Noticias de "android"

20-11-2017 | abc.es
Lo que debes mirar a la hora de comprar una televisión
La televisión ha dejado de ser aquella «caja tonta» que se decía hace décadas. Con la llegada de internet y los avances en nuevos materiales y diseños, las « smart TV » ya forman parte del hogar de millones de consumidores. Su elección, sin embargo, es una tarea difícil, que requiere de un parón reflexivo y hacerse algunas preguntas al respecto. Más que nada porque existe en el mercado muchos modelos distintos de muchos fabricantes, demasiadas gamas y tipos, configuraciones de todo tipo infinidad de precios. Las principales marcas, además, renuevan su catálogo cada año bajo la promesa de «esto es lo mejor que hemos hecho nunca». Es cuestión de no apresurarse y saber elegir bien un producto, muchas veces de precios altos, que tiene que tener una cierta durabilidad. Muchas veces se puede pagar el «pato» de ser el primero en adquirir un producto salido del horno tecnológico. En la última temporada han sobresalido los modelos de mayor resolución. La definición 4K o Ultra Alta Definición (UHD) ya se ha convertido en el estándar de imagen a perseguir, pero en muchas ocasiones están condenadas a sacarle verdaderamente partido dentro de unos cuantos años cuando esta calidad de reproducción sea algo habitual. Aún así, ha funcionado en el mercado. Las ventas de televisores 4K alcanzarán las 17 millones de unidades este año, según un informe de la consultora especializada Dataxis. Comparar las ventajas y desventajas de cada una de ellas es fundamental para no arrepentirse luego. Tipo de pantalla: OLED, LED, QLED? Uno de los primeros aspectos a tener en cuenta a la hora de tomar una decisión es mirar siempre a largo plazo. Un televisor que se precie debe regirse por su calidad de imagen. Hay diferentes tecnologías actualmente, algunas perfeccionadas y otras relativamente nuevas, que logran buenos resultados. Hoy en día se aplaude la tecnología tipo OLED porque dominan a la perfección el rango del color y se mueve como pez en el agua con los niveles de contrastes. Después de dar el salto en las televisiones se está generalizando también en los teléfonos móviles inteligentes. Entre sus ventajas se encuentran unos colores intensos y unos contrastes profundos, consiguiendo que las texturas más oscuras se aprecian con mayor intensidad. Peca, sin embargo, de un escasa brillantez respecto a otras tecnologías anteriores Culpa de eso se debe, en parte, a la idea con la que trabaja este tipo de paneles. Están compuestos por una serie de diodos orgánicos que cuando pretenden mostrar los negros de las imágenes simplemente se apagan y no reducen su iluminación como es en el caso de las pantallas LCD LED tradicionales. Pero para entendernos, ¿cómo funcionan los OLED? Los paneles de este tipo se distribuyen por celdas capaces de iluminarse por sí misma, a diferencia de los LED que requieren de una fuente adicional. Esta forma de operar permite que, en efecto, los negros sean muy oscuros, logrando con ello un resultado asombroso. Sin embargo, y pese a sus virtudes, este tipo de pantallas «orgánicas» tienen una menor durabilidad y su complejo proceso de fabricación eleva ostensiblemente los precios finales. Por el contrario, el sistema de retroalimentación de los llamados paneles LED operan de manera distinta al requerir una fuente de iluminación externa, una serie de leds. Cuentan con una rejilla que muestra la disposición de unos diodos que emiten luz. Ello da como resultado una mayor brillantez y, por si fuera poco, la vida útil del producto es mayor. La mayoría de marcas trabajan con este tipo de paneles, mientras que los del del tipo OLED lo han impulsado marcas como Samsung o LG, pero en la actualidad otras firmas como Panasonic, Sony, Hisense también disponen de ellos en sus catálogos. Este año, sin embargo, ha surgido una tercera vía, impulsada por Samsung, que tira por la calle de enmedio. Se trata de una tecnología llamada QLED, presente en algunos televisores de esta temporada, y que utiliza los llamados puntos cuánticos («quantum dots», de ahí el nombre). Al igual que los LCD LED requieren de una fuente de iluminación externa pero cada píxel se pueden iluminar de manera individual, calibrando así la intensidad del contraste. Sin embargo, el negro profundo se le resiste todavía en comparación con los paneles orgánicos. Resolución: de Full HD a 4K (pasando por HDR) Además del tipo de pantalla es conveniente fijarse en la resolución. De ello depende, en parte, una buena reproducción de las imágenes. La mayoría de los televisores son Full HD, lo que quiere decir que ofrece cerca de 1.920 píxeles horizontales y 1.080 verticales, proyectando sobre la pantalla unos 2.073.600 puntos, una cifra que se obtiene por multiplicar los puntos de un lado por el otro. Pero el resultado depende de dos factores: el tamaño de pantalla y la señal emitida. En primer lugar, esa definición requiere de más espacio para