Noticias de "android"

25-05-2018 | abc.es
Superado con creces un año, el 2017, en el que las cámaras dobles y las pantallas sin marcos se convirtió en el tótem a adorar por los fabricantes de teléfonos móviles, este año la Liga de Campeones de la tecnología ha fichado a un nuevo jugador, la Inteligencia Artificial. Una tecnología que las marcas han abrazado con todas las de la ley en sus propuestas para esta temporada sin renunciar, eso sí, a alinear en en sus equipos las funciones más avanzadas y demandas por los consumidores. La batalla del «smartphone» se recrudece cada vez más. El podio de los principales vendedores se estrecha cada vez más, y por ahí acecha Huawei, actual tercero en discordia, que en estos momentos es la única marca en condiciones de romper la tradicional dupla formada por Samsung y Apple. Pero tampoco hay que descuidarse porque aprietan fuerte en la tabla firmas asiáticas como Vivo, Oppo o Xiaomi. China rompe moldes Pese al embuste chino, los envíos de teléfonos inteligentes en China han sufrido un tremendo golpe en el primer trimestre de este año, según un informe de la firma de análisis Canalys, que cifra la caída en un 21%. En Europa, el partido se encuentra en sus minutos más candentes, puesto que es sorprendente cómo Xiaomi se ha colocado en la cuarta posición de los mayores vendedores -el tercero en España, por delante de Apple- superando a la veterana Nokia, que regresa al top cinco después de unos años a la deriva. En la actualidad, se dan dos escenarios en la jungla del móvil. Por un lado, Samsung y Apple han subido un nuevo listón. Han roto moldes al ofrecer sus terminales más avanzados por encima de los mil euros. Sin embargo, el iPhone X ha sido el teléfono más vendido en este periodo, según las estadísticas de Strategy Analytics, lo que indica que una parte de los consumidores están dispuestos a rascarse el bolsillo. Pero otra parte no, con lo que muchos fabricantes han optado por precios contenidos y ofrecer, como en el caso del nuevo OnePlus 6, una relación calidad-precio agresiva y muy ajustada. Potencia con control Pero la principal idea que mueve el mercado del móvil es incrementar la potencia y las prestaciones en cada generación. En la parrilla de salida de los principales bólidos se encuentran el iPhone X, el OnePlus 6, el Samsung Galaxy S9 Plus, el Huawei P 20 Pro y el LG G7 ThinQ. Todos ellos no escatiman en rendimiento, pero sí se encuentran ligeras e importantes diferencias. Mientras Apple ha continuado explotando sus propios procesadores, en este caso el A11 Bionic, otros fabricantes que apuestan por el sistema operativo Android optan por componentes de Qualcomm o, como en el caso del Huawei P20 Pro, un chip de creación propia, el Kirin 970. El resto se han acercado al Snapdragon 845, el «cerebro» de unas bestias tecnológicas que funcionan, salvo con pequeños detalles, de manera solvente y dan un manejo fluido. Da verdaderamente gusto utilizarlos. Además, dado que se ha venido incrementando la memoria RAM, todos ellos permiten abrir y cerrar aplicaciones, navegar, manejarlas de una manera rápida. Una experiencia que se aprecia considerablemente si se viene de «smartphones» de hace varios años. Si bien es cierto que a más guarismos no existe la garantía suprema que el móvil va a ir mejor (que se lo digan al iPhone X que ofrece, según diversos análisis, 3 GB de memoria RAM), los teléfonos más avanzados se mueven entre los 4 y 6 GB de memoria RAM. En una versión, el OnePlus 6 cuenta con hasta 8 GB, pero a día de hoy es una característica casi imperceptible. Pantalla casi sin bordes Tanto el tamaño como la calidad de la pantalla ofrecen resultados dispares. Aunque si bien es cierto que todos ellos han abrazado la tendencia de las pantallas casi sin bordes, cada fabricante ha articulado sus propias prestaciones y mejoras diferentes. La idea transversal que mueve ahora la industria es ofrecer mucha más superficie en un menor tamaño. Y la mayoría acierta, aunque ello puede provocar que se asemejen estéticamente entre ellos. En el caso del iPhone X, Apple quiso diferenciarse con la inclusión de una pestaña o «notch» en la parte superior de la pantalla. Una decisión controvertida pero que, a lo largo de este año, se ha venido copiando por otros rivales Android como en el caso del OnePlus 6, el Huawei P20 Pro o el LG G7 ThinQ. Samsung, por el contrario, ha mantenido su diseño icónico en el Galaxy S9 Plus, que le confiere una gran belleza exterior. Por tamaños y relación de aspecto nos encontramos con aspectos diferenciales. Así, en el caso del OnePlus 6 su panel se ha agrandado respecto a su antecesor alcanzando las 6.29 pulgadas. Estéticamente, pese a que recuerda en parte al iPhone X, es compacto y manejable. Más alargado resulta, no obstante, el Galaxy S9 Plus pese a moverse en una diagonal de 6.2 pulgadas, mientras que el Huawei P20 Pro se queda en unas 6.1 pulgadas. Todos ellos han apostado por integrar paneles de tipo OLED, que ofrecen negros profundos y colores intensos. De gran calidad La calidad, en estos casos, es sorprendente. Eso se aprecia cuando se reproducen contenidos audiovisuales, pero estamos ante una decisión algo controvertida, puesto que esta tecnología