Noticias de "android"

20-09-2018 | abc.es
Cómo escribir rápido en WhatsApp
¿Cuántas veces has maldecido al autocorrector al enviar un mensaje por WhatsApp? Y si has cambiado de móvil, seguro que también has notado cambios a la hora de escribir porque el nuevo terminal no reconoce aún las expresiones que sueles usar. ¿Verdad? Toma nota de estos consejos para que escribas sin problemas. Corrector ortográfico. Desactívalo. Vete a la configuración de tu terminal y pincha en la opción de «Teclados» (búscala si no la encuentras, ya que en cada móvil viene de una manera diferente. También en «Idiomas»). Desactiva el corrector ortográfico o, si lo prefieres, selecciona el que quieras, si es que tienes opción. Correción ortográfica. Se trata de una opción incluída dentro de «Gboard», el teclado de Google. Configura las opciones que quieras para personalizar tu escritura: que te corrija las palabras mientras escribes, escribir con mayúscula la primera letra de la primera palabra de cada frase, insertar un punto seguido de un espacio al tocar dos veces la barra espaciadora o desactiva la opción que te marca las palabras con errores ortográficos mientras escribes. ¿Diestro o zurdo? Si eres de los que escribe con una sola mano, ajusta el teclado hacia la derecha o izquierda para que te sea más rápido y fácil escribir (busca en las opciones de teclado la opción «Modo de una sola mano»). Escribe mientras deslizas el dedo: se trata de otra opción muy útil que puedes ajustar en las opciones del teclado. Diccionario. Tanto Android, en «Ajustes», como iPhone, en «Sustitución de texto», disponen de esta opción. Se trata de un diccionario personal en el que podremos añadir expresiones particulares que solemos usar para que la reconozca y podamos escribirlas sin problemas. Abreviaturas. Tanto en el Diccionario de Android que acabamos de comentar como en iPhone, puedes asociar abreviaturas que suelas escribir. En iPhone, esta opción se encuentra en «Funciones rápidas».
19-09-2018 | abc.es
¿Quién dijo que los teclados físicos ya no están de moda en los móviles? Bueno, puede que el término «de moda» resulte algo exagerado, pero de lo que no cabe duda es que por lo menos una marca, precisamente la que tiene a gala haber fabricado algunos de los mejores teclados físicos de la historia, se resiste con uñas y dientes a su desaparición. Hace algo más de un año, durante la edición de 2017 del Mobile World Congress, Blackberry presentó su KeyOne. Todo un prodigio de renovación y adaptación a los nuevos tiempos, pero sin renunciar a sus propias señas de identidad. Aquél dispositivo, en efecto, (el primero de la firma que incorporó Android), se las arregló para hacer compatible el sistema operativo de Google con sus propios (y legendarios) protocolos de seguridad. Y se atrevió, en pleno despegue de la moda de grandes pantallas sin bordes, a insistir con el teclado físico. Y no es que la KeyOne se convirtiera en un rotundo éxito de ventas (algo menos de un millón de unidades en 2017), pero sí que demostró que un dispositivo así seguía teniendo su hueco en el mercado. En otras palabras y con los tiempos que corren, un éxito. Por eso no es de extrañar que la firma repita este año con su nueva BlackBerry Key2. Ficha técnica Pantalla 4.5 pulgadas Resolución 1.620 x 1.080 p. (434ppp) Chip Snapdragon 660 RAM 6 GB Memoria 64/128 GB (microSD) Cámara Doble (12+12 MP con F1.8+F2.6) y frontal 8 MP SO Android 8.1 Oreo Batería 3.500 mAh Precio 649 euros Mismo diseño, mismo concepto, pero con notables mejoras tanto en el procesador como en la memoria RAM y el apartado fotográfico. De este modo, los amantes del teclado físico podrán seguir haciendo uso de uno que, además, ahora es algo más grande gracias a la reducción del marco superior, y cuenta con una nueva tecla de acceso rápido llamada Speed Key, que permite alternar, desde cualquier pantalla, entre contactos y aplicaciones con un simple toque. Durante las pruebas, bastaron un par de días de uso para acostumbrarse al uso y a los atajos del excelente teclado de la Key2. Tanto, que muchas de sus funciones se echaban de menos al volver a usar móviles con teclado virtual. Por lo que respecta a la seguridad, el terminal incorpora la última versión del software de BlackBerry, DTEK, e incluye como novedad la herramienta Proactive Heath que, como su propio nombre indica, se encarga de escanear continuamente el dispositivo en busca de posibles brechas de seguridad y sugiere al usuario las mejores configuraciones. En cuanto al procesador, el nuevo terminal incorpora el Qualcomm Snapdragon 660 (ocho núcleos hasta 2,2 GHz), mucho más potente que el anterior Snapdragon 625, y pasa de 3 a 6 GB de memoria RAM, lo que garangtiza la fluidez de las aplicaciones prácticamente en cualquier situación. La memoria de almacenamiento varía, según la versión elegida, entre los 64 y los 128 GB, y una más que generosa batería de 3.500 miliamperios garantiza los dos días de uso sin tener que parar por el cargador, especialmente si tenemos en cuenta que la pantalla es de 4,5 pulgadas. En el apartado fotográfico, la firma no ha querido dejar de ofrecer a sus usuarios una doble cámara trasera que cumple a la perfección con las exigencias más actuales: dos sensores de 12 megapíxeles, con aperturas de F1.8 y F2.6 y grabación de vídeo en calidad 4K. Por supuesto, se incluye un modo retrato para captar sujetos nítidos y desenfocar el fondo. La cámara frontal es de 8 megapíxeles. El dispositivo se puede adquirir en la tienda online de BlackBerry a un precio de 649 euros.
