Noticias de "android"

17-09-2018 | abc.es
YouTube: cómo saber el tiempo que pasas viendo vídeos
Las empresas tecnológicas están decididas a ofrecer información sobre el uso y dedicación que dan las personas a sus servicios. En una maniobra que podría interpretarse como una solución para «desintoxicarse» de internet, lo cierto es que los paneles de datos de tiempo de consumo se están extendiendo a las redes sociales. La última en sumarse a esta corriente es YouTube, que desde su aplicación para dispositivos móviles iOS y Android permite consultar el tiempo de visualización de videos. Esta opción, que viene desactivada por defecto, necesita activar el historial de la plataforma. El historial de reproducciones también está concebido para que el software de la plataforma pueda entregar al usuario sugerencias o los últimos videos que ha visto, aunque advierte que si está activado «es posible que se guarden datos de cualquiera de los dispositivos con los que inicies sesión». Una vez que se ha puesto en marcha, los usuarios pueden conocer una serie de estadísticos como el tiempo (en horas, minutos y segundos) del día, de ayer, de la última semana, así como una medida diaria mensual. Las estadísticas están basadas en el historial de reproducciones de todos los productos de YouTube, entre los que se excluye YouTube Music, el reproductor de «streaming». Además de conocer al detalle las estadísticas de visualización, el servicio permite establecer una alerta en la que se indica al usuario que se tome un descanso. Una opción que también viene desactivada por defecto; no así el sistema de reproducción automática que viene habilidad de primeras. Pasos a seguir 1.- Pulsar sobre el icono del perfil, que generalmente estará en la parte superior derecha 2.- Aparecerá una opción debajo de «mi canal» en dnde se indica el «Tiempo de visualización» 3.- Al acceder a este panel se podrá consultar la información de uso
17-09-2018 | abc.es
Probamos Xiaomi Mi 8: a vueltas con un clon del iPhone X
Las razones de su llegada, teniendo otros modelos quizás más prometedores, es algo desconocida. Pero, en líneas generales, el Xiaomi Mi 8 cumple con lo prometido aunque sin llegar a sorprender. Es indudable que el dispositivo está adherido al ADN de la familia Mi de la compañía china, destilando su personalidad pero tomando elementos propios de otros rivales. De hecho, toma inspiración del iPhone X, el terminal lanzado por Apple el pasado año para conmemorar el décimo aniversario de la llegad del producto. El terminal no sorprende (de entrada) pero cumple. El equipo calca incluso la pestaña. Una decisión inexplicable dado que el marco inferior es asimétrico y está descompensado: es más grueso que el superior. Los acabados, mejorables, cuentan con laterales fabricados en metal. Su parte trasera, en cambio, con toques de cristal, es un imán para las huellas y manchas. Los más obsesivos con esos detalles se pueden mosquear por tener que limpiar el móvil cada dos por tres. Y si no siempre queda una solución: llevarlo con funda. La parte trasera se ha dedicado a la cámara, que sigue siendo doble como manda los cánones establecidos en la industria en estos momentos. Incorpora dos sensores de 12 megapíxeles cada uno que destacan, especialmente, por su diafragma; la lente principal está abierta a F1.8 mientras que la secundaria -empleada para perfeccionar el modo retrato- se contenta con un valor de F2.4. Por fortuna, y a diferencia de otros modelos rivales, dentro de la aplicación de cámara subsiste un modo manual desde donde cambiar los principales parámetros, ya sea la sensibilidad, tiempo de exposición o el tipo de objetivo (gran angular o teleobjetivo). Los usuarios conocimientos en fotografía pueden darle bastante uso, pero lo más normal será que se dispare de manera automática. Destacar también los modos belleza que se pueden utilizar. El sistema de enfoque, en ocasiones, sufre de ciertos retardos. El tratamiento de las imágenes está en la línea de lo producido en otros modelos de la marca china. Ofrece buenas sensaciones, pero en ocasiones las imágenes captadas en modo retrato -jugando con la profundidad de campo- se sienten algo artificiales y no logra recortar la silueta a la perfección. A veces se aprecian algo estériles y sin vida. En esa misma cara posterior se ubica el lector de huellas dactilares. Una tecnología biométrica para desbloquear la pantalla que funciona a las mil maravillas. El destino del sensor es idóneo -en el centro-. Es cómodo y el dedo suele caer en esa posición. También es rápido y veloz. Tiene una pantalla de 6.2 pulgadas, que ocupa el 83,8% de la cara principal, de tipo Amoled. La resolución del dispositivo es 2.248 x 1.080 p. (FullHD+), lo que supone una densidad de 402 ppp. No está mal resuelta y tanto la calibración como la reproducción de los colores es bastante fidedigna, aunque se echa en falta algo más de detalles y el panel tiende a azularse. Por calificarlo de alguna manera, es correcta, sin demasiado aspavientos. Se trata de un terminal que muestra un brillo razonable, incluso en determinados ángulos de visión o en condiciones especiales como cuando le da el sol directamente. Apenas la firma china se ha desviado del camino adoptado en anteriores temporadas. Sigue por la misma senda del anterior modelo, aunque mejorando algunas especificaciones