puede saturar demasiado los colores ofreciendo una imagen menos real de la que gusta un perfil de usuarios. En el caso del iPhone X, además, ofrece una mayor calidez de las imágenes, pero incluye una sensacional función llamada TrueTone que es capaz de adaptar el brillo a las condiciones de iluminación de la habitación. El LG G7 ThinQ se ha distanciado del resto y ha decidido incorporar una pantalla LCD, una tecnología muy perfeccionada, pero que alcanza los 1.000 nits de brillo. Es una medida empleada para describir la brillantez y que, en este caso, logra que el terminal ofrezca una luminosidad suprema, algo que se aprecia cuando le da el sol directo. En cuanto a la resolución obtenida, solo el Huawei P20 Pro y el OnePlus 6 chirrían ligeramente en este apartado al apostar por el Full HD, mientras el resto se ha lucido algo más, sobre todo en el caso del G7 que consigue una densidad alta (563 píxeles por pulgada). Una cámara diferenciada y particular Notables diferencias se descubren en todos ellos. Cada modelo ha apostado por una configuración propia, lo que ofrece una mayor variedad a la hora de cumplir con las demandas de cada uno. Yendo por partes, el iPhone X se ha mantenido en las dobles cámaras con lentes de 12 megapíxeles y aperturas focales de F1.8 y F2.4. Ambas vienen estabilizadas ópticamente, lo que permite captar sin movimientos las imágenes. Su resultado es muy bueno, sobre todo, en dos de los escenarios habituales, cuando se dispara en modo retrato y en la foto de escenarios. Pero en cuanto a la imagen nocturna, el zoom y las panorámicas el terminal de la firma norteamericana flaquea en comparación con sus rivales. El Huawei P20 Pro se lleva la palma. Tiene tres cámaras, una de 40 megapíxeles (F1.7), otra de 20 megapíxeles monocromo (F1.6) y una de 8 megapíxeles (F2.4), pero a día de hoy es el rey en acercar la imagen gracias a la incorporación de un triple zoom (óptico de 3 aumentos, híbrido de 5 aumentos y digital de 10 aumentos). Aquí no hay territorio que no supere la firma china. Por su parte, el Galaxy S9 Plus representa el salto de Samsung a las dobles cámaras en esta gama. Y lo ha hecho con sentimientos encontrados, puesto que en general ofrece buenas sensaciones, pero también queda ligeramente por debajo en comparación con otros rivales. En este caso, incorpora dos sensores de 12 megapíxeles cada una. Un gran angular tiene apertura variable de F1.5 y F2.4, mientras que la secundaria tiene apertura fija de F2.4. Con esta cámara se logran, sobre todo, imágenes nocturnas muy detalladas y se capta una gran luminosidad. En el caso del LG G7 ThinQ, hay que destacar que la firma surcoreana ha mantenido su propia configuración técnica. A saber, una cámara normal (apertura F1.6) y otra gran angular (F1.9), con lo que le otorga una experiencia muy particular. Ambas son de 16 megapíxeles y se pueden activar indistintamente. Además, afortunadamente, ha incorporado un modo retrato que no se encontraba en sus predecesores y, al igual que el Galaxy S9 Plus, permite ajustar el nivel de desenfoque antes de tomar la imagen. En el caso del OnePlus 6, la fotografía puede chocar en comparación con el resto, puesto que incluye una doble cámara de 16 y 20 megapíxeles con apertura de F1.7 cada una. Si hablamos de la grabación de video, todos ellos graban en calidad 4K (a 30 cuadros por segundo en el LG G7 ThinQ y Huawei P20 Pro, el resto a 60 cuadros por segundo), pero no todos pueden lograr una función que puede ser muy vistosa, el super slow motion o super cámara lenta que ofrece resultados muy divertidos. El terminal que mejor lo trata e sel Galaxy S9 Plus, que alcanza los 960 frames por segundo en alta definición. Pero la inteligencia artificial ha tomado la fotografía en algunos casos como en el Huawei P20 Pro y el LG G7 ThinQ que son capaces de automatizar ciertos procesos y devolver sugerencias en ciertas escenas de cara a mejorar el resultado de la imagen. Los gestos como canalizador y otros detalles Si algo ha aportado el iPhone X ha sido, sin lugar a dudas, un aspecto casi invisible, su revolucionaria interfaz gestual. Es intuitivo, natural, cómodo y, una vez que pasas por aquí, es difícil volver a una pantalla con botones aunque estos sean digitales. Es algo que, por ejemplo, Android no ha logrado enderezar en algunos modelos como el Galaxy S9 Plus. Son pequeños detalles que muestran un avance en la interacción humano-máquina. El OnePlus 6, por contra, ha introducido una función similar para manejarlo, pero es más bien limitada y viene desactivada por defecto. En cuanto a las baterías, todos ellos superan con creces el día de duración, pero el terminal de la firma surcoreana se extiende mucho más. Otros detalles a tener en cuenta es que el OnePlus 6 no es sumergible ni dispone de sistema de carga inalámbrica, mientras que uno de los puntos flacos del iPhone X es la lentitud a la hora de recargar la batería. Como curiosidad, cabe recordar que el dispositivo de Apple tiene FaceID, un sistema de reconocimiento facial para desbloquear la pantalla y autorizar pagos móviles, y ha conservado su idea de prescindir de la clavija para auriculares (como se ha sumado Huawei) algo que sí conserva Samsung.
