Noticias de "android"

06-07-2018 | abc.es
El salto de muchas personas de los móviles «ladrillo» a los «smartphones» fue culpa de una aplicación: WhatsApp. La herramienta de mensajería que permitía mandar mensajes ilimitados, instantáneos y gratis (salvo por la conexión a internet, claro) a los contactos que contaran con esta «app» en su teléfono inteligente se convirtió en un revulsivo para que Android o iOS, compatibles con el fenómeno, triunfasen como sistemas operativos, dejando atrás otras apuestas, como, por ejemplo, el chat entre terminales Blackberry. Así fue como los móviles «tontos» se quedaron relegados a aquellos que estaban «peleados» con las nuevas tecnologías y que no utilizaban el móvil como un apéndice más de su cuerpo. Pero como lo viejo siempre vuelve y la moda de lo retro está en pleno apogeo, ¿había alguna barrera para volver más «listos» los teléfonos de antaño? Pues hasta hace poco, el citado sistema operativo. Pero llegó el anuncio de KaiOS en el Mobile World Congress 2018 y las expectativas se hincharon. Aunque al principio el «cerebro» de estos dispositivos parecía que no llegaría tan lejos como para disfrutar WhatsApp (a pesar de los rumores que apuntaban en la dirección contraria), ha sido Johu Sarvikas, jefe de producto de HMD, compañía responsable del relanzamiento del móvil de Matrix, el Nokia 8810, quien ha confirmado que la aplicación de mensajería llegará a KaiOS. Y lo ha hecho con un simple retuit de la cuenta de KaiOS Technologies y avanzando que el móvil «plátano», que se venderá desde el próximo mes de agosto, contará con WhatsApp. Oh look, #Whatsapp on #KaiOS! Looking forward to going ?s! https://t.co/Av6gW3T2M0? Juho Sarvikas (@sarvikas) 5 de julio de 2018Y no llegará solo. Las aplicaciones de Facebook y YouTube parece que también tendrán su espacio en la memoria de los «ladrillos» del futuro. Quedan en el aire los detalles concretos y las funcionalidades que tendrá la «app» dentro del sistema operativo. Todo parece apuntar a que en apenas un mes tendremos más noticias.
05-07-2018 | abc.es
Cómo detectar radares mientras usas Google Maps
Con el perido estival y las vacaciones en marcha, para la mayoría el GPS se ha convertido en elemento indispensable tanto en escapadas como en viajes largos. Y, sin duda alguna, Google Maps es el rey del camino: ya no es necesario contar con un dispositivo de geolocalización porque los «smartphones» y las aplicaciones de ubicación han desbancado a los pesados antiguos aparatos. Pero existe una pega: hay una función que la herramienta aún no ha integrado entre sus servicios. Se trata de la detección de radares en marcha y la indicación de velocidad máxima de las carreteras. Sin embargo, podemos encontrar múltiples «apps» que nos prometen esta opción, si bien su compatibilidad con el GPS dejaba mucho que desear. Sin embargo, existe una aplicación que se integra a la perfección con Google Maps: Radarbot (disponible tanto para Android como para iOS) . Aunque existe una versión gratuita que nos avisa de radares fijos, posibles radares móviles (de los que avisan otros usuarios), radares de tramo, de túner, cámaras de límite de velocidad en semáforos o puntos peligrosos, si bien está plagada de anuncios y no podemos utilizarla en conjunción con Google Maps. En cambio, su versión Pro desbloquea dicha función, convirtiéndola en una inversión muy fructífera de cara a múltiples viajes. Para disfrutar la característica, es tan sencillo como, una vez descargada la aplicación, activar la opción «alertas visuales en segundo plano», lo que conllevará que se instale un «widget» en la pantalla del teléfono. Así se podrá navegar sobre Google Maps a la vez que recibimos las notificaciones sobre radares de Radarbot. De igual manera, si tenemos activadas las notificaciones sonoras, se reproducirán a la vez que Google Maps nos da indicaciones. Una gran herramienta de información siempre y cuando se esté dispuesto a pagar unos euros.