18-09-2018 | abc.es
Google diseña para China un buscador que vincularía las búsquedas de los usuarios a sus números de teléfono
Las relaciones entre China y Google no siempre han sido buenas y normalmente han ido acompañadas de polémica. El gigante tecnológico lleva tiempo buscando la forma de lanzar su buscador en el estricto país asiático. El gobierno chino solo dejará que opere bajo sus normas, algo que no gusta a usuarios ni organizaciones. Ahora, la polémica se reaviva al desvelarse una nueva censura. Según desvela «The Intercept», los de Mountain View habrían cedido a las exigencias del Gobierno chino con la creación de un motor de búsqueda censurado que además vincularía las búsquedas de los usuarios con sus números de teléfono personales, de tal manera que el gobierno pueda espiar y monitorear las actividades de los usuarios. Este nuevo buscador ha sido bautizado con el nombre de Dragonfly. Ideado para dispositivos Android, eliminaría todo tipo de contenido considerado «delicado» por el Partido Comunista de China, así como toda información relacionada con disidentes políticos, libertad de expresión, democracia, derechos humanos y protestas pacíficas. «Google compiló una lista negra de censura que incluía términos como 'derechos humanos', 'protesta estudiantil' y 'Premio Nobel' en mandarín», asegura «The Intercept». También se manipularían los datos meteorológicos y de contaminación del aire. Las reacciones a la creación de Dragonfly no se han hecho esperar. Los principales grupos de derechos humanos han criticado al buscador alegando que «contribuye directamente o puede ser cómplice de las violaciones de los derechos humanos». Listas negras Pero más allá de la censura, preocupa el hecho de que las autoridades chinas puedan acceder a los datos de los usuarios, ya que estos se almacenarían. Según la publicación, el prototipo vincula las búsquedas al número de teléfono del usuario, de tal manera que cualquier ciudadanos podría ser rastreado de una manera muy sencilla y «cualquier usuario que busque información prohibida por el gobierno podría estar en riesgo de ser interrogado o detenido si las agencias de seguridad obtuvieran los registros de búsqueda de Google». Cynthia Wong, investigadora de internet de Human Rights Watch, organización no gubernamental dedicada a la investigación, defensa y promoción de los derechos humanos, ha declarado a «The Intercept» que sería «muy problemático desde el punto de vista de la privacidad, ya que permitiría un seguimiento y un perfil mucho más detallados del comportamiento de las personas. Vincular las búsquedas a un número de teléfono dificultaría mucho más que la gente evite la vigilancia gubernamental excesiva, algo que ya está muy generalizado». Según han desvelado fuentes cercanas al medio, el buscador funcionaría como parte de una sociedad con sede en China, cuyos trabajadores actualizarían las listas negras de los términos de búsqueda .
18-09-2018 | abc.es
WhatsApp prepara una función muy demandada por sus usuarios: el modo oscuro
WhatsApp, conocida aplicación de mensajería instantánea, sigue explorando nuevas funciones que alimentar y hacer crecer su plataforma. Una de las que estudia a tenor de los rumores es el modo oscuro o nocturno, una de las demandas más fuertes de los consumidores de servicios digitales. Según informa «WABetaInfo», medio especializado en avanzar próximas funciones, la «app» prepara esta característica visual que está diseñada principalmente para consumirse de una manera más relajada en momentos de baja luminosidad como la noche. Una decisión interesante puesto a que las empresas de tecnología llevan tiempo intentando poner el foco en la salud de las personas. Diseño conceptual de cómo puede quedar este modo noche - WABETAINFO Con esta medida, en principio, se protegerá en cierta medida a los ojos. Así que tendrá especial interés, sobre todo, en los móviles con pantallas de tipo OLED, que generlamente potencian los contrastes y negros profundos, y que está presente en numerosos terminales de alta gama de apple, Samsung, Google o LG. La llegada de esta opción, que se ha venido implantando en otros servicios digitales como Twitter, todavía no está clara pero, atendiendo a otras veces, puede llegar llegar en los próximos meses a los dispositivos basados en iOS y Android. Pese a que todavía no se ha hecho oficial, sí ha trascendido algunas imágenes conceptuales para hacerse una idea de cómo puede quedar. Otros rivales como Telegram ya cuentan con esta particularidad.
