Noticias de "facebook"

23-07-2019 | elmundo.es
Un fallo de Facebook permitió a miles de niños chatear con desconocidos
La aplicación para menores de 13 años permitía que los niños chateasen con usuarios no aprobados por sus padres 
23-07-2019 | abc.es
Facebook: aumenta su actividad, pese a los múltiples escándalos
Los internautas son cada vez más activos en Facebook, que en lo que va de año ha incrementado tanto los comentarios como «Me Gusta» y los clics sobre anuncios, según datos publicados este lunes, pese a los numerosos escándalos que afectan a la compañía de Mark Zuckerberg. Audience Insights, la herramienta creada por la propia red social para que los anunciantes puedan conocer los hábitos de los usuarios y dirigir así mejor sus campañas publicitarias, indicó que, entre enero y julio, la media de comentarios escritos por cada internauta en el mundo subió de 4 a 5. En estos mismos siete meses, la media de «Me Gusta» de cada usuario en Facebook se incrementó de 9 a 13 y, en el caso de los clics sobre anuncios en la red social, el aumento fue de 8 a 11. De este modo, la tónica general entre los 2.380 millones de usuarios activos mensuales que la empresa de Menlo Park (California, EE.UU.) dice tener (casi un tercio de la población mundial) fue de pasar más tiempo en Facebook o, por lo menos, de ser más activo en esta red social. En el caso concreto de Estados Unidos -el segundo país con más usuarios de Facebook, solo por detrás de India-, la tendencia fue la misma: incremento de 6 a 8 comentarios de media por internauta; de 9 a 13 en el caso de los «Me Gusta», y de 13 a 17 en el caso de los clics sobre anuncios. Las múltiples controversias relativas a la privacidad y la gestión de datos en las que la red social más usada del planeta se ha visto envuelta en los últimos meses no parecen, por tanto, haber afectado negativamente los hábitos de los usuarios. La mayor polémica a la que ha tenido que hacer frente Facebook hasta la fecha saltó en marzo del año pasado, cuando se desveló que la consultora británica Cambridge Analytica utilizó una aplicación para recopilar millones de datos de internautas de la plataforma sin su consentimiento y con fines políticos. La empresa se sirvió de datos de la plataforma para elaborar perfiles psicológicos de votantes, que supuestamente vendieron a la campaña del ahora presidente de EE.UU., Donald Trump, durante las elecciones de 2016, entre otros. Meses más tarde, en octubre, Facebook admitió que piratas informáticos robaron datos personales de 30 millones de cuentas. Este miércoles la empresa que dirige Zuckerberg presentará los resultados correspondientes a la primera mitad de su año fiscal 2019, después de anunciar en abril que está preparada para recibir una sanción de hasta 5.000 millones por parte de los reguladores en EE.UU.
23-07-2019 | abc.es
Estas son las aplicaciones que necesitarás en tu móvil para poder sobrevivir a los festivales de música
El móvil se ha convertido en un compañero inseparable en los festivales de música. Desde la cámara, que nos permite capturar momentos inolvidables, hasta las notas del móvil para echar cuentas de los 'tokens' que nos quedan, existen muchas maneras de mejorar nuestra experiencia festivalera a través del móvil. Con el verano, llega la temporada de festivales de música, y para sobrevivir a cualquiera de ellos compartimos una selección de aplicaciones móviles imprescindibles. Para los más aficionados a los festivales, que quieren estar al día durante todo el verano de los distintos festivales que se celebran, Festivall es una «app» que incluye eventos de todo el mundo, así como la lista de artistas, con información sobre ellos. Un festival puede ser una auténtica jungla humana y reunirse con los amigos puede ser todo un reto. Snapchat permite situar a los amigos que hayan compartido ubicación contigo gracias a los Snap Maps de manera gratuita. Además, lanzar un Snap también puede ser útil para dar pistas al grupo sobre dónde nos encontramos, como si se tratara de una bengala virtual. En contra de lo que creen muchas personas, no es posible utilizar aplicaciones como Shazam para detectar las canciones que están tocando los grupos, ya que como explica el servicio, actualmente propiedad de Apple, solo funciona para música grabada y no para música en directo. Entre las aplicaciones más recomendadas para utilizar durante los festivales se encuentran las de gastos compartidos, como Splitwise o Settle Up, que permiten organizarse con amigos para hacer más fácil recordar cuántos tokens debe cada uno. Las aplicaciones de notas como Keep de Google pueden ser también de ayuda. Otro de los grandes problemas en los festivales, con largas jornadas de conciertos, es precisamente lo fácil que es quedarse sin batería en el móvil. Aplicaciones como Battery HD permiten controlar el consumo de los teléfonos móviles para sacarle el máximo jugo posible a cada carga. Hoy en día es esencial compartir tu diversión con los demás y que todos tus seguidores en redes sean conscientes de los grupos a