Noticias de "android"

14-03-2019 | abc.es
WhatsApp quiere luchar contra los bulos: te dejará buscar en Google las imágenes que recibas para comprobar su veracidad
WhatsApp está preparando varias novedades para Android que llegarán próximamente. Y, entre ellas, estará una nueva opción cuyo objetivo es luchar contra la proliferación de noticias falsas. Algo que popularmente se conoce como «fake news». La popular aplicación de mensajería instantánea ya puso en marcha la limitación del reenvío de mensajes a un máximo de cinco chats para luchar las noticias falsas. No hay que olvidar que WhatsApp es propiedad de Facebook , donde el escándalo de Cambridge Analytica evidenció el poder que puede llegar a tener la desinformación. Por esta razón, la «app» sigue innovando. Y está testando una nueva herramienta en Android que pondrá en marcha próximamente. Se trata de la opción «Buscar por imagen» en Google, con la que los usuarios podrán comprobar la veracidad de la imagen que reciban por WhatsApp. Especialmente ahora, en plena campaña electoral, la aplicación es el nicho perfecto en el que se distribuye de forma masiva y sin control, por ejemplo, los clásicos fotomontajes relacionados con políticos. Este tipo de imágenes actúan como «fake news» pero le corresponde al usuario saber si esa información que recibe o reenvía es verdadera. Según ha desvelado «WABetaInfo», WhatsApp está probando en Android la herramienta con la que un usuario pueda buscar esa imagen que recibe en Google. Es decir, basta con tener en un chat dicha fotografía, seleccionarla y dar a la opción «Buscar imagen» («Search image»), que próximamente se pondrá en marcha, para efectuar la búsqueda en Google. Entonces, la «app» abrirá el navegador para mostrar los resultados obtenidos y ayudar al usuario, así, a contrastar la información recibida, de tal manera que le sea más fácil identificarla o no como bulo.
14-03-2019 | abc.es
Estas son las primeras novedades que llegarán a tu móvil con Android Q
Google se prepara, un año más, y ya van dieciséis grandes actualizaciones en su historia, para la renovación del sistema operativo Android, el de mayor penetración del mundo desde hace muchos años. Aunque quedan muchos meses por delante para perfeccionar algunos detalles y sumar nuevas mejoras, el ecosistema ha empezado su fase de pruebas. Entre las novedades de Android Q destacan una mayor carga de privacidad, una nueva aplicación para gestionar los archivos de los dispositivos y un diseño para terminales flexibles. Son las primeras características de una plataforma que, si todo marcha como se espera, debutará de manera oficial entre los consumidores en otoño. Mientras tanto, sus desarrolladores comienzan una andadura larga en la que, de lo que es a lo que se convertirá, posiblemente haya un trecho muy grande. Mayor control de privacidad Bajo la promesa del «la versión más segura», Android Q -nombre todavía en clave- incorporará nuevas ideas para garantizar la privacidad de sus usuarios. Nos encontramos, ahora, en una era interesante en la que se reclama mayor protección a los datos personales, y más a raíz de los últimos escándalos. Por ello, la multinacional pretende abanderar esta misión que parece que Apple ha liderado hasta la fecha. Una de las funciones que albergará la próxima versión irá encaminada a cubrir este objetivo. Los usuarios, así, podrán elegir cuándo se le da permiso a una aplicación para acceder al geoposicionamiento del móvil. Ese mayor control de la ubicación se traducirá en dos aspectos. En primer lugar, y al igual que anteriores versiones, las aplicaciones solo pueden obtener la ubicación una vez que se le ha pedido permiso. Pero, a partir de ahora, se podrá elegir entre tres modelos: siempre, mientras se use la «app» o nunca. Otro de los aspectos en los que trabaja la compañía es un mayor control de los archivos compartidos. Así, los usuarios podrán gestionar el acceso de las aplicaciones a tus fotos, vídeos o notas de audio a través de nuevos permisos sobre el tiempo de ejecución. Para las descargas, las aplicaciones deberán utilizar el selector de archivos del sistema, con lo que el usuario podrá decidir a qué archivos puede acceder el servicio digital en uso. Esto significa que si queremos mandar un archivo en particular la herramienta únicamente tendrá acceso al contenido que vamos a transferir, y no a la carpeta almacenada. Además de estas opciones, Android Q evitará que las aplicaciones se «despierten» o entren en actividad mientras se encuentran en segundo plano. Si está en esta fase «dormida» y se necesita captar la atención del usuario rápidamente, como cuando aparecen llamadas entrantes o alarmas, se podrá activar una