técnicas. Un factor que explica la escasa evolución de este modelo. Su estrategia sigue la misma lógica anterior: ofrecer casi todo lo mejor pero a precios de derribo. Esa línea la mantiene, aunque con ciertas concesiones: el apartado fotográfico y la calidad de pantalla. Dos aspectos en los que el buque insignia de la firma china puede patinar ligeramente. Es aceptable, pues, que en un terminal de este costo no todo sea perfecto. También se aprecia esa visión comercial en el audio. El equipo de sonido no es estéreo y, aunque ofrece un nivel más que aceptable, puede llegar a saturarse a toda potencial. Es un motivo menor si se compara con el resto de prestaciones, puesto que viene vitaminado con lo exigible en un terminal de alta gama en la actualidad. Ficha técnica Pantalla 6,2 pulgadas Resolución 2.248 x 1.080 p. (Full HD+) Dimensiones 154,9 x 74,8 x 7,6 mm Peso 172 gramos Procesador Snapdragon 845 a 2,8 GHz RAM 6 GB Memoria 64/128/256 GB Cámara Doble con 12 megapíxeles (F1.8 y F2.4) y frontal de 20 megapíxeles SO Android 8.0 Oreo + MIUI 9.5 Batería 3.400 mAh A saber, un microchip Snapdragon 845 de Qualcomm capaz de moverse a una frecuencia de reloj de 2,8 GHz. Este «cerebro» le confiere, junto con sus 6 GB de memoria RAM, un desempeño solvente y robusto en prácticamente todas las tareas realizadas. Incluso en las pruebas más exigentes, los análisis despuntan a pesar de no liderar el marcador en los test de rendimiento más populares. Si se exprime al máximo sí se aprecia un incremento de la temperatura pero tampoco supone demasiados problemas. Otra de las novedades del dispositivo es que integra, por primera vez, un sistema de posicionamiento GPS de doble frecuencia, compatible con bandas L1 y L5. La idea es proporcionar una navegación más precisa, lo que facilita navegar mientras se camina o llamar a un taxi en áreas urbanas con alta densidad de población sin problemas. Pero en el día a día apenas se nota. En cuanto a su capacidad, Xiaomi ha apostado por tres versiones, 64 -la versión analizada-, 128 y 256 GB a partir de 499 euros. Una interesante función que viene de serie es la posibilidad de un «segundo espacio» como lo define la propia compañía. Consiste en crear una nueva ventana de escritorio dentro del propio dispositivo. Una medida que puede servir para proteger u ocultar información o, simplemente, destinarlo como «ventana personal y ventana para el trabajo». La capa de personalización MIUI 10 permite, como un interesante atributo, previsualizar hasta cinco aplicaciones diferentes. Extrañamente se puede ocultar el «notch» desde «Ajustes». Lo que hace en realidad es oscurecer el área alrededor de esta pestaña, con lo que en realidad estamos perdiendo ese espacio. Una opción que reafirma la teoría: está ahí por el simple hecho de que está de moda. Por fortuna, se ha implementado una interfaz gestual que emula a la desarrollada el pasado año por Apple. Funciona de manera intuitiva. Con simples gestos hacia arriba o hacia abajo se puede ir navegando entre distintas aplicaciones o cerrándolas. No cuenta con clavija para auriculares en el borde posterior, que se ha destinado para al altavoz y para el puerto USB-C. Hay que añadir que dispone de un chip NFC que suele dedicarse como elemento imprescindible para realizar pagos móviles en el comercio. Es decir, cuenta con lo exigible en un gama alta, aunque su autonomía ha dejado, en cambio, sensaciones encontradas: tiene una pila de 3.400 mAh pero, por desgracia, aguanta una sola jornada. Eso sí, dispone de una interesante función que detecta posibles problemas que pueden estar aumentando el consumo energético.
17-09-2018 | abc.es
Probamos Xiaomi Mi 8: un clon del iPhone X, pero a mitad de precio
Las razones de su llegada, teniendo otros modelos quizás más prometedores, es algo desconocida. Pero, en líneas generales, el Xiaomi Mi 8 cumple con lo prometido aunque sin llegar a sorprender. Es indudable que el dispositivo está adherido al ADN de la familia Mi de la compañía china, destilando su personalidad pero tomando elementos propios de otros rivales. De hecho, toma inspiración del iPhone X, el terminal lanzado por Apple el pasado año para conmemorar el décimo aniversario de la llegad del producto. El terminal no sorprende (de entrada) pero cumple. El equipo calca incluso la pestaña. Una decisión inexplicable dado que el marco inferior es asimétrico y está descompensado: es más grueso que el superior. Los acabados, mejorables, cuentan con laterales fabricados en metal. Su parte trasera, en cambio, con toques de cristal, es un imán para las huellas y manchas. Los más obsesivos con esos detalles se pueden mosquear por tener que limpiar el móvil cada dos por tres. Y si no siempre queda una solución: llevarlo con funda. La parte trasera se ha dedicado a la cámara, que sigue siendo doble como manda los cánones establecidos en la industria en estos momentos. Incorpora dos sensores de 12 megapíxeles cada uno que destacan, especialmente, por su diafragma; la lente principal está abierta a F1.8 mientras que la secundaria -empleada para perfeccionar el modo retrato- se contenta con un valor de F2.4. Por fortuna, y a diferencia de otros modelos rivales, dentro de la aplicación de cámara subsiste un modo manual desde donde cambiar los principales parámetros, ya sea la sensibilidad, tiempo de exposición