Noticias de "facebook"

01-01-1970 | abc.es
Por qué Facebook empezará a puntuar también la credibilidad de sus usuarios
El gigante tecnológico Facebook ha lanzado una herramienta para calificar la fiabilidad de sus usuarios en aras de combatir las noticias falsas, un problema que ha sufrido esa red social en los últimos años. Según informó el diario «The Washington Post», la compañía ha desarrollado un algoritmo que puntúa la credibilidad de los usuarios en una escala de 0 a 1 como parte de su estrategia para encontrar a aquellas personas que reportan noticias falsas erróneamente y a propósito. Desde enero, los propios usuarios son capaces de valorar y clasificar noticias y medios de comunicación por su veracidad, pero esa libertad ha provocado que cierta gente se aproveche de ello. «No es raro que personas nos digan que algo es falso simplemente porque no están de acuerdo con la historia o porque intencionalmente intentan apuntar a un editor en particular», señaló en una entrevista con el Post la encargada de esta sección en Facebook, Tessa Lyons. Sin embargo, esta herramienta «no pretende ser un indicador absoluto de la credibilidad», sino otro instrumento para erradicar las noticias falsas de Facebook, de acuerdo a Lyons. La medida servirá para que la plataforma detecte qué usuarios tienen propensión a señalar que el contenido publicado por otros es problemático y qué editores son considerados «de confianza». La ejecutiva de Facebook no precisó los detalles de los criterios que la red social mide para determinar la puntuación del usuario ni si todos los usuarios tienen una. En enero, la compañía comenzó a preguntar a sus usuarios acerca de su familiaridad con ciertos medios de comunicación y su confianza en ellos, unos cuestionarios que se fueron extendiendo para dar prioridad a medios que sean «de confianza, informativos y locales». Facebook ha estado en los últimos meses en el centro de un escándalo de filtración masiva de datos a la empresa de consultoría política Cambridge Analytica, que accedió a la información de un aproximado de 87 millones de usuarios.
01-01-1970 | abc.es
Irán se suma a Rusia en la «cibercampaña» de desinformación
Ríos de tinta han corrido encabezados por el título de «injerencia rusa». Una práctica que consistía en la creación de decenas, centenares, miles de cuentas falsas en las que se compartía información tendenciosa destinada a desinformar y crear ruido entre la opinión pública en temas tan controvertidos como el racismo, la xenofobia, la inmigración o cualquier tema relacionado con el extremismo político. Y todas las investigaciones apuntaban a Rusia como el origen del fenómeno de las «fake news» («noticias falsas» en su traducción al español), donde ha quedado probado que existen granjas de «trolls» (personas que se dedican a gestionar cuentas falsas) que llevan operando años para influir en procesos políticos como las elecciones de Estados Unidos en 2016, en las que Donald Trump se erigió presidente. Sin embargo, habría un nuevo jugador en el tablero de la desinformación: Irán. Según han hecho público tanto Facebook como Twitter, centenares de perfiles habrían sido eliminados por sendas plataformas. En concreto, el equipo de Mark Zuckerberg ha suprimido «652 páginas, grupos y cuentas (tanto de Facebook como de Instagram, la otra red social del gigante tecnológico) por comportamientos no auténticos coordinados que se originaron en Irán», afirmó el martes de madrugada la red social a través de un comunicado. Twitter, por su parte, eligió su propia red social para informar de la clausura de 284 cuentas previstas para una «manipulación coordinada». Ejemplos de publicaciones de las cuentas eliminadas - Facebook Alertas La voz de alarma de esta nueva campaña de desinformación la habría dado la compañía de ciberseguridad FireEye, quien les alertó sobre la red «Liberty Front Press», un grupo de páginas que estaban promoviendo propaganda iraní, en la que se incluía la discusión de temas antisaudíes, antisraelíes y propalestinos. Además, desde FireEye alertaban que la campaña no se limitaba solo a influir en EE.UU. apoyando políticas favorables a Irán (como el acuerdo