Noticias de Tecnología e Internet del 14-03-2019

14-03-2019 | elpais.com
Firefox Send, una forma segura y cómoda de enviar archivos
Mozilla presenta un nuevo producto para compartir contenido
14-03-2019 | abc.es
Estas son las primeras novedades que llegarán a tu móvil con Android Q
Google se prepara, un año más, y ya van dieciséis grandes actualizaciones en su historia, para la renovación del sistema operativo Android, el de mayor penetración del mundo desde hace muchos años. Aunque quedan muchos meses por delante para perfeccionar algunos detalles y sumar nuevas mejoras, el ecosistema ha empezado su fase de pruebas. Entre las novedades de Android Q destacan una mayor carga de privacidad, una nueva aplicación para gestionar los archivos de los dispositivos y un diseño para terminales flexibles. Son las primeras características de una plataforma que, si todo marcha como se espera, debutará de manera oficial entre los consumidores en otoño. Mientras tanto, sus desarrolladores comienzan una andadura larga en la que, de lo que es a lo que se convertirá, posiblemente haya un trecho muy grande. Mayor control de privacidad Bajo la promesa del «la versión más segura», Android Q -nombre todavía en clave- incorporará nuevas ideas para garantizar la privacidad de sus usuarios. Nos encontramos, ahora, en una era interesante en la que se reclama mayor protección a los datos personales, y más a raíz de los últimos escándalos. Por ello, la multinacional pretende abanderar esta misión que parece que Apple ha liderado hasta la fecha. Una de las funciones que albergará la próxima versión irá encaminada a cubrir este objetivo. Los usuarios, así, podrán elegir cuándo se le da permiso a una aplicación para acceder al geoposicionamiento del móvil. Ese mayor control de la ubicación se traducirá en dos aspectos. En primer lugar, y al igual que anteriores versiones, las aplicaciones solo pueden obtener la ubicación una vez que se le ha pedido permiso. Pero, a partir de ahora, se podrá elegir entre tres modelos: siempre, mientras se use la «app» o nunca. Otro de los aspectos en los que trabaja la compañía es un mayor control de los archivos compartidos. Así, los usuarios podrán gestionar el acceso de las aplicaciones a tus fotos, vídeos o notas de audio a través de nuevos permisos sobre el tiempo de ejecución. Para las descargas, las aplicaciones deberán utilizar el selector de archivos del sistema, con lo que el usuario podrá decidir a qué archivos puede acceder el servicio digital en uso. Esto significa que si queremos mandar un archivo en particular la herramienta únicamente tendrá acceso al contenido que vamos a transferir, y no a la carpeta almacenada. Además de estas opciones, Android Q evitará que las aplicaciones se «despierten» o entren en actividad mientras se encuentran en segundo plano. Si está en esta fase «dormida» y se necesita captar la atención del usuario rápidamente, como cuando aparecen llamadas entrantes o alarmas, se podrá activar una notificación -de alta prioridad-. De cara a reforzar la seguridad del dispositivo, esta actualización intentará limitar el acceso a los identificadores de dispositivos que no se pueden restablecer, es decir, el código IMEI del dispositivo, el número de serie y otros identificadores. Y también el software se conectará a las redes WiFi con direcciones MAC aleatorias de cara a no dejar rastro. Adaptable a las pantallas flexibles Una de las tendencias más calientes de la industria de la telefonía en estos momentos son los llamados «móviles flexibles». Un concepto de móvil muy innovador que aprovecha las particularidades maleables de las pantallas de tipo orgánicas, OLED. La idea detrás de todo esto, según han podido demostrar los primeros prototipos de Samsung y Huawei, es conseguir un móvil híbrido que sea capaz de doblarse como un libro para tener, de esta manera, dos formatos (móvil y tableta) al mismo tiempo. Una realidad incipiente por la que los fabricantes han depositados grandes esperanzas como el futuro de la movilidad. Google, propietario del sistema operativo móvil más popular, no quiere perder esta oportunidad con lo que Android Q ocultará unas funciones adaptativas para este nuevo entorno. De momento, y aunque todavía no se ha podido analizar su funcionamiento, la idea es que el software pueda ajustarse a los diferentes formatos de la interfaz. Será algo rápido y permitirá, entre otras cosas, que las reproducciones o actividad dentro de una aplicación se pause en el momento en el que el dispositivo se está doblando. Más opciones a la hora de compartir En Android Q, además, la acción de compartir contenidos o documentos va a ser más rápida. Se hará a través de una serie de atajos directos a una determinada función de la aplicación. Lo podrán seleccionar los propios usuarios y la idea es que los desarrolladores puedan adaptarse o proponer sus propios atajos en los desarrollos que tengan previstos. Un panel de configuración flotante invocado desde su aplicación podrá mostrar la configuración del sistema que los usuarios pueden necesitar, como