Noticias de "facebook"

30-09-2016 | abc.es
A lo largo de esta semana muchos usuarios de Whatsapp se han levantado con una inesperada y desagradable sorpresa. La aplicación les instaba a aceptar sus nuevas condiciones de uso sin darles más opción en caso de que quisieran seguir utilizando el sistema de mensajería instantánea. La polémica reside en que aceptar estas condiciones implica que WhatsApp compartirá la información personal de los usuarios con Facebook, algo que muchos se han tomado como una vulneración de su privacidad. Repasemos los hechos. En octubre de 2014 Facebook certificó la compra de la aplicación de mensajería instantánea más usada del mundo: la archiconocida WhatsApp. En esa operación, la empresa dirigida por Mark Zuckerberg invirtió más de 17.000 millones de euros, una cifra mareante que hizo que mucha gente se preguntara qué interés podía tener el rey de las redes sociales en realizar este desembolso y cómo pensaba monetizar la «app». Antes incluso de que se cerrase la compra, cuando se hizo público que la operación se llevaría a cabo, Whatsapp se apresuró a informar, a través de un post en su blog, que nada cambiaría para sus usuarios. De esta manera, la «app» de mensajería instantánea seguiría siendo autónoma e independiente, sin alianzas entre ambas compañías. Sin embargo, muchos usuarios han visto traicionado este compromiso tras el cambio en las condiciones de uso de Whatsapp el pasado 27 de agosto. Así, WhatsApp explicaba a sus usuarios que su información personal podría ser utilizada por Facebook. Pero, ¿era posible evitarlo? Tan pronto como salió el anuncio, muchos medios publicaron la forma de evitar que WhatsApp compartiera tus datos. Bastaba con indicarlo en los ajustes de la propia aplicación, algo que parecía sencillo. Sin embargo, la sorpresa ha saltado en los últimos días. Todos aquellos usuarios que eligieron no compartir sus datos o que lo dejaron para más adelante están recibiendo un nuevo aviso por parte de la empresa pidiendo a los usuarios que acepten las nuevas condiciones de uso, y, esta vez, tan solo dan la opción de aceptar si se quiere seguir usando la aplicación. Por supuesto, las reacciones no se han hecho esperar, y Alemania ha sido uno de los primeros países en dar su respuesta. El comisionado para la protección de datos de Hamburgo ha emitido una orden prohibiendo que Facebook recopile y almacene los datos de los usuarios de WhatsApp, un primer paso que puede encontrar su eco en otros países. Asimismo, Telefónica ha empezado a trabajar en una plataforma que permitirá a sus usuarios cobrar a Google y a Facebook por el uso de sus datos. A partir de ahora, surgen aún más preguntas. La primera de ellas es clara: ¿Qué hará Facebook con los datos de los usuarios de WhatsApp? Cuando hablamos de Big Data, las posibles aplicaciones son casi infinitas, pero vamos a desgranar algunas de ellas: Publicidad en Facebook: Al disponer de toda la información personal de los usuarios de WhatsApp, Facebook tendrá más datos para segmentar anuncios de acuerdo a los gustos de los usuarios. De esta manera, nos mostrarán sugerencias personalizadas en el ámbito de la publicidad. Sugerencias de amistad: Facebook también dispondrá de nuestros números de teléfono y de nuestra lista de contactos, una información que podrá utilizar para sugerirnos amigos dentro de la red social. Fines comerciales: Aunque WhatsApp mantiene su restricción a los banners publicitarios, asegura que en un futuro se podrá utilizar la aplicación para el intercambio de «información de pedidos, transacciones y citas, notificaciones de entrega y envío, actualizaciones de producto y servicio, y mercadotecnia». En principio, nos permitiría, por tanto, recibir información sobre un vuelo contratado, la fecha de entrega de un encargo o incluso recibos de compras pasadas. El problema está en que este sistema puede ser una vía de entrada a los mensajes publicitarios, a pesar de que WhatsApp insiste en que los usuarios podrán administrar estas comunicaciones para seleccionar aquellas que les interesen. Muchas fuentes apuntan a que Facebook ofrecerá a las empresas la posibilidad de enviar mensajes a los usuarios, que hasta ahora reciben por SMS, bien promocionales o notificaciones especiales. Coordinar los servicios entre Whatsapp y Facebook: Desde la página web de la app de mensajería instantánea, aseguran que, gracias a esta nueva situación, podrán coordinar mejor los servicios ofrecidos por ambas herramientas. De esta manera, indican que contarán con más precisión el número de usuarios únicos y podrán combatir con más eficacia los mensajes no deseados y el abuso. Por el momento, aquellos usuarios de Whatsapp que no tengan abierta cuenta en Facebook no necesitarán hacerlo, y seguirán usando la app de mensajería instantánea sin problemas. La batalla está abierta, y son muchos los que están explorando otras opciones de mensajería como Google Allo o la ya conocida Telegram. Estas