Noticias de "apple"

05-04-2017 | elpais.com
Nuevo Mac Pro: Apple prepara un superordenador para 2018
El fabricante adelanta por sorpresa los planes de su gama Pro de ordenadores
04-04-2017 | enter.co
Apple se disculpa y admite que se equivocó con el diseño del Mac Pro
En 2013 Apple presentó el Mac Pro. Este equipo fue pensado para los usuarios que necesitan un equipo poderoso. Pero no ha sido renovado desde ese momento. En su lanzamiento, la compañía afirmó que su diseño era fruto de una gran innovación. Pero esta innovación llegó con costos muy altos. Como informa The Verge, la […]
03-04-2017 | enter.co
Estas aplicaciones para iOS serán gratuitas por tiempo limitado
Apple quiere celebrar el primer trimestre del año con una lista gratuita de aplicaciones para iOS (iPhone y iPad) por tiempo limitado. Según Digital Trends, estas aplicaciones fueron lanzadas o actualizadas recientemente, por lo que los desarrolladores las dejan disponibles sin costo por un lapso de tiempo. Sin embargo, si al entrar en la App Store […]
30-03-2017 | abc.es
Luces y sombras del nuevo Samsung Galaxy S8
Diseño espectacular Una de las grandes aportaciones del Galaxy S8 es, sin duda, su diseño y estética. El dispositivo es, en efecto, muy bonito. Luce tremendamente bien. Cuenta con una pantalla, en su versión digamos «normal» de 5.8 pulgadas pero la relación pantalla-cuerpo logra un ratio de 84% y un formato de 18.5:9. Se ha conseguido eliminando los bordes laterales al curvar los dos bordes a la vez y alargando los paneles en los extremos superior e inferior. Esta modificación ha obligado a reagrupar los sensores y a eliminar el botón físico de Inicio, que ahora se integra de manera invisible dentro de la propia pantalla. Una maniobra estupenda que le confiere gran belleza. No solo eso puesto que se podrá hacer uso de la función «picture in picture» permitiendo, así, tener activadas dos aplicaciones al mismo tiempo. Bluetooth 5.0 El nuevo modelo de la gama Galaxy es el primero en incorporar conexión inalámbrica Bluetooth 5.0, que sustituirá la versión 4.2 en los próximos años. No es un paso menor, puesto que este nuevo estándar, presentado el pasado junio, aporta mayor velocidad de transferencia (dos veces más que el actual) y un radio de alcance superior (cuatro veces más, hasta 200 metros, logrando acelerar la presencia de los dispositivos conectados), así como un ahorro energético que afectará, positivamente, a la duración de la batería. Entre algunas de sus virtudes destaca la posibilidad de conectar dos auriculares distintos. Incómodo lector de huellas dactilares Uno de los cambios de diseño más importantes que ha introducido el Galaxy S8, además de su evidente pantalla ultrapanorámica, es el cambio de domicilio del sensor biométrico para huellas dactilares. Pasa, en un movimiento extraño, a la parte trasera. Y no solo eso. En lugar de optar por ubicarlo en el área central como otros modelos ya existentes en el mercado, la firma surcoreana apuesta por trasladarlo ligeramente a la parte izquierda. Incómodo y posiblemente el usuario acabe colocando el dedo encima de la cámara mientras busca el lector. Esta ha sido una concesión que ha tenido que pagar para llevar el ratio pantalla-cuerpo a un nuevo nivel. Tres capas de seguridad Además de un lector de huellas dactilares, Samsung ha apostado por introducir hasta tres capas de seguridad diferente; mediante el iris y con un sistema de reconocimiento facial que, según las primeras demostraciones, parece funcionar de manera fluida y muy rápidamente. La cuestión es si, finalmente, este tipo de prestaciones las adopta el público de manera masiva o si, por el contrario, sigue colocando el dedo como hasta ahora al ser más rápido, efectivo y práctico. El reconocimiento de iris puede sufrir problemas, sobre todo, en condiciones de baja luminosidad. Limitado asistente virtual Aunque apunta maneras, Bixby, nuevo asistente virtual de Samsung en sustitución del S-Voice, se basa, según quiere vender Samsung, en un sistema de Inteligencia Artificial que «aprende» del usuario y es capaz de invocarse en segundo plano con solo pulsar un botón. Eso le diferencia de otros sistemas como Siri (Apple) al permitir, por ejemplo, llamarlo mientras uno está viendo un video de YouTube. Es decir, sin interrumpir lo que uno está haciendo. Es capaz de contextualizar (reconoce comandos de voz aunque no estén completos) y el usuario podrá llamarlo en cualquier momento, siempre y cuando esté integrado en las distintas aplicaciones. Y, por ahora, la disponibilidad es más bien escasa y limitada. La empresa confía en que pronto los desarrolladores abracen esta tecnología creando nuevas «apps» compatibles. Y, por cierto, debutará reconociendo únicamente inglés y español (internacional). Cámara más bien conservadora Era muchas las apuestas que aseguraban que Samsung se sumaría a la corriente de las dobles cámaras. Rompiendo los pronósticos, la firma surcoreana ha decidido actuar de una manera conservadora en el Galaxy S8 en su apartado fotográfico. Mantiene la configuración de una sola lente, de 13 megapíxeles con tecnología Dual Pixel (los píxeles son más grandes de lo normal) y una apertura focal de F1.7, estabilizador óptico y flash LED dual y capaz de grabar videos en calidad 4K. En comparación con el modelo anterior, en este caso se han introducido nuevos modos de fotografía. La frontal sí ha protagonizado un pequeño salto al añadir un sistema de autoenfoque. Conector de los auriculares Quizás sea un fallo.. o no. Con el tiempo lo veremos pero está claro que aún las grandes compañías no se ponen de acuerdo sobre la tendencia de si se debe o no eliminar el puerto «jack» de los «smartphones». Samsung, está claro, ha dicho no. Pero Apple dijo sí. Y lo hizo el pasado año con la presentación del iPhone 7 y el lanzamiento de los AirPods. Los de Cupertino siempre se han caracterizado por ser los primeros en apostar por tendencias futuras pero puede que esta vez estén equivocados. Aún es pronto para saber si los cables pasarán a la historia y, quizás, por ello, Samsung ha decido ser más conservador.
