Noticias de "apple"

15-11-2017 | abc.es
Un iPad con reconocimiento facial y sin botón Home: los próximos planes de Apple
Hace siete años Steve Jobs volvió a asombrar al gentío «techie» con el iPad. En un primer momento se vio como un iPhone grande, pero conforme ha pasado el tiempo se ha posicionado como un dispositivo habitual para la transportabilidad y el consumo de contenidos. La adopción de las tabletas, sin embargo, ha venido reduciéndose en los últimos trimestres. Pero Apple, por su cuenta, ha logrado incentivar su consumo con una estrategia complementaria de reducir ligeramente el precio de sus modelos más básicos y apostar por el iPad Pro, de mejores prestaciones. Un camino que pretende ensanchar con una próxima versión, cuyos primeros detalles han salido a la luz. La firma norteamericana ha trasladado algunas de las funciones más novedosas de sus dispositivos a las siguientes generaciones. No es de extrañar que como sucediera con el sensor biométrico Touch ID (primero se incluyó en el iPhone 5S y luego en el iPad Air 2), la tecnología Face ID que permite el sistema de reconocimiento facial del nuevo iPhone X diera el salto a otros productos de la compañía. Y la tableta es el primer candidato en hacerlo. Una especie de «iPad X» ya se rumorea, según informan desde Bloomberg. La idea inicial por la que se decanta Apple en estos momentos es diseñar un iPad que se desbloquea con solo mirarlo y con un diseño casi sin bordes gracias, en parte, a la eliminación del tradicional botón Home, ya desaparecido en el iPhone X actual. Un concepto que encaja si atendemos a los antecedentes. «Apple no construye, mejora», deslizan los aficionados a la firma de la manzana. Este iPad de gama alta puede hacer aparición tan pronto como en los primeros meses de 2018. Pese a supuestamente heredar Face ID y diseño sin marcos, el próximo modelo prescindiría sin embargo de la pantalla tipo OLED estrenada recientemente en el iPhone X. Una tecnología controvertida porque proporciona colores más intensos y unos negros más profundos pero contempla ciertos compromisos técnicos que no es del agrado de todos los usuarios. Por el momento, el nuevo método de desbloqueo ha despertado diversidad de opiniones. Los analistas han alabado su ejecución y rapidez, pero se han encontrado ejemplos de fallos del sistema al no reconocer bien al usuario e, incluso, otros casos en los que otras personas han logrado saltárselo como gemelos de rasgos muy similares. Los planes iniciales apuntan a un iPad de tamaño similar al iPad Pro de 10.5 pulgadas pero dada la construcción sin bordes y casi sin marcos se convertiría en un producto compacto y manejable con relativa facilidad. Esta versión supondría, sin duda, un cambio radical en el aspecto del iPad desde que se estrenó el iPad Pro en 2015. Con ello, Apple puede incentivar esta línea de producto cuyas ventas se han disminuido en un 17% en los últimos tres año, al tiempo que aspira a encontrarle un hueco mayor en la nueva era de la informática. Y, para ello, ha querido poner el foco en el entorno profesional con capacidades más avanzadas. También hay que esperar a que el nuevo modelo albergue procesadores más rápidos y potentes, así como una versión remozada del lápiz óptico (Apple Pencil), acompañado si cabe de la llegada de herramientas más completas. Un sensor 3D para su próximo iPhone X Dado que en las firmas tecnológicas los tiempos no cesan, también ha trascendido que Apple está preparando ya la siguiente generación del iPhone X. La idea que empieza a sonar ahora en los mentideros del sector es que el próximo año los tres modelos del terminal tendrán este mismo diseño sin marcos, pero también con un nuevo sensor de profundidad 3D basado en una tecnología láser dirigido a mejorar la experiencia de realidad aumentada -superposiciones de imágenes virtuales en un entorno estático-. De esta forma, el sistema ARKit de la propia compañía sería capaz de recalcular de manera más precisa el entorno y las distancias para añadir las animaciones en la pantalla.
