Noticias de "google"

19-07-2018 | abc.es
La razón de por qué al poner «idiot» en Google aparecen imágenes de Donald Trump
El poder de los moradores de internet es grande (tal y como demostró, por ejemplo, el movimiento «Anonymous») y los internautas han vuelto a conseguir llamar la atención tan solo con teclear en su ordenador. Ahora han propiciado que, al escribir «idiot» en el buscador de Google, la mayoría de las imágenes que aparecen en las primeras posiciones sean de Donald Trump. De hecho, la idea se ha extendido a otros países, ya que si tecleamos «idiota» en el mismo lugar, también aparecen algunas fotografías del presidente estadounidense. La razón de que Trump e «idiot» estén relacionados tiene que ver con el «Google bombing», una táctica utilizada por algunos activistas digitales para influir en el algoritmo del famoso buscador. Para conseguirlo, estos usuarios están publicando entradas en sus plataformas digitales con las imágenes del mandatario de EE.UU. y enlazándolas a otros contenidos similares. Las tácticas pueden incluir publicar artículos que contengan la palabra «idiota» en el título junto a una foto de Trump, escribir publicaciones que tengan las palabras «Trump» e «idiota» cerca una de la otra, o vincular repetidamente ciertas palabras clave a una página web o imagen. La acción se comenzó después de la visita del presidente estadounidense a Reino Unido el pasado fin de semana, en las que la comitiva se encontró con protestas en la calle de miles de personas que no están de acuerdo con las actuales políticas del país. De ahí se saltó a las redes, que consiguieron hacer tendencia la canción «American Idiot», del grupo Green Day. Horas después, las imágenes de protesta con los globos de la cara caicaturizada de Trump empezaron a surgir en la red, para después aparecer fotos reales del presidente. Si bien el buscador tiene sus propios mecanismos para corregir esta «anomalía», de momento la idea está funcionando y, las entradas en imágenes parecen casi una galería dedicada a Trump. No se sabe hasta cuándo los activistas mantendrán estas imágenes relacionadas con «idiot», aunque seguramente los empleados de Google ya estén trabajando para «arreglar» el sistema.
19-07-2018 | abc.es
La nueva función de YouTube con la que los «youtubers» ganarán aún más dinero
La plataforma de vídeo YouTube ha introducido «hashtag» en los vídeos para que los usuarios encuentren de un modo más fácil y rápido los temas concretos en los que estén interesados, directamente a través del título o la descripción. Esta nueva característica se encuentra disponible desde este jueves en YouTube en su versión de escritorio y en su aplicación móvil para Android, como ha explicado la plataforma de Google en su página de ayuda. Los nuevos «hashtag» de YouTube facilitan la tarea de buscar vídeos sobre los temas más populares, e incluyen dos modos de utilización con esta finalidad: buscar un «hashtag» o pulsar con el ratón encima de los «hashtag» existentes en el título o descripción de un determinado vídeo. Si el usuario ha realizado una de estas dos acciones, aparecerá una página de resultados con los vídeos populares del momento relacionados con ese «hashtag», además del contenido que se ha subido más recientemente. Cómo incorporar «hashtag» Los «youtubers» que quieran añadir los «hashtags» a sus vídeos deben subir los vídeos de la manera tradicional y posteriormente escribir el «hashtag» deseado en el título o la descripción. Esta nueva funcionalidad puede ser de gran utilidad para posicionar los vídeos en la plataforma si se hace un buen uso de los «hashtags». Del mismo modo que con los vídeos, los «hashtags» deben cumplir con las políticas y normas de YouTube, entre las que se encuentran la prohibición de utilizar espacios dentro del «hashtag», así como no utilizar demasiadas etiquetas ni añadir «hashtags» que no estén directamente relacionados con el contenido del vídeo. YouTube ha establecido también la prohibición de usar «hashtags» enfocados al acoso o que puedan fomentar violencia o incitar al odio, así como de la inclusión de contenido sexual o lenguaje vulgar; e incluso ha vetado el uso de «hashtags» descriptivos o con frases repetitivas.
