Noticias de "apple"

20-05-2019 | abc.es
El negocio del teléfono móvil no es tan lucrativo como hace unos años. La industria se encuentra en plena desaceleración, pero sigue aportando grandes beneficios a las empresas más importantes. Es un escenario cambiante. A veces lo hace demasiado rápido. El veto de Estados Unidos a Huawei , sin ir más lejos, puede marcar un punto de inflexión no solo en la progresión de la firma china, sino en todo el mercado. Las consecuencias a largo plazo son impredecibles. [Gráfico elaborado por Statista] Estados Unidos ha sido el primero en mover ficha. Google, empresa estadounidense, ha excluído a la marca: se quedará sin futuras actualizaciones de Android -el principal sistema operativo móvil- y sin sus servicios digitales. Fuera de sus fronteras, donde el hermético régimen chino dificulta el uso de plataformas norteamericanas, Android es el líder supremo; acabó 2018 con el 90% de cuota de mercado a nivel mundial. Alaska, Japón o Australia también han vetado a Huawei en el desarrollo y despliegue de la tecnología móvil 5G en medio de acusaciones de ciberespionaje, mientras que en Canadá, India, Reino Unido o países europeos como Alemania o Francia han iniciado sendas investigaciones sobre el fabricante. España queda por el momento al margen, aunque ha recibido avisos por parte de agencias de inteligencia acerca de las posibles actuaciones de la firma china en materia de ciberespionaje. El veto le llega a Huawei justo en su peor momento. Según los últimos datos de la consultora IDC es el segundo mayor vendedor de teléfonos móviles. En el primer trimestre del año ha vendido 59,1 millones de unidades (39,3 millones de unidades registradas en el mismo periodo del año anterior) y amenaza, además, a Samsung, líder de ventas, que acumula unos 71,9 millones de unidades. Pero, además, Huawei también se encuentra en una posición privilegiada en el mercado español, en donde ha superado a Samsung recientemente hasta colocarse como el primer vendedor del país el pasado año, según el informe anual de Ideas Originales de Investigación (IO Investigación), al lograr una cuota de mercado del 28,3% en comparación con el 27,2% de su rival coreano. Su peso en Europa es igualmente fuerte. En el primer trimestre del año, uno de cada cinco móviles vendidos era de la marca china, según la consultora Kantar, que incluye su segunda marca Honor. Huawei, junto con Xiaomi, ha sido una de las marcas que ha podido resistir al pinchazo en China, donde Samsung y, sobre todo, Apple han visto mermadas sus ventas en el último año. Este pulso coincide, además, con un desplome de las ventas en mercados tan potentes como el española a consecuencia de la escalada de precios de los modelos «premium» que han ingresado en el mercado en los dos últimos años. Terminales que superan con creces los mil euros y que han tenido un efecto negativo en los consumidores. Los móviles son cada vez más caros, pero la estrategia de algunas marcas de diversificar su oferta pese a aumentar ligeramente los precios (el precio medio de los móviles Huawei se ha incrementado unos 30 euros, lejos de los 118 euros de Apple) les ha salido a ganar terreno. El problema es que más de la mitad de los envíos de teléfonos de Huawei se dirigen fuera de China. Una línea de negocio que supone casi la mitad de su facturación global. Ahora, todo ese cultivo cosechado por el gigante asiático se puede quedar arruinado por el imparable huracán Trump.
