Noticias de "facebook"

10-07-2018 | abc.es
Es la cruda realidad: las empresas digitales buscan desesperadamente, y a toda costa, que sus usuarios se queden el mayor tiempo posible en sus servicios. Y, para ello, han introducido desde que se pusieran en marcha funcionalidades diseñadas exclusivamente para captar el interés y la atención de los consumidores. El objetivo: ser adictivos. En un documental de la BBC titulado «Panorama», expertos en medios sociales, psicólogos especializados e ingenieros de Silicon Valley, la cuna de la tecnología, han desvelado algunas de las técnicas de captación de las compañías digitales para lograr usuarios adictos a sus plataformas y, con ello, obtener importantes ganancias económicas. «Es como si estuvieran tomando cocaína y la rociaran por toda la interfaz; eso es lo que te mantiene con ganas de volver y volver», explica Aza Raskin, exempleado de Mozilla y Jawbone. El scroll infinito Una de esas técnicas para lograr que el tiempo de permanencia sobre el servicio sea mayor es aprovechar la idiosincrasia de los teléfonos móviles inteligentes, convertidos ahora como la principal via de entrada a internet. Pero la naturaleza del dispositivo ha obligado a las empresa tecnológicas a adaptar sus plataformas a este formato, normalmente vertical. De ahí nació el llamado «scroll infinito», un tipo navegación vertical que permite ir bajando y bajando mientras se descubren nuevos contenidos. El ejemplo más claro es el News Feed o muro de actualizaciones de Facebook. Pero es una visualización que no siempre estuvo allí. Se le atribuye precisamente a Raskin, en 2006, como uno de sus principales artífices. Este ingeniero diseñó el «scroll infinito», una de las características de muchas aplicaciones que según se desvela en el documental está detrás de un nuevo hábito entre los usuarios. Ese desplazamiento infinito permite a los usuarios deslizarse hacia abajo sin interrupciones sin hacer clic. «Así no le das tiempo a tu cerebro para ponerse al día con sus impulsos; simplemente sigues desplazándote», apunta este experto. En la actualidad son muchos los servicios que han aplicado esta fórmula. Aumento de permanencia Uno de los grandes desafíos de redes sociales como Facebook es lograr que el usuario «viva» en sus servicios. Por esto, le atosigan de detalles, de funciones, de actualizaciones rápidas, de contenido nuevo. Ello se ha traducido en que los usuarios -señala este experto- estén constantemente mirando sus móviles «más de lo necesario». Parte de ese objetivo pasa por aumentar el tiempo de permanencia en página, para que no se escape nada. Dado que cada vez que se entra se localiza, presumiblemente, contenido nuevo se invita al usuario a interactuar. «Con el fin de obtener la próxima ronda de financiación o hacer crecer el precio de sus acciones, la cantidad de tiempo que las personas dedican a su aplicación tiene que subir», añade. Sandy Parakilas trabajó como director de operaciones de la red social Facebook hasta 2012. Pero durante sus años al frente de la red social fundada por Mark Zuckerberg obtuvo una gran experiencia para detectar estas técnicas adictivas. «Las redes sociales son muy similares a las máquinas tragaperras», reconoce en el documental. Su modelo de negocio -desliza- se centra en comprometerte y lograr que «básicamente le dediques tanto tiempo de tu vida como sea posible y luego le prestas atención a los anunciantes». La importancia del «Me gusta» Antes de Facebook existían las redes sociales. Pero con llegada se estableció un punto de inflexión en la manera de operar. Fueron algunos detalles los que han pasado a lo largo de este tiempo como una de sus mayores aportaciones, el botón «me gusta». Un legado que le acompaña y que se ha extendido a la inmensa mayoría de las plataformas sociales. Puede venir -explican los expertos- en forma de corazones, gesto de aprobación o «retuits». Cómo un simple gesto puede cambiarlo todo. Leah Pearlman, coinventora de esta interacción en Facebook, reconoce a BBC que se había enganchado a Facebook porque había comenzado a basar su autoestima en la cantidad de «me gusta» que recibía. Algo que simboliza prestigio, atención y aceptación. Aprovechamiento de los cambios adolescentes Los adolescentes suelen ser vulnerables y sensibles a los cambios. Es uno de los periodos en donde se forman las personas, pero es un momento controvertido en donde se desarrolla su personalidad, pero a su vez marca un punto de inflexión mientras se adentran en el periodo adulto. Ocurre que, según diversos estudios, existen muchos vínculos entre el uso excesivo y compulsivo de las redes sociales y los sentimientos de depresión y de soledad. Seguir las modas, pertenecer a un grupo, ser aceptados, ser reconocidos, no quedarse aislado o expresar sus sentimientos son los principales atributos de este momento vital. Y, como tal, se puede perder el tren si un adolescente se obsesiona demasiado con revisar las publicaciones de los demás. El año pasado, el presidente fundador de Facebook, Sean Parker, lamentó públicamente que la compañía estadounidense se propuso que el usuario consumiera el mayor tiempo posible, pero ello ha provocado que se «explote una vulnerabilidad en la psicología humana». «Solo Dios sabe lo que le está haciendo al cerebro de nuestros hijos», dijo. Supuesto uso creativo Otra de las técnicas que han acometido las plataformas, además de ser visualmente atractivas, es extender la sensación de un supuesto uso creativo por el cual los usuarios sienten que tienen en su mano funciones para personalizar sus contenidos y darle forma a su creatividad. De ahí que muchas de las compañías hayan venido adquiriendo «startups» y «apps» de retoque digital y de máscaras. Una de esas «apps» que más ha apoyado los gestos creativos ha sido Snapchat, que ha introducido unos cánones y códigos propios como los gestos y, sobre todo, su principal función, la mensajería efímera (mensajes que desaparecen pasadas las 24 horas). «Trucos visuales», comentan los expertos a la BBC, que sirven para aumentar el deseo de estar activos en las plataformas.
