Noticias de "apple"

14-10-2016 | enter.co
Apple estaría coqueteando seriamente con la realidad aumentada
Si hacemos un recorrido por las diferentes compañías de tecnología, veremos que la mayoría están apostándole de alguna manera a la realidad virtual. Sin embargo, hay una de las grandes que todavía no tiene rastros de una apuesta en este tema: Apple. Con respecto a esto, según informa BuzzFeed News, Tim Cook se refirió a que […]
13-10-2016 | enter.co
Sacamos el iPhone 7 de la caja y estas fueron nuestras impresiones
La espera acabó, tenemos el iPhone 7 en nuestras manos y queremos compartir con ustedes nuestras primeras impresiones del smartphone más reciente de Apple. Continúa leyendo en ENTER.CO13 comentarios en Sacamos el iPhone 7 de la caja y estas fueron nuestras impresiones, 2016 ENTER.CO
13-10-2016 | abc.es
Samsung reparte un kit ignífugo para devolver el Note 7 mientras intenta vislumbrar un futuro incierto
Samsung vive el peor momento de su historia. La paralización de la fabricación y venta del Galaxy Note 7, lanzado el pasado mes de agosto debido a los problemas -aún sin concretar- en las baterías, que ha provocado que más de un dispositivo ardiera, pasa factura al único gigante tecnológico que ha plantado cara a Apple. Pero la ventaja del gigante surcoreano sobre los del Cupertino es ya historia. Al menos, de momento. Apple alcanzó este miércoles un nuevo máximo histórico en Wall Street (117,34 dólares). Aunque Samsung Electronics se ha recuperado este jueves en la Bolsa de Seúl después de su desplome del martes, la realidad es que lo que ha pasado con el Samsung Galaxy Note 7 tiene consecuencias, de momento, incalculables a ciencia cierta. Estamos ante el mayor fiasco tecnológico de la historia que, de momento, ha obligado ya a la compañía a revisar sus resultados. Samsung ha reconocido, en un comunicado difundido este miércoles, tener que recalcular su pronóstico de facturación entre julio y septiembre. Y las previsiones de lo resultados han sido rebajados de manera sustancial: prevé ahora que sus ventas se sitúen en el tercer trimestre en unos 47 billones de wones (unos 41.852 millones de dólares), lo que supone un descenso del 4,09 % respecto a lo calculado inicialmente y un 8,94 por ciento menos con respecto a lo que se embolsó en el tercer trimestre de 2015. Los analistas han advertido sobre la falta de alternativas de inversión ante la crisis de Samsung y su exceso de influencia en el mercado surcoreano, y prevén una depreciación continuada para el gigante tecnológico que podría tener consecuencias a corto y medio plazo para la empresa y para la Bolsa local. «El episodio del Galaxy Note 7 representa la mayor crisis que nunca ha sufrido Samsung, y no está claro cuánto impacto tendrá en la confianza de los consumidores», ha señalado el analista Huh Nam-kwon, de Shinyoung Asset Management, en declaraciones a la agencia nacional Yonhap. En la misma línea, Song Myung-sup, de HI Investment & Securities, predijo que el lastre del incidente «seguirá pesando sobre los resultados de Samsung incluso durante el próximo ejercicio». Pérdida de confianza Poco a poco se irá desvelando cuánto pierde la firma surcoreana con respecto a otros ejercicios. Pero lo que es incalculable es la pérdida de reputación de la compañía. «Al margen de las considerables pérdidas financieras, soy bien consciente de las cicatrices que dejará en nuestros ejecutivos y empleados la situación desarrollada durante las últimas semanas», ha declarado Koh Dong-jin, director de la división de telefonía móvil de la empresa, en un correo electrónico dirigido a los ejecutivos y trabajadores de Samsung el martes, cuando el gigante surcoreano anunció que dejaría de producir el Galaxy Note 7. El directivo de Samsung expresó su «frustración» por el caso y prometió que investigará las causas de estos problemas «cueste lo que cueste» con vistas a «restaurar la confianza de los consumidores en los productos de Samsung». Desde Samsung España, insisten también: «Pedimos nuestras más sinceras disculpas a todos nuestros consumidores del dispositivo