nuclear entre ambos países), sino que muchas se especializaban en crear ruido en Oriente Medio, Reino Unido o América Latina. Estas cuentas normalmente se presentaban como organizaciones civiles que compartían noticias en varios países, aunque siempre sin revelar su verdadera identidad. De forma paralela, Facebook también informó de que se eliminaron cuentas de procedencia rusa y apunta a los servicios secretos de este país como «maestros de orquesta» de la campaña de desinformación, si bien por el momento no se han aportado datos precisos de cuántos perfiles se han visto afectados. «Si bien identificamos algunos de los mismos malos actores que eliminamos en los ataques de ciberseguridad antes de las elecciones estadounidenses de 2016, esta actividad más reciente se centró en la política en Siria y Ucrania», informa el equipo de Zuckerberg, dejando claro que Irán y Rusia operaron por separado en estas acciones. Se da el caso de que Microsoft ha eliminado recientemente al menos cinco páginas web creadas para engañar a los estadounidenses y que también habrían sido gestionadas por los militares rusos. Para ello, se hacían pasar por sitios oficiales en una campaña de «phishing» -suplantación de identidad- proveniente, según las investigaciones, de grupos rusos. Esta revelación tras meses de sospechas y advertencias por parte de funcionarios de este país por la posible injerencia rusa en las próximas elecciones de noviembre, donde se elegirá a los candidatos que aspiran a presidir la Casa Blanca. El Kremlin niega tajantemente estas afirmaciones a pesar de que cada vez más dedos apuntan hacia su interferencia virtual en asuntos internacionales.
01-01-1970 | abc.es
Haz una copia de seguridad de WhatsApp ahora o podrás perder todas las conversaciones
¿Desde hace cuánto tiempo utilizas WhatsApp? ¿Sabrías decir el número de conversaciones que tienes almacenadas en esta aplicación? ¿Cuántos de estos chats contienen información importante que no deberías perder? Seguramente debas acudir a la «app» para dar respuesta a estas preguntas, que podrás contestar gracias a las copias de seguridad que has ido haciendo a lo largo de todos los años que has utilizado la herramienta de mensajería instantánea más popular en todo el mundo. Esta función te permite, por ejemplo, cambiarte tranquilamente de móvil o resetearlo sin miedo a perder esa parte de tu vida virtual. Pero, ¿qué pasaría si no perdieras esta información? Es lo que podría pasar a partir del próximo 12 de noviembre, cuando entrará en vigor el nuevo acuerdo entre Facebook (que posee WhatsApp desde 2014) y Google por el que las copias de seguridad dejarán de ocupar espacio en Google Drive para los usuarios de dispositivos Android (aquellos que utilizan iOS de Apple no se verán afectados, pues el respaldo se almacena en iCloud). Esta cuestión trae un inconveniente: si llevas más de un año sin actualizar la copia de seguridad (extremo que sea muy probable en el caso de que hayas desactivado esta función o que tengas llena tu cuenta de Drive), la perderás de forma irremediable. El despiste, el gran peligro Aunque no se trata de una pérdida inmediata de información, si dejas pasar la oportunidad de actualizar tus datos es posible que lo olvides. Además, si llevas a cabo ahora mismo esta operación, podrás despreocuparte de esta cuestión. Para llevarlo a cabo debes abrir WhatsApp y dirigirte al botón de «Menú/Ajustes/Chats» y pinchar «Copia de seguridad». Tras este paso, debes tocar en «Guardar en Google Drive» y seleccionar la frecuencia con la que deseas que se guarden las copias de seguridad. Lo siguiente es seleccionar la cuenta de Google que quieres usar para guardar tu copia de seguridad. Si no tienes una cuenta de Google, presiona «Añadir cuenta». Por favor, no olvides el nombre de usuario ni la contraseña de tu cuenta de Google. Seguidamente, toca en «Guardar» usando para seleccionar la red que deseas usar para guardar las copias de seguridad. Recuerda que almacenar las copias de seguridad usando datos móviles puede aumentar tu consumo de datos y con ello generar cargos adicionales. También tienes la opción de guardar tus chats manualmente en Google Drive.
