Noticias de "apple"

09-10-2018 | abc.es
Así es el Google Pixel 3, el teléfono más filtrado de la historia
Marketing creativo, filtración controlada o casualidad. Las presentaciones de productos tecnológico de alto consumo dejaron de interesar hace mucho tiempo. Pocas empresas del sector como Apple o Samsung logran captar tanto interés como para seguir sus presentaciones al dedillo y como un espectáculo de masas. En la mayoría de veces las características y diseños de los productos que se lanzan se airean en internet días antes. Pero en el caso del nuevo Pixel 3 XL se ha soltado demasiado apresurado. Es más, se ha podido comprar en Hong Kong. Tras haberse marcado un tanto importante el pasado año con el Pixel 2 XL, para muchos consumidores la mejor cámara en un móvil, Google aspira a repetir la fórmula con su sucesor, el Pixel 3 XL, cuyas prestaciones ya se conocen al completo desde hace semanas. Es más, medios especializados han realizado incluso reseñas del producto cuando, en realidad, se presenta de manera oficial este martes. Pero la cajita de los secretos se ha abierto mucho antes. Google se pone a punto para combatir contra Apple, que lanzó recientemente sus nuevos iPhone XS. El gigante de internet presentará su nuevo Pixel 3 y la versión musculada, el Pixel 3 XL, que va ser sin duda el modelo más interesante. Ya se conoce, prácticamente, todo lo que contendrá. Con pocos cambios estéticos, el dispositivo aprovechará su única lente elemento imprescindible con el sacarle punta a su depurado software para crear el llamado efecto «bokeh» o modo retrato. Pese a la tendencia en la industria de lanzar móviles con dos cámaras -o incluso tres, como en el caso del Huawei P20 Pro-, la firma norteamericana se mantendrá en sus trece; tendrá un único sensor de 12 megapíxeles. Pero esta decisión también tendrá sus limitaciones, puesto que el terminal no será capaz de hacer zoom ópticos de dos aumentos como otros rivales. En la parte frontal se incorporará una cámara con sensor de 8 megapíxeles que, también, contará con modo retrato. El móvil empaquetará lo mejor que se puede encontrar ahora mismo en las estanterías de los proveedores. Así, lo que ha trascendido es que el «smartphone» albergará un microprocesador Snapdragon 845 de Qualcomm, el más potente en estos momentos, acompañado de 4 GB de memoria RAM. Y con dos versiones de 64 y 128 GB. Una tendencia que sí seguirá será de la incorporación de una pestaña o «notch» como la que popularizó el pasado año el iPhone X como solución para ganar espacio en pantalla sin sacrificar el tamaño. Pero este atributo vendrá únicamente en el modelo de mayores dimensiones, el Pixel 3 XL. Así, la pantalla de 6.3 pulgadas en el Pixel 3 XL será un panel tipo OLED con una resolución de 2.960 × 1.440 píxeles. Ambos dispositivos tendrán altavoces estéreo y sin conector para auriculares. La batería de los prototipos filtrados tenía una densidad de 3.430 mAh, más pequeña que la de 3.520 mAh en el Pixel 2 XL, mientras que la del modelo con peso welter será de 2.900mAh, aproximadamente. Los colores filtrados son negro, blanco y rosa. También se espera que esté acompañado de un accesorio de carga inalámbrica. Además de nuevos teléfonos, Google también puede presentar un dispositivo llamado Home Hub que incorpora un altavoz inteligente y el asistente de voz Assistant pero con pantalla táctil. Un «gadget» que recuerda al Echo Show, de Amazon. Además de controlar otros aparatos del hogar, el dispositivo permitirá interactuar con servicios de la compañía como YouTube. También se ha especulado en que se haga oficial una nueva tableta con nombre Pixel Slate y compatible con lápices ópticos con la que el gigante de internet pretende competir contra el iPad Pro de Apple o la familia Surface de Microsoft.