o el tipo de objetivo (gran angular o teleobjetivo). Los usuarios conocimientos en fotografía pueden darle bastante uso, pero lo más normal será que se dispare de manera automática. Destacar también los modos belleza que se pueden utilizar. El sistema de enfoque, en ocasiones, sufre de ciertos retardos. El tratamiento de las imágenes está en la línea de lo producido en otros modelos de la marca china. Ofrece buenas sensaciones, pero en ocasiones las imágenes captadas en modo retrato -jugando con la profundidad de campo- se sienten algo artificiales y no logra recortar la silueta a la perfección. A veces se aprecian algo estériles y sin vida. En esa misma cara posterior se ubica el lector de huellas dactilares. Una tecnología biométrica para desbloquear la pantalla que funciona a las mil maravillas. El destino del sensor es idóneo -en el centro-. Es cómodo y el dedo suele caer en esa posición. También es rápido y veloz. Tiene una pantalla de 6.2 pulgadas, que ocupa el 83,8% de la cara principal, de tipo Amoled. La resolución del dispositivo es 2.248 x 1.080 p. (FullHD+), lo que supone una densidad de 402 ppp. No está mal resuelta y tanto la calibración como la reproducción de los colores es bastante fidedigna, aunque se echa en falta algo más de detalles y el panel tiende a azularse. Por calificarlo de alguna manera, es correcta, sin demasiado aspavientos. Se trata de un terminal que muestra un brillo razonable, incluso en determinados ángulos de visión o en condiciones especiales como cuando le da el sol directamente. Apenas la firma china se ha desviado del camino adoptado en anteriores temporadas. Sigue por la misma senda del anterior modelo, aunque mejorando algunas especificaciones técnicas. Un factor que explica la escasa evolución de este modelo. Su estrategia sigue la misma lógica anterior: ofrecer casi todo lo mejor pero a precios de derribo. Esa línea la mantiene, aunque con ciertas concesiones: el apartado fotográfico y la calidad de pantalla. Dos aspectos en los que el buque insignia de la firma china puede patinar ligeramente. Es aceptable, pues, que en un terminal de este costo no todo sea perfecto. También se aprecia esa visión comercial en el audio. El equipo de sonido no es estéreo y, aunque ofrece un nivel más que aceptable, puede llegar a saturarse a toda potencial. Es un motivo menor si se compara con el resto de prestaciones, puesto que viene vitaminado con lo exigible en un terminal de alta gama en la actualidad. Ficha técnica Pantalla 6,2 pulgadas Resolución 2.248 x 1.080 p. (Full HD+) Dimensiones 154,9 x 74,8 x 7,6 mm Peso 172 gramos Procesador Snapdragon 845 a 2,8 GHz RAM 6 GB Memoria 64/128/256 GB Cámara Doble con 12 megapíxeles (F1.8 y F2.4) y frontal de 20 megapíxeles SO Android 8.0 Oreo + MIUI 9.5 Batería 3.400 mAh A saber, un microchip Snapdragon 845 de Qualcomm capaz de moverse a una frecuencia de reloj de 2,8 GHz. Este «cerebro» le confiere, junto con sus 6 GB de memoria RAM, un desempeño solvente y robusto en prácticamente todas las tareas realizadas. Incluso en las pruebas más exigentes, los análisis despuntan a pesar de no liderar el marcador en los test de rendimiento más populares. Si se exprime al máximo sí se aprecia un incremento de la temperatura pero tampoco supone demasiados problemas. Otra de las novedades del dispositivo es que integra, por primera vez, un sistema de posicionamiento GPS de doble frecuencia, compatible con bandas L1 y L5. La idea es proporcionar una navegación más precisa, lo que facilita navegar mientras se camina o llamar a un taxi en áreas urbanas con alta densidad de población sin problemas. Pero en el día a día apenas se nota. En cuanto a su capacidad, Xiaomi ha apostado por tres versiones, 64 -la versión analizada-, 128 y 256 GB a partir de 499 euros. Una interesante función que viene de serie es la posibilidad de un «segundo espacio» como lo define la propia compañía. Consiste en crear una nueva ventana de escritorio dentro del propio dispositivo. Una medida que puede servir para proteger u ocultar información o, simplemente, destinarlo como «ventana personal y ventana para el trabajo». La capa de personalización MIUI 10 permite, como un interesante atributo, previsualizar hasta cinco aplicaciones diferentes. Extrañamente se puede ocultar el «notch» desde «Ajustes». Lo que hace en realidad es oscurecer el área alrededor de esta pestaña, con lo que en realidad estamos perdiendo ese espacio. Una opción que reafirma la teoría: está ahí por el simple hecho de que está de moda. Por fortuna, se ha implementado una interfaz gestual que emula a la desarrollada el pasado año por Apple. Funciona de manera intuitiva. Con simples gestos hacia arriba o hacia abajo se puede ir navegando entre distintas aplicaciones o cerrándolas. No cuenta con clavija para auriculares en el borde posterior, que se ha destinado para al altavoz y para el puerto USB-C. Hay que añadir que dispone de un chip NFC que suele dedicarse como elemento imprescindible para realizar pagos móviles en el comercio. Es decir, cuenta con lo exigible en un gama alta, aunque su autonomía ha dejado, en cambio, sensaciones encontradas: tiene una pila de 3.400 mAh pero, por desgracia, aguanta una sola jornada. Eso sí, dispone de una interesante función que detecta posibles problemas que pueden estar aumentando el consumo energético.