01-01-1970 | abc.es
El exjefe de seguridad de Facebook advierte que es «demasiado tarde» para blindar las elecciones de EE.UU.
Pese a los esfuerzos de Silicon Valley para evitar una contaminación informativa durante las elecciones legislativas de EE.UU. (de mitad de mandato), la sensación de que no se ha hecho lo suficiente empieza a cobrar fuerza. El ex responsable de seguridad Facebook, Alex Stamos, ha advertido en ese sentido que es «demasiado tarde» para garantizar unos comicios limpios de «fake news». En una publicación personal en la web Lawfare, Stamos cree que existe una gran posibilidad de que se produzca una nueva intromisión por parte de agentes extranjeros vinculados a Rusia o Irán. «Se corre el riesgo de que vuelva a suceder», escribe el antiguo directivo, quien renunció en marzo de su cargo después de saltar el escándalo de la fuga de datos de Cambridge Analytica. Stamos, de hecho, ha sido un fuerte defensor de investigar y divulgar la actividad rusa en Facebook, lo que provocaron tensiones internas con Mark Zuckerberg, fundador, y Sheryl Sandberg, su número dos. Stamos ha insistido en que Estados Unidos se «arriesga» a que sus elecciones «se conviertan en la Copa Mundial de la guerra de la información». Los esfuerzos de Facebook, Twitter o Microsoft para frenar los intentos de manipular la opinión pública iniciada en Rusia e Irán probablemente «no evitarán nuevas campañas» en el período previo a las elecciones legislativas de noviembre en Estados Unidos. Este experto cree que no se han logrado frenar los intentos de grupos extranjeros en intoxicar informativamente las plataformas sociales, que albergan millones de potenciales votantes. «Si bien este fracaso ha dejado a Estados Unidos desprevenido para proteger las elecciones de 2018 todavía hay una posibilidad de defender la democracia estadounidense en 2020», añadió. Las compañías tecnológicas han puesto en marcha diversas medidas en los últimos meses (prohibición de cuentas falsas, eliminación de perfiles de grupos que propagan mensajes extremistas) encaminadas a «limpiar» su imagen por un lado y garantizar que las intentonas de manipulación informativa no caben en sus plataformas. Además de Facebook, Twitter o Microsoft han llevado a cabo sendas respuestas para evitar posibles intromisiones por parte de grupos de procedencia extranjera. Si bien Rusia ha sido pionera en estas técnicas de intoxicación informativa en 2016, en los últimos meses de ha detectado un ague de movimientos procedentes de Irán, otro de los países señalados de EE.UU. Un escenario que preocupa a Stamos dado que ha derivado en que «otros estados-nación» y «agentes maliciosos» se hayan sumado a esta batalla por la desinformación, que puede causar, en su opinión, «resultados devastadores». «De alguna manera, EE.UU. ha transmitido al mundo que no se toma en serio estos temas y que cualquier persona malintencionada puede provocar una guerra de información contra Occidente», escribió. «Existen otros muchos enemigos estadounidenses con capacidades de iniciar una ciberguerra como China o Corea del Norte, que podrían empujar a un candidato u otro», añadió. Además de relatar sus preocupaciones, Stamos ha defendido una serie de medidas para contrarrestar la influencia de las llamadas «fake news» que han enturbiado en el último año la percepción de las redes sociales: la aprobación por parte del Congreso de EE.UU. de un marco legal para abordar la desinformación online, el análisis de las competencias de defensa en ciberseguridad, el desarrollo de sistemas de protección electoral por parte de cada estado y las exigencias de hacer públicos futuros ataques.