compañías previsiblemente aprovecharán que el viento les sopla a favor para incentivar que fieles seguidores de Whatsapp se pasen a sus sistemas y probablemente ganen peso, por lo que podrían convertirse en otra tendencia a la que los profesionales de la comunicación y el marketing debemos estar muy atentos. Sin embargo, Whatsapp cuenta con una enorme cantidad de usuarios únicos, y casi todos nuestros familiares y amigos están presentes en la «app» del teléfono verde, lo que dificultará que optemos por otras alternativas. Quizá eso explique esta maniobra tan arriesgada de WhatsApp, que podría ponerse en contra a un porcentaje muy significativo de sus usuarios y poner en peligro su fidelidad. Mientras tanto, se extiende el debate sobre el límite entre Big Data y privacidad. Los datos generados por los usuarios mediante el uso de aplicaciones pueden ser de gran utilidad a la hora de segmentar y personalizar la información, algo que no tiene por qué ser negativo. Sin embargo, parece claro que el uso de esos datos debe ser permitido previamente y respetando siempre el derecho a la privacidad y a la intimidad de las personas. Las empresas buscan cada vez más información sobre sus clientes y usuarios, con el objetivo de conocer más detalladamente a su público objetivo y comunicarse con ellos de una manera más personal y cercana. Sin embargo, hay un límite que no se debe cruzar, ya que, aunque los usuarios quieren ser tratados de forma individual, vulnerar su privacidad acabará desembocando en el efecto contrario y perderemos lo más importante que puede tener una compañía: su confianza. Ignacio Casas es el director del departamento de Tech y Digital de la firma Cohn & Wolfe
29-09-2016 | abc.es
Cinco gigantes de la tecnología se unen para vigilar el crecimiento de la «inteligencia artificial»
No es muy habitual que cinco grandes multinacionales se pongan de acuerdo en algo. Sin embargo, como una generosa excepción, Facebook, Google, Microsoft, Amazon e IBM han creado una sociedad con la que vigilar el crecimiento de la inteligencia artificial y evitar malas prácticas en el futuro. Imagen de la web corporativaHasta hace no mucho, hemos visto cómo las grandes tecnológicas seguían su propio camino en esta disciplina. Sin embargo, algo ha hecho cambiar el criterio de estos cinco gigantes. Facebook, Google, Microsoft , Amazon e IBM han puesto en marcha «Partnership on AI», una sociedad que pretende, según su página web, «estudiar y formular mejores prácticas en tecnologías de inteligencia artificial, avanzar en su comprensión por parte del público y discutir sobre su influencia en la sociedad». Aunque seguirán compitiendo entre sí, pues todas llevan tiempo investigando en este área, se han propuesto unificar criterios para evitar malas prácticas en el futuro. En este sentido, prometen ser muy vigilantes en materias como la ética y la privacidad, una de las grandes batallas de nuestro tiempo. Sin Apple ni Twitter «Partnership on AI» (Asociados en la inteligencia artificial) tiene como objetivo, dice, «apoyar la investigación y recomendar las mejores prácticas en áreas como la ética, la equidad y la inclusión; la transparencia y la intimidad; la colaboración entre las personas y los sistemas de inteligencia artificial». Esta asociación, a la que todavía no se han sumado ni Apple ni Twitter , pretende ser una especie de consejo de sabios. Aspira a reunir regularmente a expertos en disciplinas como la psicología, la filosofía, la economía o la sociología «para discutir y y orientar sobre las nuevas cuestiones relacionadas con el impacto de la inteligencia artificial en la sociedad».
28-09-2016 | enter.co
Facebook pronto lanzará su herramienta para empresas
Facebook está a punto de lanzar Facebook at Work, una red social enfocada en empresas, y ahora planea cobrar a las compañías basado en el número de empleados que usen el servicio mensualmente, según le dijo un ejecutivo de Facebook a The Information. Una fuente cercana al proyecto le confirmó a TechCrunch esta información y […]
28-09-2016 | enter.co
Google Allo prende la carrera por la mejor app de chat
Google Allo, la aplicación de chat de Google, ya está disponible para iOS y Android desde el 21 de septiembre de 2016. Con su llegada la empresa quiere entrar al mercado en el que Facebook actualmente es el rey con sus dos apps: WhatsApp y Facebook Messenger. Continúa leyendo en ENTER.CO3 comentarios en Google Allo prende la […]
27-09-2016 | enter.co
Alemania ordenó a WhatsApp no compartir datos con Facebook
Hace un mes nos enteramos de que Facebook usaría los datos de los usuarios de WhatsApp para fines publicitarios, a pesar de haber afirmado cuando compró la app de mensajería que eso nunca sucedería. En Alemania se le ordenó a Facebook que borre todos los datos que actualmente almacena de los 35 millones de usuarios […]
27-09-2016 | abc.es
Misterio resuelto: ¿Por qué un exempleado de Facebook renunció a un sueldo de seis cifras?