30-03-2017 | abc.es
El «smartphone» quiere ser tu próximo PC
Los teléfonos móviles inteligentes han avanzado mucho en rendimiento en los últimos años. Más de lo que uno pudiera pensar tan solo echando un vistazo a las fichas técnicas. La unión entre hardware y software han permitido recorrer una distancia entre los primeros modelos hasta la actualidad para convertirse en útiles herramientas para el trabajo. Quien más quien menos mira el correo del curro o adelanta proyectos. Hay procesos productivos que los «smartphones» están sustituyendo a los propios ordenadores de sobremesa, cuyas ventas se han congelado en cada trimestre. El próximo objetivo de la industria de la tecnología es eliminar una fase. Es una visión (¿real o futurista?) que concibe Samsung. Su último modelo presentado, el Galaxy S8, inaugura un sistema llamado DeX -acortación de Desktop Experience- que permite conectar el móvil a un monitor, teclado y ratón a través de un «dock» especial. Suficiente para transferir información a una pantalla de mayor tamaño y, en efecto, realizar algunas tareas específicas. Todas, eso sí, sobre Android pero plasmado en un formato de escritorio. Es decir, uno coge el ratón y un puntero para ir señalando, abriendo y ejecutando diferentes aplicaciones. La base, que también actúa como cargador del móvil, es capaz de reproducir imágenes en calidad 4K, conexión ethernet, alberga dos puertos USB y un puert HDMI. Porque seamos claros: lo que llevas en el bolsillo o en el bolso de mano es, básicamente, un ordenador. Un mini pero ordenador en líneas generales. Así de sencillo. Ese pequeño aparato electrónico (algunos más grandes que otros) ha sustituído en los últimos tiempos a muchos otros dispositivos. Piensa. ¿Alguien utiliza ya un reproductor MP3 independiente? ¿Quién compra ya una cámara compacta? ¿Alguien se cabrea cada mañana cuando suena el dichoso despertador que habita en su mesita de noche? Es cierto, son muchos los objetos que se han concentrado en un único espacio. Miramos con extrañeza a quienes, por la calle, anda con un discman en la mano. Uno podría pensar, «quién es ese loco»? El aumento de potencia y considerable mejora de las prestaciones de los teléfonos móviles actuales queda un nuevo paso que dar. ¿Podrían sustituir a los ordenadores PC? Hay intentos, con mayor o menor acierto. Pero algunas experiencias interesantes ya lo están intentando. El gran desafío radica en dotar de mayores funciones a este tipo de «apps», que no dejan de ser meros programas informáticos condensados. Software al fin y al cabo. La propia compañía surcoreana saca pecho: Samsung DeX proporciona una experiencia basada en Android «similar a la de un ordenador» permitiendo a los usuarios acceder a las aplicaciones, editar documentos, navegar por internet, ver vídeos y responder a mensajes, entre otras cosas. Para utilizarlo los usuarios simplemente insertan su «smartphone» en la estación (cuyo precio es de 150 euros) la cual se conecta con un monitor compatible con conexiones HDMI y se conecta con cualquier teclado y ratón por medio de Bluetooth, USB o RF. ¿Estás pensando en el trabajo? Efectivamente. Puede que conforme avanzamos tecnológicamente el concepto de informática tradicional quede en desuso también en el entorno laboral. ¿Te imaginas llegar a tu puesto de trabajo, sacar del pantalón un móvil, conectarlo y empezar a trabajar? Eso es cada vez más posible. Depende, por tanto, el software y sistema operativo empleado para que sea práctico y, sobre todo, útil a la hora de ejecutar diferentes tareas. La propuesta de Samsung viene acompañada de una serie de colaboraciones clave con Microsoft y Adobe que permite la compatibilidad de DeX con las aplicaciones móviles de ambas compañías, incluyendo Adobe Acrobat Reader móvil y Lightroom Mobile, lo que hace posible una funcionalidad e interfaz de usuario similares a las de un puesto de escritorio. También permite acceder de forma remota y segura a los escritorios virtuales a través de soluciones de otras firmas como Citrix, VMware y Amazon Web Services. Una demostración de convergencia y poderío, ya que numerosas empresas utilizan sus servicios para construir sus propias herramientas. Microsoft, con su opción Continumm integrada en Windows 10, se apoyó en una propuesta similar hace un par de año. Un solo cable conectado al «smartphone» basta para acercarse, ligeramente, a la experiencia de un entorno de