05-07-2018 | abc.es
Alerta ante la proliferación de versiones falsas del videojuego «Fortnite» en Android
Que «Fortnite» es el videojuego del momento es algo indudable: con más de 125 millones de usuarios registrados (cuando el pasado octubre apenas contaba con 9 millones), el juego de batalla campal online está conquistando a toda una generación, independientemente del género. Una de las claves de su éxito es su carácter multiplataforma, ya que se puede jugar desde el ordenador, en las principales videoconsolas e incluso por el móvil. Esta última modalidad, de momento, solo está disponible para el sistema operativo iOS (iPhone), pero la compañía ha anunciado que este verano también llegará a Android, una noticia que los usuarios esperan desde hace tiempo. Precisamente esta impaciencia ha creado un nicho de oportunidad para los ciberdelincuentas: a través de versiones falsas del famoso videojuego que circulan por internet e incluso en la plataforma oficial de Google Play, se «cuelan» programas maliciosos que pueden desde robar información de los dispositivos a suscribir al usuario en servicios «premium» que pueden tener como consecuencia una factura de teléfono más que abultada a final de mes y el consecuente susto. Los usuarios jóvenes son el objetivo principal, ya que millones de menores ya juegan a «Fortnite», siendo un «caramelo» muy tentador su versión en Android. Teniendo en cuenta que su lanzamiento en iOS ha obtenido ingresos por encima de los 15 millones de dólares en las tres primeras semanas, superando, por ejemplo, al revolucionario Pokemon Go, el éxito en Android, en el que se basan miles de millones de dispositivos en todo el mundo, puede abrumar. Pero precisamente esa variedad de teléfonos y tabletas está retrasando su salida y alimentando la impaciencia de los usuarios. Las cuatro estafas más recurrentes Por ello proliferan docenas de vídeos, portales y tutoriales de cómo instalar el videojuego de moda en un dispositivo Android. Se trata en realidad de vídeos fraudulentos que están diseñados para engañar a los jugadores más jóvenes y que solo pretenden que sus víctimas acaben instalando distintos tipos de aplicaciones maliciosas. Existen varias estafas vinculadas a esta práctica, pero hay algunas que sobresalen por encima de las demás, según ha remarcado la compañía de ciberseguridad G Data. La primera tiene que ver con webs aparentemente oficiales que ofrecen versiones Android de «Fornite» en donde hay que introducir un número de móvil. La letra pequeña informa de la suscripción a un servicio de mensajería Premium cuyo coste oscila entre los 3 y 7 euros a la semana. En algún caso se realiza una suscripción simultánea a tres servicios diferentes. Por otro lado, existen aplicaciones manipuladas con un troyano (Remote Access Trojan, RAT) capaz de ofrecer a los cibercriminales acceso completo al dispositivo. Esto implica, básicamente, el robo de datos y la posibilidad de descargar nuevo «malware». También se puede dar el caso de un virus que recopile toda la información del dispositivo. U otras que, con un nombre parecido, «solo pretenden aprovechar el entusiasmo generado por la aplicación original para colarse en dispositivos de jóvenes, inexpertos o poco cuidadosos a la hora de descargar la aplicación», aseguran desde G Data. Para no caer en la trampa de los «Fortnite» falsos - Descarga apps solo de fuentes oficiales. Google verifica que las apps contenidas en su Play Store no contienen malware y las aplicaciones maliciosas o simplemente sospechosas son eliminadas con cierta rapidez. Sin embargo, en aquellas plataformas no controladas por Google o por los fabricantes de dispositvios móviles, los filtros son menores y las posibilidades de encontrar apps fraudulentas crecen considerablemente. - Bloquea las suscripciones a números «premium» a través de tu operador móvil. - Instala una solución de seguridad capaz de bloquear websites maliciosos, detectar apps maliciosas o impedir el acceso de los menores a aplicaciones inapropiadas. - Supervisa el uso que hacen los más pequeños de los dispositivos móviles. Es recomendable que los padres sepan que apps instalan sus hijos y en qué invierten su tiempo cuando usan smartphone y/o tableta. - Bloquea las compras integradas o bien establezca una contraseña para llevarlas a cabo.
