Noticias de "apple"

17-09-2018 | abc.es
Probamos Xiaomi Mi 8: a vueltas con un clon del iPhone X
Las razones de su llegada, teniendo otros modelos quizás más prometedores, es algo desconocida. Pero, en líneas generales, el Xiaomi Mi 8 cumple con lo prometido aunque sin llegar a sorprender. Es indudable que el dispositivo está adherido al ADN de la familia Mi de la compañía china, destilando su personalidad pero tomando elementos propios de otros rivales. De hecho, toma inspiración del iPhone X, el terminal lanzado por Apple el pasado año para conmemorar el décimo aniversario de la llegad del producto. El terminal no sorprende (de entrada) pero cumple. El equipo calca incluso la pestaña. Una decisión inexplicable dado que el marco inferior es asimétrico y está descompensado: es más grueso que el superior. Los acabados, mejorables, cuentan con laterales fabricados en metal. Su parte trasera, en cambio, con toques de cristal, es un imán para las huellas y manchas. Los más obsesivos con esos detalles se pueden mosquear por tener que limpiar el móvil cada dos por tres. Y si no siempre queda una solución: llevarlo con funda. La parte trasera se ha dedicado a la cámara, que sigue siendo doble como manda los cánones establecidos en la industria en estos momentos. Incorpora dos sensores de 12 megapíxeles cada uno que destacan, especialmente, por su diafragma; la lente principal está abierta a F1.8 mientras que la secundaria -empleada para perfeccionar el modo retrato- se contenta con un valor de F2.4. Por fortuna, y a diferencia de otros modelos rivales, dentro de la aplicación de cámara subsiste un modo manual desde donde cambiar los principales parámetros, ya sea la sensibilidad, tiempo de exposición o el tipo de objetivo (gran angular o teleobjetivo). Los usuarios conocimientos en fotografía pueden darle bastante uso, pero lo más normal será que se dispare de manera automática. Destacar también los modos belleza que se pueden utilizar. El sistema de enfoque, en ocasiones, sufre de ciertos retardos. El tratamiento de las imágenes está en la línea de lo producido en otros modelos de la marca china. Ofrece buenas sensaciones, pero en ocasiones las imágenes captadas en modo retrato -jugando con la profundidad de campo- se sienten algo artificiales y no logra recortar la silueta a la perfección. A veces se aprecian algo estériles y sin vida. En esa misma cara posterior se ubica el lector de huellas dactilares. Una tecnología biométrica para desbloquear la pantalla que funciona a las mil maravillas. El destino del sensor es idóneo -en el centro-. Es cómodo y el dedo suele caer en esa posición. También es rápido y veloz. Tiene una pantalla de 6.2 pulgadas, que ocupa el 83,8% de la cara principal, de tipo Amoled. La resolución del dispositivo es 2.248 x 1.080 p. (FullHD+), lo que supone una densidad de 402 ppp. No está mal resuelta y tanto la calibración como la reproducción de los colores es bastante fidedigna, aunque se echa en falta algo más de detalles y el panel tiende a azularse. Por calificarlo de alguna manera, es correcta, sin demasiado aspavientos. Se trata de un terminal que muestra un brillo razonable, incluso en determinados ángulos de visión o en condiciones especiales como cuando le da el sol directamente. Apenas la firma china se ha desviado del camino adoptado en anteriores temporadas. Sigue por la misma senda del anterior modelo, aunque mejorando algunas especificaciones técnicas. Un factor que explica la escasa evolución de este modelo. Su estrategia sigue la misma