19-07-2018 | abc.es
Elon Musk promete no crear «Terminators»: «No se debe dejar a las máquinas tomar decisiones vitales»
Elon Musk, los fundadores de Deep Mind y miles de expertos del sector tecnológico han firmado un documento en el que se comprometen a no participar ni apoyar el desarrollo, fabricación, comercio o uso de armas letales autónomas, es decir, basadas en inteligencia artificial. Algo así como los robots de la película «Terminator», cuyo fin era el exterminio de los seres humanos. Future of Life Institute, un instituto de investigación sobre el futuro de la humanidad en relación con las nuevas tecnologías, ha presentado en el marco de la Conferencia Internacional Conjunta sobre Inteligencia Artificial (IJCAI), celebrada en Estocolmo, un documento firmado por 164 organizaciones y 2.410 personas en el que se comprometen a no desarrollar sistemas letales de armas basados en Inteligencia Artificial (IA). La entidad relata que la inteligencia artificial (IA) está preparada para ocupar un papel cada vez más importante en los sistemas militares, pero existe la «necesidad urgente» de distinguir entre los usos «aceptables e inaceptables» de la IA. De este modo, líderes relevantes del sector tecnológico como Elon Musk o los fundadores de Deep Mind (Demis Hassabis, Shane Legg y Mustafa Suleyman) han firmado el documento, apoyando que la decisión de «acabar con una vida humana nunca» debería pertenecer a una máquina, añadiendo que no se debe permitir que las máquinas tomen «decisiones vitales». La carta relata que las armas letales autónomas que atacan objetivos sin intervención humana podrían ser «peligrosamente destabilizadoras» para los países y sus ciudadanos. En este sentido, se hace alusión a que miles de investigadores de IA coinciden en que este tipo de armamentos podrían convertirse en poderosos «instrumentos de violencia y opresión», situación agudizada si están relacionados con sistemas de vigilancia y datos. El documento explica que las características de las armas autónomas letales difieren mucho de las que poseen las armas nucleares, químicas y biológicas, puesto que las acciones individuales de un solo grupo de las primeras podrían desencadenar «fácilmente una carrera armamentística», que no podría ser controlada por la comunidad internacional. En la publicación de Future of Life Institute se hace un llamamiento a los gobiernos y sus líderes para desarrollar regulaciones y leyes en lo relativo a las armas letales autónomas. Los firmantes de la carta, entre los que se encuentran el fundador de Skype, Jaan Tallinn, o el líder de Google Research and Machine Intelligence, Jeffrey Dean, se comprometen a no participar ni apoyar el desarrollo, fabricación, comercio o uso de armas letales autónomas, además de solicitar a los líderes y responsables políticos repartidos por el globo que se unan a la iniciativa.
19-07-2018 | diarioti.com
Sundar Pichai refuta las acusaciones de la Unión Europea
Aunque los terminales operados con Android generan ingresos para Google mediante las aplicaciones instaladas, los fabricantes de smartphones tienen plena libertad de excluir o incluir servicios, e instalar aplicaciones de la competencia, comenta el CEO de Google, Sundar Pichai.Ampliar
19-07-2018 | abc.es
Por qué la Unión Europea multa con 4.340 millones de euros a Google
La comisaria de competencia, Margrethe Vestager, ha anunciado el acuerdo de la Comisión Europea para imponer una multa de 4.340 millones de euros a Alphabet, la compañía matriz del gigante Google, por vulnerar las normas antimonopolio de la UE. Bruselas le reprocha un «grave comportamiento ilegal» por haber impuesto restricciones a los fabricantes de dispositivos Android y a los operadores de redes móviles para consolidar su posición dominante en los servicios de búsqueda en internet. Por ello le ha impuesto la multa más alta decretada hasta ahora en la historia de la UE. A través de un comunicado, Google ha anunciado que recurrirá la decisión de la Comisión ante el Tribunal Europeo de Luxemburgo, porque, como es natural, no comparte el criterio en el que se basa la sanción. «Android ha creado más opciones para todo el mundo, no menos. Un ecosistema pujante, rápidas innovaciones y precios más bajos son distintivos clásicos de una fuerte competencia. Recurriremos la sentencia de la Comisión». Sundar Pichai, CEO de Google, publicó poco después un comentario en el que añade como argumento que «la decisión [de sancionar a su compañía] ignora el hecho que los móviles Android compiten con los teléfonos con iOS» de Apple y no son un monopolio. «Nos preocupa que la decisión va a alterar el cuidadoso equilibrio que habíamos alcanzado con Android, y envía una señal inquietante en favor de los sistemas patentados sobre las plataformas abiertas». Al anunciar su decisión, la comisaria danesa no ha aclarado si para el objetivo de mejorar la competición en el sector sería mejor finalmente promover la división forzosa del gigante informático, ni ha dado indicaciones de lo que ha de hacer exactamente la compañía para cumplir con la legalidad, aparte de eliminar las restricciones legales que ha impuesto a los fabricantes de teléfonos móviles. El objetivo de la Comisión, según Vestager es defender su obligación legal como encargada de las reglas de competencia es la de hacer que los consumidores tengan la máxica capacidad de elección, los mejores precios e impedir que se cree una situación en la que el dominio de una compañía frene la innovación tecnológica. La decisión