15-11-2017 | abc.es
Los dispositivos «wearables» siguen sin gustar pero se vive el resurgimiento del «smartwatch»
De todos los avances tecnológicos de consumo que se han producido en los últimos el de los dispositivos «wearables» es un caso paradigmático. Estos aparatos ultraportátiles (hay quien se atreve a llamarlos «ponibles») han resultado muy seductores a la industria, pero el mercado no ha logrado captar el interés en masa. De ellos, los relojes inteligentes o «smartwatches» son los que más atraen. Y en este segmento, Apple ha vuelto a triunfar tras varios trimestres en rojo. La firma norteamericana ha regresado al primer puesto de los mayores vendedores de estos aparatitos electrónicos. Con un registro de unos 3,9 millones de unidades vendidas, el Apple Watch se ha convertido de nuevo en el «smartwatch» más vendido en el último trimestre, según los datos recopilados por la firma de análisis Canalys. El último modelo, Apple Watch Series 3, que ha incluido conexión independiente gracias a soportar redes LTE o 4G, ha impulsado a la marca a aumentar sus ventas. El desglose acerca de los diferentes modelos se desconoce. A este dispositivo le siguen los de marcas como Xiaomi y Fitbit, que enviaron unos 3,6 y 3,5 millones de unidades, respectivamente. Los precios contenidos como en el caso de la firma china han contribuido a alimentar el interés entre los usuarios. Sin embargo, el mercado global no puede tocar las campanas. El aumento de las ventas de relojes inteligentes tiene una consecuencia; ha reducido el de las bandas y pulseras de monitorización, cuyas prestaciones más básicas empiezan a caer en el olvido. A nivel general, se enviaron un 2% menos que en el anterior trimestre (17,3 millones de unidades vendidas). Esto quiere decir que el interés por el «smartwatch» está provocando que las pulseras fitness reduzcan sus ventas. Con todo, los fabricantes de este tipo de tecnología se muestran esperanzadores de cara a final de año en donde se comercializarán nuevos dispositivos que prometen contar con características mejoradas como una mayor duración de la batería, uno de los principales frenos en su adopción dado que la mayoría de los relojes no completan el día de autonomía. El mercado, además, se ensancha gracias a los coqueteos de marcas tradicionales que intentan vestir a estos dispositivos con la etiqueta de moda. «La fuerte demanda del Apple Watch Series 3 ha disipado las dudas de los proveedores de servicios acerca de si un reloj inteligente no es atractivo para los clientes» «La fuerte demanda del Apple Watch Series 3 ha disipado las dudas de los proveedores de servicios acerca de si un reloj inteligente no es atractivo para los clientes», explica en un comunicado Jason Low, analista de Canalys. A pesar de la alta demanda, este dispositivo no ha alcanzado todo su potencial en este tercer trimestre. Su disponibilidad era limitada, ya que la demanda superó a la oferta en los principales mercados y ha tenido, además, problemas a la hora de establecer alianzas con los operadores de telefonía móvil. Sin ir más lejos, el Series 3 no se ha comercializado en España. La idea con la que trabajan los principales fabricantes, con todo, es posicionar a los relojes inteligentes como complementos adicionales de los «smartwatches». Así, se van mejorando las prestaciones y las funciones destinadas a monitorizar la salud y rendimiento de los usuarios -su principal foco- al tiempo que se pule el diseño para hacerlos más ligeros y livianos. «Los relojes inteligentes son vitales para mejorar la imagen general de la marca», sostiene Mo Jia, anaista de Canalys. «Apple y Samsung están trabajando para que los usuarios sean fieles y adoptar una estrategia transversal que incluye tanto los 'wearables' como otros accesorios de audio».Los expertos, sin embargo, creen que este próximo trimestre es crucial para evaluar la reacción de los consumidores hacia una tendencia emergente como son los relojes inteligentes y comprobar si otras marcas importantes como Google son capaces de demostrar un interés.
15-11-2017 | elpais.com
Apple trabaja ya en el ?iPad X?, sin botón home y reconocimiento facial
El modelo incorporaría los cambios del iPhone X
15-11-2017 | abc.es
Huawei Mate 10: una máquina con inteligencia artificial para competir contra el iPhone X y Note 8
Veloz, «inteligente», casi sin marcos y contra la marea del precio. El Huawei Mate 10 es, sin lugar a dudas, el mejor teléfono móvil inteligente fabricado por la firma china. Supone un notable esfuerzo por integrar, dentro del propio dispositivo, Inteligencia Artificial y modelos basados en «machine learning» o aprendizaje automático capaz de «aprender» de la actividad del propio usuario. De buen rendimiento, el dispositivo alberga en su interior el procesador Kirin 970, de fabricación propia, de ocho núcleos con unidad de procesamiento de redes neurales. ¿Qué implica esto? que, entre otras cosas, es capaz de reconocer lo que tiene delante nada más abrir la cámara: un rostro, un paisaje, un animal, comida, un sujeto en movimiento, una escena nocturna. Pero también tiene la capacidad de