Noticias de "apple"

01-02-2016 | abc.es
Steve Jobs, la sombra del hombre obsesionado por los detalles todavía recorre Apple
En los últimos tres meses, Apple ha obtenido un beneficio de 16.933 millones de euros; pero no está en su mejor momento: las ventas del iPhone avanzan al ritmo más lento de su historia, y seguirán cayendo. «Creemos que las unidades del iPhone disminuirán durante el trimestre», reconoció el consejero delegado, Tim Cook el martes. «¿Qué haría Steve en mi lugar?», fue, según el propio Cook, lo que el fundador de Apple le hizo prometer que no dirían cuando las cosas dejaran de ir bien. «Le parecía horrendo el modo en que Disney se había estancado tras la muerte de Walt Disney y estaba decidido a que no pasara lo mismo en Apple», asegura en «El libro de Steve Jobs», la última biografía publicada sobre el fundador de la multinacional. Los detalles cambian el mundo. Y Steve Jobs era un maniático de los detalles. En 2001 ya existían los reproductores mp3, pero Apple los reinventó con el iPod. En 2007 ya había teléfonos inteligentes, pero la aparición del iPhone revolucionó el concepto. Claro que los detalles también pueden cambiar la visión que se tiene de un hombre: «Steve Jobs podía ser un capullo, pero no un cabrón», que diría Cook. Los detalles. Portada de «El libro de Steve Jobs» La frase resume «El libro de Steve Jobs», la última biografía del fundador de Apple escrita por Brent Schlender y Rick Tetzeli y editada en España por Malpaso. Una obra que trata de mejorar la imagen de Jobs tras la crudeza con la que lo trató Walter Isaacson en 2011, apenas murió el genio, y que contribuyó a la construcción del relato que después se reforzó en la película «Jobs»: un ser despótico, que engaña a sus propios amigos, que antepone sus intereses a los del resto y que no duda en traicionar a la gente que confía en él para conseguir la meta, esa «perfección» que se esconde en los detalles y que siempre soñó con alcanzar a través de sus creaciones. «Tenía un carácter brusco, excitable, pero nunca me gritó, nunca se enfadó conmigo», cuenta Regis McKenna, la persona que Jobs definió como «el rey del márquetin» y que se convirtió en puntal clave de los primeros pasos de Apple. «¿Discrepábamos? Sí ¿Discutíamos? Sí, pero también nos llevábamos muy, muy bien. Una ayudante mía me contó que Steve la había llamado para pedir algo y que se puso a vociferar soltando indecentes palabrotas. Cuando vi a Steve, le dije ?¡eh! no vuelvas a hacer eso?. La siguiente vez que vino a la oficina estaba muy avergonzado y se disculpó. [..] Si no eras fuerte en esta industria, te engullía. [..] Él no te amedrentaba por maldad, pero a quien se portaba como un lacayo lo trataba como a un lacayo». Esta anécdota refleja el tono de «El libro de Steve Jobs»: Bren Schlender no busca quedarse sólo con la parte de la bronca, con el Jobs «cretino» y «cínico» que retratan otras biografías ?la de Isaacson, que tanto daño hizo en el corazón de Apple. Schelender trata de explicar ?y explica? esa otra parte oculta, la que convertía a Steve Jobs en alguien carismático y especial. Con su forma tiránica de llevar al éxito a su empresa y su absolutismo a la hora de tomar decisiones, Jobs se hubiera quedado sólo y repudiado por su gente. Sin embargo, siempre fue seguido por una legión de entusiastas. Los detalles le hicieron ser querido, admirado o envidiado por casi todo el planeta. Mientras, sus competidores, sin esos «toques», nunca pudieron soñar con tener siquiera la mitad del carisma de Jobs. «En 2004, [Steve Jobs] comenzó a tomar las medidas necesarias para asegurarse de que dejaba la empresa en buenas condiciones»Tim Cook, consejero delegado de Apple Otra anécdota del libro respecto al «rey del márquetin»: Jobs, cuando empezaba a despuntar, acudió a la reunión de una ONG que quería salvar el planeta pero que no interesaba a nadie. Durante una reunión para mejorar la organización, los socios lanzaron decenas de propuestas humanitarias y humanistas; y mientras lo hacían Jobs farfullaba y negaba con la cabeza hasta que por fin saltó: «Si queréis mejorar, hablar con Regis McKenna, 'el rey del márquetin'». Se le echaron encima por ser demasiado mundano, demasiado capitalista; pero él sabía que ahí, en la imagen, estaba la clave del éxito. Y también la clave de su obsesión: las partes que más le interesaban de Apple ?y sobre las que dio sus últimos apuntes antes de morir? eran el márquetin, el diseño y los lanzamientos de productos, se puede leer en el libro. «Comenzó a tomar las medidas necesarias para asegurarse de que dejaba la empresa en buenas condiciones». En 2004, según Tim Cook, Jobs ya había comenzado a pensar en su sucesión y en la era post Jobs. Y siempre con el «efecto wow» en la cabeza, buscando sorprender al usuario en cada presentación. Desde sus