18-09-2018 | abc.es
YouTube Kids: cómo aprobar los vídeos que tus hijos pueden ver desde el móvil
Los teléfonos móviles inteligentes y otros dispositivos forman parte de la vida de las personas. También de los niños y menores. Un hecho cada vez mayor por el que los padres suelen prestar gran atención. Saber lo que consumen, si esto está adecuado a su edad o conocer el tiempo de visualización es parte de la crianza. Para intentar tranquilizar algo a los padres, YouTube lanzó en 2015 una versión para los más pequeños, YouTube Kids. Una biblioteca de videos previamente filtrados, aunque en ocasiones se ha «colado» material inapropiado. Entre algunas de sus funciones destaca la posibilidad de filtrar el contenido para evitar que los niños busquen vídeos que no sean apropiados para su edad o controlar el tiempo que pasan los niños en la aplicación mediante la configuración de una contraseña que hace que, cuando se sobrepase el límite de tiempo, se cierre y no pueda volver a abrirse sin la contraseña. Pero, ahora, el servicio ha introducido interesante que consiste en la aprobación por los padres o tutores del contenido destinado a los menores. Una herramienta de control parental con la que los adultos pueden elegir los vídeos y canales que los menores a su cargo podrán ver en la aplicación. Está disponible para los dispositivos Android, aunque llegará próximamente al sistema operativo móvil de Apple, iOS. Pasos a seguir 1.- Si quieres habilitar esta función, abre los ajustes, ve al perfil del menor y selecciona «Solo contenido aprobado». 2.- Con esto, tendrás todo a punto para empezar a elegir los vídeos que podrán ver los menores a tu cargo. 3.- Los padres o tutores pueden elegir cualquier vídeo, canal o colección de canales que les guste con solo hacer clic en el botón «+». También pueden buscar creadores o vídeos concretos. Si se habilita este modo, los menores no podrán buscar contenido por su cuenta.
18-09-2018 | abc.es
Trucos para sacar provecho al correo electrónico Gmail
Gmail es el servicio de correos electrónicos más popular en estos momentos. Propiedad del gigante Google, también se emplea para fines profesionales, con lo que se pueden activar alguna de las múltiples opciones que existe en su interior. Habilitar notificaciones de correos entrantes Como decimos, es posible que más de un usuario utilice Gmail como herramienta de trabajo. Pues bien, en muchas ocasiones se requiere de agilidad y velocidad a la hora de procesar todos los correos recibidos. Una razón para activar las notificaciones de mails. Estas alertas se pueden recibir tanto en los navegadores Google Chrome, Firefox o Safari mientras esté iniciada tu sesión en Gmail y lo tengas abierto en el navegador. Para ello hay que abrir el servicio en el ordenador. Arriba a la derecha, y pinchando en la rueda dentada «Configuración» desplazarse hacia abajo hasta el apartado «Notificaciones de escritorio». Hay tres opciones, «Habilitar notificaciones de correo nuevo», «Habilitar notificaciones de correos importantes» o «Inhabilitar notificaciones de correo». Ahí ya el gusto del consumidor es el que decide. Añadir firma al final Gmail se utiliza también para fines laborales. Profesionales de toda clase y devoción suelen crear sus propias cuentas profesionales desde donde comunicarse con otros clientes o colegas del gremio. Una opción útil a tener en cuenta es introducir por defecto en cada correo la firma del remitente. De tal manera, cuando el destinatario reciba un mensaje le aparecerán los datos personales para poder comunicarse por otras vías. Así le damos un toque más serio al asunto. ¿Cómo hacerlo? Para ello hay que ir a «Configuración». En la pestaña «General» debe aparecer un apartado que se llama «Firma». Tan solo hay que activarlo y escribir los datos que uno desea, personalizando además el cuerpo y formato de texto gracias a las herramientas de edición que aparecen programadas. Y, por cierto, deja la opción de añadir una imagen con tu imagen corporativa o tu fotografía personal. Mensaje automático por vacaciones Es recomendable desconectar de los servicios de internet de vez en cuando. Pero como hay usuarios que utilizan Gmail para su trabajo tampoco conviene -a veces- irse de vacaciones sin avisar a los posibles clientes, proveedores o compañeros. La plataforma dispone de una opción para enviar un mensaje reciba de manera automática otro de respuesta. Se conoce como «Respuesta automática», una opción que viene desactivada por defecto. Lo primero es ir a «Configuración/General». Desde ahí se puede configurar el periodo y la respuesta automática. Y, por cierto, si no quieres que todos los que te escriban sepan que estás ausente es conveniente marcar la casilla de «Enviar respuesta solo a mis contactos». Aplicar filtros Otra opción muy práctica. Con el uso de los filtros se pueden automatizar las tareas habituales, como reenviarlo, clasificarlo, borrarlo. Para crear un filtro, hay que ir a «Configuración» y definir en primer lugar un criterio de búsqueda. «Crear un filtro nuevo» es lo primero que aparece dentro del apartado «Filtros». Posteriormente, en «Crear un filtro con estos criterios de búsqueda» hay