ir «aprendiendo» a medida que lo utilizamos, de forma que no responde nunca a una configuración preestablecida, sino que la va modificando según sean sus propias «experiencias». Su desempeño y fluidez en su manejo es abrumador. Puede reconocer 2.005 imágenes por minuto y su velocidad es más de 20 veces superior a la de una CPU convencional. El Kirin 970 puede analizar hasta 300 fotos en 6 segundos, un trabajo que a una CPU convencional le cuesta 120 segundos. Ficha técnica Pantalla 5,99 pulgadas ratio 16:9 Dimensiones 150,5 x 77,2 x 8,2 mm Resolución Quad HD (2.560 x 1.440) Chip HiSilicon Kirin 970 de ocho núcleos (4×2.4 GHz Cortex-A73 & 4×1.8 GHz Cortex-A53) con N.P.U RAM 4 GB Memoria 64 GB (ampliables microSD) Cámara Trasera dual de 12 + 20 megapíxeles F1.6, zoom híbrido y frontal de 8 megapíxeles Batería 4.000 mAh SO Android 8.0 Oreo Descata especialmente por su silueta y estética. Al igual que hiciera Samsung, LG o Xiaomi (y recientemente también Apple), se mete en la batalla de las pantallas alargadas que cubren prácticamente una de las dos caras del dispositivo. Casi sin marcos, se logra un mejor aprovechamiento de la superficie y no le pasa factura el tamaño. Es cómodo y compacto. El nuevo terminal incorpora una pantalla de 5.9 pulgadas (2.560 x 1.440 píxeles y HDR) y formato 16:9, mientras que hay una versión Pro que crece hasta las 6 pulgadas (OLED, con resolución de 2.160 x 1.080 píxeles), y adopta un formado de 18:9. Su brillo, de 730 bits, garantiza que podremos ver claramente la pantalla incluso a plena luz del sol. Ambos modelos son resistentes al agua, aunque en diferente medida. Así, terminal cuenta con la certificación IP53, lo suficiente como para aguantar el tipo bajo la lluvia y el Pro con la IP67, que le permite permanecer sumergido durante treinta minutos a un máximo de un metro de profundidad. Dotado con una doble cámara principal (una de 20 megapixeles monocroma y otra de 12 megapixeles en color), tiene además una apertura de F1.6, lo que le permite captar mucha más luz en escenas nocturnas o poco iluminadas. El terminal, además de todo, apuesta por la duración de batería. Integra una pila de 4.000 mAh de densidad capaz de aguantar perfecamente un día hasta la siguiente carga. Otra de sus virtudes es haberse distanciado de otras marcas y conservar un precio, 799 euros, que pese a ser todavía caro es bastante inferior a muchas propuestas recientes.
14-11-2017 | enter.co
Apple implementaría un sensor 3D en cámara trasera de próximo iPhone
Durante este año, Apple presentó tres modelos de iPhone. Dos de estos son los sucesores de los iPhone 7 y iPhone 7 Plus que vimos el año pasado. De hecho, comparten un diseño similar, aunque cuentan con novedades como la carga inalámbrica y el nuevo procesador A11 Bionic. El tercer modelo, el iPhone X, sí […]
14-11-2017 | abc.es
Comienza el baile sobre el Samsung Galaxy S9
La maquinaria de la rumorología ha comenzado a funcionar. Cuando todavía no se cumple ni siquiera el primer año del Galaxy S8 ya se han venido difundiendo algunas de las posibles características que formarán parte de su continuación, el Samsung Galaxy S9, nombre con el se conoce por el momento al terminal. Según medios especializados como «OnLeaks» o «Slashleaks», el próximo modelo de teléfono móvil inteligente del gigante coreano puede tratarse más bien de una continuación del actual. Los primeros detalles apuntan a que se va a mantener el diseño actual, es decir, casi sin bordes gracias a una pantalla que cubre la mayor parte de una cara, y se mejorarán algunas de sus prestaciones. Se cree, entre otras cosas, que contará con una pantalla de 5.8 pulgadas del tipo OLED y una resolución de 2.960 x 1.440 píxeles. Sí se sabe, por el momento, que albergará un chip Exynos 9810 de fabricación propia del que se espera, además, forme pareja junto con el Snapdragon 845, de Qualcomm, acompañado de 4 GB de memoria RAM. Fabricado en un proceso de 10 nanómetros, este «cerebro» promete un mejor rendimiento que sus predecesores. Según la propia firma surcoreana, su presentación se producirá en la próxima edición del CES 2018, en Las Vegas, previsto para enero. Tras la controvertida decisión de llevar el lector de huellas dactilares a la parte trasera pero ligeramente escorado a la derecha, Samsung está preparada para trasladarlo al centro, una ubicación teóricamente más cómoda y que la mayoría de marcas del sector han apostado. Las primeras hipótesis apuntan a que el sensor con el que se puede utilizar para desbloquear la pantalla o autorizar pagos móviles estará en el centro debajo de las lentes de la cámara. La idea es llevar la experiencia del Note 8, uno de los mejores móviles del año, al nuevo modelo, con lo que estaría compuesto de dos sensores fotográficos preparados para jugar con la profundidad de campo o el aplaudido modo retrato. A diferencia de otras firmas del sector que se han ido por otros derroteros como Apple, la firma surcoreana también podría mantener la clavija para auriculares. Aunque por el momento no hay nada oficial, todo apunta a que se presentará en un evento en marzo del próximo año.