escritorio. Sin embargo, la lista de «apps» compatibles es más bien reducida. Es también un accesorio que, a diferencia del bonito diseño de Samsung, se conecta a través de un cable, aunque es posible realizar la transferencia de manera inalámbrica pero afecta a su latencia. Extrae resoluciones de 1.080 p, por lo que en monitores de mayor resolución el resultado presenta inconsistencia y la multitarea no está bien resuelta (DeX permite multiventana, redimensionar ventanas. y soporta un sifín de aplicaciones Android). Actúa quasi a modo de espejo, con lo que no está del todo conseguido. Esa idea comienza a observarse con interés por parte de otros gigantes de la industria. Apple ha registrado recientemente una patente que describe una forma para conectar el iPhone a una especie de esqueleto en forma de ordenador o tableta y, una vez encendido, comenzar a trabajar con la plataforma fácilmente. Queda por saber cuánto de realidad tiene ese experimento y de qué forma podría integrarse en un producto final. ¿Ofrecerá almacenamiento interno independiente al margen del iPhone? ¿Se guardarán los archivos y documentos en la «nube»? El tiempo dirá si estamos ante un elemento verdaderamente disruptivo. Pero, en efecto, esa visión no es totalmente nueva. Uno de los pioneros fue Motorola que lanzó, en 2011, un teléfono, Atrix, que por medio de una estación base que podía convertir el teléfono, con sólo acoplarlo, en un ordenador portátil suficientemente funcional o en un dispositivo multimedia que permite llevar cualquier contenido del teléfono a una pantalla grande a través de un simple puerto HDMI. En principio, la gracia de esta propuesta era que se podía utilizar como un ordenador completo. El móvil, en particular, era el aparato que daba la vida. No cuajó.
30-03-2017 | abc.es
Así pretende Samsung que el Galaxy S8 no sufra otro caso Note 7
Samsung no quiere volver a pasar por la misma pesadilla del Note 7 y sus baterías incendiarias. Ha aprendido una dura lección. Durante la presentación del nuevo Galaxy S8, la firma surcoreana sacó pecho en un intento de devolver la esperanza a sus potenciales compradores. Para ello, han evitado riesgos innecesarios y han caminado sobre seguro para evitar otro tropiezo. La maltrecha imagen de marca a consecuencia de los fallos técnicos y que supusieron unas pérdidas de 4.200 millones de euros quiere corregirse. El propio presidente de la división móvil de la compañía, DJ Koh, se refirió a este episodio asumiendo que ha sido un año duro pero la compañía ha solventado los errores, dando comienzo a sí a un «nuevo compromiso con la seguridad, la calidad y la producción cuidada». Un gesto encomiable que ha representado un esfuerzo en la parte técnica a la hora de diseñar el nuevo terminal. Por lo pronto, las baterías empleadas en el Galaxy S8 Plus mantienen la capacidad de los Note 7, 3.500 mAh (3.000 mAh en el caso del modelo «normal»), pero los procesadores utilizados se han fabricado con tecnología de 10 nanómetros, logrando con ello reducir los tamaños y evitar que se calienten tanto. ¿Quiere decir que durarán menos? Lo más probable es que el terminal complete una jornada entera. Por tanto, habrá que cargarlo antes de ir a dormir. Según la marca coreana, los chips incorporados en sus nuevos terminales se calientan hasta un 25% menos que sus predecesores. Al disipar de una forma más eficiente el calor se controla un posible sobrecalentamiento innecesario que pueda provocar que la batería sufra algún tipo de problema energético. La propuesta de Samsung es más conservadora. No ha habido ningún experimento, ni para bien ni para mal. Por lo que pudiera pasar. Un fallo más en ese sentido y el batacazo sería monumental.. En comparación, las baterías del Galaxy S8 tiene menor densidad, por ejemplo, que otro terminal recientemente presentado, el Huawei P10, que sin ofrecer importantes cambios, su precio es muy competitivo, mientras que LG ha optado por introducir pilas de 3.200 mAh en su nuevo G6. Apple, por su parte, conserva los 1.960 mAh en sus iPhone 7, aunque es el único de todos ellos que no dispone de un sistema de carga rápida, un aspecto importante en la actualidad.
30-03-2017 | elpais.com
Samsung Bixby: un asistente diferente en la batalla contra Apple y Google
El Galaxy S8 no sólo es un órdago a sus principales rivales en diseño y en especificaciones, también lo es en la carrera de la inteligencia artificial
100