que elegir la acción a realizar. Marcar mensajes como «spam» Otra interesante opción dentro del servicio está destinada a gestionar la decena de mensajes de propaganda que inundan casi a diario nuestro buzón. Desde Gmail se puede clasificar las entradas en función de la importancia y del contenido. Además, detecta automáticamente los mensajes de «spam» y los sospechosos, enviandolos a la categoría Spam. Cuantos más mensajes se marquen así, el sistema mejor clasificará automáticamente los correos similares. Para ello, hay que abrir Gmail en el ordenador y seleccionar uno o varios mensajes. Hacer clic en «Marcar como spam» o «Denunciar spam». Cabe recordar que si se activa esta opción Google recibe una copia del mismo y es posible que la analice para proteger a sus usuarios frente a spam y usos inadecuados en un futuro. No obstante, al tratarse de una opción se puede revocar: en el lateral izquierdo hay que hacer clic en «Spam». Si no se ve la carpeta, hay que pinchar en Más. Bloquear las entradas de un usuario A veces muchos usuarios están siendo constantemente acosados por ciertas personas. No tienen que ser malintencionadas, sino posibles «trolls» o acosadores que envían continuamente mails. Desde este servicio se puede bloquear a una persona para evitar recibir más contenido, aunque también se suele aplicar a las cuentas «spam». Para ello, hay que abrir el mensaje, seleccionar «Más» (arriba a la derecha) para hacer clic en «Bloquear a [remitente]». Por cierto, en caso de bloquear a alguien sin querer, sigue los mismos pasos para desbloquearlo. Añadir tareas En el último diseño esta opción se encuentra disponible en un módulo en la parte de la derecha en la versión de escritorio (ordenadores) como acceso directo, aunque se puede sincronizar para consultarlas directamente desde la aplicación para dispositivos móviles iOS o Android. La finalidad de esta opción es gestionar ciertas tareas de manera rápida para que no se te olviden realizarlas al cabo del día. Abrir varias cuentas a la vez También es posible que los usuarios necesiten dos o más cuentas diferentes en función de sus necesidades, ya sea un correo para el entorno laboral y otro para fines personales. En caso de se poseedor de varias cuentas de Gmail el servicio permite añadirlas. En caso de hacerlo aparecerán los buzones separados por pestañas. Esta función se encuentra en «Configuración/Cuentas e importación». Incluso es posible conceder acceso a una tercera persona para leer o enviar correos en tu nombre, aunque para ello también hay que añadir la cuenta de otra persona desde el mismo apartado. Enviar mensajes que se autodestruyen Es una reciente opción que puede ayudar a los usuarios más recelosos de su intimidad a empezar a usarlo casi a diario. Se trata de un modo confidencial que, en principio, puede ser útil cuando se comparte información sensible. Para activarlo es necesario previamente abrir la ventana para redactar un correo electrónico. Una vez en el campo de texto hay que dirigirse al icono que aparece entre sus herramientas y que tiene forma de maletín con un reloj. Entonces, los usuarios pueden seleccionar el tiempo en que desea que desaparezca el contenido: de un día a cinco años. Con esta función los destinatarios no podrán reenviar, copiar, pegar, descargar ni imprimir el contenido de los correos. Incluso es posible requerir una contraseña para acceder al mismo. Cómo mencionar a contactos Al igual que en Twitter, el servicio de correo permite desde hace poco mencionar a otros contactos dentro de un mail. ¿Para qué? Básicamente para hacer una llamada a una determinada persona o varias para continuar la conversación o facilitar la comunicación con un tercero. Es una medida útil que está enfocada a ser más sencillo todo el proceso. Cuando el destinatario recibe el texto con una mención puede pinchar directamente sobre el nombre que se incluye abriéndose una ventana para iniciar la redacción de un email. Es una función que viene activada por defecto y se puede utilizar en cualquier momento. Una vez que se ha añadido el asunto del mismo y la cuenta de destino, los usuarios ya pueden escribir directamente el texto que se pretende enviar. 3.- En el cuerpo del texto se puede añadir una mención tan solo introduciendo el carácter «@», la clásica arroba que suele encontrarse en la tecla del ordenador 2 o en el teclado digital de los teléfonos móviles. Utilizar Gmail sin conexión Esta es otra función muy recomendable. Con ella se pueden leer los mensajes, responderlos y realizar búsquedas en ellos aunque no se tenga conexión a internet desde mail.google.com. Si utilizas Gmail con tu cuenta del trabajo o de un centro educativo, puedes pedirle a tu administrador que te ayude a cambiar la configuración. Para activar «Gmail sin conexión» hay que asegurarse antes de que has descargado el navegador Chrome en tu ordenador. Solo se puede usar esta función desde una ventana del navegador que no esté en el modo de incógnito. Para ello, hay que ir a la configuración y marcar la opción «Habilitar el correo sin conexión». Entonces, es cuestión de ir eligiendo los mensajes de cuántos días quieres sincronizar.