10-07-2018 | abc.es
Por qué Twitter ha eliminado 70 millones de cuentas falsas
Eliminar o mirar hacia otro lado. Acotar a los «trolls» a pesar de estabilizar su crecimiento o no hacer nada pero hipotecar su futuro. Durante mucho tiempo, Twitter se ha debatido internamente acerca de las medidas disciplinarias a acometer para evitar que su red social se convierta en un campo de «trolls». Ahora, ha empezado a varear y lo que cae es algo podrido. La multinacional estadounidense ha suspendido más de 70 millones de cuentas en los últimos dos meses como parte de una campaña contra la actividad maliciosa en su plataforma, según informa «The Washington Post». Unos datos que reflejan el esfuerzo de la red social: se ha duplicado las cuentas eliminadas en comparación con hace seis meses. La actitud de Twitter para «limpiar» su plataforma de «spam», mensajes de odio, «bots» y automatismos se ha endurecido en este tiempo, coincidiendo con el debate social acerca de las posibles implicaciones de las compañías digitales en la desinformación. Junto con Facebook, la red del pajarito azul han estado en la picota de las críticas al considerar que no hacían lo suficiente para hacer frente a esta lacra. Solo en mayo, el servicio aseguró que estaba trabajando en «mejorar las políticas de seguridad» y que hasta entonces se habían identificado más de 9,9 millones de cuentas «potencialmente fraudulentas o automatizadas». Un desafío constante dada la naturaleza de la plataforma que permite, entre otras cosas, crear varios perfiles con la misma cuenta empleando ciertos trucos o activar perfiles aut0matizados. No obstante, los expertos creen que estas medidas de Twitter podrían tener un efecto negativo en sus cuentas de resultados: el temor de la compañía es registrar una disminución del número de usuarios, y más después de obtener un aumento en el pasado trimestre. Por el momento, alberga a 336 millones de usuarios. De momento, las acciones de la compañía han caído em bolsa después de conocerse que ha eliminado cuentas falsas en los últimos meses.
09-07-2018 | abc.es
Violación virtual en grupo al avatar de una niña de 7 años
Cuando su hija de siete años le enseñó la tableta a su madre, Amber Petersen no pudo creer lo que veía reflejado en la pantalla. El personaje virtual de la menor estaba siendo violado por otros dos avatares masculinos sin que la niña pudiera hacer nada. Este es el motivo de la denuncia de una mujer residente en Raleigh, Carolina del Norte, quien ha explicado a través de su cuenta de Facebook cómo dos individuos llevaron a cabo este abuso utilizando la plataforma de videojuegos infantil Roblox, la más utilizada por los menores de Estados Unidos y que tiene alrededor de 60 millones de usuarios activos. «No podía creer lo que estaba viendo, el personaje virtual femenino de mi adorable e inocente hija estaba sufriendo una violación sexual en grupo por parte de dos varones», afirma Petersen en el citado post, que acumula miles de reacciones de indignación. Los hechos ocurrieron el pasado 28 de junio, cuando su hija de siete años le enseñó lo que estaba pasando en el mundo virtual, aparentemente seguro. Una de las imágenes subidas por Amber Petersen - Facebook La escena dantesca no paró hasta que otro personaje femenino intervino: «Se acercó a ellos y procedió a saltar sobre su cuerpo al final del acto. Luego, los tres personajes escaparon, dejando el avatar de mi hija boca abajo», ha asegurado. «Estoy más que indignada por publicar estas fotos, pero aportan la prueba de lo que voy a describir en caso de que alguien sospeche de que esta podría ser una historia falsa». Petersen ha informado además de que la cuenta de su hija tenía todos los filtros de protección parental activos, por lo que se sigue sin explicar el suceso. Roblox, dirigida a niños y adolescentes, ha hecho de su plataforma abanderada de la seguridad y la privacidad de los menores. De hecho, acaba de aterrizar en España, donde ya tiene un millón de usuarios. La compañía ha anunciado que la «expulsado de forma permanente» a la persona responsable de la violación virtual.