cubrir la superficie si se trata de una pantalla de 47 pulgadas de diagonal y de una de 32 pulgadas. Un espacio u otro puede provocar que las imágenes se aprecian más pixeladas o borrosas. Pero también cabe destacar que si la emisión no se hace en esa calidad tampoco se podrá disfrutar, y por ahora hay poco contenido que le saca provecho, por, lo que hay que considerarlo como una televisión pensada más para dentro de unos años, es decir, para preparar el terreno para lo que venga. Es algo que le suele suceder a los televisores 4K o Ultra Alta Definición. Lo que expresan estos números es que esta clase de pantallas se mueven alrededor de los 4.000 píxeles. Es decir, muestra más contenido y detalles. En la actualidad, son pocas las emisiones de canales lineales que emiten a esta calidad, aunque muchos servicios digitales como Netflix o Amazon Prime Video ya soportan esta definición. Además, gracias a algunos productos y reproductores como las consolas Xbox One X o PlayStation 4 Pro, así como otros reproductores multimedia como Apple TV o Amazon Fire TV se pueden alcanzar tales características, pero dependerá, como es obvio, del contenido a reproducir. Otra de las tendencias actuales es la tecnología llamada HDR -Alto Rango Dinámico-, que ofrece un abanico más grande de colores y grises. Diseño y tamaño: de «normales» a monstruos El tamaño importa en el mundo de los televisores. No se aprecian tanto los detalles desde una diagonal de 32 pulgadas que desde 47 pulgadas, pero tampoco en una monstruosidad de 65 pulgadas como las que tienen algunos fabricantes. La decisión de compra de un modelo u otro tiene el condicionante del espacio en el que se va a alojar la televisión. No es lo mismo, por supuesto, en una habitación de 4 metros cuadrados que en un salón de 20 metros cuadrados. Como puede resultar obvio, las dimensiones encarecen el precio, por lo que se pueden encontrar modelos de 400 euros a superar fácilmente los 3.000 euros. Dependerá del presupuesto y del deseo de cada uno hacer un tipo de inversión u otra. Su inteligencia: de Android a WebOS Aunque lo importante es la calidad de imagen también se puede tener en cuenta otros aspectos de su interior. La mayoría de televisores de gamas media o alta disponen de una cierta «inteligencia». Gracias al software escogido por cada marca los usuarios pueden acceder a unos u otros servicios digitales. Hay varios formatos en función del sistema operativo, que se pueden reducir a tres: Android TV, WebOS y Tizen OS. Cada cual dispone una serie de servicios diferenciales, pero en su mayoría permiten que los usuarios se conecten a internet, compartan imágenes y videos en pantalla grande, reproduzcan videos desde plataformas como YouTube, accedan a ciertos servicios en «streaming» como Netflix, HBO o canales a la carta como Atresmedia Player o MiTele, así como determinadas propuestas de ocio. Aquí influye la experiencia de uso que uno más desee. Por ejemplo, en el caso de WebOS, que se puede encontrar en muchos modelos de LG, tiene una navegación muy intuitiva que gana enteros incluso con el mando Magic Remote, que funciona como un puntero. Dispone de la mayoría de aplicaciones más extendidas, aunque no existe la disponibilidad por ahora de HBO España, algo que sí cuenta con el apoyo de Samsung. La compatibilidad de dispositivos móviles basados en iOS, el sistema operativo de Apple, está más bien limitada, por lo que en su mayoría funcionan mejor con Android. Cabe recordar que existen numerosos aparatos, «dongles», «set top box» y reproductores multimedia tipo Apple TV, Roku TV, Amazon Fire TV o Google Chromecast que traen a la televisión las funciones propias de una «SmartTV». Objetivo: de ver la tele a disfrutar los videojuegos El objetivo de la tele también es un aspecto a tener en cuenta a la hora de tomar una decisión. No es lo mismo un televisor pensado para disfrutar de películas y series que aquellos usuarios que van a querer vivir una experiencia más inmersiva con el consumo de videojuegos. En este último caso hay que fijarse en el tiempo de respuesta, dado que los aficionados podrán jugar como máximo a 60 cuadros por segundo desde consolas de sobremesa (y dependiendo de cada juego), por lo que se requiere de una tasa de refresco más alta. Se pueden encontrar desde 40 hercios, 120 hercios y superior. También se puede optar, por el contrario, por el diseño de la pantalla, ya sea plana o curva. El equipo de audio es fundamental a la hora de elegir un televisor, ya que las sensaciones son distintas en uno y en otro. Hay televisores con varios altavoces, subwoofer integrado, aunque afortunadamente se puede tirar de una barra de sonido que logra aportar una mayor potencia y efectos envolventes, ideales por ejemplo para ver películas. La conectividad es otro selección, por lo que hay que fijarse bien por ejemplo el número de entradas HDMI, destinadas por ejemplo a conectar aparatos y reproductores actuales como las PlayStation 4 o Xbox One.