24-05-2018 | abc.es
Samsung Galaxy A6 y A6+, ¿próximos reyes de la gama media?
El único misterio era el precio. De hecho, Samsung no quiso revelarlo cuando anunció, a primeros de este mismo mes de mayo, sus nuevos terminales Galaxy A6 y A6+. Desde luego, se comentó entonces, esos precios estarían por debajo de los cerca de 400 euros del Galaxy A8 y los 500 euros del A8+, presentados a finales de 2017 y que están en lo más alto de la gama media de la firma coreana. Pero las altísimas especificaciones de los dos nuevos terminales, bastante similares (aunque no iguales) a las de sus «hermanos mayores», sembró un mar de dudas entre los analistas. Dudas que terminan ahora mismo, el día en que Samsung ha anunciado la comercialización de sus dos nuevos «smartphones» de la gama A, inaugurada en 2015 y que, según Celestino García, vicepresidente de Samsung, «está liderando las ventas de dispositivos de gama media en España». ¿Su baza? El precio: 299 euros para el Galaxy A6 y 369 euros para el A6+. Todo un reto a la oleada de fabricantes (la mayoría chinos) que durante estas semanas han estado anunciando sus apuestas. Y también una cura preventiva ante el inminente (será el 19 de junio) desembarco de OPPO, el gigante chino que faltaba, en el mercado europeo. Ficha ténica Pantalla 5.6 y 6 pulgadas, respectivamente Resolución 720 x 1480 pixeles para el modelo «normal» y 2.220 x 1.08o píxeles para el más grande Chip Exynos 7870 octa-core 1.6 GHz para el modelo «normal» y Qualcomm Snapdragon 450 a 1,8 GHz para el otro RAM 3 y 4 GB Memoria 32 y 64 GB (ampliable) Cámara 16 MP y F1.7 para el «normal» y doble (de 16 y 5 megapixeles) para el grande. Batería 3.000 mAh y 3.500 mAh, respectivamente SO Android 8.0 Oreo Los nuevos terminales incorporan pantallas sin marcos de 5,6 y de 6 pulgadas, respectivamente, ambas de formato alargado, 18,5:9. Las dos son Súper AMOLED, aunque la del A6 es HD+ (1.480 x 720 píxeles), mientras que la calidad de la del A6+ sube hasta Full HD+ (2.220 x 1.080 píxeles). Sorprendentemente, los dos nuevos terminales no cuentan con la certificación IP68, es decir, que ninguno de los dos es resistente al agua. En cuanto a la fotografía, sólo el A6+ ofrece una doble cámara trasera (con sensores de 16 y 5 megapixeles), mientras que el A6 se queda con un único sensor de 16 megapixeles. En ambos casos, las cámaras cuentan con un sistema de enfoque automático y una apertura máxima de F1.7. El A6+, además, dispone de un novedoso sistema de enfoque dinámico que permite controlar la profundidad de campo y el desenfoque de fondo algo muy útil para los retratos con efecto «Bokeh». En la cámara frontal, la ventaja vuelve a ser para el modelo A6+, con un sensor de 24 megapíxeles, que en el A6 se queda en 16 megapixeles. Tampoco el procesador es el mismo en los dos modelos. En ambos casos, estamos ante un chip de ocho núcleos, pero la frecuencia varía: Exymos 7880 a 1,6 GHz en el A6 y un Qualcomm Snapdragon 450 a 1,8 GHz en el A6+. Eso sí, ambos modelos contarán con 3 GB de memoria RAM y 32 GB para almacenamiento. En ambos casos, ampliables a 256 GB con tarjetas MicroSD. Por lo que respecta a las baterías, el. He o Galaxy A6 cuenta con una de 3.000 miliamperios, mientras que el A6+ monta una de 3.500 miliamperios. Las dos con sistema de carga rápida. Por supuesto, ambos modelos cuentan con la última versión del sistema operativo de Google, Android Oreo 8.0.