01-01-1970 | abc.es
Hasta el año 2016 es posible que más de uno no hubiera escuchado apilados los términos «injerencia» y «extranjera». Las elecciones presidenciales norteamericanas que elevaron a la figura de Donald Trump a la Casa Blanca marcaron un punto de inflexión en el tratamiento informativo y la perspectiva acerca de las redes sociales. Nada ha sido igual desde entonces. La pérdida de confianza hacia los «facebook» y «twitter» de turno han provocado un seísmo de tal magnitud que han tenido que desplegar las velas de su reconversión. Porque ya tocaba. Habían vivido por encima de sus posibilidades, cada vez más centrándose en datos económicos abandonando a sus usuarios, que son el realidad el magma que hace explosionar sus crecimiento. Como se han quitado la careta, los internautas por fin han conocido sus intenciones: sus comentarios en estos servicios, las imágenes que publican voluntariamente, las páginas que siguen y las amistades que se encuentran solo les sirve a estos gigantes de la tecnología como arma para lograr atraer anunciantes. En esa perturbación de sus objetivos iniciales -conectar a la mayor gente posible- las redes sociales han tenido que mover ficha para sacudirse sus miserias, el gran porcentaje de «trolls» que provocan el éxodo de personas famosas, las «fake news» que desinforman a los parroquianos y el aprovechamiento de la marca para intentar engañar por parte de grupos extranjeros interesados. La prueba de fuego se producirá en noviembre, coincidiendo con las elecciones legislativas en Estados Unidos. Las tecnológicas tienen una nueva oportunidad para demostrar que están en condiciones de garantizar una seguridad y limpieza en sus servicios. Se juegan mucho. No pueden volver a cometer el mismo error ni la misma dejadez mientras ven cómo grupos malintencionados aprovechan las redes sociales para engañar y manipular a los potenciales votantes. Repunte de artimañas en Facebook Una de las empresas que más inquietud genera es Facebook. Pero la multinacional estadounidense tiene un plan para proteger las elecciones de un desastre electoral como el que lo golpeó en 2016. No quiere que vuelva a suceder lo mismo. El temor, de nuevo, es que alguien desde regiones como Rusia -uno de los países en el punto de mira- intente usar la red social para sembrar la división entre los votantes. Para ello, según el medio especializado «Recode», se duplicará el número de empleados en seguridad y protección al usuario. La cifra que ha trascendido, aunque algo descabellada, ronda las 20.000 personas colaborando -a tiempo parcial en su mayoría- para evitar que se «cuelen» mensajes malintencionados. Dado el temor acerca de que una posible injerencia extranjera lleve ya tiempo trabajando, los expertos dudan, sin embargo, que a Facebook le dé tiempo en blindarse ante estas prácticas que han empañado su larga trayectoria. Entre otras medidas en las que se pretende llevar a cabo, la red social quiere localizar y eliminar perfiles falsos o, al menos, no verdaderos, disminuir en la medida de lo posible la presencia de enlaces informativos que incluyan contenidos erróneos y, sobre todo, hacer más difícil la compra de anuncios políticos que promuevan a candidatos. Lucha contra «agentes malos» Un paquete de actuaciones que lleva tiempo introduciendo en su plataforma -eliminó casi 1.300 millones de cuentas falsas solo en los últimos seis meses-, aunque la principal prioridad de Facebook -según relata la publicación- es acabar de una vez por todas con las cuentas gestionadas por «bots» y automatizadas. «Lo más importante es buscar cuentas falsas», reconoció en junio la jefa de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg: «Si nos fijamos en las cosas que sucedieron en los anuncios rusos en nuestra plataforma en 2016 todo se hizo a través de cuentas falsas». A principios de agosto, Facebook destapó un plan forjado con continuos y «sofisticados» intentos de influir en estas elecciones a través del empleo de perfiles y páginas falsas en la red social. Según anunció un portavoz de la compañía, la firma americana eliminó 32 cuentas de «agentes malos» y que, supuestamente, estaban involucradas a un «comportamiento coordinado de desinformación». Todo ello coincide en el tiempo: esta misma semana Facebook ha desactivado