20-11-2017 | abc.es
Lo que debes mirar a la hora de comprar un televisor
La televisión ha dejado de ser aquella «caja tonta» que se daba por hecho hace décadas y que, en el imaginario colectivo, era la ventana al mundo. Con la llegada de internet y los avances en nuevos materiales y diseños, las « smart TV » ya forman parte de los hogares de millones de consumidores. Su elección, sin embargo, es una tarea difícil, que requiere de un parón reflexivo y hacerse algunas preguntas al respecto. Más que nada porque en el mercado existen infinidad demodelos distintos de muchos fabricantes, demasiadas gamas y tipos, configuraciones que para el común de los mortales les puede sonar a chino, precios para toda clase de bolsillos. Las principales marcas, además, suelen renovar su catálogo cada año. Lo hacen bajo la promesa de «esto es lo mejor que hemos hecho nunca». Puede que sea así, pero no siempre lo último es lo mejor. Es cuestión de no apresurarse y saber elegir bien un producto, muchas veces de precios altos, que está condenado a tener una cierta durabilidad. Pocos están dispuestos a cambiarse de «tele» cada año. Muchas veces se puede pagar el «pato» de ser el primero en adquirir un producto salido del horno tecnológico. Esta última temporada ha dejado una tendencia clara, la mejora sustancial de la imagen, aparanco con ello los diseños atrevidos de otras épocas como los «curvados». La definición 4K o Ultra Alta Definición (UHD) es el estándar de imagen a perseguir por la industria, pero en muchas ocasiones están condenadas a que si se desea sacar verdaderamente partido tendrá que ser da aquí a unos cuantos años cuando esta calidad de reproducción esté extendida. Aún así, ha funcionado en el mercado. Las ventas de televisores 4K alcanzarán las 17 millones de unidades este año, según un informe de la consultora especializada Dataxis. Comparar las ventajas y desventajas de cada una de ellas es fundamental para no arrepentirse luego. Tipo de pantalla: OLED, LED, QLED? Uno de los primeros aspectos a tener en cuenta a la hora de tomar la decisión de comprar un nuevo televisor es pensar siempre a largo plazo. ¿Quiero que me dure muchos años? ¿Para qué lo voy a destinar? Una «tele» que se precie debe regirse por su calidad de imagen. Hay diferentes tecnologías actualmente, algunas perfeccionadas y otras relativamente nuevas que logran buenos resultados, pero cabe estar al tanto de sus características. Hoy en día se aplaude la tecnología tipo OLED porque dominan a la perfección el rango del color y se mueve como pez en el agua con los niveles de contrastes. Después de dar el salto en las televisiones se está generalizando también en los teléfonos móviles inteligentes. Entre sus ventajas se encuentran unos colores intensos y unos contrastes profundos, consiguiendo que las texturas más oscuras se aprecian con mayor intensidad. Peca, sin embargo, de un escasa brillantez si lo comparamos con otras tecnologías anteriores y, por extensión, de demostrada solvencia. Culpa de eso se debe, en parte, a la forma de trabajar de este tipo de paneles. Están compuestos por una serie de diodos orgánicos que cuando pretenden mostrar los negros de las imágenes simplemente se apagan y no reducen su iluminación como es en el caso de las pantallas LCD LED tradicionales. Pero para entendernos, ¿cómo funcionan realmente los OLED? El panel se distribuye por celdas capaces de iluminarse por sí mismas a diferencia de los LED que requieren de una fuente adicional. Esta forma de operar permite que, en