20-05-2019 | abc.es
En su momento más dulce, Huawei ha recibido un jarro de agua fría. Se le han aguado, por el momento, todas sus aspiraciones en el mercado de la telefonía móvil. Justo ahora que mantenía la segunda plaza de las ventas a nivel global y contaba con una posición privilegiada dentro de la inminente llegada de la tecnología 5G. La decisión de Google de aceptar las medidas de Donald Trump y dejar de prestarle servicio a la firma china abre un escenario plagado de interrogantes. Sus próximos terminales no podrán usar el sistema operativo Android, el de mayor popularidad del mundo, ni sus servicios. Este veto se produce en pleno desarrollo y despliegue de las futuras redes móviles de quinta generación. Pataleta o no de Trump, la decisión del gigante de internet Google de romper con uno de sus principales valedores puede abrir una importante brecha en una industria que mueve anualmente medio billón de dólares. Una crisis sin precedentes. Y eso que, todavía, se desconoce si le seguirán los pasos otras firmas chinas que, en los últimos tiempos, han «democratizado» el mercado rebajando considerablemente los precios de los dispositivos móviles. Los posibles escenarios y las consecuencias son imperceptibles ahora mismo. Incalculables como las posibles pérdidas económicas que puede sufrir el fabricante de telefonía móvil. Con todo, Huawei Technologies Co Ltd perderá acceso inmediato a las actualizaciones de Android y las próximas versiones de sus móviles tampoco contarán con aplicaciones y servicios como Google Play Store o, incluso, Gmail. Pero, por ahora, queda por saber si el veto de Google se aplicará a todos los móviles actuales de Huawei o será también para los que se lancen en el futuro. Puede no pasar nada (pero es poco probable) Lo que está claro es que todavía es pronto para conocer el impacto de este anuncio histórico, pero es posible que se resuelva más o menos. Es poco probable. Nada más conocerse la decisión del gobierno estadounidense, Google ha querido mandar un mensaje de tranquilidad entre sus usuarios, aunque se espera que este veto tenga un gran impacto. «Estamos cumpliendo con la norma y analizando las implicaciones. Para los usuarios de nuestros servicios, Google Play y las medidas de seguridad de Google Play Protect continuarán funcionando en los dispositivos Huawei existentes», dicen desde Google «Estamos cumpliendo con la norma y analizando las implicaciones. Para los usuarios de nuestros servicios, Google Play y las medidas de seguridad de Google Play Protect -herramienta antimalware- continuarán funcionando en los dispositivos Huawei existentes», aseguran en un comunicado fuentes de la compañía desarrolladora de Android. En un comunicado enviado a ABC, Huawei ha asegurado que va a seguir proporcionando actualizaciones de seguridad y servicios postventa a todos los «smartphones», tabletas y dispositivos de la marca (y de su segunda marca, Honor), tanto a los que ya se hayan vendido como a los que siguen estando en stock en todo el mundo. «Seguiremos construyendo un ecosistema de software seguro y sostenible, para ofrecer la mejor experiencia a todos los usuarios del mundo», apuntan. Sin actualizaciones ni descargas (por tanto, sin móvil) La mayor consecuencia del usuario de un móvil Huawei es que no podrá descargar nuevas aplicaciones y no recibirá soporte de Android. Aunque Google ha insistido en que Huawei sí contará con la tienda (Google Play) y, por tanto, con posibilidad de descargar aplicaciones, pero se desconoce qué sucederá con las futuras actualizaciones y parches de seguridad . En caso de que esto suceda, sus móviles actuales peligran en manos de los consumidores porque, en la práctica, se quedarán obsoletos. «Seguiremos construyendo un ecosistema de software seguro y sostenible, para ofrecer la mejor experiencia a todos los usuarios del mundo», dicen desde Huawei A largo plazo dejarán de funcionar de forma correcta.La mayor conscuencia, la más esperable al menos, es que no se van a poder descargar nuevas aplicaciones en el teléfono a través de la tienda virtual de Google, aunque los servicios que ya se tengan