Galaxy Note 7 por no haber cumplido con los altos estándares de calidad que esperaban de Samsung», ha dicho la compañía en un comunicado. «Queremos tranquilizar a todos los consumidores de Samsung ya que el Galaxy Note7 es el único dispositivo afectado», insisisten. Y es que el mensaje de la compañía, tras los más de 2 millones de terminales vendidos, es en parte alarmante: «Rogamos a todos los clientes del dispositivo Galaxy Note7 que, por favor, dejen de usar su dispositivo, lo apaguen y hagan un 'back up' de sus datos personales». De hecho, Samsung ha enviado un kit especial para que los clientes puedan devolver el «phablet» en las mejores condiciones de seguridad. Se trata de un paquete, compuesto de tres cajas y guantes ignífugos, es decir, inflamables, ante posibles nuevos problemas de combustión. «Un dispositivo que contiene una batería de iones de litio sujeto a una retirada debe ser enviado en conformidad a las regulaciones del gobierno, y estas cajas especiales son las requeridas por las regulaciones de Corea del Sur», ha señalado un portavoz, según Reuters. El portal «XDA Developers» ha colgado un vídeo en Youtube en el que muestra cómo es ese kit especial para las devoluciones, las cuáles tienen que hacerse por vía terrestre, no en avión, por ejemplo. Las medidas de seguridad detalladas incluyen una caja exterior, la más grande, con aislamientos térmico. Está forrada con papel de fibra cerámica. En su interior caben dos cajas más pequeñas, en las que debe ir el terminal bien sellado.
13-10-2016 | abc.es
Los peores ordenadores de la historia
Alvy, coautor -junto con Nacho y Wicho- del popular blog de tecnología 'Microsiervos' galardonado en 2008 con un Premio Bitácoras, nos ha dado la pista para encontrar una singular recopilación publicada en el canal de YouTube «Top Media», con los peores ordenadores de la historia. ¿Te gustaría conocerlos? El tercer puesto de de este deshonroso ranking es para el Commodore 128 (1985). Este dispositivo tuvo la mala suerte de ser lanzado inmediatamente después de un super ventas como fue su hermano mayor, el Commodore 64, considerado uno de los primeros grandes ordenadores orientados a los videojuegos. Con las funcionalidades y características que se incluyeron en el 128, la compañía estadounidense intentaba atraer tanto al cliente empresarial como al usuario doméstico interesado en los videojuegos. Esta excesiva ambición (o falta de especialización, según se mire) fue precisamente su mayor hándicap llevándolo a perder cuota de mercado en ambos segmentos; los amantes de los juegos acabaron decantándose por la videoconsola Amiga, mientras que para el ámbito de los negocios, el usuario prefería las nuevas máquinas de IBM. La medalla de plata es para el Apple III (1980). Posiblemente el mayor fiasco en la historia de la compañía de Cupertino junto con la singular cámara fotográfica QuickTake. El propio CEO de Apple, Mike Markkula, llego a reconocer un año después de su lanzamiento: «Sería deshonesto por mi parte sentarme aquí y decir que es perfecto». Al margen de su cuestionable estética, muy por debajo del nivel al que la compañía de la manzana siempre ha acostumbrado a mantener, el principal problema que presentaba esta tercera gran versión es el sobrecalentamiento. Su carcasa de aluminio estaba tan ajustada que apenas permitía la ventilación. Los críticos no tardaron en aparecer comparando el ordenador con un horno capaz de fundir disquetes. Si a esto le unimos su elevado precio, que rozaba los 4.000 dólares, el cóctel para el fracaso estaba servido. Terminamos con los que, bajo el criterio de los creadores de esta clasificación, son los peores ordenadores de la historia: los comercializados por la compañía holandesa Packard Bell en los años 90. El motivo de esta mala fama está fundamentado en que básicamente cada «nueva» máquina estaba constituida por la misma base tecnológica año tras año, con componentes obsoletos, ensamblados en cajas de diferentes formas y tamaños y con unos diseños tan estrambóticos como poco prácticos. No hay más que verlos en el vídeo.