notificación -de alta prioridad-. De cara a reforzar la seguridad del dispositivo, esta actualización intentará limitar el acceso a los identificadores de dispositivos que no se pueden restablecer, es decir, el código IMEI del dispositivo, el número de serie y otros identificadores. Y también el software se conectará a las redes WiFi con direcciones MAC aleatorias de cara a no dejar rastro. Adaptable a las pantallas flexibles Una de las tendencias más calientes de la industria de la telefonía en estos momentos son los llamados «móviles flexibles». Un concepto de móvil muy innovador que aprovecha las particularidades maleables de las pantallas de tipo orgánicas, OLED. La idea detrás de todo esto, según han podido demostrar los primeros prototipos de Samsung y Huawei, es conseguir un móvil híbrido que sea capaz de doblarse como un libro para tener, de esta manera, dos formatos (móvil y tableta) al mismo tiempo. Una realidad incipiente por la que los fabricantes han depositados grandes esperanzas como el futuro de la movilidad. Google, propietario del sistema operativo móvil más popular, no quiere perder esta oportunidad con lo que Android Q ocultará unas funciones adaptativas para este nuevo entorno. De momento, y aunque todavía no se ha podido analizar su funcionamiento, la idea es que el software pueda ajustarse a los diferentes formatos de la interfaz. Será algo rápido y permitirá, entre otras cosas, que las reproducciones o actividad dentro de una aplicación se pause en el momento en el que el dispositivo se está doblando. Más opciones a la hora de compartir En Android Q, además, la acción de compartir contenidos o documentos va a ser más rápida. Se hará a través de una serie de atajos directos a una determinada función de la aplicación. Lo podrán seleccionar los propios usuarios y la idea es que los desarrolladores puedan adaptarse o proponer sus propios atajos en los desarrollos que tengan previstos. Un panel de configuración flotante invocado desde su aplicación podrá mostrar la configuración del sistema que los usuarios pueden necesitar, como conectividad a internet, Wifi, NFC y volumen de audio. Por ejemplo, si un servicio requiere el uso de Bluetooth y éste no está activado la aplicación sugerirá poder hacerlo de manera rápida con un icono directo. Así no hay que abandonar la aplicación. Mejoras también en la cámara Aunque la parte fotográfica depende, en gran parte de cada fabricante (tanto a nivel de software como de hardware), Google quiere introducir algunos aspectos que domina en su propio ecosistema. Así, muchas cámaras pueden simular una profundidad de campo difuminando el primer plano o el fondo en relación con el sujeto. Es el llamado efecto «bokeh», pero a partir de Android Q, las aplicaciones pueden solicitar una imagen de profundidad dinámica que consiste en metadatos JPEG, XMP relacionados con los elementos relacionados con la profundidad y un mapa de profundidad integrado en el mismo archivo. Permitirá ofrecer opciones especializadas de desenfoque.
13-03-2019 | abc.es
Estas son las próximas novedades que muy pronto verás en WhatsApp
Atención porque llegan novedades a WhatsApp en Android. O mejor dicho, van a llegar. Ya sabéis que «Wabetainfo» está siempre al tanto de las mejoras en las que trabaja la popular aplicación de mensajería instantánea y la beta 2.19.73 deja algunas pistas de cuáles son esas novedades. Una ellas es que WhatsApp va a incluir las banderas de las diferentes orientaciones sexuales. De momento, la de la heterosexualidad (azul, blanco y rosa) y la de la homosexualidad (rojo, naranja, amarillo, verde, azul y morado): WhatsApp también va a introducir en los emoticonos los símbolos masculino, femenino y tránsgenero: Other hidden emojis in WhatsApp beta for Android! Paste ?and ?in WhatsApp to see them! pic.twitter.com/GvQX7mKUsI? WABetaInfo (@WABetaInfo) 2 de marzo de 2019La última novedad que de momento se conoce es que la «app» va a poner en marcha una nueva función: «Buscar por imagen». Aunque de momento no está disponible, el objetivo de esta herramienta es luchas contra las «fake news» o informaciones falsas. Así, cuando un usuario reciba una imagen (por ejemplo, el clásico montaje fotográfico de un político), este puede buscarla en Google para contrastar si la información recibida es cierta o no, de tal manera que le sea más fácil identificarla como bulo. «WhatsApp está trabajando en esta función para garantizar la mejor experiencia antes de habilitarla para todos», asegura «Wabetainfo». Bastará con selecciona la fotografía y seleccionar «Buscar imagen» («Search image») para llevar a cabo la búsqueda en Google. La «app» abrirá el navegador para mostrar los resultados.