lógica anterior: ofrecer casi todo lo mejor pero a precios de derribo. Esa línea la mantiene, aunque con ciertas concesiones: el apartado fotográfico y la calidad de pantalla. Dos aspectos en los que el buque insignia de la firma china puede patinar ligeramente. Es aceptable, pues, que en un terminal de este costo no todo sea perfecto. También se aprecia esa visión comercial en el audio. El equipo de sonido no es estéreo y, aunque ofrece un nivel más que aceptable, puede llegar a saturarse a toda potencial. Es un motivo menor si se compara con el resto de prestaciones, puesto que viene vitaminado con lo exigible en un terminal de alta gama en la actualidad. Ficha técnica Pantalla 6,2 pulgadas Resolución 2.248 x 1.080 p. (Full HD+) Dimensiones 154,9 x 74,8 x 7,6 mm Peso 172 gramos Procesador Snapdragon 845 a 2,8 GHz RAM 6 GB Memoria 64/128/256 GB Cámara Doble con 12 megapíxeles (F1.8 y F2.4) y frontal de 20 megapíxeles SO Android 8.0 Oreo + MIUI 9.5 Batería 3.400 mAh A saber, un microchip Snapdragon 845 de Qualcomm capaz de moverse a una frecuencia de reloj de 2,8 GHz. Este «cerebro» le confiere, junto con sus 6 GB de memoria RAM, un desempeño solvente y robusto en prácticamente todas las tareas realizadas. Incluso en las pruebas más exigentes, los análisis despuntan a pesar de no liderar el marcador en los test de rendimiento más populares. Si se exprime al máximo sí se aprecia un incremento de la temperatura pero tampoco supone demasiados problemas. Otra de las novedades del dispositivo es que integra, por primera vez, un sistema de posicionamiento GPS de doble frecuencia, compatible con bandas L1 y L5. La idea es proporcionar una navegación más precisa, lo que facilita navegar mientras se camina o llamar a un taxi en áreas urbanas con alta densidad de población sin problemas. Pero en el día a día apenas se nota. En cuanto a su capacidad, Xiaomi ha apostado por tres versiones, 64 -la versión analizada-, 128 y 256 GB a partir de 499 euros. Una interesante función que viene de serie es la posibilidad de un «segundo espacio» como lo define la propia compañía. Consiste en crear una nueva ventana de escritorio dentro del propio dispositivo. Una medida que puede servir para proteger u ocultar información o, simplemente, destinarlo como «ventana personal y ventana para el trabajo». La capa de personalización MIUI 10 permite, como un interesante atributo, previsualizar hasta cinco aplicaciones diferentes. Extrañamente se puede ocultar el «notch» desde «Ajustes». Lo que hace en realidad es oscurecer el área alrededor de esta pestaña, con lo que en realidad estamos perdiendo ese espacio. Una opción que reafirma la teoría: está ahí por el simple hecho de que está de moda. Por fortuna, se ha implementado una interfaz gestual que emula a la desarrollada el pasado año por Apple. Funciona de manera intuitiva. Con simples gestos hacia arriba o hacia abajo se puede ir navegando entre distintas aplicaciones o cerrándolas. No cuenta con clavija para auriculares en el borde posterior, que se ha destinado para al altavoz y para el puerto USB-C. Hay que añadir que dispone de un chip NFC que suele dedicarse como elemento imprescindible para realizar pagos móviles en el comercio. Es decir, cuenta con lo exigible en un gama alta, aunque su autonomía ha dejado, en cambio, sensaciones encontradas: tiene una pila de 3.400 mAh pero, por desgracia, aguanta una sola jornada. Eso sí, dispone de una interesante función que detecta posibles problemas que pueden estar aumentando el consumo energético.