descargados sí se podrán actualizar. Es decir, se podrá continuar utilizando servicios como Gmail, Translate, Maps o Hangouts, pero no actualizar Android. Si es de los que se acaban de comprar uno el susto va a ser mayúsculo y obligaría a adquirir un nuevo terminal próximamente. Al aplicarse estas medidas por parte de Google y el gobierno de EE.UU., el futuro de Huawei pende de un hilo en este mercado. Y más teniendo en cuenta la siguiente controversia Intel, Qualcomm o Broadcom han informado a sus empleados, según el medio Bloomberg, que dejarán de facilitar componentes a Huawei «hasta nuevo aviso». «Aquí hay una guerra que es más que comercial porque, de hecho, tiene que ver con el dominio de internet por un lado y, por otro, el dominio de los sistemas operativos y la supuesta guerra de espionaje. Es una guerra por los dos bloques que están intentando dominar internet», sostiene a este diario Borja Adsuara, jurista experto en derecho digital. ¿Y ahora? ¿Le está pasando algo a mi móvil? En estos momentos, no existen evidencias de que los móviles de Huawei hayan empezado a sufrir algún tipo de problema técnico, ralentización o imposibilidad de descargar aplicaciones. Los expertos creen que el mayor impacto se aprecierá en próximas semanas. «Es una jugada más dentro de una partida de ajedrez. En principio, lo que veo es que es una forma de retirar el apoyo. La siguiente jugada de China puede ser solo dos: desarrollar su propio sistema operativo, que es a lo mejor lo que quiere Estados Unidos. La otra jugada es ir a Linux; que China se convierta en el principal soporte del tercer sistema operativo que nunca ha sido competencia de Android o iOS. Sin embargo, en el momento que tenga el soporte chino volverá a ser sospechoso», apunta. Huawei puede desarrollar su propio Android A diferencia de Apple, que se encarga de desarrollar tanto el hardware como el software a la misma velocidad, con lo que está en condiciones de controlar su evolución, Android es un sistema operativo libre. Teóricamente, los fabricantes de teléfonos deciden incorporar este ecosistema que ha contribuido a una reducción de costes y a favorecer la libre competencia del mercado. Pero apostar por este sistema se paga un precio; el creador del dispositivo no controla prácticamente nada sobre su actualización y desarrollo. En muchas ocasiones, sin embargo, son las propias marcas las que incorporan las llamadas capas de personalización basándose en el propio sistema Android. Poco más que añadir algunas funciones propias o diseños particulares. Desarrollarlo desde cero es costoso, no solo en términos económicos, sino en una dimensión temporal: este sistema operativo se lanzó en 2008. Ha pasado mucho desde entonces. Aunque no se sabe con exactitud, en los dos últimos años ha trascendido que Huawei ha estado incluso probando su propio ecosistema. El vicepresidente de productos móviles de Huawei confirmó en 2016 en un chat de la red Weibo que la compañía estaba preparando su propio sistema operativo, que podría llamarse Kirin OS, pero esta opción conllevaría otro problema adicional: convencer a las empresas desarrolladoras a que le den soporte puede ser una tarea muy complicada. Ha habido otros muchos intentos y, la mayoría, como en el caso de FirefoxOS, han resultado un fracaso. En caso de poder avanzarlo pronto se resolverían todos los problemas para los propietarios de un terminal de la marca pero sería como empezar de cero. China puede crear su propio ecosistema Es más, ha habido rumores incluso de que los principales fabricantes de telefonía móvil de China -Xiaomi, OnePlus, Huawei, ZTE- también se han aliado en crear una plataforma compartida. Esta medida también podría favorecer al consumidor final en caso de ser propietario de un dispositivo de la marca, pero no sería sin embargo fácil; el usuario, por regla general, suele tender a la comodidad y a lo que está acostumbrado. Cambiar ese hábito no está al alcance de cualquiera. Apenas le gusta cambiar de la noche a la mañana en lo que ya está desde hace años acostumbrado. Y, además, esto conllevaría el reto de volver a tejer algún tipo de alianzas con