Noticias de "apple"

03-09-2018 | elpais.com
Huawei presenta su nuevo ?superchip? Kirin 980, preparado para pensar por sí mismo
El microprocesador que hará funcionar a los próximos móviles de alta gama de la marca china es un 22% más potente que los de los de Samsung y Apple
03-09-2018 | elpais.com
Una filtración desvela el sucesor del iPhone X
Aparecen imágenes promocionales de los nuevos teléfonos y relojes de Apple, que confirma su presentación el 12 de septiembre
03-09-2018 | abc.es
La vuelta al cole en el siglo XXI: ¿el fin de los libros?
Para las generaciones adultas, el mes de septiembre evoca recuerdos infantiles como el olor a libros nuevos o al plástico del forro que se despega del papel adhesivo; también al sonido de cremalleras de estuches recién comprados; o a la visión de cajas de pinturas de colores a las que aún no les falta ni un lápiz ni conocen qué es un sacapuntas. La vuelta al colegio significaba todo un ritual (amado por muchos, odiado por otros tantos) que con los tiempos modernos se ha visto algo alterado. Igual que los jóvenes de ahora son totalmente ajenos a «artilugios» como las cintas de casette, al video VHS o al teléfono fijo, puede que en un futuro no muy lejano tampoco reconozcan los manuales subrayados y pintarrajeados. Porque ya existen alumnos que no se manchan con tiza las manos porque sus pizarras son electrónicas; o que llenan sus mochilas no de libros, sino con una tableta. Así es como la tecnología está aterrizando en la educación en España. Algunos de los chavales pioneros en probar este cambio de metodología están matriculados en el colegio público Las Cañadas, ubicado en la localidad de Trescasas (Segovia), con apenas un millar de vecinos. Este pequeño colegio era perfecto para formar parte del Proyecto Samsung Smart School, una iniciativa de la marca coreana junto con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que llegaron a un acuerdo para llevar el «aula del futuro» a 15 comunidades autónomas que se prestaron al experimento. Entre los requisitos, se buscan escuelas que, a priori, tienen más papeletas para sufrir la brecha tecnológica: núcleos rurales, como el caso de Las Cañadas, o urbes con un alto índice de desempleo. Este centro se encuentra dentro del proyecto desde el principio. Así, en una primera fase, los profesores recibieron formación tecnológica antes de incorporar las tabletas (en este caso, modelos Galaxy Note 10.1 y Galaxy Tab A) como un habitual en el aula. Antes de que llegasen a los niños, muchos pensaron que este nuevo elemento en clase traería más caos que paz. «Hubo profesores que al principio se mostraron reacios, como un maestro de Canarias a punto de jubilarse, que creyó que la tecnología sería más una distracción que una ayuda. Pero después de ver que las clases iban rodadas, se acabó incorporando», explican responsables del proyecto a ABC. Primera sorpresa en las aulas del futuro. En una clase sin libros Las mesas de los alumnos de quinto de Primaria de Las Cañadas forman cuatro grupos de cuatro que favorecen la comunicación entre los chavales, no en línea directa con el profesor (cosa que ya rechina con el pasado y las regañinas que muchos nos llevamos por comentar la jugada con el compañero de pupitre). En el aula vacía durante el recreo, las tabletas se encuentran apagadas por encima de los pupitres, conviviendo de manera natural con los cuadernos escritos a mano y algún libro de texto. Suena la campana y el grupo vuelve a entrar a clase. Cada uno se sienta en su sitio con una algarabía normal para su edad, pero las voces cesan cuando Jesús Solera, su profesor, lo indica. Hace unos días recibieron la visita de un experto en seguridad vial y hoy repasan lo aprendido a través de un juego online de preguntas tipo test. Pero la actividad puede consistir en un reto que su maestro les propone a través de un video de YouTube y en el que tienen que encontrar el porcentaje de chicos que tienen hermanos en el colegio. O realizar un trabajo conjunto con otra escuela de Cantabria que también está dentro del proyecto. Javier, Nacho, Marcos y Fran son los integrantes de uno de estos equipos que ya lleva utilizando la tableta desde el curso anterior. Los dos primeros afirman que «a veces» echan de menos los libros, «porque se puede escribir encima». Pero todos coinciden en que les gusta corregir en común con la clase y ver los resultados de los exámenes de forma inmediata después de hacerlos. «Mis amigos me dicen que qué morro tengo por estar con esto -señala al dispositivo de Samsung-, pero nosotros ya estamos acostumbrados», afirma Marcos