Noticias de "apple"

08-09-2017 | abc.es
iPhone 8: posibles retrasos y un «problema»
No todo es de color de rosa ante la inminente renovación del producto estrella de la compañía. Lo más probable es que Apple presente tres modelos de iPhone el próximo martes 12 de septiembre. La actualización de los iPhone 7 y iPhone 7S y un tercero, innovador y rompedor, conocido en los foros como iPhone X o iPhone 8. ¿Escasez de stock? Esa versión se ha enfrentado, según desvela «The Wall Street Journal», a varios problemas. Uno de ellos la tecnología empleada para la fabricación de la pantalla OLED. Se trata de un panel especial, muy valorado entre los consumidores puesto que genera negros profundos y colores intensos. Están presentes en las televisiones de alta gama y poco a poco se han abierto paso en la telefonía móvil, con Samsung a la cabeza. Precisamente, la firma surcoreana es uno de los tres únicos proveedores de estas pantallas, con lo que el precio final de un posible iPhone 8 puede llegar a ser excesivamente alto. ¿Más cara la versión OLED? Los conflictos entre las relaciones empresariales ha llevado, según otros informes, a que el gigante americano haya solicitado una partida de pantallas OLED al otro gran proveedor, LG, pero el costo total puede suponer, en términos económicos, un aumento del 20% del precio. Una burrada solo al alcance de unos pocos. Los fallos de producción de estos paneles, además, puede llevar incluso a una serie de retrasos en el lanzamiento de este modelo de iPhone tan esperado. ¿Sin Touch ID finalmente? Pero ha habido más, según los últimos informes publicados. Uno de los rumores más fuertes desde que se empezó a hablar del nuevo iPhone es que se había decidido optar por eliminar el botón físico Home, que le ha acompañado al dispositivo desde sus inicios y que alberga en la actualidad el lector de huellas dactilares. En su lugar, una pantalla que cubre gran parte del frontal sería la idea a plasmar. Y para ello se ha intentado incorporar el sensor biométrico por debajo de la pantalla. La solución tecnológica se ha trabajado y ensayado, e incluso Samsung pensó en ella en sus últimos modelos de Galaxy. Pero, finalmente, todo apunta a que no ha podido ser y, en efecto, el iPhone X o iPhone 8 o como diantres quiera denominarse finalmente, no tendrá Touch ID. Ni en la parte delantera ni en la trasera. Para colmo, una tecnología que ha estado presente en cada generación desde la llegada del iPhone 5S se sustituirá al parecer por un sistema de reconocimiento facial que, pese a lo sugerente, puede ser incosistente y dar problemas, sobre todo, en condiciones de baja luminosidad. La idea más recurrente y que cobra más fuerza es que sí, el usuario de un iPhone nuevo lo desbloqueará por la cara guste o no. En caso contrario, siempre quedará introducir el código PIN de cuatro o seis dígitos.
