Noticias de "apple"

06-05-2019 | abc.es
La «estúpida» razón por la que Apple no quiere que arregles tu iPhone
Apple no está atravesando por sus mejores momentos. La compañía lleva meses en tan mala racha que se ha vuelto a notar en sus últimos resultados financieros, correspondientes a su primer semestre del año. Sus beneficios bajaron un 7 % lastrados por la caída en las ventas del iPhone. Su producto estrella ya no es el que era a causa de la saturación del mercado y de la desaceleración en China. Por ello, la compañía intenta reinventarse a través de una nueva estrategia que aún tardará tiempo en dar sus frutos. Fue el pasado 25 de marzo cuando los de Cupertino presentaron sus nuevos servicios por suscripción para tres áreas distintas: televisión (Apple TV+ y Apple TV Channels), noticias (News+) y videojuegos (Apple Arcade). Pero hasta que sus nuevas apuestas funcionen, toca seguir cuidando al «niño bonito» de la compañía: el iPhone. El objetivo de Tim Cook es muy claro: hay que reflotar el producto estrella. Y para ello, todo vale. Por ello, el derecho a reparar, que tanta fuerza está teniendo en países como EE.UU. o Europa, se ha ganado a Apple como enemigo número uno. Los de Cupertino, tal y como informa «Motherboard», están en contra de que se aprueben las leyes necesarias para que cada usuario pueda reparar la pantalla de su iPhone, por ejemplo, si se le rompe, sin tener que llevárselo a Apple, con el consiguiente elevado coste, o lo que es peor aún: sin tener por qué verse obligado a reemplazar su terminal por otro más nuevo. En las últimas semanas, un representante de Apple y otro de CompTIA, la organización comercial que representa a grandes compañías tecnológicas, se reunieron en privado con los legisladores de California, uno de los 19 estados que quieren aprobar la medida, para informarles de las razones por las que no deberían aprobar el derecho a reparar. Y, de momento les ha funcionado porque el proyecto de ley ha sido retirado, aunque los responsables han dicho que lo volverán a retomar en enero de 2020. Posibles quemaduras por las baterías Según Apple, los consumidores podrían herirse de gravedad al manipular las baterías de ion de litio que incorporan los iPhones. Los representantes de Apple que acudieron a la reunión llevaron sus propios terminales «y mostraron a los legisladores y a sus ayudantes los componentes internos del teléfono», recoge «Motherboard». «Dijeron que si se desmontan incorrectamente, los consumidores que intentaran arreglar su propio iPhone podrían herirse» en el caso en el que manipulasen las baterías, ya que en el caso de perforarlas, podrían sufrir quemaduras. La otra realidad es que el consumidor, aunque también el medio ambiente, sería el beneficiario de este derecho que, de aprobarse, obligará a los fabricantes a crear productos electrónicos de una mayor duración (para luchar también contra la popular obsolescencia programada) y sean más fáciles de reparar. Cada vez es más complicado que un conductor pueda arreglar su propio coche o su propio móvil. Los fabricantes son conscientes de ello. Buscan que cada año el usuario cambie de «smartphone» y saben a la perfección si el ha tocado las tripas del terminal porque han situado estratégicamente una pegatina que, en caso de manipularla, anula la garantía. El derecho a reparar cambiaría totalmente este panorama: los fabricantes, por ley, tendrían que fabricar las piezas de sus productos durante, al menos, siete años, de tal manera que el consumidor pueda comprarlas y cambiarlas por su cuenta. También estarían obligados a informar sobre cómo tiene que llevarse a cabo la reparación. La seguridad, a debate Sin embargo, los argumentos esgrimidos por la CompTIA y Apple van más allá. Ambos enviaron cartas secretas, descubiertas por «Motherboard», en el que instan a los responsables del proyecto de ley a «no seguir adelante con esta legislación». Aseguran que la aprobación del derecho de reparación convertiría al estado en una «meca para los malos actores», refiriéndose a cibercriminales y hackers. «Con el acceso a guías y herramientas, los piratas informáticos pueden eludir más fácilmente las protecciones de seguridad, perjudicando no solo al propietario del producto, sino también a todos los que comparten su red», indican en la carta . Los expertos, sin embargo, tildan de exageradas las advertencias de Apple y la CompTIA . «Sugerir que hay preocupaciones de seguridad y protección con las piezas de repuesto y los manuales es evidentemente absurdo», afirma Nathan Proctor, director del grupo de derechos del consumidor. «La seguridad de los dispositivos no está relacionada con los diagnósticos y manuales de servicio. Todos sabemos que no hay debate. La seguridad no tiene nada que ver con la reparación», añade Paul Roberts, experto y creador de la organización «Securepairs.org» . América (incluyendo EE.UU. y Canadá) sigue siendo el gran mercado de Apple y de donde provienen prácticamente la mitad de sus ingresos mundiales, mientras que las ventas han bajado ligeramente durante los últimos seis meses en su segundo mayor mercado, Europa, donde también se quiere aprobar el derecho a reparar, y de manera muy sustancial en el tercero, China.