14-11-2017 | abc.es
Tres nuevos iPhone con el diseño del X para 2018
Las novedades de Apple en torno al iPhone no han terminado a pesar de la salida a venta de su último dispositivo hace apenas unas semanas. El iPhone X cumplió las expectativas, con miles de ventas realizadas y con unos fans ansiosos por probarlo. Entre sus nuevas características destacan su pantalla OLED y su sistema de reconocimiento facial (Face ID) que provocó la supresión del botón de home y el lector de huella dactilar. Con el fin de promocionar la, Apple prepara ahora una nueva remesa de iPhone para 2018 con similares caractrerísticas al X, según informa el analista Ming-Chi Kuo en el informe elaborado por KGI Securities. Los tres nuevos dispositivos contarían con similares cualidades, incluyéndose en cada uno el diseño actual de pantalla completa (con el Face ID), el sistema TrueDepth Camera y un proyector de puntos infrarrojos. Entonces, ¿dónde se encuentra lo que diferencia a cada uno? Simplemente, en la pantalla. El primer modelo sería un dispositivo de 5.8 pulgadas como el iPhone X (es decir, sólo sería un iPhone X actualizado). Los otros dos tendrían una pantalla más grande. El que más, de 6.5 pulgadas según KGI, tendrá pantalla OLED, mientras que el restante, de 6.1, contaría con una pantalla LCD, como el del iPhone 8. Este último nuevo smartphone se comercializaría a un precio más económico (entre los 649 y 749 dólares) en comparación con el iPhone X por su pantalla de menor resolución y por tener materiales de construcción de menor coste. Así, el objetivo de la multinacional con este precio «modesto» es llegar al público de gama media. Según el informe, los iPhone irán dejando de lado la tecnología Touch ID el próximo año para dar paso al Face ID incorporada pioneramente en el iPhone X. De esta manera, se mejoraría la seguridad de los dispositivos estrellas de Apple. Además, las bandas de acero inoxidable serán mejoradas en los dos terminales que cuentan con pantalla OLED para permitir una mejor transferencia de datos.
13-11-2017 | elmundo.es
Apple fabricará tres iPhone al estilo del X en 2018
El importante analista chino Ming Chi Kuo predice tres teléfonos para 2018, todos ellos con Face ID y uno de ellos, con pantalla LCD 
11-11-2017 | abc.es
El dispositivo de Apple que desbancará al iPhone en 2020
Después del lanzamiento del iPhone X y el número de ventas realizadas en apenas unas horas a pesar de su casi prohibitivo precio de salida, esta gama continúa siendo la apuesta segura de Apple. Sin embargo, todo puede cambiar en tres años. Según apunta Bloomberg, la compañía estadounidense está desarrollando un casco de Realidad Aumentada (AR) como sucesora de su smartphone estrella para el año 2020. La peculiaridad de este dispositivo en comparación con otros que ya han lanzado sus competidoras es que no necesitaría estar conectado a un móvil u ordenador para funcionar. Al parecer, el dispositivo de Apple tendrá su propia pantalla y funcionará con un nuevo chip y sistema operativo (llamado rOS) que tiene su base en IOS. Las mismas fuentes afirman que la compañía se está tomando muy en serio llegar a los plazos marcados y por ello tiene montado un equipo específico desde el pasado mes de marzo para desarrollar la AR en sus productos. Apple todavía no se ha manifestado sobre cómo funcionaría este casco, que podría ser con una de estas tres opciones: con los paneles táctiles, la activación por voz a través de Siri y los gestos con la cabeza. Además, los ingenieros encargados del proyecto están probando una serie de prototipos de aplicaciones para integrarlas en el dispositivo y permitir que el usuarios, por ejemplo pueda visualizar vídeos en 360º o se adentre en una sala virtual para chatear. El CEO de la compañía, Tim Cook, viene comentando desde hace tiempo el interés de Apple en la AR: «Creemos que AR va a cambiar la forma en que usamos la tecnología para siempre». Los primeros pasos lo dieron con ARKit, la herramienta IOS para desarrollar aplicaciones de esta tecnología y que ha sido estrenada en la última versión del sistema operativo. Ahora Apple quiere ir más allá y pretende revolucionar la tecnología otra vez dentro de tres años.
52