08-10-2018 | abc.es
Spotify cumple 10 años como salvavidas de la música grabada
Huérfana de ideas, la otrora floreciente industria de la música grabada hacía aguas por los rigores de una piratería descarnada cuando en 2008 nació Spotify, salvavidas que en 10 años de existencia se ha revelado además como clave para su radical transformación. [Gráfico elaborado por Statista] Aunque su desarrollo tecnológico arrancó en 2006, mañana se cumple una década del lanzamiento oficial de la «más célebre» plataforma de audio en «streaming» del mundo, desde Suecia para el mundo, alterando para empezar la percepción fuertemente asentada de que la música había que poseerla para su disfrute. En plena eclosión digital, los consumidores ya se habían acostumbrado por aquel entonces a que no hacía falta palparla en formato físico, pero por cada canción descargada de forma legal se adquirían, lo que había llevado al negocio a encadenar 8 años de pérdidas consecutivas (llegarían a ser 15). STATISTA Este sector pasó así de generar casi 23.300 millones de dólares en el año 2000 a cerca de 17.000 millones de euros en 2008 y tocar fondo en 2014 con 14.300, lo que supuso una contracción de casi el 40%, según cifras de la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI, por sus siglas en inglés). Solo en los últimos tres años se ha vuelto a la senda del crecimiento, hasta los 17.300 años de 2017, gracias al empuje del "streaming", que amasó un 38 por ciento de los ingresos totales tras subir su facturación un 41% de un año a otro, mientras los formatos físicos siguen hundiéndose, con la excepción del vinilo. Con 3 5 millones de canciones en catálogo, Spotify (cuyo nombre resulta de combinar las palabras «spot» e «identify») se sigue presentando como el servicio de audio online «más popular del mundo», con una comunidad de 180 millones de usuarios, 83 de ellos de pago, en 65 mercados del planeta (en marzo llegó a Sudáfrica, lo que supuso su desembarco en África). También es el servicio que más retorno económico proporciona hoy por hoy al negocio de la música (9,2 billones de dólares a 31 de diciembre de 2017). Por cada usuario, paga 20 dólares a las discográficas, mientras que YouTube, el otro gigante del «streaming», remunera a los artistas con menos de un dólar. Los efectos de la compañía sueca no se han dejado sentir solo en lo económico. Desde el principio definió su modelo de negocio con una opción de pago «premium» que permite por ejemplo la escucha sin conexión a internet y, sobre todo, con una suscripción gratuita con publicidad que democratizó un acceso fácil, inmediato y permanente a la música, independientemente de la ubicación. «Las discográficas, más grandes o más pequeñas, teníamos antes un monopolio porque éramos a las que se nos permitía acceder a los principales centros de distribución» «Las discográficas, más grandes o más pequeñas, teníamos antes un monopolio porque éramos a las que se nos permitía acceder a los principales centros de distribución; con los medios de comunicación pasaba lo mismo: una radiofórmula no podía atender a 400 personas, sino a actores de la cadena de valor que le aportaban el 80% de su programación», reconoce José María Barbat, presidente de Sony Music Spain. Las emisoras de radio, sobre todo las «mainstream», perdieron su predominio como prescriptoras de contenido, abriendo el abanico a sellos más pequeños, artistas independientes y músicas ajenas al hegemónico patrón anglosajón. A nadie se le pasa por alto en este sentido el fenómeno de la música en español, con el colombiano J Balvin a la cabeza, quien llegó a destronar al canadiense Drake como el artista con mayor número de reproducciones a nivel mundial en Spotify. «Estamos viviendo cosas tan increíbles como que un grupo de pop coreano llamado BTS sea uno de los mayores vendedores de tickets en EE.UU.», añade Barbat, cuya compañía prepara en estos momentos el lanzamiento a nivel mundial de un artista española, Rosalía. Y es que la ingente cantidad de datos que proporcionaba cada escucha de una canción permite además a sus autores identificar aquellos lugares donde su música es más apreciada y, por tanto, afinar mucho mejor las rutas de giras, la cual no es la única consecuencia en otra industria musical, la del directo. «De alguna manera ayuda a descubrir y prescribir a través de playlists. Hay una correlación directa entre el descubrimiento y el acudir a un show futuro», reconoce Joe Pérez-Orive, director de márketing del gigante Live Nation Entertainment en Barcelona, que