04-05-2019 | abc.es
Seis claves para que las aplicaciones de tu móvil no invadan tu privacidad
Los usuarios guardan toda su información personal en el teléfono, ya sean fotos, emails, contactos, etc. Incluso, si sumamos la información recogida por las cookies guardadas por el navegador, están registradas la dirección física y la cuenta bancaria utilizada para comprar algún producto online. Esto convierte al teléfono no solo en un auténtico almacén de información sobre la vida de los usuarios, sino también en el punto más vulnerable para la protección de sus datos. Para ayudar a mantener segura la privacidad de los usuarios y para que su información no sea utilizada por terceros sin su consentimiento expreso, PrivacyCloud ofrece 6 consejos para que las apps de su teléfono no consigan acceder a los datos personales: 1. Utiliza un escáner de «apps»: aplicaciones como WeRule sirven para analizar las apps del teléfono, tanto las ya instaladas como las descargas nuevas. Gracias a ellas, el usuario tendrá una visión clara y detallada sobre qué riesgos corre su privacidad al usar cada una de ellas. 2. Evita instalar versiones de Android/iOS no oficiales: Instalar un sistema operativo no oficial puede aportar un mayor rendimiento del teléfono o un diseño diferente al resto de móviles, pero utilizar una ROM desarrollada por un tercero y no por el equipo oficial de Google o Apple puede tener graves consecuencias para la privacidad del usuario, ya que el sistema operativo podría recabar los datos del teléfono y enviárselos al desarrollador. 3. Infórmate sobre el respeto a la privacidad del fabricante del teléfono: Siempre es recomendable optar por marcas que practiquen y demuestren una buena filosofía de respeto al usuario. Optar por un teléfono barato, fabricado siguiendo las normativas de privacidad de otro país, puede salir caro y ser peligroso para los datos del usuario. 4. Descarga aplicaciones únicamente de sitios oficiales: Aunque el mero hecho de descargar una aplicación desde el App Store de iOS o el Play Store de Android no es suficiente para asegurar unos términos de privacidad óptimos, sí es garantía de que no será excesivamente abusiva. Para ser publicada en estas plataformas todas las apps deben pasar unos filtros previos y adecuarse a su política interna, garantizando unos mínimos a los usuarios. 5. Desconfía si una «app» solicita acceso a partes innecesarias para su funcionamiento: Que un gestor de contactos pida acceso a la agenda es algo lógico, pero, supongamos que un editor de video solicita ver el historial de llamadas o utilizar el micrófono. Si observas que una aplicación intenta acceder o utilizar elementos del teléfono que no tienen un sentido lógico para su funcionamiento, lo mejor es buscar otras opciones que puedan ofrecer el mismo servicio. 6. Elimina la información y «apps» que no utilizas: Una buena estrategia para cuidar la privacidad es acabar con los puntos débiles. Por ejemplo, evitar tener aplicaciones innecesarias instaladas y borrar toda la información que va quedando almacenada en la memoria del teléfono periódicamente son buenas formas de que el usuario se exponga más de lo necesario. «La revalorización de los datos y la creación de un mercado entorno a ellos ha trasformado los teléfonos móviles en el punto débil de la privacidad. Los usuarios tienen que optar por una estrategia activa en la protección de sus datos, concienciarse y defender su información sensible con todas las herramientas a su alcance», afirma Sergio Maldonado, CEO de PrivacyCloud.
