Noticias de Tecnología e Internet del 27-09-2020

27-09-2020 | abc.es
Hallan el manual desaparecido del ordenador más antiguo que se conserva
La tecnología corre tan rápido que, en ocasiones, el usuario tiene dificultades para seguirle el paso. Si paramos un momento, y echamos un vistazo a nuestra espalda, nos damos cuenta que hace un puñado de décadas años ni siquiera había ordenadores. El más antiguo que todavía se conserva es el Zuse Z4; un dispositivo fabricado entre 1943 y 1945 -y mejorado en 1949- que estuvo funcionando entre 1950 y 1955 en la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (ETH). Hoy en día,forma parte del catálogo del Deutsches Museum de Múnich (Alemania), donde se puede ver. Como cualquier dispositivo electrónico, especialmente cuando es completamente novedoso, el Zuse Z4 venía acompañado por un manual de instrucciones que ha estado desaparecido durante mucho tiempo. Sin embargo, según una publicación de la Asociación de Maquinaria de Computación escrita por el profesor retirado de ETH Zúrich Herbert Bruderer, ha sido redescubierto. El manual estaba olvidado junto a muchísimos otros documentos en la vivienda del nonagenario René Boesch, que en la década de los cincuenta trabajó para la universidad suiza. Fue su hija, Evelyn Boesch, que también trabaja para la ETH Zurich, quien notificó que su padre conservaba «documentos históricos raros» de la época en la que trabajaba en el desarrollo del avión de combate del ejército suizo P-16. El dispositivo, además, tiene una de las historias más curiosas del mundo de la tecnología. Fue desarrollado en plena Segunda Guerra Mundial mediante el empleo de financiación nazi. Debido a los problemas para encontrar tubos de vacío en la época -un elemento habitual en los primeros ordenadores-, su creador, Konrad Zuse, tuvo que emplear relés electromecánicos. Con la progresiva pérdida de territorio por parte de Alemania, el Z4 terminó siendo evacuado en 1945 a la pequeña localidad bávara de Hinterstein; donde permaneció hasta que fue adquirido por la ETH Zúrich, según Britannica. Gracias a los documentos descubiertos, sabemos que el ordenador que, evidentemente, tenía una funcionalidad muy limitada. Era empleado para realizar cálculos para el lanzamiento de proyectiles y par el diseño del caza P-16.
1