Noticias de "apple"

01-01-1970 | abc.es
Las ventas de ordenadores siguen cayendo: ahora un 6% menos
Suma y sigue. Las ventas mundiales de ordenadores personales en el año 2016 han vuelto a caer, según las estimaciones publicadas por las consultoras de investigación Gartner y IDC. Aunque con matices dadas las diferentes metodologías utilizadas, los analistas coinciden en una nueva caída por quinto año consecutivo. Mientras Gartner cifra en 269,7 millones las ventas totales a lo largo del año, lo que representa una disminución del 6,2% comparado en 2015, IDC considera un acumulado de 260 millones vendidas, una caída en torno al 5,7%. Por trimestres, los analistas dan a la baja las ventas: 3,7% y 1,5%, respectivamente. Según los datos publicados por Gartner, los ordenadores vendidos en el conjunto de 2016 fueron 269,7 millones frente a los 287,7 millones de unidades de 2015, lo que sitúa las ventas en los mismos niveles que se registraban en el año 2007. Por fabricantes, los analistas colocan de nuevo como líder en el ranking por unidades vendidas a la firma tecnológica china Lenovo, con una cuota del mercado del 20,7%. Pese a registrar una caída de las ventas del 2,4% respecto a 2015, la compañía logra incrementar su cuota en ocho décimas. En segundo lugar se mantiene HP con una cuota del 19,4%, 1,1 puntos más que hace un año, pese a caer sus ventas un 0,2%, mientras que en tercera posición se ha situado Dell con una cuota del 14,6%, 1,3 puntos más que hace un año, y un incremento de las ventas del 2,6%. Los tres principales fabricantes acapararon el 54,7% de las ventas totales de ordenadores en 2016, frente al 51,5% de 2015. Tras ellos en el ranking se han situado Asus (7,6% de cuota de mercado), Apple (6,9%) y Acer (6,8%). En lo que se refiere al último trimestre del año, las ventas de ordenadores cayeron un 3,7% según Gartner, desde los 75,4 millones hasta los 72,6 millones, con Lenovo, HP y Dell también a la cabeza del ranking. «El mercado de los ordenadores se ha mantenido estático, ya que las mejoras tecnológicas no han sido suficientes para dar un crecimiento real»Mikako Kitagawa, de Gartner El analista de Gartner Mikako Kitagawa ha remarcado que el estancamiento en el mercado de ordenadores continuó en el cuarto trimestre de 2016, ya que las ventas en la campaña navideña fueron en general «débiles» dado el cambio registrado en el comportamiento de los compradores de ordenadores. «El mercado global de los ordenadores se ha mantenido estático, ya que las mejoras tecnológicas no han sido suficientes para impulsar un crecimiento real del mercado», ha añadido. La contracción del mercado de PCs también se ha desacelerado a medida que la competencia en otras categorías, tabletas y teléfonos móviles inteligentes, ha disminuido. Los últimos trimestres se han enfrentado, sin embargo, a un suministro limitado de componentes como discos duros SSD, monitores y memorias. Según los datos de IDC, las regiones con mercados considerados maduros mantuvieron una cierta estabilidad. Así, Japón y Canadá incluso han sido testigos de un aumento de las ventas de ordenadores, mientras que el volumen registrados en las regiones de Europa, Oriente Medio y África ha sido más estable. Peor surte ha corrido Estados Unidos, mercado donde se registró una disminución, mientras que Asia ha continuado mejorando. «Los resultados del cuarto trimestre refuerzan nuestras expectativas de estabilización del mercado e incluso se observa alguna recuperación»Loren Loverde, de IDC «Los resultados del cuarto trimestre refuerzan nuestras expectativas de estabilización del mercado e incluso se observa alguna recuperación», asegura en un comunicado Loren Loverde, vicepresidente de Personal Computing Trackers de IDC. «La contracción en los envíos de PC tradicionales experimentados en los últimos cinco años está cmabiando a medida que los usuarios se mueven a actualizar los sistemas operativos. Hay una buena oportunidad para el crecimiento de PC tradicionales», agrega. Los expertos creen que los usuarios, hoy en día, son más dependientes de los «smartphones» y tardan más tiempo ahora en renovar sus PCs. En este sentido, aunque existen oportunidades de crecimiento entre los usuarios comprometidos de ordenadores esto no evitará que continúe el descenso de las ventas de ordenadores «al menos el próximo año».