03-05-2019 | abc.es
Facebook elimina a Alex Jones y otras figuras de la ultraderecha porque «fomentan la violencia»
Facebook anunció este jueves que ha prohibido permanentemente de su plataforma y de Instagram, también de su propiedad, a seis líderes de opinión y una organización vinculados a posiciones de ultraderecha , al considerar que «fomentan la violencia». La compañía con sede en Menlo Park (California) consideró que Alex Jones, Louis Farrakhan, Paul Nehlen, Milo Yiannopoulos, Paul Joseph Watson, Laura Loomer e InfoWars son «individuos u organizaciones peligrosas» que «promueven una empresa violenta», algo prohibido por sus estándares de comunidad. Alex Jones es un periodista estadounidense famoso por difundir en la página web y el pódcast que él mismo fundó, InfoWars, teorías conspirativas y por sostener que el tiroteo de 2012 en la escuela primaria Sandy Hook, en el que murieron veinte niños y seis adultos, es una «farsa». El resto de vetados se han creado un nombre en internet como polemistas que en muchas ocasiones atacan aquello que ellos consideran «corrección política», con la salvedad de Louis Farrakhan, un sacerdote afroamericano que lidera la Nación del Islam, considerada un grupo de odio por sus postulados antisemitas. «Siempre hemos vetado a individuos u organizaciones que promueven o participan en violencia y odio, sin importar cuál sea su ideología. El proceso de evaluación de potenciales violadores de estas políticas es extenso y es lo que nos ha llevado a la decisión de eliminar estas cuentas», indicó Facebook en un comunicado. Jones e InfoWars ya fueron suspendidos en la red social durante un tiempo el año pasado y tampoco se les permite expresarse a través de Youtube, Twitter, Periscope o las plataformas de Apple. Las seis personas afectados por el veto no podrán tener una cuenta en Facebook e Instagram, pero el resto de usuarios podrán mencionarles e incluso alabarles en estas plataformas. La prohibición a InfoWars, en cambio, es más estricta e implica que cualquier contenido con origen en InfoWars que sea compartido en Facebook o Instagram, sea cual sea la cuenta que lo comparte, será eliminado y, si lo hace varias veces, será suspendida. A finales de marzo, Facebook anunció la prohibición de colgar contenidos que alaben o fomenten el nacionalismo y separatismo blanco en la red social y en Instagram, dos semanas después de la matanza de 50 personas en dos mezquitas de Nueva Zelanda a manos de un supremacista blanco. La empresa que dirige Mark Zuckerberg había sido criticada tras el atentado por no haber detectado y eliminado a tiempo el vídeo de los asesinatos en las mezquitas, que fue retransmitido en directo en la plataforma y visto unas 4.000 veces antes de que las imágenes fuesen retiradas.
