta medida estaría encaminada a deshacerse de la excesiva dependencia de Google, propietario y desarrollador del sistema operativo Android, el de mayor penetración del mundo. A día de hoy es algo complejo de entender, pero en China, por ejemplo, sus ciudadanos viven con «normalidad» la dificultad de acceder a los servicios digitales del gigante de la «G». Para contrarrestar ese poder, los fabricantes «made in Spain» han unido sus fuerzas para crear la Global Developer Service Alliance (GDSA), una plataforma que pretende facilitar el trabajo a los desarrolladores de aplicaciones. Por el momento, cuenta con la participación de firmas chinas como Oppo, Vivo y Xiaomi. También sus tiendas digitales. ¿El dominio de Android está en peligro por un gigante asiático con el que no se contaba? Lo que está claro es que, dado el éxito inesperado de Huawei en su veto comercial, las empresas chinas se han empezado a rebelar contra Google. ¿Es una alternativa a la clásica Play Store? Algo que, por el momento, han negado las empresas implicadas según varios comunicado oficiales difundidos por Reuters. Evidentemente, no todo cae del cielo y no es fácil de poner en marcha. Para ello, este nuevo organismo pretende ofrecer, según su presentación, servicios integrales a los desarrolladores, como la distribución, el apoyo al desarrollo y promoción de marca o monetización. «Estos servicios ayudan a los desarrolladores a mejorar su conciencia de marca y a obtener una gran número usuarios de alta calidad y monetización de tráfico», señalan. De momento, va a funcionar como sistema para facilitar la descarga de aplicaciones por los desarrolladores a las respectivas tiendas de «apps» de Xiaomi, Oppo y Vivo «de forma simultánea». Google, cuyos servicios están prohibidos en China, ganó alrededor de 8.800 millones de dólares a nivel mundial de Play Store en 2019, según fuentes de la consultora Sensor Tower. La compañía, a su vez, también vende contenidos como películas, libros y aplicaciones en Play Store, aunque cobra una comisión del 30%.
1