Noticias de Tecnología e Internet del 29-03-2020

29-03-2020 | abc.es
Las diez ciberestafas sobre el coronavirus más populares en internet
Que los ciberdelincuentes están explotando a conciencia el coronavirus en la red no es novedad. Desde que el virus llegó a España, el número de ataques a usuarios, empresas e, incluso, hospitales, ha aumentado gracias al interés que genera entre la sociedad el Covid-19. «Los cibercriminales emplean la psicología para lanzar los ataques. Intentan aprovechar cualquier evento que cause interés entre la sociedad para dirigir sus acciones. En estos momentos, todo el mundo está muy pendiente de la situación en la que se encuentra la crisis del coronavirus, por eso no es raro que los ciberdelincuentes lo estén explotando. Las opciones que les ofrece la pandemia, a la hora de infectar dispositivos, es amplia. Empleando ingeniería social, por ejemplo, pueden bloquear un hospital entero para pedir luego un rescate o provocar que una empresa caiga en bolsa», explicaba hace unos días a ABC Eusebio Nieva, director de la empresa de ciberseguridad Check Point en España. Dentro de las herramientas que emplean los atacantes para sacarle partido a la pandemia destacan las ciberestafas. Ya sean a través de redes sociales, correo electrónico o servicios de mensajería como WhatsApp. Con el objetivo de concienciar a los usuarios sobre los riesgos que entrañan, tanto para sus datos personales como para sus cuentas bancarias, la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI), dependiente del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), ha recogido los diez tipos de estafa más empleandos por los delincuentes en relación con el coronavirus. Los «consejos» sobre el coronavirus Durante las últimas semanas, el número de dominios en internet relacionados con el coronavirus ha aumentado enormente. En estos se ofrece (supuesta) información sobre la enfermedad. Desde consejos para combatirla hasta remedios caseros. OSI afirma que hay que tener mucho cuidado con este tipo de espacios, ya que no solo buscan desinformar a la población, algunos cuentan con hipervínculos maliciosos que pueden infectar el dispositivo en cuestión con «malware» (virus informático). «Soy sanitario, ayúdame» Este tipo de estafa ha sido especialmente recurrente desde el inicio del aislamiento al que está sometido el país. Es posible que, en las últimas dos semanas, haya recibido vía WhatsApp algún audio en el que una persona a la que no conoce le solicita colaboración de algún tipo para ayudar a los sanitarios. «En muchos de estos casos nos pedirán que ingresemos algunos datos personales o incluso que realicemos alguna donación económica. Es una forma de recabar información personal de un gran número de usuarios de golpe», expresan desde OSI. Asimismo, recalcan que esto no significa que todas las iniciativas solidarias en internet sean un fraude. Pero sí que es importante ser precavidos y buscar la procedencia del mensaje. Y es que, el que una persona diga que es médico en redes sociales no implica necesariamente que lo sea. Suplantación de empresas y organismos Otro clásico que los ciberdelincuentes no dudan en adaptar a la situación actual. Hace unos días INCIBE alertaba sobre una campaña en la que los atacantes se hacen pasar por empresas empleando la pandemia como gancho. Los asuntos que acompañan a estos correos son muy variados. Lo mismo ocurre con el texto del mensaje, que está redactado de una forma u otra con el fin de hacerlo pasar por auténtico y camuflar su verdadero objetivo. Lo único que tienen en común es que, aparentemente, ofrecen información sobre el coronavirus. «Estimado cliente. Dada la situación de salud de COVID-19, queremos informarle que continuamos en contacto continuo con el Ministerio de Salud, tomando las medidas que se determinen de acuerdo a sus criterios», se expresa en el cuerpo de uno de los «emails». «Les adjuntamos una circular donde les informamos de los protocolos que estamos siguiendo ante la actual situación de coronavirus», se explica en otro. Como recuerda OSI, este tipo de estafa t ambién puede estar basada en la suplantación de organismos, como la OMS. El objetivo final que persiguen los atacantes es robar datos personales e infectar dispositivos con código malicioso. También por SMS También hay casos en los que las ciberestafas basadas en suplantación se realizan a través de servicios de mensajería, como WhatsApp, o SMS. Durante estas semanas OSI afirma que ha habido casos en los que los atacantes se hacían pasar por instituciones como el Ministerio de Trabajo o la Comunidad Madrid y compartían un enlace donde solicitaban una serie de datos personales. La excusa que daban era la recopilación de datos para tramitar solicitudes de baja temporal por haberse infectado con el coronavirus. «Se debe prestar mucha atención, ya que su carácter urgente puede confundirnos y hacernos caer en una trampa», explican desde OSI. Venta de material sanitario Con la llegada del Covid-19 a España, los precios de las mascarillas comenzaron a aumentar en el país. Y los ciberdelincuentes no han sido ajenos a ello. La Oficina de Seguridad del Internauta apunta que «se han identificado varias estafas principalmente relacionadas con la venta online» de este producto. «Por ejemplo, el vendedor asegura disponer de mascarillas especialmente preparadas para protegernos del virus, pero las víctimas, tras realizar la compra, no llegan a recibir lo que han comprado o, en su defecto, solo una parte o en unas condiciones muy distintas de las anunciadas», dicen desde OSI. Coronavirus con forma de «ransomware» Los virus de tipo «ransomware» secuestran dispositivos