12-10-2016 | abc.es
Samsung Note 7, adiós al móvil que explotaba
Se desconoce todavía la razón técnica del problema, pero el dispositivo móvil Galaxy Note 7, fabricado por el gigante asiático Samsung, se ha convertido en uno de los mayores fiascos tecnológicos que se recuerdan en mucho tiempo. Una serie de problemas técnicos en sus baterías provocaba que en ciertos casos el móvil se sobrecalentara hasta el punto de incendiarse. La firma surcoreana, tras varias semanas de crisis, decidió finalmente este martes poner fin a la producción del terminal y dejarlo de vender en las tiendas. Este modelo de dispositivo estaba llamado ?por sus punteras innovaciones como el escáner de iris para desbloquear la pantalla o su sistema de carga inalábrica? a asestar un duro golpe a Apple, que presentó el iPhone 7 el pasado 7 de septiembre. El gigante asiático quiso adelantarse a los de Cupertino y lanzó el «phablet» el 19 de agosto, aunque en España no iba a llegar hasta el 9 de septiembre. Pero no había nada que temer. Todo estaba planificado con tiempo. A los pocos días, sin embargo, se empezaron a publicar en internet videos y fotografías de usuarios denunciando cómo sus Notes 7 ardían espontáneamente. Samsung tuvo que retirar unos 2.5 millones de dispositivos en todo el mundo a consecuencia de un posible riesgo de explosión de sus baterías defectuosas. Fueron unos 35 casos registrados de ignición. La compañía decidió, el pasado 2 de septiembre, posponer la venta, sustituir los terminales a quienes ya lo habían adquirido o precomprado y revisar los que ya habían sido fabricados y estaban listos para vender. Esta situación generó, incluso, un cierto pavor hasta el punto de que algunas aerolíneas han prohibido el uso del Note 7 en los vuelos. Desde entonces, la crisis ha ido a mayores y no han dejado de aparecer nuevos casos de dispositivos de reemplazo (teóricamente con certificación de seguridad) en riesgo de ignición. El clímax se alcanzó después de confirmarse que el Note 7 que explosionó durante un vuelo en Southwest Airlines a principios de octubre se trataba de una unidad de reemplazo. «Estamos trabajando con los organismos reguladores pertinentes para investigar los casos reportados recientemente sobre los Note 7. Debido a que la seguridad de los consumidores sigue siendo nuestra máxima prioridad, Samsung pide a todos los distribuidores a nivel mundial que detengan las ventas y el programa de sustitución de Note 7 mientras la investigación se lleva a cabo», han asegurado fuentes de la compañía a ABC. «Continuamos con nuestro compromiso de trabajar con las autoridades reguladoras y poder tomar todas las medidas necesarias para resolver la situación. Los consumidores, ya sea los que posean un Note 7 original o una unidad que haya sido sustituida, deben apagar y dejar de usar el dispositivo y acogerse a las soluciones disponibles», añaden las mismas fuentes. Baterías de litio: las más comunes Pero ¿cuál ha sido con exactitud el problema de las baterías? Samsung no ha entrado en detalle de momento. Sin embargo, se especulan dos hipótesis: un error en el sistema de carga rápida del dispositivo o bien en baterías defectuosas. «Apelando a la honestidad de la compañía, en un principio, es probable que tuvieran un problema en la fabricación. En un caso como este, en el que la batería del Note 7 tiene una gran capacidad, pasa mucha corriente durante un tiempo largo. Eso produce un calentamiento muy brusco y provoca que al final la batería acabe ardiendo», explica Héctor Solar, ingeniero del Centro de Estudios e Investigaciones Técnicas (CEIT). «En baterías más pequeñas, estas se descargan directamente porque tienen menor capacidad», apunta. Sobrecalentamiento Las baterías de litio utilizan diversos materiales, unos con iones positivos (ánodo) y otro con iones negativos (cátodo), separados por