01-01-1970 | abc.es
Un iPhone 7 explota en las manos de un usuario
Las cámaras de seguridad de una empresas de reparación de telefonía móvil han grabado algo insólito. El vídeo, que se está haciendo viral a través de internet, recuerda mucho al episodio negro que Samsung vivió en 2016 con la retirada del Note 7. Y es que la grabación, de la que se desconoce su procedencia, recoge el momento en el que uno de los empleados del establecimiento tenía entre sus manos, supuestamente, un iPhone 7 que de repente empieza a arder. El joven, rápidamente, tira el terminal al suelo. El «smartphone» de Apple se queda ardiendo y el joven se acerca tímidamente para apagar las llamas con el pie. Explota iPhone 7 en las manos de una persona from López-Dóriga Digital on Vimeo. Aunque no es común, no se trata del primer caso en el que un «smartphone» estalla. De hecho, Apple ha experimentado ya casos similares con anteriores terminales. En 2015, un iPhone 5C ardió en el bolsillo de una adolescente aunque antes, en 2011, un iPhone 4, en pleno vuelo, ardió. Mucho más grave fue el caso del iPhone 5C que provocó quemaduras de segundo y tercer grado a un joven estadounidense. Pero, sin duda, es Samsung quien ha protagonizado el capítulo más negro en su historia con el que iba a ser el «smartphone» estrella del 2016: el Galaxy Note 7. El pasado mes de octubre, tras varios casos de ignición e intentos de solucionarlos, la compañía se vio obligada a parar la producción y retirar del mercado para siempre el terminal. Una serie de problemas técnicos en sus baterías provocaba que en ciertos casos el móvil se sobrecalentara hasta el punto de incendiarse.
01-01-1970 | abc.es
El nuevo iPhone 8 podría recuperar el diseño del iPhone 4: carcasa de cristal y acero inoxidable
Los rumores y filtraciones en torno al iPhone 8 no cesan. Los últimos hacen referencia a su diseño, que recordaría mucho al iPhone 4 ya que Apple podría estar barajando la posibilidad de lanzar su nuevo terminal con carcasa de cristal y acero inoxidable. Según ha publicado «Digitimes», la nueva generación de «smartphones» de los de Cupertino ya no llevará la actual cubierta de aluminio. Precisamente, el cristal levantó ciertas ampollas allá por el año 2010 porque los consumidores y expertos denunciaron la fragilidad del iPhone 4. Sin embargo, Apple habría diseñado un iPhone 8 con paneles de vidrio reforzado tanto en la parte trasera como en la delantera acompañado de un bisel de acero inoxidable «para mejorar su robustez y reducir los costes y tiempo de fabricación», asegura «Digitimes». Se espera que, como ya hicieron con el iPhone 4, Apple encargue a Foxconn Electronics y a la estadounidense Jabil la fabricación de los componentes necesarios para el nuevo diseño. Además este acabado de cristal iría acompañado de un sensor de huellas integrado debajo de la cubierta delantera y facilitaría su carga inalámbrica. La pantalla podría ser Dual Edge y con doble curva, tal y como Samsung hizo con el Galaxy S7 Edge. De hecho, todas estas prestaciones encajarían perfectamente con el diseño de cristal que recubriría al nuevo iPhone 8.
01-01-1970 | abc.es
U Ultra: la doble pantalla se impone en HTC
Los márgenes de beneficios y la gran competitividad que existe en el mercado de los teléfonos móviles inteligentes obliga a las marcas a tratar de diferenciarse de la competencia. Los dispositivos móviles son cada vez más parecidos. Los consumidores son más exigentes y quieren altas prestaciones a precios sustancialmente más bajos de lo que marcan algunas compañías. Pero el riesgo se paga, si no que se lo digan a LG en su coqueteo con la telefonía «modular» (que de modular poco). Y HTC, que tampoco está envuelta en grandes beneficios en este campo, ha decidido integrar una doble pantalla en su nueva propuesta, U Ultra, al estilo de otra de sus creaciones anteriores, el V20. Lo vuelve a intentar y puede que esta sea su última oportunidad en este negocio. Ficha técnica Pantalla 5.7 pulgadas y 2.05 pulgadas para la secundaria (160 x 1040) Dimensiones 162.41 x 79.8 x 7.99 mm Peso 170 gramos Resolución Quad HD (2.560 x 1.440 p) Chip Snapdragon 821 a 2.15GHz RAM 4 GB Capacidad S64 y 128 GB Cámara 12MP UltraPixel y frontal de 16 MP SO Android 7.0 con capa de personalización HTC Sense Batería 3.000 mAh Se trata de un dispositivo de grandes dimensiones. Unas 5.7 pulgadas de pantalla y resolución Quad HD lo convierten en un aparato con una gran superficie para consumir contenidos audiovisuales. Un pequeño panel secundario, de tecnología OLED, y de 2 pulgadas está concebido para mostrar información útil como la hora, accesos rápidos o notificaciones. El tamaño sí importa y HTC es consciente que debe ofrecer un formato «phablet» que cada vez más se extiende entre los consumidores. De diseño original, el teléfono está envuelto en un cristal -habrá una versión con la trasera de zafiro- y bordes de aluminio. Esa combinación le confiere unos reflejos y elegancia muy interesantes, alejándose