08-09-2017 | enter.co
Todo lo que esperamos para el evento de Apple del próximo iPhone
El próximo 12 de septiembre será un día memorable para Apple. Ese día no solo será el día de su acostumbrado evento de lanzamiento de iPhone. Este año se conmemoran 10 años desde la salida del primer modelo y la compañía espera celebrarlo por todo lo alto. Como no podría ser de otra manera, la […]
08-09-2017 | abc.es
iPhone 8: todo lo que esperamos que presente Apple
¿Qué presentará? ¿Habrá sorpresas? El momento ha llegado. Durante dos horas, todas las miradas de la industria de la tecnología y la innovación hacen un parón a sus vidas para dirigirlas hacia un lugar, el auditorio de Apple Park, la futurista sede circular de la compañía americana que se convertirá en el escenario este martes de la presentación Keynote de sus nuevos dispositivos electrónicos. Lo más probable es que, por supuesto, y tras meses de rumores, se presente el nuevo modelo de iPhone y la renovación de otro producto, aunque sin la misma acogida comercial, el Apple Watch. Y las quinielas apuntan a tres modelos distintos, es decir, la renovación de los iPhone 7 y iPhone 7 Plus además de uno nuevo más diferente coincidiendo con el décimo aniversario del producto. Lo que sí se sabe es el día y la hora. Será a las 19.00 horas. En ese momento está previsto que el gigante de la tecnología encienda las luces de su fiesta en un evento siempre exclusivo y glamuroso que, en términos económicos, representa el espejo donde mirar por parte de la industria. El iPhone cumple diez años. Marcó un punto de inflexión en 2007 cuando la marca, entonces liderada por el malogrado Steve Jobs, decidió entrar en el negocio de la telefonía móvil que dominada Nokia, hoy en día una marca ausente. Convertirse, para muchos analistas y expertos, en el invento más importante y revolucionario de las últimas décadas no le ha valido para mantenerse siempre ajena a las críticas y acusar la crisis que empieza a agitar los cimientos del «smartphone». El iPhone es, por méritos propios, la punta de lanza de la compañía. Su dispositivo estrella. El producto que paga sus facturas. Y tal trascendencia merece su momento especial. Ni uno ni dos, hasta tres versiones Durante su presentación, que bien podríamos definirla como su fiesta de cumpleaños, Apple tiene previsto anunciar no uno ni dos, sino tres modelos distintos de iPhone. Aún con el nombre oficial en interrogante, se espera que se renueven los dos modelos «normales», un iPhone 7S y un iPhone 7S Plus, diferenciados por tamaño y posiblemente por la configuración de sus cámaras, pero será el iPhone 8 o iPhone X el que llame especialmente la atención. Diseño rompedor, con el que Apple demuestra su esfuerzo por sumarse a la actual corriente dentro de la industria que apela a las pantallas «infinitas», es decir, ampliar el ratio pantalla-cuerpo para lograr que la parte frontal del dispositivo venga cubierta casi totalmente por una pantalla interactiva. La maquinaria de la rumorología y las filtraciones -que no ha podido la compañía pararla a pesar de haber contratado a todo un equipo- ya se ha encargado de perfilar las ideas y características principales. Pero siempre queda la confirmación y verlo para creerlo. La idea que más se ha sostenido en el tiempo y que más fuerza ha tenido es que ese nuevo iPhone vendrá con pantalla tecnología OLED, la misma que emplean firmas como Samsung, y que promete un resultado arrebatador: colores intensos y negros profundos. Además de este esperado debut, el nuevo dispositivo continuará sin la clavija «minijack», retirada el pasado año para potenciar los auriculares inalámbricos, los AirPods, que tan bien se ha recibido en el mercado, sobre todo el norteamericano. Pero se esperan aún muchas sorpresas. Además del tipo de pantalla, que ya de por sí es una novedad, la firma liderada por Tim Cook puede también romper con una de las señas de identidad que le ha acompañado al producto desde sus inicios. Es el botón Inicio. Sí, ese circular que desde 2013 sirve además para integrar el sensor biométrico destinado a las huellas dactilares. Ha sido evolucionado con el tiempo y ha ofrecido un buen resultado. ¿Momento de pasar página? ¿Adiós al Touch ID? En un extraño movimiento -Apple siempre trabaja sobre lo que tiene para intentar mejorarlo-, se espera que se prescinda finalmente de ese