efecto, los negros sean muy oscuros, logrando con ello un resultado asombroso. Sin embargo, y pese a sus virtudes, este tipo de pantallas «orgánicas» tienen una menor durabilidad y su complejo proceso de fabricación eleva ostensiblemente los precios finales. Por el contrario, el sistema de retroalimentación de los llamados paneles LED operan de manera distinta al requerir una fuente de iluminación externa, una serie de leds. Cuentan con una rejilla que muestra la disposición de unos diodos que emiten luz. Ello da como resultado una mayor brillantez y, por si fuera poco, la vida útil del producto es mayor. La mayoría de marcas trabajan ya con este tipo de paneles, mientras que los del del tipo OLED lo han impulsado marcas como Samsung o LG, pero en la actualidad otras firmas como Panasonic, Sony, Hisense también disponen de ellos en sus catálogos. Este año, sin embargo, ha aparecido una tercera vía, impulsada por Samsung, que tira por la calle de enmedio. Se trata de una tecnología llamada QLED, presente en algunos televisores de esta temporada, y que utiliza los llamados puntos cuánticos («quantum dots», de ahí el nombre). Al igual que los LCD LED requieren de una fuente de iluminación externa pero cada píxel se pueden iluminar de manera individual, calibrando así la intensidad del contraste. Sin embargo, el negro profundo se le resiste todavía en comparación con los paneles orgánicos. Resolución: de Full HD a 4K (pasando por HDR) Además del tipo de pantalla es conveniente fijarse en la resolución. De ello depende, en parte, una buena reproducción de las imágenes. La mayoría de los televisores son Full HD, lo que quiere decir que ofrece cerca de 1.920 píxeles horizontales y 1.080 verticales, proyectando sobre la pantalla unos 2.073.600 puntos, una cifra que se obtiene por multiplicar los puntos de un lado por el otro. Pero el resultado depende de dos factores: el tamaño de pantalla y la señal emitida. En primer lugar, esa definición requiere de más espacio para cubrir la superficie si se trata de una pantalla de 47 pulgadas de diagonal y de una de 32 pulgadas. En función del espacio puede darse el caso que las imágenes se aprecien más pixeladas o borrosas. Pero también cabe destacar que si la señal de emisión no se hace en esa calidad tampoco se podrá disfrutar del todo, y por el momento hay poco contenido que le saca provecho, por lo que este tipo de televisores hay que considerarlos más como una televisión pensada para dentro de unos años que para lucirlo ahora. Es decir, para preparar el terreno para lo que venga. Es algo que le suele suceder a los televisores 4K o Ultra Alta Definición. Lo que expresan estos números es que esta clase de pantallas se mueven alrededor de los 4.000 píxeles. Es decir, muestra más contenido y detalles. En la actualidad, son pocas las emisiones de canales lineales que emiten a esta calidad, aunque muchos servicios digitales como Netflix o Amazon Prime Video ya soportan esta definición. Además, gracias a algunos productos y reproductores como las consolas Xbox One X o PlayStation 4 Pro, así como otros reproductores multimedia como Apple TV o Amazon Fire TV se pueden alcanzar tales características, pero dependerá, como es obvio, del contenido a reproducir. Otra de las tendencias actuales es la tecnología llamada HDR -Alto Rango Dinámico-, que ofrece un abanico más grande de colores y grises. Diseño y tamaño: de «normales» a monstruos El tamaño importa en el mundo de los televisores. No se aprecian tanto los detalles desde una diagonal