Noticias de "facebook"

11-02-2019 | abc.es
Instagram, contra las cuerdas por mostrar imágenes explícitas relacionadas con el suicidio y la autolesión
«Todavía no estamos donde debemos estar en los temas de suicidio y autolesión». Así de sincero se muestra Adam Mosseri, CEO de Instagram, en un artículo publicado en «The Telegraph», donde entona el «mea culpa» de la falta de acción de la compañía a la hora de eliminar este tipo de contenido. Mosseri, que apenas lleva unos meses en el cargo, se ha visto obligado a dar la cara después de las declaraciones del padre de la joven británica, Molly Russell, quien con 14 de años se suicidó en 2017. «Instagram ayudó a matar a mi hija», declaró recientemente Ian Russell en una entrevista con la «BBC», que exige a la red social un cambio en sus algoritmos. Para Russell, Instagram es en parte responsable del suicidio de su pequeña porque había consultado mucho contenido relacionado con el suicidio y la autolesión. «Si el algoritmo que hay detrás de una plataforma de redes sociales está programado para sugerir más contenido de ese tipo, deben revisarlo seriamente», dijo, sin olvidar que las leyes británicas estipulan que quien alienta el suicidio de una persona es cómplice del crimen. El revuelo que la entrevista ha generado en Reino Unido ha provocado que incluso el Gobierno de Theresa May haya tenido que salir al frente. Matt Hancock, secretario de Estado de Sanidad, exigió a Instagram tomar medidas para que eliminase ese tipo de contenido. De lo contrario, amenazó con vetar a Facebook e Instagram en Reino Unido, tal y como recogió la prensa local. A Instagram, propiedad de Facebook, no le ha quedado otra salida que la de asumir sus errores y ha anunciado que ha decidido prohibir las imágenes relacionadas con la autolesión y el suicidio con el fin de «garantizar la seguridad de los usuarios de Instagram». Los «hashtags» secretos con los que se siempre se han comunicado los jóvenes que padecen este tipo de trastornos parecen tener, al fin, los días contados. No todo el contenido será eliminado «No permitimos publicaciones que promuevan o fomenten el suicidio o la autolesión. Dependemos en gran medida de nuestra comunidad para informar este contenido y eliminarlo tan pronto como se encuentre», explica Mosseri, que aunque reconoce que aún les queda un largo camino por recorrer, ya han empezado a tomar medidas. Instagram ya ha comenzado a revisar el contenido publicado, así como las políticas de uso de la red social, «invirtiendo en tecnología para identificar mejor las imágenes», explica el responsable. Pero Mosseri advierte que encontrar el equilibrio va a ser «difícil». De momento, están ya prohibidas las publicaciones que promueven el suicidio o las autolesiones así como «imágenes violentas», como los cortes que los suicidas suelen hacerse. En cuanto a las fotos que son menos duras, pero relacionadas también con autolesiones, como cicatrices, por ejemplo, no aparecerán en los resultados de la búsqueda y no serán recomendadas por los algoritmos. Es decir, este tipo de contenido que no es tan explícito no se eliminará. El número total de muertes por suicidio ha aumentado un 6,7 por ciento a nivel mundial entre 1990 y 2016 hasta un total de 817.000 muertes en 2016, según un estudio publicado por «'The British Medical Journal'».
