Noticias de "apple"

27-06-2018 | abc.es
Primeros rumores del futuro Samsung Galaxy S10
No lleva ni cuatro meses a la venta y su sucesor empieza a llamar a la puerta. Aunque no ha trascendido de manera oficial, es probable que Samsung ya esté pensando en el sucesor de su buque insignia, el Galaxy S9, cuyo nombre podría ser Galaxy S10, si aceptamos la correlación histórica. Y supondrá, de facto, en el décimo aniversario de esta gama. Según las primeras filtraciones, la firma surcoreana estudia la posibilidad de incluir un sistema de reconocimiento facial 3D similar al iPhone X de Apple, pero estaría en condiciones para integrar el lector de huellas dactilares en la propia pantalla del terminal. Lograr un resultado óptimo de un sensor biométrico por debajo de la pantalla ha tenido otros intentos. Con ello, el botón de desbloqueo pasaría de la parte trasera a la frontal, más cómoda en opinión de algunos consumidores. De hecho, la firma de la manzana fue duramente criticada por su decisión de eliminar en su móvil más avanzado el sensor de huellas datilares Touch ID, que se estrenó en 2013, sustituyéndolo por el sistema de reconocimiento facial Face ID que se comporta en ocasiones de manera inconsistente. Los primeros detalles apuntan a que el gigante surcoreano mantedría las dimensiones de los modelos actuales, es decir, de 5.8 y 6.2 pulgadas, aunque todavía queda mucho tiempo para que se cambien los planes. Y más en el mundo de la tecnología, que todo se le da la vuelta con una velocidad pasmosa. Todos estos cambios vendrán, si atendemos a la evolución de los «smartphones» cada año, con prestaciones más potentes. Lo que sí se da por hecho es que Samsung comercializará dos versiones, diferenciadas por tamaño, aunque tampoco se sabe si aspira a llevar a todos los modelos las mejoras fotográficas. El Galaxy S9 Plus estrenó un novedoso sistema de apertura focal variable, que permite que el dispositivo regule de manera automática la entrada de luz en función de las condiciones ambientales. Aún así, medios asiáticos como «The Bell» especulan con la posibilidad de dar un salto en la versión más avanzada, el Galaxy S10 Plus, con tres lentes. Una configuración que ha apostado Huawei en el Pro 20 y que también se ha relacionado con un futuro iPhone.
26-06-2018 | abc.es
Con cancelación de ruido y sumergibles. Estas novedades demandadas por los usuarios pueden incorporarse finalmente a los próximos modelos de auriculares inalámbricos de Apple, los AirPods. Pero, pese a lo llamativo de la propuesta, la cara negativa es que no saldrán hasta como mínimo en 2019 y no este año como se daba por hecho en el mentidero de internet. Según informa «Bloomberg», la próxima generación de cascos inalámbricos del gigante de la tecnología se retrasará un año más, aunque vendrá acompañado de una versión en formato diadema al estilo de la gama Beats. Unos planes que ya desveló el analista de KGI Securities, Ming-Chi Kuo en febrero. Lo que no estaba del todo claro eran las posibilidades de renovar además el altavoz inteligente, el HomePod, pese a la mala recepción de una primera versión que todavía no ha desembarcado en España (se habla de otoño). En cuanto a los AirPods, los rumores apuntan a que incorporarán tecnología de cancelación de ruido, una de las tendencias mas en boga en el sector del audio, y que permite que el usuario se «aísle» del ruido ambiente. Un sistema, no obstante, que despierta ciertas dudas entre algunos consumidores, puesto que puede provocar problemas de atención en la calle. Otra de las novedades de las que se habla es la posibilidad de que sean resistentes al agua. Los AirPods actuales no ofrecen esta certificación, con lo que proteger y sellar los auriculares podría incentivar aún más su consumo en ciertas actividades y entornos. Eso sí, los primeros detalles desvelados apuntan a que el precio sería más elevado que los modelos actuales. También se comenta que tendrán una nueva funda-cargador, así como unos nuevos sensores diseñados para medir directamente el ritmo cardiaco del usuario. Útil como accesorio deportivo. Y, a lo sumo, un sistema de activación del asistente de voz Siri con manos libres. Otra de las intenciones de la compañía norteamericana es lanzar unos cascos inalámbricos pero en formato diadema, de aquellos que cubren la oreja. Técnicamente conocidos como supra-aurales y competirán con los modelos más avanzados de marcas como Bose o Sennheiser, empleando para ello la marca Beats adquirida en 2014. Los planes también van camino de 2019. En cuanto a un posible HomePod, han trascendido escasos detalles al respecto.