de 32 pulgadas que desde 47 pulgadas, pero tampoco en una monstruosidad de 65 pulgadas como las que tienen algunos fabricantes. La decisión de compra de un modelo u otro tiene el condicionante del espacio en el que se va a alojar la televisión. No es lo mismo, por supuesto, en una habitación de 4 metros cuadrados que en un salón de 20 metros cuadrados. Como puede resultar obvio, las dimensiones encarecen el precio, por lo que se pueden encontrar modelos de 400 euros a superar fácilmente los 3.000 euros. Dependerá del presupuesto y del deseo de cada uno hacer un tipo de inversión u otra. Su inteligencia: de Android a WebOS Aunque lo importante es la calidad de imagen, también se puede tener en cuenta otros aspectos de su interior. La mayoría de televisores de gamas media o alta disponen de una cierta «inteligencia». Gracias a un software (escogido por cada marca) los usuarios pueden acceder a unos u otros servicios digitales. Hay varios formatos en función del sistema operativo, que se pueden reducir a tres: Android TV, WebOS y Tizen OS. Cada cual dispone una serie de servicios diferenciales, pero en su mayoría permiten que los usuarios se conecten a internet, compartan imágenes y videos en pantalla grande, reproduzcan videos desde plataformas como YouTube, accedan a ciertos servicios en «streaming» como Netflix, HBO o canales a la carta como Atresmedia Player o MiTele, así como determinadas propuestas de ocio. Aquí influye la experiencia de uso que uno más desee. Por ejemplo, en el caso de WebOS, que se puede encontrar en muchos modelos de LG, tiene una navegación muy intuitiva que gana enteros incluso con el mando Magic Remote, que funciona como un puntero. Dispone de la mayoría de aplicaciones más extendidas, aunque no existe la disponibilidad por ahora de HBO España, algo que sí cuenta con el apoyo de Samsung. La compatibilidad de dispositivos móviles basados en iOS, el sistema operativo de Apple, está más bien limitada, por lo que en su mayoría funcionan mejor con Android. Cabe recordar que existen numerosos aparatos, «dongles», «set top box» y reproductores multimedia tipo Apple TV, Roku TV, Amazon Fire TV o Google Chromecast que traen a la televisión las funciones propias de una «SmartTV». Objetivo: de ver la tele a disfrutar los videojuegos El objetivo de la tele también es un aspecto a tener en cuenta a la hora de tomar una decisión. No es lo mismo un televisor pensado para disfrutar de películas y series que aquellos usuarios que van a querer vivir una experiencia más inmersiva con el consumo de videojuegos. En este último caso hay que fijarse en el tiempo de respuesta, dado que los aficionados podrán jugar como máximo a 60 cuadros por segundo desde consolas de sobremesa (y dependiendo de cada juego), por lo que se requiere de una tasa de refresco más alta. Se pueden encontrar desde 40 hercios, 120 hercios y superior. También se puede optar, por el contrario, por el diseño de la pantalla, ya sea plana o curva. El equipo de audio es fundamental a la hora de elegir un televisor, ya que las sensaciones son distintas en uno y en otro. Hay televisores con varios altavoces, subwoofer integrado, aunque afortunadamente se puede tirar de una barra de sonido que logra aportar una mayor potencia y efectos envolventes, ideales por ejemplo para ver películas. La conectividad es otro selección, por lo que hay que fijarse bien por ejemplo el número de entradas HDMI, destinadas por ejemplo a conectar aparatos y reproductores actuales como las PlayStation 4 o Xbox One.