mientras maneja con soltura una aplicación para aprender las partes del cuerpo humano. Sorprende ver la naturalidad con la que han asimilado sus nuevos «libros», que en todo momento están controlados por una aplicación que posee el profesor. Aparte de lugares totalmente vetados a los que no pueden entrar los alumnos desde los dispositivos del colegio (como redes sociales, por ejemplo), los profesores como Jesús pueden observar en todo momento qué es lo que están viendo por las pantallas sus alumnos, cuándo hicieron los deberes «cibernéticos» (no se llevan las tabletas a casa, pero pueden conectarse a la plataforma online desde cualquier dispositivo conectado a internet) o a quién le ha costado más el último ejercicio de Matemáticas. Los miedos de los adultos A algo más de cien kilómetros de Trescasas, en la populosa localidad madrileña de Arganda del Rey, se está produciendo una escena parecida. Hace un par de años que el equipo directivo entrante en el Colegio Malvar propuso un cambio de metodología en el que la tecnología sería la herramienta estrella de su proyecto educativo y eligieron a Apple como empresa compañera en el camino. Después de la formación de los profesores (que duró aproximadamente un curso), en septiembre de 2017 cada alumno de segundo y quinto de primaria, así como los de segundo de ESO, poseían su propio iPad. Y la intención es cubrir todos los cursos, desde primaria a bachillerato, y que incluso infantil tenga contacto con las nuevas tecnologías, como de hecho ya está ocurriendo. De momento, en estos tres cursos, las tabletas van y vuelven de casa al colegio, a pesar de que este centro concertado tiene una política de «no deberes» que desconcierta a muchos padres. «No hemos encontrado mucha resistencia a la tecnología, salvo la preocupación por la vista o que muchas veces los padres se sientan por detrás de sus hijos en conocimientos. Les costó más con el tema de los deberes» «No hemos encontrado mucha resistencia a la tecnología, salvo la preocupación por la vista o que muchas veces los padres se sientan por detrás de sus hijos en conocimientos. Les costó más con el tema de los deberes», explica Laura Mañueco, profesora de Biología y Geología, además de directora del centro. El miedo que sienten los padres de la generación que ha ido aprendiendo según se desarrollaban las nuevas tecnologías, pero que no las han «mamado» como sus propios hijos, se traslada también a los profesores. «El vértigo a que ellos controlan más que tú está ahí y al principio fue difícil. Pero luego te das cuenta de todas las posibilidades que ofrece, que es una herramienta que les motiva y que además les hace interactuar a unos con otros para explicárselo, incluso te ayudan a ti. No se centran en la tableta, la utilizan como un medio de juego para aprender», explican las profesoras Laura Sáiz y Laura Egozcue. Alumnos aventajados y gamberradas Como chavales, las gamberradas siguen ocurriendo, independientemente de si se utiliza el lápiz o la tinta electrónica. Las notas de papel de toda la vida se convierten en mensajes vía bluetooth; o se crea la necesidad de «capar» YouTube «porque si no se tiraban viendo vídeos de reguetón todo el día». Se dio incluso un incidente con un «hacker escolar» que consiguió engañar a la red del colegio, que está restringida, para poder «colarse» en las páginas vetadas por el centro, como la famosa plataforma de videos. «Cuando nos enteramos, tuvo su reprimenda, claro está. Pero también reconocimos su parte de mérito, ya que un chico que apenas llevaba unos meses utilizando un iPad consiguió burlar nuestros sistemas porque por su cuenta se puso a investigar. Ahora nos ayuda con la seguridad del sistema», dice la directora del Malvar con una sonrisa que delata orgullo. Además, según afirman los profesores, tener algo entre las manos tan delicado como una tableta ha supuesto, al contrario de lo que se podría pensar, que crezca la responsabilidad de los alumnos con el material. «En todo quinto, que serán unos 125 niños, solo se ha roto una pantalla. Antes lanzaban las mochilas al aire, ahora nada. Y se las llevan todos los días a casa y raro es el chaval que no la trae cargada. Las cuidan mucho más que los libros y los cuadernos», aseguran. ¿Recuerdan el mimo con el que trataban los primeros días el material escolar? ¿Tienen la imagen de cómo estaban a final de curso? Quizá sus hijos no tengan el olor a libro nuevo entre sus recuerdos de septiembre; pero puede que estén desarrollando más conciencia sobre cómo tratar y utilizar lo que a ciencia cierta será su futuro: la tecnología.