botón para incluirlo dentro de la propia pantalla, pero esa decisión puede condicionar la existencia del lector de huellas. A lo largo del año se ha hablado acerca de la posibilidad de llevarlo por debajo de la propia pantalla, pero los problemas registrados y las dudas sobre su ejecución pueden habérselo quitado de la cabeza. Frente a ello, se habla que el nuevo iPhone 8 contará con un revolucionario sistema de reconocimiento facial, aunque es difícil atender a un cambio de hábito por parte del consumidor, acostumbrado ya a colocar el dedo para desbloquear el móvil. Siri, el asistente por voz de la compañía, también tendrá más peso en la experiencia. Se especula acerca de la posibilidad de invocarlo desde el botón físico de apagado-encendido, ubicado en el marco derecho del dispositivo. Nos encontramos en pleno auge de este tipo de software, que empieza a integrarse ya en otros aparatos electrónicos como neveras, altavoces inteligentes y todo tipo de inventos. Es la era de la voz frente a las formas tradicionales de interactuar con las pantallas. Además de todas estas características, los nuevos iPhone apostarán por dobles lentes, sistemas de carga inalámbrica y un acercamiento hacia la tecnología de realidad aumentada gracias a la evolución sustancial de la aplicación de cámara. No será barato, la verdad; los más avispados del sector apuntan a un precio de salida por encima de los mil euros. Un Apple Watch más independiente Apple aprovechará la ocasión para anunciar la tercera generación del reloj inteligente Apple Watch, cuyo principal atractivo será una versión que ofrece soporte a las conexiones LTE o 4G, con lo que se podrá utilizar de manera independiente del dispositivo matriz al que se conecta. El nuevo reproductor multimedia Apple TV contará, por fin, con definición 4K y soportará HDR, que ganará enteros en una era donde la calidad visual es otro de los desafíos de la industria.
08-09-2017 | abc.es
iPhone X: todo lo que esperamos que presente Apple
¿Qué presentará? ¿Habrá sorpresas? El momento ha llegado. Durante dos horas, todas las miradas de la industria de la tecnología y la innovación hacen un parón a sus vidas para dirigirlas hacia un lugar, el auditorio de Apple Park, la futurista sede circular de la compañía americana que se convertirá en el escenario este martes de la presentación Keynote de sus nuevos dispositivos electrónicos. Lo más probable es que, por supuesto, y tras meses de rumores, se presente el nuevo modelo de iPhone y la renovación de otro producto, aunque sin la misma acogida comercial, el Apple Watch. Y las quinielas apuntan a tres modelos distintos, es decir, la renovación de los iPhone 7 y iPhone 7 Plus además de uno nuevo más diferente coincidiendo con el décimo aniversario del producto. Lo que sí se sabe es el día y la hora. Será a las 19.00 horas. En ese momento está previsto que el gigante de la tecnología encienda las luces de su fiesta en un evento siempre exclusivo y glamuroso que, en términos económicos, representa el espejo donde mirar por parte de la industria. El iPhone cumple diez años. Marcó un punto de inflexión en 2007 cuando la marca, entonces liderada por el malogrado Steve Jobs, decidió entrar en el negocio de la telefonía móvil que dominada Nokia, hoy en día una marca ausente. Convertirse, para muchos analistas y expertos, en el invento más importante y revolucionario de las últimas décadas no le ha valido para mantenerse siempre ajena a las críticas y acusar la crisis que empieza a agitar los cimientos del «smartphone». El iPhone es, por méritos propios, la punta de lanza de la compañía. Su dispositivo estrella. El producto que paga sus facturas. Y tal trascendencia merece su momento especial. Ni uno ni dos, hasta tres versiones Gracias a un desliz de Apple se ha podido conocer muchos de los detalles que se presentarán el martes. Un despiste ha permitido tenerlos a mano gracias a la publicación de una versión preliminar de iOS 11, la próxima actualización del sistema operativo que lo tendría que haber llegado hasta como mínimo después de la Keynote. Así, se puede saber antes que se haga oficial que en lugar de bautizarse a la renovación de los IPhone 7 y iPhone 7 Plus como iPhone 7S y IPhone 7S Plus será, sorprendente, iPhone 8 y iPhone 8 Plus. Estos serán los digamos «normales», pero habrá un tercer y más innovador