30-04-2019 | abc.es
Apple ha estado poniendo en riesgo a tu hijo: sus  aplicaciones de control parental no son seguras y ha tenido que retirarlas
Apple ha eliminado varias aplicaciones de control parental de su tienda de aplicaciones App Store debido al uso de tecnología invasiva por parte de terceros que «pone en riesgo» la seguridad y la privacidad de los usuarios y de los menores de edad y los expone a ataques de hackers, según la compañía. El diario estadounidense «The New York Times» publicó el pasado sábado que Apple había eliminado o restringido 11 de las 17 aplicaciones de control de pantalla y control parental más populares de la App Store a causa de las funciones que permitían a padres controlar los dispositivos móviles de sus hijos A través de su página web oficial, Apple ha confirmado esta medida. «Hace poco retiramos varias 'apps' de control parental de la App Store. El motivo es muy sencillo: ponían en riesgo la privacidad y la seguridad de los usuarios», informan. Los de Cupertino explican que, dichas «apps» usaban una tecnología «muy invasiva» llamada «Mobile Device Management» o MDM, que «proporciona a terceros control y acceso a un dispositivo y su información más sensible, como la ubicación del usuario, el uso de 'apps', las cuentas de email, los permisos de la cámara y el historial de navegación». La tecnología MDM «tiene usos legítimos», según la firma que dirige Tim Cook, pero la Apple también reconoce que es «excesivamente arriesgado que una empresa de 'apps' dirigidas a particulares y al uso privado instale mecanismos de MDM en el dispositivo de un usuario, y además va en contra de las políticas de la App Store». Además del control que puede ejercer un usuario sobre el dispositivo, una investigación de Apple ha alertado de que los perfiles de MDM pueden ser utilizado por hackers para obtener acceso «con fines maliciosos». Nuevas directrices «Los padres no deberían tener que renunciar a su privacidad y seguridad a cambio de poder controlar el uso que sus hijos hacen de sus dispositivos, y la App Store no debe ser una plataforma que les lleve a tomar esta decisión», ha asegurado Apple, que explica a sus usuarios que «nadie, salvo tú, debería tener acceso no restringido para controlar el dispositivo de tu hijo». Apple empezó explorar el uso de MDM por desarrolladores no empresariales a principios de 2017 y actualizó sus directrices de cara a este tipo de abuso a mediados de ese mismo año. Una vez la empresa localizó estas violaciones, los desarrolladores de aplicaciones fueron notificados y se les ofreció un plazo de treinta días para enviar una aplicación actualizada que evitara este tipo de comportamiento; aquellos que no lanzaron una nueva «app» sin estas funciones de control fueron eliminados de la tienda de Apple. Por último, la compañía se definde: «Apple siempre ha respaldado las 'apps' de terceros de la App Store que ayudan a los padres a controlar los dispositivos de sus hijos. Al contrario de lo que afirmó 'The New York Times' el fin de semana pasado, no es cuestión de competencia, sino de seguridad».
29-04-2019 | abc.es
Consejos para desconectar del móvil: así podremos hacer un «détox» digital
Ha pasado rápidamente y sin darnos cuenta, pero el móvil es una prolongación más de nuestro cuerpo. Su uso, excesivo y prolongado en muchos casos, se extiende a todas las generaciones de la sociedad. Es un elemento indispesable que, sin embargo, puede derivar en trastornos como la adicción. Es fundamental, han relatado expertos a este diario en anteriores ocasiones, desprenderse un poco de su uso. Un objetivo que ha llevado a las empresas tecnológicas a introducir funciones para conocer el tiempo que se dedican las personas a estar pendiente del dispositivo móvil, ya sea por motivos personales o laborales. Es más, hay países como Francia que ha empezado a regular un derecho a la desconexión por el elevado estrés que provoca. Hay razones para hacerlo, pero también, al menos, para reflexionar si es necesario estar constantemente con el «smartphone» en la mano. ¿Vale la pena? ¿Podríamos hacer otras cosas en lugar de estar pendiente? El buen aprovechamiento