varios cientos de perfiles y páginas de su red social y de Instagram con origen en Irán y Rusia que estaban involucradas presuntamente en varias campañas de desinformación. Irán recoge el testigo de Rusia Uno de los cambios que se están produciendo es que la oleada de ciberataques empiezan a venir desde Irán, otro de los territorios en la lista negra del gobierno norteamericano. «Hoy eliminamos múltiples páginas, grupos y cuentas por comportamiento coordinado y falso en Facebook e Instagram. Parte de esta actividad se originó en Irán y parte se originó en Rusia. Eran campañas diferentes y no hemos identificado ningún enlace o coordinación entre ellas», dijo este martes Facebook en un comunicado. En total, Facebook y Twitter han eliminado más de 600 cuentas, la mayoría de origen iraní, que estaban involucradas con un comportamiento no auténtico coordinado. En otras palabras, las cuentas borradas estaban promoviendo propaganda iraní, en la que se incluía la discusión de temas antisaudíes, antisraelíes y propalestinos. Frente a las artimañas y trucos de hace unos años, queda claro una premisa básica: lo que demostraron las «fake news» en 2016 es que por poco dinero se puede utilizar con beneficio propio una red social tan importante como Facebook, que alberga a más de 240 millones de usuarios solo en Estados Unidos. Republicanos críticos con Putin Un debate envenenado puesto que puede llevarse por delante numerosos usuarios y, por ende, ralentizar su crecimiento de usuarios. Algo que también le ha sucedido a Twitter en su «limpieza» de trolls y cuentas no confirmadas que ha provocado que el contador de los seguidores -«followers» disminuya a los «tuiteros». Pero la guerra ya ha empezado. También Microsoft ha tenido que eliminar al menos cinco páginas web creadas para engañar a los estadounidenses. Para ello, se hacían pasar por sitios oficiales en una campaña de «phishing» -suplantación de identidad- proveniente, según las investigaciones, de grupos rusos. Esta revelación tras meses de sospechas y advertencias por parte de funcionarios estadounidenses por la posible injerencia rusa en las elecciones. Lo curioso del asunto es que, aunque parezca extraño, este caso representa un cambio en los comportamientos de agentes externos. El grupo de cibercriminales vinculado a Rusia perpetró estos ataques contra organizaciones de corte conservador y, atención, críticas con el gobierno de Vladímir Putin. Entre las víctimas del ataque está el Hudson Institute, un centro de ideas conservador que en los últimos años ha investigado supuestos casos de corrupción en Rusia.
01-01-1970 | abc.es
Facebook advierte a 4 millones de usuarios que otra aplicación puede haber robado sus datos
Facebook ha bloqueado desde el pasado mes de marzo el acceso a más de 400 aplicaciones externas que funcionan a través de su red social homónima por sospechas sobre sus desarrolladores y sobre la posible filtración de datos personales de usuarios. La red social ha bloqueado este miércoles a la aplicación externa myPersonality, dedicada a la realización de test de personalidad y activa desde 2012, por compartir información con investigadores y con otras compañías, como ha anunciado la compañía a través de un comunicado. La red social considera claro que myPersonality difundió información personal de manera ilegítima y comenzará a notificar a los 4 millones de usuarios de su plataforma que utilizaron la aplicación de que su información puede haber sido mal usada. myPersonality no ha respondido a las auditorías de información de Facebook, que se realizan desde marzo, fecha desde la que Facebook comenzó a restringir el acceso a datos personales a estas aplicaciones externas y a realizar revisiones exhaustivas a raíz del escándalo de Cambridge Analytica. Facebook ha asegurado también que no le consta que myPersonality haya tenido acceso a la información de los amigos de los 4 millones de cuentas afectadas, por lo que no avisará a los amigos de estos perfiles a no ser que detecte otras pruebas. En total, desde el pasado mes de marzo, Facebook ha suspendido el acceso a más de 400 aplicaciones de terceros por sospechas relacionadas con los desarrolladores responsables de ellas o por la utilización de la información que los usuarios comparten voluntariamente con ellas.