modelo llamado iPhone X. Un par de características que ya han trascendido es que el sistema de reconocimiento facial se llamará FaceID y promete funcionar incluso en condiciones de baja luminosidad y en diferentes ángulos, así como a llegada de unos nuevos avatares animados llamados «animojis». Durante su presentación, que bien podríamos definirla como su fiesta de cumpleaños, Apple tiene previsto anunciar no uno ni dos, sino tres modelos distintos de iPhone. Aún con el nombre oficial en interrogante, se espera que se renueven los dos modelos «normales», un iPhone 7S y un iPhone 7S Plus, diferenciados por tamaño y posiblemente por la configuración de sus cámaras, pero será el iPhone 8 o iPhone X el que llame especialmente la atención. Diseño rompedor, con el que Apple demuestra su esfuerzo por sumarse a la actual corriente dentro de la industria que apela a las pantallas «infinitas», es decir, ampliar el ratio pantalla-cuerpo para lograr que la parte frontal del dispositivo venga cubierta casi totalmente por una pantalla interactiva. La maquinaria de la rumorología y las filtraciones -que no ha podido la compañía pararla a pesar de haber contratado a todo un equipo- ya se ha encargado de perfilar las ideas y características principales. Pero siempre queda la confirmación y verlo para creerlo. La idea que más se ha sostenido en el tiempo y que más fuerza ha tenido es que ese nuevo iPhone vendrá con pantalla tecnología OLED, la misma que emplean firmas como Samsung, y que promete un resultado arrebatador: colores intensos y negros profundos. Además de este esperado debut, el nuevo dispositivo continuará sin la clavija «minijack», retirada el pasado año para potenciar los auriculares inalámbricos, los AirPods, que tan bien se ha recibido en el mercado, sobre todo el norteamericano. Pero se esperan aún muchas sorpresas. Además del tipo de pantalla, que ya de por sí es una novedad, la firma liderada por Tim Cook puede también romper con una de las señas de identidad que le ha acompañado al producto desde sus inicios. Es el botón Inicio. Sí, ese circular que desde 2013 sirve además para integrar el sensor biométrico destinado a las huellas dactilares. Ha sido evolucionado con el tiempo y ha ofrecido un buen resultado. ¿Momento de pasar página? ¿Adiós al Touch ID? En un extraño movimiento -Apple siempre trabaja sobre lo que tiene para intentar mejorarlo-, se espera que se prescinda finalmente de ese botón para incluirlo dentro de la propia pantalla, pero esa decisión puede condicionar la existencia del lector de huellas. A lo largo del año se ha hablado acerca de la posibilidad de llevarlo por debajo de la propia pantalla, pero los problemas registrados y las dudas sobre su ejecución pueden habérselo quitado de la cabeza. Frente a ello, se habla que el nuevo iPhone 8 contará con un revolucionario sistema de reconocimiento facial, aunque es difícil atender a un cambio de hábito por parte del consumidor, acostumbrado ya a colocar el dedo para desbloquear el móvil. Siri, el asistente por voz de la compañía, también tendrá más peso en la experiencia. Se especula acerca de la posibilidad de invocarlo desde el botón físico de apagado-encendido, ubicado en el marco derecho del dispositivo. Nos encontramos en pleno auge de este tipo de software, que empieza a integrarse ya en otros aparatos electrónicos como neveras, altavoces inteligentes y todo tipo de inventos. Es la era de la voz frente a las formas tradicionales de interactuar con las pantallas. Además de todas estas características, los nuevos iPhone apostarán por dobles lentes, sistemas de carga inalámbrica y un acercamiento hacia la tecnología de realidad aumentada gracias a la evolución sustancial de la aplicación de cámara. No será barato, la verdad; los más avispados del sector apuntan a un precio de salida por encima de los mil euros. Un Apple Watch más independiente Apple aprovechará la ocasión para anunciar la tercera generación del reloj inteligente Apple Watch, cuyo principal atractivo será una versión que ofrece soporte a las conexiones LTE o 4G, con lo que se podrá utilizar de manera independiente del dispositivo matriz al que se conecta. El nuevo reproductor multimedia Apple TV contará, por fin, con definición 4K y soportará HDR, que ganará enteros en una era donde la calidad visual es otro de los desafíos de la industria.