26-06-2018 | abc.es
Si estas patentes se hacen realidad en Facebook, mejor que cierres tu cuenta
Tiene algo de encanto descubrir patentes. La batalla por registrar proyectos es un subterfugio que, por regla general, no quiere decir que se vayan a poner en marcha. Pero las empresas se apresuran a hacerlo, muchas veces por miedo a que otros rivales se le adelanten y, luego, tengan un problema legal en alguna región en la que operan. Pueden ser ideas peregrinas con mayor o menor sentido que, en muchas ocasiones, sirven de antesala para una iniciativa a largo plazo. La mayoría de las marcas comerciales lo hacen. En el sector de la tecnología y la innovación es algo corriente. De ahí a que empresas como Apple o Samsung presentan sus solicitudes porque siempre quedará la frase de «a mí se me ocurrió primero y lo puedo demostrar». Facebook, la mayor red social del mundo no iba a ser menos. Ahora, han salido a la luz algunas ideas que se le ocurrió en algún momento dado y que, en caso de que finalmente se hicieran en realidad, su maltrecha confianza quedaría aún más tocada, según informa «The New York Times». Son siete patentes descubiertas recientemente y que, al parecer, ha venido registrando al multinacional desde el año 2012, una época en la que en países como España todavía no había hecho explosión. Todas ellas, según los expertos, pueden suponer un nuevo golpe a la privacidad de sus 2.450 millones de usuarios registrados en todo el mundo. El hecho que Facebook haya solicitado patentes como el empleo de cámaras para analizar las expresiones de los usuarios no supone en ningún momento que lo pongan en marcha, pero demuestra las intenciones de analizar y rastrear todos los aspectos de la vida de las personas. El hecho que la compañía de internet ha patentado mecanismos de espionaje tampoco debería sorprender después de todo, pero invita a pensar que Facebook ha querido explotar en la medida de lo posible todos los aspectos de la vida de los miembros de su comunidad para fines comerciales. Analizar y «leer» tus relaciones Uno de los campos de la biografía que Facebook invita a rellenar a sus usuarios es el establecimiento del estado civil de cada uno. Soltero, casado. Son descripciones que les sirve para alimentar aún más su herramienta de publicidad y enviarte anuncios personalizados. Es decir, si tienes pareja lo más probable que no recibas sugerencias de amistad de chicas o banners de la aplicación de citas de moda. Por el contrario, si tienes novia es posible que alguien te muestren regalos o flores. A nadie se le escapa ya esa forma de operar de las empresas de internet. Pero por la cabeza de Mark Zuckerberg se le pasan muchas cosas. Una de ellas, según describe la patente US20150356180A1 atribuida a Ismael Onur pero asignada a Facebook en 2014, propone un sistema de análisis predictivo para saber si un usuario tiene una relación sentimental. Para ello, reza el texto, recoge la información de las interacciones del usuarios, tales como las veces que visita la página de otro usuario, la cantidad de personas de la foto de perfil o el porcentaje de amigos del género opuesto. Clasificar tu personalidad y forma de ser Otra patente, la número US9740752B2 y registrada en 2016 por Michael Nowak y Dean Eckles, propone utilizar los mensajes y publicaciones de los usuarios para inferir rasgos de personalidad. Es decir, clasificar a las personas en etiquetas. Para ello, se describe cómo sería posible incluso que los anuncios se ajustaran aún más a la forma de ser de cada uno de nosotros. La publicidad cambiaría, pues, en función de si Facebook «sabe» que somos más extrovertidos o introvertidos, si tenemos estabilidad emocional o somos más dispersos. Sería aún más adentrarse en la vida de las personas. Y todo en base a los mensajes e interacciones que realizamos. Si este mecanismo se pusiera en marcha la compañía ingresaría aún más dinero de las marcas y anunciantes. ¿Predecir tu futuro y tu muerte? Esta solicitud de patente (US20120016817A1 y atribuida a Alex Smith y David Braginsky) describe de qué manera se puede explotar el uso de sus publicaciones y mensajes, además de las transacciones y la geolocalización de las compras online, para predecir cuándo se va a producir un evento vital importante, como un nacimiento, una graduación universitaria o, incluso, la muerte de la persona. Anticiparse a los cambios de vida de los usuarios haría que Facebook pudiera personalizar aún más los anuncios. La bicoca para las marcas. Identificar tu cámara La patente US8472662B2 solicitada por Daniel Muriello, Stephen Charles Heise y Jie Chen propone un sistema de análisis capaz de determinar la marca de la cámara usada para capturar las imágenes que se han subido a la red social. Para ello, se pueden cruzar datos como los píxeles defectuosos, los arañazos de lente, los metadatos o la frecuencia de uso para «descubrir» las