inicios y hasta el final supo que la mercadotecnia era fundamental en el mundo presente, donde la imagen supera el interior. Por eso, cuando salió de Apple en 1985 y quería triunfar con su nueva empresa, NeXT Computer, fue en el diseño del logo donde más esfuerzos iniciales empleó. Tanto es así que llegó a pagar 100.000 dólares a Paul Rand, el más famosos de los diseñadores gráficos del momento. El resultado del trabajo fue, quizá, lo más reseñable del periodo de Jobs en su aventura con NeXT. Un tiburón con alma de pez «El libro de Steve Jobs» es la vida del fundador de Apple como a él y a la multinacional les hubiera gustado. Para el libro prestan su voz las principales caras de la compañía, como Tim Cook, que aprovecha para arremeter contra biografías anteriores más críticas: «La obra de Walter Isaacson no le hace en absoluto justicia. No es más que un refrito de todo lo que se ha dicho de él por ahí y se centra en unos pocos aspectos de su personalidad. Uno lo lee y piensa que era un ególatra. Isaacson no habla de la persona. El personaje que retrata es alguien con quien yo no habría trabajado tantos años. La vida es demasiado corta». Una queja que repiten otros colaboradores cercanos. «Podría ser un capullo, pero no un cabrón», en resumen. El autor ?autores, aunque utilizan la primera persona del singular en referencia a Schlender, que llegó a ser amigo personal? refuerza constantemente la idea de que él, a diferencia del resto de escritores que hablan sobre Jobs, sí llegó a conocer al hombre bajo la coraza de un jersey de cuello vuelto: «Isaacson no captó a la persona». «Jobs es un hijo del 'babyboom', un producto de la contracultura que se forjó en Estados Unidos en los 60»Brent Schlender, escritor Esa persona, ese creador de productos únicos, creyente acérrimo del márquetin para crear y cubrir necesidades de sus clientes, es un hijo del «babyboom», un producto de la contracultura que se forjó en Estados Unidos en los 60, según el periodista Brent Schlender. Conocidos son sus coqueteos con drogas psicodélicas durante su juventud, su interés y profundización en el hinduismo y el budismo.. Quizá el carisma de Jobs se basaba en esa parte espiritual que no compartía con ningún otro «cerebrito» de Silicon Valley, en la costa Oeste, ni con ningún «tiburón» de Washington o Nueva York, en la coste Este. Y lo mejor, en el espigado cuerpo de Jobs cabían las dos almas: «Puede parecer extraño incluir la vida espiritual de Steve entre las raíces o materiales básicos de su carrera, pero de joven buscó sinceramente una realidad más honda. Lo persiguió con drogas psicodélicas y también con la exploración religiosa. Esta sensibilidad espiritual se proyectó en el inusitado alcance de su visión intelectual periférica, cualidad que con el tiempo lo llevaría a vislumbrar oportunidades (desde nuevos productos a modelos de negocio drásticamente originales) que escapaban a la mayoría de las personas», recoge la biografía. Su espiritualidad no le impedía ser un visionario que bordeaba incluso la legalidad en sus primeros negocios. Un ejemplo son las «cajas azules» junto a su socio Steve Wozniak. Estas cajas de sugerente nombre no eran más que una forma de estafar a las compañías telefónicas desde los teléfonos públicos emitiendo sonidos a la frecuencia que lo hacían las teclas al pulsar en una cabina. A cada número le corresponde una frecuencia, y Wozniak y otros pioneros de la informática alejados de las grandes empresas descubrieron cómo aprovecharse. Eran los primeros «hackers» en la era inmediatamente anterior al mundo digital. Hackers analógicos en un mundo que se dirigía imparable a lo digital. Ahí, mientras otros sólo veían la manera de ahorrarse unos dólares o bromear (Wozniak llamó al Vaticano haciéndose pasar por Henry Kissinger. En aquella época, las llamadas de un lado al otro del charco no eran tan baratas y habituales como ahora) Steve Jobs supo cómo hacer dinero: producir «en serie» esos artilugios para venderlos fuera de la ley. El negocio duró poco y casi les cuesta un serio disgusto con la Justicia; pero marcó lo que luego sucedió con Apple y que todo el mundo conoce: Wozniak creó un diseño de placa nunca visto, un juguete para su uso propio.. Y que Jobs aprovechó para levantar el primer Mac. Los detalles le llevaron a fundar una empresa multimillonaria en un garage, a regresar para salvarla en 1997 ?doce años después de que lo echaran? y a que todavía hoy, cinco años después de su muerte, aquella compañía sea capaz de obtener unos beneficios netos récord de 16.933 millones de euros en sólo un trimestre. Con un detalle extra: aún es criticada porque las ventas del iPhone se han ralentizado. Los detalles.
01-02-2016 | 20minutos.es
Archivos 'online', cuentas en redes sociales... ¿Qué pasa con la vida digital después de morir?