los que has ido a ver. Unfold, Editor de Historias es una aplicación gratuita que dispone de una colección de 150 plantillas para crear historias únicas con distintos marcos, efectos, tipografías o pegatinas para tunear tus historias de Instagram o Facebook de la mejor forma posible. Los festivales de música también son grandes karaokes colectivos, en los que todo el público canta al unísono las canciones de su grupo favorito. Es imposible saberse las letras de todas las bandas, pero Musixmatch, una aplicación gratuita y con compras integradas, te va enseñando la letra de las canciones a modo de un karaoke de verdad. Estar de festival implica estar horas y horas bajo el sol y mantenerse hidratado es esencial para no sufrir un golpe de calor. Aplicaciones como WaterMinder, que tiene un precio de 5,49 euros para iOS, permiten controlar de manera fácil el consumo diario de agua. Por medio de gráficos ofrece información sobre el nivel de hidratación y da la opción de crear alertas para recordarte que es hora de darle un trago al agua. Para seguir conectado con el grupo de amigos en la multitud de gente conectada al 4G y no sufrir perdidas de conexión y no desorientarse en el camping, Berkanan Messenger, que es también gratis, ofrece la posibilidad de enviar mensajes a través de connexión Bluetooth. Las zonas de baño de los recintos de festivales no suelen ser algo muy atractivo y también se suelen crear grandes colas que pueden obstaculizar. La aplicación gratuita Flush - Toilet Finder & Map localiza los servicios públicos más cercanos, incluyendo notificaciones sobre si está o no abierto al público o información sobre en qué estado se encuentra. Si lo que se quiere recordar es el lugar de nuestra tienda en el camping de un festival, existen también aplicaciones que son capaces de ayudarnos en esta tarea, como es el caso de Tent Finder, mientras que find My Friends es otro software que ayuda a no perder a nuestros mejores amigos. La hora de regresar al final de una jornada se puede dificultar debido a la gran aglomeración de gente pero aplicaciones gratuitas como Citymapper o Moovit aconsejan la mejor opción de transporte ya sea caminar, en autobús o taxi para llegar al hostal, apartamento o al camping.
22-07-2019 | abc.es
Google y Facebook saben si ves porno online aunque navegues en modo incógnito
Las herramientas de Google, Facebook y Oracle rastrean la actividad de los usuarios que acceden a webs pornográficas, lo que plantea riesgos para la privacidad en relación con los intereses sexuales que se desprenden de su navegación y la filtración de los datos a terceros. Las páginas web pornográficas se encuentran entre las más visitas, según datos recogidos por el índice Alexa, y solo Pornhub -uno de los mayores portales- recibió 28.500 millones de visitas en 2017, mientras que YouPorn hizo uso de hasta seis veces más ancho de banda que el servicio de vídeo 'streaming' Hulu. La magnitud que adquiere la pornografía online ha llevado a investigadores de Microsoft y de las universidades Carnegie Mellon y Pensilvania (Estados Unidos) ha interesarse por las implicaciones que estos portales tienen para los usuarios y su privacidad. Así, analizaron 22.484 páginas web de contenidos pornográficos, de las cuales el 93 por ciento filtraba datos de los usuarios a compañías terceras. «Mientras que hay mucha atención académica al uso de Internet y la privacidad en general, hay poca investigación sobre las implicaciones específicas de la privacidad de uso de porno online», señala el estudio. La información que se recoge de esta actividad permite a terceros inferir información sobre los usuarios en relación a sus intereses sexuales, lo que puede representar «riesgos específicos a la seguridad personal y la autonomía en cualquier sociedad que regule el género y la sexualidad», advierten los investigadores. Para analizar e identificar las empresas terceras que monitorizan la actividad, los investigadores usaron el programa webXray, y policyXray para identificar si las páginas web contienen políticas de privacidad -lo que en muchos casos no frena la monitorización ni la filtración de los datos-. El estudio destaca que policyXray «investiga no solo la identidad del dueño de un rastreador determinado, sino también su compañía matriz», lo que ha llevado a identificar a Alphabet, Facebook (con herramientas como el botón de Like que provee a sus clientes) u Oracle. «Nuestros resultados indican que el rastreo es endémico en las páginas de pornografía». En la muestra usada, los investigadores llegaron a identificar 230 empresas y servicios de rastreo, pero la mayoría de los rastreadores enfocados a las páginas pornográficas se concentraban en unas pocas compañías: Google (74%), Oracle (24%) y Facebook (10%). El estudio señala que la monitorización de la actividad en las páginas pornográficas ocurre incluso si se ha accedido a ellas con el modo Incógnito de los navegadores, como advierten en el texto del estudio, dado que solo evita que quede un registro en el historial de navegación.