17-11-2017 | abc.es
Lego Life, una red social pensada para la creatividad de los menores
Hay quien pretende mirar hacia otro lado, pero existe un escaso control y supervisión parental acerca de dónde acceden sus hijos por internet. Por mucho que se niegue, muchos menores entran en plataformas sociales y consumen contenidos poco aptos para su edad con el riesgo potencial que conlleva. Son pocas las redes sociales que han puesto el foco en un público, el que inclyue desde niños pequeños a adolescentes, para falicitarle herramientas de comunicación y un entorno, en teoría seguro. Ahí se pueden encontrar desde Banana Conection o la Isla del Club Penguin. Dirigida especialmente a los menores de 13 años, la multinacional juguetera Lego ha adaptado al español su propia red social, llamada Lego Life, que introduce a los usuarios en conceptos básicos de redes socailes a través de valores de confianza relacionados con la emblemática marca y, además, poniendo el acento en impulsar su creatividad. Está disponible para los sistemas operativos móviles iOS y Android. La «app», dirigida a jóvenes «constructores» de todos los niveles e intereses, permite conectar con una comunidad de perfiles similares que expresan su creatividad, comparten sus creaciones, interactúan y se inspiran mutuamente. El entorno es muy original y aprovecha los diseños de los clásicos muñecos para establecer las conversaciones entre sus usuarios. Si ir más lejos, los típicos «emojis» o emoticonos de expresiones aparecen aquí con las típicas caras de Lego. «La red social permite aumentar el placer de construir y sentirse orgulloso de las creaciones, compartiendo la experiencia de forma sencilla y segura, además de dar rienda suelta a la creatividad entre niños y preadolescentes» (Rob Lowe, director internacional) La plataforma promete una gran «seguridad» de los datos de los usuarios, evitando, según destacan fuentes de la compañía, que los niños compartan información personal, imágenes. Además, impide geolocalizarse entre ellos. «Permite aumentar el placer de construir y sentirse orgulloso de las creaciones, compartiendo la experiencia de forma sencilla y segura, además de dar rienda suelta a la creatividad entre niños y preadolescentes», apunta en un comunicado el director internacional de la red social, Rob Lowe. Su funcioamiento es sencillo. Cuando un usuario crea una cuenta, que por cierto tiene que ser autorizada por sus padres, usa un generador de nombres aleatorios para crear un nombre de tres palabras, como por ejemplo CapitanaGalletaSalada. De esta forma, los usuarios no comparten sus nombre real por si se filtra. En cuanto a la foto de perfil, los usuarios pueden crear un avatar usando las minifiguras de Lego que deseen, que pueden personalizar hasta crear un avatar personal. Todos los contenidos y comentarios de esta plataforma son monitorizados por empleados de la compañía de cara a asegurar que son apropiados. La compañía danesa destaca, además, que las imágenes compartidas son revisadas antes de ser publicadas con el objetivo de «mantener una comunicación sencilla, universal, positiva y divertida». El objetivo final de la plataforma es permitir a los usuarios «construir y compartir experiencias físicas y digitales», innovando de la mejor manera posible el uso de las redes sociales para llevar a otro nivel uno de los juegos de mayor éxito del mundo. De forma similar a las redes sociales convencionales, el servicio ofrece un muro de actualizaciones como Facebook personalizado según las preferencias de cada usuario. Tiene la opción de seguir grupos dedicados a animales concretos, vehículos, superhéroes y comunicarse a través del teclado exclusivo de emoticonos creado especialmente para la plataforma.
16-11-2017 | abc.es
Google Maps rediseña su interfaz: ahora ya no tienes excusas para no llegar a tu destino
La vida sin Google Maps seguramente era mucho más difícil para aquellas personas sin sentido de la orientación. La llegada de la aplicación hace doce años abrió las puertas a que todos tuvieran un mapa totalmente detallado en internet. Así, todo aquel que se equivocara de dirección cuando iba andando por la calle o conduciendo, sólo tenía que echar mano de internet para reconducir su dirección a la senda correcta. Pero no siempre era perfecto. A lo largo de los años, la aplicación ha tenido que hacer constantes modificaciones para conseguir ser lo más eficaz posible y no cometer errores. Los locales, comercios o restaurantes podían cambiar de dirección o una carretera podía estar cortada por cualquier motivo y la aplicación no lo registraba. Aunque para beneficio de los usuarios, todo fue mejorando y corrigiéndose. Ahora llega una nueva actualización de su interfaz para continuar facilitando la vida a los más desubicados. En concreto, la novedad más relevante es que ha añadido nuevos iconos para localizar los lugares. Además, también ha añadido más colores para identificar el tipo de destino que se busca. Así, por ejemplo, los establecimientos de compra estarán señalizados con un color azul oscuro mientras que los edificios relacionados con la salud, como los hospitales, tendrán un color rosado. Leyenda de colores según el establecimiento a buscar - ABC Aparte, desde Google también afirman que se han actualizado las localizaciones e informaciones respecto a los locales, estaciones de tren, aeropuertos, carreteras etc. De esta manera, ya no hay excusa para equivocarse de destino. Estos cambios estarán disponibles en las próximas semanas en los dispositivos que cuentan con Google Maps, incluidos Google Asistant, Google Earth, Google Search y Android Auto. A su vez, también podrán apreciarse más adelantes estos cambios en las compañías que usan la API de Google Maps.
