Noticias de "apple"

20-02-2019 | abc.es
Samsung Galaxy S10 frente a sus rivales Android: Huawei P20 Pro, OnePlus 6T o Pixel 3XL
Samsung ha presentado al fin este miércoles su nuevo terminal, el Samsung Galaxy S10 , que supone una dura competencia para el resto de terminales Android de gama alta. Ya te hemos contado si vale o no la pena cambiar tu viejo S9 por este nuevo modelo. También, que el iPhone XS le gana por la mínima. Pero, ¿y el resto? OnePlus 6T: evolucionado y accesible OnePlus lanzó hace unos meses su último terminal: el 6T. Y las mejoras de este «smartphone», con respecto a su predecesor, fueron pocas: el sensor biométrico de huellas dactilares en la propia pantalla y una batería mayor. Sin embargo, no son características poco reseñables porque OnePlus es una auténtica «bestia» china cuyos terminales han conquistado a una gran parte de los consumidores. El Samsung Galaxy S10 cuenta también con el sensor en la pantalla pero en batería, el OnePlus 6T gana: 3.700 mAh frente a 3.400 mAh. Con respecto a la pantalla, el «notch» del OnePlus 6T marca la diferencia en un panel Full HD (2.340 x 1.080 píxeles) de 6,4 pulgadas, algo más grande que el nuevo S10, cuyo panel super AMOLED es de 6,1 pulgadas. El software del OnePlus es Android 9.0 Pie, como el de Samsung, pero con la capa de personalización OxygenOS, mientras que el de la firma surcoreana es One UI. Dos sensores de 16 y 20 Mpx, con apertura focal de F1.7, configuran las cámaras del OnePlus 6T, algo limitada. La frontal, que permite también el efecto retrato, tiene 20 Mpx. Nada que ver, desde luego, con la triple cámara del S10. Y, si por algo ha caracterizado OnePlus a sus terminales es por la potencia. El 6T tiene un Snapdragon 845 de Qualcomm, el más potente hasta ahora. Samsung ha dotado a su último terminal del Snapdragon 855 de Qualcomm. La firma china dotó a su terminal de 6 y 8 GB de RAM y una memoria interna de 128 o 256 GB, por debajo del S10. Huawei Mate 20 Pro: un compendio de mejoras Hacer frente a Huawei no es fácil. La firma china ha triunfado con el Mate 20 Pro, un terminal muy potente e inteligente, en el que destaca la triple cámara. El «smartphone» de Huawei cuenta con una pantalla OLED de 6.1 pulgadas, mismo tamaño que el S10 cuyo panel es Super AMOLED; procesador Kirin 970 y batería de 4.000 mAh (con un sistema de carga inalámbrica), más potente. Cuenta con una cámara frontal de 24 Mpx pero su triple cámara Leica es una auténtica locura. Las tres cámaras traseras del S10 (de 12, 12 y 16 Mpx), además de una doble lente en la parte frontal (de 8 Mpx), tiene que probarse a fondo para ver realmente hasta qué punto su sistema de Inteligencia Artificial (IA) funciona de verdad. Pero el procesador Kirin 970 del Mate 20 Pro, con IA, junto a su triple cámara Leica (40, 20 y 8 Mpx), han hecho de este terminal que la fotografía se haya convertido en una auténtica locura. Además, el sensor frontal es de 24 Mpx. El procesador Kirin 980 del Huawei es más potente que el hasta entonces nuevo Snapdragon 845. El nuevo S10 cuenta con el último chip de Qualcomm, el Snapdragon 855. Pero eso no es todo: el Kirin 980 incluye una doble Unidad de Procesamiento Neural (NPU), y es además el segundo procesador del mundo (el primero fue el A12 Bionic de Apple) que se construye con tecnología de 7 nanómetros. Esto le confiere cierta ventaja a la hora de captar imágenes. Misma RAM, misma memoria y misma certificación IP 68, es decir, ambos terminales se pueden meter hasta 30 minutos bajo el agua a un metro y medio de profundidad. El Mate 20 Pro cuenta con desbloqueo por huella dactilar y reconocimiento facial, pero también con un sensor táctil bajo la pantalla, con diez niveles de presión y un sistema de reconocimiento del rostro en 3D. El S10 incluye un sensor ultrasónico. Pixel 3 XL: falta de «punch» Los Pixel tienen una de las mejores cámara del mercado. Y eso que no no siguen la tendencia de multiplicar el número de objetivos. Para ello, dotar a un «smartphone» de triples o cuádruples sensores no tiene sentido alguno. El Pixel 3 XL cuenta con una cámara trasera 12,2 Mpx Dual Pixel y una doble frontal (de 8 Mpx cada una). El resto lo hace su IA. Es decir, la clave de Google es dejar al software todo el trabajo para conseguir una buena imagen. Y lo logra, superando incluso al Huawei Mate 20 Pro. La pantalla del Pixel 3 XL es de 6,3 pulgadas y resolución QuadHD + con paneles OLED, ligeramente más grande que la Super AMOLED de 6,1 pulgadas del S10. El terminal de Google cuenta con un Snapdragon 845, el procesador más potente de Qualcomm hasta ahora, porque el nuevo 855 es el que monta el S10. Pixel 3 XL tiene con 4GB de RAM y 64 GB o 128 GB de almacenamiento, quedándose por debajo del nuevo Galaxy. El Pixel 3 XL tiene una batería de 3.430 mAh (prácticamente igual que el Samsung S10 (3.400 mAh), está hecho con metal y cristal (Gorilla Glass 5) y en su pantalla lleva «notch». Además, tiene el tradicional lector de huellas trasero y una resistencia al agua menor (IP67). Xiaomi Mi9: el mejor percio Acaba de «salir del horno», aunque no oficialmente. El Mi9 de Xiaomi ha sido presentado este miércoles solo en el mercado asiático. Al igual que Samsung, ha apostado por una triple cámara vertical (48 Mpx F1.8, gran angular de 16 Mpx F2.2, teleobjetivo de 12 Mpx), aunque Samsung ha preferido que sea horizontal, y una frontal de 20 Mpx, nada que ver con la del S10. Xiaomi ha dotado a su terminal de una potente batería de 3.300 mAh, ligeramente menor, pero cuenta con un sistema de carga ultrarrápida que hay que probar. El Mi9 luce un panel igual Super AMOLEDalgo mayor, de 6.39 pulgadas, resolución Full HD (2.280 x 1.080 p) y relación de aspecto de 19:9, como el S10. Abbos terminales cuentan con una supericie táctil casi total, donde la diferencia viene marcada por el «notch» del Mi9. Xiaomi apuesta también por el escáner de huellas dactilares en la propia pantalla y por el mismo Snapdragon 855, el último y más potente procesador fabricado por Qualcomm. También ofrece 6 y 8 GB de memoria RAM, con lo que a priori su desempeño debe estar a la altura de las expectativas y almacenamiento de hasta 256 GB, por debajo de los 512 GB que llega a ofrecer el S10.