DANIEL G. APARICIO

  • Empresas como Facebook, Google o Microsoft ofrecen a sus usuarios formas de desactivar o dejar en herencia sus cuentas una vez que mueran.
  • Servicios como iTunes, Amazon y Steam no permiten traspasar contenidos: la música, los eBooks y los videojuegos desaparecen con la cuenta del fallecido.
  • Ya existen empresas que crean los llamados testamentos digitales, documentos que facilitan la gestión póstuma de todo el legado online de sus clientes.

La era digital ha sacudido de forma decisiva, de un modo u otro, la vida de todos los habitantes del planeta. Pero no sólo la vida, también la muerte. En un mundo en el que gran parte de nuestra vida ya se desarrolla a través de Internet, ¿qué sucede con todo ese contenido online que generamos una vez que hemos muerto?

Cuando alguien fallece, todas sus fotos y publicaciones de Facebook, archivos de Dropbox, cuentas de Google, correos electrónicos de Outlook.. no desaparecen, pero  en muchos casos quedan inaccesibles. Conscientes de esta realidad, los gigantes de Internet han empezado a prestar atención a la muerte de sus usuarios y poco a poco van añadiendo a sus servicios opciones específicas relacionadas con las defunciones.

De este modo, en 2013, Google creó un testamento digital específico para sus servicios. Se trata de una herramienta que permite a los usuarios decidir qué hacer con sus datos digitales una vez que sus cuentas vayan a quedar inactivas, ya sea por fallecimiento o por cualquier otro motivo. Hay dos opciones, eliminar el contenido o nombrar a un beneficiario en un testamento.

El llamado administrador de cuentas inactivas permite eliminar todos los contenidos tras tres, seis, nueve o doce meses de inactividad de la cuenta, dependiendo de lo que el usuario haya elegido. La otra opción es escoger a un contacto de confianza para que este reciba todos los datos de las cuentas.

Los servicios que se ven beneficiados de esta herramienta son el perfil de Google+, Google Drive, la cuenta de Gmail, YouTube, Google Voice, Picassa y Blogger.

La red social Facebook también se ha visto obligada, ante las numerosas peticiones, a ofrecer un servicio similar. En primer lugar, el usuario puede seleccionar si desea que su cuenta siga activa o se elimine totalmente. En caso de que elija mantenerla, puede designar un heredero. La forma de hacerlo es a través del apartado "Contacto de legado" dentro de la configuración de seguridad.

El heredero de una cuenta de Facebook puede descargar un archivo de fotografías, mensajes y perfil. Además, puede responder a solicitudes de amistad de los familiares o amigos y actualizar la foto de perfil del fallecido. Sin embargo, no puede iniciar una sesión como el usuario que falleció ni ver los mensajes privados de esa persona.

Los perfiles de los difuntos aparecen con un anuncio por encima de su nombre y con el correo electrónico del beneficiario en la parte superior de la línea de tiempo.

En caso de que el fallecido no haya dejado constancia de su deseo tras la muerte, corresponde a una persona cercana dar una prueba de la defunción y elegir entre eliminar la cuenta o convertirla en una cuenta conmemorativa, donde los amigos y familiares pueden seguir viendo el perfil y publicando mensajes de recuerdo. En Instagram, el proceso es prácticamente el mismo.

Microsoft cuenta con un servicio denominado "Proceso de familiares cercanos de Outlook.com" que da la opción de cerrar la cuenta de la persona fallecida (o incapacitada) o bien la de acceder a su cuenta. El sistema "permite enviar el contenido de Outlook.com (incluidos todos los mensajes de correo electrónico y sus datos adjuntos, libreta de direcciones y listas de contactos) a un familiar cercano del titular de la cuenta fallecido o incapacitado y/o cerrar la cuenta de Outlook.com, siguiendo un sencillo proceso de verificación. El contenido de la cuenta se envía en un DVD de datos, con instrucciones de ayuda paso a paso".

Twitter no ofrece tantas posibilidades. Nadie puede asumir la cuenta de la persona que ha muerto, pero sí descargar una copia de los tuits públicos antes de cerrarla definitvamente. Para notificar la muerte de alguien, hay que enviar un correo a podés notificar enviando una solicitud al correo a privacy@twitter.com en el que se incluya el nombre de usuario de la cuenta, un enlace a la página de perfil en Twitter y un enlace a un obituario público o cualquier otro documento que acredite el fallecimiento.