13-09-2018 | abc.es
iPhone XS frente al Samsung Galaxy S9 Plus: ¿en qué se diferencian?
Dos caminos distintos para un mismo final, intentar liderar el mercado. Apple y Samsung; Samsung y Apple. Cada cual, a su modo. Estos pesos pesados de la industria móvil -en donde entra Huawei por todo lo alto este curso- vuelven a enfrentarse en la carrera por coronarse como el mejor móvil del año. El torneo está muy disputado esta temporada. Más que nada porque la revolución china se ha completado y, ahora, se pueden encontrar terminales de altas prestaciones a precios imbatibles, y eso es un valor a tener en cuenta. Tanto el Galaxy S9 Plus como el nuevo iPhone XS -a la venta a partir del 26 de septiembre- se han enrocado en una jugada. Sobre el tablero, se han colocado en la casilla de los mil euros. Un precio que ha inaugurado una categoría que bien podríamos definirla como super gama alta. Y solo estos dispositivos, a día de hoy, pueden permitirse colocarse en la estantería de las tiendas con estas etiquetas. Sobre todo Apple, que se mueve en un segmento únicamente «premium» y que, por segundo año consecutivo, venderá sus nuevos terminales a precios astronómicos que alcanzan, como en el caso del iPhone XS Max con la capacidad máxima -512 GB- los 1.600 euros. Una auténtica locura, pero que a priori tiene mercado para lograr captar a millones de consumidores. Todavía es pronto para comprobar su acogida, que todo se andará en los próximos meses, pero sí es posible comparar estos dos terminales así en frío. Por lo pronto, ambos «smartphone» han hecho suyo el concepto de «todo pantalla». Una cara, la frontal, está prácticamente cubierta por una superficie, la pantalla, con la que interactuar. Aunque con notables diferencias. El Galaxy S9 Plus apuesta por un diseño con bordes curvados que representa ya algo icónico dentro de la familia de la firma surcoreana. Con pantallas OLED en diversos tamaños Una idea aprovechada para añadir gestos específicos y accesos directos. Este modelo tiene una pantalla de 6.2 pulgadas con paneles tipo OLED, una tecnología estandarizada entre los móviles más avanzados y que propone una reproducción espectacular compuesta por negros profundos y colores intensos. Samsung lleva muchos años depurando esta pantalla, a la que Apple se subió el pasado año. En esta temporada, repite. El iPhone XS monta la misma pantalla pero con unas dimensiones menores, de 5.8 pulgadas y una relación de aspecto de 19,5:9 que cubre el 83,4% del frontal, mientras que el Galaxy S9 Plus tiene un ratio de 18,5:9 y la pantalla cubre una cara en un 84,2%. Son grandes, sí, pero dada su fabricación se logra tener más en menos espacio. Así que son muy compactos. La resolución obtenida también diferente: 2.960 x 1.440 píxeles y densidad 531 puntos por pulgada para el terminal de Samsung; 2.436 x 1.125 píxeles y densidad 458 puntos por pulgada para el de la manzana. Interfaz gestual y la duda del «notch» La interfaz gestual que debutó en el iPhone X lo cambió todo. Fue una innovación silenciosa que casi pasa desapercibida, pero que se ha mudado al nuevo modelo como es obvio. Por su parte, el terminal de la «galaxia coreana» peca, en cambio, de necesitar algunos pasos más hasta profundizar y navegar entre aplicaciones. Otro detalle es la controvertida pestaña o «notch» que sigue presente en el iPhone XS. Para gustos, los colores, ya se sabe, pero se ha extendido tanto en otros dispositivos a lo largo del año que el valor diferencial ahora se encuentra en el Galaxy S9+. Como resulta obvio, ambos dispositivos se mueven en mundos distinto en lo referente al software. Android contra iOS, y viceversa. Esto también forma parte de las pasiones de cada consumidor, puesto que cada sistema operativo ofrece algo distinto y tiene una filosofía totalmente radical. El Galaxy S9 Plus está gobernado por la versión 8.0 Oreo de la plataforma desarrollada por Google, mientras que el nuevo terminal de Apple debutará con iOS 12, que ha introducido algunas mejoras como los «atajos» de Siri. Interfaz gestual y la duda del «notch» A nivel técnico, ambos dispositivos son verdaderas bestias. Por un lado, el iPhone XS ha introducido el nuevo microprocesador A12 Bionic, que supone un aumento de hasta el 15% respecto a su predecesor, mientras que el Galaxy S9 Plus cuenta con el Snapdragon 845, el «cerebro» de Qualcomm más avanzado hasta la fecha; Exynos 9810 en otras versiones, pero que, igualmente, ofrece un desempeño abrumador, y más teniendo en cuenta que viene jalonado por 6 GB de memoria RAM. Su funcionamiento durante las pruebas realizadas ha sido muy fluido. Abrumador espacio Otro aspecto distinto viene de la capacidad que soportan. El Galaxy S9 Plus llegó antes al mercado, en marzo, con lo que ya ha llovido mucho. Pero dispone de varias configuraciones, de 64, 128 y 256 GB, pero continúa apostando por permitir tarjetas microSD para ampliar el espacio. Un detalle que nunca ha querido hacer concesiones Apple, que en esta ocasión ha incrementado los valores hasta los 512 GB. Un guarismo que también se encuentra en otro modelo lanzado recientemente, el Galaxy Note 9, también recomendable a pesar de su enfoque más productivo. La cámara siempre en el punto de mira En cuanto a la cámara, es necesario dirimir algunos aspectos, dado