20-02-2019 | abc.es
El iPhone XS frente al Samsung Galaxy S10: Apple se impone aunque por la mínima
Llegó la hora. Y la temida comparativa. Puede que algún fanático de Apple decida decantarse por el recién presentado Samsung Galaxy S10 a juzgar por los últimos resultados económicos que los de Cupertino están cosechando. Y es que el iPhone ha dado muchas razones a los usuarios para que su nivel de ventas haya bajado. Samsung es un gran rival. Y ahora mismo, el nuevo S10 tiene poco que envidiar al iPhone XS. Con el nuevo terminal de la firma surcoreana, se abre un nuevo capítulo en la guerra entre Samsung y Apple marcada no solo por el décimo aniversario de la gama Galaxy, sino porque la industria de los teléfonos inteligentes se encuentra en un momento clave. Apple ha asegurado, aunque sin dar cifras, que el iPhone XR es el más vendido de todos. Pero lanzó en septiembre también el iPhone XS y XS Max, de los que esperaba mucho más y que compiten de forma directa con el nuevo S10. Diseño y pantalla Con respecto al diseño, la primera diferencia entre ambos terminales es clara. La pantalla agujereada del S10, en donde integra una cámara de 10 Mpx, es una característica nueva, por la que empiezan a apostar muchas compañías, como ya ha hecho Honor con el View 20. Samsung, ahora, ha decidido apostar por ello mientras que los de Apple siempre han sido más conservadores. La pantalla del iPhone XS o XS Max es como la del iPhone X, y cuenta con una muesca superior donde se integra el Face ID, es decir, la opción con la que los usuarios pueden desbloquear el teléfono, iniciar sesión o pagar con el móvil. El sistema de cámara TrueDepth ocupa, por tanto, parte de la pantalla. El panel que monta el Galaxy S10 es Super AMOLED de 6.1 pulgadas, resolución 2.960 x 1.440 píxeles, protegidos por un Gorilla Glass 6. Destaca también su lector de huellas dactilares ultrasónico integrado que veremos cómo funciona realmente. El nuevo terminal de Samsung es todo pantalla, como no podía ser de otra manera. No tiene marcos ni «notch»: esa solución que ha encontrado la industria y que presenta una pestaña superior. Solo el pequeño y sutil agujero de la pantalla, situado en el borde superior derecho, rompe con ese «todo». Está construido en base a vidrio y aluminio. La pantalla Super Retina OLED del iPhone XS es de 5.8 pulgadas con una resolución de 2.436 × 1.125 píxeles. Tiene los bordes de acero inoxidable y un cuerpo de vidrio igual de resistente que el S10 (calificación IP68). Mención especial se merecen en este caso los de Cupertino. Los terminales de Apple ofrecen una nitidez, brillo y gama de colores que nadie ofrece en el mercado (superan los 600 nits). En la batalla del «jack», de la que iPhone hace tiempo que decidió retirarse, el Galaxy S10 cuenta con un conector para auriculares de 3,5 milímetros para seguir atrayendo a esos usuarios que se resisten al cambio. El iPhone XS está disponible en tres colores (oro, gris espacial y plata) y el S10 en cuatro (blanco, negro, azul y verde). Especificaciones técnicas El Galaxy S10 monta el nuevo procesador Snapdragon 855 de Qualcomm, lo que le confiere un gran aumento de la velocidad, aunque sin llegar alcanzar -por muy poco- al chip A12 bionic del iPhone XS. La nuestra estrella de Samsung sí supera, sin embargo, a los de Cupertino en otras especificaciones. Tiene 6 GB de RAM (iPhone XS tiene 4 GB RAM, según ha trascendido) y 128 GB de almacenamiento interno, ampliable a 512 GB con microSD. Los de Cupertino ofrecen 64, 256 y 512 GB sin posibilidad de ampliar. Capacidades fotográficas El S10 incorpora tres cámaras traseras: un sensor de 12 megapíxeles (gran angular, apertura F1.5-2.4) y estabilización óptica; otro de 16 megapíxeles (ultra gran angular f/2.2) y un sensor telefoto de 12 megapíxeles (con apertura F2.4) zoom óptico y estabilización óptica. La cámara delantera es de 10 megapíxeles (F1.9). Si algo ha mejorado la compañía ha sido con la función «Bright Night» para sacar mejores imágenes en entornos con poca luz (algo similar a la vista noctura del Pixel 3). El iPhone XS cuenta con un sistema de cámara dual de 12 megapíxeles con gran angular (apertura de F1.8) y teleobjetivo (apertura de F2.4) con zoom óptico x2; zoom digital hasta x10. Cuenta con HDR inteligente, profundidad de campo ajustable, efecto «bokeh» mejorado y una capacidad única de sacar buenas fotos en entornos poco iluminados. Graba vídeo en 4K y sonido estéreo. Así que, a priori, podemos decir que gana por goleada. Software y batería El software sobre el que se sustenta el nuevo terminal de Samsung es One UI, que se ejecuta sobre Android 9 Pie. La compañía promete una interfaz más optimizada y fácil de usar. Apple, con iOS 12, no introdujo mejoras notables, pero sí algunos detalles como las notificaciones agrupadas, mayor velocidad y mejor rendimiento, mejoras en FaceTime, «animojis» o la popular función de desintoxiación del móvil. Con respecto a la batería, Samsung siempre ha sido mejor que su rival. Así que esta vez no podía ser menos. El iPhone XS cuenta con una batería de 2.658 mAh mientras que el S10 cuenta monta una de 3.100 mAh con carga rápida. En precio, Samsung resulta más económico. El iPhone se puede adquirir desde 1.159 euros.
