Noticias de "android"

24-07-2018 | abc.es
Así es el «rompeprecios» Xiaomi Mi A2: vuelve uno de los móviles más deseados
Sin ningún tipo de capa personalización, con «Android puro», una cámara mejorada y una idea contundente: más por menos. Esta es la visión de Xiaomi, una de las marcas que se disputan el título de la «Apple china», desde hace un lustro. Y la firma ha tenido clara su estrategia desde el principio. Fruto de ello ha sido el teléfono móvil inteligente Mi A1, lanzado el pasado año, y que se ha convertido en uno de los más vendidos en el mercado español. Siendo, además, el cuarto mayor vendedor de móviles en la actualidad. Por eso no resulta extraño el enclave escogido en donde se ha presentado el nuevo modelo de la gama, Madrid, en donde ha vuelto a exhibir su filosofía «rompeprecios» y su gran potencial. El Xiaomi Mi A2 ha crecido en tamaño respecto a su predecesor, pasando de las 5.5. pulgadas a las 5.99 pulgadas actuales. Un movimiento que no ha visto comprometido su tamaño, dado que sigue siendo muy compacto. Como curiosidad, el dispositivo no se ha sumado a la moda del «notch» iniciada por el Essential Phone y popularizada por el iPhone X y que destaca por la existencia de una muesca o pestaña en la parte superior de la pantalla. Wang Xiang, vicepresidente de Xiaomi, ha incidido en la idea de ser una ?joven y vanguardista firma de tecnología? que ha apostado por la ?innovación para todo el mundo? como su principal objetivo. El dirigente asiático ha incidido en el gran crecimiento experimentado por la marca que ha logrado alcanzar los 15.000 millones de dólares en solo siete años. Su nueva apuesta abraza, de nuevo, una estrecha relación calidad-precio. Diseñado en metal y bordes redondeados, el terminal alcanza una resolución Full HD+ (2.160 x 1.080 píxeles) desde su pantalla tipo LCD cuyo resultado no está nada mal a priori a falta de una prueba más exhaustiva. Todo bajo un diseño casi sin bordes gracias a su relación de aspecto de 18:9 que permite encontrarse, con un móvil casi sin bordes y sin botones físicos. En este caso, el «cerebro» escogido es el chip Snapdragon 660, fabricado por Qualcomm. Una gama de que, sin ser lo mejor de lo mejor, puede lograr un desempeño óptimo, máxime a que permite varias configuraciones: de 4 y 6 GB de memoria RAM. Con ello, y sobre el papel, garantiza un buen rendimiento para la mayoría de las tareas diarias. 200 euros Guarismos insuperables en estos momentos por un terminal de bajo coste que se ubica en torno a los doscientos euros. En cuanto a su capacidad interna, el Mi A2 ofrece tres versiones, de 21, 64 y 128 GB en un claro avance respecto a su predecesor, pero manteniendo la posibilidad de ampliar la memoria por medio de tarjetas microSD. Una decisión siempre controvertida dada la evolución de los servicios de almacenamiento en la nube pero que, todavía, sigue teniendo mucha demanda entre los consumidores. Donde la marca asiática ha dado un paso adelante es en lo relativo a su apartado fotográfico. El Xiaomi Mi A2 apuesta por una doble lente (colocada de manera vertical) de 12 megapíxeles (la principal) y otra secundaria de 20 megapíxeles. Ambas con apertura focal F1.75. Con este concepto se puede hacer uso del aclamado efecto «bokeh» que permite jugar con la profundidad de campo y capturar imágenes en modo retrato. Su resultado se mejora mediante un sistema de procesamiento por software. Las cámaras están equipadas de un sistema de Inteligencia Artificial para mejorar el resultado final y dispone, además, de selección automática de lentes. La marca, de hecho, promete que es capaz de recibir una mayor iluminación (la base de fotografía) que otros rivales para conseguir un resultado más óptimo. La aplicación de cámara incluye varias opciones para ajustar algunos parámetros de manera manual. Su cámara delantera, la utilizada normalmente para tomar «selfies» y realizar videollamadas, tiene 20 megapíxeles y soporta modo retrato. Incite un sistema de Inteligencia artificial diseñado para realizar el recorte de las siluetas de una manera mas detallada. Otro de los detalles que también forman parte de su arquitectura es su batería, de 3.100 mAh, que soporta, por fin, un sistema de carga rápida. Sin chip NFC, el Xiaomi Mi A2 ha prescindido también de la clavija «minijack» para los auriculares, pero ofrecerá medidas de seguridad con un lector de huellas dactilares ubicado en la parte posterior. En cuanto a su sistema de carga, esta se realiza mediante un conector de tipo USB-C, convertido ya en el estándar ma industria de la telefonía móvil. Y todo a precio de derribo: desde 249 euros (279 euros la versión 4 GB y 64 GB de memoria; 349 euros para el tope de gama). Se comercializará en exclusiva por Orange. Xiaomi también ha presentado una versión más modesta, el Mi A2 Lite, de menores prestaciones, más pequeño (5.84 pulgadas) y, curiosamente, con la controvertida pestaña superior.