incluso del modelo «unibody» que impera hoy en día en los modelos más avanzados del mercado. Estará disponible en varios colores (blanco, azul, negro y rosa). En cuanto a sus prestaciones y características técnicas, el U Ultra incorpora algunos de los componentes más potentes del mercado que, sobre el papel, puede garantizar un notable rendimiento. Hablamos de un procesador Snapdragon 821, fabricado por Qualcomm, que rueda a una velocidad de 2.15 GHz, aunque se trata del chip que montan algunos teléfonos de gama alta lanzados el pasado año. Le acompañan 4 GB de memoria RAM, demostrando que estos guarismos ya son más que habituales en la actualidad. Estará en dos versiones de 64 y 128 GB de capacidad. Otro más al carro de los asistentes digitales Gobernado por Android 7 Nougat -versión más reciente del sistema operativo de Google-, el terminal dispone de una cámara de 12.3 megapíxeles con flash dual (apertura F1.8) y una frontal de ¡16 megapíxeles! (Apetura F2.0). Uno de los aspectos más llamativos es la introducción de capacidades inteligentes que permite ser controlado mediante comandos de voz. Eso es posible gracias al nuevo asistente virtual basado en Inteligencia Artificial llamado Sense Companion. Con ello, el terminal puede reconocer tu voz y responder -incluso cuando está en reposo, dice la firma- navegar, coger o rechazar llamadas, repetir o ignorar alarmas con solo pronunciar unas palabras. La empresa asegura que esta plataforma es capaz de «aprender» de los hábitos y comportamiento de sus usuarios y aprovechará esa pantalla secundaria para mostrar información adaptada a cada usuario. Además, la voz formará parte de su experiencia de uso, puesto que se ha implementado un sistema biométrico para permitir el desbloqueo de la pantalla mediante el empleo de la voz, aunque contará con un lector de huellas dactilares ubicado en su parte frontal. Además de estas características, el HTC U Ultra se une a la corriente iniciada previamente por el iPhone 7 de prescindir de la clavija para auriculares «minijack» de 3.5 milímetros y añade puerto USB Tipo-C para realizar la carga de su batería de 3.000 mAh. Se venderá a partir de marzo por 749 euros. La compañía también ha presentado el HTC U Play, de 5.2 pulgadas, que también incluye el asistente virtual Sense Companion con capacidades compartidas pero a menor precio: 499 euros. HTC cayó un 35% el pasado año HTC registró en 2016 una baja interanual en ventas del 35% y cayó el nivel más bajo en los últimos 12 años, según un comunicado de la empresa del 6 de enero, en el que reportó ventas consolidadas de 78.160 millones de dólares taiwaneses (2.440 millones de dólares) para el año. La empresa taiwanesa, que fue una de las pioneras en la telefonía móvil, ha sufrido los embates de la competencia, por un lado, del iPhone de Apple y de los teléfonos de Samsung, y por el otro, de los teléfonos chinos, tales como Huawei y Xiaomi, que ya no sólo atraen por el precio sino también por las prestaciones. Además de teléfonos móviles de marca propia, HTC fabrica teléfonos y tabletas para marcas internacionales, incluido Google, y también el dispositivo de realidad virtual HTC Vive, del que había vendido «mucho más de 140.000» unidades de enero a noviembre de 2016. HTC, tras Sony y Oculus VR, es uno de los principales actores en la fabricación de dispositivos de realidad virtual, y lo seguirá siendo en 2017, según estudios del Instituto de Investigación de Topología taiwanés, que predijo se venderán unas 600.000 unidades del HTC Vive en 2017, 200.000 más que en 2016.
01-01-1970 | abc.es
El próximo iPhone podría recuperar el diseño del 4
Los rumores y filtraciones en torno al iPhone 8 no cesan. Los últimos hacen referencia a su diseño, que recordaría mucho al iPhone 4 ya que Apple podría estar barajando la posibilidad de lanzar su nuevo terminal con carcasa de cristal y acero inoxidable. Según ha publicado «Digitimes», la nueva generación de «smartphones» de los de Cupertino ya no llevará la actual cubierta de aluminio. Precisamente, el cristal levantó ciertas ampollas allá por el año 2010 porque los consumidores y expertos denunciaron la fragilidad del iPhone 4. Sin embargo, Apple habría diseñado un iPhone 8 con paneles de vidrio reforzado tanto en la parte trasera como en la delantera acompañado de un bisel de acero inoxidable «para mejorar su robustez y reducir los costes y tiempo de fabricación», asegura «Digitimes». Se espera que, como ya hicieron con el iPhone 4, Apple encargue a Foxconn Electronics y a la estadounidense Jabil la fabricación de los componentes necesarios para el nuevo diseño. Además este acabado de cristal iría acompañado de un sensor de huellas integrado debajo de la cubierta delantera y facilitaría su carga inalámbrica. La pantalla podría ser Dual Edge y con doble curva, tal y como Samsung hizo con el Galaxy S7 Edge. De hecho, todas estas prestaciones encajarían perfectamente con el diseño de cristal que recubriría al nuevo iPhone 8.