09-07-2018 | abc.es
La «app» deportiva Polar reveló datos de miles de militares y agentes secretos
La bomba caía hace unos meses: la aplicación de fitness más utilizada en el mundo, Stava, revelaba datos de lugares secretos del planeta gracias a que muchos militares la tenían instalada para monitorizar sus entrenamientos. Lo que no se ha sabido hasta ahora es que existía otra herramienta similar, llamada Polar Flow, que lo hacía aún peor. Hasta hace una semana, cualquiera con un poco de ingenio podía conocer no solo recorridos a pie, en bicleta o corriendo y nombres completos de miles de militares y agentes secretos que se movían por zonas sensible en guerra o por la Casa Blanca, sino tener acceso a fotos con sus hijos, sus patrones de comportamiento y la dirección de su casa. La noticia saltaba tras la denunia de un soldado holandés destinado en Irak de la que se hacían eco los medios De Correspondent y Bellingcat. Todas las personas que se daban de alta en el servicio (al que le tenían que facilitar sus datos personales, incluidos nombres y perfiles de Facebook), daban su consentimiento para que su información estuviera en los archivos de la compañía Polar, una de las más importantes en el área de tecnología deportiva (y que incluye relojes inteligentes que llevaban preinstalada esta aplicación). La empresa había habilitado un mapa (al que se accedía a través de la función «Explore» de la propia aplicación) que revelaba todas las rutinas que sus usuarios habían llevado a cabo desde 2014 con la intención de unir a aquellas personas que hacían ejercicio por la misma zona. Sin embargo, no tuvo en cuenta que muchos de sus más de 6.500 usuarios eran militares o agentes secretos en zonas sensibles, como Guantánamo, la Casa Blanca o bases militares en el Medio Oriente, el sur de Asia y África. Ante la gravedad del asunto, Polar ha cerrado dicho mapa y ha emitido un comunicado admitiendo el error y pidiendo disculpas. Sin embargo, desde la compañía recalcan que no se ha producido ninguna filtración y que fueron los propios usuarios quienes ofrecieron su información personal de forma voluntaria. «Es importante comprender que Polar no ha filtrado ningún dato, y no ha habido violación de datos privados. Actualmente, la gran mayoría de los clientes de Polar mantienen los perfiles privados predeterminados y la configuración de datos de sesiones privadas, y en este caso no se ven afectados de ninguna manera. Si bien la decisión de participar y compartir sesiones de capacitación y datos de ubicación GPS es la elección y la responsabilidad del cliente, somos conscientes de que las ubicaciones potencialmente delicadas están apareciendo en los datos públicos, y hemos tomado la decisión de suspender temporalmente la API Explore», aseguran. Polar señala que están analizando las mejoras en la privacidad de la función «Explore» y piden disculpas por «los inconvenientes» que ocasionara esta opción.
09-07-2018 | abc.es
Alicia Richart, directora general de DigitalES: «España tiene un déficit de profesionales en materia digital»
Hace más de un año se produjo un punto de inflexión. Empresas de telecomunicaciones junto con firmas tecnológicas que abandonaron Ametic se dieron la mano para el nacimiento de DigitalES, asociación española para la digitalización y erigida como la patronal del sector tecnológico. Ahora, celebrará su puesta de largo con un gran evento en el que se abordará la digitalización del modelo económico y social en España. Alicia Richart, directora general, cree necesario una reforma fiscal para no perjudicar a las empresas frente a los gigantes digitales como Google o Facebook. Los días 10 y 11 de julio se celebrará un gran evento sobre transformación digital en Madrid. Este es el primer evento asociativo que hacemos por primera vez. Nos creamos hace trece meses. Somos la patronal del sector tecnológico. Empezamos 16 empresas. Somos ahora 41. Empezamos representando 1.5% del PIB y, ahora, 44% del total. Es un encuentro en el que vamos a repasar los principales retos, los desafíos de nuestro sector y de nuestra sociedad y del mundo en el que vivimos. Los temas que vamos a tratar con mayor relevancia cuál es la hoja de ruta de la estrategia digital para España, en donde contaremos con la presencia de la ministra de Industria, la presencia del Secretario de Estado para la Agenda Digital, intervención de la directora general de la Agencia Española de Protección de Datos Mar España. Hablaremos de las tendencias en inversión, el reto del empleo, de la revolución tecnológica, de democracia y digitalización. ¿En qué lugar está España dentro de la economía digital europea? Hay dos índices. Uno de ellos, el Índice sobre Economía y Sociedad Digital (DESI), sitúa a España en la posición diez, por encima de la media de los países de la Unión Europea. Si miramos otras fuentes como el World Economic Forum, estamos en la posición 35 a nivel mundial. Pero estas estadísticas son más subjetivas. En mi opinión, estamos bien porque estamos por delante de la media, pero no es suficiente. Precisamente, Europa