Noticias de "apple"

27-02-2020 | abc.es
La razón de por qué Apple no quiere que los villanos del cine usen iPhone
Se conoce en el argot marketiniano como «product placement». En español, publicidad por emplazamiento. Que viene a ser una estrategia comercial muy extendida y la razón por la que en la industria cinematográfica aparecen como por arte de magia productos comerciales en alguna secuencia de una película o serie. Las marcas, en ocasiones, han llegado a pagar cuantiosas cantidades de dinero para aparecer, aunque en muchas ocasiones se escoge una en particular de manera altruista. Las productoras escogen a una marca en concreto, que se beneficia de prestar su imagen a una obra con gran público. Y Apple es una de las que más suele aparecer, pero ahora parece que algo está cambiando. Rian Johnson, director de cine conocido por los últimos episodios de la saga «Star Wars», ha desvelado en una entrevista para la revista «Vanity Fair» que la firma estadounidense no quiere que sus iPhones los utilicen ciertos personajes, los villanos. Según el cineasta, esta nueva política comercial estaría enfocada a evitar las asociaciones negativas que se produce a ojos del espectador que el «malo de la película» se comunique con sus secuaces desde un teléfono con un logo de una manzana mordida. ¿Da mala imagen? «No sé si debería decir esto o no», recalcaba Johnson. «Apple te deja usar un iPhone en las películas pero, y esto es crucial, si alguna vez ves una película de misterio, los malos no salen con un iPhone ante la cámara», explica. «Cada cineasta que tenga un villano en su película que debería permanecer en secreto querrá matarme ahora mismo». Un argumento que servirá, sin embargo, para conocer antes de tiempo al posible villano. La empresa estadounidense no lo ha confirmado de manera oficial, pero según las pautas de propiedad intelectual de Apple las representaciones de sus productos deben mostrarse «únicamente de la mejor manera, en una forma o contexto que refleje favorablemente los productos de Apple». Es, además, una de las que domina este modelo publicitario en la industria de Hollywood. Su presencia se extiende desde hace más de tres décadas. Un modelo que se ha extendido a más no poder desde los años 80 como una fuente de financiación adicional para la producción de películas y programas de televisión. Según estimaciones de la consultora Brandchannel, Apple ha sido la marca que más veces ha aparecido en el cine en los últimos años. Así, en obras recientes como «Misión Imposible 4», «Capitán América: El Soldado de Invierno», «Birdman», «Crepúsculo», «Transformers 4» o la célebre «Cortocircuito», en donde se mostraba un ordenador Mac original, han recurrido al conocido logo en alguna secuencia. Y eso, a su vez, ha sido una técnica publicitaria muy rentable. Por ejemplo, en «Misión Imposible 4», la marca apareció durante más de cinco minutos en pantalla. Según la empresa de marketing Front Row Marketing Services, si se hubiera elaborado un plan comercial tradicional hubiera costado más de de 23,5 millones de dólares. La relación entre la tecnología y el cine viene de lejos. La historia de esta industria está plagada de estos ejemplos. Solo hay que recordar el emblemático terminal Nokia 8110 era el sistema de inmersión de Neo (Keanu Reeves), protagonistas de la revolucionaria cinta futurista «Matrix».