17-09-2018 | abc.es
La estandarización, clave en la evolución del «internet de las cosas»
La empresa española SPC ha presentado este lunes su solución al Internet de las Cosas (IoT) para el hogar inteligente. Una serie de 17 dispositivos que abarcan cuatro categorías: iluminación, energía, seguridad y confort. Dispositivos conectados en el hogar hay miles en el mercado. La propuesta diferenciadora se encuentra en que todos estos aparatos se comunicarán entre sí y actuarán de forma inteligente, o lo que es lo mismo, cuando suene el despertador, las luces se encenderán de forma automática. Todo ello lo van a llevar acabo junto a «Tuya», una plataforma de inteligencia artificial que ya está presente en miles de dispositivos de otras marcas. La clave no está sólo en que existe un cierto nivel de estandarización, ya que todos los dispositivos conectados en el ecosistema de «Tuya» serán capaces de comunicarse con ellos, sean de la marca que sean. También ha permitido a SPC dotar de inteligencia a sus aparatos en un tiempo récord de un mes con esta solución OEM. Los dispositivos son compatibles con Alexa, Google Assistant e IFTTT, y por supuesto, las aplicaciones para controlarlos están disponibles en iOS y Android. En opinión de Jose San Emeterio, director general de SPC, «no hay límite, todo puede estar conectado y puede ofrecernos una experiencia de usuario fantástica».
17-09-2018 | abc.es
YouTube: cómo saber el tiempo que pasas viendo vídeos
Las empresas tecnológicas están decididas a ofrecer información sobre el uso y dedicación que dan las personas a sus servicios. En una maniobra que podría interpretarse como una solución para «desintoxicarse» de internet, lo cierto es que los paneles de datos de tiempo de consumo se están extendiendo a las redes sociales. La última en sumarse a esta corriente es YouTube, que desde su aplicación para dispositivos móviles iOS y Android permite consultar el tiempo de visualización de videos. Esta opción, que viene desactivada por defecto, necesita activar el historial de la plataforma. El historial de reproducciones también está concebido para que el software de la plataforma pueda entregar al usuario sugerencias o los últimos videos que ha visto, aunque advierte que si está activado «es posible que se guarden datos de cualquiera de los dispositivos con los que inicies sesión». Una vez que se ha puesto en marcha, los usuarios pueden conocer una serie de estadísticos como el tiempo (en horas, minutos y segundos) del día, de ayer, de la última semana, así como una medida diaria mensual. Las estadísticas están basadas en el historial de reproducciones de todos los productos de YouTube, entre los que se excluye YouTube Music, el reproductor de «streaming». Además de conocer al detalle las estadísticas de visualización, el servicio permite establecer una alerta en la que se indica al usuario que se tome un descanso. Una opción que también viene desactivada por defecto; no así el sistema de reproducción automática que viene habilidad de primeras. Pasos a seguir 1.- Pulsar sobre el icono del perfil, que generalmente estará en la parte superior derecha 2.- Aparecerá una opción debajo de «mi canal» en dnde se indica el «Tiempo de visualización» 3.- Al acceder a este panel se podrá consultar la información de uso
17-09-2018 | abc.es
Probamos Xiaomi Mi 8: a vueltas con un clon del iPhone X
Las razones de su llegada, teniendo otros modelos quizás más prometedores, es algo desconocida. Pero, en líneas generales, el Xiaomi Mi 8 cumple con lo prometido aunque sin llegar a sorprender. Es indudable que el dispositivo está adherido al ADN de la familia Mi de la compañía china, destilando su personalidad pero tomando elementos propios de otros rivales. De hecho, toma inspiración del iPhone X, el terminal lanzado por Apple el pasado año para conmemorar el décimo aniversario de la llegad del producto. El terminal no sorprende (de entrada) pero cumple. El equipo calca incluso la pestaña. Una decisión inexplicable dado que el marco inferior es asimétrico y está descompensado: es más grueso que el superior. Los acabados, mejorables, cuentan con laterales fabricados en metal. Su parte trasera, en cambio, con toques de cristal, es un imán para las huellas y manchas. Los más obsesivos con esos detalles se pueden mosquear por tener que limpiar el móvil cada dos por