20-02-2019 | abc.es
El Samsung Galaxy S10 frente al iPhone XS: ¿cuál es mejor?
Llegó la hora. Y la temida comparativa. Puede que algún fanático de Apple decida decantarse por el recién presentado Samsung Galaxy S10 a juzgar por los últimos resultados económicos que los de Cupertino están cosechando. Y es que el iPhone ha dado muchas razones a los usuarios para que su nivel de ventas haya bajado. Samsung es un gran rival. Y ahora mismo, el nuevo S10 tiene poco que envidiar al iPhone XS. [Así es el Samsung Galaxy S10] Con el nuevo terminal de la firma surcoreana, se abre un nuevo capítulo en la guerra entre Samsung y Apple marcada no solo por el décimo aniversario de la gama Galaxy, sino porque la industria de los teléfonos inteligentes se encuentra en un momento clave. Apple ha asegurado, aunque sin dar cifras, que el iPhone XR es el más vendido de todos. Pero lanzó en septiembre también el iPhone XS y XS Max, de los que esperaba mucho más y que compiten de forma directa con el nuevo S10. Diseño y pantalla Con respecto al diseño, la primera diferencia entre ambos terminales es clara. La pantalla agujereada del S10, en donde integra una cámara de 10 Mpx, es una característica nueva, por la que empiezan a apostar muchas compañías, como ya ha hecho Honor con el View 20. Samsung, ahora, ha decidido apostar por ello mientras que los de Apple siempre han sido más conservadores. La pantalla del iPhone XS o XS Max es como la del iPhone X, y cuenta con una muesca superior donde se integra el Face ID, es decir, la opción con la que los usuarios pueden desbloquear el teléfono, iniciar sesión o pagar con el móvil. El sistema de cámara TrueDepth ocupa, por tanto, parte de la pantalla. El panel que monta el Galaxy S10 es Super AMOLED de 6.1 pulgadas, resolución 2.960 x 1.440 píxeles, protegidos por un Gorilla Glass 6. Destaca también su lector de huellas dactilares ultrasónico integrado que veremos cómo funciona realmente. El nuevo terminal de Samsung es todo pantalla, como no podía ser de otra manera. No tiene marcos ni «notch»: esa solución que ha encontrado la industria y que presenta una pestaña superior. Solo el pequeño y sutil agujero de la pantalla, situado en el borde superior derecho, rompe con ese «todo». Está construido en base a vidrio y aluminio. La pantalla Super Retina OLED del iPhone XS es de 5.8 pulgadas con una resolución de 2.436 x 1.125 píxeles. Tiene los bordes de acero inoxidable y un cuerpo de vidrio igual de resistente que el S10 (calificación IP68). Mención especial se merecen en este caso los de Cupertino. Los terminales de Apple ofrecen una nitidez, brillo y gama de colores que nadie ofrece en el mercado (superan los 600 nits). En la batalla del «jack», de la que iPhone hace tiempo que decidió retirarse, el Galaxy S10 cuenta con un conector para auriculares de 3,5 milímetros para seguir atrayendo a esos usuarios que se resisten al cambio. El iPhone XS está disponible en tres colores (oro, gris espacial y plata) y el S10 en cuatro (blanco, negro, azul y verde). Especificaciones técnicas El Galaxy S10 monta el nuevo procesador Snapdragon 855 de Qualcomm, lo que le confiere un gran aumento de la velocidad, aunque sin llegar alcanzar -por muy poco- al chip A12 bionic del iPhone XS. La nuestra estrella de Samsung sí supera, sin embargo, a los de Cupertino en otras especificaciones. Tiene 6 GB de RAM (iPhone XS tiene 4 GB RAM, según ha trascendido) y 128 GB de almacenamiento interno, ampliable a 512 GB con microSD. Los de Cupertino ofrecen 64, 256 y 512 GB sin posibilidad de ampliar. Capacidades fotográficas El S10 incorpora tres cámaras traseras: un sensor de 12 megapíxeles (gran angular, apertura F1.5-2.4) y estabilización óptica; otro de 16 megapíxeles (ultra gran angular F2.2) y un sensor telefoto de 12 megapíxeles (con apertura F2.4) zoom óptico y estabilización óptica. La cámara delantera es de 10 megapíxeles (F1.9). Si algo ha mejorado la compañía ha sido con la función «Bright Night» para sacar mejores imágenes en entornos con poca luz (algo similar a la vista noctura del Pixel 3). El iPhone XS cuenta con un sistema de cámara dual de 12 megapíxeles con gran angular (apertura de F1.8) y teleobjetivo (apertura de F2.4) con zoom óptico x2; zoom digital hasta x10. Cuenta con HDR inteligente, profundidad de campo ajustable, efecto «bokeh» mejorado y una capacidad única de sacar buenas fotos en entornos poco iluminados. Graba vídeo en 4K y sonido estéreo. Así que, a priori, podemos decir que gana por goleada. Software y batería El software sobre el que se sustenta el nuevo terminal de Samsung es One UI, que se ejecuta sobre Android 9 Pie. La compañía promete una interfaz más optimizada y fácil de usar. Apple, con iOS 12, no introdujo mejoras notables, pero sí algunos detalles como las notificaciones agrupadas, mayor velocidad y mejor rendimiento, mejoras en FaceTime, «animojis» o la popular función de desintoxiación del móvil. Con respecto a la batería, Samsung siempre ha sido mejor que su rival. Así que esta vez no podía ser menos. El iPhone XS cuenta con una batería de 2.658 mAh mientras que el S10 cuenta monta una de 3.100 mAh con carga rápida. En precio, Samsung resulta más económico. El iPhone se puede adquirir desde 1.159 euros.