01-01-1970 | abc.es
WhatsApp no tiene fallo alguno de seguridad, según un experto
La supuesta «puerta trasera» de WhatsApp que este viernes ha publicado «The Guardian», no es una vulnerabilidad. Al menos, es lo que ahora asegura Alec Muffett, un veterano experto de seguridad, a «Gizmodo», quien califica de «sensacionalista» la historia difundida por el diario. Un nuevo problema de seguridad del que se ha hecho eco «The Guardian» parte del investigador de criptografía y seguridad informática de la Universidad de Berkeley (EE.UU.), Tobias Boelter, quien parecía que había descubierto dicho un nuevo «bug» en la popular «app» que permitía acceder a los mensajes cifrados. Una «puerta trasera» que daba acceso, según este experto, a la lectura de las comunicaciones a pesar de contar con sistemas de seguridad cifrados de «extremo a extremo». Sin embargo, Muffett aclara que no se trata de una «puerta trasera». «No es un error, está funcionando tal y como [la aplicación] se diseñó». Para este experto, la denuncia de Boelter es «de poca importancia». Sin embargo, según el investigador de la Universidad de Berkeley, WhatsApp «tiene la capacidad de forzar la generación de nuevas claves de cifrado» para los usuarios, algo que, supuestamente, es desconocido por parte del remitente y el destinatario. Por tanto, sería posible un cambio en el cifrado. «Si un organismo gubernamental le pide a WhatsApp que revele sus registros de mensajería, puede darle acceso debido al cambio en las claves», relata Boelter a «The Guardian». Para ello, se necesitaría la colaboración de Facebook, propietaria de la «app». Sin embargo, Alec Muffett matiza: «Hay una función en WhatsApp que -cuando cambias de teléfono, compras uno nuevo, restableces los datos de fábrica- y después instalas WhatsApp y continúas con una conversación, hace que las claves de cifrado se vuelvan a negociar para adaptarse al nuevo teléfono». Supposed "backdoor" has convenient "off switch" #whatsapp pic.twitter.com/LtUtwCiHyM? Alec Muffett (@AlecMuffett) 13 de enero de 2017Según detalla a «Gizmondo», supongamos que un emisor envía un mensaje a su receptor, quien tiene el móvil sin batería. Ese mensaje se queda «guardado» en el «smartphone» del emisor, a la espera de poder enviarse, por lo que se vuelve a cifrar. Alec Muffett asegura que se trata de una práctica normal en los sistemas de mensajería cifrados. Lo curioso es que Muffet no está solo. «Gizmondo» ha recogido también el malestar de otro experto en contra de ese supuesto fallo de seguridad de WhatsApp. Fredric Jacobs, que además de trabajar en Apple fue desarrollador de iOS para Open Whisper Systems, el colectivo que diseñó y mantiene el protocolo de cifrado de Signal, ha declarado a través de su cuenta de Twitter: «Es ridículo que esto se presente como una puerta trasera»: It's ridiculous that this is presented as a backdoor. If you don't verify keys, authenticity of keys is not guaranteed. Well known fact.? Frederic Jacobs (@FredericJacobs) 13 de enero de 2017 Yago Jesús, experto en seguridad informática y editor del blog «Security by Default», Yago Jesús, se sitúa también en esta misma línea: «Creo que es un ataque muy de laboratorio que tiene cabos sueltos y su practicidad es reducida». En su opinión, el hecho que esta supuesta vulnerabilidad requiera de registrar el número de teléfono de la supuesta víctima en la red reduce su capacidad. «Creo que el ataque es, con perdón, una tontería supina -añade- porque al cambiar la clave publica del móvil al receptor le aparece una alerta 'warning'».