17-09-2018 | abc.es
Probamos Xiaomi Mi 8: un clon del iPhone X, pero a mitad de precio
Las razones de su llegada, teniendo otros modelos quizás más prometedores, es algo desconocida. Pero, en líneas generales, el Xiaomi Mi 8 cumple con lo prometido aunque sin llegar a sorprender. Es indudable que el dispositivo está adherido al ADN de la familia Mi de la compañía china, destilando su personalidad pero tomando elementos propios de otros rivales. De hecho, toma inspiración del iPhone X, el terminal lanzado por Apple el pasado año para conmemorar el décimo aniversario de la llegad del producto. El terminal no sorprende (de entrada) pero cumple. El equipo calca incluso la pestaña. Una decisión inexplicable dado que el marco inferior es asimétrico y está descompensado: es más grueso que el superior. Los acabados, mejorables, cuentan con laterales fabricados en metal. Su parte trasera, en cambio, con toques de cristal, es un imán para las huellas y manchas. Los más obsesivos con esos detalles se pueden mosquear por tener que limpiar el móvil cada dos por tres. Y si no siempre queda una solución: llevarlo con funda. La parte trasera se ha dedicado a la cámara, que sigue siendo doble como manda los cánones establecidos en la industria en estos momentos. Incorpora dos sensores de 12 megapíxeles cada uno que destacan, especialmente, por su diafragma; la lente principal está abierta a F1.8 mientras que la secundaria -empleada para perfeccionar el modo retrato- se contenta con un valor de F2.4. Por fortuna, y a diferencia de otros modelos rivales, dentro de la aplicación de cámara subsiste un modo manual desde donde cambiar los principales parámetros, ya sea la sensibilidad, tiempo de exposición o el tipo de objetivo (gran angular o teleobjetivo). Los usuarios conocimientos en fotografía pueden darle bastante uso, pero lo más normal será que se dispare de manera automática. Destacar también los modos belleza que se pueden utilizar. El sistema de enfoque, en ocasiones, sufre de ciertos retardos. El tratamiento de las imágenes está en la línea de lo producido en otros modelos de la marca china. Ofrece buenas sensaciones, pero en ocasiones las imágenes captadas en modo retrato -jugando con la profundidad de campo- se sienten algo artificiales y no logra recortar la silueta a la perfección. A veces se aprecian algo estériles y sin vida. En esa misma cara posterior se ubica el lector de huellas dactilares. Una tecnología biométrica para desbloquear la pantalla que funciona a las mil maravillas. El destino del sensor es idóneo -en el centro-. Es cómodo y el dedo suele caer en esa posición. También es rápido y veloz. Tiene una pantalla de 6.2 pulgadas, que ocupa el 83,8% de la cara principal, de tipo Amoled. La resolución del dispositivo es 2.248 x 1.080 p. (FullHD+), lo que supone una densidad de 402 ppp. No está mal resuelta y tanto la calibración como la reproducción de los colores es bastante fidedigna, aunque se echa en falta algo más de detalles y el panel tiende a azularse. Por calificarlo de alguna manera, es correcta, sin demasiado aspavientos. Se trata de un terminal que muestra un brillo razonable, incluso en determinados ángulos de visión o en condiciones especiales como cuando le da el sol directamente. Apenas la firma china se ha desviado del camino adoptado en anteriores temporadas. Sigue por la misma senda del anterior modelo, aunque mejorando algunas especificaciones técnicas. Un factor que explica la escasa evolución de este modelo. Su estrategia sigue la misma lógica anterior: ofrecer casi todo lo mejor pero a precios de derribo. Esa línea la mantiene, aunque con ciertas concesiones: el apartado fotográfico y la calidad de pantalla. Dos aspectos en los que el buque insignia de la firma china puede patinar ligeramente. Es aceptable, pues, que en un terminal de este costo no todo sea perfecto. También se aprecia esa visión comercial en el audio. El equipo de sonido