apuesta por abundar en esa relación en el futuro. Por otra parte, con el «streaming» el consumidor de música no está obligado a adquirir un disco entero si lo único que le interesa es un tema, lo que devolvió a la industria a sus inicios, con el peso de los lanzamientos en los sencillos y no en los álbumes. Asimismo, mientras una canción suene en Spotify genera dinero, de ahí la importancia de revitalizar el catálogo antiguo mediante diversas estrategias y figuras como Michael Jackson, «un icono de la cultura pop cuya música trasciende generaciones», destaca Barbat, quien cita cómo la inclusión de «Bad» en una reciente película de animación para niños generó grandes picos de reproducciones. En pérdidas Este apogeo, así como el de YouTube o la francesa Deezer (lanzada en abril de 2007), hizo que surgieran nuevos actores en escena, como Apple Music y Tidal (la plataforma «de los artistas», fundada para mejorar su remuneración, pero dirigida por la elite entre ellos, véase Jay-Z o Beyoncé). Pero la mayor sombra que se cierne sobre el futuro de Spotify tiene que ver con su balance económico, ya que desde su fundación se mantiene en pérdidas (1.500 millones de dólares en 2017, aunque sus ingresos han ido progresando: 2.370 millones de dólares en 2015; 3.600 millones en 2016 y 4.990 millones el pasado año). «Los servicios de streaming viven un momento ideal para llegar a ser realmente servicios de masas, con rumbo a los 200 millones de suscriptores a nivel mundial» A la búsqueda de números verdes y con mucho camino de crecimiento en la conversión de suscripciones gratuitas a «premium», se busca ahora «reducir costos operativos mediante acuerdos directos con artistas de peso y permitiendo la distribución directa a artistas», señala Ángel Navas, analista de la web Industria Musical. «Los servicios de streaming viven un momento ideal para llegar a ser realmente servicios de masas, con rumbo a los 200 millones de suscriptores a nivel mundial. Solo en la primera mitad del año en EE.UU. han aumentado el número en 47,3% y las acciones de Spotify siguen bastante por encima de su precio de salida, lo que demuestra que Wall Street aún cree en la empresa», subraya. Fue el pasado 3 de abril cuando la plataforma digital hizo su debut en el mercado bursátil de Nueva York, uno de los más importantes del sector tecnológico en los últimos años, con la tercera cuantía mayor desde los lanzamientos de Alibaba y Facebook. «El valor mundial de la industria de la música ronda los 17.000 millones de dólares, pero el de Spotify es el doble: 32.000», destaca Barbat, optimista ante unas proyecciones que indican que, «a 5 o 10 años, la música volverá a estar en su mejor momento histórico».
04-10-2018 | abc.es
iPhone XS: ya hay solución para los problemas de carga
Hace solo un año que Apple tuvo que reconocer un error tras las denuncias de los usuarios: el iPhone 6s se apagaba de forma repentina sin que la carga se hubiese agotado. Un problema en las baterías desencadenó una pequeña crisis entre los de Cupertino que finalmente se vio obligado a reemplazar de manera gratuita las baterías. Ahora, la historia no se repite. Pero es parecida. Y la indignación entre los usuarios es aún mayor teniendo en cuenta que hablamos de los últimos terminales que han lanzado los de Cupertino, el iPhone XS y XS Max,cuyo precio supera los 1.000 euros. Hace unos días, los usuarios empezaron a experimentar un problema con la carga del iPhone XS, algo que bautizaron como el #ChargeGate. Según las denuncias, y tal y como demuestra Lewis Hilsenteger en su popular canal de Youtube «Unbox Therapy», los terminales no se cargan correctamente. El problema está en un número indeterminado de iPhone XS y XS Max, los cuáles, a la hora de conectarlos a la corriente, no se cargan si la pantalla está apagada. Un grave error. Sin embargo, si se conecta con la pantalla encendida, el iPhone se carga sin problemas, ya sea porque estemos trasteando con el móvil mirando fotos, escribiendo en WhatsApp o viendo Instagram. Este error afecta también a algunos iPads. Con carga inalámbrica, los iPhone XS y XS Max se cargan sin problema alguno. El popular youtuber Marques Brownlee también grabó un nuevo vídeo en su canal de Youtube analizando el problema: Al parecer, todo se debe a un error de software que en unas semanas se solucionará con la versión iOS 12.1. Los desarrolladores ya han tenido la oportunidad de comprobarlo y han asegurado que los terminales afectados se cargan sin problema cuando se actualiza el sistema operativo.
