Noticias de "google"

01-01-1970 | abc.es
Claves para evitar las ciberestafas en verano
Todavía quedan unas semanas para que finalice el verano, pero las ciberestafas y potenciales técnicas para robarnos los datos personales de los dispositivos móviles no descansan. Y más si coincide que los turistas viajan fuera de su zona de confort en otros países. Ahí más de uno puede caer en las garras de los ciberdelincuentes en cuanto menos se lo espera. Expertos de la firma de seguridad S2 Grupo recomiendan a los usuarios que revisen detalladamente los formularios de los servicios hoteleros y extremen la precaución a la hora de efectuar las transferencias y reservas de los alojamientos. Cuidado si te dicen que está en el extranjero Una de las técnicas que pueden emplear los cibercriminales para engañar a los usuarios es hacerse pasar por un propietario del piso turístico o apartamento que se encuentra, casualmente, en el extranjero. Se trata de «una de las estafas más frecuentes» y que consiste en «indicar que el dueño del alojamiento que se va a alquilar se encuentra en otro país y que, para confirmar la reserva, se enviarán las llaves y el contrato a cambio de un pago que formalice la reserva». El problema es que la víctima hace la transferencia y al final se queda sin ese dinero y sin el alojamiento garantizado. Los precios van y vienen Se suele decir que nadie da duros a cuatro pesetas. Y la gran mayoría de veces es cierto. En internet nos podemos encontrar a menudo con plataformas de viajes que nos informan de ofertas muy golosas. Los expertos, en estos casos, recomiendan que se dude: «cuando un alojamiento tiene un precio excesivamente barato debe darnos pie a desconfiar. No quiere decir que realmente estemos ante una estafa, pero sí debe situarnos en alerta para indagar bien sobre ese lugar», sugieren. El lenguaje puede ser una pista de un engaño Muchos de las ciberestafas provienen de grupos de ciberdelincuentes que no dominan el español. Y eso nos puede poner en una pista sobre un problema. Por ello, es importante fijarse en el lenguaje empleado en una página web turística. Si hay fallos gramaticales o frases sin sentido hay que dudar acerca de sus verdaderas intenciones. «Es habitual que en internet se produzcan timos que provienen de personas que operan desde países cuya legislación es más laxa, esto es lo que hace que muchas estafas online se produzcan desde el extranjero. Por esto, si al entrar en una web de alquiler vacacional detectamos que hay errores gramaticales, que suelen responder a una traducción mal hecha directamente desde un traductor, debemos ponernos en alerta porque, probablemente, estemos ante un claro caso de ciberestafadores», sostienen los expertos. Datos de la empresa Es cierto que cada vez más los usuarios realizan compras y reservas de alojamiento a través de internet. Es cómodo y práctico, pero en ocasiones se puede dar el caso de que el supuesto propietario de un piso en la playa es un particular que ha publicado un anuncio en internet. Entre los datos personales que debemos introducir para realizar la reserva también es conveniente revisar si dispone de un número de teléfono. «A la hora de realizar una reserva es muy importante que además de tener un email de contacto, dispongamos también de un número de teléfono directo de la entidad o particular con la que hemos realizado la reserva del alojamiento vacacional y que comprobemos que es correcto y está operativo», añaden. Consultar comentarios y opiniones Por fortuna, en muchas ocasiones es posible consultar la experiencia de otras personas acerca de ese alojamiento turístico con anterioridad. Ya sea por webs especializadas o en diversos foros. Haciendo una simple búsqueda en Google nos puede ayudar a resolver esas dudas. «Antes de realizar la reserva de un hotel o un apartamento, es fundamental realizar búsquedas con el nombre del alojamiento, del propietario y su email para detectar si hubiera algún comentario en internet que lo relacionara con algún tipo de estafa. Si ha ocurrido con anterioridad, es más que frecuente que aparezcan referencias al respecto», consideran. Aquí también entra la posibilidad de realizar una búsqueda de las fotografías del alojamiento. Esta es otra acción que puede ayudarnos a sospechar si nos encontramos ante una ciberestafa es realizar una búsqueda de las imágenes. «Cuando es así, nos encontramos como la misma imagen de un lugar se relaciona con otros o aparece con diferentes números de teléfono de contacto o, incluso, como perteneciente a diferentes dueños», recomiendan los expertos. Cuidado con la forma de pago Esto es muy importante y lo que puede determinar si estamos o no ante una ciberestafa. Por esta razón, hay que cerciorarse de si el sistema de pago es seguro, exige registro previo, si permite otras formas. Los expertos recomiendan desconfiar de aquéllos que piden pago por transferencia a bancos extranjeros o desconocidos o los servicios online que permitan enviar dinero.