no es estéreo y, aunque ofrece un nivel más que aceptable, puede llegar a saturarse a toda potencial. Es un motivo menor si se compara con el resto de prestaciones, puesto que viene vitaminado con lo exigible en un terminal de alta gama en la actualidad. Ficha técnica Pantalla 6,2 pulgadas Resolución 2.248 x 1.080 p. (Full HD+) Dimensiones 154,9 x 74,8 x 7,6 mm Peso 172 gramos Procesador Snapdragon 845 a 2,8 GHz RAM 6 GB Memoria 64/128/256 GB Cámara Doble con 12 megapíxeles (F1.8 y F2.4) y frontal de 20 megapíxeles SO Android 8.0 Oreo + MIUI 9.5 Batería 3.400 mAh A saber, un microchip Snapdragon 845 de Qualcomm capaz de moverse a una frecuencia de reloj de 2,8 GHz. Este «cerebro» le confiere, junto con sus 6 GB de memoria RAM, un desempeño solvente y robusto en prácticamente todas las tareas realizadas. Incluso en las pruebas más exigentes, los análisis despuntan a pesar de no liderar el marcador en los test de rendimiento más populares. Si se exprime al máximo sí se aprecia un incremento de la temperatura pero tampoco supone demasiados problemas. Otra de las novedades del dispositivo es que integra, por primera vez, un sistema de posicionamiento GPS de doble frecuencia, compatible con bandas L1 y L5. La idea es proporcionar una navegación más precisa, lo que facilita navegar mientras se camina o llamar a un taxi en áreas urbanas con alta densidad de población sin problemas. Pero en el día a día apenas se nota. En cuanto a su capacidad, Xiaomi ha apostado por tres versiones, 64 -la versión analizada-, 128 y 256 GB a partir de 499 euros. Una interesante función que viene de serie es la posibilidad de un «segundo espacio» como lo define la propia compañía. Consiste en crear una nueva ventana de escritorio dentro del propio dispositivo. Una medida que puede servir para proteger u ocultar información o, simplemente, destinarlo como «ventana personal y ventana para el trabajo». La capa de personalización MIUI 10 permite, como un interesante atributo, previsualizar hasta cinco aplicaciones diferentes. Extrañamente se puede ocultar el «notch» desde «Ajustes». Lo que hace en realidad es oscurecer el área alrededor de esta pestaña, con lo que en realidad estamos perdiendo ese espacio. Una opción que reafirma la teoría: está ahí por el simple hecho de que está de moda. Por fortuna, se ha implementado una interfaz gestual que emula a la desarrollada el pasado año por Apple. Funciona de manera intuitiva. Con simples gestos hacia arriba o hacia abajo se puede ir navegando entre distintas aplicaciones o cerrándolas. No cuenta con clavija para auriculares en el borde posterior, que se ha destinado para al altavoz y para el puerto USB-C. Hay que añadir que dispone de un chip NFC que suele dedicarse como elemento imprescindible para realizar pagos móviles en el comercio. Es decir, cuenta con lo exigible en un gama alta, aunque su autonomía ha dejado, en cambio, sensaciones encontradas: tiene una pila de 3.400 mAh pero, por desgracia, aguanta una sola jornada. Eso sí, dispone de una interesante función que detecta posibles problemas que pueden estar aumentando el consumo energético.
16-09-2018 | elpais.com
Cinco alternativas chinas a los nuevos iPhone
Los fabricantes del gigante asiático han desarrollado móviles con diseños más vanguardistas que los de Apple, prestaciones similares, y una gran relación calidad-precio. Estos son los mejores.
16-09-2018 | elpais.com
Apple encarece sus iPhone
Así queda la nueva gama. El teléfono más barato cuesta ahora 110 euros más
15-09-2018 | elpais.com
El nuevo iPad gana tamaño de pantalla e incluye desbloqueo facial
La tableta de Apple hereda las innovaciones presentadas en el iPhone X
15-09-2018 | elpais.com
Cinco alternativas chinas a los nuevos iPhone
Los fabricantes del gigante asiático han desarrollado móviles con diseños más vanguardistas que los de Apple, prestaciones similares, y una gran relación calidad-precio. Estos son los mejores.