04-10-2018 | abc.es
iOS 12.1 añade más de 70 nuevos «emojis»
Apple ya tiene listo más de 70 nuevos emoticonos que lanzará con iOS 12.1 próximamente. Así, los usuarios de iPhone, iPad, Apple Watch y Mac disfrutarán de nuevos personajes pelirrojos, canosos y con el pelo rizado, un nuevo «emoji» calvo, emoticonos más expresivos y otros muchos nuevos de animales, deportes y alimentos Aunque los nuevos «emojis» están ya disponibles en los avances para desarrolladores y las betas públicas de iOS 12.1, «pronto lo estarán para todo el mundo cuando se estrenen las actualizaciones de software para iOS, macOS y watchOS», asegura Apple en un comunicado. Los aficionados a los deportes podrán usar nuevos «emojis» de sóftbol, «frisbee» y «lacrosse», y los aventureros tendrán a su disposición nuevos emoticonos de maletas, brújula y botas de montaña que se suman a los de escalada ya existentes. Emoticonos de llama, mosquito, cisne y mapache se suman a los de canguro, langosta, loro y pavo real que se anunciaron en el Día Mundial del Emoji, y los de bagel y sal se unen a los ya conocidos de magdalena, lechuga y mango. Los nuevos emoji se han creado partiendo de los caracteres aprobados de Unicode 11.0. Además, Apple ha asegurado que está trabajando con el Consorcio Unicode para llevar más emoji que reflejen distintos tipos de discapacidades al teclado de los usuarios en Unicode 12.0, cuya publicación está prevista para 2019.
04-10-2018 | abc.es
China utilizó un diminuto chip en los dispositivos móviles para «infiltrarse» en las empresas tecnológicas
De manera silenciosa, oculta y discreta, los servicios de inteligencia del Gobierno chino lograron en 2015 «infiltrarse» en los dispositivos electrónicos de una treintena de empresas tecnológicas como Apple o Amazon para robar información privilegiada mediante la instalación de diminutos chips en los productos. Según desvela «Bloomberg», el ataque a treinta marcas tecnológicas con sede en Estados Unidos ha comprometido las cadenas de suministro de los proveedores de hardware, Super Micro Computer, una empresa estadounidense de componentes y desarrolladora de placas base para servidores muy extendidas en la industria. La investigación, que aún se está llevando a cabo, ha puesto de relieve una de las técnicas de los espías chinos para robar información sensible de las marcas estadounidense; en connivencia con los proveedores, miembros del Ejército Popular de Liberación de China colocaron unos diminutos chips -de menos de dos milímetros de tamaño- en las placa base de los servidores con el objetivo de, una vez vendidas a las empresas, «espiar» los movimientos de los dispositivos. Entre las marcas afectadas se encuentran Apple o Amazon, que han negado la información difundida, pero también se pone de relieve que los espías chinos han logrado infiltrarse en productos utilizados por miembros del FBI , el Departamento de Seguridad Nacional o la Agencia de Seguridad Nacional (NSA). Esta aparene operación a gran escala se realizó en 2015, aunque se desconoce si ha tenido vigencia hasta este momento. En los últimos años ha habido una gran preocupación sobre posibles infiltraciones de agencias de inteligencia extranerjas en Estados Unidos y otras compañías a través de sistemas de espionaje en productos de tecnología tan extendidos como teléfonos móviles inteligentes. Algunas de las técnicas empleadas en diversas ocasiones han sido intentar alterar de algún modo las cadenas de suministro de componentes informáticos necesarios para la fabricación de los dispositivos o la introducción de códigos maliciosos en los productos.