01-01-1970 | abc.es
Apple, el «gigante» que se tambalea y echa de menos el talento de Steve Jobs
Cuando Steve Jobs presentó el 9 de enero de 2007 el primer iPhone intuía que iba a pasar a la posteridad. «Hoy vamos a hacer algo de historia (..) Presentamos tres productos revolucionarios: un iPod con controles táctiles, un teléfono móvil revolucionario y un dispositivo avanzado de conexión a internet. No son tres dispositivos distintos, es uno solo y lo hemos llamado iPhone», dijo el entonces consejero delegado de Apple. Y así fue. El «smartphone» de entonces era rectangular, tenía una pantalla táctil de solo 3,5 pulgadas y ofrecía conexión a internet 3G, además de cámara de 2 megapíxeles y una capacidad de 4 GB u 8 GB, unos guarismos que comparados con los modelos más avanzados de la actualidad resultan preshistóricon. Pero una de sus grandes aportaciones fue el abandono del teclado físico, todo un «riesgo» teniendo en cuenta que por entonces BlackBerry y Nokia eran los reyes de la telefonía móvil; hoy en día están desaparecidos. El primer dispositivo no salió al mercado hasta junio de 2007 en EE.UU. (en Europa llegó a finales de ese mismo año). Pero la espera mereció la pena: sus ventas del tercer trimestre superaron el millón de unidades. Al año siguiente, esta cifra se disparó hasta los 6.892.000. Y logró eclipsar al Mac, el popular ordenador de la compañía, que cedió entonces la categoría de producto estrella al teléfono, convertido en su principal fuente de ingresos. Ese reconocimiento, sin duda, no se lo gana cualquiera. Para desarrollar el diseño original se contó incluso con un grupo de ingenieros formados en la Universidad Politécnica de Madrid. Un teléfono revolucionario El primer modelo fue, según los expertos, una revolución por diversas razones. Primero, porque cambió la forma en la que las personas empezaron a relacionarse con lo que, hasta entonces, solo era un móvil. «El impacto fue muy grande porque fue la primera vez que se consiguió meter un ordenador entero y una estación de trabajo en el bolsillo de las personas con las mismas capacidades y posibilidades, y aumentado porque podía operar como teléfono. Eso abrió unas posibilidades muy grandes. Toda la interacción hombre-máquina estuvo muy cuidada», asegura Joaquín Salvachúa, profesor de Ingeniería de Sistemas Telemáticos de UPM. «Sin el iPhone, el ?smartphone? hubiese seguido evolucionando, pero no lo hubiese hecho tan rápido, ni probablemente se parecería a los dispositivos táctiles a los que estamos acostumbrados», comenta a este diario Lauren Guenveur, analista de Kantar. Por su parte, Enrique Dans, profesor de IE School, considera que «aportó todo lo que hoy entendemos como ?smartphone?, que no es poco: con el iPhone pasamos de considerar los terminales como teléfonos, como aparatos cuya funcionalidad principal era hablar, a considerarlos como ordenadores de bolsillo, cuya función era correr ?apps? que proporcionaban todo tipo de funciones y que, eventualmente, podía servir también para hablar». Pero quizás, lo que nunca imaginó el entonces «jefe» de Apple, que falleció en octubre de 2011 en un momento mágico de la compañía (vendieron en el último trimestre de su año fiscal 17,07 millones de iPhones y batieron récord en ventas y beneficio), fue que esa etapa de gloria no sería para siempre. De hecho, existe una percepción muy extendida entre los expertos que considera que la empresa ha perdido músculo innovador. «El iPhone aportó un modelo a la industria de cómo hacer las cosas. No el qué hacer, porque ya existían teléfonos móviles y prematuros ?smartphones?. Durante años marcó el estándar no solo en ?hardware? y en diseño, sino también en contenidos gracias a la filosofía que imprimió la App Store», añade Michael Mcloughlin, director de contenidos del foro de divulgación The App Date. Un futuro cuestionado La manzana, con cuarenta años a sus espaldas, se ha vuelto madura. El pasado año, por lo pronto, sus ingresos cayeron. El resultado: un desplome de su beneficio del 22% en el segundo trimestre de 2016 respecto al mismo periodo del año anterior. De 13.600 millones de dólares, se quedaron en 10.500 millones. Desde entonces ha crecido la preocupación sobre el devenir de la firma de Cupertino. La realidad es que la compañía ha sido líder en diversos sectores a pesar de que en el entorno móvil, en comparación con los dispositivos basados en Android, tiene una escasa presencia. Pero el iPhone supone el 65% de sus ingresos. La dependencia de Apple es más que evidente y, ahora, se encuentra en un escenario delicado. La saturación del mercado de los «smartphones» le ha pasado factura. A lo largo del pasado año las ventas globales se han desinflado en comparación con otras temporadas. Pero no ha sido la única causa que han llevado a la firma norteamericana a retroceder: la competencia de modelos Android es cada vez mayor, especialmente por parte de las firmas asiáticas que han reducido los precios, así como la mala situación económica de China, uno de sus principales mercados. Pero Apple debe hacer frente a otra tendencia: la «borrosa» línea que separa la gama media de la alta. Los analistas creen que la primera se acercará mucho a los modelos premium. A Apple le toca demostrar su valía y ser capaz, otra vez, de diferenciarse.