14-09-2018 | abc.es
Por qué iPhone siempre marca las 09:41
En la «keynote» del pasado 12 de septiembre, lo volvimos a ver. Apple presentó sus nuevos terminales, iPhone XS, iPhone XS Max y iPhone XR , y como viene siendo habitual, marcaban las 09:41 horas. En todos los anuncios y demás promociones que hace la compañía de sus teléfonos, iPhone siempre marca esa hora. Lo mismo sucedió con el Apple Watch Series 4. Durante la presentación, el último reloj inteligente de Apple volvió a marcar, una vez más, su misma hora: 10:09, diferente a la del iPhone. ¿Qué esconden ambas horas? Ninguna son casuales y tienen su explicación. Basta con navegar por la web de Apple o tirar de archivo para comprobar que tanto los iPhones como los iPads siempre marcan las 09:41. La compañía no deja nada al azar porque es un homenaje a los inicios y a su fundador, Steve Jobs. Y es que Jobs presentó el primer iPhone un 9 de enero de 2007. Aquella primera «keynote» comenzaba a las 09:00 horas y a las 09:40, el entonces CEO de Apple, desveló el terminal tras 40 minutos de explicación de cómo llegó la compañía a crear el iPhone. Los de Cupertino diseñan de forma meticulosa cada presentación de tal manera que la gran revelación del producto ocurra a los 40 minutos de haber empezado. Es entonces cuando se descubre el terminal y se muestra en pantalla por primera vez. Como ser exactos es casi una misión imposible, se dieron un minuto de margen para ello. Por esta razón, iPhone siempre señala en su pantalla las 09:41 horas. La misma dinámica llevó la compañía a cabo en 2010 cuando presentó por primera vez el iPad: la imagen de aquella revolucionaria tableta apareció ante todos los asistentes a las 09:41 horas. La hora del mercado relojero ¿Y por qué Apple Watch siempre marca las 10:09? Esta hora nada tiene que ver con una decisión meditada por parte de los de Cupertino. En realidad, todos los relojes del mundo marcan esta hora en todas las acciones de publicidad. Jeff Williams hablando del Apple Watch Series 4 - REUTERS/Stephen Lam Se trata de una cuestión de marketing muy simple. Normalmente, el logo o nombre de la compañía relojera se sitúa debajo del 12 así que la mejor opción para que la marca siempre se vea es situar las manillas del reloj en el 10 y en el 2. Además, esta posición es simétrica y estéticamente perfecta porque ofrece armonía. Aunque el logo del Apple Watch no aparece debajo del número 12, los de Cupertino decidieron sumarse a esta estrategia de marketing en honor a los relojes tradicionales de toda la vida.
14-09-2018 | elpais.com
Apple intensifica su ?caza? de aplicaciones sospechosas y elimina Dr. Cleaner
La compañía prescinde de una de las ofertas más populares de la App Store por supuesto espionaje a usuarios
14-09-2018 | abc.es
iPhone XS frente al iPhone X: ¿vale la pena cambiar?
Apple es mucho Apple. Sigue los cánones establecidos en la industria. Cada septiembre, desde las últimas generaciones, se da por hecho que habrá un nuevo iPhone. Y vaya lo ha habido. A lo largo del tiempo ha venido abriendo sus miras. Se pasó de lanzar un único modelo que aguantara todo el año a dos. No quedó ahí la cosa y, desde el anterior curso, se ha optado por disponer de tres modelos diferentes. Dos de ellos similares en especificaciones pero de dos tamaños. Un tercero con ciertas renuncias para mantener el tirón entre los rangos medios y altos de la telefonía móvil. Esos dos más avanzados han tomado inspiración del iPhone X, el dispositivo que conmemora el décimo aniversario del producto. A nivel estético son similares. No abordan cambios muy relevantes; pantalla casi sin bordes, cámara doble y el siempre controvertido «notch», esa pestaña destinada a albergar las cámaras y los sensores principales. Se trata de una versión continuista como se esperaba. La mayoría de mejoras se han realizado en el software y no tanto el hardware. Es cierto que el iPhone X («ten» y no «equis», según la compañía) supuso un salto muy grande respecto a sus predecesores. Así que se ha trabajado sobre esa base para la confección del nuevo vestido de este curso. ¿Misma pantalla? Tanto el iPhone XS como el iPhone X comparten las mismas dimensiones, con paneles de tipo OLED de 5.8 pulgadas. El hecho