08-02-2019 | abc.es
Google alerta de que la directiva europea de derechos de autor puede reducir el 45% el tráfico de los medios
El miedo se ha transformado en amenazas directas. Alphabet, mutlinacional estadounidense propietaria de Google, el mayor buscador del mundo, ha empezado a mover ficha para contrarrestrar el posible impacto de la polémica directiva de derechos de autor de la Unión Europea asegurando que, de salir adelante, puede provocar una caída de hasta el 45% de audiencia a los medios de comunicación y páginas informativas. Un impacto que, de resultar cierto, puede provocar una debacle a nivel estratégico en los grupos editores. Estas cifras provienen de una investigación interna en la que analizan las consecuencias de la aplicación de los artículos 11 y artículos 13, que han sido los puntos de discordia durante toda la negociación. Basándose en un experimento interno, en el que mostró únicamente el título de la publicación, las direcciones URL y miniaturas de los vídeos, la compañía de Mountain View asegura que la aprobación de la directiva puede suponer la pérdida de un 45% del tráfico en las páginas web de noticias y medios de comunicación. Este artículo 11 establece un canon a aquellas plataformas digitales en las que se compartan sus artículos o fragmentos de los mismos, mientras que el artículo 13 contempla la obligatoriedad de las plataformas como Google, Facebook o YouTube a controlar que los contenidos que comparten los usuarios en las mismas no infrinjan los derechos de autor. «Incluso una versión moderada del experimento llevó a una reducción del 45% en el tráfico a los editores de noticias. Nuestro experimento demostró que muchos usuarios recurrieron a sitios que no son de noticias, plataformas de redes sociales y sitios de vídeo», sostienen fuentes de la compañía en un comunicado. La firma tecnológica considera que la medida «hará más difícil para los consumidores descubrir contenido de noticias y reducir el tráfico general a los editores de noticias», lo que «afecta al periodismo de calidad». Respecto al artículo 13, Google cree que la directiva va a responsabilizar directamente a los servicios de internet «por cualquier infracción de derechos de autor en el contenido que los usuarios comparten en sus perfiles». A juicio del gigante de internet, el borrador del texto «no están cuidadosamente equilibradas» y «dañará a la próspera economía creativa en Europa, incluida la comunidad creadora de YouTube». Expertos juristas consultados por este diario creen que se trata de un ejercicio de presión por parte de la multinacional estadounidense, que se ha mostrado en contra de la directiva de «copyrigth» desde el inicio de las negocaciones. «Están echando el resto para la recta final de la negociación, veremos cómo queda el texto definitivo», valora para este diario Borja Adsuara, abogado experto en derecho digital. «Google se pone en el peor de los casos, lógicamente, y da una visión apocalíptica de que "internet se va a acabar"», añade. El texto de la directiva, en opinión de Sergio Carrasco, jurista experto en derecho digital, «ha mejorado» con respecto a las primeras versiones, pero cree que en la práctica «sigue existiendo un riesgo importante de que se limiten los derechos» de los usuarios. Este experto se muestra crítico con respecto al artículo 11 al considerar que la premisa misma de la limitación no tiene sentido. «Difícilmente se dirige a un público nuevo o podemos entender que esos fragmentos de texto sustituyen a la propia noticia. En realidad, es a partir del atractivo de estos resúmenes que los usuarios decidirán acceder a la noticia, y es también, por ello, que los gestores de las páginas de los medios se preocupan cada vez más por el texto que se mostrará en las diversas redes, así como las fotografías que lo acompañarán», apunta Carrasco.