Otros servicios como LinkedIn, Yahoo y Flickr permiten cerrar la cuenta de los fallecidos previo envío de un certificado de defunción y otros datos importantes sobre el usuario.

El caso de Apple y de otros servicios de contenidos digitales es más controvertido. La compañía de la manzana y otras similares consideran que el usuario adquiere un derecho de uso sobre los contenidos digitales por los que paga, pero no la titularidad sobre los mismos. De este modo, nadie puede heredar, por ejemplo, las canciones adquiridas en iTunes, una biblioteca de libros digitales de Amazon o una colección de videojuegos comprados en Steam.

El testamento digital

Sin embargo, las grandes compañías de Internet han tardado bastante tiempo en reaccionar, lo que ha hecho surgir empresas que ya llevan años desarrollando lo que ha venido a denominarse testamento digital,  un sistema que permite que los usuarios dejen en herencia sus claves y contenidos online, incluidos esos archivos audiovisuales o de texto cuya herencia no está prevista por vías oficiales.

Una de esas empresas Tellmebye, ya lleva más de tres años trabajando en el área del legado digital. "Ofrecemos la organización y la planificación del futuro de las pertenencias digitales de nuestros clientes, una forma de transferirlos a otra persona", cuenta Carlos Jiménez, fundador de la compañía, quien cuenta que esto suele hacerse por dos motivos, la defunción, que es el tema del que más se habla, pero también por Alzhéimer.

"Últimamante estamos colaborando también con asociaciones de enfermos de Alzhéimer. En estos casos, ¿toda esa información tiene que esperar a que la persona enferma fallezca? Obviamente no. Liberemos esa información antes y facilitemos a la familia cierta información que pueda ayudarles en trámites o en cualquier gestión. En este caso, en vez de derecho al olvido hablamos de derecho al recuerdo", explica. "Al final lo que hacemos es simplemente guardar contenidos y entregarlos por una circunstancia u otra", resume Jiménez.

Estas empresas se enfrentan a una realidad jurídica que todavía no está bien adaptada a estas nuevas realidades. "No es ilegal, pero estás transfiriendo una cosa que según ciertas empresas es intransferible. Sin embargo, lo estamos transfiriendo de forma póstuma. No hay ningún sitio en el que diga que de esa forma no se puede hacer. Nos han dicho ya alguna vez que rozamos el límite de la legalidad. Puede ser, pero nosotros nos limitamos a decir al usuario qué puede hacer. Le damos un espacio online que él puede usar como crea conveniente. Nosotros no nos hacemos responsables de cómo lo use, el responsable es el usuario. Es algo similar a lo que hacía Megaupload", desarrolla el máximo responsable de Tellmebye.

"Tienes dos maneras de gestionar tu legado digital: puedes pelearte con iTunes, como ha hecho Bruce Willis para que sus hijas puedan heredar su música digital, o recurrir a plataformas como la nuestra", asegura Jiménez. Lo cierto es que la esposa de Bruce Willis desmintió la historia, publicada originalmente en el diario The Sun, pero el enfado del actor con Apple parece que sí era cierto y el rumor ayudó a poner de relieve las consecuencias del cambio de posesiones físicas a posesiones digitales.

El debate legal sigue abierto. "Muchos juristas nos dicen que quiénes somos nosotros para crear figuras como el testamento digital. Ellos dicen que el legado es el legado, sea digital o físico. Estamos de acuerdo, pero creemos que no está de más el separarlo y crear una herramienta de organización. Nos justificamos diciendo que no vamos en contra de nadie, no pretendemos quitar al notario de en medio ni a los abogados, simplemente queremos ayudarles y facilitar una herramienta con la que sus clientes puedan configurar todo ese legado digital de una manera más sencilla", concluye el empresario.