05-07-2018 | abc.es
Un estudio revela que tu móvil no te espía por el micro, pero hace algo peor
Los investigadores de la Northeastern University de Massachusetts (Estados Unidos) han presentado un estudio en el que han alertado sobre la presencia de aplicaciones para dispositivos Android que hacen capturas de pantalla para enviarlas a terceros, como es el caso de GoPuff. La investigación, que ha publicado el estudio, trata de averiguar si las aplicaciones de los 'smartphones' envían de modo encubierto audio o vídeo, para lo que han analizado más de 17.000 'apps' populares de Android, incluyéndose aplicaciones que pertenecen a Facebook y más de 8.000 que envían información a la red social. En el documento, titulado 'Panoptismo: caracterización de la filtración de audio y vídeo de aplicaciones de Android', los expertos han analizado en busca de riesgos de seguridad en aplicaciones de Android, así como 'software' que requiere permisos no justificados o que comparte imagen y video con terceros sin el conocimiento de los usuarios. Sobre este último aspecto, los investigadores han descubierto que existen 'apps' que guardan y envían registros de la pantalla del teléfono a terceros. Sin embargo, en el estudio no han encontrado evidencias de que las aplicaciones activen el micrófono o envíen grabaciones sin permiso. De las 17.260 'apps' examinadas, más de 9.000 contaban con permiso para acceder a la cámara y al micrófono, y de ellas algunas enviaban las capturas de pantalla y grabaciones de vídeo a dominios pertenecientes a terceros. Uno de los ejemplos es GoPuff, una 'app' de mensajería para personas con antojos de comida basura que registraba las interacciones del usuario y enviaba los datos a un dominio afiliado a AppSee, una compañía dedicada al análisis móvil. En este caso, el vídeo enviado incluía una pantalla en la que se ingresaba información personal. Tras el descubrimiento, el equipo de investigadores se puso en contacto con GoPuff, por lo que posteriormente la compañía añadió a sus políticas que AppSee podría recibir Información Personalmente Identificable (PII) de los usuarios y eliminó la SDK de AppSee de sus aplicaciones para iOS y Android. En relación con este problema, la política de Google Play establece que siempre se debe revelar a los usuarios la forma en la que se recopilará su información, una práctica que no cumplirían aplicaciones como GoPuff. Los investigadores han utilizado para el estudio programas automatizados que efectuaron las acciones en los teléfonos móviles, en lugar de humanos. Además, durante los primeros meses de la investigación los terminales estaban cerca de estudiantes de la universidad y rodeados de conversaciones, pero posteriormente se mantuvieron aislados en un armario, lo que podría haber afectado a las conclusiones del estudio.
05-07-2018 | abc.es
Fever: la «app» española que vuelve locos a los fiesteros londinenses
Planes de ocio personalizados creados a partir de un algoritmo único hecho en España. Esa es la base de Fever, «startup made in Spain» que posee una aplicación con el mismo nombre y que triunfa en ciudades como Londres, Nueva York, París o Madrid ofreciendo a todo aquel que la tiene instalada en el móvil desde los nuevos estrenos en cine y teatro a los últimos conciertos, restaurantes de todo tipo o asientos para un partido de fútbol. Una especie de híbrido entre red social y portal de venta de entradas que aprovecha la información del usuario (y sus interacciones dentro de la misma) para recomendarle los planes que mejor se adaptan a él. Además de un sistema basado en inteligencia artificial que aprende de las tendencias de sus moradores online, ha creado