una lámina que evitar el cortocircuito. Cuando el usuario quiere cargarla, la conecta a la red eléctrica. Es entonces cuando se da una reacción química en el interior de la batería, necesaria para su correcto funcionamiento que genera calor porque se transfieren electrones de un polo al otro. En casos de posibles sobrecalentamientos o recargas demasiado rápidas, puede generar una deflagración. Lo cierto es que, como uno de los mayores proveedores de componentes del mundo, Samsung pone a otros modelos de terminales estas pilas y, a su vez, las vende a otros fabricantes. En un principio las investigaciones internas de la marca apuntaban a un problema con las celdas de la batería. De ahí que fueran reemplazadas, aunque sin éxito alguno. «Los móviles y baterías, antes de hacerse una producción en masa, pasan muchos controles», recuerda el experto. Estas baterías de iones de litio, que se encuentran en la mayoría de los teléfonos móviles están fabricadas mediante una tecnología en constante evolución, por lo que los fabricantes necesitan hacer equilibrios entre rendimiento, coste y seguridad. Comercializadas por primera vez por Sony en la década de los noventa, dominan en la actualidad el mercado de la electrónica y comienzan incluso a tomar cierta ventaja sobre otro tipo de baterías en el ámbito del transporte. «Otra posibilidad, que Samsung debe investigar, es que el propio dispositivo tenga fallos a la hora de controlar la carga o descarga», apunta Solar. «Si eso no está bien controlado, la batería puede cargarse demasiado y dar fallos», explica. Mientras las investigaciones continúan, Samsung ha anunciado que pondrá en marcha un «procedimiento» para devolver el dinero a los usuarios.
11-10-2016 | enter.co
iOS 10 es la versión más popular del sistema operativo móvil de Apple
Apple lanzó su décima versión del sistema operativo móvil, iOS 10, el pasado 13 de septiembre. A partir de ese día todos los equipos compatibles con esta versión comenzaron a recibir la notificación para ser actualizados. En menos de un mes, el sistema operativo tiene la más rápida adopción de la historia de Apple, de acuerdo […]
11-10-2016 | abc.es
Samsung Note 7, adiós al móvil que explotaba
Se desconoce todavía la razón técnica del problema, pero el dispositivo móvil Galaxy Note 7, fabricado por el gigante asiático Samsung, se ha convertido en uno de los mayores fiascos tecnológicos que se recuerdan en mucho tiempo. Una serie de problemas técnicos en sus baterías provocaba que en ciertos casos el móvil se sobrecalentara hasta el punto de incendiarse. La firma surcoreana, tras varias semanas de crisis, decidió finalmente este martes poner fin a la producción del terminal y dejarlo de vender en las tiendas. Este modelo de dispositivo estaba llamado ?por sus punteras innovaciones como el escáner de iris para desbloquear la pantalla o su sistema de carga inalábrica? a asestar un duro golpe a Apple, que presentó el iPhone 7 el pasado 7 de septiembre. El gigante asiático quiso adelantarse a los de Cupertino y lanzó el «phablet» el 19 de agosto, aunque en España no iba a llegar hasta el 9 de septiembre. Pero no había nada que temer. Todo estaba planificado con tiempo. A los pocos días, sin embargo, se empezaron a publicar en internet videos y fotografías de usuarios denunciando cómo sus Notes 7 ardían espontáneamente. Samsung tuvo que retirar unos 2.5 millones de dispositivos en todo el mundo a consecuencia de un posible riesgo de explosión de sus baterías defectuosas. Fueron unos 35 casos registrados de ignición. La compañía decidió, el pasado 2 de septiembre, posponer la venta, sustituir los terminales a quienes ya lo habían adquirido o precomprado y revisar los que ya habían sido fabricados y estaban listos para vender. Esta situación generó, incluso, un cierto pavor hasta el punto de que algunas aerolíneas