conectividad a internet, Wifi, NFC y volumen de audio. Por ejemplo, si un servicio requiere el uso de Bluetooth y éste no está activado la aplicación sugerirá poder hacerlo de manera rápida con un icono directo. Así no hay que abandonar la aplicación. Mejoras también en la cámara Aunque la parte fotográfica depende, en gran parte de cada fabricante (tanto a nivel de software como de hardware), Google quiere introducir algunos aspectos que domina en su propio ecosistema. Así, muchas cámaras pueden simular una profundidad de campo difuminando el primer plano o el fondo en relación con el sujeto. Es el llamado efecto «bokeh», pero a partir de Android Q, las aplicaciones pueden solicitar una imagen de profundidad dinámica que consiste en metadatos JPEG, XMP relacionados con los elementos relacionados con la profundidad y un mapa de profundidad integrado en el mismo archivo. Permitirá ofrecer opciones especializadas de desenfoque.
14-03-2019 | abc.es
EE.UU. abre una investigación criminal contra Facebook por el uso masivo de datos personales
Los fiscales federales de Nueva York han abierto una investigación criminal sobre las prácticas de Facebook de compartir datos personales de los usuarios sin su consentimiento, con otras compañías, según ha publicado «The New York Times» este miércoles. Fue a finales de 2018 cuando saltó un nuevo escándalo salpicó a la compañía que dirige Mark Zuckerbeg. Microsoft, Amazon, Spotify o Netflix fueron cuatro de las 150 firmas tecnológicas con las que la red social compartió los datos personales de los usuarios, una información que reveló en exclusiva el mismo diario. El objetivo de Facebook con esta masiva filtración era mejorar el negocio publicitario. Netflix y Spotify, por ejemplo, tuvieron acceso a los mensajes de los usuarios en Messenger para así «sugerir películas, programas de televisión y música». Pero esta comercialización de la vida privada de quienes tienen cuenta en la red social fue aún más allá. Tanto que Amazon, Yahoo y Huawei también colaboraron para, a raíz de los datos compartidos, desarrollar modelos complejos de redes de amigos y sugerir más conexiones. Ahora, un gran jurado de Nueva York ha exigido oficialmente que «al menos dos fabricantes importantes de 'smartphones'» proporcionaran también su información sobre este tema, lo que implicaría a cientos de millones de usuarios. El objetivo de esta causa es aclarar cómo Facebook negoció con las compañías el acceso a los datos privados de los usuarios sin su previo consentimiento. Las investigaciones, que se han ido desvelando en los últimos meses, apuntan a que la popular red social, que cuenta con 2.300 millones de usuario en el mundo, comparte o ha compartido una gran cantidad de datos personales con otras empresas tecnológicas, entre los que se encuentran los fabricantes de móviles, por ejemplo, para que sus servicios sean compatibles con sus sistemas operativos. Y es que todo apunta a que las principales fabricantes de móviles, como Mirosoft, Apple o Samsung, también estarían implicadas en el escándalo, junto a Spotify, Amazon o Netflix. Facebook se defiende La pregunta que se plantea la investigación ahora es si esta práctica se ha hecho de manera transparente para los usuarios. Al tratarse de una investigación criminal, que arrancó hace apenas unos días, Zuckerberg no se enfrenta solo a sanciones económicas. «Ya se ha informado que hay investigaciones federales en curso, incluso por parte del Departamento de Justicia. Como hemos dicho antes, estamos cooperando con los investigadores y tomamos todo esto con seriedad. Hemos dado testimonio públicos, respondido preguntas y prometemos que seguiremos haciéndolo», ha apuntado Facebook en un comunicado. Facebook está en plena controversia sobre el uso de los datos personales de los usuarios desde el escándalo de Cambridge Analytica hace un año. Funcionarios electos, reguladores e investigadores de todo el mundo están investigando si la compañía ha ocultado los detalles en sus prácticas a la hora de intercambiar datos. Solo en los EE.UU., la Comisión Federal de Comercio (FTC) y la Comisión de Bolsa y Valores (SEC), así como el Ministerio de Justicia, están investigando las prácticas de manejo de datos de los usuarios de Facebook. La FTC ya confirmó que ha abierto una investigación no pública sobre las prácticas que utiliza Facebook para gestionar la privacidad de sus usuarios. De hecho, Zuckerberg está negociado una multa millonaria, que podría ser histórica, con la Comisión Federal del Comercio tras la filtración de Cambridge Analytica. La información personal de decenas de millones de usuarios había estado, sin saberlo, en manos de la firma británica Cambridge Analytica, especializada en el análisis de datos, y que trabajó en 2016 para la campaña del candidato republicano Dondald Trump, quien se convirtió en presidente de Estados Unidos. Facebook corre el riesgo de enjuiciamiento civil y penal, incluidas multas importantes, entre otras sanciones. Solo la FTC, podría imponerle una multa de 2.000 millones de dólares.