22-05-2018 | abc.es
Así quiere Instagram que te desenganches del móvil
Las redes sociales y los fabricantes de dispositivos conectados se han frotado las manos en los últimos años gracias a internet y su capacidad para generar atracción y, en parte, causar adicción, sobre todo entre los usuarios más jóvenes. Ahora, sin embargo, empieza a surgir una tendencia, incorporar funciones para controlar el tiempo de uso de las nuevas tecnologías y, por ende, desengancharse de ellas en la medida de los posible. Parte esa adicción se debe a que los iconos de las aplicaciones y las notificaciones generan una obsesión entre los usuarios. Hay una necesidad, una curiosidad y una ansiedad por consultar el último mensaje que ha llegado a una aplicación como WhatsApp o ver los últimos correos de Gmail. Si sistemas operativos como Android P que están en fase de desarrollo ya prevén la incorporación de un sistema para monitorizar el tiempo que el usuario pasa en el móvil y programar tiempos límites en aplicaciones, las plataformas sociales empiezan a prestarle mayor atención a esta causa. La primera gran red en sumarse es Instagram. Según desvela el medio especializado «Techcrunch», la red de fotografías estudia la incorporación de una interesante característica por la cual informará a los usuarios cuando éstos vean todo el contenido publicado en las últimas 48 horas. Una medida enfocada a corregir una situación que se ha dado, paradójicamente, con la entrada del muro o «feed» cronológico en 2016 y que provoca que sea más complicado saber si has revisado todas las entradas de los contactos. Tendrá forma de aviso, que aparecerá en mitad del muro de publicaciones y estará concebido para reducir el estrés y los comportamientos compulsivos que se puedan dar entre los usuarios por consultar todo el contenido subido. Además de esta función, Instagram prepara un nuevo espacio dentro de sus pestañas de ajustes en la que se informará del tiempo dedicado a consultar la aplicación. Se llamará «Usage Insights» y representa un cambio de paradigma. Se trata, pues, de una decisión práctica en cualquier caso para conocer de cerca estadísticas de uso que contribuyan a reducir la necesidad de estar pegado al móvil. Una nueva métrica está empezando a crear escuela. ¿Servirá para algo? Según un informe de «Royal Society for Public Health», la mayoría de usuarios del Reino Unido entre 18 y 24 años de edad dedica, al menos, una hora a consultar su «timeline». Un 37%, sin embargo, asegura destinar unos treinta minutos. Pero pese a todo, el 63% de todos ellos se siente «triste». Por algo será.
21-05-2018 | abc.es
Una aplicación de control parental deja al descubierto miles de datos de usuarios de iPhone
La filtración de datos por parte de servicios online se está convirtiendo en una constante. El último caso se ha producido en una aplicación de control parental con la que los padres pueden supervisar la actividad telefónica de sus hijos al vincularla al terminal de sus vástagos, que no tienen que dar su consentimiento para esta monitorización. Así, «TeenSafe», que está disponible tanto para Android como para iOS controla las llamadas entrantes y salientes, los SMS, la ubicación, el historial de navegación e incluso las aplicaciones que se descargan los hijos de los usuarios. Por ello llama la atención que una «app» que predica con la seguridad haya tenido una falla que ha expuesto miles de contraseñas (eso sí, solo afecta a los portadores de iPhones). Según informa el portal ZDNet, al menos uno de los servidores alojado en la nube de servicios de Amazon quedaron desprotegidos sin tener constancia la compañía, por lo que cualquiera con los conocimientos adecuados pudo hacerse con la información sensible que albergaba esta aplicación. En el momento en que la empresa ha sido alertada, se ha cerrado el servidor y se ha comenzado a alertar a los clientes que podrían haber sido afectados. La información comprometida incluye contraseñas, usuarios y direcciones de correo electrónico de los usuarios, así como otros datos de control parental de Apple. Uno de los puntos más controvertidos es que los ciberdelincuentes también han podido acceder a los IMEI de los dispositivos registrados, es decir, al número identificativo de cada terminal (algo así como la «matrícula» de cada móvil). A pesar de la gravedad del asunto, la compañía ha desactivado de inmediato el servidor y parece que entre los archivos no se encontraban fotos, mensajes o ubicaciones de los menores. TeenSafe es una herramienta que utilizan más de un millón de padres en el mundo y se calcula que más de 10.000 archivos han sido comprometidos, si bien muchos eran duplicados.