01-02-2016 | abc.es
Cómo conseguir un iPhone más seguro
Hace unos días os dábamos las claves para conseguir un Android más seguro en 2016. Esta vez, desde Panda Security, ofrecen el mismo tipo de consejos pero para los usuarios de iPhones. Y es que si aún no te has concienciado, el «smartphone» es una fuente de datos personales, fotografías, información sobre contactos e incluso detalles bancario. Basta con tomar medidas de seguridad básicas para evitar que el iPhone se convierta en un suculento plato para los cibercriminales, tal y como recuerda la compañía española. 1. Identificación segura Si algo bueno tienen los dispositivos de Apple son los sensores biométricos instalados en la pantalla que reconocen la huella dactilar del propietario para desbloquear el teléfono. «De paso, puedes cambiar la clave de acceso por una más larga y compleja», aconseja Panda Security con tal de complicar las cosas a los cibercriminales. 2. La información de la pantalla, mejor ocúltala Recuerda que de nada sirve cambiar el sistema de autenticación si dejas información disponible en la pantalla. iPhone permite mostrar mensajes de WhatsApp, Facebook, emails o hablar con Siri sin necesidad de desbloquear la interfaz, pero también podría hacerlo una tercera persona con no muy buenas intenciones. «Si usas la biometría para desbloquear el teléfono, no tardarás nada en acceder a tus notificaciones, así que lo mejor es que desactives todas estas opciones poco seguras», recuerda la compañía. 3. Siempre la verificación en dos pasos Aunque pueda resultar un tanto tedioso, es la mejor opción. iPhone no permite usar al mismo tiempo la identificación biométrica y una contraseña en el teléfono, pero puedes configurar tus cuentas de internet (iCloud, correo, bancos, etc.) para tener un proceso de verificación en dos pasos al acceder a ellas. Así, tendrás una clave y un «token», un código que recibirás en cualquier dispositivo mediante un mensaje de texto o a través de una aplicación de seguridad, como «Google Authenticator». 4. Mejor desconecta lo que no necesites ¿Por qué tener activado el Bluetooth si no vas en el coche? Además de ahorrar batería, tener ciertas funciones activadas sin usarlas solo servirá «para que tu dispositivo se conecte a redes públicas poco seguras sin que te percates y deje abierta la puerta a ataques perpetrados a través de Bluetooth». 5. Cuidado cuando navegues en internet Panda Security recuerda las huellas que deja el usuario en la red porque pueden ser rastreadas por terceras personas sin que tengan tus claves. Lo mejor es navegar de forma privada, una opción que ofrecen todos los navegadores, borrar el historial de navegación así como las claves que hayan podido guardarse. 6. Usa redes seguras Recuerda que siempre debes conectarte a una red wifi segura. «Ten cuidado con las operaciones que llevas a cabo con este tipo de conexiones y, por si acaso, es aconsejable que utilices una red privada virtual o VPN», recuerdan los expertos. 7. Límites para las «apps» En el mercado curculan aplicaciones fraudulentas por ello es muy importante saber de dónde las descargamos y si necesitan conocer tu ubicación u otro tipo de datos comprometedores. «Verifica que se trata de una información que realmente necesitan», recuerda Panda Security. Tampoco está de más revisar las siempre cambiantes condiciones de privacidad. 8. Actualízate Frente a posibles vulnerabilidades de seguridad detectadas y enmendadas por los responsables de Apple, siempre debes tener instalado en el teléfono las últimas versiones de iOS. Si te salta un mensaje en el iPhone, actualízalo. 9. Tus cuentas bien gestionadas «Si tienes varias cuentas sincronizadas en uno o varios de tus dispositivos iOS, controla la información que intercambias entre ellos», recuerdan los expertos. Cabe recordar que no hay que utilizar la misma clave para todas las cuentas. 10. Copia de seguridad Si no quieres perder toda la información que almacenas en el iPhone, haz copia de seguridad. En caso de robo, por ejemplo, resulta de gran ayuda. Panda Security indica, además, una medida complementaria: activar la opción «Find My iPhone» en iCloud para rastrear el teléfono en un mapa si te lo roban.
31-01-2016 | elmundo.es
Huawei Mate 8, competencia a lo grande
El último terminal de Huawei, que sale a la venta el lunes 1 de febrero, está diseñado para competir con los terminales plus de Samsung y Apple 
31-01-2016 | abc.es
Steve Jobs, la sombra del hombre obsesionado por los detalles todavía recorre Apple