27-02-2020 | abc.es
Coronavirus: así está afectando la epidemia a la tecnología
Más de ochenta mil contagiados. Una cifra de muertos en torno a las 2.700 personas. Y una tasa de recuperación bastante alta: más de treinta mil infectados se han recuperado del envite del Covid-19, virus de origen chino que se ha popularizado con el nombre de coronavirus. El temor a nuevos casos, sumado a los protocolos de actuación para contener la epidemia, ha contagiado a la economía mundial. También en el sector de la tecnología de consumo donde empiezan a notarse sus devastadores efectos en este trimestre. La paralización de parte de la producción amenaza con reducir el número de envíos de nuevos productos electrónicos. Muchos de ellos fabricados en China, epicentro del coronavirus. Empieza a haber un gran temor a que sea un periodo negro que pase factura a sus finanzas. Se trata de una maquinaria que se ha acostumbrado a no pararse nunca. Cualquier tropiezo puede ser demoledor. Según estimaciones de la consultora TrendForce, los envíos de dispositivos electrónicos más vendidos, los «smartphones», se reducirá entre un 10,5%. Una de las empresas que más va a notar esa incertidumbre es Apple, ya que muchos de sus productos se ensamblan en fábricas chinas como Foxconn o Pegatron. Ambas tuvieron que paralizar durante varios días su producción pero ahora han vuelto a la normalidad. Allí, de hecho, se está elaborando, según los analistas, un futuro iPhone más accesible que los últimos modelos lanzados en septiembre. La firma estadounidense ha adelantado recientemente que la crisis del coronavirus va a hacer que no cumpla con las previsiones de ingresos de 67.000 millones de dólares para este trimestre. En el caso de otros productos, como los relojes inteligentes, las consolas, los televisores y ordenadores, la caída puede estar entre el 4,5% y el 16%. Los diferentes dispositivos tendrán, sin embargo, un impacto muy diverso, pues se espera que los relojes inteligentes reduzcan su producción un 16%, según el informe. Los portátiles, por su parte, verán reducidos los envíos en un 12,3%, mientras que los altavoces inteligentes, una de las categorías que más ha crecido en el último año, caigan un 12,1%. También ha empezado a causar estragos a la industria del ocio electrónico. Justo en su momento álgido; las principales empresas del sector, como Sony, preparan el salto a la nueva generación de consolas de sobremesa, que hará su debut a finales de año. Esta categoría espera reducir sus envíos en este trimestre en torno al 10,1%. Los televisores también van a experimentar una caída en sus envíos, aunque menos acentuada (4,5%). Es otro momento importante para el sector porque este año están previstos una cita marcada a fuego en el calendario, los Juegos Olímpicos. Tradicionalmente, un momento de holgadas ventas.
27-02-2020 | abc.es
¿De qué viven las empresas tecnológicas? Así es el oligopolio de la publicidad digital
Existen multitud de modelos de negocio gracias a internet, pero la publicidad digital es, para muchas empresas del sector, su principal medio de subsistencia. Su motor financiero a pesar de hacerlo a espuertas de recabar los datos personales de sus usuarios. El célebre mantra de cuando un servicio es gratuito es porque tú eres el producto se lleva explotando desde hace dos décadas a nivel mundial. El problema: muchos consumidores aún desconocen de qué viven. [Gráfico elaborado por Statista] Aunque no es una novedad, el primer vagón del tren publicitario lo conducen tres empresas que operan a nivel mundial, Alphabet (Google), Facebook y, cada vez con más fuerza, Amazon. De hecho, el gigante del comercio electrónico estadounidense se ha convertido a su vez en el principal anunciante en internet del mundo. Se reparten el pastel. Entre los tres acumulan el 70% de los ingresos publicitarios en internet, según estadísticas de la consultora eMarketer. Un negocio demasiado suculento: datos recabados por la firma especializada Digiday advierte que de los 333.250 millones de dólares invertidos en publicidad a nivel global en 2019, 144.600 millones fueron a parar al bolsillo de estas empresas. Aunque es un aumento menos pronunciado que otros años, según el informe de Tendencias de Publicidad Global de Warc, la inversión en publicidad en los motores de búsqueda aumentó un 9,6% el pasado año hasta generar unos 135.900 mil millones de dólares. Un escenario interesante porque, además, en 2019 se produjo el punto de inflexión que auguraban los analistas. Fue el primer año en que la publicidad online superó a la tradicional. Muchas empresas con servicios digitales, entre ellos, los medios de comunicación, están también llegando a ese punto en sus finanzas internas. La actividad principal de las empresas tecnológicas conocidas como GAFAM -Google, Apple, Facebook, Amazon, Microsoft-, que en su mayoría está relacionada con algunos de los supuestos que recoge el nuevo gravamen