21-05-2018 | abc.es
Cómo utilizar las videollamadas grupales en WhatsApp
WhatsApp sigue sumando funciones. Una de las más esperadas es la posibilidad de establecer videollamadas grupales. Una opción interesante ya presente en numerosos servicios digitales como Skype, uno de sus impulsores. De momento está disponible en su versión de pruebas (beta) para dispositivos basados en el sistema operativo Android, pero todo apunta a que cuando esté lista y depurada la opción se extienda entre todos los usuarios próximamente. WhatsApp ya permite realizar videollamadas. Fue una característica que llegó hace algún tiempo, pero solo se puede efectuar entre dos personas, emisor y receptor. Con esta novedad, los usuarios podrán comunicarse con hasta tres participantes más. Es decir, en total se pueden conectar cuatro personas al mismo tiempo. Una función que, sin duda, podrá ser utilizada como herramienta en un entorno laboral para resolver reuniones a distancia. ¿Sustituirá a Skype en un futuro? En el momento en el que esté disponible, los usuarios para utilizarlo tan solo deberán ir agregando a destinatarios desde un icono que aparecerá en la parte superior derecha. Desde ahí habrá que ir seleccionando a los usuarios. La manera de presentar a los participantes será por una serie de ventanas agolpadas por toda la pantalla del teléfono móvil.
18-05-2018 | abc.es
Cómo elegir el mejor televisor para ver el Mundial de fútbol
Lo primero, ¿tenemos claras las siglas? Si algo ha acompañado al sector de los televisores desde casi sus inicios es el recurrente baile de siglas que cada fabricante presume. En los últimos años se han potenciado diversas tecnologías de imagen y características. Que si LED, LCD, así como los paneles tipo OLED. Éstos últimos son unas pantallas «orgánicas» que logran una buena combinación de negros profundos y colores intensos. Cuando aparecieron los primeros modelos, éstos eran caros de narices, pero conforme se ha venido extendiendo e integrando por parte de otras marcas que no fueran sus principales impulsores (LG y Samsung) se han reducido. Así que el tajo en el bolsillo ya no es tan grande. Otra de las tecnologías en auge es el HDR. Son las siglas del Alto Rango Dinámico, una tecnología heredada del mundo de la fotografía y que, trasladada al campo de los televisores, logran que la paleta de colores que reproduce sea más grande, con lo cual el resultado es más asombroso. Recientemente, otros fabricantes han apostado que si por el QLED -algo intermedio y potenciado por Samsung- y demás. Es cierto que para disfrutar de algunas de esas tecnologías así como la resolución (el estándar a perseguir ahora es el 4K o Ultra Alta Definición) se requiere que la señal recibida esté en consonancia con lo mismo. Por eso, cuando uno se pasea por una tienda o gran superficie comercial se queda prendado de cómo se aprecian los camaleones del documental de turno. Pero luego cuando uno se lleva a casa se siente frustrado porque los informativos de su cadena de televisión favorita casi se ven pixelados. También se ha innovado en otras cuestiones estéticas como los paneles curvos, pero se han demostrado más como elemento diferenciador que verdaderamente apreciar una mayor inmersión. El tamaño, grande mejor En cuanto al tamaño de las pantallas, en últimos años se ha extendido la idea de que entre 45 y 50 pulgadas para un salón medio es más que suficiente. Y es cierto, porque a una distancia de cuatro metros es perfecto. Habrá quien, cómo no, tenga un salón de estar que cabe el estudio de un universitario de cabo a rabo y se desee tener un equipo de 65 pulgadas. Con 55 pulgadas también está bien, aunque puede que para ciertos espacios sea demasiado ostentoso. Ahí ya cada cual que haga lo que desee con su dinero, si es que lo tienen. Es así; cuando más grande más superficie habrá y lo más seguro que se disfrute más de un espectáculo como lo es un partido de fútbol (o una película por supuesto). Apostemos al 4K Así que, teniendo algunas nociones básicas a mano, podemos tener claro algunas cosas. La definición es muy importante. No es el factor más determinante para lograr un buen resultado pero si vamos a comprar un nuevo televisor (y de cara al próximo Mundial de fútbol de Rusia puede ser la excusa perfecta) demos el salto al 4K si lo que pretendemos es que nos dure muchos años. Ya existen modelos más asequibles que hace unos años y no tenemos que optar por el más actual que los fabricantes quieren vendernos porque, en efecto, pagaremos el pato de lo «nuevo». Con un televisor 4K ya nos preparamos con todo lo que va viniendo y, no solo para disfrutar de las emisiones que