del tiempo de ocio, sobre todo en fiestas y vacaciones, es fundamental para «sanear» la relación entre la persona y el móvil. Según un estudio realizado por Rastreator, 1 de cada 4 españoles entre 18 y 65 años (7,6 millones) es adicto al móvil, mientras que el 80% lo usa de manera continua, entre 2,5 y 4 horas diarias. El escenario habla por sí solo: el 96,8% de estos jóvenes ha utilizado en 2018 servicios como WhatsApp como canal preferente a la hora de comunicarse, recoge el estudio «Sociedad Digital en España 2018» elaborado por la Fundación Telefónica. Una cifra que se reduce ligeramente a nivel global: el 95,1% de los españoles prefiere utilizar este tipo de plataformas. Gestionar mejor las notificaciones Es posible, en primer lugar, prestar atención a las terribles notificaciones. Un elemento que causa un gran estrés. Desde IMF Business School lo consideran importante para desconectarse del móvil: «Nada de notificaciones con vibración, luz o ventanas emergentes, esto nos ayudará a consultar menos el móvil. Si por cuestiones de trabajo debemos mantenernos conectados, en ese caso solo activaremos las notificaciones de aquellas aplicaciones indispensables para cumplir con nuestras obligaciones», apuntan. Evitar usarlo como despertador Para los expertos de Certideal, plataforma de venta de teléfonos reacondicionados, creen que es importante dormir alejado del móvil porque suscita interés y puede ocasionar una reducción de las horas de sueño: «Utilizar nuestro smartphone como despertador nos lleva, irremediablemente, a consultarlo cuando lo cogemos. Por ello, es mejor apagarlo completamente cuando nos acostemos», añaden. Alejarse físicamente a veces De hecho, es importante distanciarse físicamente del terminal si es posible, elegir un «espacio» para pensar libremente. «Nos permitirá separarnos de él físicamente, con la tranquilidad de saber dónde se encuentra. Pero, ojo, que este espacio no sea tu habitación ya que tendremos la tentación de mirarlo antes de dormir y al despertarnos», añaden las mismas fuentes, que coinciden con IMF: «No necesitamos estar pegados al móvil para demostrarle cuánto nos gusta. No llevarlo encima nos ayudará a caer en la tentación de estar constantemente revisando si tenemos algún mensaje, me gusta o comentario. Podemos empezar a ponerlo en práctica mientras comemos». Hacer limpieza a aplicaciones El número de aplicaciones que se usa de media en España es de once. Una pequeña cantidad que supone una ínfima parte de los servicios que, en realidad, uno tiene instalados en su dispositivo. La mayoría, en efecto, apenas se utilizan por lo que es incluso recomendable eliminarlas. «Si no lo usas, a la papelera. No nos referimos al móvil, sino a esas decenas de apps que tenemos instaladas en el móvil y que no usamos, pero que nos provocan la curiosidad de mirar el móvil al ver o escuchar que nos ha llegado algo. Eliminarlas reducirá el deseo de ver si tenemos algo sin revisar», añaden fuentes de IMF. Controlar el tiempo que pasas Al calor de esa demanda creciente, las emrpesas tecnológicas como Apple o Google han incorporado en las últimas actualizaciones de sus sistemas operativos funciones para consultar el tiempo de uso de los móviles. Una decisión interesante que puede contribuir a que los usuarios sean más prudentes a la hora de cogerlo. «La mayor parte del tiempo lo pasamos utilizando aplicaciones y, si te paras a pensar, muchas de ellas son totalmente innecesarias», añaden desde Certideal. «También podemos instalar aplicaciones que limitan el tiempo de uso de nuestras redes, lo que nos hará ser conscientes del tiempo que les dedicamos», sugieren. Solución radical: modo avión Otras recomendaciones puede ser activar o bien el modo avión o el modo noche si está disponible en el móvil. «Es muy útil para vencer la dependencia a nuestros dispositivos ya que con él se evita que entre cualquier notificación. De esta manera, consultaremos nuestro teléfono cuando queramos y no inmediatamente cuando recibimos un aviso. Si este paso te parece demasiado, puedes prepararte antes desactivando las notificaciones o dejando el móvil en silencio», recomiendan.