01-01-1970 | abc.es
Un exjefe de Facebook cree que es «demasiado tarde» para blindar las elecciones de EE.UU. de fake news
Pese a los esfuerzos de Silicon Valley para evitar una contaminación informativa durante las elecciones legislativas de EE.UU. (de mitad de mandato), la sensación de que no se ha hecho lo suficiente empieza a cobrar fuerza. El ex responsable de seguridad Facebook, Alex Stamos, ha advertido en ese sentido que es «demasiado tarde» para garantizar unos comicios limpios de «fake news». En una publicación personal en la web Lawfare, Stamos cree que existe una gran posibilidad de que se produzca una nueva intromisión por parte de agentes extranjeros vinculados a Rusia o Irán. «Se corre el riesgo de que vuelva a suceder», escribe el antiguo directivo, quien renunció en marzo de su cargo después de saltar el escándalo de la fuga de datos de Cambridge Analytica. Stamos, de hecho, ha sido un fuerte defensor de investigar y divulgar la actividad rusa en Facebook, lo que provocaron tensiones internas con Mark Zuckerberg, fundador, y Sheryl Sandberg, su número dos. Stamos ha insistido en que Estados Unidos se «arriesga» a que sus elecciones «se conviertan en la Copa Mundial de la guerra de la información». Los esfuerzos de Facebook, Twitter o Microsoft para frenar los intentos de manipular la opinión pública iniciada en Rusia e Irán probablemente «no evitarán nuevas campañas» en el período previo a las elecciones legislativas de noviembre en Estados Unidos. Este experto cree que no se han logrado frenar los intentos de grupos extranjeros en intoxicar informativamente las plataformas sociales, que albergan millones de potenciales votantes. «Si bien este fracaso ha dejado a Estados Unidos desprevenido para proteger las elecciones de 2018 todavía hay una posibilidad de defender la democracia estadounidense en 2020», añadió. Las compañías tecnológicas han puesto en marcha diversas medidas en los últimos meses (prohibición de cuentas falsas, eliminación de perfiles de grupos que propagan mensajes extremistas) encaminadas a «limpiar» su imagen por un lado y garantizar que las intentonas de manipulación informativa no caben en sus plataformas. Además de Facebook, Twitter o Microsoft han llevado a cabo sendas respuestas para evitar posibles intromisiones por parte de grupos de procedencia extranjera. Si bien Rusia ha sido pionera en estas técnicas de intoxicación informativa en 2016, en los últimos meses de ha detectado un ague de movimientos procedentes de Irán, otro de los países señalados de EE.UU. Un escenario que preocupa a Stamos dado que ha derivado en que «otros estados-nación» y «agentes maliciosos» se hayan sumado a esta batalla por la desinformación, que puede causar, en su opinión, «resultados devastadores». «De alguna manera, EE.UU. ha transmitido al mundo que no se toma en serio estos temas y que cualquier persona malintencionada puede provocar una guerra de información contra Occidente», escribió. «Existen otros muchos enemigos estadounidenses con capacidades de iniciar una ciberguerra como China o Corea del Norte, que podrían empujar a un candidato u otro», añadió. Además de relatar sus preocupaciones, Stamos ha defendido una serie de medidas para contrarrestar la influencia de las llamadas «fake news» que han enturbiado en el último año la percepción de las redes sociales: la aprobación por parte del Congreso de EE.UU. de un marco legal para abordar la desinformación online, el análisis de las competencias de defensa en ciberseguridad, el desarrollo de sistemas de protección electoral por parte de cada estado y las exigencias de hacer públicos futuros ataques.