Matt Kulka es un exempleado de Facebook que renunció a un «trabajo de ensueño», tal y como él mismo calificó, en el que cobraba un sueldo de seis cifras. Él mismo ha confesado en la publicación Vox porque decidió renunciar a su trabajo en la red social más importante. Al parecer, a pesar de su elevado salario anual, el nivel de vida de Silicon Valley era superior a lo que podía permitirse. Kulka vivía en el estado de Arizona con su familia cuando recibió un mensaje del recluador de Facebook por LinkedIn. Después de una entrevista telefónica, la empresa le ofreció el trabajo y a la semana se trasladó a Silicon Valley. «Era un trabajo de ensueño, en un lugar que siempre me había fascinado. Cuando dije sí, estaba muy emocionado», dijo. «Cinco años más tarde, renuncié a mi trabajo. No por el trabajo ?me encantaba trabajar en Facebook-. Lo dejé porque no me podía permitir vivir en Bay Area, a pesar de las generosas seis cifras de sueldo», cuenta kulka en Vox. En 2004 se mudó a San Francisco, desde dónde trabajaba para una empresa de Nueva Jersey, y ya allí, compartiendo su casa con un desconocido, se dio cuenta que el coste real de vida era bastante elevado. Por ello, un año más tarde regresó a Arizona, hasta que en 2010 recibió la oferta de Facebook. «Todo es diferente en Facebook. Es como un Disneyland para los amantes de la tecnología. Grandes espacios con escritorios con inmensos monitores, micrococinas que todos los días se llenan con bebidas y aperitivos, tableros de ajedrez y mesas de ping-pong..», describe el exempleado. Kulka cree que empresas como Facebook deberían revisar sus políticas y trasladar sus oficinas a otros centros tecnológicos menos poblados, donde los costes de alquiler sean más baratos. No me arrepiento de haber aceptado la oferta de Facebook, fue una experiencia estupenda. Pero no quiero vivir en Silicon Valley para siempre», concluye Kulka.
27-09-2016 | abc.es
Alemania golpea a Facebook: le prohíbe obtener los datos de WhatsApp
Llegó el día W y la primera denuncia. Es el momento en el que los datos de WhatsApp pasan, de manera oficial, a pertenecer a Facebook, su empresa matriz. Y lo hace, en efecto, para potenciar aún más si cabe su herramienta publicitaria, su gran negocio. Hace justo un mes la popular aplicación de mensajería instantánea anunció, tras cuatro años sin hacerlo, un cambio importante en su política de uso que obligaba a sus usuarios a aceptar las nuevas condiciones que permiten la transferencia de información de un servicio al otro, una situación que Alemania pretende poner fin al considerar que no se ajusta a la normativa relativa a la protección de datos. Porque la compañía norteamericana, para cubrirse las espaldas, dio la opción a sus más de mil millones de usuarios de desactivar la opción de compartir datos como el número de teléfono o la lista de contactos. Pero había un límite, treinta días. El tiempo ha concluido y los usuarios que decidieron postergar la aprobación de los términos de uso están condenados a no continuar perteneciendo a la comunidad, es decir, los usuarios están obligados a aceptar las condiciones. Frente a esta situación, autoridades alemanas han prohibido este martes a Facebook «recopilar y registrar» los datos de los usuarios alemanes de WhatsApp, aplicación adquirida por la red social en 2014 en una de las mayores operaciones económicas en el ámbito de la tecnología. La Agencia de Protección de Datos de Hamburgo, ciudad donde se instaló la sede de la compañía, ha impuesto una orden administrativa para detener la recolección masiva de información personal así como borrar los datos ya enviados a la empresa a través de la aplicación, relatan en un comunicado. Por ahora es la primera de esta naturaleza que se produce en el contexto europeo. Así, el Comisionado de Hamburgo para la Protección de Datos y Libertad de Información considera que esta está destinada a proteger los datos de unos 35 millones de usuarios de WhatsApp registrados en Alemania. «Tiene que ser su decisión [en referencia a los usuarios] si quieren que sus cuentas estén vinculadas con Facebook, que debería pedir una autorización previa. Esto no ha sucedido», señala el inspector del regulador alemán, Johannes Caspar. El organismo alemán ha recordado que Facebook y WhatsApp se califican de «empresas independientes», por lo que la situación de recabar datos atenta contra los acuerdos firmados para la adquisición de la compañía de mensajería. «El hecho de que esto suceda ahora no es solo engañar a sus usuarios y al público, también constituye una infracción de la legislación nacional de protección de datos. Este intercambio es solo admisible si ambas empresas han establecido una base legal para hacerlo», sostiene Caspar. «Facebook, sin embargo, ni ha obtenido una aprobación previa de los usuarios de WhatsApp, ni tampoco cuenta con una base legal para los datos». El gigante de internet ha salido al paso defendiendo que cumple con la ley de protección de datos de la Unión Europea. «Estamos abiertos a colaborar con las autoridades de Hamburgo para responder a sus preguntas y plantear cualquier preocupación», asegura un portavoz de la compañía en declaraciones a la agencia AFP.
27-09-2016 | elpais.com
WhatsApp consuma su advertencia: o se aceptan sus condiciones o no se podrá seguir usando
La compañía cambió su política al compartir los datos de sus usuarios con Facebook
204