Google, en caso de que se pudiera, para que los usuarios pudieran instalarse servicios y aplicaciones del gigante estadounidense. Algo que está todavía por ver porque sería empezar de cero. Retirada del mercado móvil Aunque es la medida más drástica, Huawei decidiría pasar página y retirarse del lucrativo mercado de la telefonía móvil en donde en muy poco tiempo se ha colado entre los primeros espaldas a nivel global. Sin duda también pasaría factura a Google, que se quedaría sin uno de sus pilares claves, perdiendo de una tacada millones de usuarios registrados en sus servicios. «Más allá de los daños colaterales, la partida es mucho más determinante para el futuro y control de internet, que es el del control del mundo. Estamos hablando de las dos grandes potencias, Estados Unidos y China, en donde algunos aspectos china ha ganado, supone una jugadita dentro de una partida mucho más importante y en la que, desgraciadamente, la Unión Europa, puede estar solo entre dos fuegos», añade este experto. «Esto [las consecuencias] no vamos a verlo inmediatamente. Google es tan listo que no va a perder negocio. Quiere perjudicar a Huawei pero sin perjudicar su negocio. Es posible que si se descubre un agujero en Android y lo parchean y no le dejan a Huawei. En el corto plazo no hay problema. No van a renunciar a la cuota de mercado ni a la posición de dominio geoestratégico». ¿Puedo reclamar si estoy afectado? En caso de estar afectado por el veto, los usuarios y propietarios de teléfonos de esta marca pueden reclamar. Es sus términos de uso incluso la firma reconoce que el sistema operativo (en este caso, Android) forma parte del producto adquirido y puede generar responsabilidades en caso de mal funcionamiento. La garantía del producto incluye el uso del software, según consta en la página web oficial. Expertos en asistencia legal de Legálitas aseguran que Huawei debe facilitar a sus clientes una solución para el caso en que el sistema operativo Android ya no actualizara los móviles, algo que va más allá de los plazos de la garantía (2 años después de la compra). «Es de esperar que Huawei busque una solución a los clientes afectados y que durante años han utilizado sus móviles, depositando su confianza en la marca. No obstante, de no ser así, y a medida que los móviles fueran quedando obsoletos por falta de actualización de las aplicaciones, los perjudicados siempre tendrían derecho a reclamar una solución para que sus terminales puedan funcionar correctamente».
16-05-2019 | elpais.com
Así han cambiado los Airpods 2 con su nuevo procesador
Prueba de los nuevos auriculares inalámbricos de Apple: te escuchan para gestionar la reproducción, ofrecen hasta 24 horas de autonomía y se cargan de forma inalámbrica
15-05-2019 | abc.es
Trucos para sacarle partido a los nuevos AirPods
Los nuevos AirPods 2 de Apple no es que hayan cambiado mucho de estética en comparación con sus antecesores, pero sí han incluido algunos detalles interesantes en su interior. No son demasiados, en verdad, pero sí han mejorado algunos aspectos interesantes. Por ejemplo, han incorporado la función inalámbrica del asistente Siri. Y eso, en algunas tareas, lo cambia todo. Pero este diminuto dispositivo también ofrece otras prestaciones que, en ocasiones, puede pasar algo desapercibidas. Por ejemplo, se puede pasar fácilmente la reproducción de un iPhone a un ordenador Mac o ajustar algunas funciones de sus paneles táctiles. Cómo pasar la reproducción del iPhone al Mac Estos cascos pueden ahora evitar interrupciones innecesarias cuando se están utilizando varios dispositivos de Apple distintos entre sí, pero que suelen funcionar de manera sincronizada. A través del software de la firma de la manzana, los usuarios pueden pasar de escuchar música a través de por ejemplo un iPhone y, casi automáticamente, hacerlo si se enchufa el ordenador Mac. Es una función muy útil pero que requiere de ciertos ajustes. Para ello, hay que tener configurado el Mac para que aparezca el atajo con el icono de volumen en la barra de menús situado en la franja superior de la pantalla. Ahí, tan solo hay que elegir que los