Noticias de "facebook"

07-07-2015 | abc.es
¿Quién te ha eliminado de Facebook?
Ha sido un tema recurrente desde hace muchos años, desde que Facebook comenzara a ser popular. Es posible que gran parte de los usuarios de esta red social se le haya pasado por la cabeza intentar averigurar si un contacto les ha eliminado. No es oficial, pero una aplicación alternativa promete hacerlo.Aunque pudiera sorprender a más de uno, las relaciones entre los usuarios de redes sociales pueden verse alteradas por estos aparentemente inocentes comportamientos. Dejar de seguir a alguien puede ser interpretado por más de uno como una afrenta personal, difícilmente perdonable. Pero siempre e..
06-07-2015 | abc.es
La censura a un niño homosexual desata la ira en Facebook
La decisión más difícil de Facebook está servida.Solo tiene diez años, pero ya es consciente de lo duro que puede ser sentirse diferente. La cuenta Humans of New York (Humanos de Nueva York), dedicada a compartir instantáneas de neoyorquinos con historias conmovedoras, relató en su cuenta de Facebook los duros pensamientos de un niño homosexual del que, por razones obvias, se evitó dar su nombre: «Soy homosexual y tengo miedo a cómo será mi futuro y de que no guste a las personas». Junto a la cita, una imagen del chaval igual de desoladora.Por razones que todavía se desconocen, Facebook decidi..
06-07-2015 | diarioti.com
Seis de cada 10 argentinos utilizan las redes sociales en su trabajo ? Facebook lidera las preferencias
Así lo revela un sondeo realizado por Grupo RHUO y la Universidad Abierta Interamericana (UAI) entre 1200 hombres y mujeres del país.Ver mas
05-07-2015 | abc.es
El curioso Facebook para cristianos que lucha contra la pornografía y las palabrotas
Su interfaz es similar a la de Facebook, al menos en lo que al color se refiere (azul) y a su forma de uso. Sin embargo, Facegloria ?una nueva red social brasileña para cristianos evangélicos que nació hace aproximadamente un mes- cuenta con una clara diferencia con respecto a la creación de Mark Zuckerberg: no acepta que sus usuarios se escriban insultos o compartan pornografía. Así lo afirman, al menos, varios medios internacionales como la versión digital del diario «Clarín», donde también se señalan una serie de modificaciones menores de esta red. Eso sí, no por ello menos curiosas. Un cla..
04-07-2015 | 20minutos.es
Un niño revoluciona Internet al hacerse un 'selfie' con su abuelo muerto y subirlo a Facebook

20MINUTOS

  • Ha ocurrido en Arabia Saudí, cuyas autoridades están investigando los hechos.
  • Han calificado los hechos como "irresponsables" y como "una violación de la moral pública".

John Osama es un niño saudí que ha revolucionado Internet tras una chiquillada que le puede salir cara: hacerse un 'selfie' con su abuelo muerto y subirlo a Facebook.

Todo ocurrió la semana pasada, en un hospital de la zona de Medina, según informa el Daily Mail. El chaval cargó en su cuenta de Facebook una foto de su rostro, sacando la lengua, junto al lecho de muerte de su abuelo, con un emoticono para mostrar su tristeza y el texto "adiós, abuelo".

La foto se viralizó y las autoridades, con la ayuda del hospital, se han puesto manos a la obra con el asunto. Abdul Razak Hafedh, el portavoz del Gobierno en la zona, afirmó que se trata de un caso de "conducta irresponsable" y una "violación de la moral pública".

Además, de confirmarse que la foto se hizo en el hospital, Hafedh dijo que sus responsables también responderán ante la ley.

04-07-2015 | 20minutos.es
Compartir contenidos con el pensamiento: así quiere ser Facebook en el futuro

20MINUTOS

  • Mark Zuckerberg quiere que los usuarios puedan compartir contenidos a partir del pensamiento.
  • La telepresencia, telepatía e Inteligencia Artificial son tres grandes ejes sobre los que girarán muchos proyectos de Facebook en el futuro.

El fundador y director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, ha dejado claras sus intenciones sobre la red social para el futuro a medio y largo plazo.

Su objetivo reside en compartir contenidos a partir del pensamiento. Algo que puede sonar a ciencia ficción, pero que Zuckerberg tiene claro.

"Será lo último en tecnología de la comunicación. Uno será capaz de pensar algo y tus amigos inmediatamente experimentarán ese pensamiento si uno quiere", respondió durante una tanda de preguntas y respuestas en su perfil de Facebook el martes.

La telepresencia, telepatía e Inteligencia Artificial son tres grandes ejes sobre los que girarán muchos proyectos de Facebook en el futuro, quiso dejar claro Zuckerberg.