varios portales basados en planes «secretos», algunos exclusivos. Esta es la razón por la que es capaz de «identificar y predecir demanda para eventos que aún no existen e incluso determinar sus características con el objetivo de aumentar la probabilidad de éxito para los organizadores y demás promotores con los que trabajan», aseguran desde la firma española. La compañía lanzó en 2014 esta herramienta en la que incluso se ha fijado «The Guardian» debido a su popularidad. Disponible para iOS, Android y su propia red de medios, cuenta con 25 millones de usuarios únicos al mes. Según señala la propia empresa, en Londres utilizan sus portales 4 millones de sus moradores (uno de cada dos, si tenemos en cuenta que la ciudad cuenta con ocho millones de habitantes). Madrid tampoco se queda atrás: hasta dos millones de personas consultan los portales dedicados a ofrecer planes de ocio. «Queremos seguir ayudando a hacer de nexo entre el mundo online y offline, y contribuir a mejorar la calidad y la oferta de ocio en nuestras ciudades», afirma Ignacio Bachiller, director general de Fever y quien tiene muy presente la internacionalización como objetivo prioritario de su empresa. De hecho, se abrirán nuevas sedes en Los Ángeles, Dubai y Lisboa próximamente. Tecnología española al servicio del mundo. La compañía española reforzará en los próximos meses su crecimiento internacional tras cerrar una nueva ronda de financiación de 20 millones de dólares, de los cuales 5 millones proceden de un instrumento convertible, con Atresmedia como principal inversor. Según sus estadísticas internas, el servicio cuenta con una audiencia mensual superior a los 25 millones de usuarios únicos y más de 10.000 eventos ofrecidos al mes en Londres, Nueva York, París y Madrid.
04-07-2018 | abc.es
¿Has comprado un móvil de marca asiática? Cuidado, puede estar minando criptomonedas sin tu permiso
Un gusano informático ha atacado miles de dispositivos Android asiáticos para minar criptomonedas a través de ellos utilizando una interfaz de depuración abierta de la compañía y aprovechándose de una vulnerabilidad con la que los teléfonos llegaron al mercado. Esta interfaz, conocida como Android Debug Bridge (ADB), está presente en smartphones y tabletas y suelen utilizarla los propios desarrolladores. Aunque se encuentra normalmente deshabilitada por defecto, algunos terminales asiáticos han salido al mercado con esta vulnerabilidad, según informa la compañía de ciberseguridad G DATA en un comunicado. A menudo, los desarrolladores utilizan la interfaz ADB para «conectarse a esos dispositivos y, básicamente, realizar diagnósticos y postinstalaciones», como ha explicado el investigador de malware móvil en G DATA Software, Alexander Burris. G DATA ha advertido de que los ciberdelincuentes pueden utilizar esta vulnerabilidad para acceder a información almacenada en los dispositivos, así como para el robo de datos confidenciales o la instalación de 'malware', además de para el minado de criptomonedas. Cómo saber si mi móvil está infectado ADB.Miner es la primera amenaza capaz de explotar la interfaz, funcionando como un gusano que infecta el dispositivo creando una red de criptominado de la moneda Monero. La velocidad de propagación del gusano aumente al crecer el número de dispositivos infectados, como ha detectado G DATA. Los usuarios infectados por el gusano experimentan un rendimiento limitado y una vida útil de batería muy corta. Para solucionar esta vulnerabilidad, es necesario cerrar las opciones para desarrolladores en los ajustes del terminal, una opción deshabilitada por defecto a partir de Android 4.2, salvo en los terminales asiáticos afectados.