28-04-2019 | elpais.com
?Siri, ¿hay alguien ahí??: quién escucha las conversaciones que los usuarios mantienen con los asistentes
Trabajadores de Amazon, Google y Apple analizan grabaciones almacenadas para mejorar el sistema, aseguran la compañías, pero los expertos advierten del peligro para la intimidad que esto conlleva
27-04-2019 | abc.es
Una semana con el nuevo reloj de Samsung: mucho fitness para algo de descontrol
Con una visión transversal, Samsung ha querido unificar dos mundos estrechamente relacionados, el de las pulseras de fitness y los relojes inteligentes. Esa estrategia funciona de inicio en su nuevo dispositivo, el Galaxy Watch Active. Un «smartwatch» estéticamente bonito y que presenta una gran personalidad, aunque su fuerza no reside precisamente en su interior, la cual presenta ciertas dudas tras un uso prolongado. Antes de entrar en detalles, hay que referirse a uno de sus aspectos más determinantes, el diseño; es precioso, la verdad. Una pantalla esférica, minimalista, pero atrevida. Pequeña (1.1 pulgadas) pero que, sin embargo, queda muy bien en muñecas pequeñas. Es cómodo y manejable. Una vez puesto en la mano «desaparece»: casi ni te enteras que lo llevas. Es increíblemente ligero, algo en lo que también contribuye su peso, de solo 25 gramos. Está ahí para cuando lo necesites. La calidad del panel (de tipo Amoled, como los móviles más avanzados) es incuestionable; con una resolución de 360 x 360 píxeles, el dispositivo ofrece mucha información útil. A nivel técnico, funciona de manera equilibrada y fluida gracias al «cerebro» escogido, un chip Exynos 9110 de dos núcleos y capaz de moverse a una frecuencia de reloj de 1.15 GHz. Viene acompañado de una memoria RAM de 768 MB y permite hasta 4 GB de almacenamiento, tanto para albergar aplicaciones como contenido -canciones, básicamente-. Ficha técnica Pantalla 1.1 pulgadas Resolución 360 x 360 pixeles Dimensiones 39.5 x 39.5 x 10.5 mm Peso 25 gramos Procesador Exynos 9110 RAM 768 MB Conectividad Bluetooth 4.2, Wi-Fi 802.11n, NFC, A-GPS Batería 230mAh La compañía ha querido cambiar radicalmente el formato del «smartwatch». En comparación con otros modelos lanzados con anterioridad, el dispositivo ha prescindido de de una de sus señas de identidad, el bisel giratorio. Para ello, se ha integrado de una manera más razonable el sistema operativo Tizen para lograr una interfaz por gestos. Con solo dos toques se maneja perfectamente, aunque es cierto que dada la limitación de superficie en algunas situacione es más complicada la navegación. Solo dispone de dos botones físicos en un borde; uno para volver y otro para llegar hasta «Inicio». El dispositivo se ha enfocado, precisamente, al entorno de la salud y el fitness. De ahí, quizás, el nombre de «Active» y a la incorporación de un sistema de geoposicionamiento por GPS. Y, para ello, se ha ideado una mayor integración de estos servicios a través de una aplicación que engloba varios parámetros que se encargan de monitorizar la actividad deportiva de la persona. De hecho, está preparado para medir hasta 90 tipos distintos de actividad, aunque es capaz de discriminar por sí solo -de manera automática al cabo de los diez minutos- si se trata de un paseo o una carrera. Pero, en cambio, este entorno es lo que más dudas presenta por los resultados capturados, aparentemente extraños y distintos a los ofrecidos por otros dispositivos «wearables». ¿Es acaso poco preciso? Si atendemos a otros rivales, en ocasiones sí. El equipo incorpora un sensor de ritmo cardiaco que muestra las constantes vitales -valga la redundancia- constantemente en pantalla. Es una función interesante, pero que comprobado con otros sensores ofrece resultados algo difusos. Es resistencia al agua hasta 50 metros de profundidad y soporta un chip NFC para hacer pagos móviles. Dos atributos indispensables para un reloj inteligente hoy en día. Una de sus grandes bazas viene de la batería, compuesta por una pila de 230 mAh; aguanta dos días sin miramientos -algo escaso si se compara con una pulsera clásica-, aunque si se utiliza de manera prolongada su autonomía se resiente. Cabe la posibilidad, incluso, seleccionar que la monitorización del corazón sea intermitente, con lo que se puede extender algo más la duración hasta la siguiente carga. Otro detalle interesantes es que el sistema de carga -mediante un cargador magnético- es bastante rápido, sobre todo si lo comparamos con un Apple Watch.