Su respuesta, quiso dejar claro, era con vistas a medio y largo plazo, no algo que se pudiese experimentar en los próximos meses.

03-07-2015 | 20minutos.es
Internet en España: en 2000 empezó el gran cambio

JUAN FERRARI

  • Quince años más tarde, el efecto 2000 parece una novela de distopía.
  • La aparición de todo tipo de contenidos, con las redes sociales a la cabeza, e innumerables negocios ligados a internet han hecho que sea un imprescindible cotidiano.
  • Visualiza y descárgate el especial en PDF: 'Así éramos, así somos'.

El milenio comenzó con el susto en el cuerpo. Los expertos pronosticaban una hecatombe informática tras la última campanada de 1999. Efecto 2000, lo llamaron.

Los programadores habían decidido, por ahorrar memoria, omitir la centuria del año en las fechas, con la alarma de que el software se volviese loco en los años que no empezasen por 19. Esa Noche Vieja medio mundo (el desarrollado) cruzó los dedos para que al 31 de diciembre de 1999 no le siguiese el 1 de enero de 1900.

Quince años más tarde, el efecto 2000 parece una novela de distopía; pero en aquel entonces la informática seguía percibiéndose por la mayoría de la población como un enemigo más que como un aliado. En ese contexto, internet era ciencia ficción apta solo para iniciados y, después del efecto 2000, parecía una tecnología de alto riesgo.

El siglo XX terminó con menos de tres millones de usuarios de internet en España, el 8,2% de la población. Hasta entonces, la implantación había sido lenta. En 1995, según explica Javier de Rivera, sociólogo especialista en nuevas tecnologías (sociologiayredesociales.com), se empieza a comercializar en todo el mundo internet para el gran público, hasta entonces limitado a centros públicos (universidades y centros de investigación).

Las primeras en subirse al carro fueron las empresas, que sirvieron como centro de entrenamiento para que muchos españoles tomasen contacto con una herramienta que prometía. En febrero de 1996 se calculaba que había 240.000 internautas en España; un año más tarde, 765.000; en marzo de 1998 se había superado el millón y al año siguiente los dos millones. Una propensión meteórica que en términos absolutos no llegaba al 6% de la población.

Extender el uso de Internet

El Gobierno, empujado desde Bruselas, estaba empeñado en difundir una tecnología que contribuiría a mejorar la competitividad de la economía. Japón y EE UU tenían una delantera que se percibió como un peligro muy real. Exigía extender el uso de internet, para lo cual era preciso sacarlo de las empresas e introducirlo en los hogares.

A tal fin, el Gobierno desarrolla una reglamentación que implantase la liberalización de los servicios de telecomunicaciones terrestres, hasta entonces en manos de Telefónica.

Aunque ya estaban presentes otros operadores en el mercado nacional, se limitaban a la también incipiente telefonía móvil, dejando los cables para el antiguo monopolio estatal. No obstante, algunas empresas, las cableras, se adentraron en la implantación de una nueva red de fibra más potente para competir con la de cobre.

En 2000 se consolida el proceso legal de liberalización y supone una inflexión en la implantación de internet en España.

Dos fenómenos íntimamente ligados se alían y sirven como catalizador para catapultar internet: tecnología y precio. El 2 de febrero, Telefónica presenta su tecnología ADSL, que permitía obtener mayores velocidades de navegación usando la red tradicional de cobre.

Hoy parece ridículo hablar de 256 Kbps, 512 Kbps y 2 Mbps, pero entonces suponía un salto casi abismal, si se tiene en cuenta que hasta ese momento se navegaba a 56 Kbps. Para aquellos que no lo vivieron o les falle la memoria, bajarse una foto de 3 Mb suponía entre 5 y 7 minutos de espera. Para ello, la operadora realizó una inversión inicial de 40.000 millones de pesetas (240 millones de euros), con la que esperaba captar al menos los 20.000 primeros clientes.

El año terminó con 600.000. Ya había tecnología, pero a qué precio. El Gobierno siguió presionado y pactó con Telefónica el lanzamiento de una tarifa plana. Hasta entonces el minuto de navegación se pagaba como un minuto de conversación. La tarifa plana, a pesar de sus muchos condicionantes, implica una reducción importante para el internauta.

El efecto quedó patente: en febrero los usuarios eran 3,66 millones, y en noviembre alcanzaban los 5,5 millones, cerca del 16% de la población. Se puede afirmar que aquel año se pusieron las bases para la democratización de internet. No obstante, poco se parece el de entonces al de hoy. En lo tecnológico, todo cambia en estos tres lustros con la irrupción del internet móvil, en tabletas y smartphones, y la extensión a otros dispositivos como la televisión o la conquista del coche.