08-09-2017 | abc.es
iPhone X: lo que se sabe y no se sabe
¿Qué presentará? ¿Habrá sorpresas? El momento ha llegado. Durante dos horas, todas las miradas de la industria de la tecnología y la innovación hacen un parón a sus vidas para dirigirlas hacia un lugar, el auditorio de Apple Park, la futurista sede circular de la compañía americana que se convertirá en el escenario este martes de la presentación Keynote de sus nuevos dispositivos electrónicos. Lo más probable es que, por supuesto, y tras meses de rumores, se presente el nuevo modelo de iPhone y la renovación de otro producto, aunque sin la misma acogida comercial, el Apple Watch. Y las quinielas apuntan a tres modelos distintos, es decir, la renovación de los iPhone 7 y iPhone 7 Plus además de uno nuevo más diferente coincidiendo con el décimo aniversario del producto. Lo que sí se sabe es el día y la hora. Será a las 19.00 horas. En ese momento está previsto que el gigante de la tecnología encienda las luces de su fiesta en un evento siempre exclusivo y glamuroso que, en términos económicos, representa el espejo donde mirar por parte de la industria. El iPhone cumple diez años. Marcó un punto de inflexión en 2007 cuando la marca, entonces liderada por el malogrado Steve Jobs, decidió entrar en el negocio de la telefonía móvil que dominada Nokia, hoy en día una marca ausente. Convertirse, para muchos analistas y expertos, en el invento más importante y revolucionario de las últimas décadas no le ha valido para mantenerse siempre ajena a las críticas y acusar la crisis que empieza a agitar los cimientos del «smartphone». El iPhone es, por méritos propios, la punta de lanza de la compañía. Su dispositivo estrella. El producto que paga sus facturas. Y tal trascendencia merece su momento especial. Ni uno ni dos, hasta tres versiones Gracias a un desliz de Apple se ha podido conocer muchos de los detalles que se presentarán el martes. Un despiste ha permitido tenerlos a mano gracias a la publicación de una versión preliminar de iOS 11, la próxima actualización del sistema operativo que lo tendría que haber llegado hasta como mínimo después de la Keynote. Así, se puede saber antes que se haga oficial que en lugar de bautizarse a la renovación de los IPhone 7 y iPhone 7 Plus como iPhone 7S y IPhone 7S Plus será, sorprendente, iPhone 8 y iPhone 8 Plus. Estos serán los digamos «normales», pero habrá un tercer y más innovador modelo llamado iPhone X. Un par de características que ya han trascendido es que el sistema de reconocimiento facial se llamará FaceID y promete funcionar incluso en condiciones de baja luminosidad y en diferentes ángulos, así como a llegada de unos nuevos avatares animados llamados «animojis». Durante su presentación, que bien podríamos definirla como su fiesta de cumpleaños, Apple tiene previsto anunciar no uno ni dos, sino tres modelos distintos de iPhone. Aún con el nombre oficial en interrogante, se espera que se renueven los dos modelos «normales», un iPhone 7S y un iPhone 7S Plus, diferenciados por tamaño y posiblemente por la configuración de sus cámaras, pero será el iPhone 8 o iPhone X el que llame especialmente la atención. Diseño rompedor, con el que Apple demuestra su esfuerzo por sumarse a la actual corriente dentro de la industria que apela a las pantallas «infinitas», es decir, ampliar el ratio pantalla-cuerpo para lograr que la parte frontal