04-10-2018 | abc.es
Como configurar tus datos móviles en el Apple Watch
Es posible que el futuro de las conexiones móviles dejan atrás a las SIM, esas tarjetas de plástico que facilitan las teleoperadoras cuando te haces cliente. Con el tiempo han menguado en tamaño pero al tratarse de un soporte físico cambiar de línea rápidamente es un engorro. La industria está explorando las posibilidades de otro formato, las eSIM, tarjetas de datos virtuales. Más discretas, flexibles e integradas dentro del propio dispositivo. Su ventaja es obvia; proporciona una experiencia mejorada de suscripción de servicios de comunicaciones móviles. Todavía no es algo demasiado extendido, pero en los relojes inteligentes, los «smartwatches», ya se empiezan a ver por la calle. Gracias a este concepto, estos dispositivos que originariamente debían de estar emparejados con un teléfono para funcionar de manera completa pueden cortar el cordón umbilical para operar de forma independiente. Tanto Samsung como Apple lo han integrado en algunos modelos de relojes digitales. Entre los recientes, el Apple Watch Series 4 , el más reciente de la firma norteamericana que acaba de desembarcar en el mercado, aunque también se encuentra en su predecesor. Activando esta propiedad, los usuarios pueden dejarse el iPhone en casa y salir a la calle para seguir comunicado, realizar llamadas telefónicas, responder mensajes, recibir notificaciones, entre otras cosas. Pero, para hacerlo posible, se requiere de completar varios pasos. Lo primero a tener en cuenta es que se requiere de, al menos, un iPhone 6 con la versión iOS 12. También, un plan de datos apto con un operador compatible, con lo que hay que hacer alguna que otra llamada a tu compañía proveedora. Por supuesto, tanto el iPhone como el Apple Watch necesitan funcionar con el mismo operador. Esto empieza a formar parte de los planes de las «telecos». Los pasos a seguir 1.- Puedes activar los datos móviles cuando configures el Apple Watch por primera vez. Durante el proceso, que se realiza a través de la aplicación Watch, hay que buscar la opción de configurar los datos móviles y seguir los pasos que aparecen en la pantalla. Eso sí, también se puede configurar más adelante desde la misma aplicación. 2.- Entonces, hay que pulsar la pestaña «Mi reloj» y, a continuación, «Datos móviles». 3.- Lo siguiente es entrar en «Configurar datos móviles». 4.- Dependiendo de la compañía telefónica, habrá que seguir unos pasos u otros. Es posible que debas ponerte en contacto con este para obtener ayuda. En el caso de Vodafone, que es la compañía con la que este diario ha realizado la prueba de concepto, hay que realizar esta operación desde la aplicación «Mi Vodafone», que hay que descargarla previamente para activar el servicio adicional para eSIM. 5.- El siguiente paso es introducir unos datos que te han proporcionado desde la compañía. Luego, de manera automática, desde la aplicación Watch y siempre mientras lo estás configurando se realizará una comprobación de las características de tu contrato. 6.- En caso de aparecer una alerta de error, es conveniente ponerse en contacto con el servicio de atención al cliente de la operadora. 7.- Pero si ya existe una activación en curso, tan solo hay que esperar unos minutos para añadir el nuevo dispositivo. 8.- Hay que introducir el nombre de usuario y contraseña -de «Mi Vodafone» en este caso-, debiendo crearla en caso de no tenerla. 9.- Luego es necesario aceptar las siguientes ventanas informativas en las que se advierte al usuario de la tarifa seleccionada, del número y del precio. Cabe recordar que el servicio no estará activo hasta que se reciba un SMS. Una vez completados los pasos aparecerá en verde el icono de datos en el reloj.