03-07-2018 | abc.es
Ya están aquí los robots que reemplazan a funcionarios y políticos
La tecnología está presente en muchos ámbitos diarios, por no decir en casi todos. En plena era de la inteligencia artificial y todo lo que esta nueva tecnología promete, muchos ven un nuevo campo al que podrían llegar estos «cerebros cibernéticos» hasta convertirse en dirigentes de sociedades por delante del ser humano. Recientemente, un androide llamado Michihito Matsuda se ha convertido en el primer robot en presentarse a unas elecciones en Japón. Su candidatura fue la tercera más votada gracias, en gran parte, a su promesa de ser justo e imparcial con todos los ciudadanos. De hecho, el candidato robot contaba con importantes apoyos para su campaña, como Tetsuzo Matsumoto (vicepresidente de la empresa de telecomunicaciones SoftBank) o Norio Murakami (antiguo representante de Google en Japón). De forma paralela, en Portugal, el gobierno implementará en 2019 el primer robot funcionario, Lola, con el fin de agilizar los trámites burocráticos de la administración. Así, será la encargada de recibir a los visitantes de la Oficina del Ciudadano de Oporto, quienes podrán contarle al robot qué tipo de trámite quieren hacer para que el robot les lleve al lugar más indicado. También facilitará la tarea que pueda ser realizada online, sin pasar por intermediario humano si no es necesario. Del mimo modo, un robot tipo humanoide hace las veces de policía de tráfico en las calles de algunas ciudades de China, regulando el paso de motocicletas. Si bien es cierto que un gobierno gestionado por máquinas puede parecer todavía algo lejano, lo que es una realidad es que los organismos públicos, cada vez más, aprovechan la tecnología, los datos y la Inteligencia Artificial para optimizar sus procesos, mejorar los servicios de atención al ciudadano y tomar mejores decisiones. Un futuro que los españoles ven cada vez más cercano. El 10% de los españoles confía más en los robots que en los políticos De acuerdo al estudio «Una mirada al futuro de la inteligencia artificial» elaborado por OpenText, el 10% de los españoles ya cree que los robots podría tomar mejores decisiones que los miembros del Gobierno. Sin embargo, también genera algunas dudas. Según OpenText, el 28% de los encuestados considera que los robots nunca trabajarán en las Administraciones Públicas. No obstante, el informe también revela cierto grado de optimismo entre los ciudadanos respecto a este proceso de integración de la IA en el sector público. De esta forma, el 20% de los españoles señala que la incorporación de la tecnología robótica en las AAPP se producirá en los próximos diez años y tendrá grandes ventajas como reducir los tiempos de espera, minimizar los errores y ofrecer respuestas más rápidas a las consultas. «En los últimos años, hemos asistido a una oleada de innovación que está revolucionando todos los aspectos de nuestra sociedad. Lo que hace un tiempo parecía una utopía hoy es una realidad. Vehículos que interactuan con sus conductores, sistemas de automatización inteligentes en las cadenas de producción de las empresas e incluso robots candidatos al gobierno son algunas muestras de que la inteligencia artificial ha llegado para quedarse», señala Jorge Martínez, director regional de OpenText para España y Portugal. En la nueva era digital, la incorporación de la inteligencia artificial y la robótica en las Administraciones Públicas aún genera cierta desconfianza. No obstante, las instituciones son conscientes de que la Inteligencia Artificial, la analítica avanzada de datos o la tecnología robótica serán factores imprescindibles para mejorar su productividad y optimizar su rendimiento.
02-07-2018 | abc.es
He probado las gafas de realidad virtual Oculus GO y ya no quiero volver
Sin cables, cómodas, accesibles. La realidad virtual está en disposición de convertirse en algo popular con Oculus Go, las nuevas gafas de realidad virtual que es el dispositivo más interesante que ha creado Facebook en mucho tiempo. A priori, y pese a desconocer la acogida que tendrá en el mercado, lo tiene todo para conquistar a un público de masas. Uno de sus aspectos más relevantes es que la compañía ha dado en el clavo con un producto de realidad virtual de corte «mainstream». Es bueno, bonito y barato. Su objetivo es, por tanto, desarrollar una tecnología para el público de masas. Se vende por 199 dólares. Una cifra ostensiblemente inferior a los 700 u 800 euros que cuestan las gafas para PC, tales como HTC Vive o las Oculus Rift. El