europeo conocido como «Tasa Google», se dedica a la publicidad online o las plataformas de intermediación digital. Facebook, a la sombra de las sanciones En el caso de Facebook, la mayor red social del mundo, el 98,5% de sus ingresos provienen de los anuncios online. Razón de más para no intentar mediar en una nueva dimensión de su herramienta para evitar los llamados «anuncios falsos» que grupos compran para intentar manipular a los usuarios. A sus más de 2.500 millones de usuarios, que se dice pronto. La multinacional estadounidense facturó en 2019 unos 70.697 millones en el cuarto trimestre, un 27% más que el año anterior, pero sus resultados cayeron debido a las multas por infracciones sobre la privacidad, su gran desafío desde hace cuatro años desde que saltara el escándalo de Cambridge Analytica. El menor crecimiento en un periodo desde que cotiza en bolsa (2012). Alphabet, de las búsquedas a la «nube» Bajo el paraguas de Alphabet se esconden varios tentáculos, uno de ellos, el principal motor de búsqueda del mundo que, para muchos usuarios, es sinónimo de internet. Aunque existen muchas otras alternativas, si de repente no se tuviera acceso a Google es muy posible que tuvieran que «aprender» cómo encontrar los resultados que quieren. Pero, a su vez, el gigante de internet estadounidense cuenta con otros servicios de impresionante factura. YouTube, un canal de vídeos muy popular que genera por sí solo 15.000 millones de dólares anualmente, una tercera parte de lo que suma todo el sector de la televisión por cable en Estados Unidos. Según los datos recopilados por Statista, el 83,3% de sus ingresos provienen de la publicidad digital. Lo que quiere decir que cuantas más reproducciones y visualizaciones le entregan los usuarios, la máquina de hacer dinero se acelera. De igual manera que en el último año la empresa ha puesto más el foco en las campañas SEM o publicidad pagada que aprovecha los resultados de búsqueda introducidos por sus usuarios. De ahí sus intenciones de eliminar las «cookies» de terceros porque, de esta manera, podrá controlar aún más el negocio de la publicidad digital. Una medida adoptada teóricamente diseñada para proteger a los usuarios pero que los analistas ya estiman que causar estragos en el reparto de la tarta publicitaria a largo plazo. Durante 2019 obtuvo un beneficio neto de 34.343 millones de dólares, un 11,7% más que el año anterior, cuando logró 30.736 millones de dólares. En el mismo periodo, sus ingresos ascendieron a 161.857 millones de dólares, un incremento del 18,3 % con respecto a los 136.819 millones facturados en el ejercicio fiscal de 2018. El negocio del «cloud», de los servicios en la nube, logró unas ventas por valor de 8.920 millones. Amazon, de los libros a la logística Por su parte, es curiosa la evolución del gigante del comercio electrónico. Empezó vendiendo libros y se ha convertido en el mayor escaparate de productos del mundo. Aunque es el tercer jugador que más se está beneficiando de la publicidad digital, le firma con sede en Seattle tiene un gran músico de las tiendas online, que genera la mitad de sus ingresos anuales. Su política, a diferencia de sus rivales dentro del sector de la innovación, es diversificar sus negocios y reinvertir parte de sus ganancias en la empresa en búsqueda de nuevos servicios. Así, por ejemplo, Amazon Web Services, su división en la nube, logró unos ingresos de 10.000 millones en el último trimestre de 2019, más de los 7.400 obtenidos en el mismo periodo de 2018. Durante todo el año, según su último balance trimestral, recoge que logró unos beneficios de 11.588 millones de dólares, un 15% más con respecto al año anterior. Su facturación ingresó unos 280.522 millones, un 20,45% más que los 232.887 millones facturados un año antes. Apple, el rey de los productos De Apple se ha dicho todo, pero también hay que valorar su apuesta por el negocio en la «nube» y los servicios. Lo que más crece en sus balances. Pero, por supuesto, su principal fuente de ingresos se encuentra en la venta de productos tecnológicos (82,2%), con el iPhone como la estrella del firmamento, que representa el 61% del total. En todo el ejercicio fiscal relativo a 2019, la firma de la manzana acumuló unos 260.174 millones de dólares, que cierra en septiembre, y que en este caso acabó un 7% por debajo del año anterior. El primer trimestre del año ha sido espectacular. Apple ganó durante los tres primeros meses de su ejercicio fiscal de este año 22.236 millones de dólares, un 11,37% más que en el mismo período del año pasado, aupado por las ventas de teléfonos iPhone que han vuelto a resurgir. La multinacional de Cupertino se impuso a los pronósticos de los analistas y sorprendió con un aumento de ingresos del 7,6% en la categoría de teléfonos inteligentes, justo después de cerrar un año en el que las ventas del iPhone habían ido a la baja y habían surgido dudas sobre su crecimiento futuro.