01-01-1970 | abc.es
Apple, el «gigante» que se tambalea y echa de menos el talento de Jobs
Cuando Steve Jobs presentó el 9 de enero de 2007 el primer iPhone intuía que iba a pasar a la posteridad. «Hoy vamos a hacer algo de historia (..) Presentamos tres productos revolucionarios: un iPod con controles táctiles, un teléfono móvil revolucionario y un dispositivo avanzado de conexión a internet. No son tres dispositivos distintos, es uno solo y lo hemos llamado iPhone», dijo el entonces consejero delegado de Apple. Y así fue. El «smartphone» de entonces era rectangular, tenía una pantalla táctil de solo 3,5 pulgadas y ofrecía conexión a internet 3G, además de cámara de 2 megapíxeles y una capacidad de 4 GB u 8 GB, unos guarismos que comparados con los modelos más avanzados de la actualidad resultan preshistóricon. Pero una de sus grandes aportaciones fue el abandono del teclado físico, todo un «riesgo» teniendo en cuenta que por entonces BlackBerry y Nokia eran los reyes de la telefonía móvil; hoy en día están desaparecidos. El primer dispositivo no salió al mercado hasta junio de 2007 en EE.UU. (en Europa llegó a finales de ese mismo año). Pero la espera mereció la pena: sus ventas del tercer trimestre superaron el millón de unidades. Al año siguiente, esta cifra se disparó hasta los 6.892.000. Y logró eclipsar al Mac, el popular ordenador de la compañía, que cedió entonces la categoría de producto estrella al teléfono, convertido en su principal fuente de ingresos. Ese reconocimiento, sin duda, no se lo gana cualquiera. Para desarrollar el diseño original se contó incluso con un grupo de ingenieros formados en la Universidad Politécnica de Madrid. Un teléfono revolucionario El primer modelo fue, según los expertos, una revolución por diversas razones. Primero, porque cambió la forma en la que las personas empezaron a relacionarse con lo que, hasta entonces, solo era un móvil. «El impacto fue muy grande porque fue la primera vez que se consiguió meter un ordenador entero y una estación de trabajo en el bolsillo de las personas con las mismas capacidades y posibilidades, y aumentado porque podía operar como teléfono. Eso abrió unas posibilidades muy grandes. Toda la interacción hombre-máquina estuvo muy cuidada», asegura Joaquín Salvachúa, profesor de Ingeniería de Sistemas Telemáticos de UPM. «Sin el iPhone, el ?smartphone? hubiese seguido evolucionando, pero no lo hubiese hecho tan rápido, ni probablemente se parecería a los dispositivos táctiles a los que estamos acostumbrados», comenta a este diario Lauren Guenveur, analista de Kantar. Por su parte, Enrique Dans, profesor de IE School, considera que «aportó todo lo que hoy entendemos como ?smartphone?, que no es poco: con el iPhone pasamos de considerar los terminales como teléfonos, como aparatos cuya funcionalidad principal era hablar, a considerarlos como ordenadores de bolsillo, cuya función era correr ?apps? que proporcionaban todo tipo de funciones y que, eventualmente, podía servir también para hablar». Pero quizás, lo que nunca imaginó el entonces «jefe» de Apple, que falleció en octubre de 2011 en un momento mágico de la compañía (vendieron en el último trimestre de su año fiscal 17,07 millones de iPhones y batieron récord en ventas y beneficio), fue que esa etapa de gloria no sería para siempre. De hecho, existe una percepción muy extendida entre los expertos que considera que la empresa ha perdido músculo innovador. «El iPhone aportó un modelo a la industria de cómo hacer las cosas. No el qué hacer, porque ya existían teléfonos móviles y prematuros ?smartphones?. Durante años marcó el estándar no solo en ?hardware? y en diseño, sino también en contenidos gracias a la filosofía que imprimió la App Store», añade Michael Mcloughlin, director de contenidos del foro de divulgación The App Date. Un futuro cuestionado La manzana, con cuarenta años a sus espaldas, se ha vuelto madura. El pasado año, por lo pronto, sus ingresos cayeron. El resultado: un desplome de su beneficio del 22% en el segundo trimestre de 2016 respecto al mismo periodo del año anterior. De 13.600 millones de dólares, se quedaron en 10.500 millones. Desde entonces ha crecido la preocupación sobre el devenir de la firma de Cupertino. La realidad es que la compañía ha sido líder en diversos sectores a pesar de que en el entorno móvil, en comparación con los dispositivos basados en Android, tiene una escasa presencia. Pero el iPhone supone el 65% de sus ingresos. La dependencia de Apple es más que evidente y, ahora, se encuentra en un escenario delicado. La saturación del mercado de los «smartphones» le ha pasado factura. A lo largo del pasado año las ventas globales se han desinflado en comparación con otras temporadas. Pero no ha sido la única causa que han llevado a la firma norteamericana a retroceder: la competencia de modelos Android es cada vez mayor, especialmente por parte de las firmas asiáticas que han reducido los precios, así como la mala situación económica de China, uno de sus principales mercados. Pero Apple debe hacer frente a otra tendencia: la «borrosa» línea que separa la gama media de la alta. Los analistas creen que la primera se acercará mucho a los modelos premium. A Apple le toca demostrar su valía y ser capaz, otra vez, de diferenciarse.