Pero la tecnología poco explica la explosión de un fenómeno que en 15 años ha dado la vuelta a la vida de los españoles como un calcetín. La aparición de todo tipo de contenidos, con las redes sociales a la cabeza, e innumerables negocios ligados a internet (con el e-commerce presente en el día a día) han hecho de internet un imprescindible cotidiano.

Pero ¿qué fue antes, el huevo o la gallina?

Javier de Rivera insiste en que la tecnología por sí sola no explica los grandes cambios sociales. De hecho, la informática e internet no son la primera tecnología que revoluciona la vida.

Desde el fuego, pasando por la rueda, el motor de vapor primero y de explosión después, la electricidad, la electrónica.. La lista es larga y contundente. En opinión de De Rivera, deben conjugarse otros elementos para que una tecnología acabe generando una catarsis social, como ha sucedido con internet.

En primer lugar, un interés comercial que permita el desarrollo de la tecnología. El sociólogo lo explica con un ejemplo: "Las redes sociales surgen en 2004, pero no despegan hasta 2008, cuando en un solo año duplican sus asiduos. La diferencia estriba en que un año antes, en 2007, Microsoft y otras empresas deciden invertir en ellas, concretamente en Facebook".

Una vez más, la búsqueda de rentabilidad mueve el mundo. De hecho, los movimientos empresariales, la compra de una pequeña start-up por un gigante, puede hacer despegar alguna tecnología o negocio. O hundirlo. "Tuenti, que tuvo un gran tirón entre los jóvenes españoles, languideció cuando la compró Telefónica", declara.

Pero tanto o más importante que el interés comercial es el interés de la sociedad. Grandes tecnologías han fracasado porque han llegado demasiado pronto. El año 2000 supuso también otro hito en internet. Ese año estalló la burbuja de las punto.com, empresas por las que se pagaron millonadas cuando no tenían capacidad para generar dinero. "Muchas de ellas fracasaron porque se habían adelantado a su tiempo", declara De Rivera.

Otras, sencillamente estaban sobrevaloradas. "Internet es posible gracias a tendencias sociales y culturales que existían antes, pero a su vez, estos movimientos se extienden porque la tecnología las hace posibles", aclara. El viejo dilema del huevo y la gallina. Cambios en todas las parcelas de la vida, incluida la política.

"Podemos o el 15-M son impensables sin internet. Mejor, nada de lo que sucede hoy en día es imaginable sin internet", matiza. Sin embargo, internet trae consigo algunos efectos negativos: las relaciones se han multiplicado, con cientos de amigos virtuales, pero a cambio se han empobrecido. "Esto tendrá que ajustarse en el futuro", dice el sociólogo, experto en nuevas tecnologías.

03-07-2015 | 20minutos.es
El grave riesgo del exhibicionismo virtual

JOSÉ ÁNGEL GONZÁLEZ

  • La sociedad basada en la tecnología digital puede ser más rápida y más cómoda, pero esconde peligros y nos expone a la delincuencia y el control.
  • Los expertos creen que pronto habrá un gran ciberatentado.
  • Visualiza y descárgate el especial en PDF: 'Así éramos, así somos'.

Imaginemos el encargo de redactar un informe específico sobre un tema dado y buscar respuestas que den acceso a cualquier otra persona a un conocimiento medio pero suficiente sobre el asunto.

Por ejemplo, la cronofobia, el miedo intenso y desproporcionado al paso del tiempo que se manifiesta en la sensación de que los acontecimientos se están moviendo demasiado rápido y sin sentido.

Para elaborar un dosier de una docena de folios, hace 20 años necesitaríamos unas diez horas de consulta de material de referencia en una biblioteca. Hoy sería posible redactarlo, sin moverse de casa y con los mismos resultados, en diez minutos.

Dentro de dos décadas, un gadget electrónico conectado a nuestra mente nos dejará hacerlo sin intermediarios en diez segundos. Vivimos en un periodo histórico de crecimiento exponencial de la maquinaria. El ejemplo lo llevamos en el bolsillo –o en las manos, como paganos trasladando ídolos–.

Son los smartphones que ya están a punto de entrar en la generación 5G –previstos como de uso común para 2020 y capaces de bajar un archivo de 50 gigas en 80 segundos–, mil veces más rápidos que los 4G.

Nunca fue tan fácil la conexión entre personas. Hasta aquí la teoría, porque otra cuestión es la práctica: con datos de enero de 2015, solo el 42% de la población mundial es usuaria activa de internet; el 29%, de redes sociales; el 51%, de telefonía móvil, y el 23%, de smartphones. No somos tan e-personas como puede parecer según el orfeón de fanáticos del silicio, sobre todo porque la red y sus servicios, que han jugado muy bien a la ficción de la gratuidad, siguen siendo cosa de gente con dinero suficiente para pagar los recibos por el uso de las comunicaciones.