08-02-2019 | elpais.com
Alemania prohíbe a Facebook utilizar datos de usuarios extraídos de webs o aplicaciones sin consentimiento
La autoridad antimonopolio alemana considera que la red social abusa de su posición dominante en el mercado
07-02-2019 | elpais.com
Alemania prohíbe a Facebook utilizar datos de usuarios extraídos de webs o aplicaciones sin consentimiento
La autoridad antimonopolio alemana considera que la red social abusa de su posición dominante en el mercado
07-02-2019 | abc.es
Alemania prohíbe que WhatsApp e Instagram compartan datos con Facebook sin consentimiento
Facebook vuelve a encontrarse con un nuevo obstáculo interpuesto por las autoridades alemanas y en este caso el obstáculo afecta a la línea de flotación de su negocio de recopilación de datos. La Oficina Federal Antimonopolio de Alemania ha anunciado la prohibición a la red social de recopilar datos a través de terceros, lo que significa que, por ejemplo, no podrá recopilar los datos generados mediante el botón de «Me gusta», los llamados «likes», una práctica que tacha de «abusiva» e «injusta para la competencia». Las autoridades de la competencia alemanas basan su decisión en el hecho de que Facebook desempeña una posición dominante en el mercado y en la valoración de que está abusando de ella. Facebook ha comunicado que tiene previsto recurrir la decisión ante la Justicia y se juega mucho en ese recurso, porque el caso podría sentar un precedente europeo, vinculando por primera vez en la jurisprudencia la protección de datos con la defensa de la competencia. El caso seguramente pasará por numerosas instancias judiciales y lo hará durante años, pero de momento en Alemania Facebook tiene prohibida gran parte de la recopilación de datos que venía efectuando hasta ahora. El organismo antimonopolio también prohíbe a Facebook relacionar losdatos recabados en otras páginas web con las informaciones que recoge sobre los usuarios dentro de la propia red social. Las autoridades alemanas toman como terceras fuentes las aplicaciones pertenecientes al grupo Facebook como Instagram y WhatsApp. Una vez establecidas estas nuevas normas de funcionamiento, emplazan además a Facebook a modificar estasprácticas en el plazo de un año y a presentar propuestas de soluciones en el término de cuatro meses. La red social tiene solamente un mes para apelar la decisión ante el Tribunal Regional de Düsseldorf y los responsables de la empresa en Alemania están ya manos a la obra, argumentando que la red social es popular, pero no dominante en el mercado alemán y asegurando que no viola las disposiciones europeas de protección de datos. Además, alegan que la vigilancia del cumplimiento de estas normas compete a las autoridades de protección de datos y no de defensa de la competencia. Durante las últimas semanas y sin duda buscando un trato más indulgente por parte de las autoridades alemanas, Facebook se había puesto en contacto con el gobierno de Berlín para mostrar su afán por colaborar y ofreciendo su ayuda para proteger la seguridad informática de las próximas elecciones europeas. Sherly Sandberg, jefa de operaciones de la red social en Múnich, explicó que la compañía norteamericana está dispuesta a trabajar junto a la Oficina Federal de Información y Seguridad alemana para evitar las interferencias en los comicios europeos. «Los últimos años han sido muy complicados en Facebook», reconocía, «sabemos que tenemos que hacerlo mejor y anticiparnos a los riesgos que vienen de conectar a tanta gente». En esta línea, llamaba la atención sobre el hecho de que Facebook «no es la misma compañía que era en 2006 o incluso hace un año» y anunciaba una inversión de 7,5 millones de dólares en investigación sobre la ética de la inteligencia artificial junto a la Universidad Técnica de Múnich. Pero, a la luz de los hechos, no ha servido de mucho. El pasado viernes, la canciller Merkel anunció el cierre de su página de Facebook, con más de 2,5 millones de seguidores, augurando así un empeoramiento de las relaciones entre el gobierno de Berlín y la red social. La canciller alemana explicó que lo hacía porque ya no dirige el partido Unión Cristiano Demócrata (CDI), después de que su mano derecha Annegret Kramp-Karrenbauer tomase el relevo de ese puesto el pasado mes de diciembre. Merkel invitó a sus seguidores a que «continúen el seguimiento de mi trabajo como canciller» a través de la cuenta de la «Bundeskanzlerin» (canciller federal) en Instagram. Merkel, muy activa en internet y redes sociales, nunca ha mostrado sin embargo gran interés por Facebook, una red social en la que venía siendo su equipo el que mantenía activa la cuenta. Preguntada en 2015 qué pensaba de Facebook, respondió que «está bien tenerlo, como está bien tener un coche o una lavadora decente». Este desapego se ha traducido en una estrategia distante por parte de las autoridades alemanas y muy crítica con el manejo de datos y de la privacidad de los usuarios que lleva a cabo la red social. La Oficina Federal Antimonopolio ha investigado hasta ahora sólo la recolección de datos fuera de la plataforma principal de Facebook a través del botón de «Me gusta» o de la herramienta de análisis de datos Facebook Analytics. Uno de los principales puntos de crítica del organismo alemán es que el usuario está obligado a aceptar la recolección de datos «en un paquete integral» para poder emplear la red y cuenta con que los responsables de la red social logren encontrar con rapidez una alternativa que permita con efectividad a los usuarios mantener el control sobre los datos que comparten.