así lo soporten, sino para ver ciertos contenidos multimedia proporcionados por servicios digitales como Netflix o Amazon, que ofrece un plan para esta calidad de imagen. También es cierto que para 2020 está previsto que se inicie la era del 8K. Será en los Juegos Olímpicos de Tokio, pero aún así quedarán otros tantos años hasta que se formalice y se adapten los contenidos emitidos. Lo interesante aquí es que el próximo Mundial que está al caer se van a emitir en algunos canales a calidad 4K como en el caso de Direct TV. La Fifa, organizador del evento, ha apostado por este estándar para la retransmisión de los 64 partidos previstos. En ese sentido, existen numerosos modelos a tener en cuenta que cumplen con estos requisitos y que, a día de hoy, se pueden conseguir por menos de 900 euros. Ejemplos hay varios, como el Samsung UE49MU8005, Philips 49PUS6482/12, Sony KD-49XE8096 o LG 49UJ651V. Todos ellos de 49 pulgadas. Pero además que soporte HDR Esta tecnología también estará dentro de las emisiones de los partidos del Campeonato del Mundo. De ahí que, si tenemos ocasión, lo más recomendable es buscar un televisor que, además de ofrecer una resolución UHD o 4K, soporte HDR. Con ello nos garantizaremos una reproducción más vibrante de los colores, así como una mayor nitidez. Algo que se producirá por primera vez en la historia del torneo. Lo bueno es que se puede aprovechar para otros fines, puesto que para jugar desde las consolas de sobremesa PlayStation 4 Pro o Xbox One X viene a las mil maravillas, con lo podremos tener en el salón un producto de larga durabilidad y uso. Eso sí, hay diferentes versiones de esta tecnología como el HDR10 o Dolby Vision, que habrá que tener presente para que se adapte mejor. Tasa de actualización y refresco Los televisores más avanzados se comportan, en la actualidad, casi como ordenadores. Salvando las distancias, por supuesto, disponen de ciertas características técnicas importantes a la hora de tener en cuenta como el sistema operativo integrado (Android TV, Tizen, WebOS) que ofrecen una experiencia de uso y compatibilidades con ciertos servicios diferentes. Aquí también es cuestión de gustos. O necesidades, puesto que por ejemplo en caso de ser suscriptor de la plataforma HBO cabe tener en cuenta que no está disponible de momento para los televisores con WebOS de LG. Pero también hay otros componentes esenciales como el procesador incorporado y la tasa de actualización. Lo importante si se quiere disfrutar de un evento deportivo que se mueven las imágenes muy rápidas es elegir un televisor que soporte una tasa de refresco de 100 o 120 Hz, lo que lo veremos de manera más nítida.
17-05-2018 | abc.es
Xiaomi Redmi Note 5: un móvil «rompeprecios» que quiere conquistar España
Cada vez más grandes. Esa es la idea que Xiaomi ha querido transmitir en su presentación de sus nuevos teléfonos móviles inteligentes que vienen con un propósito, romper los precios. En efecto, llegan para reforzar una tendencia al alza que ha llevado a la compañía china a consolidarse en Europa en un tiempo récord. Hace sólo dos días que Honor presentaba su nuevo terminal en Londres, OnePlus hacía lo propio con el que será su caballo de batalla para este año. Está claro que la otra gran firma china no podía permanecer callado. Y, a nivel estético, recuerda al iPhone X. Los mejores componentes, pero a la mitad de precio. Esa es la filosofía que ha llevado a la firma a ser considerada como «el Apple chino». Para colmo, Xiaomi acaba de anunciar que, a partir de este mismo año, limitará sus beneficios netos a un escueto 5%, lo que permitirá una novedosa política de contención de precios que tiene muy pocos precedentes en el mercado. Todo lo que exceda de ese porcentaje se revertirá, de un modo u otro, a los consumidores. Donovan Sung, director global de marketing y producto, saca pecho: Xiaomi se ha convertido en el cuarto fabricante de móviles del mundo y su cuota en Europa, dónde entró el año pasado, es ya superior al 5%. En otras palabras, el fabricante de «smartphones» que más y más rápido esta creciendo en todo el planeta. Con solo seis meses de presencia en España, la firma cuenta ya con cinco tiendas en nuestro país, todas ellas en Madrid, una cifra que se multiplicará por tres este mismo año. Pero veamos los dispositivos. El primero de ellos es el Redmi Note 5, un smartphone de líneas impecables y equipado, como no, con una cámara dual controlada por Inteligencia Artificial. Su pantalla, de 5,99 pulgadas, tiene una resolución Full HD+ (2.160 x 1.080 Píxeles). Los dos sensores de la cámara dual, de 12 y 5 megapixeles, constan de píxeles mucho