20-02-2019 | abc.es
Inteligencia Artificial para lograr una mayor eficacia en el suministro de productos entre las empresas
La vida conectada empieza a articularse en los hábitos de los consumidores. Los servicios conectados han venido a ampliar las funciones domésticas, permitiendo que diversas tareas cotidianas sean más fáciles de ejecutar. O, al menos, más cómodas. Gracias a los servicios basados en Inteligencia Artificial (IA), una tecnología en boga en la actualidad a pesar de estar fraguándose desde los años cincuenta, el mundo de la empresa también ha encontrado una manera de agilizar procesos, mejorar resultados y, en definitiva, optimizar recursos en un entorno cada vez más competitivo. La robotización de la industria es un hecho incuestionable. Desde hace cien años, las empresas que han buscado la modernidad han centrado sus esfuerzos en adaptar las nuevas tecnologías de la época. La cara menos amable ha sido, sin embargo, la eliminación de miles de trabajos rutintarios en favor de las máquinas, aunque por fortuna han creado otras nuevas tareas en las que poner la mano humana. Y esos avances en materia de «inteligencias» también empiezan a ver la luz en una de las patas del mundo empresarial como es la gestión de los proveedores. Gosupply, una «startup» española, ha encontrado, así, un espacio de crecimiento de esta tecnología. Fundada en 2017 por el emprendedor Jaime Velasco, y con un capital social en torno a los cien mil euros, según la información consultada por este diario en el registro mercantil, la firma apuesta por la creación de una «plataforma de análitica avanzada» diseñada a filtrar la «información agregada» de cada empresa, notificándoles a estas, en tiempo real, «los posibles riesgos, especialmente para las áreas de compras de sus clientes». Esta idea, todavía en fase de crecimiento y expansión, se sustenta sobre una plataforma de tipo «SaaS» («Software as a Service», software como servicio en español) que permite monitorizar a proveedores y terceras partes de la compañía en todo el mundo con el objetivo de detectar y gestionar cualquier riesgo o desafío que pueda surgir en la cadena de suministro. El objetivo de la compañía es garantizar «una gestión más transparente y eficiente» en este habitual proceso empresarial. Además, el servicio proporciona adicionalmente un sistema de pre-homologación y calificación interna de proveedores, «lo que ayuda a los clientes a afrontar la toma de decisiones» dentro de la empresa con información detallada. La IA se ha posicionado, en ese sentido, como una de las áreas de mayor crecimiento tanto a nivel empresarial como del mundo del consumo. El presente año 2019 ha abierto las puertas de par en par a esta tecnología, así como los servicios en la «nube», el «blockchain» o el llamado «Internet de las Cosas». Varios escenarios que las diferentes industrias llevan tiempo experimentando. De hecho, un reciente estudio de la firma GP Bullhound considera que una tercera parte de las emrpesas incorporarán la inteligencia artificial en sus procesos a lo largo del año. «La IA es un elemento estratégico para la transformación de los negocios y ofrece enormes beneficios empresariales» Y no solo eso; diversos estudios apuntan a que la IA tendrá un gran impacto en, por ejemplo, los procesos de selección de personal en el departamento de Recursos Humanos y en otros espacios de la logística de las compañías de todo tipo. Ejemplo son las empresas, ya sean de fabricación de textiles o un «e-commerce», que recurren cada vez más a la IA para avanzar todo lo posible frente a sus competidores. Sin embargo, para muchas empresas la complejidad de adoptar plenamente la IA puede llegar a ser una tarea muy compleja e, incluso, «casi inaccesible», según diversos expertos consultados por este diario. De ahí a que las grandes empreas tecnológicas como Google, Microsoft o Apple no deseen ceder más terreno a sus rivales en esta materia. «Conseguir que más empresas puedan utilizar Inteligencia Artificial significa que sea más fácil para ellas el descubrir, compartir y utilizar las herramientas y el trabajo ya existentes», sostienen fuentes del gigante de internet estadounidense, que recientemente anunció una plataforma llamada AIHub destinada a las empresas y que pone el foco en simplificar la consulta y análisis de grandes datos. La IA ha supuesto una irrupción en muchos ámbitos y sectores laborales. En el día a día, basta con navegar en internet para conocer alguna de sus aplicaciones. Los motores de búsqueda estudian los hábitos y comportamientos, se utilizan algoritmos de autoaprendizaje que analizan lo que se compra, e incluso el horario en el que se hace. Sin embargo, tiene mucho más recorrido que su actual ámbito de aplicación. «La IA es un elemento estratégico para la transformación de los negocios y ofrece enormes beneficios empresariales. Además de mejorar la productividad, la tecnología podría también mejorar las condiciones de vida de los trabajadores, puesto que la IA se encargará de las tareas rutinarias posibilitando que los profesionales se especialicen en tareas que aporten más valor a la compañía», señala en un comunicado Gema Ruiz-Díaz, experta en IA en Vector ITC Group.