no es el continente que lidera esta revolución tecnológica. ¿Qué sector sobresale sobre todos los demás? Más que poner un sector de referencia pondría ejemplos de empresas, que creo que es más visual. Por ejemplo, el caso de Inditex. Una empresa que ha pasado de un modelo tradicional a uno disruptivo. ¿Pero cuáles son los puntos flacos? En el proceso de digitalización, las empresas van más lentas de lo que van los ciudadanos. Es verdad que España es un país digital, en penetración de «smartphones» se encuentra en un nivel elevadísimo, estamos acostumbrados a interactuar con cualquier tipo de servicios en internet. Lo más importante es el aspecto cultural. Es importante que las empresas estén motivadas a digitalizarse. Si el director general de una empresa no cree en los impactos que va a tener la revolución tecnológica esa empresa nunca a va a ser digital. Otro aspecto es la formación de las personas. España tiene un déficit en profesionales formados en materia digital. Y eso es uno de los handicaps que tenemos. Otro de los puntos débiles es la regulación. Estamos en una situación en la que hay una distorsión de la competencia puesto que para los mismos servicios no se tienen las mismas reglas. Queremos promover ese mismo campo de actuación para que ese negocio no se vea favorecido o penalizado por una regulación restrictiva que todavía a unos sí se les regula y a otros no. ¿En qué casos? En Europa tenemos miles de ejemplos, pero desde llamadas de teléfono que puedes hacer a través de aplicaciones OTT que no tienen la misma regulación que las llamadas telefónicas que haces a través de los servicios tradicionales. ¿Cómo se balancea eso? ¿Favorecer a unos o penalizar a otros? El objetivo es equilibrar. El objetivo no es castigar a las empresas, sino eliminar esa regulación que penaliza a los tradicionales. -Según diversos informes, el aumento de los niveles de digitalización puede generar un incremento del PIB per cápita y puede reducir las tasas de desempleo. Sin embargo, todo lo relacionado con la innovación en robótica industrial y avances en inteligencia artificial se mira con recelo por el posible impacto negativo en los trabajadores. ¿Cómo casa todo eso? La revolución tecnológica genera cambios profundos en la sociedad y la forma de relacionarnos. Esto genera ansiedad, miedos. Keynes, en los años treinta, ya acuñó el término «paro tecnológico». Cada vez que se automatiza todo tipo de proceso que esas tareas más susceptibles de ser repetitivas y de poco valor son las que primero se van a eliminar, pero como ha sucedido a lo largo de la historia. ¿Qué pasará con la revolución tecnológica? Que también vamos a ver ese periodo de transición, pero el 65% de los nuevos empleos están por crear. Tenemos que ser lo suficientemente hábiles para enfocarnos en actividades que sean difícilmente automatizables. Y esas son en las que priman la creatividad, la destreza manual y la relación interpersonal. Ahí entra la formación? Una persona que debe elegir una carrera en estos momentos, si sabe que hay un riesgo de pérdida de empleos en tareas más repetitivas, lo lógico es que se centre en actividades en las se promueven esas habilidades que difícilmente pueden ser copiadas por robots. ¿Cómo se hace eso? Si tuviera un hijo en edades tempranas trataría de inculcarle pasión, amor por las matemáticas, la física o la química, así como pensamiento computacional, que es muy importante para que a la hora de programar se sientan cómodos. Le inculcaría a vivir en época de cambios. Eso va a ser una constante en nuestras vidas. El saber trabajar en entornos cambiantes es muy necesario. También que se estuviera formando constantemente. Lo que es verdad es que la demanda de profesionales en esta materia es muy superior a la oferta. Entonces, hay muchos estudios que han quedado obsoletos o con dificultades para que esas personas encuentren un empleo razonable, pero en cambio las empresas que forman parte de DigitalES estamos evaluando cuál es el impacto de esas vacantes de puestos que no consiguen encontrar. Y esos suelen ser expertos en ciberseguridad, inteligencia artificial, programación? son los principales conocimientos que echan en falta en el mercado. ¿Ese cambio tiene que liderarlo la universidad? ¿Reforzar los estudios de posgrado? La universidad tiene que hacer el esfuerzo de estar permanentemente actualizada y mirando al mercado sobre los perfiles que faltan. Los estudiantes, por su parte, tiene que hacer el esfuerzo de estar permanentemente reciclandose y estudiando toda la vida. Tiene que ser un esfuerzo compartido. Desde los ciclos de primaria y secundaria hay que promover el pensamiento computacional, que las matemáticas se expliquen de forma clara, porque además de que te estructuran el cerebro te abren un mundo de oportunidades para ser científico de datos. Las matemáticas dan miedo porque no se explican bien. No deberían ser una asignatura ahí aislada, sino que sea algo transversal y aplicado a todas las materias. Si das clases de Historia, Geografía, Literatura, el profesor tiene