de la Comisión da a Google un plazo de 90 días para poner fin a las prácticas ilegales o de lo contrario podría volver a ser multado con hasta el 5 % del volumen de negocios mundial medio diario. Tres tipos de restricciones Según Vestager, «el asunto que nos ocupa se refiere a tres tipos de restricciones que ha impuesto Google a los fabricantes de dispositivos Android y a los operadores de redes para asegurarse de que el tráfico en los dispositivos Android se dirige al motor de búsqueda Google. De esta forma, Google ha utilizado Android como vehículo para consolidar el dominio de su motor de búsqueda. Estas prácticas han privado a sus competidores de la posibilidad de innovar y competir en función de sus méritos. Han impedido a los consumidores europeos beneficiarse de una competencia efectiva en un ámbito tan importante como el móvil. Esto es ilegal con arreglo a las normas de defensa de la competencia de la UE.». El argumentario de la Comisión incluye el hecho de que Google ha obligado a los fabricantes de teléfonos móviles a preinstalar la aplicación Google Search y el navegador Chrome como condición para conceder la licencia para acceder a su tienda de aplicaciones, Play Store. También le reprocha que haya realizado pagos a determinados grandes fabricantes y operadores de redes móviles a condición de que preinstalaran exclusivamente la aplicación Google Search en sus dispositivos. También ha impedido a los fabricantes que deseaban preinstalar aplicaciones de Google vender teléfonos que utilicen otras versiones alternativas de Android no aprobadas por el gigante informático. La decisión de imponer esta multa a Google se produce pocas horas después de que se haya anunciado que el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, viajará a Washington el próximo 25 este mes para reunirse con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Como se recordará, Trum calificó a la UE como «enemiga» de Estados Unidos en términos comerciales. Es poco probable que una decisión de este tipo pase inadvertida en este momento de tensiones. La comisaria se ha limitado a decir que comparte los mismos valores con las agencias antimonopolios de Estados Unidos, a pesar de que estos no han llevado a cabo ninguna investigación contra Google y en Europa esta no es ni siquiera la primera y no es la única, ya que hay otra investigación en marcha sobre el motor de búsqueda.
18-07-2018 | abc.es
Sundar Pichai, CEO de Google: «Ningún fabricante está obligado a comprometerse con nuestras reglas»
El máximo responsable de Google, Sundar Pichai, ha querido emitir un comunicado firmado y dirigido a los usuarios por el que niega las acusaciones de prácticas monopolísticas por las que la Unión Europea ha condenado a su compañía a pagar la cifra histórica de 4.340 millones de euros. En concreto, sobre la acusación de que el gigante tecnológico exige que los fabricantes preinstalen un «paquete» de aplicaciones para dar el acceso a Google Play (la tienda de «apps» de Google en la que se pueden descargar diferentes funcionalidades de los dispositivos inteligentes) con su navegador y su buscador por defecto, Pichai afirma: «Ningún fabricante de teléfonos está obligado a comprometerse a estas reglas; puede usar y modificar Android de cualquier forma que lo desee, de la misma forma que Amazon lo ha hecho con los tablets Fire y con los TV sticks» El CEO de Google afirma que desde 2007 la compañía «eligió ofrecer Android a los fabricantes y operadores de forma gratuita», pero que les oferta la opción de preinstalar «un conjunto de apps populares de Google (como Search, Chrome, Play, Maps y Gmail), algunas de las cuales generan un beneficio para nosotros, y todas garantizan que el teléfono ?simplemente funcione? en cuanto se encienda por primera vez». Pero vuelve a recalcar que los fabricantes «no tienen que incluir nuestros servicios, y pueden elegir si desean instalar apps que compiten con las nuestras». Apunta, además, que si no se pudieran incluir estas herramientas «perturbaría el equilibrio del ecosistema de Android» que ha permitido «evitar el cargo de costes a los fabricantes de teléfonos» por el uso de su tecnología. Atacando a Apple e iOS Pichai apunta directamente contra Apple y su sistema operativo iOS, más cerrado ya que solo se usa para los dispositivos que la propia marca de la manzana fabrica. En este sentido, el primer ejecutivo de Google ha destacado que «gracias a Android» actualmente hay más de 24.000 dispositivos de una amplia gama de precios y de más de 1.300 marcas diferentes, incluyendo los elaborados por fabricantes de teléfonos de Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Italia, Letonia, Polonia, Rumanía, España y Suecia. «Un ecosistema de Android próspero y saludable es algo de interés general y hemos demostrado que estamos dispuestos a hacer cambios. Pero nos preocupa que la decisión de la Comisión perjudique a este equilibrio y que envíe unas señales preocupantes a favor de sistemas cerrados y privados frente a las plataformas abiertas», añade en mención casi directa a Apple. Google recurrirá Antes de este comunicado, Google ya había anunciado que recurriría la sentencia de Bruselas. «Android ha creado más libertad de elección para todos, no menos. Un ecosistema vibrante, innovación rápida y precios más bajos son las características clásicas de una competencia sólida. Recurriremos la decisión de la Comisión», ha afirmado Al Verney, portavoz de la multinacional, en un comunicado anterior al de Pichai.