06-02-2019 | elpais.com
Messenger permitirá borrar mensajes una vez enviados
Facebook ofrece 10 minutos para eliminar comentarios en nuestro chat o para todo el mundo
06-02-2019 | abc.es
Cómo borrar mensajes en Facebook Messenger después de enviarlos
Facebook no se olvida de Messenger, su servicio de mensajería instantánea. Más bien al contrario; lo ha convertido en un laboratorio de pruebas para futuras funcionalidades que, luego, puede extender (y así lo ha hecho con anterioridad) a otras plataformas de su ecosistema. De cara ampliar su árbol de posibilidades, la multinacional estadounidense ha habilitado la opción de eliminar los mensajes después de enviarlos. Aunque tiene un «truco»: los usuarios tendrán un plazo limitado a diez minutos. Tiempo más que suficiente para contradecirse o borrar una frase errónea. O, simplemente, evitar malentendidos. Utilizar esta opción, incorporada luego de anunciarse hace un año, dejará, no obstante, y al igual que en WhatsApp, un mensaje informativo advirtiendo al usuario receptor de que el contenido se ha eliminado una vez compartido. Y funciona tanto para chats individuales como grupales («eliminar para todos»), así como elegir si se borra en la ventana de enviado o también en la del destinatario. Borrar el mensaje una vez enviado es un proceso sencillo. Una vez que se ha enviado el mensaje a través de la aplicación Messenger, si se pulsa sobre el mismo aparecerá una barra de herramientas en la parte inferior de la pantalla indicando al usuario varias opciones, entre ellas, la posibilidad de eliminar el contenido. Aún así, Facebook informará al usuario de que esta función no se puede revocar.
06-02-2019 | abc.es
¿Quieres ser más feliz? Deja Facebook
El escritor y científico Jaron Lanier ya analizó en su libro «Diez razones para borrar tus redes sociales de inmediato» por qué lo usuarios deben apartarse de Facebook, Instagram y compañía. Ahora, en esta misma línea, un nuevo estudio confirma lo que -quizás- muchos ya saben pero nadie se atreve a hacer: cerrar tu cuenta de Facebook te hará más feliz. La investigación «Los efectos de bienestar de las redes sociales», realizada por las universidades de Stanford y Nueva York en EE.UU. el pasado año, evidencia cómo la popular red social es adictiva. Ya lo dijo Sean Parker, ex de Facebook, cuando estaban desarrollando la red social: el objetivo era conseguir que la gente consumiera tanto tiempo y atención consciente como fuera posible. Y así ha sido. Por ello, crearon el botón de «Me Gusta», que da a los usuarios «un pequeño golpe de dopamina» para alentarlos a subir más y más contenido. Abandonar la red social, sin embargo, no es fácil. Toca pasar por un periodo de abstinencia pero, a la larga, los beneficios se notan, tal y como explican los investigadores, que insisten además que se trata del estudio más riguroso elaborado hasta la fecha. Mayor bienestar y menor polarización política Los participantes desactivaron su cuenta de Facebook durante cuatro semanas. Todos ellos experimentaron un mayor bienestar subjetivo ya que, también redujeron su actividad online en otras redes. Además, dedicaron mucho más tiempo a realizar otro tipo de actividades fuera del mundo online, como ver la televisión y socializar con familiares y amigos. Otra de las conclusiones del estudio es que se redujo tanto el consumo de noticias como la polarización política. Y, tras la finalización del experimento, los usuarios regresaron a Facebook, pero en menor medida. «El auge de las redes sociales ha provocado tanto optimismo sobre los posibles beneficios sociales como preocupación por daños como la adición, la depresión y la polarización política», recuerdan los investigadores, quienes añaden que los resultados obtenido «dejan claro que las desventajas» que causa Facebook «son reales», a pesar de ofrecer también «grandes beneficios», ya que la red social es clave, por ejemplo, en «el consumo de noticias» o «como fuente de entretenimiento».