que ser creativo para saber incorporar elementos o manejar herramientas digitales que están a su disposición, para que el niño vea que la tecnología es un medio para llegar a esos conocimientos. Como ingeniera industrial de formación, ¿cree que hay o no hay mujeres en sector? Hay un estudio de la Comisión Europea, Women in Digital, que me quedé impresionada porque yo era la primera que no era consciente de esa falta de mujeres formadas en ingeniería. En el sector hay un 33% de mujeres. Y solamente el 13% de las carreras técnicas son ingenieras. ¿Cuáles son los motivos de este escenario? Principalmente, por temas de estereotipos, de educación, familiar, por no saber transmitir esa pasión por las carreras técnicas que hace que las niñas no tengan esa tendencia a estudiar estas carreras, lamentablemente. ¿Hay una brecha de género en este sector? No tengo datos para decir si hay una brecha salarial debido al género. Las empresas de DigitalES son principalmente multinacionales y están muy claras las políticas de recursos humanos, y me costaría creerlo. Si la hubiera lo que haría sería visualizarlo porque ello vendría acompañado de una medida correctiva. ¿Cree que existe precariedad en este sector? En las empresas de DigitalES no creo que haya precariedad. La asociación engloba a más de 150.000 empleos y la mayoría son estables, por encima de la remuneración media española y en la que te permiten hacer una buena carrera profesional. ¿Cuáles son los retos de la asociación más a corto plazo? Consolidarse en un interlocutor de referencia en materia de digitalización en España. Ese es el gran reto principal. ¿Qué retos pendientes tiene el nuevo Gobierno? Todos los gobiernos del mundo tienen que poner el foco en los grandes retos de la digitalización. El debate regulatorio en el sector tecnológico va a estar encima de la mesa durante tiempo. Hay muchos temas que tratar. El primero es la fiscalidad. Es un tema que hay que revisar. Las reglas fiscales internacionales se definieron en un momento en el que internet no existía. Ahora se tienen que adaptar. La privacidad es otro gran tema que estará en el centro del debate regulatorio. Otro de los temas es la competencia y los monopolios. También las «fake news», que tiene mucha incidencia en elecciones. Cómo van a hacer frente los países en su lucha contra el cibercrimen es otro de los temas que debe estar en la agenda. Y otra la desigualdad laboral que genera la transformación digital. ¿Cómo valora la separación de Industria y Agenda Digital? Que la Agenda Digital dependa del ministerio de Economía es una buena noticia. Uno de los motivos es porque Nadia Calviño viene la Comisión Europea, y en este organismo la digitalización es un tema nuclear. También porque Economía es un ministerio transversal. Creemos que la transformación digital afecta a todos los ministerios. Hoy en día no hay una economía digital y una analógica. ¿Cree que el tratamiento de las administraciones públicas al sector digital es insuficiente? A mí me gustaría que fuera más. Ha habido críticas sobre los presupuestos públicos de I+D. Lo importante es que las ayudas que se den realmente se ejecuten. El problema es que haya más o menos recortes, sino que lleguen a los proyectos que se lo merecen. ¿Cree necesario abordar una reforma fiscal solo para este sector? Nuestro sector está muy tasado y fuertemente penalizado. Las empresas de DigitalES pagan 8.000 millones de euros en tributación fiscal, que es cifra relevante. Los operadores, en concreto, además se ven impactados por la tasa de radio televisión española, que son unos 300 millones de euros aproximadamente, que no se entiende por qué tiene que ser las telecomunicaciones y no otros sectores. En su momento se legisló así, pero no tiene ningún sentido. ¿Por qué no lo paga la automoción o las eléctricas? Pagan también otro impuesto sobre la tasa de espectro, unos impuestos en materia de antenas móviles. ¿Es necesario implantar una «tasa Google» a las tecnológicas y empresas digitales? El esfuerzo que se dedica al impacto fiscal es dinero que esas empresas no dedican a la innovación e investigación. Y eso es perder competitividad como país. Cuando se definieron las reglas de fiscalidad internacional no existía internet. Ahora existe una economía digital muy potente. Los beneficios que generan en un país las empresas digitales no tributan por ellos. No es ilegal, es perfectamente legal porque hay lugares como Irlanda o Luxemburgo que permiten que sea posible. Pero hay preocupación porque esto aumenta la presión fiscal. Todo el mundo comprende que no es normal que unas empresas paguen hasta 8.000 millones de euros en impuestos y que otras prácticamente no paguen nada. Es una distorsión claramente de la competencia porque estás favoreciendo a unas en detrimento de otras que también invierten y emplean a muchas personas en nuestro país. Con la posición de Europa estaría de acuerdo, porque entendemos que allá donde se generen los ingresos es donde tiene que haber tributación. No estaríamos de acuerdo con dobles imposiciones.