26-02-2020 | abc.es
El «grave riesgo» que corres si instalas las aplicaciones de Google en tu nuevo Huawei
No cabe duda de que Huawei se ha convertido en una de las tecnológicas más populares. La compañía china superó en 2019 a Apple en ventas y se hizo con el segundo puesto dentro del sector, solo superada por Samsung. Sin embargo, a día de hoy, no es oro todo lo que reluce. Son datos ofrecidos por las consultoras Canalys, Counterpoint Research y Strategy Analytics, que ponen de manifiesto que el posible impacto de la crisis comercial puede ser importante a la larga. El veto estadounidense ha provocado que las ventas de productos de la compañía china se desinflasen fuera de China. A su vez, la imposibilidad de contar en sus nuevos «smartphones» con los servicios de Google de forma nativa ha generado una gran incertidumbre entre los consumidores. Ahora, la propia tecnológica estadounidense ha recomendado a los usuarios de la marca china que no instalen por la fuerza sus aplicaciones (entre las que se encuentran Gmail, YouTube y Maps, entre otras) en los nuevos «smartphones» de Huawei. Según afirma Google en su página de soporte, hacerlo supone «un grave riesgo» para la seguridad de los datos que almacena el dispositivo. Sin control de seguridad Para proteger la privacidad de los usuarios, la tecnológica estadounidense solo permite que sus aplicaciones estén presentes en aquellos productos que han pasado sus controles y han sido certificados con Google Play Protect: el servicio integrado de protección frente a software malicioso para Android. «Los nuevos modelos de dispositivos Huawei puestos a disposición del público después del 16 de mayo de 2019 -fecha en la que la telefónica entro en la Lista de Entidades del país norteamericano- no han podido pasar por este proceso de seguridad ni tienen Play Protect precargado. Como resultado, se consideran "no certificados" y no podrán utilizar las aplicaciones y servicios de Google», explican desde la compañía. En caso de que el usuario optase por instalar las «apps» por la fuerza, empleando un instalador APK que puede obtenerse fácilmente en internet, recibirá un producto que no ha sido sometido a ningún control de seguridad. «Las aplicaciones de Google descargadas no funcionarán de manera confiable porque no permitimos que estos servicios se ejecuten en dispositivos no certificados donde la seguridad puede verse comprometida. La carga lateral de las aplicaciones de Google también conlleva un grave riesgo de instalar una aplicación que ha sido alterada de manera que pueda comprometer la seguridad del usuario», alertan desde la empresa estadounidense. Dicho en otras palabras, los datos del usuario podrían quedar a merced de terceros. Una puerta abierta para el «malware» Google no es la única que desaconseja que los usuarios descarguen sus servicios en dispositivos Huawei. Expertos en ciberseguridad consultados por este diario se muestran recelosos y llaman la atención sobre los potenciales riesgos. «El problema, incluso en las tiendas oficiales, es que se escapan aplicaciones maliciosas. Ahora mismo no están claros cuáles son los controles que aplican las nuevas tiendas, como la de Huawei», afirma a ABC Eusebio Nieva, director técnico de la empresa de ciberseguridad Check Point para España y Portugal. En su opinión, «seguro que, al intentar acceder a aplicaciones, como las propias de Google, habrá gente que trate de aprovecharse para colar «apps» falsas utilizando ingeniería social. Eso creara fragmentación en las aplicaciones del entorno Android y es un peligro más al que estar atentos. Puede que sean benignas, pero sin medidas de control adeacuadas, es muy posible que alguna sea maliciosa». Por su parte, Lorenzo Martínez, experto en ciberseguridad y director de Securízame, explica que si estas aplicaciones «se pueden instalar desde un sitio oficial del fabricante, se supone que están sometidas a controles de seguridad. Obviamente si se obtienen a través de un APK de terceros el servicio genera muchas dudas de seguridad». Cabe recordar que Huawei presento hace unos días sus últimos dispositivos. El ambicioso plegable Mate Xs y los Honor 9x Pro y View 30Pro, desarrollados por su empresa subsidiaria. Ninguno cuenta con Google Play Services al tratarse de modelos comercializados después del 16 de mayo de 2019.