01-01-1970 | abc.es
WhatsApp no tiene fallo alguno de seguridad
La supuesta «puerta trasera» de WhatsApp que este viernes ha publicado «The Guardian», no es una vulnerabilidad. Los expertos en seguridad informática dudan de las verdadera trascendencia de este «bug» que permitirá, según una nueva investigación, acceder a los mensajes de los usuarios. Al menos, es lo que ahora asegura Alec Muffett, un veterano experto de seguridad, a «Gizmodo», quien califica de «sensacionalista» la historia difundida por el diario. Un nuevo problema de seguridad del que se ha hecho eco «The Guardian» parte del investigador de criptografía y seguridad informática de la Universidad de Berkeley (EE.UU.), Tobias Boelter, quien parecía que había descubierto dicho un nuevo «bug» en la popular «app» que permitía acceder a los mensajes cifrados. Una «puerta trasera» que daba acceso, según este experto, a la lectura de las comunicaciones a pesar de contar con sistemas de seguridad cifrados de «extremo a extremo». Sin embargo, Muffett aclara que no se trata de una «puerta trasera». «No es un error, está funcionando tal y como [la aplicación] se diseñó». Para este experto, la denuncia de Boelter es «de poca importancia». Sin embargo, según el investigador de la Universidad de Berkeley, WhatsApp «tiene la capacidad de forzar la generación de nuevas claves de cifrado» para los usuarios, algo que, supuestamente, es desconocido por parte del remitente y el destinatario. Por tanto, sería posible un cambio en el cifrado. «Si un organismo gubernamental le pide a WhatsApp que revele sus registros de mensajería, puede darle acceso debido al cambio en las claves», relata Boelter a «The Guardian». Para ello, se necesitaría la colaboración de Facebook, propietaria de la «app». Sin embargo, Alec Muffett matiza: «Hay una función en WhatsApp que -cuando cambias de teléfono, compras uno nuevo, restableces los datos de fábrica- y después instalas WhatsApp y continúas con una conversación, hace que las claves de cifrado se vuelvan a negociar para adaptarse al nuevo teléfono». Supposed "backdoor" has convenient "off switch" #whatsapp pic.twitter.com/LtUtwCiHyM? Alec Muffett (@AlecMuffett) 13 de enero de 2017Según detalla a «Gizmodo», supongamos que un emisor envía un mensaje a su receptor, quien tiene el móvil sin batería. Ese mensaje se queda «guardado» en el «smartphone» del emisor, a la espera de poder enviarse, por lo que se vuelve a cifrar. Alec Muffett asegura que se trata de una práctica normal en los sistemas de mensajería cifrados. Lo curioso es que Muffet no está solo. «Gizmodo» ha recogido también el malestar de otro experto en contra de ese supuesto fallo de seguridad de WhatsApp. Fredric Jacobs, que además de trabajar en Apple fue desarrollador de iOS para Open Whisper Systems, el colectivo que diseñó y mantiene el protocolo de cifrado de Signal, ha declarado a través de su cuenta de Twitter: «Es ridículo que esto se presente como una puerta trasera»: It's ridiculous that this is presented as a backdoor. If you don't verify keys, authenticity of keys is not guaranteed. Well known fact.? Frederic Jacobs (@FredericJacobs) 13 de enero de 2017 Otros expertos confirman a ABC la teoría. Yago Jesús, experto en seguridad informática y editor del blog «Security by Default», Yago Jesús, se sitúa también en esta misma línea: «Creo que es un ataque muy de laboratorio que tiene cabos sueltos y su practicidad es reducida». En su opinión, el hecho que esta supuesta vulnerabilidad requiera de registrar el número de teléfono de la supuesta víctima en la red reduce su capacidad. «Creo que el ataque es, con perdón, una tontería supina -añade- porque al cambiar la clave publica del móvil al receptor le aparece una alerta 'warning'».
01-01-1970 | abc.es
¿Qué ha aportado el iPhone al mundo en estos diez años?