08-07-2018 | abc.es
«Community managers»: el fenómeno detrás de unos pocos caracteres
Aparte de los ministros del nuevo gobierno de Pedro Sánchez, entre los fichajes «estrella» del nuevo presidente ha resaltado uno sobre todos los demás: el de Carolina González. La hasta ahora «community manager» de la Policía Nacional será la encargada en la sombra de todo lo que se publica en las redes sociales tanto de Moncloa como de Sánchez y, bajo su supervisión, estarán desde los mensajes institucionales a las fotografías de los perros del líder socialista. Un trabajo que hace unos años no habría sido reflejado en multitud de titulares ni habría despertado tanta curiosidad, pero ahora es mirado con lupa por una gran parte de la sociedad, desde dirigentes mundiales a amas de casa. ¿Cómo se ha pasado del desconocimiento casi total a empleo en boca (y dedos) de todos en menos de una década? Su gran «boom» se sitúa tras la creación de las páginas corporativas de Facebook, allá por 2008: de cuentas personales se evolucionó a escaparates virtuales en los que el usuario solo debía pinchar el botón «seguir» para empezar a recibir noticias, sin que la proposición tuviese que ser previamente aceptada. Su fácil configuración, su carácter gratuito y su amplia oferta de métricas y estadísticas causaron un aluvión de páginas de empresas (desde multinacionales a negocios familiares), organismos (públicos y privados) y personajes relevantes (músicos, actores, escritores y, por supuesto, políticos). Pero muy pronto se cayó en la cuenta de que el «nivel usuario» en redes sociales no era suficiente para manejar, comprender y, sobre todo, sacar provecho de la nueva moda online. Así es como surgió el empleo del «community manager» (CM) y su proliferación en los organigramas de las compañías. Los anuncios ofertando este tipo de trabajo que no suele traducirse al español («gestor de redes» no tiene el mismo empaque) proliferaron a la vez que los cursos de especialización, ya fueran de un mes o de dos años. Todos quieren ser CM «Fue el momento en el que todo el mundo quería ser CM porque solo necesitabas un ordenador y saber algo de redes sociales», señala para ABC Esteban Mucientes, profesional de marketing digital que ha vivido la evolución de las redes sociales y de la nueva forma de comunicación: sin intermediarios, directamente con el usuario, cliente o posible votante. «Cuando todo esto estaba en pañales, recuerdo que los partidos políticos entraban más en conversación con la gente. Ahora, en política, lo que se intenta es decir un ?no? sistemático al contrario y movilizar y radicalizar al propio, porque cada vez es más difícil encontrar un hueco, sobre todo en la izquierda», explica Mucientes. El CM es la primera barrera contra las críticas, por eso la templanza y, sobre todo, un plan planificado de antemano ante situaciones de crisis deben ser el mantra que rija su trabajo. «La persona que está ahí no debe tomar una decisión, sino saber a quién tiene que preguntar. Por eso la agilidad es uno de los requisitos indispensables, afirma Mucientes. De hecho, la evolución de la «picaresca» de los CM viene forzada por el enorme salto que las plataformas sociales han tenido en poco tiempo: de publicar una frase se ha pasado a las tendencias mundiales, los vídeos efímeros o a compartir ubicación en tiempo real. «Ahora la situación es diferente, porque se ha profesionalizado mucho más: tienes que tener una cámara potente, un buen móvil, una conexión a internet más que decente, contactos? La figura del CM sigue existiendo, pero es parte de todo un equipo que crea una estrategia de comunicación, unos contenidos personalizados, está constantemente midiendo resultados y, al final, hay alguien que se dedica a escribir, pero es el último eslabón», subraya. No vale cualquiera De hecho, la profesionalización del sector es uno de sus carros de batalla y, poco a poco, va llegando a la educación reglada. «Se van dando pasos positivos al respecto, pero aún hay gente, muchas empresas, que desconocen la importancia de estas plataformas. No puedes dejar escaparates tan amplios en manos de alguien que tiene Twitter o a uno que sabe de videojuegos. Hay que buscar a personas formadas. Si no, no se consiguen los objetivos, no habrá retorno en la inversión o puede quedar seriamente dañada la imagen ya sea de la empresa o de la persona a la que se representa», explica Manuel Moreno, uno de los periodistas más influyentes de internet en España y autor del libro «La enciclopedia del community manager». Al respecto, Moreno afirma que el objetivo principal que tiene que regir a cualquier CM es crear una relación de confianza con los seguidores. «En las redes sociales hay que conseguir una comunidad y hablar