18-07-2018 | abc.es
Multa histórica a Google: Bruselas le hará pagar 4.340 millones de euros por prácticas monopolísticas
La Unión Europea ha puesto una multa de 4.340 millones de euros a Google por considerar que ejerce prácticas monopolísticas con Android, el sistema operativo con mayor penetración en dispositivos inteligentes. Bruselas afirma que el gigante tecnológico obliga a los fabricantes a preinstalar en sus móviles y tabletas aplicaciones complementarias, como el navegador Chrome o Google Search si éstos quieren tener acceso a Google Play (la tienda de «apps» de la que se nutre Android). Así lo ha confirmado Margrethe Vestager, comisaria de Competencia de la UE en rueda de prensa. Se trata, aún así, de una multa mucho menor a la que daban las predicciones más altas, que cifraban en 11.000 millones de dólares (9.380 millones de euros y que supone un 10% de su facturación total) la pena impuesta por Europa. La empresa ya ha informado a través de Twitter que recurrirá la sentencia. «Android ha creado más libertad de elección para todos, no menos. Un ecosistema vibrante, innovación rápida y precios más bajos son las características clásicas de una competencia sólida. Recurriremos la decisión de la Comisión», ha afirmado Al Verney, portavoz de la multinacional, en un comunicado posterior. 90 días para «parar y no reincidir» Vestager ha indicado que Google la investigación de la UE, que lleva abierta desde abril de 2016, ha encontrado indicios de que la firma estadounidense impone tres tipos de restricciones «para asegurar que el tráfico de los dispositivos Android va al motor de búsqueda» de la compañía: la presintalación de los servicios de búsqueda, su navegador y ciertos pagos a grandes fabricantes para que instalasen por defecto su buscador, al tiempo que les impidió vender teléfonos inteligentes que tuviesen versiones alternativas de Android no aprobadas por Google. Además, exige a la compañía a «poner fin a su conducta ilegal de forma efectiva en 90 días» a contar desde esta decisión. «Como mínimo Google tiene que parar y no reincidir en ninguno de estos tres tipos de prácticas y también abstenerse de cualquier medida que tenga un fin similar o equivalente a estas», ha señalado Vestager. Si la tecnológica continúa con este modelo, podría hacer frente a nuevas multas de hasta el 5% del volumen de negocio mundial diario de Alphabet, la empresa matriz de Google. El dominio absoluto de Android Hasta ahora, las empresas que querían instalar el sistema operativo para móviles de Google y el acceso a su tienda de aplicaciones (la mayor del mundo y abierta a todo tipo de desarrolladores) debían también incluir un paquete con otras «apps» secundarias, como Google Search o el navegador Chrome, lo que supone en la práctica la imposibilidad de que los fabricantes preinstalen algunas aplicaciones pero no otras. Esto ha provocado, por ejemplo, que en los dispositivos de Android -cuyo código de fuente es abierto, es decir, cualquiera puede acceder a esta tecnología, lo que permite que desarrolladores independientes creen sus propias aplicaciones- más del 95% de todas las búsquedas se realizaran a través de Google Search, mientras que en los dispositivos de Windows Mobile el porcentaje es inferior al 25%. «Es similar a lo que ocurrió con Microsoft y su sistema operativo Windows, que obligaba a los fabricantes a instalar el navegador Internet Explorer en sus equipos», explica para ABC Sergio Carrasco experto en derecho digital en Fase Consulting. Microsoft estuvo litigando durante años hasta llegar a un acuerdo por el que debía abrir su sistema operativo a otras aplicaciones. «Este caso con Google como protagonista puede suponer el cambio de modelo con el que la compañía explota Android», afirma Carrasco, que también observa un «toque de atención» de Bruselas a las tecnológicas «para que se adecúen a la normativa europea». No es la primera multa para Google El pasado año la UE sancionó a la