Artilugios virtuales

Del otro lado de la trinchera de la sociedad líquida, donde nada permanece, todo caduca al tiempo que nace, los héroes son celebridades y lo virtual ha sustituido a lo vital, acechan, atacando en silencio, las fuerzas oscuras del traqueo y la cookie usada como dron invasivo: agencias gubernamentales o de mercadotecnia recopilando la enciclopedia universal de los seres humanos, sus placeres, vicisitudes, pautas de consumo y selfies.

Si algo hay que otorgarle a Facebook es sinceridad en su vocación de cambiar chismorreo –que le entregamos gratis los usuarios– por valores bursátiles. "¿Qué estás pensando?", la pregunta en la casilla de ‘estado’, es la unidad de cambio del nuevo mundo. Incluso defensores incondicionales de la e-vida advierten el peligro de tanto voyeurismo.

El estadounidense Thomas Frey, que se define como "analista del futuro y visionario", alerta sobre un par de implicaciones perniciosas del exhibicionismo virtual: "Perder la propiedad de tus habilidades y convertirte en un blanco fácil de la delincuencia, el fraude y el chantaje" en un mundo "radicalmente transparente donde es fácil perder el control".

Frey está seguro de que falta poco para algún tipo de "grave incidente o ciberatentado" que obligará a la formación de una "unidad policial supranacional de intervención inmediata" y "cambiará radicalmente las reglas de internet y del comercio electrónico". Una sociedad basada en los "milagros" de los artilugios virtuales y la lógica binaria no es saludable per se, añade Frey.

"Las máquinas vienen con el añadido de que son autosuficientes y cuando crees en esa promesa es cuando el escenario se derrumba.La autosuficiencia lleva al aislamiento y a creer que los demás no hacen falta. Me encanta, como a cualquiera, la idea de no tener que tomar tantas decisiones, pero hasta ahora cada instrumento electrónico ha añadido la necesidad de tomar más decisiones en mi existencia, no menos".

03-07-2015 | 20minutos.es
En bicicleta y oyendo ‘Spotify', así han influido las nuevas tecnologías en nuestra vida

PATRICIA PACHECO

  • Internet, teléfonos móviles, tabletas, redes sociales, ‘eBooks’, ‘apps’, videollamadas…
  • ¿Cómo han influido las nuevas tecnologías en nuestra forma de comunicarnos en los últimos 15 años?
  • Visualiza y descárgate el especial en PDF: 'Así éramos, así somos'.

Después de ver la segunda saga de Regreso al futuro, tener la esperanza de ser como Marty McFly algún día y conducir coches voladores no parecía una idea tan disparatada. Pero 2015 ha llegado y la realidad es que seguimos conduciendo por carreteras. Si bien hay una compañía eslovaca que trabaja en el invento, falta mucho para esto.

Pero… ¿se alejaba mucho la realidad imaginada por Robert Zemeckis? Algunos de los avances tecnológicos que se pronosticaban en la película se han hecho realidad, otros por el contrario, no.

Veíamos con expectación y asombro la posibilidad de poder comunicarnos a través de videollamadas, muy similar al Skype de hoy en día, o llevar ropa inteligente con conexión a internet, y precisamente, estos son solo algunos de los avances que mejor se han integrado en la sociedad para formar parte de nuestros hábitos diarios. La tecnología trabaja para seguir creando productos que nos faciliten nuestro día a día.

Los medios de transporte y medios de comunicación mejoran en eficiencia y calidad hasta límites insospechados. Hasta la acción más simple de ir al trabajo se ve influenciada por todos estos avances que, sin duda, nos ofrecen herramientas vitales.

Realizar tareas de forma más rápida y cómoda ayudándonos a ahorrar y aprovechar el tiempo son algunas de sus premisas. Porque… ¿cuánto tiempo invertimos en los desplazamientos al trabajo? La mayoría pasa largos trayectos viajando en el metro, conduciendo o montado en el autobús cada día. Ahora, gracias a todas estas herramientas de trabajo y entretenimiento podemos exprimir al máximo el tiempo que pasamos viajando para que el trayecto resulte más productivo, o al menos algo más entretenido.

¿Recuerdan ese discman con el que escuchar música o la Game Boy con la que amenizabas los tediosos trayectos? Parece que han pasado siglos si nos imaginamos un vagón de metro sin gente conectada a internet a través de tabletas, eBooks o smartphones.

En la actualidad hay un puñado de aplicaciones perfectas para acceder a la información en cualquier momento. Comprar un billete de avión, escuchar el último single del cantante favorito, ver un tutorial en YouTube, jugar al Candy Crush, subir una foto a Facebook o tuitear sobre lo que ocurre a tiempo real ahora es posible esté donde esté.