que en este terreno influyen decisivamente muchos factores. El concepto cambia entre uno y otro. Así, el Galaxy S9 Plus introdujo un novedoso sistema de apertura variable (F1.5 y F2.4), que se ajusta de manera automática en función de las condiciones ambientales. Con una doble cámara de 12 megapíxeles, se optó por una tecnología Dual Pixel para agrandar el tamaño y tener más luz. El resultado, impecable, se aprecia en las imágenes captadas por la noche. También apostó por el modo retrato y el disparo manual. El iPhone XS, por contra, ha mantenido en esencia la cámara del pasado año, con lo que nos encontramos con dos lentes de 12 megapíxeles cada una (gran angular y teleobjetivo con aperturas focales de F1.8 y F2.4, respectivamente). Pero, a diferencia del pasado año, ha mejorado el software y ha apostado por la inteligencia artificial para intentar captar (habrá que verlo) mejores fotografías. Además, ha añadido una tecnología llamada HDR inteligente para extender la escala cromática. Ambos terminales tienen las lentes estabilizadas ópticamente y permiten un zoom óptico de dos aumentos. ¿Y la batería? La batería es otro aspecto que siempre hay que tener presente. El terminal de Samsung ha colocado una pila de 3.500 mAh que se extiende a más de día y medio con un modo de ahorro de energía. Además, la recarga es sorprendentemente rápida. De su rival, el iPhone XS, solo se sabe que dura media hora más que su predecesor y que, pese a que lo soporta, no viene con cargador ultrarrápido.
13-09-2018 | abc.es
Las claves de iOS 12, el nuevo sistema operativo de Apple
A medida que el hormiguero de marcas han extendido el universo de Android, Apple ha venido reforzando las funciones de su ecosistema que mueven sus dispositivos, iOS. Cada vez más, ambos sistemas operativos están más cerca. Tanto en lo estético como en lo mundano. Características muy similares que determinados fabricantes deciden aplicarle un poco de botox para dar otra imagen e introducir servicios personalizados. Pero ambos software discurren casi por la misma carretera mirándose de frente. Aunque para gustos, ya se sabe. Estará disponible para su descarga a partir del 17 de septiembre. Pese a que el gigante de se ha «abierto» ligeramente, iOS sigue siendo una plataforma controlada y cerrada. Para bien o para mal. En cada versión se han añadido funciones más prácticas. Este año tenía que seguir por esa misma línea. La nueva versión, iOS 12, no representa un gran cambio conceptual. Visualmente no se aprecian cambios relevantes. Pero sí un punto de inflexión, una interfaz más intuitiva y gestual. El pasado año fue por dos vías. El propio diseño del iPhone X, el primero de la compañía que prescindió del clásico botón físico Home, obligaba a buscar una alternativa. Así, el modo de uso, por lo tanto, cambió. Había que acostumbrarse a esta nueva forma de interactuar. El resultado fue una verdadera delicia, que se agarraba a la intuición y la naturalidad de los dedos del usuario en contacto con la pantalla. Eso supuso una revolución silenciosa. Por ejemplo, para cerrar una aplicación era necesario arrastrarla desde la parte inferior hacia la superior. Con pequeños gestos se podían abrir todas las ventanas que estaban ejecutándose. También el acceso al centro de control se ponía en práctica de una manera distinta, deslizando el dedo hacia abajo. El doble de velocidad como promesa Todo ese entramado de detalles gestuales quedan impregnados en iOS 12 a consecuencia de la decisión de Apple de llevar a los nuevos iPhone a ese diseño de «todo pantalla». Ni que añadir tiene el hecho que modelos anteriores podrán instalar la actualización en cuanto esté disponible. Funcionará a partir del iPhone 5S, iPad mini 2 o iPad de quinta generación. La promesa de la compañía es que la nueva versión del sistema operativo es aprovechar las características técnicas de los dispositivos electrónicos para intentar exprimirlo al máximo. Se habla de que es capaz de ir el doble de rápido que iOS 11. Por ejemplo, la cámara abre hasta un 70% más rápido que su predecesor. «El resultado es un rendimiento increíble en todos los dispositivos compatibles, incluidos el iPhone 5s y el iPad Air», auguran desde la multinacional. Mejores notificaciones Para dar un salto hacia la personalización de los contenidos, Apple ha introducido funciones basadas en modelos de Inteligencia Artificial. Las aplicaciones que otros fabricantes han pensado se entran en el apartado fotográfico principalmente en un intento de mejorar las imágenes captadas con mejores efectos y explotando todos los detalles. Pero la firma de la manzana también quiere sacarle provecho, por ejemplo, a las notificaciones y alertas, que vienen a partir de ahora agrupadas por hilo y por tema . De tal forma, iOS 12 permite gestionar notificaciones en tiempo real desde la pantalla de bloqueo, enviando las de una «app» concreta al «Centro de Notificaciones» o desactivándolas todas. Además, el asistente de voz Siri es capaz de hacer sugerencias inteligentes sobre los avisos en función de cómo se interactúa con ellos. Conferencias con hasta 32 contactos Con iOS 12, Apple se pone al día con el servicio de conferencias FaceTime, que permite activar la cámara frontal para realizar, entre otras cosas, videollamadas. A