13-03-2019 | abc.es
Así intenta Huawei saltarse las restricciones impuestas por EE.UU.
El director general de Huawei, Richard Yu, ha asegurado que la compañía ha terminado el desarrollo de su propio sistema operativo, tanto para móviles como para ordenadores, que estaría preparado para usarse en caso que sus productos no pudiesen utilizar Android y Windows. En una entrevista concedida al medio «Welt», el director ejecutivo de Huawei ha confirmado los rumores que decían que la compañía china estaba desarrollando su propio sistema operativo debido a las tensiones con gobiernos como el de Estados Unidos, a causa de las cuales sus móviles no se venden en este país. Huawei lleva tiempo siendo acusada por el gobierno de Estados Unidos de usar sus equipos para el «espionaje industrial y de conspirar para infringir el régimen de sanciones a Irán». Estas acusaciones llevaron a la prohibición de la venta de los productos de la firma en el país e incluso a la detención de la directora ejecutiva de la firma. Además, este mismo gobierno junto con otros como Australia están trabajando para que la empresa no pueda usar las infraestructuras 5G dentro de sus fronteras. Todo este conflicto ha llevado a la misma empresa a denunciar al gobierno norteamericano por este veto, ya que consideraba «la prohibición ilegal». Estas tensiones han aafectado también a los sistemas operativos de los dispositivos de Huawei, como ha sido confirmado por el CEO de la compañía. Yu ha declarado que «hemos preparado nuestro propio sistema operativo. Si alguna vez ocurriera que ya no podemos usar estos sistemas (Android), estaríamos preparados. Ese es nuestro plan B». Además, en esta misma entrevista, también ha informado que este sistema no solo estaría presente en sus «smartphones» sino también en los ordenadores Huawei, por lo que sería un reemplazo de Windows. A pesar de ello, Yu ha asegurado que espera que no tengan que recurrir a esta medida ya que «preferimos trabajar con los ecosistemas de Google y Microsoft».
11-03-2019 | abc.es
Xiaomi Mi 9: diez días dias probando el móvil que va a ser un superventas
Xiaomi conquistó, justo un día antes de que arrancara oficialmente el Mobile Worold Congress (MWC) de Barcelona, a sus fans. Y no es para menos. La compañía china nunca decepciona. Al menos, hasta ahora. Su filosofía de «ofrecer productos asombrosos a precios muy honrados» ha calado entre sus usuarios. Muy fieles, por cierto. Y con el Mi 9 no iba a ser menos. No se trata de un teléfono flexible, una de las tendencias que ha dejado el MWC, ni tampoco de un terminal propio de la gama alta tipo Apple o Samsung. Toca ser sinceros. Pero no por ello el Mi9 deja de ser un «smartphone» de sobresaliente y todo apunta a que será un superventas en este 2019. El Xiaomi Mi 9 es un terminal con características propias de la gama alta, aunque no tan perfectas. Y lo mejor que tiene con respecto a los móviles «premium» del mercado es su precio: 450 euros, la versión de 64 GB, o 499 euros la de 128 GB. Con ello quiero decir que por ese dinero nadie ofrece un terminal con las características que tiene. Vamos a ellas. Sólo el color Piano Black es el modelo disponible actualmente en España. Lo primero que más me ha gustado es que es muy fino (7,6 mm.), por lo que se maneja a la perfección. La curvatura del cuerpo trasero, para una mayor adaptación, está inspirado en el famoso estilo del reconocido arquitecto Antonio Gaudí. Xiaomi se ha esmerado en el diseño. Y eso se nota. Lo peor, en este sentido, es que las huellas en la parte trasera están aseguradas. Pero hay solución: la funda que te viene de regalo con el móvil (un detalle de la compañía). En la parte frontal, tenemos una una pantalla Samsung AMOLED de 6.39 pulgadas, resolución Full HD+, formato 19:9 y Gorilla Glass 6. Destaca el pequeño y fino «notch» estilo gota en una pantalla muy bien aprovechada, que luce a la perfección y que poco tiene que envidiar a la gama «premium». El dispositivo cuenta con un sensor de huella en la pantalla que funciona bastante bien. Ya sabéis que la tendencia, hasta ahora, era situarlo en la carcasa trasera. Pero las grandes marcas están apostando por incluirlo en la pantalla. Y Xiaomi no quiere quedarse atrás. Su sensor es rápido aunque, al