23-07-2018 | abc.es
Así afectará al usuario la multa récord a Google
La multa récord a Google de Bruselas por imponer su navegador en móviles con sistema operativo Android frente a otras opciones ha levantado fricciones no sólo entre Europa y EE.UU. sino entre los propios expertos europeos cuyas posiciones son divergentes respecto a si la medida favorecerá o no al usuario. La Comisión Europea impuso esta semana la mayor sanción de la historia por incumplimiento de la normativa de competencia a Google, con una cuantía superior a los 4.300 millones de euros, tras acusar a la empresa de utilizar su sistema operativo Android para reforzar la posición de su buscador. La sanción, que será recurrida por Google ante los tribunales, ha levantado heridas a nivel internacional. El propio presidente de EE.UU., Donald Trump, salió a la palestra para advertir de que la Unión Europea (UE) se aprovecha de su país «pero no por mucho tiempo». Sin embargo, la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, considera que Google ha usado Android como vehículo para consolidar el dominio de su motor de búsqueda, con unas prácticas que han negado a sus rivales la oportunidad de innovar y competir por sus méritos. Google defiende la «democratización» móvil Google, por su parte, alega que su tecnología ha creado «más elección para todos, no menos» al hacer disponibles 24.000 dispositivos de todo tipo de precios, de más de 1.300 marcas diferentes. Los expertos tecnológicos difieren sobre lo justificado o no de la decisión de penalizar a Google y de sus posibles efectos sobre el usuario. El director de Análisis de la consultora IDC Research España, José Antonio Cano, explica a Efe que la multa a Google era «previsible» por saltarse la ley antimonopolio europea. Más opciones de búsqueda Con esa penalización a Google quien se verá especialmente favorecido es el usuario, no tanto por el impacto en el sistema operativo Android, que seguirá igual, sino por la posibilidad de disponer ahora de mayores opciones de búsqueda y libertad para retirar aplicaciones del móvil que no le gustan, explica el responsable de IDC. Google «no puede obligar a los fabricantes de móviles a usar sus servicios de forma unidireccional, ni exigir la instalación de sus aplicaciones prefijadas que no se puedan desinstalarse», añade el experto. Ventajas a los fabricantes Por el contrario, el profesor del IE Business School y experto digital Enrique Dans se pregunta en su blog «¿Dónde está el daño por parte de Google?», y explica que los usuarios sin duda están contentos con Android y lo adoptan hasta el punto de convertirlo en líder absoluto del mercado europeo y mundial. Los desarrolladores tienen una plataforma sobre la que ofrecer sus aplicaciones y más de dos millones de ellos trabajan en Europa sistemáticamente sobre ella, continúa Dans. Añade este experto que los fabricantes trabajan con un acuerdo con Google cuyas cláusulas pueden ignorar, y si deciden cumplirlas es porque suponen en general ventajas para aproximarse al mercado. A la pregunta de si la multa a Google supone «matar a la gallina de los huevos de oro» en temas de innovación en Europa, el responsable de IDC contesta con un no rotundo. Al