de apostar definitivamente por los móviles casi sin bordes, el nuevo terminal logra de nuevo ofrecer una superficie amplia en un formato muy compacto. Otra visión es la inaugurada en el iPhone XS Max que sustituye a la familia «Plus» y que supone un iPhone vitaminado que alcanza las 6.5 pulgadas. Algo gigantesco. A diferencia de la versión anterior, el nuevo modelo estrena un sistema llamado «HDR inteligente» cuya misión es lograr una reproducción más realista y ampliar la escala cromática de las imágenes. Un procesamiento que realiza de manera automática. Con ello se logra -promete la compañía- gestionar de una manera más vistosa los contrastes. El enfoque también parece estar dirigido a mejorar la experiencia en los juegos móviles. Más espacio para guardar información Con el tiempo, los móviles de 16 GB se han quedado fritos. Es muy poco espacio reservado a la convivencia del sistema operativo y todo el contenido que se va almacenando. Hasta hace cuatro días como quien dice, Apple se había agarrado a esta configuración. Dado que la empresa ha descartado por regla general la opción de añadir una bandeja para tarjetas microSD, los usuarios se han tenido que aguantar con lo que ofrecía en cada temporada. Y si no, a tirar de servicios en la nube, de la que la compañía también hace negocio, iCloud. Como Samsung y Apple suelen ir a la par, el Galaxy Note 9 ha hecho reaccionar a su competidor en este terreno. Ahora, tienen más capacidad y aparece una versión -la más cara- que permite hasta 512 GB. Requetesobra. Sumergible Los móviles actuales incorporan sistemas de protección de pantalla, pero con el tiempo también se han hecho sumergibles. El modelo del pasado año no era para submarinistas. Tampoco la nueva versión lo es pero, al menos, cuenta con certificación IP68 que garantiza que puede aguantar debajo del agua hasta dos metros durante media hora. En ese aspecto es superior al «X», pero esta prestación tampoco puede decantar realmente a un posible consumidor. Cámara continuista con cambios de software Sí ejerce de aspecto diferencial la experiencia fotográfica, una de las razones por las que muchos usuarios prefieren una marca que otra. En esta ocasión, la cámara vuelve a contar con dos lentes. Estabilizadas ópticamente y con sensores de 12 megapíxeles, los nuevos iPhone XS apuestan por el modo retrato, ahora mejor definido y procesado gracias a un software que apuntala, por fin, un modo de profundidad manual para modificar ciertos parámetros. Más potente, claro, ¿necesario? Otro de los aspectos en los que hay que poner el acento es en su potencia. Tiene a raudales, para dar y tomar. Gracias al microchip A12 Bionic con procesamiento neural. El primero fabricado con el proceso tecnológico de 7 nanómetros. De seis interminables núcleos, el iPhone XS promete funcionar de manera solvente y rápido. Es, según las estimaciones de la propia compañía, que siempre hay que coger con papel de fumar, un 15% más rápido que el modelo anterior, con lo que el usuario se encontraría, por tanto, con un dispositivo más robusto en ese aspecto. ¿Un valor que haría cambiar de postura a un propietario del modelo del 2017? Esto ya es entrar en psique de las personas, lo mejor es que cada uno lo valore. Pero uno de los principales cambios es el refuerzo del «cerebro» con modelos de «aprendizaje automático», que ahora queda impregnado en todas sus tecnologías paralelas, desde el reconocimiento facial FaceID hasta las imágenes. No ha trascendido la memoria RAM -posiblemente los analistas cuando lo prueben en condiciones se podrá consultar- pero el terminal del año pasado ofrecía 3 GB. Más batería? y con SIM doble Por ahora se desconoce el tiempo que se tarda en cargar el dispositivo al 100% realmente. Tanto el iPhone X como el iPhone XS permiten la carga rápida, pero si se quiere esta opción hay que pasar por caja. Y no es algo barato. Ya se sabe, «manzana style». Pero, según los detalles anunciados, ofrece una mayor autonomía que el año pasado. Se gana hasta 30 minutos más de tiempo. Que no es la panacea, pero algo se tiene que notar. Otra de la novedades es la compatibilidad con doble tarjeta SIM. En España tal vez no es una práctica habitual, pero en países asiáticos sí.