posibilidades que existen de que una persona que ha subido tal fotografía conozca a otra, incluso si no se conectó previamente. Esta función bien podría utilizarse para «adivinar» la afinidad entre dos personas, sugerir etiquetas, recomendar amistades o, incluso, eventos, así como detectar cuentas fraudulentas. «Escuchar» a tu entorno Hay un temor siempre recurrente entre los usuarios, aunque negado por parte de las empresas del sector, que apunta a un posible acceso sin consentimiento al micrófono de los teléfonos móviles para «espiarnos». Las redes sociales, en caso de que esto fuera cierto, tendrían un filón para mandar publicidad al analizar las conversaciones. Durante sus intervenciones en EE.UU. y Europa, Zuckerberg negó que Facebook «escuchara» a sus usuarios. Pero, sin embargo, sí ha solicitado una patente (US20170195435A1, atribuida a Ramesh Rangarajan Sarukkai) por la cual se describe un sistema para explorar el uso del micrófono de los dispositivos para «identificar programas de televisión» que los usuarios consumen, lo que le daría a la compañía un dato relevante acerca de si los anuncios se silencian o no, realizar un patrón de conducta y los gustos de las personas. Vamos, el Gran Hermano en toda regla. Rastrear tu rutina Otra solicitud de patente (US20160316341A1, registrada por Andrea Vaccari, Gabriel Grisè, Mayank Lahiri en 2013), pretende analizar el seguimiento de su rutina semanal y hacer un envío en forma de notificaciones a otros usuarios en caso que se produjera algún tipo de desviación o cambio. Además, describe el uso de la ubicación de su teléfono en la noche para establecer dónde vive exactamente. Analizar aún más tus hábitos Esta patente (US9369983B2, en 2012) propone cruzar la ubicación de su teléfono con la de los amigos para deducir con quién socializa con más frecuencia. También propone monitorizar cuando el dispositivo se ha parado para rastrear cuántas horas duerme. Con ello, Facebook tendría a mano (si es que no lo hace ya) un panel de estadísticas de la ubicación de sus usuarios de manera continua.
25-06-2018 | abc.es
Sin clavija para cargarlo ni botones: esto es lo que Apple quiere para el futuro del iPhone
El año 2013 supuso la incorporación del lector de huellas dactilares. El año siguiente creció en tamaño. Hace dos incorporó las dobles cámaras y, en 2017, Apple se subió al carro de los teléfonos sin marcos y los paneles tipo OLED. Todavía es pronto para saber con qué pretende sorprender la firma norteamericana para esta temporada en la que puede hacerse cuesta arriba volver a romper récords de ventas. Pero, con todo, los rumores más fuertes indican que, finalmente, el gigante de la tecnología apostará por renovar su producto estrella no solo con dos sino con tres modelos distintos. El iPhone de este año, si tomamos como ciertos todas las filtraciones, no supondrá un cambio estético radical. Lo que se mueve con más fuerza es la idea de replicar el diseño casi sin bordes del iPhone X en todas las versiones. Aunque con matices; una de ellas continuará apostando por los paneles tipo LCD, una tecnología más perfeccionada que los paneles orgánicos OLED pero que resultan más baratos de producir. Una decisión que permitirá, según los analistas, ofrecer un dispositivo sin que se superen los mil euros de salida, una cifra que rompió con creces el pasado año. Otra idea que se pasea en el horizonte tiene que ver con los puertos de carga. Hasta la fecha, Apple se ha mantenido al margen de la industria y la estandarización de algunos componentes. El conector propietario Lightning debutó en 2012, pero este año puede pasar a mejor vida. La tendencia en la tecnología parece ir viento en popa hacia las conexiones inalámbricas, pero mientras la clavija de audio de 3,5 milímetros se ha suprimido en algunos móviles, la de recarga de batería es algo más complicado eliminar. Este año parece poco probable que se produzca este cambio, pero en 2018 la compañía va a apostar definitivamente por la carga inalámbrica. De ahí a que la esperada almohadilla AirPower salga por fin en septiembre. Pero, para dar ese paso, la compañía debería superar algunos retos como el excesivo calentamiento y los tiempos prolongados de carga durante el proceso de recarga inalámbrica. Lo que sí parece más claro que formará parte del ecosistema del iPhone de esta temporada será la supresión del clásico botón Inicio. Todos los modelos serán similares al iPhone X, según datos a los que ha tenido acceso Bloomberg. En cuanto a sus dimensiones, se da por hecho que serán tres tamaños distintos de 5.8, 6.1 y 6.5 pulgadas. También parece probable que uno de ellos tendrá tres cámaras traseras al estilo del Huawei P20 Pro, que incorporaría un sistema de detección 3D. Entre otras cosas que se especulan, se da por sentado que serán compatibles con el Apple Pencil, el lápiz óptico que debutó en el iPad Pro.