con ella. Si generas esos lazos, recurrirán a ti y te recomendarán». Pero no es lo mismo llevar una cuenta de una empresa que la de un político, y aquí pone de ejemplo a Carlos Fernández Guerra, quien durante años llevó con mucho éxito las redes sociales de Policía Nacional (y que tenía a la propia Carolina González, su sucesora, entre sus filas) para cambiarse después al lado corporativo como responsable en Iberdrola. «Los objetivos son totalmente distintos y ha sabido adaptarse a ambos», apunta. La nueva CM del presidente de Gobierno no solo tendrá que cambiar el tono, sino también encontrar el estilo con el que gestionará las redes, sobre todo la cuenta de Pedro Sánchez. «Es público que Mariano Rajoy tenía un equipo que se encargaba de su perfil, pero cuando quería escribir él mismo lo firmaba con ?MR?. Donald Trump es todo lo contrario y seguramente le haya dado más de un dolor de cabeza a su gente de comunicación», ejemplifica Moreno. Muchos ojos estarán pendientes. MANUEL ÁNGEL SEMPERE - RENFE: «Hay ser cuidadosos, pero también empáticos» Renfe trata las redes sociales como un canal de comunicación oficial y servicio público, empleando un lenguaje más formal, pero atendiendo directamente las preguntas de los usuarios. «Ser cuidadosos es fundamental, pero también ser empáticos», afirma el responsable de Relaciones con Medios de Comunicación y Redes Sociales, Manuel Ángel Sempere CARLOS FERNÁNDEZ GUERRA - IBERDROLA: «La comunicación es diferente a la tradicional» Iberdrola comparte contenido informativo de diversas fuentes, con un lenguaje formal pero deslizando servicios y curiosidades del sector. «Hay que tener claro que es una comunicación diferente a la offline, muy orientada a la gente. Conectar con las personas en el mundo digital no es un reto tecnológico sino de comunicación», señala su responsable, Carlos Fernández Guerra. GUARDIA CIVIL: «Hay que hacer partícipes a los usuarios de los mensajes en redes sociales» La Guardia Civil ha seguido el estilo en redes sociales de Policia Nacional: no solo busca informar sobre operaciones y sucesos, sino que también mantiene una relación de comunicación directa con la población pero desde una perspectiva simpática en la que no pueden faltar los «memes» propios, el contenido audiovisual o la referencia a películas o personajes famosos para llamar la atención de sus «followers», que sobrepasa el millón de personas. «El objetivo no es tener muchos seguidores pasivos sino influir en la manera de pensar de tu público y hacerle partícipe de la difusión de los mensajes». SONIA LUNA - TELEPIZZA: «En redes sociales es clave ser ágiles y dinámicos» Telepizza es conocida en las redes por su estilo desenfadado que sirve además de para promocionar sus productos, fomentar la relación con sus seguidores, utilizando el sarcasmo como arma muchas veces. «Es clave ser ágiles y dinámicos para atraer a la audiencia emocionalmente. Saber aprovechar los momentos y entablar conversación de manera cercana».
06-07-2018 | abc.es
WhatsApp te avisará cuando un mensaje contenga un virus o sea una estafa
WhatsApp, la aplicación de mensajería online más utilizada del mundo, se ha convertido en un caldo de cultivo perfecto para los criminales. Raro es el mes en el que se descubren vulnerabilidades, mensajes en cadena o estafas online que se difunden de contacto en contacto, propagándose de forma exponencial por todo el mundo. Tampoco se pueden obviar los casos de bulos que han propiciado varias muertes en India por las que el Gobierno del país ha pedido responsabilidades a Facebook. Por todo ello no es de extrañar que la compañía esté detrás de acabar con todo este tipo de contenido y parece que en breve llegará a nuestras manos una nueva característica para intentar poner freno a estos mensajes. Según explica el portal Wabetainfo (especializado en la aplicación y quien adelanta las novedades antes de que la propia empresa las haga públicas), se ha comenzado a implementar una función por la que en caso de contenido «sospechoso», en forma de virus o una posible estafa, avisa al receptor. En concreto se encuentra implementado en la versión beta 2.18.204, y funciona en base a un programa de detección automático. De esta forma, el mensaje en cuestión irá acompañado de la advertencia en rojo con el texto «link sospechoso», aunque el usuario será el que decida si pulsar o no sobre el enlace; es decir, WhatsApp en ningún caso borrará parte de la conversación. Aún no hay fecha para que esta nueva función llegue a los smartphones de todo el mundo, pues tendrá que pasar las pruebas pertinentes. Aunque parece un primer paso para que Facebook, compañera propietaria de WhatsApp, acabe con uno de los lados más oscuros del territorio online.