02-09-2018 | abc.es
Los relojes inteligentes se ponen las pilas: 2018 puede ser el año de su reflote
El año 2013 fue el principio del cambio. Los teléfonos móviles habían alcanzado su cénit. Desde entonces, y aunque se han explotado nuevas tendencias como las cámaras dobles o las pantallas sin bordes, el mercado se ha contenido. Por la tangente se encontró un nicho que apuntaba a grandes oportunidades, el de los relojes inteligentes. Un tipo de dispositivo que forma parte de un entramado mayor, el de la tecnología «wearable». Hacía presagiar, o eso le vendieron a los consumidores, que era el futuro. Craso error. Nada más lejos de la realidad. Los «smartwatches», como así se conocen, han sufrido altibajos, aunque este año puede suponer el de su reflote. Aunque Apple, con su Watch, se ha convertido en líder de ventas, otros fabricantes han continuado exprimiendo las opciones para hacerse un hueco en este mercado. El futuro viene atado a mejorar la duración de la batería de estos productos y, por supuesto, añadir funcionalidades independientes del dispositivo matriz al que se sincroniza. A la espera de la nueva versión del Apple Watch, que se dará a conocer el próximo 12 de septiembre, los principales fabricantes del sector han desvelado en la feria IFA de Berlín (Alemania) su apuesta por los relojes digitales. Se han presentado muchos y muy variados, que invitan a pensar que este segmento tiene mucha vida por delante. Aunque no es exactamente un «smartwatch», Fitbit continúa ampliando su catálogo con nuevas pulseras de monitorización. Es el caso del Fitbit Charge 3, que ha mejorado algunas de sus prestaciones. Por lo pronto es sumergible hasta los 50 metros de profundidad e integra más sensores que su predecesor. Aunque mantiene las líneas de diseño anteriores, este dispositivo ligero y liviano en su manejo cuenta con un panel de tipo OLED pero, entre sus novedades, dispone de un botón inductivo. Con esta decisión se ha logrado introducir una batería más grande. La marca promete hasta siete días de autonomía. Donde más interés ha puesto es en la mejora de servicios de fitness y monitorización de deportes con nuevos modos de ejercicio y fórmulas motivadoras. El «gadget», además, está diseñado para realizar pagos móviles y cuenta con sistema GPS para registrar la ruta y la distancia recorrida. Las firmas que tradicionalmente han desarrollado relojes analógicos o, en su defecto, relojes digitales también quieren darle un apretón a este mercado. Así, firmas como Fossil, Skagen o Casio han abierto la puerta al sistema operativo WearOS para incorporar funciones digitales a sus colecciones. En el caso de Skagen, la marca danesa ha mostrado el Falster 2, un minimalista y elegante reloj inteligente con el que los usuarios, además de recibir notificaciones y monitorizar su actividad física, pueden nadar. No le falta sensor de ritmo cardiaco y GPS para mejorar sus prestaciones. Diesel, cuyos relojes los fabrica Fossil, ha apostado por el Full Guard 2.5. Se trata de un reloj de estética más abrupta. Tiene una inmensa pantalla esférica de 1.4 pulgadas, con lo que parece ir dirigido a un público masculino, más acostumbrado a relojes de gran tamaño. Además de sistema GPS, incluye un chip NFC preparado para realizar pagos móviles y un sensor de pulsaciones. Con un enfoque más deportivo, Casio continúa haciendo de las suyas. El resultado es el Pro Trek WSD-F30, un dispositivo de inmensas proporciones, pero muy ligero (83 gramos de peso) y compacto. Cuenta con un panel tipo OLED de 1.2 pulgadas con resolución de 390 x 390 píxeles y destaca, especialmente, por su durabilidad: tiene un sistema de protección de grado militar MIL-STD 810, soporta caídas de hasta 50 metros y temperaturas de hasta -10 grados centígrados. Como curiosidad, tiene