16-11-2017 | abc.es
OnePlus 5T: Mejora de calidad en la pantalla para el smartphone de gama alta más económico
El OnePlus 5T ya es una realidad. La compañía china acaba de presentar su nuevo terminal en un evento celebrado hoy en Nueva York. Los rumores y las filtraciones sobre las novedades del conocido como «iPhone chino» no eran erróneos. Respecto a su predecesor, el OnePlus 5, lanzado al mercado hace seis meses, los cambios están centrados en la pantalla. Esta es más grande y de mayor calidad, por lo que la compañía ha decidido hacerle caso a esa corriente del público que criticaba que sus diseños eran demasiado continuistas. En concreto, cuenta con la Full Optic AMOLED Display de 6 pulgadas ?0,5 más que el anterior? y con este modelo OnePlus se une al club que cuenta con una ratio de 18:9. También se adapta automáticamente a entornos demasiado luminosos gracias al Sunlight Display, que permite tener una visualización en perfectas condiciones. Además, también llega con una reducción de tamaño en los marcos, como han realizado las demás marcas de gama alta. Otra de las novedades es la posición del lector del sensor de huellas, que estará colocado en la parte trasera del dispositivo, mientras que la cámara también presenta cambios. Con una doble lente, de 16 megapíxeles la principal y de 20 la secundaria, y una focal de f/1.7 esta funciona de forma diferente que la del OnePlus 5. En esta ocasión, la cámara no cuenta con teleobjetivo para poder hacer zoom y ambos sensores nunca tomarán instantáneas al mismo tiempo. El de mejor calidad tendrá la función de realizar fotografías en condiciones de baja luminosidad, mientras que el de 16 megapíxeles saltará cuando la luz sea la adecuada. Por lo demás, todo prosigue acorde a lo esperado. Como viene siendo habitual en anteriores modelos, habrá dos modelos con memoria RAM diferente, uno de 6 GB y el otro de 8 (con un Qualcomm de Snapdragon 835), mientras que la capacidad de almacenamiento será de 64 GB y 128, respectivamente. Además, seguirá contando con el sistema operativo Pure Android y Oxygen OS, garantía de calidad. La continuidad de seguir contando con un puerto de acceso a auriculares fue recibida con un gran estruendo durante la presentación. La entrada de jack 3,5 mm permite respirar a los usuarios que aún se muestran reticentes a los auriculares Bluetooth. Otro aspecto que no cambia es la batería, será igual que la del OnePlus 5, y además seguirá contando con el sistema de carga rápida, una de las funciones preferidas de los usuarios. El modelo, que estará disponible en Europa el 21 de noviembre, tendrá un precio de salida mucho más económico que los terminales más potentes de la competencia. El dispositivo de 6 GB de RAM y 64 de almacenamiento saldrá al mercado por 499 euros, mientras que el de 8 GB de RAM y 128 de almacenamiento costará 559 euros.
16-11-2017 | abc.es
OnePlus 5T: reconocimiento facial y pantalla sin bordes para competir contra el iPhone X
El OnePlus 5T ya es una realidad. La compañía china acaba de presentar su nuevo terminal en un evento celebrado hoy en Nueva York. Los rumores y las filtraciones sobre las novedades del conocido como «iPhone chino» no eran erróneos. Respecto a su predecesor, el OnePlus 5, lanzado al mercado hace seis meses, los cambios están centrados en la pantalla. Esta es más grande y de mayor calidad, por lo que la compañía ha decidido hacerle caso a esa corriente del público que criticaba que sus diseños eran demasiado continuistas. En concreto, cuenta con la Full Optic AMOLED de 6 pulgadas ?0,5 más que el anterior? y con este modelo OnePlus se une al club que cuenta con una ratio de 18:9. También se adapta automáticamente a entornos demasiado luminosos gracias al Sunlight Display, que permite tener una visualización en perfectas condiciones. Además, también llega con una reducción de tamaño en los marcos, como han realizado las demás marcas de gama alta. Otra de las novedades es la posición del lector del sensor de huellas, que estará colocado en la parte trasera del dispositivo, mientras que la cámara también presenta cambios. Con una doble lente, de 16 megapíxeles la principal y de 20 la secundaria, y una focal de f/1.7 esta funciona de forma diferente que la del OnePlus 5. En esta ocasión, la cámara no