AirPods funcionen como salida de audio desde ese mismo icono. Escuchar música con el Apple Watch Una forma de aprovechar aún más los nuevos AirPods para hacer deporte es usarlos con el Apple Watch. Solo hay que abrir el Centro de Control del Apple Watch (deslizando el dedo de abajo a arriba sobre la pantalla), tocar el icono AirPlay y elegir los auriculares. Esto permite hacer llamadas y también escuchar Apple Music y Podcasts directamente desde la muñeca. Comandos para Siri Una de las grandes novedades de los auriculares ha sido la integración del asistente digital Siri por voz. Es decir, con solo pronunciar las palabras mágicas para invocarlo («Oye, Siri») el software se pone en marcha para que el usuario pueda gestionar algunos servicios. Por ejemplo, se pueden realizar llamadas, ajustar el volumen o pedir indicaciones de una ruta determinada. Pero hay otras opciones, que hay que saber, sin embargo, activarlas por medio de unos comandos de voz concretos. Hay muchos ejemplos, pero por ejemplo en tareas del reproductor de música se pueden realizar múltiples peticiones: «Pon mi lista de reproducción Favoritos», «Sube el volumen», «Pon pausa», «Salta de canción» o «Sigue la reproducción». Pero también se pueden poner en marcha comunicaciones: «Envía un mensaje a [nombre del contacto]». O recibir información de todo tipo como «¿Cuánta batería me queda en los AirPods?» o «¿Cómo se va a mi casa?». Ya es cuestión de probar. Cómo buscarlos Aunque no es perfecto el sistema, se puede configurar la «app» «Buscar mi iPhone» para localizar en el mapa donde están los AirPods. Si están cerca de uno de tus dispositivos Apple y conectados por Bluetooth se puede reproducir también un sonido para que sea fácil encontrarlos. Pero tiene que estar cerca, no te vayas a pensar que funciona a diez kilómetros a la redonda, aunque puede indicar dónde estuvieron la última vez. Para ello, basta con ir a la «app» Buscar y seleccionar los AirPods en la pantalla en «Acciones/Reproducir sonido». Ajustar los atajos en el panel táctil Esto viene configurado por defecto, pero al tocar dos veces uno de los AirPods se empieza a reproducir la música o el audio en «streaming». Pero también se puede tocar dos veces para saltar hacia adelante durante la reproducción. Así, este doble toque desde el pequeño panel táctil se puede personalizar en cualquier momento si están conectados al dispositivo y fuera de su estuche. Se puede hacer desde los ajustes de Bluetooth: «Ajustes/Bluetooth/información de los AirPods». Al tocar dos veces uno de los auriculares se activará la orden elegida. Cómo saber la batería que queda También se puede saber la duración de la batería que queda. En el iPhone, hay que abrir el estuche con los AirPods y acercarlo al dispositivo. Entonces, en unos segundos aparecerá en pantalla el estado de carga de los AirPods y del estuche. También se puede comprobar el estado de carga con el «widget» de Batería de los dispositivos iOS. Y, por cierto, el estado de carga del estuche solo aparece cuando tiene guardado dentro al menos uno de los AirPods. Le puedes poner nombre En caso de tener varios AirPods configurados, se puede cambiar el nombre de cualquiera de ellos desde en el menú «Ajustes/Bluetooth /Mis dispositivos/Nombre». Cómo saber quién te está llamando Los cascos pueden pronunciar el nombre de la persona que está llamando. Eso sí, para ello, hay que activar la función «Anunciar Llamadas en el iPhone». Una función que se encuentra en «Ajustes/Teléfono/Anunciar Llamadas». Cómo utilizarlos en Android Es posible que no todos los usuarios lo sepan, pero los AirPods se pueden utilizar otros teléfonos que no tengan sistema operativo iOS; es decir, con Android. Y son muchos los que lo hacen. Para ello, hay que configurarlos con un dispositivo no vinculado a la cuenta de iCloud, el servicio en la nube de Apple. Son un par de pasos simplemente: poner los auriculares en el estuche, abrir la tapa, mantener pulsado el botón de configuración de la parte trasera del estuche hasta que la luz de estado parpadee en blanco y, entonces, añadirlos como accesorio Bluetooth en el dispositivo elegido.