para, después, solicitar un rescate económico a la víctima. Desde OSI destacan, en concreto, el llamado «Coronavirus». «¿Quién no abriría un archivo de vídeo o un documento donde se incluyen instrucciones y alertas sobre cómo protegernos contra el COVID-19? Pues aquí está la trampa, pues no debemos confiarnos de todo lo que recibimos, ya que los archivos adjuntos pueden contener malware que termine por infectarnos y tomar control de nuestros equipos», apuntan desde OSI. Los «corona-cheques» En estos momentos, muchos usuarios están recibiendo a través de aplicaciones de mensajería un texto en el que se suplanta al gobierno y se expresa que se está dando a los ciudadanos una cantidad de dinero para sobrellevar la crisis. Sin embargo, para recibir esta ayuda, se solicita que se haga «click» en un enlace en el que puede haber un virus informático. «Antes de hacer clic sobre cualquier enlace, una buena recomendación es confirmar si la fuente es fiable, podemos comprobarlo mediante sus canales de comunicación oficiales, en las redes sociales o en las webs oficiales de los distintos Ministerios», recomienda la Oficina de Seguridad del Internauta. Ofertas de trabajo Debido a la situación actual, muchos ciudadanos han sufrido un ERTE o, directamente, han sido despedidos de sus empresas. En estos momentos circulan por la red ofertas de empleo fraudulentas en las que se solicita personal para fabricar material sanitario. El objetivo que persiguen los ciberdelincuentes es que los interesados compartan sus datos personales y que, en ocasiones, realicen un pago por adelantado en concepto de envío del material. «Ante una oferta de estas características, lo mejor es revisar todos los detalles del anuncio, contrastar la información y si algún detalle nos llama la atención o nos resulta raro, descartar la oferta, especialmente si proviene de un usuario desconocido o sin haberlo solicitado a ningún portal web de ofertas de trabajo», explican desde OSI. Suplantación del soporte técnico de la empresa Debido al coronavirus, muchas empresas se han visto obligadas a recurrir al teletrabajo. Los cibercriminales, aprovechando la situación, están realizando llamadas a los usuarios en los que se hacen pasar por el soporte técnico de la compañía. Con dicha excusa, tratarán de robar información a la víctima o, incluso, provocar que descargue un programa malicioso en su equipo. El timo de los servicios gratuitos La generosidad de intituciones y creadores ha provocado que la sociedad tenga a su alcance un montón de material de entretenimiento de forma gratuita. Sin embargo, hay que tener cuidado y verificar que no se trata de un intento de estafa. «Un ejemplo de mensaje que podemos recibir es el siguiente: ?Disfruta de todos nuestros servicios de streaming de películas y series de forma totalmente gratuita?. Los ciberdelincuentes buscarán que rellenemos algunos formularios con nuestros datos personales o que paguemos una pequeña cantidad bajo cualquier excusa», explican desde OSI. Para no caer en la trampa, se recomienda revisar la página web en cuestión. En caso de no estar seguro sobre su veracidad, lo mejor es ir a la fuente principal para salir de dudas.
29-03-2020 | abc.es
¿Qué dispositivos cambian la hora en marzo de 2020 de forma automática?
Hay cosas que no cambian ni en medio de una pandemia. Como cada año, este marzo de 2020 se ha llevado a cabo el cambio de hora. El día durará 60 minutos más. Algo que, en una situación como la actual, en la que los ciudadanos se encuentran confinados en casa, suena, incluso, a tortura innecesaria. Sin embargo, es importante que tenga sus dispositivos electrónicos con la hora correcta. Especialmente su «smartphone». Ese aparato que cumple las veces de ordenador, teléfono, videoconsola y despertador. El cambio de hora en los «smartphones» se puede hacer de dos formas. La primera es automática y está definida por las operadoras; mientras que la segunda es manual. Los terminales actuales cambian la hora automáticamente (tanto en sistema operativo iOS como Android) en caso de tener activada la función para la zona horaria en la que opera. Los diferentes sistemas operativos cuentan con la aplicación de «Hora Mundial», que establece las determinadas franja horaria de las regiones en la que los aparatos electrónicos se encuentran. Por esta razón, si se tiene activada la «Zona horaria automatica», función que suele aparecer por defecto, el próximo domingo, día en el que las 2.00 serán las 3.00 horas, cuando se levante tendrá el móvil con la hora correcta. Los teléfonos que tienen la opción de «Cambio automático de hora», como la mayoría de última generación, lo hacen vía GSM, sistema global para las comunicaciones móviles. Esa información la proporciona la red telefónica en el momento en el que el aparato se sincroniza con la estación central. El operador tiene configurado la hora para que en el momento de encender el móvil éste tenga la hora correcta. Así evitaremos pequeños sustos y nos podemos apoyar, además, en ellos para configurar el resto de relojes del domicilio como los del horno, el despertador, el de la cocina, el de pared o, por qué no, el del coche. Por otra parte, lo más habitual es que los ordenadores y demás dispositivos electrónicos con conexión a la red, actualicen la hora de forma automática el mismo día 29. En caso de que no sea así, y el ordenador sea Windows, debe ir a a configuración y establecer el cambio automático. En ordenadores con Windows está en «Inicio/Panel de control/Fecha y hora». Si le parece un recorrido algo complejo, también puede hacerlo pulsando sobre la hora y fecha de la barra de tareas en la parte inferior derecha de la pantalla.
1