25-06-2018 | abc.es
Xiaomi Redmi Pro 6: otro «smartphone» para todos los públicos
Tener lo que hay que tener hoy en día para triunfar en el apretado mercado del móvil es difícil. Son muchos los fabricantes que lo intentan, pero hacer negocio de esto está solo al alcance de unas pocas firmas. Algunas de las que más han triunfado en los últimos años y ha reducido la brecha liderada por Samsung-Apple provienen de China. Una de ellas ha sabido reciclarse ella misma con el Xiaomi Redmi Pro 6. Es un teléfono móvil que vuelve a tirar del carro de la estética y diseño popularizado en el último año. Ubicado en un terreno de gama media, la firma china vuelve a apostar por una relación calidad-precio difícil de superar. Esa ha sido, precisamente, el caballo de batalla de las marcas asiáticas en los últimos cuatro años. Y, por lo visto, la jugada les ha salido redonda, puesto que se han subido al ranking de los cinco teléfonos más vendidos a nivel global. No podían pasar de largo nuevamente, con lo que Xiaomi se ha sacado un as debajo de la manga para aterrizar en verano con un nuevo dispositivo. Un periodo del año escaso de lanzamientos. Pero este «smartphone» se balancea entre un precio muy accesible (197 euros) y prestaciones, aunque moderadas, muy competentes. Ficha técnica Pantalla 5.84 pulgadas Resolución FHD+ Chip Snapdragon 625 RAM 3 / 4 GB Memoria 32 / 64 GB (ampliable) Cámara 12+5 MP (apertura F2.2 ) y frontal de 5MP SO Android 8.1 Oreo Batería 4.000 mAh Destaca, además, su diseño casi sin bordes que le confiere un aspecto moderno y cercano a la tendencia impulsada por los Galaxy S8 y otras marcas Android, pero también llama poderosamente la atención la inclusión de una pestaña o «notch» (como se le conoce en el mundillo informático) iniciada por el Essential Phone y popularizado por el iPhone X. Una solución controvertida pero que se ha extendido en muchas propuestas de este año y que está concebida, a priori, para albergar algunos de los sensores, la cámara frontal y el altavoz del móvil. Y, ahora, llega a esta serie de Xiaomi. El dispositivo cuenta con una pantalla de 5.48 pulgadas capaz de rascar una resolución de 2.280 x 1.080 píxeles (Full HD+). Su aspecto, casi sin bordes, ofrece un ratio de 19:9, con lo que queda ligeramente más alargado que el resto de competidores. Y, por supuesto, con esa «pestaña» en la parte superior. Pesa únicamente 178 gramos, que sobre el papel no está nada mal. A nivel técnico, el Redmi Pro 6 incluye prestaciones modestas, pero equilibradas. Y lo suficientemente potentes como para lograr un buen rendimiento. A saber, un procesador Sapdragon 625 fabricado por Qualcomm al que viene acompañado por 3 o 4 GB de memoria RAM. Guarismos más que suficientes. Aunque ofrece versiones de 32 o 64 GB de almacenamiento, la firma china no reniega de la posibilidad de aumentarla por medio de una tarjeta microSD. Un accesorio todavía imprescindible para muchos usuarios. Cuenta con lector de huellas dactilares en la parte trasera. En cuanto a su cámara, muestra de nuevo que éste no es el fuerte de las marcas chinas. El terminal apuesta por una doble lente, con sensores de 12 y 5 megapíxeles, respectivamente, y con apertura focal de F2.2. La frontal se contenta con unos 5 megapíxeles, aunque ofrece la posibilidad de realizar el aplaudido efecto «bokeh» o modo retrato. De tal forma que los usuarios pueden enfocar el primer plano y desenfocar el fondo, logrando así un resultado muy interesante. Gobernado por Android 8.1 Oreo, el Xiaomi Redmi Pro 6 incorpora una generosa y potente batería de 4.000 mAh de densidad que, sin haberlo probado en profundidad, puede garatizar dos dias de uso moderado hasta la siguiente carga. Hay que añadir que también incluye una capa de personalización del software extra, MIUI 9, que permite beneficiarse de algunas aplicaciones y funciones introducidas por la marca.