del dispositivo venga cubierta casi totalmente por una pantalla interactiva. La maquinaria de la rumorología y las filtraciones -que no ha podido la compañía pararla a pesar de haber contratado a todo un equipo- ya se ha encargado de perfilar las ideas y características principales. Pero siempre queda la confirmación y verlo para creerlo. La idea que más se ha sostenido en el tiempo y que más fuerza ha tenido es que ese nuevo iPhone vendrá con pantalla tecnología OLED, la misma que emplean firmas como Samsung, y que promete un resultado arrebatador: colores intensos y negros profundos. Además de este esperado debut, el nuevo dispositivo continuará sin la clavija «minijack», retirada el pasado año para potenciar los auriculares inalámbricos, los AirPods, que tan bien se ha recibido en el mercado, sobre todo el norteamericano. Pero se esperan aún muchas sorpresas. Además del tipo de pantalla, que ya de por sí es una novedad, la firma liderada por Tim Cook puede también romper con una de las señas de identidad que le ha acompañado al producto desde sus inicios. Es el botón Inicio. Sí, ese circular que desde 2013 sirve además para integrar el sensor biométrico destinado a las huellas dactilares. Ha sido evolucionado con el tiempo y ha ofrecido un buen resultado. ¿Momento de pasar página? ¿Adiós al Touch ID? En un extraño movimiento -Apple siempre trabaja sobre lo que tiene para intentar mejorarlo-, se espera que se prescinda finalmente de ese botón para incluirlo dentro de la propia pantalla, pero esa decisión puede condicionar la existencia del lector de huellas. A lo largo del año se ha hablado acerca de la posibilidad de llevarlo por debajo de la propia pantalla, pero los problemas registrados y las dudas sobre su ejecución pueden habérselo quitado de la cabeza. Frente a ello, se habla que el nuevo iPhone 8 contará con un revolucionario sistema de reconocimiento facial, aunque es difícil atender a un cambio de hábito por parte del consumidor, acostumbrado ya a colocar el dedo para desbloquear el móvil. Siri, el asistente por voz de la compañía, también tendrá más peso en la experiencia. Se especula acerca de la posibilidad de invocarlo desde el botón físico de apagado-encendido, ubicado en el marco derecho del dispositivo. Nos encontramos en pleno auge de este tipo de software, que empieza a integrarse ya en otros aparatos electrónicos como neveras, altavoces inteligentes y todo tipo de inventos. Es la era de la voz frente a las formas tradicionales de interactuar con las pantallas. Además de todas estas características, los nuevos iPhone apostarán por dobles lentes, sistemas de carga inalámbrica y un acercamiento hacia la tecnología de realidad aumentada gracias a la evolución sustancial de la aplicación de cámara. No será barato, la verdad; los más avispados del sector apuntan a un precio de salida por encima de los mil euros. Un Apple Watch más independiente Apple aprovechará la ocasión para anunciar la tercera generación del reloj inteligente Apple Watch, cuyo principal atractivo será una versión que ofrece soporte a las conexiones LTE o 4G, con lo que se podrá utilizar de manera independiente del dispositivo matriz al que se conecta. El nuevo reproductor multimedia Apple TV contará, por fin, con definición 4K y soportará HDR, que ganará enteros en una era donde la calidad visual es otro de los desafíos de la industria.