tres. Y si no siempre queda una solución: llevarlo con funda. La parte trasera se ha dedicado a la cámara, que sigue siendo doble como manda los cánones establecidos en la industria en estos momentos. Incorpora dos sensores de 12 megapíxeles cada uno que destacan, especialmente, por su diafragma; la lente principal está abierta a F1.8 mientras que la secundaria -empleada para perfeccionar el modo retrato- se contenta con un valor de F2.4. Por fortuna, y a diferencia de otros modelos rivales, dentro de la aplicación de cámara subsiste un modo manual desde donde cambiar los principales parámetros, ya sea la sensibilidad, tiempo de exposición o el tipo de objetivo (gran angular o teleobjetivo). Los usuarios conocimientos en fotografía pueden darle bastante uso, pero lo más normal será que se dispare de manera automática. Destacar también los modos belleza que se pueden utilizar. El sistema de enfoque, en ocasiones, sufre de ciertos retardos. El tratamiento de las imágenes está en la línea de lo producido en otros modelos de la marca china. Ofrece buenas sensaciones, pero en ocasiones las imágenes captadas en modo retrato -jugando con la profundidad de campo- se sienten algo artificiales y no logra recortar la silueta a la perfección. A veces se aprecian algo estériles y sin vida. En esa misma cara posterior se ubica el lector de huellas dactilares. Una tecnología biométrica para desbloquear la pantalla que funciona a las mil maravillas. El destino del sensor es idóneo -en el centro-. Es cómodo y el dedo suele caer en esa posición. También es rápido y veloz. Tiene una pantalla de 6.2 pulgadas, que ocupa el 83,8% de la cara principal, de tipo Amoled. La resolución del dispositivo es 2.248 x 1.080 p. (FullHD+), lo que supone una densidad de 402 ppp. No está mal resuelta y tanto la calibración como la reproducción de los colores es bastante fidedigna, aunque se echa en falta algo más de detalles y el panel tiende a azularse. Por calificarlo de alguna manera, es correcta, sin demasiado aspavientos. Se trata de un terminal que muestra un brillo razonable, incluso en determinados ángulos de visión o en condiciones especiales como cuando le da el sol directamente. Apenas la firma china se ha desviado del camino adoptado en anteriores temporadas. Sigue por la misma senda del anterior modelo, aunque mejorando algunas especificaciones técnicas. Un factor que explica la escasa evolución de este modelo. Su estrategia sigue la misma lógica anterior: ofrecer casi todo lo mejor pero a precios de derribo. Esa línea la mantiene, aunque con ciertas concesiones: el apartado fotográfico y la calidad de pantalla. Dos aspectos en los que el buque insignia de la firma china puede patinar ligeramente. Es aceptable, pues, que en un terminal de este costo no todo sea perfecto. También se aprecia esa visión comercial en el audio. El equipo de sonido no es estéreo y, aunque ofrece un nivel más que aceptable, puede llegar a saturarse a toda potencial. Es un motivo menor si se compara con el resto de prestaciones, puesto que viene vitaminado con lo exigible en un terminal de alta gama en la actualidad. Ficha técnica Pantalla 6,2 pulgadas Resolución 2.248 x 1.080 p. (Full HD+) Dimensiones 154,9 x 74,8 x 7,6 mm Peso 172 gramos Procesador Snapdragon 845 a 2,8 GHz RAM 6 GB Memoria 64/128/256 GB Cámara Doble con 12 megapíxeles (F1.8 y F2.4) y frontal de 20 megapíxeles SO Android 8.0 Oreo + MIUI 9.5 Batería 3.400 mAh A saber, un microchip Snapdragon 845 de Qualcomm capaz de moverse a una frecuencia de reloj de 2,8 GHz. Este «cerebro» le confiere, junto con sus 6 GB de memoria RAM, un desempeño solvente y robusto en prácticamente todas las tareas realizadas. Incluso en las pruebas más exigentes, los análisis despuntan a pesar de no liderar el marcador en los test de rendimiento más populares. Si se exprime al máximo sí se aprecia un incremento de la temperatura pero tampoco supone demasiados problemas. Otra de las novedades del dispositivo es que integra, por primera vez, un sistema de posicionamiento GPS de doble frecuencia, compatible con bandas L1 y L5. La idea es proporcionar una navegación más precisa, lo que facilita navegar mientras se camina o llamar a un taxi en áreas urbanas con alta densidad de población sin problemas. Pero en el día a día apenas se nota. En cuanto a su capacidad, Xiaomi ha apostado