14-05-2019 | diarioti.com
Descubren nuevas fallas de seguridad en la mayoría de los procesadores Intel lanzados desde 2011
Microsoft, Apple y otras compañías de tecnología están lanzando actualizaciones de seguridad para sus productos a fin de neutralizar cuatro vulnerabilidades recientemente reveladas en los chips de Intel.Ampliar
14-05-2019 | elpais.com
OnePlus 7 Pro: el primer móvil Zen pero también el más caro
El nuevo ?smartphone? de la marca china se apunta al ?ultrapremium? de Samsung y Apple , aunque a costa de romper la barrera de los 700 euros
14-05-2019 | abc.es
OnePlus 7 Pro: el terminal para competir con «los grandes»
La firma china OnePlus acaba de presentar sus nuevos modelos. Se trata de dos terminales premium, que se comercializarán en varias configuraciones y que, por primera vez en la historia de la marca, incluyen una versión «Pro». Hasta ahora, los anteriores dispositivos de OnePlus (OnePlus 3, 5 6..) contaban con una versión con características mejoradas a la que la compañía añadía la letra «T» (OnePlus 3T, 5T, 6T..). La adopción de un modelo más avanzado deja claras las intenciones de la firma asiática: competir con los más grandes en la gama más alta del mercado. A fecha de hoy no sabemos si próximamente nos encontraremos, también, con un OnePlus 7T. Desde que One Plus abriera oficinas en España, en Octubre del pasado año, sus ventas se han duplicado. La idea es que la marca se aproxime aquí también al éxito ya cosechado en otros países, como Estados Unidos, donde sus ventas le colocan en el top 5, o en la India, un gigantesco mercado en el que OnePlus es número uno, por encima de Samsung, Apple o Huawei. OnePlus 7: gama alta para todos Por fuera, e nuevo OnePlus 7 podría confundirse con el anterior 6T. Su pantalla Amoled de 6.41 pulgadas, en efecto, es la misma que lucía ese modelo, comercializado el pasado mes de diciembre. Su resolución, pues, también es la misma: 2.340 x 1.080 pixeles, y con un notch o ceja en forma de gota que alberga la cámara frontal. El ratio de pantalla es del 86 % y su superficie está protegida contra golpes y arañazos con Gorilla Glass 6. Lo que sí que ha mejorado es el sensor de huellas que hay bajo la pantalla. Con respecto al modelo anterior, en efecto, sus dimensiones han crecido (de 6x6 a 7x7 milímetros), con lo que es más fácil de encontrar con el dedo. Y también la velocidad de desbloqueo ha aumentado, pasando a ser solo de 0,21 segundos. Ambas características, por supuesto, compartidas con el OnePlus 7 Pro. El reconocimiento facial, del que se encarga la cámara delantera, de 16 megapixeles, es el mismo que el del anterior 6T. La verdadera diferencia, sin embargo, está en las cámaras. El nuevo modelo incorpora una doble cámara trasera que cuenta con un sensor principal Sony IMX 586 de 48 megapíxeles y apertura F1.7. La segunda lente es un zoom óptico de 5 megapíxeles que permite un aumento de x2. En cuanto al rendimiento, OnePlus ha sustituido, en ambos modelos, el anterior procesador Qualcomm Snapdragon 845 por el nuevo y más potente Snapdragon 855, el mismo que montan los principales buques insignia de este año y que ofrece, además de un mayor rendimiento, una mejor gestión de la batería. La memoria RAM, según la versión elegida, es de 6 u 8 GB, así como el almacenamiento interno, que puede ser de 128 ó 256 GB, sin posibilidad de ampliación con tarjetas externas micro USB. La batería es la misma que la del anterior 6T: 3.600 miliamperios, aunque se consigue una mayor duración gracias al plus de eficiencia del nuevo procesador. En el apartado de sonido, el nuevo OnePlus 7 estrena altavoces, uno arriba y otro en la parte inferior, con el sistema Dolby Atmos. Y sí, el terminal viene equipado con UFS 3.0, la última especificación de memoria capaz de alcanzar unas tasas de transferencia de 1,45 GB/s en cada canal, lo que en la práctica se traduce en 2,9 GB/s, una cifra equiparable (e incluso superior) a la que brindan los discos de memoria sólida SSD en muchos equipos de sobremesa profesionales. OnePlus 