08-09-2017 | abc.es
El estreno oficial de Apple Park, la futurista «nave» espacial de Apple
Tu hogar representa muchas cosas de tu personalidad. Hay quien, con aires decimonónicos, gusta de ataviar sus paredes para que ni una mosca haga hueco. Otros, por el contrario, prefieren el minimalismo. La sede de una compañía también da detalles sobre su filosofía. Eso lo saben bien en Silicon Valley, donde su visión diáfana y sitios de ocio se ha exportado como ejemplo del futuro. Y esa mirada hacia lo inhóspito de la vanguardia es la que ha querido plasmar Apple en su nueva sede, llamada simplemente Apple Park. Por primera vez se abrirá a los visitantes. Desde abril se empezó la primera fase de mudanza de los 12.000 empleados, pero las obras no están terminadas. Aún así, la premura para llegar a tiempo ha sido una presión añadida para que, el martes 12 de septiembre, desfilen mil privilegiados en su fiesta anual. La que comienza levantando el telón de un producto electrónico, el iPhone, que genera casi el 70% de los ingresos de la compañía y que, pese a que se trata de solo eso, un producto de consumo, casi superficial, tiene una legión de seguidores capaces de hacer colas para comprarlo. Las largas colas, eso sí, han desaparecido. O, al menos, se han reducido en comparación a otros años. Pero sigue siendo un dispositivo «aspiracional», un espejo donde mirar no solo por la industria de la telefonía móvil, sino en toda la industria en general. Porque sus influencias alcanzan límites insospechados. Presente en la sociedad, el iPhone tocará el martes la puerta. Será en un lugar especial. Tocaba que fuera así. No todos los días se cumple una década desde que saliera por primera vez a la venta. De ahí que se haya escogido un enclave entrañable, el teatro Steve Jobs. Con permiso del próximo iPhone 8 o iPhone X -según a quién se mire-, este lugar será también protagonista. Con un aforo para mil asistentes, el sitio protagonizará posiblemente la Keynote con más expectación desde hace varios años. Se trata de un auditorio ubicado en el subsuelo a la que se debe acceder por una estructura construida en vidrio y techo de fibra de carbono. Y ahí sí que sí. Será el debut, el estreno oficial de la futurista «nave» espacial de la compañía americana, cuyas instalaciones en forma de círculo simula más un búnker que una empresa. Casi tan aspiracional como para querer emular al mismísimo Pentágono. La compañía de la manzana ha insistido en que su diseño fue concebido por el propio Steve Jobs, su fundador fallecido en 2011. Se encuentra situado en una colina con vistas a las praderas y al edificio principal, en uno de los puntos más altos. Y sus cifras, aunque algo frías, son espectaculares. Las instalaciones de esta extraña «nave espacial en la tierra» contemplan más de 70 hectáreas, equivalente a dos circuitos Jarama (Madrid). Solamente el edificio principal dispone de 260.000 metros cuadrados, destinados a oficinas y áreas de trabajo, pensado para albergar más de 12.000 empleados. Por su fuera poco, y para convertir el lugar de trabajo en una tarea menos farragosa, se ha construido un gimnasio de 9.000 metros cuadrados, de forma que estar en forma también estará al alcance de los trabajadores. El Apple Park dispone, además, de un centro para visitantes con una Apple Store y una cafetería abierta al público, un gimnasio de 9.290 metros cuadrados para los empleados, instalaciones de I+D. En las zonas verdes hay 3,2 kilómetros de caminos para pasear y correr, árboles frutales, praderas y un estanque en el centro del edificio principal.
08-09-2017 | abc.es
Cómo hemos cambiado, iPhone
Ya casi está aquí. Tras más de 365 días de espera, rumores y filtraciones, Apple presentará el próximo martes sus nuevos modelos de iPhone. Coincidiendo con el décimo aniversario de iPhone, repasamos la evolución de los terminales de la compañía californiana. Desde aquel iPhone original de 2007 con una memoria ram de apenas 128 megas al último iPhone 7 Plus, u no de los más avanzados del competitivo mercado de la telefonía móvil.
07-09-2017 | enter.co
?James Bond? enfrenta a Apple y Amazon
Tras el éxito de Netflix con sus series y películas originales, parece que las grandes compañías ven en el contenido propio un gran aliado. Por ejemplo, Amazon ha mostrado su fuerte con series como ‘American Gods’ y ‘The Man in the HighCastle’. Apple, por su parte, ha estado incursionando en la creación de programas originales como […]
07-09-2017 | enter.co
HomePod, Google Home y Echo: la batalla de los parlantes inteligentes
A comienzos de junio, en el marco de su conferencia para desarrolladores WWDC, Apple presentó uno de los dispositivos que hasta el momento generaba mayor expectativa por parte de la crítica y de los aficionados a los productos de la marca. El HomePod se anunció con bastante tiempo de antelación a su lanzamiento al mercado […]
100