contrario, continúa, tras explicar que dicha acción podría convertirse «en un aliciente» para redefinir el marco de relaciones de la tecnológica con el resto de proveedores de móviles, como ocurrió con la multa también histórica contra Microsoft hace más de una década por exigir la instalación de Explorer junto a su sistema operativo Windows. Elegir qué «apps» mantener o desinstalar Es una «buena noticia» que los fabricantes de móviles con sistema operativo Android puedan decidir a partir de ahora si llevan el navegador de Google u otro, añade. Continúa que el usuario seguirá utilizando Android y los servicios de Google, aunque se verá beneficiado porque podrá elegir qué aplicaciones desea mantener o desinstalar de todas las «apps» de dicha tecnológica prefijadas, que ahora no puede eliminar por ir incorporadas al terminal por defecto, y así podrá personalizar aún más su móvil y mejorar su experiencia de usuario. Frente a ese optimismo, Enrique Dans advierte de que «estamos sin duda ante una de esas medidas políticas que deciden ignorar completamente las bases de toda legislación antimonopolio, es decir que exista un daño al mercado o a la libre competencia», que en este caso no existe. Lamenta esta posición de la UE que sigue «el camino mediático, el de la multa récord, el de la sanción arbitraria independientemente de los efectos sobre ese mercado; un camino que no lleva absolutamente a ninguna parte». Sobre posibles víctimas tecnológicas por temas de competencia en la UE, Apple podría ser la siguiente según se especula en el mercado, aunque sus peculiaridades son muy distintas a las de Google, al tratarse de un ecosistema cerrado, donde desde el terminal, hasta el sistema operativo y las aplicaciones propietarias pertenecen a dicha compañía, recuerda Cano.
20-07-2018 | abc.es
Más de la mitad de los españoles teme ser rastreado por las empresas a través de su móvil
Los españoles se muestran preocupados por el uso de herramientas de geolocalización por parte de aplicaciones a través de sus dispositivos como los smartphones, y un 57% de ellos teme ser rastreado por terceros de esta manera. Según un estudio realizado por la compañía de ciberseguridad Kaspersky Lab, el 64% de los españoles no se siente cómodo compartiendo información sobre su ubicación con sitios web y aplicaciones, un porcentaje que ha aumentado desde 2016, cuando se registró un 47%. Y en esta línea, tres cuartas partes de los españoles (75%) muestran su inquietud ante la posibilidad de que alguien pueda ver todo lo que hacen o mirar en su dispositivo, como ha explicado Kaspersky a través de un comunicado. Este miedo de los españoles se justifica en la alta cantidad de aplicaciones que usan geolocalización. El 83% de las aplicaciones de Android tiene acceso a los datos confidenciales de sus propietarios, y el 96% de las aplicaciones de Android puede iniciarse sin consentimiento, según datos de Kaspersky. Pese a ello, la mitad de los españoles encuestados (51%) admite que no verifica los permisos de sus aplicaciones móviles preinstaladas en sus dispositivos Android e iOS, y uno de cada cinco (20%) tampoco lo hace cuando descarga e instala nuevas aplicaciones en sus dispositivos móviles.