Cuando Steve Jobs presentó el 9 de enero de 2007 el primer iPhone intuía que iba a pasar a la posteridad. «Hoy vamos a hacer algo de historia (..) Presentamos tres productos revolucionarios: un iPod con controles táctiles, un teléfono móvil revolucionario y un dispositivo avanzado de conexión a internet. No son tres dispositivos distintos, es uno solo y lo hemos llamado iPhone», dijo el entonces consejero delegado de Apple. Y así fue. El «smartphone» de entonces era rectangular, tenía una pantalla táctil de solo 3,5 pulgadas y ofrecía conexión a internet 3G, además de cámara de 2 megapíxeles y una capacidad de 4 GB u 8 GB, unos guarismos que comparados con los modelos más avanzados de la actualidad resultan preshistóricon. Pero una de sus grandes aportaciones fue el abandono del teclado físico, todo un «riesgo» teniendo en cuenta que por entonces BlackBerry y Nokia eran los reyes de la telefonía móvil; hoy en día están desaparecidos. El primer dispositivo no salió al mercado hasta junio de 2007 en EE.UU. (en Europa llegó a finales de ese mismo año). Pero la espera mereció la pena: sus ventas del tercer trimestre superaron el millón de unidades. Al año siguiente, esta cifra se disparó hasta los 6.892.000. Y logró eclipsar al Mac, el popular ordenador de la compañía, que cedió entonces la categoría de producto estrella al teléfono, convertido en su principal fuente de ingresos. Ese reconocimiento, sin duda, no se lo gana cualquiera. Para desarrollar el diseño original se contó incluso con un grupo de ingenieros formados en la Universidad Politécnica de Madrid. Un teléfono revolucionario El primer modelo fue, según los expertos, una revolución por diversas razones. Primero, porque cambió la forma en la que las personas empezaron a relacionarse con lo que, hasta entonces, solo era un móvil. «El impacto fue muy grande porque fue la primera vez que se consiguió meter un ordenador entero y una estación de trabajo en el bolsillo de las personas con las mismas capacidades y posibilidades, y aumentado porque podía operar como teléfono. Eso abrió unas posibilidades muy grandes. Toda la interacción hombre-máquina estuvo muy cuidada», asegura Joaquín Salvachúa, profesor de Ingeniería de Sistemas Telemáticos de UPM. «Sin el iPhone, el ?smartphone? hubiese seguido evolucionando, pero no lo hubiese hecho tan rápido, ni probablemente se parecería a los dispositivos táctiles a los que estamos acostumbrados», comenta a este diario Lauren Guenveur, analista de Kantar. Por su parte, Enrique Dans, profesor de IE School, considera que «aportó todo lo que hoy entendemos como ?smartphone?, que no es poco: con el iPhone pasamos de considerar los terminales como teléfonos, como aparatos cuya funcionalidad principal era hablar, a considerarlos como ordenadores de bolsillo, cuya función era correr ?apps? que proporcionaban todo tipo de funciones y que, eventualmente, podía servir también para hablar». Pero quizás, lo que nunca imaginó el entonces «jefe» de Apple, que falleció en octubre de 2011 en un momento mágico de la compañía (vendieron en el último trimestre de su año fiscal 17,07 millones de iPhones y batieron récord en ventas y beneficio), fue que esa etapa de gloria no sería para siempre. De hecho, existe una percepción muy extendida entre los expertos que considera que la empresa ha perdido músculo innovador. «El iPhone aportó un modelo a la industria de cómo hacer las cosas. No el qué hacer, porque ya existían teléfonos móviles y prematuros ?smartphones?. Durante años marcó el estándar no solo en ?hardware? y en diseño, sino también en contenidos gracias a la filosofía que imprimió la App Store», añade Michael Mcloughlin, director de contenidos del foro de divulgación The App Date. Un futuro cuestionado La manzana, con cuarenta años a sus espaldas, se ha vuelto madura. El pasado año, por lo pronto, sus ingresos cayeron. El resultado: un desplome de su beneficio del 22% en el segundo trimestre de 2016 respecto al mismo periodo del año anterior. De 13.600 millones de dólares, se quedaron en 10.500 millones. Desde entonces ha crecido la preocupación sobre el devenir de la firma de Cupertino. La realidad es que la compañía ha sido líder en diversos sectores a pesar de que en el entorno móvil, en comparación con los dispositivos basados en Android, tiene una escasa presencia. Pero el iPhone supone el 65% de sus ingresos. La dependencia de Apple es más que evidente y, ahora, se encuentra en un escenario delicado. La saturación del mercado de los «smartphones» le ha pasado factura. A lo largo del pasado año las ventas globales se han desinflado en comparación con otras temporadas. Pero no ha sido la única causa que han llevado a la firma norteamericana a retroceder: la competencia de modelos Android es cada vez mayor, especialmente por parte de las firmas asiáticas que han reducido los precios, así como la mala situación económica de China, uno de sus principales mercados. Pero Apple debe hacer frente a otra tendencia: la «borrosa» línea que separa la gama media de la alta. Los analistas creen que la primera se acercará mucho a los modelos premium. A Apple le toca demostrar su valía y ser capaz, otra vez, de diferenciarse.
1215