gran sueño de Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, es precisamente que más de mil millones de personas experimenten con esta tecnología que permite a los usuarios meterse en universos paralelos, «engañando» al cerebro. Con este nuevo modelo de Oculus, Facebook aspira a avanzar rápidamente en el mercado de la realidad virtual, una de las tecnologías más calientes en estos momentos a pesar que sus dos primeros años no ha triunfado como se esperaba. La falta de contenido y software, sumado al alto precio de los primeros dispositivos compatibles, ha provocado que muchos potenciales consumidores no se hayan lanzado en tromba a adquirirlas para su uso doméstico. Tampoco ha contribuido el hecho de que la percepción social es de estar ante una tecnología prescindible, sin tanto gancho como pueden ser los teléfonos móviles. Otro de los frenos a la tecnología se ha encontrado en su propia naturaleza. Las gafas más potentes y avanzadas se deben enchufar a un ordenador a través de una maraña de farragosos cables que dificultan, en ocasiones, la experiencia. Uno de los grandes retos de esta porción del sector de la innovación es eliminar el cableado. Algo que ya empieza a verse en el mercado. Tampoco ha ayudado el hecho que, en general, el espectro de oferta de realidad virtual se sitúe en dos campos. Por un lado, la realidad virtual avanzada, que representan Oculus Rift, Oculus Rift o, con cierta distancia, PlayStation VR. Y, por otro, la realidad virtual móvil, que tiene la virtud de no necesitar más que un móvil para hacerlo funcionar. Las DayDream de Google o las Gear VR de Samsung son sus principales exponentes. Pero las Oculus GO suponen n punto intermedio. Creadas por Facebook y Xiaomi, las gafas no necesitan de nada más para funcionar, ni ordenador, ni teléfono móvil. Según lo sacamos de la caja están listas para disfrutar de una experiencia de realidad virtual de alta calidad. Además, incluyen un mando inalámbrico de cuatro botones, sencillo pero funcional. Viene en dos formatos, de 32 GB y 64 GB, aunque 32 GB es más que suficiente para almacenar decenas de juegos y aplicaciones. La gracia de sus pantallas Y hablemos de uno de los aspectos más interesantes y necesarios, sus lentes. El dispositivo emplea dos pantallas de 5.5 pulgadas, las cuales gestionan una resolución de 1.280 x 1.440 píxeles. Unos guarismos que logran que la calidad de imagen se sitúe más cerca de las gafas de alta gama que de la realidad virtual móvil. Superan, con ello, los modelos anteriores. Para lograr la inmersión, Oculus Go utiliza una serie de cámaras y sensores internos diseñados para realizar un seguimiento de los movimientos que se reproducen en el entorno virtual. Su meta es muy ambiciosa. Eso sí, estamos hablando de un sistema de realidad virtual con un movimiento de 360 grados que no es posicional con las Oculus Rift. Es decir, que de nada sirve agacharnos para esquivar las balas en los juegos. El diseño es más práctico que vanguardista, es decir, funcional y muy ergonómico. De estética elegante, ofrece acabados en sobrio plástico gris. Pero eso sí, el dispositivo es tremendamente ligero: sólo 468 gramos de peso. Cuenta con una salida micro USB y un jack de auriculares. Se ha corregido, además, el pésimo sonido del modelo original. Ahora, está muy bien logrado, sólo en el caso de que necesitemos algo más de intimidad. Fácil de configurar Otro de sus aspectos positivos es su facilidad de uso. Se configura con mucha facilidad mediante una aplicación móvil, compatible con los sistemas operativos iOS y Android, y conectarlo a la red Wifi doméstica. Ajustar la imagen es algo rudimentario, pese a todo. Hablando de los puntos negativos, donde peor se mueven las Oculus Go son en su autonomía. Demasiado escasa. Si utilizamos juegos intensos en gráficos, en menos de una hora se quedará sin batería. Aunque hay que reconocer que la excesiva exposición a esta tecnología no es demasiado aconsejable. La ligereza del conjunto ha obligado a prescindir de baterías de mayor duración pero mucho más pesadas. La solución, llevar siempre una batería portátil. La tienda de aplicaciones de Oculus también es bastante escueta. De momento, no hay mucha oferta de aplicaciones y juegos de calidad. Nada que ver con la oferta de aplicaciones para realidad virtual que hay para PC. Esperemos que más y más estudios se animen a crear para Oculus GO. Por fin nos encontramos ante un producto de realidad virtual autónomo, de calidad, muy sencillo de utilizar y al alcance de todos los bolsillos.