han prohibido el uso del Note 7 en los vuelos. Desde entonces, la crisis ha ido a mayores y no han dejado de aparecer nuevos casos de dispositivos de reemplazo (teóricamente con certificación de seguridad) en riesgo de ignición. El clímax se alcanzó después de confirmarse que el Note 7 que explosionó durante un vuelo en Southwest Airlines a principios de octubre se trataba de una unidad de reemplazo. «Estamos trabajando con los organismos reguladores pertinentes para investigar los casos reportados recientemente sobre los Note 7. Debido a que la seguridad de los consumidores sigue siendo nuestra máxima prioridad, Samsung pide a todos los distribuidores a nivel mundial que detengan las ventas y el programa de sustitución de Note 7 mientras la investigación se lleva a cabo», han asegurado fuentes de la compañía a ABC. «Continuamos con nuestro compromiso de trabajar con las autoridades reguladoras y poder tomar todas las medidas necesarias para resolver la situación. Los consumidores, ya sea los que posean un Note 7 original o una unidad que haya sido sustituida, deben apagar y dejar de usar el dispositivo y acogerse a las soluciones disponibles», añaden las mismas fuentes. Baterías de litio: las más comunes Pero ¿cuál ha sido con exactitud el problema de las baterías? Samsung no ha entrado en detalle de momento. Sin embargo, se especulan dos hipótesis: un error en el sistema de carga rápida del dispositivo o bien en baterías defectuosas. «Apelando a la honestidad de la compañía, en un principio, es probable que tuvieran un problema en la fabricación. En un caso como este, en el que la batería del Note 7 tiene una gran capacidad, pasa mucha corriente durante un tiempo largo. Eso produce un calentamiento muy brusco y provoca que al final la batería acabe ardiendo», explica Héctor Solar, ingeniero del Centro de Estudios e Investigaciones Técnicas (CEIT). «En baterías más pequeñas, estas se descargan directamente porque tienen menor capacidad», apunta. Sobrecalentamiento Las baterías de litio utilizan diversos materiales, unos con iones positivos (ánodo) y otro con iones negativos (cátodo), separados por una lámina que evitar el cortocircuito. Cuando el usuario quiere cargarla, la conecta a la red eléctrica. Es entonces cuando se da una reacción química en el interior de la batería, necesaria para su correcto funcionamiento que genera calor porque se transfieren electrones de un polo al otro. En casos de posibles sobrecalentamientos o recargas demasiado rápidas, puede generar una deflagración. Lo cierto es que, como uno de los mayores proveedores de componentes del mundo, Samsung pone a otros modelos de terminales estas pilas y, a su vez, las vende a otros fabricantes. En un principio las investigaciones internas de la marca apuntaban a un problema con las celdas de la batería. De ahí que fueran reemplazadas, aunque sin éxito alguno. «Los móviles y baterías, antes de hacerse una producción en masa, pasan muchos controles», recuerda el experto. Estas baterías de iones de litio, que se encuentran en la mayoría de los teléfonos móviles están fabricadas mediante una tecnología en constante evolución, por lo que los fabricantes necesitan hacer equilibrios entre rendimiento, coste y seguridad. Comercializadas por primera vez por Sony en la década de los noventa, dominan en la actualidad el mercado de la electrónica y comienzan incluso a tomar cierta ventaja sobre otro tipo de baterías en el ámbito del transporte. «Otra posibilidad, que Samsung debe investigar, es que el propio dispositivo tenga fallos a la hora de controlar la carga o descarga», apunta Solar. «Si eso no está bien controlado, la batería puede cargarse demasiado y dar fallos», explica. Mientras las investigaciones continúan, Samsung ha anunciado que pondrá en marcha un «procedimiento» para devolver el dinero a los usuarios.