compañía con 2.820 millones de dólares (2.403 millones de euros) por abusar de los resultados de búsqueda en favor de su propio servicio de comparación de compras de productos, Google Shopping. De la misma manera, en 2009 Bruselas sancionó a Intel por su posición dominante en el mercado con una cuantía en 1.060 millones. Sin embargo, después de años de juicios, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea anuló dicha multa el pasado mes de septiembre. En una larga investigación, que se remonta a 2015, los reguladores europeos entienden que la compañía tecnológica discriminó a sus rivales en el mercado móvil forzando a implantar además sus propios servicios y aplicaciones. La compañía siempre ha defendido en anteriores ocasiones que no obliga a las marcas de telefonía a instalar sus «apps» ni el sistema de búsquedas.
18-07-2018 | abc.es
Multa histórica a Google: Bruselas le hará pagar 4.300 millones de euros por prácticas monopolísticas
La Unión Europea ha puesto una multa de 4.300 millones de euros a Google por considerar que ejerce prácticas monopolísticas con Android, el sistema operativo con mayor penetración en dispositivos inteligentes. Bruselas afirma que el gigante tecnológico obliga a los fabricantes a preinstalar en sus móviles y tabletas aplicaciones complementarias, como el navegador Chrome o Google Maps si éstos quieren tener acceso a Google Play (la tienda de «apps» de la que se nutre Android). Se trata, aún así, de una multa mucho menor a la que daban las predicciones más altas, que cifraban en 11.000 millones de dólares (9.380 millones de euros y que supone un 10% de su facturación total) la pena impuesta por la UE. La investigación lleva abierta desde 2016 y la decisión implica una sanción histórica por parte de Bruselas. La mayor multa hasta ahora había recaído en Intel en 2009, también por abusar de su posición dominante en el mercado, fijando la cuantía en 1.060 millones. Sin embargo, después de años de juicios, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea anuló dicha multa el pasado mes de septiembre. El dominio absoluto de Android Hasta ahora, las empresas que querían instalar el sistema operativo para móviles de Google y el acceso a su tienda de aplicaciones (la mayor del mundo y abierta a todo tipo de desarrolladores) debían también incluir otras «apps» secundarias, como Google Maps, el buscador Chrome, lo que supone una competencia casi imposible de superar para otras empresas que ofertan los mismos servicios. Por ejemplo: con la aplicación de geolocalicación de Google muy poca gente se instala una diferente, desplazando a sus competidores y creando lo que la UE opina que son «prácticas monopolísticas». «Es similar a lo que ocurrió con Microsoft y su sistema operativo Windows, que obligaba a los fabricantes a instalar el navegador Internet Explorer en sus equipos», explica para ABC Sergio Carrasco experto en derecho digital en Fase Consulting. Microsoft estuvo litigando durante años hasta llegar a un acuerdo por el que debía abrir su sistema operativo a otras aplicaciones. «Este caso con Google como protagonista puede suponer el cambio de modelo con el que la compañía explota Android», afirma Carrasco, que también observa un «toque de atención» de Bruselas a las tecnológicas «para que se adecúen a la normativa europea». No es la primera multa para Google El pasado año la UE sancionó a la compañía con 2.820 millones de dólares (2.403 millones de euros) por abusar de los resultados de búsqueda en favor de su propio servicio de comparación de compras de productos, Google Shopping. En una larga investigación, que se remonta a 2015, los reguladores europeos entienden que la compañía tecnológica discriminó a sus rivales en el mercado móvil forzando a implantar además sus propios servicios y aplicaciones. La compañía siempre ha defendido en anteriores ocasiones que no obliga a las marcas de telefonía a instalar sus «apps» ni el sistema de búsquedas.
111