Entonces… ¿qué hacíamos hace 15 años cuando no existía nada de esto? Cuesta recordarlo, pero la realidad es que hasta hace poco vivíamos sin estos aparatos. Para realizar una simple llamada, por ejemplo, se necesitaba una cabina telefónica o un lugar donde hubiera teléfono fijo, porque por aquel entonces solo unos pocos afortunados disponían de teléfono móvil.

La caída del correo postal

Para contactar con alguien que se encontraba lejos era habitual escribir postales y cartas. En la actualidad, nadie pierde tiempo en escribir una carta y llevarla al buzón para que llegue dos días después, si en cinco minutos podemos hacer llegar toda la información que queremos.

Resulta complicado pensar que solo han pasado unos cuantos años, viendo lo bien que la sociedad se ha adaptado a la funcionalidad, inmediatez y precisión que nos ha brindado la tecnología. Pero no todo puede ser bueno, también nos ha hecho olvidar elementos tradicionales que rebosaban de personalidad y encanto. No obstante, hábitos como la lectura en papel aún resisten al desarrollo de la tecnología, aunque la lectura digital se esté convirtiendo en una tendencia en alza que amenaza con desplazar al papel en España.

Sin embargo, el cambio sigue suscitando descontento para muchos lectores que consideran que el soporte digital no cuenta con las mismas ventajas que el papel. Aunque menos, sigue habiendo incomodidades en el formato digital que no convencen. No vemos la extensión, esquinas o márgenes del libro, ni cuentan con casi ilustraciones, que nos ayudan a recordar y amenizar lo que leemos.

Incluso el camino al trabajo en coche puede resultar asombrosamente productivo. Ahora no solo es posible escuchar la radio y el CD, sino que podemos ver vídeos, escuchar en MP3 decenas de canciones y podcats aprovechando cada uno de los kilómetros que recorremos. Escribir mientras vas conduciendo también es posible.

Existen aplicaciones que convierten la voz en texto escrito con bastante precisión. ¿A quién no le han surgido grandes ideas mientras se encontraba retenido en un atasco y se le han olvidado porque no tenía posibilidad de anotarlas? Cualquier proyecto que pase por nuestra cabeza puede grabarse al instante, sin esperar a tener bolígrafo y papel.

Pero no solo la tecnología ha provocado un cambio en el transporte. La crisis, el aumento del precio de la gasolina y el coste de las tarifas de los transportes públicos consolidaron en nuestro país nuevos servicios de transporte como Uber. A través de una aplicación móvil los pasajeros conectan con conductores que ofrecen servicios de desplazamientos. Las tarifas dependen de cada ciudad, aunque por lo general son menores que la de los taxis comunes.Cuentan, además, con la posibilidad de compartir costes y rutas con otros particulares.

Por su parte, Blablacar también se encuentra muy consolidada en España, considerándose el servicio alternativo más popular para viajar en coches de otras personas.

En concreto, consiste en compartir el coche en los viajes rutinarios del trabajo a casa y viceversa, o en viajes ocasionales de largas distancias. A diferencia de Uber, en Blablacar no existe compensación económica para el conductor que ofrece el automóvil, sino una forma de compartir gastos entre todos los pasajeros.

El sector del transporte privado cada vez incorpora nuevos elementos que dotan de mayor seguridad y comodidad a nuestros vehículos. El GPS se presentó como un hito tecnológico que integraba comunicaciones inalámbricas y navegación terrestre conjuntamente.

Su evolución ha sido notable hasta el punto de que la industria automovilística actual lo incorpora como elemento de localización en sus vehículos. Atrás quedan las indicaciones de nuestro acompañante que, más que guiarnos, hacía que diéramos unos cuantos rodeos antes de llegar a nuestro destino. Del mismo modo, la llegada del manos libres favoreció la comunicación y, sobre todo, la seguridad al volante.

Con la entrada en vigor de la ley que prohibía utilizar el móvil mientras se conducía en 2002, su uso se disparó hasta el punto de ser un elemento esencial para los fabricantes de coches. De acuerdo con los índices de contaminación y de los problemas de calidad del aire de las ciudades de muchos países del mundo, se produjo un cambio significativo en el mercado automovilístico. La entrada de los coches híbridos y eléctricos lo revolucionó todo.

Por desgracia, la sociedad actual no está todo lo informada que debiera en este tema y son muchos los prejuicios que aún se tienen sobre este estilo de automóvil. Una alternativa en la conducción cada vez más en alza y una forma de proteger al medio ambiente de gases contaminantes.

El coche híbrido combina un motor de combustión y otro eléctrico. Todavía no tienen peso dentro del mercado, pero son una realidad hace años y poco a poco empiezan a obtener popularidad. En 1997 Audi lanzaba el primer híbrido europeo moderno de producción al mercado, sin embargo, fracasó por su elevado precio.