partir de ahora se permite hasta 32 interlocutores al mismo tiempo, con lo que también está orientado como herramienta para uso laboral. Para ubicarse en la conversación, la imagen de la persona que está hablando en cada momento se amplía automáticamente. Cabe añadir que se puede iniciar una conversación de grupo desde un chat en Mensajes o unirse a una activa en cualquier momento. Nuevos «animojis» y efectos para los mensajes Una de las más simpáticas novedades de la pasada campaña fue el debut de los llamados «animojis», unos avatares personalizados que reproducen las emociones de la persona a través del sensor de reconocimiento facial. Estaba, como es obvio, únicamente disponible para el modelo iPhone X, pero ahora se extiende al resto de nuevos modelos. En realidad es una característica centrada para el entretenimiento. Aunque tuvo una asombrosa repercusión en un primer momento (¿se acuerdan del furor de los «animoji karaoke»?) su uso ha menguado considerablemente al mismo ritmo que otros fabricantes como Samsung lo incorporaban a sus propios terminales con algunos cambios. Pues bien, la firma de la manzana no quiere que se pierda por el camino y ha añadido una nueva batería de iconos -koala, tigre, fantasma o tiranosaurio- y generar un «Memoji» que refleje la personalidad y estado de ánimo. El sistema crea varias versiones para usarlas en los mensajes. Otra de las novedades de iOS 12 se encuentran en el abanico de efectos y recursos gráficos que se pueden emplear en la aplicación Mensajes a través de la cámara integrada en la aplicación. Con esta función, los usuarios pueden compartir una imagen o video añadiéndole un «animoji», filtros, pegatinas o «stickers» para personalizar el contenido. Control parental y funciones de desintoxicación En un giro de los acontecimientos, las empresas tecnológicas han pensado en incorporar funciones para ayudar o, al menos informar, a los usuarios de si están sufriendo tiempos demasiado prolongados con los servicios digitales. Sin ser realmente unas medidas contra la adicción a los móviles, en el caso de iOS 12 ha añadido una opción llamada «Tiempo de uso», que permite que los usuarios conozcan el tiempo que se pasan navegando por internet, utilizando aplicaciones o con el propio dispositivo. La idea es administrar mejor el tiempo con el iPhone. Como curiosidad, la nueva versión dispone de nuevas formas para «silenciar» las notificaciones en un intento de reducir las interrupciones de los aviso, mensajes o llamadas. Algo que, según los especialistas en adicciones digitales, está detrás de un mayor estrés. Por ejemplo, ahora se puede activar «No Molestar» solo para una reunión o en un sitio concreto. Se desactivará automáticamente cuando acabe el evento o te vayas de ese sitio. Para los más pequeños existe un servicio interesante, que permite configurar ese tiempo de uso con los códigos de identificación de Apple de tu familia para mantener a raya el tiempo que pasan tus hijos en «apps» y sitios web. Así, si quieren más tiempo, tendrán que pedírtelo para que lo apruebes. La idea es determinar el tiempo que se puede pasar al día. La duda es si realmente se usará. La magia de los atajos de Siri Otra de las novedades importantes de iOS 12 son los llamados «atajos» en Siri. Una función extraordinaria que puede incentivar el consumo de este asistente digital. Viene en forma de aplicación. Desde ahí se pueden trazar acciones entre aplicaciones, personalizar las sugerencias. Si por ejemplo llegas tarde al trabajo, el dispositivo lo sabrá, avisando a través de una notificación y, además, preguntará que si quieres mandar un mensaje a tu jefe diciendo que no llegas a tu hora. La idea es asociar las rutinas diarias con «apps» de terceros para sugerir atajos justo cuando se necesitan. Otro ejemplo: si sueles ir a por un café de camino al trabajo, Siri se queda con la copla y desde la pantalla de bloqueo puede sugerir que vayas pidiendo el café en la «app» correspondiente para ganar tiempo. También puedes activar atajos con la voz o crear uno a tu medida. Esto puede cambiar la experiencia de uso. Apuesta por la realidad aumentada Esta tecnología no es nueva. Consiste en añadir objetos virtuales sobre imágenes estática. Tiene una gran aplicación en diversos campos como el diseño, la arquitectura, la educación o las ciencias. A partir de ahora, la herramienta que proporciona estas experiencias, ARKit 2, permite que se mantienen en el tiempo y estén asociadas a un lugar físico. Es decir, si creas una obra de arte, otra persona podrá verla más adelante en ese mismo sitio. Eso es gracias a se ha mejorado el sistema de reconocimiento 3D. Ahora, puede reconocer tanto los objetos como la orientación del dispositivo respecto a ellos, aprovechando esa información para activar la realidad aumentada. Lavados de cara Además de estas funciones, iOS 12 trae mejoras y cambios estéticos en aplicaciones nativas. La aplicación «Notas de voz» llega también al iPad, se han rediseñado los servicios de Bolsa y Apple Books, así como un sistema de autollenado de códigos de seguridad. La aplicación Fotos, una de las más utilizadas por los usuarios, ha ganado algunas opciones y recomendaciones de búsqueda, mejorando además el caótico sistema de importación que se tenía anteriormente.