En los últimos tres meses, Apple ha obtenido un beneficio de 16.933 millones de euros; pero no está en su mejor momento: las ventas del iPhone avanzan al ritmo más lento de su historia, y seguirán cayendo. «Creemos que las unidades del iPhone disminuirán durante el trimestre», reconoció el consejero delegado, Tim Cook el martes. «¿Qué haría Steve en mi lugar?», fue, según el propio Cook, lo que el fundador de Apple le hizo prometer que no dirían cuando las cosas dejaran de ir bien. «Le parecía horrendo el modo en que Disney se había estancado tras la muerte de Walt Disney y estaba decidido a que no pasara lo mismo en Apple», asegura en «El libro de Steve Jobs», la última biografía publicada sobre el fundador de la multinacional. Los detalles cambian el mundo. Y Steve Jobs era un maniático de los detalles. En 2001 ya existían los reproductores mp3, pero Apple los reinventó con el iPod. En 2007 ya había teléfonos inteligentes, pero la aparición del iPhone revolucionó el concepto. Claro que los detalles también pueden cambiar la visión que se tiene de un hombre: «Steve Jobs podía ser un capullo, pero no un cabrón», que diría Cook. Los detalles. Portada de «El libro de Steve Jobs» La frase resume «El libro de Steve Jobs», la última biografía del fundador de Apple escrita por Brent Schlender y Rick Tetzeli y editada en España por Malpaso. Una obra que trata de mejorar la imagen de Jobs tras la crudeza con la que lo trató Walter Isaacson en 2011, apenas murió el genio, y que contribuyó a la construcción del relato que después se reforzó en la película «Jobs»: un ser despótico, que engaña a sus propios amigos, que antepone sus intereses a los del resto y que no duda en traicionar a la gente que confía en él para conseguir la meta, esa «perfección» que se esconde en los detalles y que siempre soñó con alcanzar a través de sus creaciones. «Tenía un carácter brusco, excitable, pero nunca me gritó, nunca se enfadó conmigo», cuenta Regis McKenna, la persona que Jobs definió como «el rey del márquetin» y que se convirtió en puntal clave de los primeros pasos de Apple. «¿Discrepábamos? Sí ¿Discutíamos? Sí, pero también nos llevábamos muy, muy bien. Una ayudante mía me contó que Steve la había llamado para pedir algo y que se puso a vociferar soltando indecentes palabrotas. Cuando vi a Steve, le dije ?¡eh! no vuelvas a hacer eso?. La siguiente vez que vino a la oficina estaba muy avergonzado y se disculpó. [..] Si no eras fuerte en esta industria, te engullía. [..] Él no te amedrentaba por maldad, pero a quien se portaba como un lacayo lo trataba como a un lacayo». Esta anécdota refleja el tono de «El libro de Steve Jobs»: Bren Schlender no busca quedarse sólo con la parte de la bronca, con el Jobs «cretino» y «cínico» que retratan otras biografías ?la de Isaacson, que tanto daño hizo en el corazón de Apple. Schelender trata de explicar ?y explica? esa otra parte oculta, la que convertía a Steve Jobs en alguien carismático y especial. Con su forma tiránica de llevar al éxito a su empresa y su absolutismo a la hora de tomar decisiones, Jobs se hubiera quedado sólo y repudiado por su gente. Sin embargo, siempre fue seguido por una legión de entusiastas. Los detalles le hicieron ser querido, admirado o envidiado por casi todo el planeta. Mientras, sus competidores, sin esos «toques», nunca pudieron soñar con tener siquiera la mitad del carisma de Jobs. «En 2004, [Steve Jobs] comenzó a tomar las medidas necesarias para asegurarse de que dejaba la empresa en buenas condiciones»Tim Cook, consejero delegado de Apple Otra anécdota del libro respecto al «rey del márquetin»: Jobs, cuando empezaba a despuntar, acudió a la reunión de una ONG que quería salvar el planeta pero que no interesaba a nadie. Durante una reunión para mejorar la organización, los socios lanzaron decenas de propuestas humanitarias y humanistas; y mientras lo hacían Jobs farfullaba y negaba con la cabeza hasta que por fin saltó: «Si queréis mejorar, hablar con Regis McKenna, 'el rey del márquetin'». Se le echaron encima por ser demasiado mundano, demasiado capitalista; pero él sabía que ahí, en la imagen, estaba la clave del éxito. Y también la clave de su obsesión: las partes que más le interesaban de Apple ?y sobre las que dio sus últimos apuntes antes de morir? eran el márquetin, el diseño y los lanzamientos de productos, se puede leer en el libro. «Comenzó a tomar las medidas necesarias para asegurarse de que dejaba la empresa en buenas condiciones». En 2004, según Tim Cook, Jobs ya había comenzado a pensar en su sucesión y en la era post Jobs. Y siempre con el «efecto wow» en la cabeza, buscando sorprender al usuario en cada presentación. Desde sus inicios y hasta el final supo que la mercadotecnia era fundamental en el mundo presente, donde la imagen supera el interior. Por eso, cuando