20-02-2019 | abc.es
Así es el Xiaomi Mi 9: una bestia «barata» de tres cámaras para frenar a Samsung y Huawei
En el campeonato mundial de constructores, Samsung y Huawei son, ahora, los Mercedes y Ferrari del mundo de la tecnología. Por méritos propios han amasado una gran fortuna en este negocio. Pero por detrás se sitúa Apple, que ha venido perdiendo posiciones el último trimestre, y otros muchos bólidos que ofrecen una relación calidad-precio como para pensárselo. Es el caso de Xiaomi, que este miércoles ha desvelado, adelantándose al Mobile World Congress de Barcelona, su nuevo terminal, el Xiaomi Mi 9. Un teléfono móvil inteligente competente y preparado para enfrentarse, teóricamente, a las pruebas más exigentes. La firma china, que lo ha hecho oficial en un evento en Pekín (China), apuesta en este caso por una triple cámara y una potente batería que, en principio, y hasta comprobarlo de primera mano, resulta muy intersante gracias a su sistema de carga ultrarrápida. Lo que en principio llama la atención de este terminal es su apartado fotográfico compuesto de tres sensores, uno de ellos, de 48 megapíxeles. Unos guarismos seductores pero que, en realidad, hay que tener en cuenta que en la fotografía no solo es importante el tamaño. La cámara, organizada de manera vertical en un lateral en la cara trasera, se completa con otro gran angular de 16 megapíxeles con una luminosidad de F2.2 y un pequeño teleobjetivo de 12 megapíxeles. Con todo ello, y según lo anunciado por la marca asiática, está preparada para tomar fotos en modo retrato; es decir, jugar con la profunidad de campo. Ficha técnica Pantalla Super AMOLED 6.39 pulgadas Resolución 1.080 x 2.280 p. Dimensiones 155 x 75 x 7,6 mm Peso 173 gramos Chip Snapdragon 855 RAM 6 / 8 GB Memoria 64 / 128 / 256 GB Cámara 48 MP F1.8 + 16 MP F2.2 (gran angular) + 12 MP (tele) y frontal 20 MP Batería 3.300 mAh SO Android 9 Pie + MIUI 10 Su pantalla, de tipo Super Amoled, alcanza una diagonal de 6.39 pulgadas y «rasca» una resolución Full HD (2.280 x 1.080 p). Manteniendo el concepto iniciado el pasado año, el Xiaomi Mi 9 presenta una apretada relación de aspecto de 19:9 con lo que prácticamente una cara, la frontal, está ocupada por la supericie táctil, conservando, además, la presencia de un «notch» o pestaña en forma de gota muy estilizada. Está destinada a albergar la cámara frontal de 20 megapíxeles. Siguiendo otra de las tendencias más calientes del sector, el terminal ha incorporado un escáner de huellas dactilares debajo de la propia pantalla como medida principal de desbloqueo. En los primeros detalles funciona de manera solvente y rápida, aunque habrá que comprobar la robustez de su seguridad. A nivel técnico, se trata de un bólido cuyos motor es un microchip Snapdragon 855, el último y más potente fabricado por Qualcomm. Se puede configurar en dos versiones de 6 y 8 GB de memoria RAM, con lo que a priori su desempeño debe estar a la altura de las expectativas. Configurable en tres versiones de 64, 128 y 256 GB de almacenamiento, Xiaomi ha logrado articular una potente batería de 3.300 mAh que llama podedorsamente la atecnión por su sistema de carga ultrarrápida, una tecnología consolidada y que debería dar el salto a todos los móviles de última generación. A su vez, soporta la carga inalámbrica con un cargador, que también viene en el kit comercial, de 20 w. Viene con puerto USB-C, integra chip NFC para autorizar pagos móviles. Todo un alegato para rivalizar, de primeras, con los superventas Samsung y Huawei en un mercado, el del móvil, cada vez más saturado. Por ello, su estrategia no ha cambiado ni un ápice con respecto a sus predecesores; es muy accesible, ya que estará disponible a partir de 2.999 yuanes (393 euros).