25-02-2020 | abc.es
Nuevo México demanda a Google por recopilar sin permiso información de niños
La tecnología de consumo ha desembarcado en el sistema educativo. Tabletas, ordenadores, teléfonos móviles. Aparatos electrónicos conectados a internet que utilizan millones de personas y que cada vez más se encuentran en las aulas. Ahí es donde grandes empresas del sector han puesto sus miradas para desarrollar plataformas de aprendizaje. Un negocio al alza que puede verse afectado por un conflicto legal. El fiscal general de Nuevo México, Héctor Balderas, presentó el pasado jueves una demanda contra Alphabet, matriz de Google, alegando que el gigante de internet recopiló información personal de estudiantes sin permiso. El informe, al que tuvo acceso «The New York Times» la pasada semana y publicado por «El Mundo» este martes, apunta a que estas actuaciones pueden «violar derechos de privacidad» de los estudiantes. Balderas ha apuntado que el gigante de internet utilizó sus principales productos digitales como el gestor de correo electrónico Gmail, el calendario y el servicio de almacenamiento en la «nube» Drive para recopilar información de estudiantes menores de 13 años en colegios del país sin el consentimiento de los padres. «Las consecuencias de hacer seguimiento por parte de Google no son exageradas. Los niños están siendo supervisados por una de las mayores empresas de minería de datos del mundo, en la escuela, en sus casas, a través de los dispositivos móviles, sin su conocimiento y sin el permiso de sus padres», relata el informe. En la última década, Google se ha convertido en la principal marca tecnológica en las escuelas públicas estadounidenses, superando a empresas rivales como Apple y Microsoft al ofrecer una serie herramientas fáciles de usar y, sobre todo, a precios bastante accesibles. La demanda estima que en la actualidad más de la mitad de las escuelas públicas de Estados Unidos, además de un impacto de 90 millones de estudiantes y docentes en todo el mundo, utilizan este tipo de aplicaciones gratuitas de Google Education para fines educativos. Y unos 25 millones de alumnos y profesores también usan Chromebooks, ordenadores portátiles que funcionan con el sistema operativo Chrome desarrollado por la compañía. Grupos activistas de defensa de la privacidad como Xnet han estado desde hace tiempo instando a las instituciones a que la firma estadounidense utilizaba sus productos educativos para rastrear a millones de escolares sin detallar adecuadamente sus prácticas de extracción de datos. El texto del Fiscal General se basa en que el tratamiento de datos de menores que lleva a cabo Google en su servicio Suite para educación «podría entrar en conflicto» con la «especial protección» que confiere la COPPA (Ley de Protección de la Privacidad por Internet de los Niños, por sus siglas en inglés) para datos de menores. «Será importante poder probar todas estas circunstancias, dada la especial vulnerabilidad de los menores» «En particular, se afirma que Google fomenta el uso de esta herramienta para realizar un seguimiento de los estudiantes, sin que se pueda verificar el consentimiento paterno, incluso más allá del entorno educativo, alcanzando el ámbito privado, utilizando dichos datos para realizar un perfilado de los usuarios que posteriormente se podría utilizar para publicidad», apunta en declaraciones a este diario Sergio Carrasco, jurista experto en derecho digital en Fase Consulting. En su opinión, «será importante poder probar todas estas circunstancias, dada la especial vulnerabilidad de los menores, y en particular la necesidad de contar con consentimiento de sus padres o de quien ostente su tutela».