06-07-2018 | abc.es
El salto de muchas personas de los móviles «ladrillo» a los «smartphones» fue culpa de una aplicación: WhatsApp. La herramienta de mensajería que permitía mandar mensajes ilimitados, instantáneos y gratis (salvo por la conexión a internet, claro) a los contactos que contaran con esta «app» en su teléfono inteligente se convirtió en un revulsivo para que Android o iOS, compatibles con el fenómeno, triunfasen como sistemas operativos, dejando atrás otras apuestas, como, por ejemplo, el chat entre terminales Blackberry. Así fue como los móviles «tontos» se quedaron relegados a aquellos que estaban «peleados» con las nuevas tecnologías y que no utilizaban el móvil como un apéndice más de su cuerpo. Pero como lo viejo siempre vuelve y la moda de lo retro está en pleno apogeo, ¿había alguna barrera para volver más «listos» los teléfonos de antaño? Pues hasta hace poco, el citado sistema operativo. Pero llegó el anuncio de KaiOS en el Mobile World Congress 2018 y las expectativas se hincharon. Aunque al principio el «cerebro» de estos dispositivos parecía que no llegaría tan lejos como para disfrutar WhatsApp (a pesar de los rumores que apuntaban en la dirección contraria), ha sido Johu Sarvikas, jefe de producto de HMD, compañía responsable del relanzamiento del móvil de Matrix, el Nokia 8810, quien ha confirmado que la aplicación de mensajería llegará a KaiOS. Y lo ha hecho con un simple retuit de la cuenta de KaiOS Technologies y avanzando que el móvil «plátano», que se venderá desde el próximo mes de agosto, contará con WhatsApp. Oh look, #Whatsapp on #KaiOS! Looking forward to going ?s! https://t.co/Av6gW3T2M0? Juho Sarvikas (@sarvikas) 5 de julio de 2018Y no llegará solo. Las aplicaciones de Facebook y YouTube parece que también tendrán su espacio en la memoria de los «ladrillos» del futuro. Quedan en el aire los detalles concretos y las funcionalidades que tendrá la «app» dentro del sistema operativo. Todo parece apuntar a que en apenas un mes tendremos más noticias.
05-07-2018 | abc.es
Un estudio revela que tu móvil no te espía por el micro, pero hace algo peor
Los investigadores de la Northeastern University de Massachusetts (Estados Unidos) han presentado un estudio en el que han alertado sobre la presencia de aplicaciones para dispositivos Android que hacen capturas de pantalla para enviarlas a terceros, como es el caso de GoPuff. La investigación, que ha publicado el estudio, trata de averiguar si las aplicaciones de los 'smartphones' envían de modo encubierto audio o vídeo, para lo que han analizado más de 17.000 'apps' populares de Android, incluyéndose aplicaciones que pertenecen a Facebook y más de 8.000 que envían información a la red social. En el documento, titulado 'Panoptismo: caracterización de la filtración de audio y vídeo de aplicaciones de Android', los expertos han analizado en busca de riesgos de seguridad en aplicaciones de Android, así como 'software' que requiere permisos no justificados o que comparte imagen y video con terceros sin el conocimiento de los usuarios. Sobre este último aspecto, los investigadores han descubierto que existen 'apps' que guardan y envían registros de la pantalla del teléfono a terceros. Sin embargo, en el estudio no han encontrado evidencias de que las aplicaciones activen el micrófono o envíen grabaciones sin permiso. De las 17.260 'apps' examinadas, más de 9.000 contaban con permiso para acceder a la cámara y al micrófono, y de ellas algunas enviaban las capturas de pantalla y grabaciones de vídeo a dominios pertenecientes a terceros. Uno de los ejemplos es GoPuff, una 'app' de mensajería para personas con antojos de comida basura que registraba las interacciones del usuario y enviaba los datos a un dominio afiliado a AppSee, una compañía dedicada al análisis móvil. En este caso, el vídeo enviado incluía una pantalla en la que se ingresaba información personal. Tras el descubrimiento, el equipo de investigadores se puso en contacto con GoPuff, por lo que posteriormente la compañía añadió a sus políticas que AppSee podría recibir Información Personalmente Identificable (PII) de los usuarios y eliminó la SDK de AppSee de sus aplicaciones para iOS y Android. En relación con este problema, la política de Google Play establece que siempre se debe revelar a los usuarios la forma en la que se recopilará su información, una práctica que no cumplirían aplicaciones como GoPuff. Los investigadores han utilizado para el estudio programas automatizados que efectuaron las acciones en los teléfonos móviles, en lugar de humanos. Además, durante los primeros meses de la investigación los terminales estaban cerca de estudiantes de la universidad y rodeados de conversaciones, pero posteriormente se mantuvieron aislados en un armario, lo que podría haber afectado a las conclusiones del estudio.
82