19-07-2018 | abc.es
La nueva función de YouTube con la que los «youtubers» ganarán aún más dinero
La plataforma de vídeo YouTube ha introducido «hashtag» en los vídeos para que los usuarios encuentren de un modo más fácil y rápido los temas concretos en los que estén interesados, directamente a través del título o la descripción. Esta nueva característica se encuentra disponible desde este jueves en YouTube en su versión de escritorio y en su aplicación móvil para Android, como ha explicado la plataforma de Google en su página de ayuda. Los nuevos «hashtag» de YouTube facilitan la tarea de buscar vídeos sobre los temas más populares, e incluyen dos modos de utilización con esta finalidad: buscar un «hashtag» o pulsar con el ratón encima de los «hashtag» existentes en el título o descripción de un determinado vídeo. Si el usuario ha realizado una de estas dos acciones, aparecerá una página de resultados con los vídeos populares del momento relacionados con ese «hashtag», además del contenido que se ha subido más recientemente. Cómo incorporar «hashtag» Los «youtubers» que quieran añadir los «hashtags» a sus vídeos deben subir los vídeos de la manera tradicional y posteriormente escribir el «hashtag» deseado en el título o la descripción. Esta nueva funcionalidad puede ser de gran utilidad para posicionar los vídeos en la plataforma si se hace un buen uso de los «hashtags». Del mismo modo que con los vídeos, los «hashtags» deben cumplir con las políticas y normas de YouTube, entre las que se encuentran la prohibición de utilizar espacios dentro del «hashtag», así como no utilizar demasiadas etiquetas ni añadir «hashtags» que no estén directamente relacionados con el contenido del vídeo. YouTube ha establecido también la prohibición de usar «hashtags» enfocados al acoso o que puedan fomentar violencia o incitar al odio, así como de la inclusión de contenido sexual o lenguaje vulgar; e incluso ha vetado el uso de «hashtags» descriptivos o con frases repetitivas.
19-07-2018 | diarioti.com
Sundar Pichai refuta las acusaciones de la Unión Europea
Aunque los terminales operados con Android generan ingresos para Google mediante las aplicaciones instaladas, los fabricantes de smartphones tienen plena libertad de excluir o incluir servicios, e instalar aplicaciones de la competencia, comenta el CEO de Google, Sundar Pichai.Ampliar
19-07-2018 | abc.es
Por qué la Unión Europea multa con 4.340 millones de euros a Google
La comisaria de competencia, Margrethe Vestager, ha anunciado el acuerdo de la Comisión Europea para imponer una multa de 4.340 millones de euros a Alphabet, la compañía matriz del gigante Google, por vulnerar las normas antimonopolio de la UE. Bruselas le reprocha un «grave comportamiento ilegal» por haber impuesto restricciones a los fabricantes de dispositivos Android y a los operadores de redes móviles para consolidar su posición dominante en los servicios de búsqueda en internet. Por ello le ha impuesto la multa más alta decretada hasta ahora en la historia de la UE. A través de un comunicado, Google ha anunciado que recurrirá la decisión de la Comisión ante el Tribunal Europeo de Luxemburgo, porque, como es natural, no comparte el criterio en el que se basa la sanción. «Android ha creado más opciones para todo el mundo, no menos. Un ecosistema pujante, rápidas innovaciones y precios más bajos son distintivos clásicos de una fuerte competencia. Recurriremos la sentencia de la Comisión». Sundar Pichai, CEO de Google, publicó poco después un comentario en el que añade como argumento que «la decisión [de sancionar a su compañía] ignora el hecho que los móviles Android compiten con los teléfonos con iOS» de Apple y no son un monopolio. «Nos preocupa que la decisión va a alterar el cuidadoso equilibrio que habíamos alcanzado con Android, y envía una señal inquietante en favor de los sistemas patentados sobre las plataformas abiertas». Al anunciar su decisión, la comisaria danesa no ha aclarado si para el objetivo de mejorar la competición en el sector sería mejor finalmente promover la división forzosa del gigante informático, ni ha dado indicaciones de lo que ha de hacer exactamente la compañía para cumplir con la legalidad, aparte de eliminar las restricciones legales que ha impuesto a los fabricantes de teléfonos móviles. El objetivo de la Comisión, según Vestager es defender su obligación legal como encargada de las reglas de competencia es la de hacer que los consumidores tengan la máxica capacidad de elección, los mejores precios e impedir que se cree una situación en la que el dominio de una compañía frene la innovación tecnológica. La decisión de la Comisión da a Google un plazo de 90 días para poner fin a las prácticas ilegales o de lo contrario podría volver a ser multado con hasta el 5 % del volumen de negocios mundial medio diario. Tres tipos de restricciones Según Vestager, «el asunto que nos ocupa se refiere a tres tipos de restricciones que ha impuesto Google a los fabricantes de dispositivos Android y a los operadores de redes para asegurarse de que el tráfico