25-02-2020 | abc.es
Cómo ganar espacio en un iPhone eliminando las aplicaciones inútiles
Hoy en día tener un teléfono móvil inteligente con menos de 64 GB de almacenamiento es demasiado engorroso. En estos aparatos se guarda la vida entera de muchas personas. Una vida en forma de imágenes, vídeos y aplicaciones de todo tipo. Se extiende así un síndrome de Diógenes digital bastante curioso, porque a la hora de la verdad más de la mitad de las aplicaciones apenas se usan. Aunque muchos consumidores revisan sus terminales de vez en cuando, es conveniente hacer «limpieza» cada cierto tiempo. Una tarea incómoda que da una pereza enorme. Por fortuna, existen mecanismos al alcance de cualquiera para poder eliminar las aplicaciones innecesarias e inútiles, ganando así espacio en la memoria. Y si tienes un «smartphone» con 16 GB esto es casi imprescindible. En el caso del sistema operativo iOS, la plataforma móvil de los iPhone, existe una opción que permite consultar el estado del almacenamiento. El software informa de lo que ocupa cada categoría, desde las «apps», las fotografías, el sistema, los mensajes, el correo electrónico y demás. Esto es útil para saber qué archivos son los que merman más la memoria. También se dan recomendaciones. Por ejemplo, subir automáticamente las imágenes al servicio de almacenamiento de Apple, iCloud, para poder acceder a ellos desde cualquier dispositivo. El ecosistema iOS informa también de otras alternativas, como revisar los vídeos personales para poder liberar un suculento espacio. Se hace un listado con los que se tiene guardado de tal manera que los usuarios tiene la oportunidad de consultar si hay alguno prescindible. De igual manera, se puede consultar un listado de las distintas aplicaciones instaladas en el móvil y el último uso que se le ha dado. Así uno se puede hacer a la idea de las que pueden ser eliminadas sin remordimiento alguno. Si se accede a cada una de ellas, iOS deja la posibilidad de optar por dos acciones, «desinstalar la aplicación» y «eliminar la app». En la primera opción, esta acción liberará el espacio de almacenamiento que utiliza la app,. pero los documentos y datos que contiene se conservarán. Esto quiere decir que si se reinstala el servicio en otro momento, los datos se van a restablecer de nuevo. En la segunda opción, se eliminarán todos los datos. Pasos a seguir Para hacer estas operaciones hay que ir a «Ajustes» y acceder a la pestaña llamada «General». Ya dentro, los usuarios deben localizar un apartado con el nombre de «?Almacenamiento», desde donde se darán distintas opciones.