20-02-2019 | elpais.com
Estudiar al líder en una app, nueva asignatura ?obligatoria? en China
Una app para estudiar (y valorar) la doctrina del presidente chino, Xi Jinping, se convierte en la más descargada de la Apple Store en el gigante asiático. Puntúa a los usuarios según la propaganda que consumen y comparten.
20-02-2019 | abc.es
Lo que se sabe del Samsung Galaxy S10: precio, características y prestaciones
Las filtraciones acabaron con la magia de las grandes presentaciones. Es una pena, porque enfrentarse a la sorpresa también forma parte del circo de la tecnología. Lo novedoso vende; lo manido no tanto. Lo conocido apuesta por atrapar al consumidor por el bolsillo, pero la innovación en el mundo de la telefonía móvil se ha metido en una dinámica renqueante en donde todo parece demasiado familiar. La llegada este miércoles del Samsung Galaxy S10 y sus «hermanos» es el momento crucial para la firma surcoreana, que aspira mantener el trono del móvil, cada vez más disputado por Huawei que ya ha roto el clásico binomio Samsung-Apple. Y todo está preparado para que el día 20 de febrero muestre al mundo su nuevo juguete, el Galaxy S10. Lo hace en un evento simultáneo entre Londres y San Francisco (a partir de las 19 horas) una semana antes de la feria Mobile World Congress de Barcelona porque quiere garantizarse que todos los flashes van para este «smartphone» que, automáticamente, ya entra en disputa por ser uno de los mejores del año. Es un lanzamiento esperado con gran impaciencia por el sector porque coincide, además, con el año del móvil flexible por el que firmas como Xiaomi, Huawei están queriendo atrapar Pero el gigante surcoreano juega en las grandes ligas, en las primeras divisiones. Su táctica va a ser adelantar las líneas, reforzar las defensas y asestar duros golpes a sus rivales con tres modelos diferenciados en principio por tamaño pero también por prestaciones. Y las filtraciones ya se han encartado de airear todo lo que se espera. Así, y atendiendo a estas, la firma presenta tres nuevos terminales, Galaxy S10E -que no cuenta con una pantalla con los laterales curvados y dispone de dos cámaras traseras- y los Galaxy S10 y Galaxy S10 Plus -que apuestan por tres cámaras traseras y mayor tamaño con los laterales curvados-. Sus tamaños: 5.8, 6.1 y 6.3 pulgadas. Tres cámaras traseras Los verdaeros protagonistas son los dos últimos. Eso sin duda, pero se cree que la versión más economíca puede atraer a un público incluso mayor. El más avanzado, el Samsung Galaxy S10+ o Galaxy S10 Plus, puede contar con tres cámaras traseras (de 12, 12 y 16 megapíxeles, según los primeros indicios) y una doble lente en la parte frontal (de 8 megapíxeles), que queda desplazada hacia la parte superior derecha. Todavía no ha trascendido ni la cantidad de megapíxeles que contarán ni la luminosidad, aunque todo apunta a que se reforzará, además, con sistemas de inteligencia artificial para perfeccionar aún más las imágenes. Se trata de una ubicación algo controvertida pero que, como una de sus principales aportaciones, se integra aún más dentro de la pantalla en una especie de «agujero» dentro de esa superficie táctil y que permite que apenas tenga marcos. Es un diseño más estilizado. Más potencia de salida Tampoco hay certezas acerca de su rendimiento técnico, pero atendiendo a las filtraciones se espera que el Galaxy S10 Plus incorpore un microprocesador Exynos 9820 -solo para el mercado europeo; un Snapdragon 855 para el resto- impulsado por 6 GB de memoria RAM. Unos guarismos impresionantes que, teóricamente, le deben conferir una potencia muy alta. Hay, en cambio, informes de analistas que incluso dan más datos; 12 GB de memoria RAM, aunque puede tratarse de exageraciones. De espacio tampoco vendrá escaso. Más bien al contrario. Samsung va a lo grande, permitiendo hasta 1 TB, aunque con ciertas concesiones -a través de microSD-. Un «smartphone» de tales características debería también tener una autonomía muy duradera, con lo que se ha previsto añadir una batería de hasta 4.000 mAh. Lo que se da por hecho es que, además de conservar la clavija para auriculares minijack de 3,5 milímetros -que otros fabricantes han dicho adiós-, contará con un puerto de carga USB-C. Auriculares y móviles flexibles como reclamo Aunque los grandes protagonistas del evento son los Galaxy S10, la firma surcoreana es posible que anuncie también su prototipo de teléfono flexible -que los fanáticos han bautizado como Galaxy F o Galaxy X- o su primer móvil compatible con las futuras redes 5G. Y, también, se cree que desvelará unos auriculares inalámbricos para competir con los exitosos AirPods de Apple que se denominarán Galaxy Buds y que, a su vez, se carguen por medio de un estuche. La idea es lanzarlos de manera conjunta en dos colores (blanco y negro). Otra de las funciones más interesantes es que los Galaxy S10 contarán con un sistema de carga inversa con la que poder «transferir» energía a otros dispositivos compatibles. En cuanto a precios, todo apunta a que partirán de los 900 euros d Según otras filtraciones, el S10 Plus será el más poderoso y un rival serio para el iPhone XS Max de Apple y llegará con 6 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento, 8 GB de RAM y 512 GB de almacenamiento.