mayores de lo habitual, de 1,4 nanómetros, lo que hace que reciban más luz que los convencionales. Eso, unido a un algoritmo de IA que optimiza los resultados, da como resultado fotos más brillantes y coloridas incluso en los ambientes más oscuros. Ficha técnica Pantala 5,99 pulgadas Resolución Full HD+ (2.160 x 1.080 p) Cámara Doble (12 y 5 MP) y frontal de 13 MP Chip Qualcomm Snapdragon 636 RAM 4 GB Memoria 64 GB Batería 4.000 miliamperios SO Android Un sistema de detección de bordes garantiza que los sujetos de las fotos resalten del resto de la imagen, lo que permite retratos con un efecto «bokeh» realmente espectacular. La cámara frontal es de 13 megapixeles y también cuenta con la misma tecnología. Y permite, además, hacer selfies con HDR. Una función llamada AI Beuty, mide los tonos del rostro y consigue mejorar la textura y el brillo de la piel en cada retrato. El procesador es el Qualcomm Snapdragon 636, considerado como el mejor de la serie 6 del fabricante de chips norteamericano. La batería es de 4.000 miliamperios mas que suficiente para dos dias sin pasar por el cargador. La memoria RaM es de 4 GB y la de almacenamiento de 64 GB. El precio, realmente increíble, es de 249 euros, que se quedan en 199 euros si elegimos la opción de 3 GB y 33 GB de almacenamiento. El terminal estará disponible a partir del 23 de mayo. Pero Xiaomi se guardaba una sorpresa. El nuevo Mi Mix 2S, un terminal diseñado por Philip Stark. Según Sung, es una Mezcla de arte y tecnología. De hecho el Mi Mix 2 hecho en cerámica se encuentra ya expuesto en el museo nacional de Artes Decorativas como un ejemplo de la mezcla de ambas disciplinas. El nuevo terminal está, también, construido en cerámica. Cuenta con pantalla infinita y su doble cámara trasera (dos sensores de 13 megapixeles), no sobresale del cuerpo del teléfono. También cuenta con píxeles de 1,4 nanómetros y un sistema de enfoque ultra rápido y preciso. Su sistema de reconocimiento de ruido multi frame hace que el móvil analice el ruido de varias imágenes (las que hace al disparar) y lo elimine de la foto final. El resultado son fotografías perfectamente definidas, prácticamente en cualquier condición de luz. La cámara cuenta con sistema de reconocimiento de escena por inteligencia artificial, que reconoce 205 escenas en 25 categorías. Y también con un efecto de Bokeh dinámico que cuenta con seis posibilidades de personalización. La cámara frontal también permite hacer selfies de gran calidad. En palabras de Sung, «es la mejor cámara que nunca» ha montado Xiaomi. El Procesador es un Snapdragon 845, el más poderoso de Qualcomm, con velocidades de hasta 2,8 GHz. Se trata de uno de los smartphones más rápidos del mercado. La memoria ram es de 6GB y la de almacenamiento de 128 GB. El móvil llega con un sistema de carga rápida inalámbrica, algo que muy pocos ofrecen todavía. Su precio? 599 euros, la mitad que otros móviles con prestaciones parecidas. El modelo con 64 GB de memoria, pero con 6 GB de RAM, se queda en 499 euros. El nuevo Mi Mix 2S se pondrá a la venta el próximo 25 de mayo.
17-05-2018 | abc.es
Cómo crear fácilmente el meme de Los Vengadores: Infinity War
En las últimas semanas las redes sociales, y en especial Twitter, que se presta a estas actitudes divertidas, se han llenado de montajes fotográficos divertidos a la par que extraños sobre personas u objetos que desaparecen. Sin entrar en detalles y, por supuesto, sin hacer spoiler, tiene algo que ver con la película «Los Vengadores: Infinity War», estrenada recientemente en medio de una gran expectación. Ha gustado tanto que ya es un fenómeno viral. Pues bien, es un efecto que se puede conseguir fácilmente con diversas herramientas de retoque digital. Hay muchas disponibles. Una de las más recomendables es PicsArt, aunque requiere de una suscripción para utilizarla y eso suele ser un elemento disuasorio para ciertos usuarios. En caso de tenerla la operación de crear el efecto de desaparecer es fácil. En esta «app» se denomina efecto de dispersión. Desde el móvil con PicsArt Son solo tres pasos. Para realizar el montaje hay que importar la imagen en cuestión a la que se desea aplicar el efecto. Entonces, hay que abrir el menú de opciones y activar el efecto de dispersión. Para hacerlo hay que aplicar una máscara en la zona que se desea que se borre. En esta herramienta se puede elegir incluso el tamaño del pincel y los gránulos para lograr un resultado más interesante. Desde el móvil con Pixel Effect Esta aplicación, disponible para iOS y Android, es algo básica pero permite crear el efecto de desaparición de partículas o explosión de una manera sencilla