21-07-2019 | abc.es
WhatsApp: la práctica función para escuchar los audios en la que trabaja la aplicación
A nadie se le escapa en estos momentos que las notas de audio han conquistado a los usuarios de WhatsApp. Este formato es un gran éxito, aunque a veces haya quien se extiende demasiados minutos. Pero por su comodidad, el sonido es un elemento más dentro de las conversaciones digitales, junto con otros recursos gráficos como los «stickers» o pegatinas. Un hábito que, sin embargo, implica acceder a la «app» cada vez que se recibe un audio por parte de un contacto. No es nada engorroso, en realidad, pero el servicio ha aprovechado las notificaciones de los diferentes sistemas operativos para avisar a los usuarios del momento en el que reciben un mensaje de texto. Salvo que sea muy extenso, los mensajes se pueden consultar desde el centro de notificaciones. Y eso es algo que le ha empezado a interesar a WhatsApp, que se encuentra estudiando la posibilidad de incorporar una opción muy práctica: escuchar los mensajes de audio sin tener que acceder a la aplicación. Según informa «WABetaInfo», medio especializado que avanza futuras novedades del servicio, la compañía, filial de Facebook, está probando en versiones de prueba para la plataforma iOS (Apple) esta nueva funcionalidad, que en caso de salir adelante podría llegar a todos los usuarios en cuestión de semanas. El asunto está en que se trata de la previsualización de las notas de voz recibidas: los usuarios se encontrarán con un botón que permite reproducir el contenido directamente. Una idea interesante y práctica, sobre todo para aquellas personas que reciben muchos mensajes de este tipo y, de esta manera, pueden escucharlos más rápidamente desde una notificación en la que se informará del nombre del emisor acompañado de un botón para iniciar la reproducción.
21-07-2019 | abc.es
FaceApp: ¿seguimos siendo demasiado confiados con las aplicaciones?
En estos últimos días una aplicación llamada FaceApp ha causado revuelo por los permisos que requiere y por la intencionalmente vaga política de uso y tratamiento de los datos personales de sus usuarios. El asunto es que no es la única que lo hace y muy probablemente tampoco será la última. A menudo, muy a menudo, los servicios digitales ocultan bajo una extensa letra pequeña sus verdaderas intenciones. Textos legales farragosos que, pese a la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos que obliga a ser más comprensibles, no cumplen con ese propósito de transparencia muchas veces. Tampoco favorece el hecho de que gran parte de los usuarios acepta los términos de usos sin leer previamente. La sensación es que la concienciación está calando cada vez más, pero es un trabajo lento. Pocos son los que realmente gestionan su privacidad en las redes sociales que más utilizan. Porque Facebook o Twitter disponen de configuraciones para evitar que la información publicada, por ejemplo, sea pública. Pero tampoco suele pasarse por la cabeza de muchos usuarios que los contenidos que suben a estos servicios se pueden comercializar con terceros o pierden la responsabilidad. Son cuestiones aparentemente importantes que se suelen pasar por alto. Es más, uno podría atreverse a deducir que si se leyera atentantamente los términos de uso, más de uno dejaría de formar parte del círculo. Y sucede que puede más el ansia de la moda. Prima más, de hecho, obtener un provecho inmediato para estar dentro de la tendencia estos momentos (pasar el filtro de la edad y compartir el resultado en redes sociales) que los datos que se puedan exponer libremente. Valoramos, en realidad, poco la información que depositamos alegremente en los servicios digitales. Vulnerando la ley Afecta a la mayoría de plataformas de medios sociales, a infinidad de aplicaciones móviles. El escándalo de Cambridge Analytica comenzó con un simple juego en Facebook. Ahora, y pese a la desconfianza, es más fuerte la pertenencia a esta comunidad que la supuesta pérdida de abandonarla. ¿Vale la pena estar en la analizada-escrutada-monitorizada red de Mark Zuckerberg? Puede que algunas estimaciones apunten a que ha perdido actividad, pero la compañía sigue rompiendo récords de beneficio y usuarios en cada trimestre. Muchas empresas, por supuesto, se lo saltan a la torera y no