19-02-2019 | abc.es
Cómo pagar el bus de Madrid con una tarjeta bancaria o el móvil
El dinero en efectivo está dando paso al pago por diversos métodos como las tarjetas bancarias -algo muy habitual en la actualidad- y los teléfonos móviles -algo que poco a poco se va extendiendo en la sociedad-. Así, los principales proveedores han firmado un acuerdo con Madrid para llevar esta tecnología al servicio público de transportes EMT. De tal forma, que los consumidores podrán comprar un billete de manera más ágil. Tanto Visa como Mastercard han facilitado el acceso en una primera fase para hacer posible los pagos con tecnología «contactless» en la línea Exprés Aeropuerto (Atocha-Cibeles-Aeropuerto), permitiendo a ciudadanos y turistas acceder al autobús acercando su tarjeta, teléfono móvil, reloj inteligente o cualquier dispositivo compatible con una tarjeta «Token» a los nuevos dispositivos de pago incorporados a bordo. Los vehículos contarán con un sistema de pago «sin contacto» compatible con tarjeta de débito, crédito, teléfonos móviles y «wearables» -dispositivos vestibles-. Con este lanzamiento se pone en marcha la primera fase del despliegue del sistema de pagos digitales desarrollados por ambos proveedores en la EMT, que se ampliará paulatinamente a los 2.050 autobuses y a las 213 líneas en los próximos seis meses. Para pagar con la tarjeta El uso de la tarjeta bancaria a la hora de pagar en comercios es cada vez más habitual, incluso entre el público que ronda la Tercera Edad. Con el tiempo, las tiendas han venido introduciendo terminales de pago (TPV) en sus locales que cuentan con la tecnología «contactless». Un sistema que soporta a las tarjetas con chip, de tal manera que, si se dispone de una tarjeta con estas características, es posible efectuar una transferencia (pagar un producto o billete) fácilmente con solo aproximar la tarjeta a un punto de pago. Normalmente, las compras por debajo de los 20 euros no requieren autorizarlas por medio de un código PIN. Para pagar con el móvil En caso de desear pagar con el móvil o un dispositivo electrónico compatible (como un reloj inteligente tipo Apple Watch), lo primero es tener un «smartphone». Hay varias formas de hacerlo, pero en general requiere asociar la tarjeta bancaria a un servicio de pagos móviles como puede ser Apple Pay, Samsung Pay o Android Pay, aunque muchas entidades bancarias como Banco Santander o BBVA también disponen de su propio servicio compatible a través de aplicaciones oficiales. Para hacerlo posible, tan solo hay que abrir alguna de estas aplicaciones de pago móvil y seguir los pasos. En el caso de acceder a través de un servicio de terceros (es decir, que no pertenece directamente al banco) suele solicitar el escaneo de la tarjeta y la verificación con tus credenciales personales. En ocasiones, esta fase requiere de la repeción de un mensaje de texto por parte de tu banco para confirmar que se está intentando vincular tus datos. Una vez realizado este primer paso, a la hora de comprar el billete del bus tan solo habrá que acercar el móvil al terminal de pago y autorizarlo por la medida de seguridad que uno disponga, como puede ser por medio del reconocimiento de rostro o la huella dactilar.
19-02-2019 | abc.es
Ivan Sutherland, «padre de los gráficos por ordenador», Premio «Fronteras del Conocimiento» de la Fundación BBVA
El Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Tecnologías de la Información y la Comunicación ha sido concedido en su undécima edición al ingeniero informático Ivan Sutherland, por «liderar de forma pionera la transición de una interacción con los ordenadores basada en texto, a otra gráfica», según afirma el acta del jurado. Hace casi seis décadas, cuando los computadores ocupaban habitaciones enteras, Sutherland no solo creó el primer sistema capaz de interactuar mediante gráficos con estas máquinas (conocido hoy como Interfaz Persona Ordenador, IPO), sino que desarrolló el primer casco de realidad virtual, al que bautizó «La Espada de Damocles». A lo largo de sus más de sesenta años de carrera, Sutherland «ha aunado su profundo conocimiento de la tecnología con la comprensión del comportamiento humano, para lograr transformar la interacción de las personas con los ordenadores», prosigue el acta. «Hoy en día, cualquier usuario de un ordenador o de un smartphone se beneficia de su visión y de sus contribuciones». Ya su tesis doctoral, presentada en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en 1963 y supervisada por el padre de la teoría de la información Claude Shannon, supuso un hito: el programa Sketchpad, que demostró que la computación gráfica permite interactuar de forma intuitiva con los ordenadores, y que en general se considera precursor de las actuales interfaces gráficas, desde el sistema de ventanas iniciado por Apple hasta los iconos de las apps. Por todo ello, el jurado lo califica como «el padre de los gráficos por ordenador». En una época en que aún se empleaban tarjetas perforadas, con Sketchpad se materializaban «unas ideas revolucionarias», señala el acta del jurado. El programa «sentó las bases de una potente e intuitiva interacción humano-máquina a través de dibujos y manipulando iconos y formas, en vez de introduciendo comandos con un teclado. Sketchpad empleaba un lápiz óptico para dibujar directamente sobre una pantalla, y permitía ampliar o reducir la imagen y transformar objetos». Sutherland agradeció a Wesley Clark, creador del «mayor ordenador del mundo entonces, el TX-2», que le permitiera