dado que ya se se incluye entre sus opciones principales. Los pasos a seguir son igual de sencillos. Una vez importada desde el carrete la imagen a tratar aparecerá una rejilla para centrar la fotografía. Entonces, automáticamente el servicio ya genera el efecto, aunque se puede modificar algunos de sus parámetros o la dirección. Desde el ordenador con Pixlr Esta herramienta de retoque digital está disponible de manera gratuita para navegadores web en entorno desktop. Pero, al igual que otros tantos, permite crear el efecto fácilmente. Para ello hay que, una vez importada la imagen en cuestión, duplicar la capa con el mismo contenido. Es una opción que se encuentra en el botón derecho del ratón. Así, la capa que está por encima exige que la imagen se modifique sus proporciones con la opción transformación libre (Control+T) una vez que se ha seleccionado la zona a modificar. Previamente, hay que reducir su opacidad (al 60% por ejemplo). Entonces, una vez que se han aplicado los cambios, se vuelve a la opacidad inicial. A partir de ahí hay que activar la opción «Agregar máscara de capa» que se encuentra con un icono en forma de círculo que aparece en la parte inferior del menú de capas. Con el pincel activado, hay que agregar el tipo de trazo «splatter» que se encuentra en el menú de «más». La punta más interesante para lograr este efecto es el número 749. Y solo hay que ir dándole a la franja en la que deseamos hacer desaparecer. Por supuesto, se puede ir borrando algunas partes que se nos han colado. Desde el ordenador con Photoshop Este programa es mucho más completo. Desde el conocido programa de retoque digital, cómo no, también se incluye este efecto que nos sirve para generar imágenes que se desintegran. Para ello, hay que importar la fotografía escogida para crear el meme y, con la herramienta «lazo», señalar las zonas que se desean pulverizar. Es posible, en caso que se desee, aplicar un efecto de licuado para que el efecto tenga un mayor realismo. Entonces, una opción es activar el pincel pero activando la punta cuadrada. En el menú desplegable de opciones ya se incluye un efecto «dispersión». El siguiente paso es, primero, darle a espaciar la tinta (una opción que se encuentra en el mismo menú, con un espacio al 200% sobra) y, a partir de ahora, ir pintando las zonas de la imagen que se van convirtiendo en partículas que se dispersan. El resultado es impecable. Incluso con Facebook Curiosamente, Facebook también se ha apuntado a la moda de «Infinity War». Desde la batería de opciones para modificar y personalizar la imagen de perfil se puede aplicar también este efecto al igual que otros. Tan solo hay que elegir el efecto que aparece ya disponible desde la función y situar la imagen al tamaño que uno desea.
16-05-2018 | abc.es
OnePlus 6: una bala para abrirse camino frente a Apple, Huawei y Samsung
La firma china OnePlus ha presentado su nuevo teléfono móvil inteligente, el OnePlus 6, que destaca por una pantalla de 6.2 pulgadas casi sin marcos y un doble sensor fotográfico. Y, como curiosidad, la existencia de una «ceja» o «notch», la controvertida pestaña del iPhone X. No obstante, su precio será más alto que sus antecesores ñ. El terminal destaca por un panel del tipo AMOLED de 6,28 pulgadas con formato de visualización 18:9 casi sin marcos capaz de rascar una resolución Full HD+ (2.280 x 1.080 píxeles). En su interior se encuentra un chip Snapdragon 845, fabricado por Qualcomm, el mismo «cerebro» que incorporan algunos de los dispositivos móviles más avanzados del momento. Uno de los aspectos más interesantes viene de su memoria RAM, que en una de sus versiones está jalonada por 6 GB que, sobre el papel, le debe conferir un rendimiento solvente. No obstante, existirá una versión que alcanza los 8 GB de memoria RAM. Tiene dos tipos de almacenamiento, 64 y 128 GB, guarismos más que suficiente. Está gobernado por Android 8.1 Oreo aunque con una capa de personalización OxygenOS que le introduce algunas funciones distintas. En cuanto a su batería, de 3.300 mAh, se mantiene en los números de sus predecesores. Uno de los aspectos en donde se ha mantenido la marca firme ha sido en su apartado fotográfico. Apuesta por un doble sensor de 16 y 20 megapixeles con los que jugar con la profundidad de campo y crear el aplaudido efecto «bokeh». Fabricado en una combinación de metal y cristal, el terminal permite crear vídeo en súper cámara lenta, así como desbloquearlo a través de su sistema de reconocimiento facial ?aunque no tan seguro como FaceID del iPhone X? o mediante la huella dactilar, ubicado en la parte posterior. Partirá de los 519 euros.
23