04-10-2018 | abc.es
Apple Watch Series 4: este es el reloj que debió de ser
Pese al esfuerzo de la industria de la tecnología, los relojes inteligentes todavía no han revolucionado la sociedad. Vistos como meros complementos, sus funciones principales no se escapan -en su mayoría- de ser un doble espejo de un dispositivo matriz, generalmente el teléfono móvil. Pero Apple ha vuelto a cortar el cordón umbilical de la dependencia con el iPhone. Apple Watch Series 4 es la nueva generación de su dispositivo de muñeca que por fin tiene sentido, por fin tiene fuerza para combatir por su cuenta y, por fin, se aprecia como un producto electrónico al que dedicarle tiempo. Han sido cuatro generaciones hasta llegar aquí y muchas compañías en retirada acerca de un dispositivo «wearable» que estaba llamado a cambiar el mundo pero que ha venido perdiendo fuelle. De manera casi silenciosa y discreta, la firma norteamericana ha logrado empaquetar en un tamaño muy pequeño toda una serie de funciones útiles y con la mirada puesta al mundo de la salud. Y eso pese a que ha agrandado en esta ocasión sus dimensiones. Por primera vez, el reloj ha mutado en tamaño y otros aspectos quizás menores como uno de los botones, estilizado además los bordes. El altavoz tiene un mayor volumen y se encuentra en el borde izquierdo, mientras que el micrófono se coloca ahora en el derecho. En lo que más se aprecia el cambio es comparándolo con los modelos anteriores. Ha pasado de los 38 y 42 milímetros de las primeras generaciones a 40 y 44 milímetros. Ambos mantienen los paneles de tipo OLED pero son más brillantes y con resoluciones de 384 x 480 píxeles. Con ello se ha ganado en espacio donde presentar más información, pero siempre manteniendo un producto cómodo y manejable que apenas se siente en su día a día. Está ahí, funciona y es, precisamente, en lo que consiste la tecnología. Más espacio tenía que venir reforzada de nueva esferas. Las «caras» del reloj son muy diversas y novedosas, más personalizables y con la posibilidad de configurarlo casi a tu antojo. La interfaz en general no ha cambiado, aunque sí algunos gestos como la organización de las aplicaciones, que ahora vienen en forma de ventanas como en un entorno móvil. Gran poder con WatchOS 5 Ese esfuerzo se traduce en WatchOS 5, nueva versión del sistema operativo para el reloj, que también ha mejorado algunos aspectos muy interesantes: en función del movimiento del usuario, el dispositivo es capaz de deducir si se está iniciando una actividad física para sugerir el tipo de entrenamiento a monitorizar. Un escenario que se manifiesta en forma de notificación al usuario del tipo «¿Has empezado a correr?». Esta función también se mueve hacia la inversa, es decir, cuando el usuario que se encuentre registrando sus pasos y la distancia recorrida se detenga por algún casual el dispositivo «entenderá» que el ejercicio ha finalizado y, por tanto, detendrá el seguimiento. Se echa de menos, en cambio, que se reinicie esta particularidad de manera automática. Pero es un paso, nunca mejor dicho, hacia la automatización de las funciones. Y precisamente, el nuevo Apple Watch ha profundizado en esta materia gracias a una mejor integración con el asistente de voz Siri con todos los servicios de la compañía y la compatibilidad con los auriculares inalámbricos AirPods. Ahora, por fin, el equipo sabe perfectamente dónde se tienen que conectar los cascos, con lo que la experiencia es mucho más agradable y práctica. El software, además, ha mejorado otros aspectos quizás menores como es el arranque inicial y la velocidad de conectividad, mucho más rápida que sus predecesores. Un enfoque hacia la salud portátil Dado su enfoque hacia la salud, el reloj es mucho más útil con algunas funciones muy interesantes como la de hacer una llamada de emergencia cuando el propietario sufre una caída brusca. En caso de registrar una bajada repentina de las pulsaciones -por debajo de las 40 pulsaciones- y una alteración del posicionamiento, el dispositivo puede avisar a emergencias rápidamente. Es una función interesante, aunque viene desactivada por defecto. Llama la atención, por otro lado, el peso cada vez mayor del sensor de ritmo cardiaco. Es muy preciso. Lo más interesante es que en la muñeca se puede tener una serie de prestaciones tan útiles en un espacio tan pequeño. A diferencia de sus antecesores, el nuevo reloj ha reforzado la corona digital con un electrodo diseñado para registrar, incluso, electrocardiogramas. Es una gran novedad al respecto y