No fue hasta 2009 con el Toyota Prius cuando el éxito de los híbridos llegó de forma masiva, con una cantidad muy elevada de soluciones técnicas innovadoras. El eléctrico, por su parte, cuenta con un único motor –eléctrico– y se mueve gracias al almacenamiento de la energía eléctrica en una batería que se recarga con tomas de corriente.

Se caracteriza por no contaminar con CO2, por no emitir partículas y por ser muy silenciosos. Además, el coste por kilometraje es inferior a los vehículos de combustión, con un precio de un euro a los 100 kilómetros. El Renault Twizy fue líder en el mercado español cosechando un gran éxito entre los vehículos eléctricos. Pero todavía son caros. El sector del transporte público incorporó en sus filas la tecnología wifi.

Distintas ciudades españolas desplegaron acceso a internet en muchos de sus autobuses, trenes o estaciones de metro. Se quería garantizar la posibilidad de que todos aquellos que no disponían de este servicio pudieran acceder a él de forma gratuita, y así poder realizar sus consultas y gestiones habituales durante el trayecto como el resto de personas. Las tarjetas de transporte, por su parte, son un nuevo soporte que sustituyen a los clásicos billetes de metro o autobús.

Paradas dinámicas

La intención es que el sistema de transporte público cuente con todos los elementos que aseguren un acceso cómodo, rápido y seguro. En el ámbito de la tecnología inteligente cabe destacar las paradas dinámicas, que además de facilitar la estimación de llegada de los autobuses, ofrecen información visual y sonora constante.

Además, los usuarios pueden informarse de los diferentes enlaces y correspondencias de esa misma línea con el resto. En este mismo sentido, el transporte público incorpora aplicaciones que alertan e informan sobre los servicios y las líneas generales de metro, tren y autobús. Permiten localizar paradas, consultar tarifas y horarios, contactar con atención al cliente y proponer sugerencias para mejorar el servicio, buscando un trato más personalizado con el cliente.

Antes dar pedales era solo un deporte; 15 años después se ha convertido en el sistema público de transporte más saludable, ecológico y exitoso de los últimos años. El aumento de los kilómetros de carril-bici y zonas verdes, hacen de las bicicletas el medio ideal para desplazarse en la ciudad y cubrir pequeños trayectos diarios.

Ayudan a reducir el tráfico de las ciudades más concurridas, combaten el sedentarismo y contribuyen a cuidado del medio ambiente. Los ayuntamientos de las principales ciudades españolas se van sumando a este servicio de alquiler gratuito que ya cuentan con diferentes centros especializados. Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Sevilla o Málaga integran una amplia red de carriles y estaciones, dotadas con un gran número de bicicletas por toda la ciudad.

BiciMAD, servicio bicicletas de Madrid, es uno de los que ofrece además bicicletas con asistencia eléctrica al pedaleo para todos aquellos que necesiten de ayuda adicional para llegar a su destino. El principal objetivo es proporcionar un medio alternativo más ecológico y más económico para el ciudadano, pero además se pretende que resulte una actividad diferente y entretenida de desplazamiento.

03-07-2015 | 20minutos.es
Nuevas formas de comunicarse: Del sms al wasap

YLENIA ÁLVAREZ

  • El escenario comunicativo actual sobre 2000 ha sufrido grandes variaciones.
  • Los cambios tecnológicos han impulsado mecanismos que pasan por el ‘boom’ de las redes sociales o la mensajería instantánea.
  • Visualiza y descárgate el especial en PDF: 'Así éramos, así somos'.

Luisa tiene 83 años y su marido Genaro, 88. Viven en un pequeño barrio de León y hace 15 años todavía no tenían teléfono fijo en casa. Son parte de una generación que, emigrada del pueblo a la ciudad, con los hijos cerca y una economía justa, no vio necesario tener una línea propia. Sin embargo, se fueron haciendo mayores y el "por si acaso" o el "mejor con" apremiaron.

A principios de los 2000 les regalaron su primer teléfono: un móvil. Luisa, que no había tenido ni uno de esos con ruletita ni uno nuevo con tecla de rellamada, no podía creerse tanta novedad.

El año 2000 fue el de los teléfonos móviles. Con mayúsculas. En 1999, en España había algo más de 15 millones de líneas activas de móvil, y solo unos meses después ya había más de 24. A partir de ahí, siempre hacia arriba, hasta 2006, cuando el número de líneas superó por primera vez al de habitantes: más de 45 millones. Ese año se marcó un punto de inflexión, y aunque mucha gente empezó a disponer de varias líneas de teléfono móvil, el crecimiento se contendría.