27-04-2019 | abc.es
Una semana con el nuevo reloj de Samsung Galaxy Watch Active: mucho fitness para algo de descontrol
Con una visión transversal, Samsung ha querido unificar dos mundos estrechamente relacionados, el de las pulseras de fitness y los relojes inteligentes. Esa estrategia funciona de inicio en su nuevo dispositivo, el Galaxy Watch Active. Un «smartwatch» estéticamente bonito y que presenta una gran personalidad, aunque su fuerza no reside precisamente en su interior, que presenta ciertas dudas tras un uso prolongado. Antes de entrar en detalles, hay que referirse a uno de sus aspectos más determinantes, el diseño: es precioso, la verdad. Una pantalla esférica, minimalista, pero atrevida. Pequeña (1.1 pulgadas) pero que, sin embargo, queda muy bien en muñecas pequeñas. Es cómodo y manejable. Una vez puesto en la mano «desaparece»: casi ni te enteras que lo llevas. Es increíblemente ligero, algo en lo que también contribuye su peso, de solo 25 gramos. Está ahí para cuando lo necesites. La calidad del panel (de tipo Amoled, como los móviles más avanzados) es incuestionable; con una resolución de 360 x 360 píxeles, el dispositivo ofrece mucha información útil. A nivel técnico, funciona de manera equilibrada y fluida gracias al «cerebro» escogido, un chip Exynos 9110 de dos núcleos y capaz de moverse a una frecuencia de reloj de 1.15 GHz. Viene acompañado de una memoria RAM de 768 MB y permite hasta 4 GB de almacenamiento, tanto para albergar aplicaciones como contenido -canciones, básicamente-. Ficha técnica Pantalla 1.1 pulgadas Resolución 360 x 360 pixeles Dimensiones 39.5 x 39.5 x 10.5 mm Peso 25 gramos Procesador Exynos 9110 RAM 768 MB Conectividad Bluetooth 4.2, Wi-Fi 802.11n, NFC, A-GPS Batería 230mAh La compañía ha querido cambiar radicalmente el formato del «smartwatch». En comparación con otros modelos lanzados con anterioridad, el Galaxy Watch Active ha prescindido de de una de sus señas de identidad, el bisel giratorio. Para ello, se ha integrado de una manera más razonable el sistema operativo Tizen para lograr una interfaz por gestos. Con solo dos toques se maneja perfectamente, aunque es cierto que dada la limitación de superficie en algunas situacione es más complicada la navegación. Solo dispone de dos botones físicos en un borde; uno para volver y otro para llegar hasta «Inicio». El dispositivo se ha enfocado, precisamente, al entorno de la salud y el fitness. De ahí, quizás, el nombre de «Active» y a la incorporación de un sistema de geoposicionamiento por GPS. Y, para ello, se ha ideado una mayor integración de estos servicios a través de una aplicación que engloba varios parámetros que se encargan de monitorizar la actividad deportiva de la persona. De hecho, está preparado para medir hasta 90 tipos distintos de actividad, aunque es capaz de discriminar por sí solo -de manera automática al cabo de los diez minutos- si se trata de un paseo o una carrera. Pero, en cambio, este entorno es lo que más dudas presenta por los resultados capturados, aparentemente extraños y distintos a los ofrecidos por otros dispositivos «wearables». ¿Es acaso poco preciso? Si atendemos a otros rivales, en ocasiones sí. El equipo incorpora un sensor de ritmo cardiaco que muestra las constantes vitales -valga la redundancia- constantemente en pantalla. Es una función interesante, pero que comprobado con otros sensores ofrece resultados algo difusos. Es resistencia al agua hasta 50 metros de profundidad y soporta un chip NFC para hacer pagos móviles. Dos atributos indispensables para un reloj inteligente hoy en día. Una de sus grandes bazas viene de la batería, compuesta por una pila de 230 mAh; aguanta dos días sin miramientos -algo escaso si se compara con una pulsera clásica-, aunque si se utiliza de manera prolongada su autonomía se resiente. Cabe la posibilidad, incluso, seleccionar que la monitorización del corazón sea intermitente, con lo que se puede extender algo más la duración hasta la siguiente carga. Otro detalle interesantes es que el sistema de carga -mediante un cargador magnético- es bastante rápido, sobre todo si lo comparamos con un Apple Watch.
27-04-2019 | elmundo.es
Tecnología | Este es el aspecto que tendrá el nuevo iPhone
Según OnLeaks, el iPhone que Apple lanzará en 2019 tiene tres cámaras traseras dentro de un recuadro que sobresaldrá ligeramente del cuerpo 
53