salió de Apple en 1985 y quería triunfar con su nueva empresa, NeXT Computer, fue en el diseño del logo donde más esfuerzos iniciales empleó. Tanto es así que llegó a pagar 100.000 dólares a Paul Rand, el más famosos de los diseñadores gráficos del momento. El resultado del trabajo fue, quizá, lo más reseñable del periodo de Jobs en su aventura con NeXT. Un tiburón con alma de pez «El libro de Steve Jobs» es la vida del fundador de Apple como a él y a la multinacional les hubiera gustado. Para el libro prestan su voz las principales caras de la compañía, como Tim Cook, que aprovecha para arremeter contra biografías anteriores más críticas: «La obra de Walter Isaacson no le hace en absoluto justicia. No es más que un refrito de todo lo que se ha dicho de él por ahí y se centra en unos pocos aspectos de su personalidad. Uno lo lee y piensa que era un ególatra. Isaacson no habla de la persona. El personaje que retrata es alguien con quien yo no habría trabajado tantos años. La vida es demasiado corta». Una queja que repiten otros colaboradores cercanos. «Podría ser un capullo, pero no un cabrón», en resumen. El autor ?autores, aunque utilizan la primera persona del singular en referencia a Schlender, que llegó a ser amigo personal? refuerza constantemente la idea de que él, a diferencia del resto de escritores que hablan sobre Jobs, sí llegó a conocer al hombre bajo la coraza de un jersey de cuello vuelto: «Isaacson no captó a la persona». «Jobs es un hijo del 'babyboom', un producto de la contracultura que se forjó en Estados Unidos en los 60»Brent Schlender, escritor Esa persona, ese creador de productos únicos, creyente acérrimo del márquetin para crear y cubrir necesidades de sus clientes, es un hijo del «babyboom», un producto de la contracultura que se forjó en Estados Unidos en los 60, según el periodista Brent Schlender. Conocidos son sus coqueteos con drogas psicodélicas durante su juventud, su interés y profundización en el hinduismo y el budismo.. Quizá el carisma de Jobs se basaba en esa parte espiritual que no compartía con ningún otro «cerebrito» de Silicon Valley, en la costa Oeste, ni con ningún «tiburón» de Washington o Nueva York, en la coste Este. Y lo mejor, en el espigado cuerpo de Jobs cabían las dos almas: «Puede parecer extraño incluir la vida espiritual de Steve entre las raíces o materiales básicos de su carrera, pero de joven buscó sinceramente una realidad más honda. Lo persiguió con drogas psicodélicas y también con la exploración religiosa. Esta sensibilidad espiritual se proyectó en el inusitado alcance de su visión intelectual periférica, cualidad que con el tiempo lo llevaría a vislumbrar oportunidades (desde nuevos productos a modelos de negocio drásticamente originales) que escapaban a la mayoría de las personas», recoge la biografía. Su espiritualidad no le impedía ser un visionario que bordeaba incluso la legalidad en sus primeros negocios. Un ejemplo son las «cajas azules» junto a su socio Steve Wozniak. Estas cajas de sugerente nombre no eran más que una forma de estafar a las compañías telefónicas desde los teléfonos públicos emitiendo sonidos a la frecuencia que lo hacían las teclas al pulsar en una cabina. A cada número le corresponde una frecuencia, y Wozniak y otros pioneros de la informática alejados de las grandes empresas descubrieron cómo aprovecharse. Eran los primeros «hackers» en la era inmediatamente anterior al mundo digital. Hackers analógicos en un mundo que se dirigía imparable a lo digital. Ahí, mientras otros sólo veían la manera de ahorrarse unos dólares o bromear (Wozniak llamó al Vaticano haciéndose pasar por Henry Kissinger. En aquella época, las llamadas de un lado al otro del charco no eran tan baratas y habituales como ahora) Steve Jobs supo cómo hacer dinero: producir «en serie» esos artilugios para venderlos fuera de la ley. El negocio duró poco y casi les cuesta un serio disgusto con la Justicia; pero marcó lo que luego sucedió con Apple y que todo el mundo conoce: Wozniak creó un diseño de placa nunca visto, un juguete para su uso propio.. Y que Jobs aprovechó para levantar el primer Mac. Los detalles le llevaron a fundar una empresa multimillonaria en un garage, a regresar para salvarla en 1997 ?doce años después de que lo echaran? y a que todavía hoy, cinco años después de su muerte, aquella compañía sea capaz de obtener unos beneficios netos récord de 16.933 millones de euros en sólo un trimestre. Con un detalle extra: aún es criticada porque las ventas del iPhone se han ralentizado. Los detalles.
30-01-2016 | 20minutos.es
Apple acaba con la radio gratuita de iTunes y ofrece solo la suscripción a Apple Music