30-06-2018 | abc.es
El truco para escuchar música en YouTube con la pantalla bloqueada
YouTube es más que un contenedor de videos virales. Conforme ha cumplido años se ha transformado en un reproductor de música. Con matices, vale. Pero la compañía ha apostado fuerte en buscar un modelo de distribución de contenidos de audio y competir casi en igualdad de condiciones contra plataformas de «streaming» como Spotify o Apple Music. La llegada de YouTube Music ha sido un soplo de aire fresco al mercado del «streaming». Por catálogo y características, esta aplicación tiene mucho potencial para cautivar a los consumidores de música. Aunque dispone de una versión gratuita, su versión de pago es la que de verdad vale la pena por muchas razones: posibilidad de descargar el contenido y reproducirlo sin internet y, sobre todo, por la posibilidad de escuchar música con la pantalla del móvil bloqueada. En verdad, si esta última característica no se tiene disponible no tiene mucho sentido usar YouTube como reproductor, más que nada porque en el momento en el que metas el «smartphone» en el bolsillo se pausará la reproducción. Pero, sin embargo, hay un pequeño truco para saltarse esta restricción. Y funciona tanto desde el sistema operativo Android como en iOS. ¿En qué consiste? Técnicamente es aprovechar la ventana flotante del reproductor para reproducirlo. Para ello, es necesario buscar el video de YouTube que se desea reproducir y activar el modo de visualización de escritorio. Es decir, abrirlo desde el propio navegador web del móvil. Una vez que lo tenemos abierto hay que visualizarlo en modo ordenador. En Android es una opción que se encuentra en el menú y que se llama «Ver como ordenador». Desde iOS se puede activar directamente el modo escritorio. Una vez que hemos completado estos pasos tan solo hay que bloquear el móvil, con lo que la pantalla se bloqueará. Y ahí va el pequeño truco: haciendo esta operación aparecerá una ventana flotante en forma de notificación que informa de que está una reproducción en curso. El caso es que si hacemos clic en el botón de «play», el video se reproducirá como por arte de magia. No es lo más práctico, pero para un concierto en directo de tu grupo preferido (que posiblemente dure más de una hora) tendremos un apaño bueno.
29-06-2018 | abc.es
WhatsApp le dará más poder a los administradores: podrán decidir quién puede escribir
En la actualidad, la principal función de los administradores de WhatsApp se limita básicamente a poder agregar a nuevos contactos a un grupo de amigos y familiares. Pero, en muchas ocasiones, uno va acumulando ventanas por todas partes, te meten en grupos de todo tipo, del colegio, del trabajo. Un caos, vaya. Y, como en la vida misma, siempre hay miembros que son los «graciosillos» de turno y se dedican a provocar, a cambiar las descripciones o la foto continuamente. Esto va camino de ponerse fin. Según informa el medio «WABetaInfo», WhatsApp ha empezado a experimentar en una versión de pruebas de la aplicación de chat con una función que puede convertirse en la solución idónea para los grupos en donde siempre está el pesado de turno que no se sabe comportar. Para ello, el servicio propiedad de Facebook quiere dotarle de mayores permisos y poder a los administradores. Se podrán convertir, salvando las distancias, en una especie de árbitro que ponga orden a la conversación. Una de esas cualidades que tendrán en el momento en el que se ponga en marcha permitirá que los administradores puedan restringir algunas acciones como impedir que el resto de usuarios de un chat no puedan cambiar la imagen del grupo, la descripción o la información. Pero, además, se podrá hacer que únicamente el usuarios que tenga permisos pueda escribir. Así, el resto solo podrá leer y «escuchar» sin interrupciones. El administrador, ahora, podrá deshabilitar desde la configuración del grupo de chat si pueden hablar «Solo administradores» o «Todos los participantes». Otra de sus futuras funciones hará que los administradores puedan degradar a otros. algo de lo que se lleva ensayando desde hace varios meses, pero que todavía no se ha hecho realidad. Es una característica muy importante que cambiará radicalmente la experiencia de usuario en los grupos de WhatsApp, máxime a que cada vez más se utiliza para todo tipo de conversaciones. La «app» introducirá esta opción en sus versiones para Android (2.18.201) e iOS (2.18.70).
16