14-03-2019 | abc.es
Las posibles causas de la enigmática caída mundial de Facebook, WhatsApp e Instagram
Diez horas. Este ha sido el tiempo que han estado desconectados los millones de usuarios que usan a diario Facebook, Instagram y WhatsApp . Los tres servicios, que están bajo la propiedad de Mark Zuckerberg, presentaron numerosos fallos en casi todos los puntos del planeta este miércoles. Instagram y Facebook fueron las primeras en presentar fallos de conexión a primera hora de la tarde de este miércoles en horario peninsular. En la página de «Facebook para desarrolladores», dedicada a quienes desarrollan las aplicaciones que interactúan con sus servicios, el grupo mencionó una fallo reportado a las 10:30 am desde California (17H30 GMT). Al mismo tiempo, la red social informó por Twitter ser «consciente» del hecho de que «algunos usuarios» tenían «problemas» y prometieron resolverlos «lo más rápido posible», sin decir dónde estaba el error. La web «DownDetector», que registra los problemas de servicio en páginas web y aplicaciones de todo tipo experimentados por los usuarios a nivel mundial, informó de que el 33% de los afectados estaba teniendo problemas para iniciar sesión en Facebook, mientras que otro 32% aseguraba que la web había sufrido un «colapso total». Con respecto a Instagram, el 46% de los afectados detectó problemas con el «feed» de noticias, mientras que otro 33% no podía iniciar sesión. En lo que se refiere a WhatsApp, el 54% de los problemas de la aplicación estuvo relacionados con el envío y la recepción de mensajes, mientras que el 37% de los afectados aseguró tener problemas de conectividad. Descartado un «hackeo» Todo apunta a que la caída generalizada de Facebook, Instagram y WhatsApp se debió a cuestiones de mantenimiento. Los gigantes tecnológicos, de manera habitual, realizan este tipo de trabajos en sus servidores, ya que se trata de una compleja estructura que funciona sin interrupciones. Los casos más graves de desconexión se deben a los «hackeos» o acciones por parte de ciberdelincuentes, que pueden provocar a taques de denegación de servicio. De hecho, Facebook confirmó que no había sido víctima de un «hackeo». «Estamos trabajando para resolver el fallo tan pronto como sea posible, pero podemos confirmar que el problema no está relacionado con un ataque DDoS», informó la compañía en Twitter. En un ataque DDoS, los ciberdelincuentes utilizan las redes informáticas que controlan para enviar tal cantidad ingente de solicitudes de información que los sitios web se colapsan, ya que los servidores no pueden manejar el tráfico web que, de repente, se genera. Precisamente, inhabilitar el uso del sistema o aplicación con el fin de bloquear el servicio completamente, es el objetivo de este tipo de ataques.
14-03-2019 | elpais.com
Facebook, Instagram y WhatsApp vuelven a la normalidad tras sufrir una caída masiva
Los problemas de conexión en las tres redes de la misma empresa comenzaron este miércoles por la tarde y han durado hasta primera hora de este jueves
14-03-2019 | elpais.com
Rechazar planes y conservar a tus amigos: mejor di que estás mal de dinero a que te falta tiempo
Entendemos que los demás puedan estar mal de dinero y damos por sentado que deberían tener más control sobre su tiempo
14-03-2019 | elpais.com
¿Creíste que la GDPR era complicada? Prepárate para la SCA
La entrada en vigor de la 'autenticación reforzada de cliente' tendrá un impacto profundo en la forma en que las empresas manejan las transacciones online y en cómo pagamos.
2