por tres versiones, 64 -la versión analizada-, 128 y 256 GB a partir de 499 euros. Una interesante función que viene de serie es la posibilidad de un «segundo espacio» como lo define la propia compañía. Consiste en crear una nueva ventana de escritorio dentro del propio dispositivo. Una medida que puede servir para proteger u ocultar información o, simplemente, destinarlo como «ventana personal y ventana para el trabajo». La capa de personalización MIUI 10 permite, como un interesante atributo, previsualizar hasta cinco aplicaciones diferentes. Extrañamente se puede ocultar el «notch» desde «Ajustes». Lo que hace en realidad es oscurecer el área alrededor de esta pestaña, con lo que en realidad estamos perdiendo ese espacio. Una opción que reafirma la teoría: está ahí por el simple hecho de que está de moda. Por fortuna, se ha implementado una interfaz gestual que emula a la desarrollada el pasado año por Apple. Funciona de manera intuitiva. Con simples gestos hacia arriba o hacia abajo se puede ir navegando entre distintas aplicaciones o cerrándolas. No cuenta con clavija para auriculares en el borde posterior, que se ha destinado para al altavoz y para el puerto USB-C. Hay que añadir que dispone de un chip NFC que suele dedicarse como elemento imprescindible para realizar pagos móviles en el comercio. Es decir, cuenta con lo exigible en un gama alta, aunque su autonomía ha dejado, en cambio, sensaciones encontradas: tiene una pila de 3.400 mAh pero, por desgracia, aguanta una sola jornada. Eso sí, dispone de una interesante función que detecta posibles problemas que pueden estar aumentando el consumo energético.
17-09-2018 | abc.es
Probamos Xiaomi Mi 8: un clon del iPhone X, pero a mitad de precio
Las razones de su llegada, teniendo otros modelos quizás más prometedores, es algo desconocida. Pero, en líneas generales, el Xiaomi Mi 8 cumple con lo prometido aunque sin llegar a sorprender. Es indudable que el dispositivo está adherido al ADN de la familia Mi de la compañía china, destilando su personalidad pero tomando elementos propios de otros rivales. De hecho, toma inspiración del iPhone X, el terminal lanzado por Apple el pasado año para conmemorar el décimo aniversario de la llegad del producto. El terminal no sorprende (de entrada) pero cumple. El equipo calca incluso la pestaña. Una decisión inexplicable dado que el marco inferior es asimétrico y está descompensado: es más grueso que el superior. Los acabados, mejorables, cuentan con laterales fabricados en metal. Su parte trasera, en cambio, con toques de cristal, es un imán para las huellas y manchas. Los más obsesivos con esos detalles se pueden mosquear por tener que limpiar el móvil cada dos por tres. Y si no siempre queda una solución: llevarlo con funda. La parte trasera se ha dedicado a la cámara, que sigue siendo doble como manda los cánones establecidos en la industria en estos momentos. Incorpora dos sensores de 12 megapíxeles cada uno que destacan, especialmente, por su diafragma; la lente principal está abierta a F1.8 mientras que la secundaria -empleada para perfeccionar el modo retrato- se contenta con un valor de F2.4. Por fortuna, y a diferencia de otros modelos rivales, dentro de la aplicación de cámara subsiste un modo manual desde donde cambiar los principales parámetros, ya sea la sensibilidad, tiempo de exposición o el tipo de objetivo (gran angular o teleobjetivo). Los usuarios conocimientos en fotografía pueden darle bastante uso, pero lo más normal será que se dispare de manera automática. Destacar también los modos belleza que se pueden utilizar. El sistema de enfoque, en ocasiones, sufre de ciertos retardos. El tratamiento de las imágenes está en la línea de lo producido en otros modelos de la marca china. Ofrece buenas sensaciones, pero en ocasiones las imágenes captadas en modo retrato -jugando con la profundidad de campo- se sienten algo artificiales y no logra recortar la silueta a la perfección. A veces se aprecian algo estériles y sin vida. En esa misma cara posterior se ubica el lector de huellas dactilares. Una tecnología biométrica para desbloquear la pantalla que funciona a las mil maravillas. El destino del sensor es idóneo -en el centro-. Es cómodo y el dedo suele caer en esa posición. También es rápido y veloz. Tiene una pantalla de 6.2 pulgadas, que ocupa el 83,8% de la