principio, cuesta saber, con la pantalla fundida a negro, dónde situar exactamente el dedo para desbloquear el terminal. Sobre esta característica, he de ser sincera. No se trata de un sensor ultrasónico, como el del Samsung Galaxy S10, por lo que es menos seguro. Pero, al final, los gustos de cada uno son los que son. Los sensores ultrasónicos son algo más lentos. Esto va a gusto del consumidor. Este es uno de los pequeños detalles que lo diferencian de la auténtica gama alta, pero por el precio, ¿qué queremos? Sí me ha fascinado el reconocimiento facial. Esta opción, al configurarla, te avisa de que es menos segura que el tradicional PIN, contraseña o patrón. Pero había que probarla. Cuando te llega una notificación, coges el Mi 9, «pones tu cara» y se desbloquea al momento. Muy cómodo aunque poco seguro. En los laterales, a la derecha, se encuentran los tradicionales botones de apagado y control de voumen. En la izquierda, el botón para llamar al Asistente de Google y la ranura de tarjeta (admite Dual SIM). En la parte inferior, se encuentran el altavoz (cuyo sonido es decente), el micrófono y el conector USB-C. Para los nostálgicos: no hay «jack» de auriculares. En la parte superior, infrarrojos. Fotografía En la carcasa trasera se encuentra la triple cámara, que sobresale en exceso. Realmente, el Mi 9 es el primer terminal de Xiaomi con tres cámaras traseras con Inteligencia Artificial de 12 Mpx, 48 Mpx y 16 Mpx. Cuenta con el último sensor de 48 Mpx Sony IMX586 1/2? en la principal. La triple combinación con IA de esta cámara principal, con el gran angular de 16 Mpx y el teleobjetivo de 12 Mpx ofrecen muy buenos resultados. Pero no los mejores. Las fotografías nocturas y el modo retrato son también de notable alto. Con respecto al vídeo, el terminal graba en 4K hasta 60 frames por segundo, pero lo mejor es el «slow motion» de 960 fps en Full HD. El cuanto al rendimiento, no hay nada que temer. El Xiaomi Mi 9 cuenta con la última «bestia»: un procesador Qualcomm Snapdragon 855. Tiene 6GB de RAM y 64 o 128 GB de almacenamiento interno (no es posible ampliar con Micro SD). Batería corta En cambio, la batería de 3.300 mAh, para ser un terminal tan potente, se queda algo corta (otro pequeño detalle que lo diferencia de la gama alta). Ya sabéis que la autonomía depende del uso que le des al terminal pero en un día y medio (si llegas) tienes que cargarlo. Esta falta de autonomía se compensa con el gran sistema de carga rápida, tanto por cable (el cargador que viene es de 18W pero es «smartphone» es compatible con hasta 27W) como de manera inalámbrica. He de reconocer que me ha conquistado la base de Mi Wireless Charging Pad (20W) que no viene con el terminal. Se compra por separado. Xiaomi Mi 9 funciona con Miui 10, basado en Android 9, y es una versión muy buena. Tiene NFC pero no es resistente al agua, es decir, no tiene certificación IP. Todo ello, desde 450 euros. Nadie pide menos por tanto.
11-03-2019 | abc.es
Xiaomi Mi 9: diez días probando el móvil que va a ser un superventas
Xiaomi conquistó, justo un día antes de que arrancara oficialmente el Mobile Worold Congress (MWC) de Barcelona, a sus fans. Y no es para menos. La compañía china nunca decepciona. Al menos, hasta ahora. Su filosofía de «ofrecer productos asombrosos a precios muy honrados» ha calado entre sus usuarios. Muy fieles, por cierto. Y con el Mi 9 no iba a ser menos. No se trata de un teléfono flexible, una de las tendencias que ha dejado el MWC, ni tampoco de un terminal propio de la gama alta tipo Apple o Samsung. Toca ser sinceros. Pero no por ello el Mi 9 deja de ser un «smartphone» de sobresaliente y todo apunta a que será un superventas en este 2019. El Xiaomi Mi 9 es un terminal con características propias de la gama alta, aunque no tan perfectas. Y lo mejor que tiene con respecto a los móviles «premium» del mercado es su precio: 450 euros, la versión de 64 GB, o 499 euros la de 128 GB. Con ello quiero decir que por ese dinero nadie ofrece un terminal con las características que tiene. Vamos a ellas. Sólo el color Piano Black es el modelo disponible actualmente en España. Lo primero que más me ha gustado es que es muy fino (7,6 mm.), por lo que se maneja a la perfección. La curvatura del cuerpo trasero, para