01-01-1970 | abc.es
Apple elimina una «app» propiedad de Facebook por «espiar» a los usuarios
Continuan los tiempos revueltos para Mark Zuckerberg. El mismo día que se confirmaba que Facebook ha bloqueado más de 400 aplicaciones por dudas sobre cómo protegen la información de sus usuarios, Apple le complica aún más la jornada. La compañía de la manzana ha eliminado de la App Store de manera fulminante Onavo, una aplicación comprada por Facebook en 2013 y a la que la empresa de los iPhone acusa de «espiar» a sus ususarios. En concreto lo hace a través del rastreo de actividad del «smartphone» en el que esta herramienta está instalado. Y, además, con el consentimiento del usuario, que le otorga el permiso para recabar información y que la compañía de Zuckerberg pueda luego utilizarla para fines comerciales, tal y como lo recoge en su política de uso. Pero, ¿cuál es la función concreta de Onavo? Onavo nació para reducir el consumo de datos en la navegación, lo que es de gran ayuda para aquellos que van justos con su tarifa. De hecho, es tan eficiente que puede aliviar hasta en un 80% este flujo gracias a que comprime la información en sus servidores. Al mismo tiempo, garantiza una navegación segura al ser un «filtro» contra los posibles virus y amenazas online. «No debería recabar datos de otras apps» Precisamente esta última característica fue la que llamó la atención de la compañía de Zuckerberg en 2013, que la rebautizó bajo el nombre de «Protect» y la vendió como una herramienta que protegía los datos personales de los usuarios. De hecho, fue blanco de críticas durante el episodio de Cambridge Analytica por asegurar la privacidad de las personas, aunque la red social había recabado datos de 87 millones de cuentas en todo el mundo que fueron utilizadas para influir en procesos electorales como las presidenciales de Estados Unidos en 2016. «Trabajamos para proteger la privacidad de los usuarios y la seguridad de sus datos en el ecosistema de Apple. Con la última actualización de nuestra normativa, dejamos muy claro que las aplicaciones no deberían recabar datos sobre otras aplicaciones instaladas en el dispositivo del usuario, práctica que tiene como objetivo el análisis o el marketing», ha razonado un portavoz de Apple a The Wall Street Journal, explicando los motivos de la eliminación de la aplicación. A pesar de todo, esta «app» recogía datos de los usuarios con su expresa autorización, por lo que Facebook no habría cometido ninguna accion ilegal. Aún así, la polémica está servida.
01-01-1970 | abc.es
Google elimina 58 presuntas cuentas de desinformación vinculadas a Irán
Irán se ha «colado» en la batalla de la desinformación virtual. El país, señalado por Estados Unidos, ha comenzado a ser un punto estratégico para la difusión de informaciones malintencionadas de cara a intoxicar las elecciones legislativas de noviembre. La «purga» de agentes externos ha comenzado. Y a ella se ha sumado, también, Google. El gigante de internet ha aninciado este jueves en un comunicado que ha eliminado en total 58 cuentas de sus principales servicios, YouTube, Blogger y Google+, presuntamente vinculadas a Irán e involucradas en campañas de desinformación. Esta medida se une así a otros movimientos llevados a cabo por empresas del sector de la tecnología. Esta semana Facebook y Twitter desvelaron también que habían desactivado cientos de cuentas en sus redes sociales supuestamente relacionadas con Irán y que, bajo identidades ocultas, difundían bulos y otros contenidos con la intención de desinformar. El vicepresidente sénior y consejero general de Asuntos Globales de Google, Kent Walker, explicó que han trabajado junto a la empresa de seguridad informática FireEye para determinar que estas cuentas ya suprimidas tenían vínculos con IRIB, corporación mediática que agrupa a la radio y televisión públicas de Irán. En ese sentido, la empresa estadounidense aseguró haber rastreado direcciones IP, información de propiedad de dominios y otros datos de las cuentas sospechosas para relacionarlas con IRIB. Los investigadores sostienen que estas cuentas han estado operando de manera coordinada al menos desde enero de 2017. En particular, Google desactivó 39 canales de YouTube (con más de 13.000 visionados en total en Estados Unidos), seis blogs en Blogger y 13 cuentas de Google+. FireEye ha asegurado que sospechó de una «operación de influencia» que parece originarse de Irán, apuntada a audiencias en Estados Unidos, Reino Unido, América Latina y Oriente Próximo. Por otro lado, Google señaló además que ha eliminado 42 canales de YouTube y un blog de Blogger vinculados a Internet Research Agency (IRA), una entidad que se dedica a promover las posiciones del Gobierno ruso en redes sociales e internet. «Nuestras investigaciones sobre estos tópicos están en curso y seguiremos compartiendo nuestros hallazgos con quienes hacen cumplir la ley y otras entidades gubernamentales relevantes en Estados Unidos y otros países», añade Walker.