en los dispositivos Android se dirige al motor de búsqueda Google. De esta forma, Google ha utilizado Android como vehículo para consolidar el dominio de su motor de búsqueda. Estas prácticas han privado a sus competidores de la posibilidad de innovar y competir en función de sus méritos. Han impedido a los consumidores europeos beneficiarse de una competencia efectiva en un ámbito tan importante como el móvil. Esto es ilegal con arreglo a las normas de defensa de la competencia de la UE.». El argumentario de la Comisión incluye el hecho de que Google ha obligado a los fabricantes de teléfonos móviles a preinstalar la aplicación Google Search y el navegador Chrome como condición para conceder la licencia para acceder a su tienda de aplicaciones, Play Store. También le reprocha que haya realizado pagos a determinados grandes fabricantes y operadores de redes móviles a condición de que preinstalaran exclusivamente la aplicación Google Search en sus dispositivos. También ha impedido a los fabricantes que deseaban preinstalar aplicaciones de Google vender teléfonos que utilicen otras versiones alternativas de Android no aprobadas por el gigante informático. La decisión de imponer esta multa a Google se produce pocas horas después de que se haya anunciado que el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, viajará a Washington el próximo 25 este mes para reunirse con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Como se recordará, Trum calificó a la UE como «enemiga» de Estados Unidos en términos comerciales. Es poco probable que una decisión de este tipo pase inadvertida en este momento de tensiones. La comisaria se ha limitado a decir que comparte los mismos valores con las agencias antimonopolios de Estados Unidos, a pesar de que estos no han llevado a cabo ninguna investigación contra Google y en Europa esta no es ni siquiera la primera y no es la única, ya que hay otra investigación en marcha sobre el motor de búsqueda.
18-07-2018 | abc.es
Sundar Pichai, CEO de Google: «Ningún fabricante está obligado a comprometerse con nuestras reglas»
El máximo responsable de Google, Sundar Pichai, ha querido emitir un comunicado firmado y dirigido a los usuarios por el que niega las acusaciones de prácticas monopolísticas por las que la Unión Europea ha condenado a su compañía a pagar la cifra histórica de 4.340 millones de euros. En concreto, sobre la acusación de que el gigante tecnológico exige que los fabricantes preinstalen un «paquete» de aplicaciones para dar el acceso a Google Play (la tienda de «apps» de Google en la que se pueden descargar diferentes funcionalidades de los dispositivos inteligentes) con su navegador y su buscador por defecto, Pichai afirma: «Ningún fabricante de teléfonos está obligado a comprometerse a estas reglas; puede usar y modificar Android de cualquier forma que lo desee, de la misma forma que Amazon lo ha hecho con los tablets Fire y con los TV sticks» El CEO de Google afirma que desde 2007 la compañía «eligió ofrecer Android a los fabricantes y operadores de forma gratuita», pero que les oferta la opción de preinstalar «un conjunto de apps populares de Google (como Search, Chrome, Play, Maps y Gmail), algunas de las cuales generan un beneficio para nosotros, y todas garantizan que el teléfono ?simplemente funcione? en cuanto se encienda por primera vez». Pero vuelve a recalcar que los fabricantes «no tienen que incluir nuestros servicios, y pueden elegir si desean instalar apps que compiten con las nuestras». Apunta, además, que si no se pudieran incluir estas herramientas «perturbaría el equilibrio del ecosistema de Android» que ha permitido «evitar el cargo de costes a los fabricantes de teléfonos» por el uso de su tecnología. Atacando a Apple e iOS Pichai apunta directamente contra Apple y su sistema operativo iOS, más cerrado ya que solo se usa para los dispositivos que la propia marca de la manzana fabrica. En este sentido, el primer ejecutivo de Google ha destacado que «gracias a Android» actualmente hay más de 24.000 dispositivos de una amplia gama de precios y de más de 1.300 marcas diferentes, incluyendo los elaborados por fabricantes de teléfonos de Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Italia, Letonia, Polonia, Rumanía, España y Suecia. «Un ecosistema de Android próspero y saludable es algo de interés general y hemos demostrado que estamos dispuestos a hacer cambios. Pero nos preocupa que la decisión de la Comisión perjudique a este equilibrio y que envíe unas señales preocupantes a favor de sistemas cerrados y privados frente a las plataformas abiertas», añade en mención casi directa a Apple. Google recurrirá Antes de este comunicado, Google ya había anunciado que recurriría la sentencia de Bruselas. «Android ha creado más libertad de elección para todos, no menos. Un ecosistema vibrante, innovación rápida y precios más bajos son las características clásicas de una competencia sólida. Recurriremos la decisión de la Comisión», ha afirmado Al Verney, portavoz de la multinacional, en un comunicado anterior al de Pichai.