una mayor adaptación, está inspirado en el famoso estilo del reconocido arquitecto Antonio Gaudí. Xiaomi se ha esmerado en el diseño. Y eso se nota. Lo peor, en este sentido, es que las huellas en la parte trasera están aseguradas. Pero hay solución: la funda que te viene de regalo con el móvil (un detalle de la compañía). En la parte frontal, tenemos una una pantalla Samsung AMOLED de 6.39 pulgadas, resolución Full HD+, formato 19:9 y Gorilla Glass 6. Destaca el pequeño y fino «notch» estilo gota en un panel muy bien aprovechado, que luce a la perfección y que poco tiene que envidiar a la gama «premium». Huella dactilar El dispositivo cuenta con un sensor de huella en la pantalla que funciona bastante bien. Ya sabéis que la tendencia, hasta ahora, era situarlo en la carcasa trasera. Pero las grandes marcas están apostando por incluirlo en la pantalla. Y Xiaomi no quiere quedarse atrás. Su sensor es rápido aunque, al principio, cuesta saber, con la pantalla fundida a negro, dónde situar exactamente el dedo para desbloquear el terminal. Sobre esta característica, he de ser también sincera. No se trata de un sensor ultrasónico, como el del Samsung Galaxy S10, por lo que es menos seguro. Pero, al final, los gustos de cada uno son los que son. Los sensores ultrasónicos son algo más lentos. Esto va a gusto del consumidor. Este es uno de los pequeños detalles que lo diferencian de la auténtica gama alta, pero por el precio, ¿qué queremos? Ficha técnica Pantalla Super AMOLED 6.39 pulgadas Resolución 1.080 x 2.280 p. Dimensiones 155 x 75 x 7,6 mm Peso 173 gramos Chip Snapdragon 855 RAM 6 / 8 GB Memoria 64 / 128 / 256 GB Cámara 48 MP F1.8 + 16 MP F2.2 (gran angular) + 12 MP (tele) y frontal 20 MP Batería 3.300 mAh SO Android 9 Pie + MIUI 10 Sí me ha fascinado el reconocimiento facial. Esta opción, al configurarla, te avisa de que es menos segura que el tradicional PIN, contraseña o patrón. Pero había que probarla. Cuando te llega una notificación, coges el Mi 9, «pones tu cara» y se desbloquea al momento. Muy cómodo aunque poco seguro. En los laterales, a la derecha, se encuentran los tradicionales botones de apagado y control de volumen. En la izquierda, el botón para llamar al asistente de Google y la ranura de tarjeta (admite Dual SIM). En la parte inferior, se encuentran el altavoz (cuyo sonido es decente), el micrófono y el conector USB-C. Para los nostálgicos: no hay «jack» de auriculares. En la parte superior, infrarrojos. Equilibrada fotografía En la carcasa trasera se encuentra la triple cámara, que sobresale en exceso (otro pequeño detalle con respecto a la gama alta). Realmente, el Mi 9 es el primer terminal de Xiaomi con tres cámaras traseras con Inteligencia Artificial de 12 Mpx, 48 Mpx y 16 Mpx. Cuenta con el último sensor de 48 Mpx Sony IMX586 1/2? en la principal. La triple combinación con IA de esta cámara principal, con el gran angular de 16 Mpx y el teleobjetivo de 12 Mpx ofrecen muy buenos resultados. Pero no los mejores. Las fotografías nocturas y el modo retrato son también de notable alto. Con respecto al vídeo, el terminal graba en 4K hasta 60 frames por segundo, pero lo mejor es el «slow motion» de 960 fps en Full HD. El cuanto al rendimiento, no hay nada que temer. El Xiaomi Mi 9 cuenta con la última «bestia»: un procesador Qualcomm Snapdragon 855. Tiene 6GB de RAM y 64 o 128 GB de almacenamiento interno (no es posible ampliar con Micro SD). Batería corta En cambio, la batería de 3.300 mAh, para ser un terminal tan potente, se queda algo corta (otro pequeño detalle que lo diferencia de la gama alta). Ya sabéis que la autonomía depende del uso que le des al terminal pero en un día y medio (si llegas) tienes que cargarlo. Esta falta de autonomía se compensa con el gran sistema de carga rápida, tanto por cable (el cargador que viene es de 18W pero es «smartphone» es compatible con hasta 27W) como de manera inalámbrica. He de reconocer que me ha conquistado la base de Mi Wireless Charging Pad (20W) que no viene con el terminal. Se compra por separado. El Xiaomi Mi 9 funciona con Miui 10, basado en Android 9, y es una versión muy buena. Tiene NFC pero no es resistente al agua, es decir, no tiene certificación IP. Todo ello, desde 450 euros. Nadie pide menos por tanto.
5