cuenta con teleobjetivo para poder hacer zoom y ambos sensores nunca tomarán instantáneas al mismo tiempo. El de mejor calidad tendrá la función de realizar fotografías en condiciones de baja luminosidad, mientras que el de 16 megapíxeles saltará cuando la luz sea la adecuada. Ficha técnica Pantalla 6 pulgadas Dimensiones 156.1 x 75 x 7.3 mm Peso 162 gramos Chip Snapdragon 835 (Octa-core, 10nm, up to 2.45GHz) RAM 6/8 GB Memoria 64/128 GB Cámara doble lente de 16 y 20 MP Batería 3.300 mAh SO Android 7.1 Nougat Por lo demás, todo prosigue acorde a lo esperado. Como viene siendo habitual en anteriores modelos, habrá dos modelos con memoria RAM diferente, uno de 6 GB y el otro de 8 (con un Qualcomm de Snapdragon 835), mientras que la capacidad de almacenamiento será de 64 GB y 128, respectivamente. Además, seguirá contando con el sistema operativo Pure Android y Oxygen OS, garantía de calidad. La continuidad de seguir contando con un puerto de acceso a auriculares fue recibida con un gran estruendo durante la presentación. La entrada de jack 3,5 milímetros permite respirar a los usuarios que aún se muestran reticentes a los auriculares Bluetooth. Otro aspecto que no cambia es la batería, será igual que la del OnePlus 5, y además seguirá contando con el sistema de carga rápida, una de las funciones preferidas de los usuarios. El modelo, que estará disponible en Europa el 21 de noviembre, tendrá un precio de salida mucho más económico que los terminales más potentes de la competencia. El dispositivo de 6 GB de RAM y 64 de almacenamiento saldrá al mercado por 499 euros, mientras que el de 8 GB de RAM y 128 de almacenamiento costará 559 euros.
16-11-2017 | diarioti.com
Registran fuerte incremento en incidencias de malware en Google Play Store
Tres empresas de seguridad informática han publicado sendos informes sobre campañas de malware organizadas en torno a la plataforma de Google para aplicaciones para Android, Play Store.Ampliar
16-11-2017 | abc.es
Cómo eliminar los mensajes enviados en WhatsApp
Después de varios meses de pruebas, WhatsApp ya ha incorporado una de las funciones más demandadas por sus usuarios en los últimos, la eliminación definitiva de los mensajes enviados. Esta caraceterística, disponible en las últimas actualizaciones de la aplicación de chat para los sistemas iOS y Android, ofrece la posibilidad de revocar el contenido que se compartió por error. Pero tiene varias limitaciones. En primer lugar, la duración. Los usuarios solo disponen de un lapso de tiempo de hasta 7 minutos para hacerlo efectiva. Además, puede que los destinatarios vean el mensaje «antes» de que se anule o si el mensaje no se anuló con éxito. En cualquier caso, el usuario receptor se encontrará con una notificación que reza: «Este mensaje se ha eliminado». Una decisión controvertida puesto que este «cartel» puede despertar el recelo de los usuarios, obligando al usuario emisor a dar expicaciones. Los pasos para hacerlo son bien sencillos. Una vez que se ha enviado el mensaje en cuestión, el usuario debe mantener puslado sobre el cotenido que se haya compartido. Posteriormente, hay que darle a «eliminar». Entonces, aparecerán dos opciones, «Eliminar para todos» o «Eliminar para mí». Esta última elección ya estaba disponible hasta ahora. La novedad es que, en efecto, se puede borrar el mensaje. Por tanto, como es obvio, optando por «Eliminar para todos» el contenido desaparecerá definitivamente, dejando no obstante un rastro en forma de notificación. Un fallo en Android En Android funciona de manera similar; hay que localizar el mensaje a eliminar y presionar sobre él para seleccionarlo. Una vez que se abre un menú, pulsar sobre «Eliminar» desde el icono con forma de papelera. Entonces, dar a eliminar y aceptar. Cabe añadir que, a modo de curiosidad, existen varias aplicaciones para Andorid (Notification History) que permiten acceder al registro de notificaciones y mensajes eliminados gracias a aprovechar un fallo de seguridad que permite saltarse las restricciones.
15-11-2017 | diarioti.com
Google planea erradicar el principal problema de seguridad de Android
La empresa planea expulsar de Play Store a las apps que abusen o no respeten las condiciones del servicio, especialmente el aspecto de accesibilidad. Ampliar
36