cumplen con las exigencias legales en tratamiento de datos. Aún así, la sensación es que los usuarios siguen siendo demasiado confiados. «Si utilizaste la aplicación aceptaste estar de acuerdo con todo ello. Lo cierto es que, si hubieras leído esto antes, seguramente no la habrías descargado, o quizás sí, pero ya lo habrías hecho sabiendo lo que ello implicaba», apuntan fuentes de la firma de seguridad Sophos, quienes dejan claro uno de los aspectos más relevantes en esta polémica: «es tan importante concienciarnos de que cuando damos permisos a una aplicación o cuando leemos un correo electrónico y hacemos clic en un enlace que puede ser fraudulento, podemos estar cometiendo un error que puede llegar a costarnos más de un disgusto». Según el informe elaborado por IPSOS para Samsung, el 72% de los españoles se muestra preocupado por la seguridad en el móvil. Entre las principales preocupaciones, los usuarios consultados han destacado el acceso a información sensible como pueden ser los datos bancarios. Para el 87% de los españoles esa es la principal preocupación, seguida de fallos de seguridad en servidores con datos y claves con un 82% y el acceso a las claves de las tarjetas en un 79% de los casos. En cuanto al nivel de conocimiento de los riesgos, el 40% reconoce que desconoce las diferentes amenazas que supone un uso irresponsable del móvil. La «fatiga de privacidad» La privacidad y la seguridad es una de los grandes temores, pero pocos ponen remedio. De acuerdo con un estudio de la firma de seguridad Kaspersky Lab, el 13% de consumidores españoles ha visto cómo su información privada o de sus familiares se ha hecho pública. Los esfuerzos para ser menos visible en internet conducen a lo que se denomina «fatiga de privacidad», que está conectada con el hecho de vivir en tensión constante, con un sentimiento continuo de que terceros están aprovechándose de su información personal, y de que cualquier esfuerzo por evitarlo es vano. Algo más de un tercio de los encuestados españoles (36%) no se ve capaz de proteger su privacidad online, aunque solo el 5% de ellos ha perdido el interés por descubrir cómo mejorar su privacidad. El 12% incluso reconoce que cede sus datos personales a compañías para participar en juegos o encuestas como «¿A qué famoso te pareces?» o «¿cuál es tu comida favorita?». En un comunicado, Marina Titova, directora de marketing de productos de consumo de Kaspersky Lab, lo explica: «El incremento de las brechas de datos, unido a la dificultad de gestionar los datos personales online, lleva a los consumidores a sentir una pérdida de control y a estar cansados de pensar sobre su privacidad digital. No existe una solución mágica, pero sí hay muchas formas de reducir los riesgos. Todo comienza con una buena higiene digital y con utilizar herramientas avanzadas y tecnologías que les ayuden a mantener su privacidad digital en orden». Los expertos recomiendan ser conscientes de que los datos personales, aparte de por la salvaguarda de tu derecho a la intimidad, «son muy importantes» por lo que instan a los usuarios a que, «aunque lleva su tiempo», se revisen las políticas de privacidad, en especial los permisos de las aplicaciones que instalas en tus dispositivos móviles como tu smartphone o tablet, incidiendo en lo que se refiere a la cesión de tus datos a terceros. «Es importante que siempre tengas el control sobre tus datos personales. El hecho de subir una fotografía a una red social puede llevar aparejada una serie de consecuencias», apuntan. Según el Estudio Anual de Redes Sociales 2019 de IAB Spain, Laura Burillo Zamora, consultora de seguridad y protección de datos de Entelgy Innotec Security, sigue esa línea: «A pesar de las continuas advertencias, en general, seguimos siendo muy confiados en lo que respecta a los permisos que otorgamos cuando descargamos aplicaciones, consintiendo la cesión de datos personales, incluso a terceros que no ofrecen garantías suficientes». A su juicio, la parte positiva es que gracias al revuelo que se ha formado con FaceApp, aunque son muchas más las aplicaciones que tienen deficiencias en materia de privacidad, es que se está hablando de este tema. «La gente poco a poco parece ser más consciente de la gravedad que supone comprometer nuestra privacidad, no porque