18-07-2018 | abc.es
Multa histórica a Google: Bruselas le hará pagar 4.340 millones de euros por prácticas monopolísticas
La Unión Europea ha puesto una multa de 4.340 millones de euros a Google por considerar que ejerce prácticas monopolísticas con Android, el sistema operativo con mayor penetración en dispositivos inteligentes. Bruselas afirma que el gigante tecnológico obliga a los fabricantes a preinstalar en sus móviles y tabletas aplicaciones complementarias, como el navegador Chrome o Google Search si éstos quieren tener acceso a Google Play (la tienda de «apps» de la que se nutre Android). Así lo ha confirmado Margrethe Vestager, comisaria de Competencia de la UE en rueda de prensa. Se trata, aún así, de una multa mucho menor a la que daban las predicciones más altas, que cifraban en 11.000 millones de dólares (9.380 millones de euros y que supone un 10% de su facturación total) la pena impuesta por Europa. La empresa ya ha informado a través de Twitter que recurrirá la sentencia. «Android ha creado más libertad de elección para todos, no menos. Un ecosistema vibrante, innovación rápida y precios más bajos son las características clásicas de una competencia sólida. Recurriremos la decisión de la Comisión», ha afirmado Al Verney, portavoz de la multinacional, en un comunicado posterior. 90 días para «parar y no reincidir» Vestager ha indicado que Google la investigación de la UE, que lleva abierta desde abril de 2016, ha encontrado indicios de que la firma estadounidense impone tres tipos de restricciones «para asegurar que el tráfico de los dispositivos Android va al motor de búsqueda» de la compañía: la presintalación de los servicios de búsqueda, su navegador y ciertos pagos a grandes fabricantes para que instalasen por defecto su buscador, al tiempo que les impidió vender teléfonos inteligentes que tuviesen versiones alternativas de Android no aprobadas por Google. Además, exige a la compañía a «poner fin a su conducta ilegal de forma efectiva en 90 días» a contar desde esta decisión. «Como mínimo Google tiene que parar y no reincidir en ninguno de estos tres tipos de prácticas y también abstenerse de cualquier medida que tenga un fin similar o equivalente a estas», ha señalado Vestager. Si la tecnológica continúa con este modelo, podría hacer frente a nuevas multas de hasta el 5% del volumen de negocio mundial diario de Alphabet, la empresa matriz de Google. El dominio absoluto de Android Hasta ahora, las empresas que querían instalar el sistema operativo para móviles de Google y el acceso a su tienda de aplicaciones (la mayor del mundo y abierta a todo tipo de desarrolladores) debían también incluir un paquete con otras «apps» secundarias, como Google Search o el navegador Chrome, lo que supone en la práctica la imposibilidad de que los fabricantes preinstalen algunas aplicaciones pero no otras. Esto ha provocado, por ejemplo, que en los dispositivos de Android -cuyo código de fuente es abierto, es decir, cualquiera puede acceder a esta tecnología, lo que permite que desarrolladores independientes creen sus propias aplicaciones- más del 95% de todas las búsquedas se realizaran a través de Google Search, mientras que en los dispositivos de Windows Mobile el porcentaje es inferior al 25%. «Es similar a lo que ocurrió con Microsoft y su sistema operativo Windows, que obligaba a los fabricantes a instalar el navegador Internet Explorer en sus equipos», explica para ABC Sergio Carrasco experto en derecho digital en Fase Consulting. Microsoft estuvo litigando durante años hasta llegar a un acuerdo por el que debía abrir su sistema operativo a otras aplicaciones. «Este caso con Google como protagonista puede suponer el cambio de modelo con el que la compañía explota Android», afirma Carrasco, que también observa un «toque de atención» de Bruselas a las tecnológicas «para que se adecúen a la normativa europea». No es la primera multa para Google El pasado año la UE sancionó a la compañía con 2.820 millones de dólares (2.403 millones de euros) por abusar de los resultados de búsqueda en favor de su propio servicio de comparación de compras de productos, Google Shopping. De la misma manera, en 2009 Bruselas sancionó a Intel por su posición dominante en el mercado con una cuantía en 1.060 millones. Sin embargo, después de años de juicios, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea anuló dicha multa el pasado mes de septiembre. En una larga investigación, que se remonta a 2015, los reguladores europeos entienden que la compañía tecnológica discriminó a sus rivales en el mercado móvil forzando a implantar además sus propios servicios y aplicaciones. La compañía siempre ha defendido en anteriores ocasiones que no obliga a las marcas de telefonía a instalar sus «apps» ni el sistema de búsquedas.