A finales de 2014 la cifra ascendía a algo más de 50 millones, según cifras de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). La edad dorada de la telefonía móvil, sí, pero ¿qué pasa con el fijo? El 3G y las tarifas planas han terminado por dejar al cable en un segundo lugar. O eso parece, porque en realidad los datos indican que hoy en día se usa más el fijo de lo que se usaba hace 15 años.

Las razones son fáciles, las tarifas son más baratas y en el mercado se ofrecen packs con llamadas ilimitadas al contratar el ADSL o la fibra. También influye la necesidad de tener un fijo para poder disponer de internet y, la calidad de la llamada, que sigue teniendo un soporte al que no le afecta la cobertura y no se le gasta la batería. La pregunta es si de algún modo el fijo se ha visto perjudicado por su competencia inalámbrica. La respuesta es no, y como prueba, las cifras: en 2000 había más de 17 millones de líneas fijas, a finales del 2014 estas habían aumentado a casi 19 millones.

La mayoría de los especialistas ven en la superación de la barrera de tiempo y espacio uno de los hitos en la comunicación de los últimos 15 años. Antes, la mayor parte de los medios eran síncronos y llamar por teléfono dependía de tener acceso a un teléfono y estar en ese sitio para cogerlo. Además, se llamaba generalmente a un lugar, no a una persona. Cualquiera cogía el teléfono y daba por hecho que iba a sonar en un espacio determinado. Entonces preguntaba por alguien concreto.

De la carta al e-mail

Para no depender de todos estos condicionantes otra de las opciones era la carta, pero, evidentemente, podía tardar en llegar dos o tres días. La carta es, precisamente, otro de los temas curiosos al hablar de la evolución de la comunicación en los últimos 15 años. En la calle ya apenas se ven buzones (tampoco se ven cabinas telefónicas), ¿cuántas cartas recibimos en el buzón? Cada vez menos, ya hasta las facturas son, en muchos servicios, electrónicas, y la correspondencia bancaria ha pasado al e-mail.

Pues bien, es cierto que para temas personales existe peligro de extinción, pero aún así Correos sigue más presente en nuestras vidas de lo que en principio puede parecer. Los carteros han cambiado la carpeta por la PDA, sí, pero sus carritos, aunque llevan ahora menos sobres, empiezan a llenarse con los paquetes del e-commerce. El comercio electrónico, las compras por internet, se han incrementado un 20% en los dos últimos años.

En 2014 el servicio postal estatal gestionó 3.600 millones de envíos en España, en 2000 fueron 3.500 millones. Respecto a los buzones, también parece una ilusión. Hay menos, cierto, pero no son tan pocos, 33.609, mientras que hace tres lustros la cifra estaba en los 37.812. Sí ha habido una reubicación que ha afectado su visibilidad, es decir, Correos no ha dotado a los nuevos barrios con buzones, sino que los ha tomado de otras zonas donde casi no se usaban o que tenían una oficina cerca.

La llegada de internet al móvil y de los smartphones ha supuesto una nueva revolución. Tanto, que ya vivimos literalmente pegados al móvil y podemos llegar a sentir cierta ansiedad si nos separamos de él. Según el informe La Sociedad de la información en España 2014, presentado por Telefónica en enero, España es líder en Europa en el uso de smartphones, 4 de cada 5 móviles son inteligentes, el 81% del total.

En los últimos tiempos, el servicio estrella ha sido la mensajería instantánea. Según el citado informe su uso se ha multiplicado por tres entre 2013 y 2014 hasta alcanzar al 78%. Prácticamente iguala a la llamada al móvil (utilizada por el 82%) como medio de comunicación con familiares y amigos.

De este modo, los tres canales preferidos por un ciudadano o ciudadana de hoy para comunicarse con otros serían el mensaje instantáneo, el mensaje a través de una red social y la comunicación en persona, la de toda la vida. Si alguien ha observado de cerca todo este fenómeno que ha revolucionado el modo en que nos comunicamos, ese es el fotógrafo urbano Babycakes Romero, que ha realizado una serie de instantáneas destapando esta "obsesión".

Al realizar este proceso vio, en un principio, "cómo los teléfonos inteligentes se estaban convirtiendo en una barrera para la comunicación en persona y cómo la gente los utilizaba como apoyo social para ocultar su incomodidad o para llenar el silencio".

Sin embargo, a medida que continuaba documentando su proyecto, sintió que eran realmente los dispositivos los que estaban causando esta dificultad en la comunicación y el silencio. "Básicamente permiten a la gente a retirarse, cohibirse, en lugar de participar", explica. Cuando su serie de fotogramas se hizo viral, el propietario de un restaurante de Boston contactó con Romero para contarle que estaba tan harto de que la gente no hablara en su establecimiento que estaba ofreciendo comidas gratis a cualquier persona que no hiciera uso de su teléfono en la mesa.