esta aplicación sea especialmente peligrosa, sino por las consecuencias que puede tener. Lamentablemente, lo que probablemente ocurra es que cuando dejemos de hablar de esta aplicación, tarde o temprano aparecerá otra nueva igual de llamativa. Y aunque entrañe riesgos, la gente la usará sin reflexionar sobre lo que implica. En general, somos poco cautos y tenemos poca memoria con este tipo de riesgos que entraña la tecnología», sostiene. Tampoco favorece el hecho de que gran parte de los usuarios acepta los términos de usos sin leer previamente. La sensación es que la concienciación está calando cada vez más, pero es un trabajo lento. Pocos son los que realmente gestionan su privacidad en las redes sociales que más utilizan. Porque Facebook o Twitter disponen de configuraciones para evitar que la información publicada, por ejemplo, sea pública. Pero tampoco suele pasarse por la cabeza de muchos usuarios que los contenidos que suben a estos servicios se pueden comercializar con terceros o pierden la responsabilidad. Son cuestiones aparentemente importantes que se suelen pasar por alto. Es más, uno podría atreverse a deducir que si se leyera atentantamente los términos de uso, más de uno dejaría de formar parte del círculo. Y sucede que puede más el ansia de la moda. Prima más, de hecho, obtener un provecho inmediato para estar dentro de la tendencia estos momentos (pasar el filtro de la edad y compartir el resultado en redes sociales) que los datos que se puedan exponer libremente. Valoramos, en realidad, poco la información que depositamos alegremente en los servicios digitales. Afecta a la mayoría de plataformas de medios sociales, a infinidad de aplicaciones móviles. El escándalo de Cambridge Analytica comenzó con un simple juego en Facebook. Ahora, y pese a la desconfianza, es más fuerte la pertenencia a esta comunidad que la supuesta pérdida de abandonarla. ¿Vale la pena estar en la analizada-escrutada-monitorizada red de Mark Zuckerberg? Puede que algunas estimaciones apunten a que ha perdido actividad, pero la compañía sigue rompiendo récords de beneficio y usuarios en cada trimestre. Muchas empresas, por supuesto, se lo saltan a la torera y no cumplen con las exigencias legales en tratamiento de datos. El asunto de los permisos Aún así, la sensación es que los usuarios siguen siendo demasiado confiados. «Si utilizaste la aplicación aceptaste estar de acuerdo con todo ello. Lo cierto es que, si hubieras leído esto antes, seguramente no la habrías descargado, o quizás sí, pero ya lo habrías hecho sabiendo lo que ello implicaba», apuntan fuentes de la firma de seguridad Sophos, quienes dejan claro uno de los aspectos más relevantes en esta polémica: «es tan importante concienciarnos de que cuando damos permisos a una aplicación o cuando leemos un correo electrónico y hacemos clic en un enlace que puede ser fraudulento, podemos estar cometiendo un error que puede llegar a costarnos más de un disgusto». Según el informe elaborado por IPSOS para Samsung, el 72% de los españoles se muestra preocupado por la seguridad en el móvil. Entre las principales preocupaciones, los usuarios consultados han destacado el acceso a información sensible como pueden ser los datos bancarios. Para el 87% de los españoles esa es la principal preocupación, seguida de fallos de seguridad en servidores con datos y claves con un 82% y el acceso a las claves de las tarjetas en un 79% de los casos. En cuanto al nivel de conocimiento de los riesgos, el 40% reconoce que desconoce las diferentes amenazas que supone un uso irresponsable del móvil. La privacidad y la seguridad es una de los grandes temores, pero pocos ponen remedio. Los expertos recomiendan ser conscientes de que los datos personales, aparte de por la salvaguarda de tu derecho a la intimidad, «son muy importantes» por lo que instan a los usuarios a que, «aunque lleva su tiempo», se revisen las políticas de privacidad, en especial los permisos de las aplicaciones que instalas en tus dispositivos móviles como tu smartphone o tablet, incidiendo en lo que se refiere a la cesión de tus datos a terceros. «Es importante que siempre tengas el control sobre tus datos personales. El hecho de subir una fotografía a una red social puede llevar aparejada una serie de consecuencias», apuntan. «A