12-09-2018 | abc.es
Cómo cambiar la tipografía en Instagram
Si eres usuario de Instagram, seguro que hay un detalle en los comentarios que en algún momento te ha llamado la atención. Y es que muchos utilizan en sus publicaciones y textos un tipo de letra que nada tiene que ver con la que a ti, por defecto, te sale. «¿Cómo es posible?», te habrás preguntado una y mil veces al mismo tiempo que has buceado por todas las opciones de configuración de la «app», sin dar con la clave. Evidentemente, se trata de una opción que la popular aplicación de fotografías no permite. Aún así, si quieres darle a tu perfil un toque más personal, toma nota de cómo puedes cambiar la letra de tu biografía en Instagram. La única opción es valerte de aplicaciones externas. Las hay de pago y gratuitas pero especialmente hay dos «apps» con las que podrás cambiar el tipo de letra con el que escribas en Instagram: 1. Cool Fonts for Instagram Bio. Con más de 100 tipos de fuentes, esta aplicación te permitirá no sólo cambiar los textos de tu Instagram, sino también de Facebook o WhatsApp. Es gratuita aunque existen opciones de compra dentro de la «app». Está disponible tanto para iOS como para Android. 2. Fonts-Letras para Chat. Con más de 80 tipos de letras diferentes, incluida la de las letras al revés, esta «app» está disponible sólo para los usuarios de Android. Las nuevas tipografías las puedes usar igualmente en cualquiera de tus redes sociales.
10-09-2018 | abc.es
Estas son las cuatro peligrosas aplicaciones para Mac que roban tus datos y los envían a China
De nuevo aplicaciones maliciosas en el ojo del huracán. Y esta vez, los usuarios de Mac son los afectados. Si tienes un ordenador de los de Apple, atento porque según la firma de ciberseguridad Malwarebytes hay cuatro «apps» que deberías borrar inmediatamente para no ser espiado. Se trata de las aplicaciones Mac Adware Doctor, Open Any Files: RAR Support, Dr. Antivirus y Dr. Cleaner. La compañía estadounidense ha asegurado en un reciente informe cómo estas «apps», disponibles en la App Store, filtran datos personales de los usuarios y los envían a servidores externos situados en China. Cabe recordar que el país asiático cuenta con una legislación de protección de datos distinta, nada que ver a la impera en la Unión Europea o EE.UU., tal y como reseña Malwarebytes en su blog. La primera de las aplicaciones, Adware Doctor, sube a servidores externos datos entre los que se encuentran el historial de los navegadores Safari, Chrome y Firefox, así como una lista con todos los procesos del ordenador y las aplicaciones descargadas y su procedencia. Open Any Files: RAR Support, por su parte, es una aplicación fraudulenta que secuestra la función de gestión de archivos del dispositivo en los casos en que este no dispone de un programa para abrirlos. Una vez instalada, esta «app» aconseja la instalación de un antivirus y accede al historial de navegadores y de la App Store. Además, la compañía de ciberseguridad ha alertado también sobre las aplicaciones Dr. Antivirus y Dr. Cleaner, un antivirus un software de limpieza de archivos, respectivamente, creadas por el mismo desarrollador. Estas aplicaciones recolectan el mismo tipo de información personal del equipo de los usuarios. En el caso del antivirus, presenta un bajo índice de detección y en ambos casos las «apps» filtran información sobre todos los programas utilizados. Al igual que Open Any Files, Dr. Antivirus y Dr. Cleaner suben los datos personales a un servidor externo a través de un archivo ZIP. El servidor al que se suben estos archivos es propiedad de un ciudadano chino, según la empresa especializada en ciberseguridad. «¿Qué significa todo esto?», añade Thomas Reed, investigador de Malwarebytes en el blog de la compañía. «Es obvio -continúa- que a estas alturas la App Store de Mac no es el refugio seguro de software», a pesar de la buena reputación con la que cuenta y que Apple siempre ha defendido frente a la Play Store, de Android, cuya fama siempre ha estado marcada por ser un coladero de virus. Reed lleva denunciado desde hace tiempo el software malicioso que impera en la App Store, algo que «la mayoría de las personas desconocen» y que es un «problema» muy serio. Lo peor, denuncia, es que lleva años avisando a Apple del problema «y rara vez hay un efecto inmediato», asegura. «En algunos casos, hemos visto eliminar aplicaciones rápidamente, aunque a veces esas mismas 'apps' han regresado rápidamente (como fue el caso con Adware Doctor). En otros casos, se han tomado hasta seis meses para eliminar una aplicación. En muchos casos, de otras de las que ya hemos informado, todavía están en la tienda». Por esta razón, lanza un mensaje al usuario: «Tenga cuidado con lo que descarga. Una aplicación gratuita de la App Store puede parecer perfectamente inocente e inofensiva, pero si tiene que darle a esa aplicación acceso a cualquiera de sus datos, no sabe cómo usará esa información».