Para el fotógrafo es, sin duda, "irónico que este dispositivo que fue diseñado para hablar en realidad está consiguiendo que la gente haga lo contrario".

Los SMS: un cambio de actitud

Anécdotas aparte, la llegada de la mensajería instantánea es uno de los protagonistas del cambio de actitud y de esa cierta devoción hacia el móvil. Herramientas y aplicaciones como WhatsApp, Line o Telegram han logrado crear adeptos de todo tipo de edades, y unidas a otras como Facebook Messenger o Hangout (que permiten hablar desde un móvil con alguien que esté conectado a una tableta, a un ordenador, a otro móvil o viceversa), crean un panorama comunicativo inimaginable hace 15 años.

La posibilidad de hablar en grupo es otra de sus grandes bazas, en el 2000 lo más parecido hubiese sido un chat multitudinario, y siempre desde un ordenador personal. Cuenta el experto en nuevas tecnologías Enrique Dans que España tiene unos protocolos de adhesión únicos, que se repiten en muy pocos países del mundo.

"La adopción de tecnología y de herramientas en nuestro país tiene un componente social muy fuerte. A un español le influencia mucho más y más rápido lo que usa su entorno. Además, suma otro factor, que es muy español y también italiano, relativo al prestigio social, por utilizar algo o no utilizarlo. Ese énfasis en lo social hace que España genere procesos de adopción brutales. No hay ningún país en el que en tan poco tiempo, en dos años, una herramienta como Google alcanzase el 97% de cuota de mercado. Tampoco hay otro país en el que una herramienta como WhatsApp se convirtiese en algo que hace ir a señores mayores a la tienda diciendo que quiere un teléfono que tenga esta aplicación porque su nieto le dice que tiene que tenerlo".

Así, en España, WhatsApp es un fenómeno sociológico absoluto que abarca todo tipo de franjas de edad al ser una herramienta muy sencilla. Tiene la característica de que cualquiera pueda instalar en el móvil la aplicación y ya tiene acceso de inmediato a todo aquel que tenga en su libreta de direcciones.

A esa hiperconectividad en la que estamos sumergidos ha contribuido el asentamiento de las redes sociales. Su uso ha aumentado tres puntos hasta el 67,1% según el informe de Telefónica mencionado con anterioridad, siendo la franja de edad en la que más la comprendida entre 45 y 54 años, que ha pasado del 43,5 en 2013 al 52,3% en 2014.

Los que más acceden a las redes sociales (91,3%) son los internautas entre los 16 y 24 años, aunque por primera vez el porcentaje en 2014 ha caído 3,3 puntos en relación a 2013. Facebook es la red social con más seguidores en España, seguida de YouTube, Twitter, Google+, Linkedin e Instagram, que toma fuerza entre los más jóvenes durante el último año (según datos de Comscore analizados durante el pasado mes de marzo).

"Ahora, muchos chicos cuando llegan a los 14 años más o menos intentan separarse de sus padres, quieren ser más independientes y la forma que encuentran hacerlo es irse de Facebook. Se van a Instagram, sobre todo, que además trabaja con imágenes. Ahora no nos comunicamos tanto mediante textos sino mediante imágenes", explica Izaskun Sarabia, doctora en Educación que acaba de terminar una tesis doctoral sobre conductas de riesgo en jóvenes y adolescentes a través de las redes sociales.

Precisamente, diferentes consultoras internacionales como Pew Search o el banco de inversiones americano Piper Jaffray, que hace estudios en este tipo de herramientas, hablan sobre este péndulo de la privacidad. Hasta ahora la generación de jóvenes entre 14 y 20 años parecía la menos celosa de su privacidad de la historia, ya que lo compartían todo sin reparos, pero en los últimos meses, como apuntaba Sarabia, la llegada de familiares directos a Facebook, ha hecho que estos jóvenes cambien su comportamiento y huyan a otras herramientas como Instagram o Snapchat, que se basa en mensajes que desaparecen a los entre 3 y 10 segundos.

Este tipo de herramientas se están extendiendo además a otros entornos y, por ejemplo, cada vez hay más empresas que están dejando de utilizar el correo electrónico y empezando a usar herramientas como Slack o Yammer, diferentes tipos de mensajería instantánea indexable.

Las formas cambian, pero la comunicación sigue. Es difícil enfrentarse a la cuestión de si en realidad, con todas estas herramientas, ahora hablamos más con otras personas o al final el proceso comunicativo ha quedado resentido. Lo único seguro es que la evolución es constante, y cada vez más rápido los sistemas quedan obsoletos.

En unos tiempos en los que cualquier joven es capaz de ver un e-mail como algo del siglo pasado es difícil que optemos por volver a utilizar con frecuencia mecanismos como mandar cartas postales.

294