pesar de las continuas advertencias, en general, seguimos siendo muy confiados en lo que respecta a los permisos que otorgamos cuando descargamos aplicaciones» Laura Burillo Zamora, consultora de seguridad y protección de datos de Entelgy Innotec Security, sigue esa línea: «A pesar de las continuas advertencias, en general, seguimos siendo muy confiados en lo que respecta a los permisos que otorgamos cuando descargamos aplicaciones, consintiendo la cesión de datos personales, incluso a terceros que no ofrecen garantías suficientes». A su juicio, la parte positiva es que gracias al revuelo que se ha formado con FaceApp, aunque son muchas más las aplicaciones que tienen deficiencias en materia de privacidad, es que se está hablando de este tema. «La gente poco a poco parece ser más consciente de la gravedad que supone comprometer nuestra privacidad, no porque esta aplicación sea especialmente peligrosa, sino por las consecuencias que puede tener. Lamentablemente, lo que probablemente ocurra es que cuando dejemos de hablar de esta aplicación, tarde o temprano aparecerá otra nueva igual de llamativa. Y aunque entrañe riesgos, la gente la usará sin reflexionar sobre lo que implica. En general, somos poco cautos y tenemos poca memoria con este tipo de riesgos que entraña la tecnología», sostiene.
19-07-2019 | abc.es
La empresa israelí que hackeó Whatsapp puede entrar en Google, Amazon e iCloud, según FT
NSO, la empresa israelí que la primavera pasada logró hackear Whatsapp, afirma que está preparada para hacer lo mismo con otras importantes plataformas digitales, como Facebook, Google, Amazon o el servicio de almacenamiento de Apple: iCloud. Así lo afirma el diario británico Financial Times, que ha entrado en contacto con la compañía. Según recoge el diario, Pegasus, el «malware» con el que la empresa logró realizar el ataque a Whatsapp, ha evolucionado «para capturar el mayor número de información almacenada más allá del teléfono en la nube , como un historial completo de los datos de ubicación de un objetivo, mensajes archivados o fotos». A pesar de haber evolucionado su «malware», NSO niega que esté comerciando con Pegasus con el fin de atacar los servidores en la nube. Por el contrario, sostienen que la finalidad de su servicio es ayudar a los gobiernos a combatir el terrorismo y la delincuencia. Desde Financial Times explican que tampoco han hecho hincapié en desmentir que hayan desarrollado dicha tecnología. En caso de haber logrado desarrollar Pegasus, el virus permitiría a la empresa acceder a las contraseñas de los usuarios de plataformas como Facebook, Google Driver o iCloud. Esto no ha pasado desapercibido para las grandes compañías de Silicon Valley, que, según el diario británico, se encuentran estudiando realizar una reclamación a la compañía israelí.
19-07-2019 | abc.es
La empresa israelí que hackeó WhatsApp puede entrar en Google, Amazon e iCloud
NSO, la empresa israelí que la primavera pasada logró hackear Whatsapp, afirma que está preparada para hacer lo mismo con otras importantes plataformas digitales, como Facebook, Google, Amazon o el servicio de almacenamiento de Apple: iCloud. Así lo afirma el diario británico Financial Times, que ha entrado en contacto con la compañía. Según recoge el diario, Pegasus, el «malware» con el que la empresa logró realizar el ataque a Whatsapp, ha evolucionado «para capturar el mayor número de información almacenada más allá del teléfono en la nube , como un historial completo de los datos de ubicación de un objetivo, mensajes archivados o fotos». A pesar de haber evolucionado su «malware», NSO niega que esté comerciando con Pegasus con el fin de atacar los servidores en la nube. Por el contrario, sostienen que la finalidad de su servicio es ayudar a los gobiernos a combatir el terrorismo y la delincuencia. Desde Financial Times explican que tampoco han hecho hincapié en desmentir que hayan desarrollado dicha tecnología. En caso de haber logrado desarrollar Pegasus, el virus permitiría a la empresa acceder a las contraseñas de los usuarios de plataformas como Facebook, Google Driver o iCloud. Esto no ha pasado desapercibido para las grandes compañías de Silicon Valley, que, según el diario británico, se encuentran estudiando realizar una reclamación a la compañía israelí.