convierte al equipo en una herramienta médica portátil, pero es una función que llegará, de momento, solo al mercado norteamericano; la firma de la manzana se encuentra trabajando con los reguladores de productos médicos para ver si encuentran un encaje legal. Más independiente del móvil Hay una versión con conectividad LTE, cuya configuración es rápida, aunque conlleva gastos adicionales y una tarjeta SIM compatible. No es algo que haya inventado Apple, puesto que desde el pasado año Samsung, su principal rival en la industria, dispone de una versión de su reloj con la eSIM, la tarjeta electrónica que posiblemente sea tendencia también en los móviles. En este caso, se ha analizado con una tarjeta proporcionada por Vodafone. Gracias a ello, el reloj es perfectamente manejable sin tener que llevar el iPhone a cuestas. Es casi totalmente independiente. Y digo «casi» porque hay tareas que no se pueden realizar. La experiencia es sorprendente; se puede llamar -y si se tienen AirPods mejora bastante-, consultar diversas aplicaciones, recibir alertas y comunicarse desde la muñeca en interacciones fugaces. A nivel técnico, el dispositivo ha incorporado un chip S4 que mejora sustancialmente el rendimiento. Es fluido, rápido y cualquier gesto pone el marcha al reloj en un abrir y cerrar de ojos. Pese a que se ha extendido ligeramente, la batería sigue siendo uno de sus grandes inconvenientes. Los usuarios lo tendrán que cargar cada noche, incluso si se utiliza poco. Si se tira de datos, se consultan los mapas, se habla por teléfono o se reciben muchas alertas lo más seguro es que incluso antes salte el aviso de «batería por debajo del 10%». Esto es, sin duda, un aspecto negativo que empaña toda una experiencia. Reseña realizada con una unidad cedida temporalmente
03-10-2018 | abc.es
Así son los nuevos Surface Pro 6 y Surface Laptop 2: la apuesta de Microsoft para frenar a Apple
Microsoft ha presentado este martes, en un evento celebrado en Nueva York (Estados Unidos) sus nuevos dispositivos de la línea Surface, Surface Pro 6, Surface Laptop 2, Surface Studio 2 y Surface Headphones. Surface Pro 6 es un dispositivo convertible que integra la octava generación de los procesadores Intel Quad Core. Se presenta como un equipo un 67% «más rápido que la quinta generación de Surface Pro», como ha explicado la compañía, y cuenta con una batería que ofrece autonomía para todo el día. Detalle de Surface Pro 6 - MICROSOFT Este convertible cuenta con pantalla táctil PixelSense de 12.3 pulgadas y tecnología Intelligent Inking para escribir con un lápiz óptico. En la parte posterior, tiene una cámara de 8 megapíxeles con autoenfoque y resolución HD. Surface Pro 6 puede usarse como una tableta o como un ordenador portátil al conectar un teclado. Como tableta, cuenta en la parte posterior con una solapa reclinable en distintos ángulos. Está disponible en color gris y también, como novedad, en negro. La compañía de Redmond también ha presentado Surface Laptop 2, un ordenador portátil de 13.5 pulgadas con pantalla táctil PixelSense y procesador Intel Quad Core de octava generación, que presenta un diseño «elegante, ligero y ultrafino», como ha señalado Microsoft. Surface Laptop 2 es un 85% más rápido que Surface Laptop original, y ofrece una autonomía de hasta 14,5 horas para soportar la jornada. El teclado retroiluminado, además, presenta tejido Alcantara, y la pantalla cuenta con tecnología Intelligent Inking para escribir correos o anotaciones con un lápiz óptico. Al igual que Surface Pro 6, Surface Laptop 2 está disponible en color negro, junto a los colores gris, rojo y azul. Surface Studio 2, otro de los productos presentados este martes por Microsoft, es «el Surface más potente» de Microsoft, un ordenador que incrementa en un 35% su velocidad con su procesador Intel y en un 50 por ciento el rendimiento gráfico con una GPU Nvidia. Este equipo cuenta con una pantalla táctil PixelSense de 28 pulgadas, se complementa con el Surface Pen, el lápiz óptico de la compañía que presenta 4.096 niveles de presión, y la tecnología Intelligent Ink. Por último, la compañía ha dado a conocer sus auriculares Surface Headphones para «completar la experiencia Surface». Ofrecen sonido claro y 13 niveles para ajustar la cancelación de ruido. Estos auriculares están se conectan mediante Bluetooth a otros equipos, y cuenta con control táctil en los laterales. Un sistema automático de pausa activa o detiene la reproducción al retirar los auriculares de las orejas. Están conectados con Cortana.
77