04-02-2019 | abc.es
Verificar las noticias falsas de Facebook se ha vuelto «imposible»
Facebook cumple 15 años. Pero lejos de ser un aniversario feliz, la red social encamina su adolescencia con momentos muy difíciles, más tocada que nunca y bajo la lupa de numerosos enemigos. Desde compañías tecnológicas como Apple, que ya ha plantado cara a Zuckerberg, o Bruselas , que no quita ojo a la red social, nadie se fía de Facebook. Excepto, sus usuarios. Resulta curioso pero, pese a su mala reputación, la realidad es que la empresa ganó en 2018 un 39% más e incrementó su número de usuarios, superando ya los 1.520 millones de personas. Aún así, Facebook no debe salir indemne de todos sus escándalos. Su capacidad de influencia es ilimitada, como ya se ha demostrado con Cambridge Analytica, y su lucha contra las «fakes news» es de vital importancia. Aunque Zuckerberg ha asegurado en numerosas ocasiones que Facebook está mejor preparado para evitar la desinformación de cara a próximas elecciones, los propios verificadores que trabajan para la red social filtrando la información aseguran que la tarea se ha vuelto «imposible». Tal y como recoge «The Telegraph», dos socios importantes de Facebook se han retirado del proyecto que la red social puso en marcha tras la injerencia rusa en las elecciones de EE.UU. en 2016. Uno de ellos es Snopes, cuyos periodistas ya denunciaron la doble moral de la compañía con respecto a las «fake news». Al parecer, se ha vuelto «imposible» gestionar la carga de trabajo. Y, por esta razón, Snopes ha decidido finalizar su papel en el programa de verificación de datos de Facebook tras dos años. El vicepresidente de operaciones de Snopes, Vinny Green, ha acusado a la red social de no hacer lo suficiente para ayudar a los verificadores a manejar el torrente de noticias falsas. Según ha explicado a la escuela «Poynter Institute for Media Studies», la interfaz de Facebook para verificadores de datos es muy lenta y la compañía necesita crear una API o una interfaz de datos especializada que permita a los periodistas encontrar y desmentir noticias falsas de forma más rápida y extensa. Además, Associated Press, una de las agencias de noticias más grandes del mundo, también ha reconocido a «Techcrunch» que «actualmente no está trabajando en la verificación de datos para Facebook». Falta de transparencia Junto a Snopes, otras compañías como Politifact y Factcheck.org forman parte de los esfuerzos de Facebook en su lucha contra las noticias falsas. Según Meredith Carden, jefa de asociaciones por la integridad de noticias de Facebook, los sistemas de inteligencia artificial remiten las historias sospechosas a los verificadores de hechos que buscan signos de falsedad. Los que son calificados de «falsos», son penalizados por Facebook, que, según la compañía, reduce su tráfico en un 80%. Pero un informe de «Columbia Journalism Review» encontró que muchos de los verificadores de hechos encontraron opaco al programa y se mostraron incómodos con lo poco que sabía acerca de cómo Facebook trabaja realmente. «Valoramos el trabajo que ha realizado Snopes y respetamos su decisión», ha declarado un portavoz de Facebook a «The Telegraph», que recuerda que la red social tiene a «34 socios de verificación de datos en todo el mundo que verifican el contenido en 16 idiomas, y planeamos expandir el programa este año». Snopes, que no descartaba volver a trabajar con Facebook en el futuro, demanda más transparencia por parte de la compañía tecnológica para poder desarrollar su trabajo, ya que las decisiones en torno a lo que es falso y no se hizo «a puerta cerrada», lo que hace imposible que los periodistas realicen un auténtico seguimiento de lo que los usuarios de Facebook informa como noticias falsas.
40