cara principal, de tipo Amoled. La resolución del dispositivo es 2.248 x 1.080 p. (FullHD+), lo que supone una densidad de 402 ppp. No está mal resuelta y tanto la calibración como la reproducción de los colores es bastante fidedigna, aunque se echa en falta algo más de detalles y el panel tiende a azularse. Por calificarlo de alguna manera, es correcta, sin demasiado aspavientos. Se trata de un terminal que muestra un brillo razonable, incluso en determinados ángulos de visión o en condiciones especiales como cuando le da el sol directamente. Apenas la firma china se ha desviado del camino adoptado en anteriores temporadas. Sigue por la misma senda del anterior modelo, aunque mejorando algunas especificaciones técnicas. Un factor que explica la escasa evolución de este modelo. Su estrategia sigue la misma lógica anterior: ofrecer casi todo lo mejor pero a precios de derribo. Esa línea la mantiene, aunque con ciertas concesiones: el apartado fotográfico y la calidad de pantalla. Dos aspectos en los que el buque insignia de la firma china puede patinar ligeramente. Es aceptable, pues, que en un terminal de este costo no todo sea perfecto. También se aprecia esa visión comercial en el audio. El equipo de sonido no es estéreo y, aunque ofrece un nivel más que aceptable, puede llegar a saturarse a toda potencial. Es un motivo menor si se compara con el resto de prestaciones, puesto que viene vitaminado con lo exigible en un terminal de alta gama en la actualidad. Ficha técnica Pantalla 6,2 pulgadas Resolución 2.248 x 1.080 p. (Full HD+) Dimensiones 154,9 x 74,8 x 7,6 mm Peso 172 gramos Procesador Snapdragon 845 a 2,8 GHz RAM 6 GB Memoria 64/128/256 GB Cámara Doble con 12 megapíxeles (F1.8 y F2.4) y frontal de 20 megapíxeles SO Android 8.0 Oreo + MIUI 9.5 Batería 3.400 mAh A saber, un microchip Snapdragon 845 de Qualcomm capaz de moverse a una frecuencia de reloj de 2,8 GHz. Este «cerebro» le confiere, junto con sus 6 GB de memoria RAM, un desempeño solvente y robusto en prácticamente todas las tareas realizadas. Incluso en las pruebas más exigentes, los análisis despuntan a pesar de no liderar el marcador en los test de rendimiento más populares. Si se exprime al máximo sí se aprecia un incremento de la temperatura pero tampoco supone demasiados problemas. Otra de las novedades del dispositivo es que integra, por primera vez, un sistema de posicionamiento GPS de doble frecuencia, compatible con bandas L1 y L5. La idea es proporcionar una navegación más precisa, lo que facilita navegar mientras se camina o llamar a un taxi en áreas urbanas con alta densidad de población sin problemas. Pero en el día a día apenas se nota. En cuanto a su capacidad, Xiaomi ha apostado por tres versiones, 64 -la versión analizada-, 128 y 256 GB a partir de 499 euros. Una interesante función que viene de serie es la posibilidad de un «segundo espacio» como lo define la propia compañía. Consiste en crear una nueva ventana de escritorio dentro del propio dispositivo. Una medida que puede servir para proteger u ocultar información o, simplemente, destinarlo como «ventana personal y ventana para el trabajo». La capa de personalización MIUI 10 permite, como un interesante atributo, previsualizar hasta cinco aplicaciones diferentes. Extrañamente se puede ocultar el «notch» desde «Ajustes». Lo que hace en realidad es oscurecer el área alrededor de esta pestaña, con lo que en realidad estamos perdiendo ese espacio. Una opción que reafirma la teoría: está ahí por el simple hecho de que está de moda. Por fortuna, se ha implementado una interfaz gestual que emula a la desarrollada el pasado año por Apple. Funciona de manera intuitiva. Con simples gestos hacia arriba o hacia abajo se puede ir navegando entre distintas aplicaciones o cerrándolas. No cuenta con clavija para auriculares en el borde posterior, que se ha destinado para al altavoz y para el puerto USB-C. Hay que añadir que dispone de un chip NFC que suele dedicarse como elemento imprescindible para realizar pagos móviles en el comercio. Es decir, cuenta con lo exigible en un gama alta, aunque su autonomía ha dejado, en cambio, sensaciones encontradas: tiene una pila de 3.400 mAh pero, por desgracia, aguanta una sola jornada. Eso sí, dispone de una interesante función que detecta posibles problemas que pueden estar aumentando el consumo energético.
67