10-09-2018 | abc.es
El audio en directo llega a Twitter
«A veces sólo quieres hablar sin salir ante la cámara. Estamos lanzando la emisión de audio sólo, por lo que tus seguidores podrán oírte pero no verte». Este ha sido el tuit con el que Twitter ha dado a conocer su última novedad: la retransmisión de audio en directo. Una opción que, de momento, sólo está disponible en iOS. Los usuarios de Android aún tendrán que esperar para probar esta funcionalidad de la que la compañía no ha dado más detalles. Sometimes you just want to talk, without being on camera. We?re launching audio-only broadcasting, so your followers can hear, but not see you. Rolling out now for iOS. pic.twitter.com/tBsm37NcdH? Twitter (@Twitter) 7 de septiembre de 2018Quienes quieran probar ya esta novedad, pueden hacerlo pulsando el botón de emitir solo audio en «streaming», en vez de elegir el de «retransmitir directo», e interactuar igualmente con los tuiteros. La nueva herramienta cuenta con el icono de un micrófono para activar o desactivar la opción de «retransmisión solo de audio». Periscope también ha incorporado esta opción. Además, la posibilidad de escuchar el nuevo contenido está disponible para todos los usuarios, independientemente del sistema operativo que usen. Es decir, los tuiteros que usen Android, aunque de momento no puedan probar esta herramienta, sí pueden escuchar los audios que emitan otros usuarios de Twitter. Con esta novedad, la compañía de Jack Dorsey refuerza su apuesta por el contenido en vivo y, en concreto, con el mundo de los «podcasts», una modalidad que parece ganar fuerza en el mercado. Cabe recordar, además, que Twitter nació originariamente de Odeo, una empresa dedicada a los «podcasts».
07-09-2018 | abc.es
Google Chrome: Cómo sacar partido al renovado navegador
Google Chrome acaba de cumplir diez años. Parece mentira pero una década da mucho de sí para probar, añadir, quitar, mejorar.. Esto es lo que ha estado haciendo la compañía una vez más en los últimos meses con el objetivo de agilizar la navegación. Si eres usuario habitual de este navegador, toma nota de las novedades que trae para que le saques el máximo partido. Nuevo diseño Si aún no te has dado cuenta, fíjate bien porque Chrome tiene un nuevo aspecto en todas las plataformas: escritorio, Android e iOS. Las formas son más redondeadas, hay nuevos iconos y una nueva paleta de colores. Todo resulta más simple con el objetivo de mejorar la productividad. Por ejemplo, si eres de los que siempre tiene abiertas varias pestañas, estás de suerte. La compañía ha cambiado la forma de las pestañas para que los iconos de las páginas web sean más fáciles de ver. Además, para dispositivos móviles, han realizado una serie de cambios para que el usuario navegue más rápido, como mover la barra de herramientas a la parte inferior de iOS. A través de Chrome, Google ha simplificado las indicaciones, los menús e incluso las URL en la barra de direcciones. Función de autocompletar Google ha hecho más precisa esta opción para poder rellenar en menor tiempo formularios online como los de las reservas de billetes de avión o las compras en tiendas. La información queda guardada en la cuenta de Google del usuario y se puede acceder a ella desde la barra de herramientas, como ha informado la compañía en un comunicado. Gestor de contraseñas También hemos mejorado significativamente la forma en que Chrome maneja las contraseñas. «Mantenerse seguro en la web significa utilizar contraseñas sólidas y únicas para cada sitio diferente», afirma la compañía. Por esta razón, ha puesto en marcha un gestor de contraseñas que genera una clave única cuando el usuario se registre en un nuevo servicio, de tal forma que no tenga que recurrir a claves ya introducidas en otras cuentas. Esta clave quedará guardada en el navegador. Omnibox Se trata del cuadro en la parte superior de Chrome que combina la barra de búsqueda y la barra de direcciones en una sola. Su creación se debe a una razón simple: obtener los resultados de búsqueda lo más rápido posible. Ahora, muestra al usuario las respuestas directamente en la barra de direcciones sin tener que abrir una nueva pestaña, desde resultadossobre personajes públicos o eventos deportivos, hasta respuestas instantáneas como el clima local a través de weather.com o una traducción de una palabra extranjera. Además, también introduce un gestor de pestañas que evita la duplicidad de pestañas abiertas. Personalización Puedes crear y administrar accesos directos a sus sitios web favoritos directamente desde la nueva página de pestañas: basta con abrir una y seleccionar la opción «Agregar acceso directo».
06-09-2018 | abc.es
Para qué sirve y cómo activar el modo oscuro de YouTube
En un afán por proteger la vista de los usuarios, muchos servicios digitales disponen de funciones específicas para reducir la proyección de luz artificial procedentes de las pantallas de los móviles. Algunos terminales, incluso, cuentan con modos noche para atenuarlas. El objetivo es forzar menos a los ojos cuando se pasan tiempos prolongados. Otras empresas como en el caso de Apple cuentan incluso con funciones automáticas capaces de adaptarse a las condiciones de iluminación de la habitación evitando así los fogonazos que pueden producirse cuando, de noche, uno enciende el móvil. Son detalles interesantes que se ha venido mejorando con el tiempo. Otras plataformas como YouTube, la mayor comunidad de videos del mundo, cuentan con su propio modo nocturno. Se encuentra disponible desde hace tiempo en la versión para dispositivos móviles iOS y, desde hace relativamente poco, en los móviles Android. Ese modo oscuro consiste en invertir las tonalidades de la interfaz de usuario. Es decir, cambiar el fondo blanco por uno negro. 1.- Abrir la aplicación de YouTube desde el móvil 2.- Hacer clic en el icono de tu perfil 3.- Ir a Ajustes» y activar «modo noche»
12