11-10-2016 | abc.es
Samsung Galaxy Note 7: Del orgullo de Corea del Sur a la vergüenza nacional
De ser el orgullo nacional de Corea del Sur, Samsung se ha convertido en su vergüenza nacional por el fiasco del teléfono móvil Galaxy Note 7. Tras suspender la producción y venta de dichos modelos por miedo a que estallen sus baterías, el escándalo minará su imagen y le causará un agujero económico de 17.000 millones de dólares (15.366 millones de euros). A tenor de Reuters, así lo calculan los analistas internacionales que habían previsto unas ventas de 19 millones de estos móviles, que finalmente no se cumplirán. Solo 70 días después de su lanzamiento a bombo y platillo, Samsung se ha visto obligada a liquidar definitivamente el Galaxy Note 7 después que decenas de aparatos salieran ardiendo. Sin esperar siquiera a saber las causas de este sobrecalentamiento de sus baterías, la compañía ha ordenado retirarlos de las tiendas surcoreanas a partir de mañana jueves y devolverle el dinero a sus clientes. Para quienes elijan cambiarlo por otro modelo de la misma marca, Samsung los obsequiará con un cheque-regalo de 30.000 won (24 euros) en accesorios de móvil, según informa la agencia de noticias Yonhap. En China, uno de sus mayores mercados, la marca retirará los casi 200.000 móviles que ya había vendido. Aunque las acciones de Samsung se desplomaron ayer un 8,04 por ciento en la Bolsa surcoreana, no parece probable que este fiasco hunda a la compañía porque es la mayor corporación (?chaebol?) de Corea del Sur. Fundada en la ciudad de Daegu en 1938 por el empresario Lee Byung-chu, que exportaba verdura, fruta y pescado a Manchuria y Pekín durante la época colonial japonesa, se pasó a la electrónica a finales de los años 60. Desde entonces, su nombre se ha asociado generalmente a todo tipo de electrodomésticos, como televisores y frigoríficos, pero los negocios de la empresa matriz van de la industria pesada a la química pasando por los seguros, la automoción, el turismo y los servicios médicos. Con más de medio millón de empleados por todo el mundo, factura unos 600.000 millones de euros al año y se calcula que aglutina una quinta parte de las exportaciones de Corea del Sur y un 17 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB). Su división de móviles, que vendió el año pasado 325 millones de estos aparatos, es líder mundial al controlar el 22% del mercado y aporta buena parte de los ingresos de la compañía. Ahora, su liderazgo se ve amenazado por este escándalo, que beneficiará a sus más inmediatos rivales, como Apple, Huawei y Lenovo. Aunque todavía no se sabe por qué algunos de estos teléfonos se sobrecalentaban tanto que salían ardiendo, algunos expertos sospechan que las prisas por ponerlo a la venta antes que el iPhone 7 han llevado a Samsung a relajar las pruebas de seguridad. Un mes antes de que el último móvil de Apple saliera al público, la compañía surcoreana sacaba el Galaxy Note 7 el 19 de agosto. Pero, a principios de septiembre, tenía que retirar los teléfonos de las tiendas después que numerosos usuarios denunciaran los extraños y peligrosos accidentes que sufrían sus aparatos. Agravando aún más esta psicosis global, algunas aerolíneas incluso ordenaban a sus pasajeros que mantuvieran apagados sus terminales y no los recargaran durante el vuelo. Por miedo a que algún cliente se vea dañado, lo que sí sentenciaría a la empresa, Samsung quita de la circulación el Galaxy Note 7.
11-10-2016 | elpais.com
El hombre que está detrás de la ?i? del iPhone
Segall, que trabajó 12 años con Steve Jobs, cree que Apple necesita teléfonos más innovadores y un líder como Elon Musk, de Tesla
131