19-07-2019 | elpais.com
¿Se te hace bola el ?deep learning?? Te lo explica un premio Turing
Yann Lecun, director de investigación en inteligencia artificial de Facebook, pone los puntos sobre las íes al potencial y los límites de la tecnología de moda
19-07-2019 | abc.es
La polémica con FaceApp reabre el debate sobre la seguridad de los datos personales
FaceApp ha reabierto el debate sobre la comercialización de los datos personales de los usuarios por parte de las aplicaciones y los servicios digitales más populares. La «app» está arrasando en internet gracias a su filtro de retoque digital, que permite simular el paso del tiempo en una persona: envejecerla en cuestión de segundos. Sus resultados son sorprendentes, hasta el punto que es el fenómeno viral del momento, especialmente entre los famosos. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Y es que el servicio genera numerosas dudas, especialmente en lo que se refiere a su política de privacidad. Esta, de entrada, no se ajusta al completo a las exigencias vigentes en el Reglamento General de Protección de Datos. La letra pequeña de la «app» oculta detalles preocupantes; ya que se reserva el derecho de usar la información personal de los usuarios y las fotos que hagan con fines comerciales, aunque promete que no los vende a terceros sin el consentimiento del usuario. A su vez, se garantiza el acceso a dichos datos a todas las firmas del grupo ruso Wireless Lab, la propietaria de FaceApp, así como a aquellas compañías desconocidas que se conviertan en «afiliadas». Las cláusulas de uso de la aplicación establecen, de una manera bastante ambigua y superficial, que los usuarios otorgan a la empresa una «licencia perpetua, irrevocable, no exclusiva, sin royalties, totalmente pagada y con licencia transferible» para «usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados, distribuir, realizar públicamente y mostrar» los resultados obtenidos. La «app» solicita, entre otras cosas, acceso al carrete fotográfico, según apuntario grupos de analistas de seguridad en los primeros días, aunque una investigación posteriormente lo puso en duda: en principio, solo accede a la imagen que se va a tratar digitalmente. No obstante, el servicio permite utilizarse sin la necesidad de registrarse, aunque ofrece, siendo este su verdadero modelo de negocio, la posibilidad de suscribirse para obtener mejoras. Disponible 48 horas Sin embargo, Wireless Lab ha defendido que la mayoría de las fotos subidas se eliminan de sus servidores a las 48 horas . Los expertos creen que el problema adicional de este tipo de aplicaciones es que obligan al usuario a entregar demasiados datos personales. «Los términos de uso son una plantilla que aparece por internet. Lo tienen miles de páginas. Son términos genéricos que aparecen por la Red. No incluye nada sobre la normativa de protección de datos actual, recogida por el Reglamento General de Protección de Datos, ni tampoco de lo que obliga la ley a incluir. Fiabilidad no me ofrece ninguna», dice a ABC Samuel Parra, jurista digital. «Cuando los usuarios descargan esta aplicación no tienen un acceso fácil a sus términos y condiciones y a su política de privacidad, la cual no se actualiza desde enero de 2017, tienen que consultarlo en la web. Esto hace que casi nadie se pare a consultar qué información se va a compartir con la aplicación y cuál es el uso que va a hacer de ella», añade a este diario Sergio Maldonado, director de la firma de gestión de datos en PrivacyCloud. Rusia, detrás Wireless Lab se esconde tras la aplicación. Esta compañía, fundada en 2014 por Yaroslav Goncharov, se ubica en Rusia, aunque en las tiendas de aplicaciones se presenta con sede en el estado de Delaware, Estados Unidos. Esta zona del país norteamericano está considerada en la práctica un «paraíso fiscal», motivo que ha llevado al senador del Partido Demócrata de Estados Unidos, Chuck Schumer, a solicitar al FBI y a la Comisión Federal de Comercio (FTC) que inicien una investigación sobre la «app» por motivos de seguridad. «La aplicación requiere que los usuarios proporcionen acceso total e irrevocable a sus fotos y datos personales, lo que podría plantear un problema de seguridad nacional y riesgos de privacidad para millones de ciudadanos de los EE.UU.», asegura en una carta enviada al director del FBI, Christopher Wray, y al presidente de la FTC, Joe Simons. Por su parte, la compañía ha tratado de dar carpetazo a la polémica suscitada por su política de privacidad. De este modo, ha negado que las