13-09-2018 | abc.es
La misteriosa desaparición del iPhone X y otros detalles que Apple prefiere ocultar
Cuando aún colea la resaca de la presentación de los últimos terminales de Apple, el iPhone XS y iPhone XS Max, y cuando parece que los de Cupertino «no lo podían hacer mejor», toca analizar ciertos detalles que la compañía que dirige Tim Cook se empeña en ocultar. Seamos claros. Apple tiene muchas virtudes y su nombre forma ya parte de la Historia de la tecnología. Pero también tiene fallos. Muchos. Y son expertos en que pasen desapercibidos. Por ejemplo, ¿has intentado comprarte el iPhone X a través de la web de Apple? Ni lo intentes. No podrás. El terminal que presentaron el pasado año los de Cupertino se ha esfumado. Y eso que era «el futuro de los smartphones, con un diseño revolucionario que es todo pantalla, carga inalámbrica y una cámara trasera espectacular», según la propia compañía. En la página web de Apple no aparece el iPhone XEl iPhone X ha dejado de venderse como también el iPhone 6S, 6S Plus y el iPhone SE. Estos últimos es algo más normal porque cada vez que sale a la venta un nuevo terminal, Apple deja de vender el modelo más antiguo y baja el precio del más nuevo. También ha tenido que ver en esta decisión el hecho de que estos dispositivos fueron los últimos que incluían el conector «jack» para los auriculares, ya que con el iPhone 7 se lanzaron los AirPods, los cargadores inalámbricos. Pero lo que no es normal es que el iPhone X -que tenía que tener una rebaja- ya no se encuentre a la venta de forma oficial. Sólo en las App Store que tengan unidades, los usuarios podrán adquirir un iPhone X. Pero quienes intenten comprarlo a través de la web oficial de Apple, no encontrarán el iPhone X, salvo a la hora de hacer comparativas. Entonces, la compra también resulta fallida. «Disponible en distribuidores autorizados», avisan. Es decir, sólo se venderá el stock que quede. Con solo diez meses de vida (salió a la venta en noviembre de 2017), e l iPhone X es ya historia. Aunque cabe destacar algo: el nuevo iPhone XS tiene el mismo precio inicial que el X (999 dólares) y tiene ligeras mejores prestaciones. Sin AirPods nuevos ni adaptador Lightning Pero el misterio del iPhone X no es el único que rodea a Apple. ¿Qué ha pasado con los AirPods? La «keynote» de este año finalizó sin rastro alguno de ellos, algo que ya se había rumoreado. No se sabe muy bien las razones pero si de algo presume Apple desde hace un par de años es de ser pioneros en lo inalámbrico (auriculares, carga..). Los AirPods nacieron con el iPhone 7 tras la supresión del «jack». Quizás sean verdad los últimos rumores que han rodeado a la compañía que apuntan a que no será hasta 2019 cuando los de Cupertino presenten unos nuevos auriculares inalámbricos que podrían incluir un sistema de cancelación de ruido y ser sumergibles. Lo que tampoco Apple quiere que sepan sus usuarios es que los iPhone Xs y XR no incluirán ya el adaptador Lightning jack de 3,5 mm. A raíz del iPhone 7, la compañía incluía en la caja de sus nuevos terminales dicho adaptador para que los «Apple adictos» pudieran seguir utilizando los EarPods que vienen en la caja. Ahora, toca comprarlos a parte por un precio de 10 euros. Ni rastro hubo ayer tampoco de la AirPower, la base de carga inalámbrica que Apple anunció en la «keynote» del pasado año y que dijo que saldría a la venta en 2018. El dispositivo permitía cargar hasta tres dispositivos diferentes: iPhone, AirPods y Apple Watch. Imperdonable es también que Apple siga sin sacar un cargador de carga rápida como hacen ya el resto de compañías. Y más teniendo en cuenta que son móviles que pasan de los 1.000 euros.
19