20-02-2020 | abc.es
Muere Larry Tesler, el inventor del «copiar y pegar», una de las funciones más revolucionarias
Hasta los años ochenta, cuando la informática doméstica trataba de despegar y se estaban colocando los primeros cimientos de la revolución, la programación era bastante artesanal. En ese contexto, alguien pensó en agilizar algunas tareas. Cuando Lawrence «Larry» Tesler estaba trabajando en el sistema Smalltalk-76 a finales de los años setenta se le ocurrió un proceso por el cual se podía capturar texto y enviarlo a la memoria interna del ordenador para ser utilizado posteriormente. Surgió, entonces una de las funciones más populares de la historia, el «copiar y pegar». El invento de este comando, que se ha extendido gracias a los atajos de teclado «Control + C» (copiar) y «Control + V» (pegar), ha muerto a los 74 años esta semana, según fuentes de la compañía Xerox. A través de esta función millones de personas se han podido iniciar en el mundo de la informática. Nacido en Nueva York en 1945, Tesler había pasado parte de su carrera con el fabricante estadounidense. El exinvestigador de Xerox había inventado el cortar/copiar y pegar, pero también el acceso directo de «buscar y reemplazar», apunta la empresa. «Tu jornada laboral es más fácil gracias a sus ideas revolucionarias», recuerdan las mismas fuentes. Graduado de la Universidad de Stanford en Silicon Valley en California, Tesler se especializó en las interacciones entre humanos y máquinas. El científico de computación también trabajó para otras multinacionales como Apple, Yahoo o Amazon. La capacidad de «cortar» y «pegar» una fragmento de texto sin deslizarse por distintos y complicados pasos nació como inspiración de una técnica anterior a la era digital, en las artesanales imprentas: cortar porciones de oraciones impresas y arreglarlas en otro lugar con cinta adhesiva. Aquel ingenio, sin embargo, se fue popularizando gracias a Apple, que lo implementó en su ordenador Lisa (1983) y en la línea Macintosh inaugurada el año siguiente. Fue gracias al impulso de otro visionario, Steve Jobs, cofundador de Apple, que contrató a Tesler en 1980 donde pasaría unos 17 años como Jefe Científico de la compañía estadounidense. Tras su salida de la firma se embarcó en un proyecto personal, una empresa enfocada a la educación, pero también partició en proyectos de Amazon y Yahoo para mejorar la experiencia de usuario.
20-02-2020 | abc.es
Muere Larry Tesler, el inventor del copiar y pegar, una de las funciones más revolucionarias
Hasta los años ochenta, cuando la informática doméstica trataba de despegar y se estaban colocando los primeros cimientos de la revolución, la programación era bastante artesanal. En ese contexto, alguien pensó en agilizar algunas tareas. Cuando Lawrence «Larry» Tesler estaba trabajando en el sistema Smalltalk-76 a finales de los años setenta se le ocurrió un proceso por el cual se podía capturar texto y enviarlo a la memoria interna del ordenador para ser utilizado posteriormente. Surgió, entonces una de las funciones más populares de la historia, el «copiar y pegar». Y, por extensión el clásico «cortapega» del que muchos usuarios quedarían descolocados ante su desaparición. El invento de este comando, que se ha extendido gracias a los atajos de teclado «Control + C» (copiar) y «Control + V» (pegar), ha muerto a los 74 años esta semana en California (EE.UU.), según fuentes de la compañía Xerox. A través de esta función millones de personas se han podido iniciar en el mundo de la informática. Nacido en Nueva York en 1945, Tesler había pasado parte de su carrera con el fabricante estadounidense. El exinvestigador de Xerox había inventado el cortar/copiar y pegar, pero también el acceso directo de «buscar y reemplazar», apunta la empresa. «Tu jornada laboral es más fácil gracias a sus ideas revolucionarias», recuerdan las mismas fuentes. Graduado de la Universidad de Stanford en Silicon Valley en California, Tesler se especializó en las interacciones entre humanos y máquinas. El científico de computación también trabajó para otras multinacionales como Apple, Yahoo o Amazon. La capacidad de «cortar» y «pegar» una fragmento de texto sin deslizarse por distintos y complicados pasos nació como inspiración de una técnica anterior a la era digital, en las artesanales imprentas: cortar porciones de oraciones impresas y arreglarlas en otro lugar con cinta adhesiva. Aquel ingenio, sin embargo, se fue popularizando gracias a Apple, que lo implementó en su ordenador Lisa (1983) y en la línea Macintosh inaugurada el año siguiente. Fue gracias al impulso de otro visionario, Steve Jobs, cofundador de Apple, que contrató a Tesler en 1980 donde pasaría unos 17 años como Jefe Científico de la compañía estadounidense. Tras su salida de la firma se embarcó en un proyecto personal, una empresa enfocada a la educación, pero también partició en proyectos de Amazon y Yahoo para mejorar la experiencia de usuario.
18