imágenes procesadas sirvan para «entrenar» sistemas de inteligencia artificial rusos. «No usamos fotos para el entrenamiento de reconocimiento facial», explicó Goncharov, que añadió que la «app» está pensada exclusivamente para «editar y mejorar las imágenes». Al mismo tiempo, la firma ha enviado un comunicado en el que sostiene que su principal motivación a la hora de guardar las imágenes de los usuarios es la de «asegurar que el usuario no cargue una foto repetidamente cada vez que quiera realizar una edición». La empresa también niega cualquier relación con el gobierno ruso: «Aunque el equipo central de I + D se encuentra en Rusia, los datos del usuario no se transfieren a Rusia». A pesar de las crecientes dudas acerca de sus políticas, parece que la compañía no está perdiendo el apoyo de los usuarios. Así lo demuestra el que la aplicación cuente con más de 80 millones de usuarios en todo el mundo y haya escalado rápidamente en España hasta convertirse en la aplicación más descargada en los móviles Android. Pese a que no es la única que solicita acceso a información personal, la polémica ha servido para recordar la importancia de la protección de datos El hermetismo y las dudas acerca del tráfico de datos se han convertido en un problema recurrente entre los servicios digitales, que suelen solicitar más información de la necesaria. Además, lo hacen saltándose las leyes de privacidad y aprovechándose, en muchas ocasiones, de los usuarios con menos conocimientos en la materia. Es algo que motivó el escándalo de Cambridge Analytica, que ha provocado las dudas y pérdida de confianza sobre Facebook. Miles de apps recaban información sin permiso Una investigación del Instituto Internacional de Ciencias de la Computación, entre los que se encuentra un investigador español, detectó recientemente la presencia en la tienda Google Play, en Android, de más de mil aplicaciones que recopilan datos personales de sus usuarios incluso después de haber desactivado los permisos. De esas 1.325 aplicaciones que violaban los permisos en Android, la mayoría usaban técnicas ocultas en su código que les permitía consultadas datos personales de fuentes, como las redes Wi-Fi conectadas y los metadatos almacenados en las fotografías. Tras analizar unas 88.000 aplicaciones, los investigadores hallaron pruebas que demuestran que muchos servicios digitales tienen restricciones limitadas, lo que les permite recopilar información precisa de los usuarios, acceder a su ubicación, así como consultar datos del teléfono. Y lo hacen a espaldas del afectado, sin recibir el necesario consentimiento expreso que exige el marco legal. Pese a la incapacidad de acceder a información como la ubicación por GPS, los investigadores explican que estas «apps» pueden consultar otros apartados ocultos donde se almacenan estos detalles, con lo que pueden explotarlo para beneficio propio. Respuestas para iniciados ¿Qué es FaceApp? No es una aplicación nueva. Saltó a la palestra en el año 2017 debido a su polémico «filtro de etnicidad», que tuvo que ser retirado al poco tiempo debido a numerosas acusaciones de racismo. Desde entonces, la «app» se ha limitado a ofrecer la posibilidad al usuario de envejecer sus fotografías y de transformar las expresiones. La empresa detrás del desarrollo de su desarrollo es Wireless Lab, una compañía de origen ruso dirigida por el ingeniero Yaroslav Goncharov desde 2014. A pesar de ello, la firma se ubica en la localidad de Wilminton, perteneciente a Delaware, Estados Unidos. ¿Por qué tanta polémica? FaceApp, así como el resto de empresas del grupo Wireless Lab y sus afiliados, se reserva el derecho de emplear la información que le otorga el usuario, así como las fotos que edita. Todo ello con fines netamente comerciales, aunque desde la aplicación se comprometen a no vender este contenido a terceros siempre que no se cuente con permiso, lo que ha originado una gran tormenta social, incluso política. ¿Cómo funciona la «app»? Durante los últimos días ha crecido el temor de que FaceApp tuviese como finalidad emplear las imágenes de los usuarios para mejorar los algoritmos de reconocimiento facial. Sin embargo, desde la empresa propietaria desmienten que se esté trabajando en ello. «No, no usamos fotos para el entrenamiento de reconocimiento facial. Solo para editar imágenes», dijo a la BBC el director ejecutivo de la compañía, Yaroslav Goncharov. El servicio, aunque de procedencia rusa, emplea servidores de Google y Amazon para procesar las imágenes, según confirmó «Forbes».
5