25-06-2018 | abc.es
YouTube explora nuevas fórmulas para hacer dinero de sus videos
Presume de tener 1.900 millones de usuarios activos, es la plataforma principal de acceso a videos y, sin embargo, no es demasiado rentable para su empresa matriz, Alphabet. YouTube lo ha intentado, pero su modelo de suscripción ha fracasado. Al menos por el momento. YouTube es sinónimo de videos caseros, de nuevos formatos audiovisuales, de «youtubers», esas nuevas estrellas del rock and roll. Tal vez el problema por el que no ha convencido a los usuarios a que paguen por acceder a sus contenidos se deba, en parte, a que el servicio nació con vocación de gratuidad. Hasta la fecha, sus intentos por lograr suscripciones no es que haya triunfado especialmente. La compañía vive en una deriva sin destino fijo en donde se centra en probar y experimentar con funciones. YouTube Red, por ejemplo, se creó como un servicio por el cual los usuarios tenían acceso a videos exclusivos, sin anuncios y en segundo plano. La propuesta no cuajó y, ahora, se ha rebautizado como YouTube Premium. Una apuesta que ha venido acompañada por YouTube Music, un ambicioso proyecto con el que intenta emular el éxito de Spotify. En este caso, la contrapartida puede convencer. Los usuarios de pago, a diferencia de aquellos que se contentan con la versión gratuita, reciben varias funciones útiles como la reproducción de música en segundo plano, acceso ilimitado a su contenido o la posibilidad de descargar los archivos para no gastar tarifa de datos. Todavía es pronto, sin embargo, para ver la acogida, y más teniendo en cuenta que Spotify y Apple Music parten con una ventaja, el tiempo. YouTube ha venido poco a poco cerrando el grifo a los creadores, los «youtubers», esos jóvenes en muchos casos que han hecho de la plataforma la «nueva» televisión de los adolescentes. En el último año, ha impuesto unos requisitos más duros para poder monetizar los videos propios, lo que no ha estado exento de críticas. El problema añadido es que dificulta las posibilidades de que surjan nuevos creadores. La compañía estadounidense no ceja en su empeño. Es posible que el futuro de los contenidos digitales sea pasarse definitivamente al modelo de suscripciones. Las empresas como Netflix, Spotify, HBO han logrado un buen resultado, pero las redes sociales, y YouTube puede funcionar a todos los efectos como una plataforma social, no han encontrado una fuente de ingresos al margen de la explotación de publicidad digital. Ahora, YouTube ha empezado a experimentar con varias ideas llamadas «Merchandise», «Premieres» y «Memberships», según informa en un comunicado la compañía. Todas ellas están encaminadas a rentabilizar los canales y premiar los contenidos exclusivos. La primera medida estará encaminada a que los «youtubers» puedan vender su propio «merchandising» directamente desde sus canales, desde camisetas, logotipos, pines, juguetes. En el caso de «premieres» -estrenos, en español-, la fórmula consistirá en la emisión de videos pregrabados como si se tratase de retransmisiones en directo. Una estrategia de marketing por la cual los creadores podrán información con antelación a su publico de la próxima llegada de un contenido nuevo, pudiendo, además, conversar directamente con los aficionados. La última medida pretenderá que los «youtubers» con más de 10.000 suscriptores puedan cobrar individualmente a los usuarios que estén dispuestos la cantidad mensual de 4,99 dólares. Los seguidores recibirán a cambio videos exclusivos. «Los creadores de YouTube son el corazón de nuestra plataforma. Es por ello por lo que estamos comprometidos a crear productos que fortalezcan y respalden a la comunidad. Esperamos que estas herramientas ayuden a los youtubers a construir una comunidad más fuerte y a ganar más dinero mientras lo hacen, porque cuando tienen éxito, toda la comunidad crece», explica en un comunicado Neal Mohan, responsable de producto de YouTube.
29