dos capas distintas. El citado panel OLED y otra LCD monocromática. Esto se debe a una razón. Su batería aguanta hasta un mes con pantalla en blanco y negro, pero 1.5 días si está activado el color. Al tirar de GPS se puede consultar mapas durante ocho horas seguidas, pero tiene una contrapartida: dura así tres días. Bajo el emblema de Fossil se han anunciado también otras colecciones tanto para un público femenino como masculino. Samsung no ha querido ser menos y, aunque lo presentó oficialmente hace unas semanas, en IFA se ha podido ver de cerca el Galaxy Watch. El gigante surcoreano, uno de los pioneros en este mercado, ha vuelto a apostar por su propio ecosistema, Tizen OS, en lugar de WearOS, propiedad de Google. La razón es sencilla: las marcas que tienen capacidad para desarrollar su propio sistema operativo lo hacen dado que, de esta manera, controlan más los datos y funciones. El dispositivo mejora la autonomía y la resistencia, y ha introducido herramientas que ayudan a gestionar el bienestar físico del usuario más allá de la actividad física. Estará disponible en dos modelos a partir del 7 de septiembre: uno de 46 milímetros, que podrá encontrarse en color Silver; y otro más pequeño, de 42 milímetros, en los colores Midnight Black y Rose Gold. Las correas son personalizables y presentan un diseño con apariencia de reloj tradicional. De hecho, incluso, reproduce el sonido tic tac de las manillas si así queda configurado. La batería es uno de los elementos que se ha mejorado respecto a anteriores Galaxy Watch. El modelo de 46 mm integra una batería de 472 mAh, con la que ofrece una autonomía de hasta 80 horas con un uso diario normal, mientras que el modelo de 42 mm presenta una capacidad inferior, de 270 mAh, que en una sola carga permite hasta 45 horas de uso medio. La resistencia también se ha reforzado en la nueva generación de relojes inteligentes. Los dos modelos son resistentes al agua; cuentan con IP68 y 5ATM (unos 50 metros de profundidad), lo que significa que pueden usarse en actividades deportivas acuáticas, como natación. Las aplicaciones deportivas siguen siendo una de las características destacadas de los relojes inteligentes de Samsung: ahora detectan seis actividades diferentes (caminar, correr, bici, elíptica, remo y ejercicio dinámico), y se han introducido 21 ejercicios de interior, para brazos, piernas, hombros y pectorales, y 39 ejercicios monitorizados. Y también lleva un recuento de las calorías. El asistente Bixby identifica a través de la cámara del dispositivo matriz el alimento que el usuario va a comer y las calorías que tiene. Esta información se transfiere al reloj, donde se puede realizar un seguimiento de las calorías que se ingieren. Huawei y LG, aunque no lo han hecho oficiales, pueden lanzar sendos relojes inteligentes en las próximas semanas para reforzar este mercado, cuyas ventas globales han registrado una desaceleración en este año, según las estimaciones de la firma de análisis Emarketer. El informe prevé que se vendan este 2018 un 1,9% más que el año anterior, pero esas cifras podrían reducirse ya en 2019. La escasa autonomía y la percepción de que se trata de un accesorio simplemente son factores a superar.
31-08-2018 | elpais.com
Una filtración desvela el sucesor del iPhone X
Aparecen imágenes promocionales de los nuevos teléfonos y relojes de Apple, que confirma su presentación el 12 de septiembre
30-08-2018 | elpais.com
Apple presenta el 12 de septiembre las tres versiones del nuevo iPhone
La previsión de precios de los modelos varía entre los 1027 y los 685 euros
29-08-2018 | elpais.com
Una casa de subastas espera vender un Apple 1 por 257.344 euros
Los primeros ordenadores de Jobs y Wozniak se comercializaron a 666 dólares y forman parte de una quincena de museos
23