01-01-1970 | abc.es
Si te espiaron con esta «app», tus contraseñas, fotos y mensajes pueden estar expuestos sin que lo sepas
Este jueves se ha dado a conocer una filtración masiva que afecta a más de 2.200 usuarios de la aplicación SpyFone, una aplicación «espía». Aunque la filtración podría ser más grave, ya que los datos almacenados en sus servidores, entre los que se encontraban fotografías tomadas remotamente de las personas investigadas, junto con sus mensajes de texto o geolocalizaciones, han estado expuestas sin cifrar y a la vista de cualquiera con mínimos conocimientos. La aplicación se debía instalar tanto en el dispositivo de la persona que quería controlar a otra como en el terminal espiado, por lo que las primeras estimaciones de los expertos apuntan a que «actualmente existen 3.666 teléfonos rastreados», muchos pertenecientes a dueños -incluidos menores- que no saben que sus datos circulan libremente por la red, tal y como ha explicado un investigador en ciberseguridad -que desea permanecer en el anonimato- al portal especializado Motherboard, quien ha destapado el asunto. «Los datos expuestos incluyen selfies, mensajes de texto, grabaciones de audio, contactos, ubicación, contraseñas e inicios de sesión, mensajes de Facebook, entre otros», asegura la publicación. Spyfone está investigando el suceso La compañía responsable de SpyFone ha admitido el suceso, aunque no ha desvelado si toda esta información ha sufrido algún ciberataque y ha caído en malas manos. Sin embargo, el 44% de los usuarios directos (es decir, las personas que se dieron de alta para espiar mediante esta herramienta) ya estaban registrados en la página «Have I pwned», una web que recoge los correos electrónicos filtrados por toda la red y desde la que cualquiera puede comprobar si su email está comprometido. New breach: Spyware company SpyFone left terabytes of data collected from unsuspecting targets exposed including photos, audio recordings, text messages and browsing history. 44% were already in @haveibeenpwned. Read more: https://t.co/I62riWoPz3? Have I Been Pwned (@haveibeenpwned) 24 de agosto de 2018«Nos hemos asociado con importantes empresas de seguridad de datos para ayudar en nuestra investigación, y seguimos coordinando con las autoridades policiales sobre esta situación. Todos los días, nuestro equipo avanza a pasos agigantados para mejorar la seguridad de nuestro sitio y ciertamente anticipamos que esta brecha de datos reciente es la última», ha afirmado para el citado medio Steve McBroom, un representante de Spyfon, quien ha asegurado que los usuarios de esta aplicación están siendo alertados. El problema llega si estas personas no quieren alertar a aquellos a los que espiaron a través de esta herramienta, y que son totalmente ajenos a que su información personal puede estar circulando sin su conocimiento por la red.
934