EP

  • Solo los que paguen la suscripción a Apple Music podrán acceder al servicio sin anuncios y pudiendo cambiar de canción las veces que quieran.
  • Los usuarios podrán acceder a decenas de emisoras de radio y también tendrán los que adquieran la versión de prueba gratuita de tres meses de Apple Music.
  • La suscripción a Apple Music es de 9,99 dólares al mes, con un catálogo de más de 30 millones de canciones.

Apple ha anunciado que deja de ofrecer su servicio de radio gratuita ?con anuncios? a través de iTunes Radio. Solo los que paguen la suscripción a Apple Music podrán acceder al servicio, ya sin anuncios y pudiendo cambiar de canción las veces que quieran.

Según ha explicado la compañía en un comunicado, a través de la suscripción a Apple Music, los usuarios podrán acceder a decenas de emisoras de radio, de una amplia variedad de géneros, sin anuncios y con cambios de canciones ilimitados. También tendrán acceso aquellos que adquieran la versión de prueba gratuita de tres meses de Apple Music.

A partir de este sábado, aquellos usuarios de la aplicación Music de iOS que pinchen sobre una estación de radio serán redirigidos a una pantalla en la que se les solicitará que se unan al servicio premium de música en 'streaming' de Apple. Lo mismo le ocurrirá a los usuarios de iTunes a través de un Mac.

La suscripción a Apple Music es de 9,99 dólares al mes, con un catálogo de más de 30 millones de canciones y el servicio 'Connect', que permite a los usuarios interactuar con sus artistas favoritos.

Con esta decisión, Beats 1 será la única emisora que Apple mantiene en abierto, es decir, la única que los usuarios podrán escuchar sin pagar. Esta estación transmite en directo desde Los Ángeles, Nueva York y Londres durante las 24 horas del día.

29-01-2016 | enter.co
Apple estaría trabajando en un sistema inalámbrico de carga
Luego de que se informara que Apple estaría trabajando en una versión del iPhone 7 Plus para fotógrafos, nos llegan nuevos reportes de un proyecto secreto de la compañía de Cupertino. Según Bloomberg Business, sus ingenieros querrían desarrollar un sistema inalámbrico de carga para sus dispositivos móviles.Continúa leyendo en ENTER.COUn comentario en Apple estaría trabajando […]
29-01-2016 | enter.co
Amazon estaría trabajando en la competencia de Spotify y Apple Music
En este momento, Amazon tendría varios proyectos en su lista de espera. Según reportes de todo tipo, el gigante del comercio electrónico estaría trabajando en un restaurante, un servicio de televisión en vivo online, una marca de ropa y una división de carga aérea entre otras cosas, mientras a la vez perfecciona su librería ?física? […]
29-01-2016 | elpais.com
Safari, bloqueado durante horas por un problema técnico
Miles de usuarios se quejan en las redes sociales por un error con el navegador de Apple
28-01-2016 | abc.es
El colapso en el mercado de los «smartphones» pasa factura también a Samsung
Apple no ha sido el único que ha tocado techo en el sector de la telefonía móvil. El mercado de los «smartphones» se encuentra en un punto de inflexión insalvable, de momento, para las compañías. Junto a los de Cupertino, Samsung Electronics también se encuentra en un punto de estancamiento tras desvelarse su cierre económico de 2015. La compañía surcoreana ha obtenido un beneficio neto de 19,06 billones de wones (14.505 millones de euros) en 2015, lo que representa un retroceso del 18,5% en relación al año anterior como consecuencia de la caída de sus ventas de teléfonos móviles ante la creciente competencia y la ralentización de la demanda por la desaceleración de la economía china. El beneficio por operaciones del fabricante surcoreano mejoró un 5,5% interanual, hasta un total de 26,41 billones de wones (20.058 millones de euros). La cifra de negocio de Samsung en el conjunto del ejercicio alcanzó un total de 200,65 billones de wones (152.329 millones de euros), una cifra un 2,7% inferior a la del año anterior. La división de telefonía de Samsung experimentó una caída de sus ventas del 7,3%, mientras que el negocio de móviles, responsable de la mitad de la facturación de la multinacional, registró una caída del 6,4% de sus ventas. En el cuarto trimestre, el beneficio neto de Samsung alcanzó los 3,22 billones de wones (2.450 millones de euros), un 39,8% menos que un año antes, mientras que la cifra de negocio de la multinacional aumentó un 1,1%, hasta 53,32 billones de wones (40.479 millones de euros). «Estamos esperando muevos retos en 2016 para mantener las ganancias por el difícil entorno de negocio y la ralentización de la demanda de tecnología. La compañía se esforzará en mejorar sus resultados en la segunda mitad, capitalizando la fuerte demanda estacional», ha asegurado Samsung en un comunicado. En este sentido, expresó su intención de garantizar la rentabilidad de cada unidad de negocio, así como de prestar especial atención y reforzar su competitividad, incluyendo nuevas áreas de negocio como el « Internet de las cosas », donde la empresa se centrará en un primer momento en «Smart Home» y «Smart Health». En el segmento de móviles, la compañía se concentrará en reforzar la competitividad de su «software», así como de su «hardware», servicios y productos «wearables». «Especificamente, en el segmento premium de 'smartphones', Samsung pretende reforzar su liderazgo de mercado y crecer gracias a productos innovadores y diferenciados, mientras que en el mercado masivo se concentrará en aumentar sus ventas y rentabilidad mediante productos competitivos», ha añadido la empresa. Por tanto, queda claro que el Galaxy S6 Edge tendrá sucesor pero no hay que olvidar que Samsung está buscando otras vías con las que rentabilizar su negocio en el campo de los procesadores. Hace poco, la firma confirmó que va a empezar a producir en exclusiva el Snapdragon 820 de Qualcomm, el chip que va a marcar un antes y un después en el mercado de los «smartphones» este 2016.
229