18-07-2018 | abc.es
Multa histórica a Google: Bruselas le hará pagar 4.300 millones de euros por prácticas monopolísticas
La Unión Europea ha puesto una multa de 4.300 millones de euros a Google por considerar que ejerce prácticas monopolísticas con Android, el sistema operativo con mayor penetración en dispositivos inteligentes. Bruselas afirma que el gigante tecnológico obliga a los fabricantes a preinstalar en sus móviles y tabletas aplicaciones complementarias, como el navegador Chrome o Google Maps si éstos quieren tener acceso a Google Play (la tienda de «apps» de la que se nutre Android). Se trata, aún así, de una multa mucho menor a la que daban las predicciones más altas, que cifraban en 11.000 millones de dólares (9.380 millones de euros y que supone un 10% de su facturación total) la pena impuesta por la UE. La investigación lleva abierta desde 2016 y la decisión implica una sanción histórica por parte de Bruselas. La mayor multa hasta ahora había recaído en Intel en 2009, también por abusar de su posición dominante en el mercado, fijando la cuantía en 1.060 millones. Sin embargo, después de años de juicios, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea anuló dicha multa el pasado mes de septiembre. El dominio absoluto de Android Hasta ahora, las empresas que querían instalar el sistema operativo para móviles de Google y el acceso a su tienda de aplicaciones (la mayor del mundo y abierta a todo tipo de desarrolladores) debían también incluir otras «apps» secundarias, como Google Maps, el buscador Chrome, lo que supone una competencia casi imposible de superar para otras empresas que ofertan los mismos servicios. Por ejemplo: con la aplicación de geolocalicación de Google muy poca gente se instala una diferente, desplazando a sus competidores y creando lo que la UE opina que son «prácticas monopolísticas». «Es similar a lo que ocurrió con Microsoft y su sistema operativo Windows, que obligaba a los fabricantes a instalar el navegador Internet Explorer en sus equipos», explica para ABC Sergio Carrasco experto en derecho digital en Fase Consulting. Microsoft estuvo litigando durante años hasta llegar a un acuerdo por el que debía abrir su sistema operativo a otras aplicaciones. «Este caso con Google como protagonista puede suponer el cambio de modelo con el que la compañía explota Android», afirma Carrasco, que también observa un «toque de atención» de Bruselas a las tecnológicas «para que se adecúen a la normativa europea». No es la primera multa para Google El pasado año la UE sancionó a la compañía con 2.820 millones de dólares (2.403 millones de euros) por abusar de los resultados de búsqueda en favor de su propio servicio de comparación de compras de productos, Google Shopping. En una larga investigación, que se remonta a 2015, los reguladores europeos entienden que la compañía tecnológica discriminó a sus rivales en el mercado móvil forzando a implantar además sus propios servicios y aplicaciones. La compañía siempre ha defendido en anteriores ocasiones que no obliga a las marcas de telefonía a instalar sus «apps» ni el sistema de búsquedas.
14