7 Pro: lo mejor de lo mejor Pero donde la compañía ha echado el resto es en su modelo Pro. Empezando por la pantalla Amoled de 6.67 pulgadas, HDR10+, QHD+, y una resolución de 3.120 x 1.440 píxeles. El ratio es espectacular, y alcanza prácticamente el 90% de la superficie frontal del dispositivo. Y es que a diferencia del One Plus 7, en el Pro no hay «notch». La cámara frontal queda oculta dentro de la carcasa del propio terminal, y un pequeño motor eléctrico hace que aparezca justo cuando se la necesita. Además de su espectacular resolución, el nuevo buque insignia de One Plus admite HDR10+, lo que incrementa aún más la calidad de las reproducciones. El brillo de la pantalla permite un alto grado de personalización y es posible bajarlo hasta apenas 0,27 nits de luminosidad, un modo que la firma ha bautizado como Night Care. Ficha técnica Pantalla 6.67 pulgadas Resolución 3.120 x 1.440 p. Chip Snapdragon 855 RAM 6/8/12 GB Memoria 128/512 GB Cámara Triple trasera (48 x 16 x 8 MP) y frontal de 16.3 MP Batería 4.000 mAh SO Android 9 Pie con OxygenOS La compañía china, además, ha introducido un refresco de pantalla de 90 Hz, lo que permite apreciar el máximo detalle incluso en las escenas con los movimientos más rápidos. En la configuración es posible seleccionar en qué aplicaciones (normalmente vídeos o juegos) queremos disfrutar de los 90 Hz, dejando la tasa de refresco en los habituales 60 Hz para las tareas que no necesiten de tanta calidad de reproducción. Por último, la pantalla del nuevo OnePlus 7 Pro, destaca también por su baja latencia, que es de apenas 32,5 milisegundos, la más baja del mercado. En este aspecto, el mayor competidor sería el Samsung Galaxy S10, con una latencia de 44,2 milisegundos. En conjunto, pues, estamos ante la que probablemente sea la mejor pantalla de móvil del mercado. OnePlus la ha bautizado con el nombre de Fluid Amoled. Triple cámara: esta vez sí Con su 7 Pro, OnePlus se ha decidido a dar, por primera vez, el salto a la triple cámara trasera. La principal (la misma que en el 7) incorpora un sensor Sony IMX 586 de 48 megapíxeles y una apertura de F1.6. El gran tamaño de los píxeles, que son de 1,6 nanómetros (los convencionales son de 1,2 nm) permite una mayor captación de luz, lo que se traduce en excelentes imágenes nocturnas. Eso, junto sus estabilizadores, controlados por Inteligencia Artificial, y a su sistema de enfoque híbrido por láser permite obtener imágenes de una calidad excepcional prácticamente en cualquier circunstancia. La segunda cámara monta una lente de telefoto de 8 megapíxeles y destaca por su zoom óptico de x3. A partir de ahí, y gracias a su zoom digital, podremos llegar a tener un zoom de x20, el doble que en la mayoría de los «smartphones» (excepto, por supuesto, el Huawei P30 Pro, que llega a x50). Por último, la tercera cámara es un gran angular que permite tomas muy amplias, de hasta 117 grados. Su sensor es de 16 megapíxeles y su apertura F2.2. Este impresionante hardware fotográfico viene, esta vez, acompañado por un nuevo software, llamado OnePlus Ultra Shot. Una serie de sofisticados algoritmos combinan la «super resolución» del dispositivo con su capacidad para reproducior contenidos HDR10+, extrayendo automáticamente los detalles de la imagen para reproducirlos con mayor claridad y nitidez. El resultado es tan bueno que a veces parece que estamos ante una imagen 3D. La IA del terminal se ocupa también de mejorar los resultados obtenidos con el modo noche. La capacidad de recoger más luz (gracias al mayor tamaño de los píxeles), se une aquí con la capacidad de reconocer objetos y escenas y, por supuesto, con el control del estabilizador de imagen. En cuanto al vídeo, el nuevo terminal es capaz de grabar contenidos en 4K y a 60 imágenes por segundo. La cámara frontal, que OnePlus ha bautizado como «Pop Camera» por su capacidad de salir y volver a esconderse dentro de la carcasa, cuenta con un sensor de 16 megapíxeles y una apertura de F2.0. Siempre que la necesitemos, bastará con arrastrar