usarlo «durante horas y horas» para desarrollar Sketchpad. «Poder dibujar en una pantalla de ordenador fue algo totalmente insólito e inesperado; abrió los ojos a mucha gente sobre la posibilidad de utilizar gráficos por ordenador», comentó el galardonado. Sobre si previó las aplicaciones inspiradas en su trabajo Sutherland reconoció que «no tenía ni idea de a qué nos llevaría. Lo hice porque para mí era interesante. Se me dio acceso a un ordenador, quería dibujar con él y lo hice, porque me gusta dibujar limpiamente y el ordenador me lo permitía. Hice lo que hice porque cada paso era interesante y técnicamente posible, y claramente nos daba acceso a la información de una forma nueva, que obviamente era útil. Lo que no estaba claro es exactamente cómo iba a ser útil». Primer casco de realidad virtual Además, siendo profesor de la Universidad de Harvard, Sutherland construyó el primer casco de realidad virtual ?para describir el potencial de dispositivos que seguían la mirada de su usuario», explica el acta. El aparato, creado junto con sus estudiantes en 1968, fue llamado «La Espada de Damocles» por su gran peso, y según el acta es el antecesor de «los sistemas actuales de realidad virtual, como HoloLens, Rift y Vive». «Una imagen que debe cambiar exactamente de la misma manera en que lo haría un objeto real» En la publicación original en que describe el dispositivo, Sutherland explica que su objetivo era «rodear al usuario con información tridimensional», una imagen que «debe cambiar exactamente de la misma manera en que lo haría un objeto real» cuando la persona mueve la cabeza. El objeto mostrado «parece estar suspendido en el espacio alrededor del usuario», señala Sutherland, que también reconoce que «la mayor sorpresa» fue la buena acogida de los usuarios y el «gran realismo» de las imágenes. Concluye la publicación admitiendo que al inicio del proyecto «no tenía idea del trabajo que llevaría». Como con Sketchpad, Sutherland no imaginaba entonces el nuevo mundo que se abriría con la realidad virtual. Tampoco ahora se atreve a hace predicción alguna sobre aplicaciones: «Si quieres conocer el futuro tienes que preguntar a las personas que lo hacen y no a quienes lo iniciaron. No tengo ni idea por dónde va el futuro». Ivan Sutherland (Hastings, Nebraska, Estados Unidos, 1938) se licenció en Ingeniería Eléctrica en la Universidad de Carnegie Mellon, y en esa misma disciplina obtuvo el máster en el Instituto Tecnológico de California (Caltech) y el doctorado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. Su carrera investigadora y académica arrancó en la Universidad de Maryland y siguió en las de Harvard, Utah, el Instituto Tecnológico de California (donde fundó el Departamento de Ciencia de la Computación), la Universidad Carnegie Mellon, el Imperial College de Londres, la Universidad de California en Berkeley y la Universidad Estatal de Portland, en la que hoy es visiting scientist. Ha fundado varias compañías, como Evans & Sutherland Computer Corporation, Picture Design Group y Sutherland, Sproull & Associates. Esta última fue adquirida por Sun Microsystems para formar Sun Microsystems Laboratory, en la que Sutherland permaneció varios años como vicepresidente y Sun Fellow (el puesto técnico más alto).
18-02-2019 | abc.es
MacBook Pro de 16 pulgadas: la sorpresa de Apple para este año
El MacBook Pro podría hacer del 2019 su año. Según recoge «MacRumors», el popular analista Ming-Chi Kuo predice que en unos meses veremos un nuevo MacBook Pro de 16 pulgadas, lo que sin duda se trataría de un salto cualitativo para Apple. El MacBook Pro es un ordenador portátil pensado para los profesionales. Desde 2016, los de Cupertino han ido lanzando nuevos modelos pero realmente muy poco innovadores. Hasta ese momento, sí estábamos ante portátiles de primer categoría. De hecho, su última y gran innovación fue el la introducción del Touch Bar con el modelo que presentó hace casi tres años, junto a los puertos Thunderbolt 3 (USB-C). Pero todo ello cambiará. Según el analista, habrá «un diseño completamente nuevo». Si Ming-Chi Kuo acierta, estaríamos realmente ante un nuevo y renovado portátil que se presentaría a finales de años. El modelo de 16 pulgadas supondría un gran salto. De hecho, se trataría del ordenador con mayor pantalla desde el 2012, cuando los de Cupertino dejaron de renovar el modelo de 17 pulgadas. Ming-Chi Kuo augura un modelo nuevo con una pantalla de entre 16 y 16.5 pulgadas (en la actualidad son de 13 y 15 pulgadas) junto a otro MacBook Pro de 13 pulgadas con 32GB de RAM, la misma capacidad que tienen los actuales modelos de 15 pulgadas. Nuevo monitor y accesorios Por otro lado, los de Cupertino podrían presentar también un monitor externo oficial con resolución de hasta 6K para el nuevo portátil. Y es que estaríamos ante un nuevo MacBook Pro modular, con «componentes fáciles de actualizar». El nuevo monitor supondrá el regreso de Apple al mercado de las pantallas profesionales. El experto apunta a una pantalla 6K de 31.6 pulgadas con un «diseño de retroiluminación tipo Mini LED». Hay que recordar que Apple presentó en 2016 su último monitor, el Thunderbolt Display. Pero la compañía avisó el pasado año que volverían a este segmento. Durante este tiempo, ha estado distribuyendo los monitores de 27 pulgadas y 5K de LG. Kuo también avanza que hará novedades en cuanto a nuevos iPhone y iPad de este año, así como accesorios, como los nuevos AirPods y la alfombrilla de carga AirPower, que parece que al fin verá la luz.
10