un dedo hacia arriba sobre la pantalla (en el modo cámara) y la Pop Camera aparecerá en una de las esquinas superiores. Por cierto, tanto para salir como para volver a esconderse, la cámara tarda apenas 0,53 segundos. El motor ha sido diseñado para poder subir y bajar hasta en 300.000 ocasiones, lo que supondría unas 150 veces al día durante 5 años. Por supuesto, si no llegamos a los 150 usos diarios, el tiempo de duración será mayor. Por cierto, para los que se pregunten qué pasaría si se nos cayera el móvil al suelo con la Pop Cámara desplegada, decir que cuenta con una serie de sensores que, al detectar una caida brusca de apenas algunos cm, hacen que la cámara se retraiga automáticamente. Incluso en el caso de caída, pues, la Pop Camera estará completamente replegada antes de que el terminal toque el suelo. Como viene siendo habitual en OnePlus, tampoco esta vez encontraamos una certificación de resistencia al agua. A pesar de que está protegido contra polvo y humedad, prefieren no comprometerse en este punto. En la práctica, no pasaría nada si el teléfono se cae accidentalmente al agua, o incluso si nos duchamos con él, aunque probablemente fallaría si pretendemos, por ejemplo, hacer fotos submarinas en la piscina. El sonido cuenta y gran rendimiento En el apartado de sonido, el OnePlus 7 Pro está equipado con un sistema de doble altavoz estéreo con Dolby Atmos y un amplificador de potencia mejorado que garantiza una excelente calidad de sonido. La posición del altavoz inferior, además, se ha desplazado a la esquina inferior derecha, para evitar que lo tapemos con el dedo cuando usamos el teléfono en posición horizontal. En cuanto al rendimiento, el nuevo OnePlus 7 Pro incorpora, igual que el otro modelo presentado, el último procesador de Qualcomm, el Snapdragon 855. El terminal se venderá en tres configuraciones de memoria: 6 GB de RAM y 128 GB para almacenamiento; 8 GB de RAMy 256 GB para almacenamiento; y 12 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento. El 7 Pro cuenta con un acelerador de memoria RAM, llamado RAM Boost, que se basa en un sistema de reconocimiento de los patrones de uso y abre más rápidamente aquellas «apps» que más utilizamos. En otras palabras, el terminal se va haciendo más y más rápido con el tiempo. Igual que su hermano menor, también cuenta con la especificación UFS 3.0, que permite una velocidad de transferencia de memoria sin precedentes en la industria móvil. La batería, de 4.000 miliamperios, nos llega con el sistema de carga rápida Warp Charge 30, capaz de brindar hasta un 50% de batería en apenas 20 minutos y sin que el teléfono se caliente. El calor, en efecto, se queda en el cargador. Para las aplicaciones más exigentes, como vídeos o juegos, el OnePlus 7 Pro, además, dispone de diez capas de disipación de calor más un sistema de refrigeración líquida. En otras palabras, costará mucho trabajo conseguir que el teléfono se caliente. También un modo juego El modo juego ha sido una constante en los terminales de One Plus. En modelos anteriores, ya era posible personalizar las notificacines y las llamadas. En el nuevo 7 Pro, además, se incluye un exclusivo «Modo Fanatic», así llamado por el célebre equipo de «eSports», con el que la firma ha llegado a un acuerdo, que al ser activado desvía toda la potencia del procesador al juego, eliminando, si el usuario así lo quiere, todas las demás funciones. Durante las partidas, un nuevo sistema de vibración háptica proporciona al jugador una experiencia mucho más inmersiva, gracias a múltiples niveles de vibración, que se suman a la baja latencia antes mencionada. Otra función interesante es la grabación de pantalla, en la que podemos decidir si incorporar el sonido interno, el externo o ambos. Nunca había sido tan sencillo grabar y comentar partidas. El sistema operativo, OxygenOS, apenas lleva personalización alguna, lo que garantiza una experiencia Android completa y, lo que es más importante, actualizaciones inmediatas a las nuevas versiones del sistema de Google.
51