01-01-1970 | abc.es
Los empleados de Google se rebelan sobre sus planes para China
Google no está a punto de lanzar una aplicación de buscador en China, dijo su máximo ejecutivo en una reunión de la compañía el jueves, según una transcripción vista por Reuters, después de que empleados de la unidad de Alphabet Inc pidieran más transparencia y supervisión del proyecto. El presidente ejecutivo, Sundar Pichai, dijo a sus trabajadores que aunque el desarrollo está en una etapa inicial, proporcionar más servicios en el país más poblado del mundo encaja con la misión internacional de Google. Con la esperanza de obtener la aprobación del Gobierno chino para proporcionar un servicio de búsqueda móvil, la compañía prevé bloquear algunas páginas web y términos, informó Reuters este mes, citando fuentes no identificadas. El hecho de que la compañía pueda o no lanzar un buscador en China «no está nada claro», dijo Pichai, según la transcripción. «El equipo ha estado en una etapa de exploración desde hace bastante tiempo, y creo que están explorando muchas opciones». La revelación del proyecto secreto, llamado Dragonfly, ha molestado a algunos empleados de Google y organizaciones de defensa de los derechos humanos. Les preocupa que al aceptar las exigencias de censura, Google dé validez a las prohibiciones de China sobre la libre expresión y viole el código de conducta de la compañía. Cientos de empleados han pedido a la compañía que ofrezca más "transparencia, supervisión y responsabilidad», según una petición interna que vio Reuters el jueves. «The New York Times» fue el primer medio en informar sobre la petición el jueves. Google no quiso hacer ningún comentario. Los ejecutivos de la compañía no han hablado en público sobre Dragonfly, y sus comentarios en la reunión de la compañía fueron los primeros sobre el proyecto desde que se filtraron detalles al respecto.
01-01-1970 | abc.es
Altavoces inteligentes: un mercado al alza
Con permiso de internet, el teléfono móvil inteligente ha sido uno de los aparatos más revolucionarios de la historia reciente. El ser humano, principalmente en los países occidentales, se ha plegado a su uso cada vez más recurrente no solo para sus comunicaciones sino para el consumo de todo tipo de contenidos multimedia. Pero el siguiente salto en el que trabajan las principales compañías tecnológicas es popularizar los llamados altavoces inteligentes. Un dispositivo que hace las veces de reproductor de música que asistente digital, pero que ejerce de director de orquesta de otros aparatos conectados en el hogar. Una disrupción tecnológica que ha despertado un gran interés entre los consumidores y las empresas de software. Diseñados como centros neurálgicos, estos aparatos se sirven de la voz como nueva pantalla para interactuar. Con ellos se pueden solicitar información del tiempo, conocer la agenda del día, saber a qué hora es el próximo vuelo a Roma o realizar múltiples tareas mundanas como llamar a un contacto o reproducir un capítulo de Netflix. Es el manos libre por antonomasia. Y en esa batalla tecnológica están inmersas varias empresas tecnológicas, que han producido sus propios altavoces, nutridos todos ellos de sus asistentes de voz como elemento indisociable para su funcionamiento. Pese a las dudas a nivel de privacidad, estos dispositivos están llamados a cambiar la relación entre el ser humano y la máquina, aunque a nivel comercial todavía no se han revelado como grandes éxitos. Entre abril y junio se vendieron unos 11,7 millones de altavoces inteligentes. Un dato que representa que poco a poco se va abriendo un hueco en el mercado (el pasado año se registraron 4 millones de unidades en el mismo periodo). Y, de todos ellos, Amazon es la que saca mayor tajada. Su Echo es líder de ventas en la actualidad, y eso que por el momento sus opciones son limitadas (su versión en español se espera para finales de año). Según las estimaciones de las principales firmas de análisis, el gigante del comercio electrónico vendió en el primer trimestre unas cuatro millones de unidades, lo que representa una cuota de mercado del 41%. Por su parte, Google colocó unos dos millones de su familia Home (27,6% del mercado), aunque se espera que sus cifras se incrementen durante el resto de 2018 dado que se ha adaptado al castellano hace dos meses. Por extraño que parezca, el gigante chino de comercio electrónico Alibaba también cuenta con su propio altavoz inteligente, Genie, de notable éxito en los países asiáticos. Salió a la venta el pasado año pero acumula ya cifras importantes (17,7% de cuota de mercado). Algo parecido le sucede a otra firma china, Xiaomi, cuya apuesta por este sector le ha salido bien. En el segundo trimestre del año ha registrado un 12% de cuota de mercado. El resto de este mercado queda en poder de Apple y su HomePod, cuyo lanzamiento en España también se espera para este año. Un factor cable ?el soporte en español- que podrá decantar sin lugar a dudas la balanza acerca de su futura adopción en los hogares como nuevos compañeros de fatigas. Empresas desarrolladoras e, incluso, medios de comunicación han encontrado en este tipo de aparatos un nuevo escenario en donde experimentar para distribuir contenido.
01-01-1970 | abc.es
¿Sabes si estos famosos están vivos o muertos? Este test te pone a prueba
Cada cierto tiempo surgen noticias en las que se «asesina» a un famoso por la red o recopilatorios bajo el título de «estrellas que no sabías que están muertas». ¿Sabes si Neil Armstrong sigue entre nosotros? ¿Acaso sabes si Leslie Nielsen ha fallecido? ¿Y James Avery, quien interpretó durante muchos años al «tío Phil» en el Príncipe de Bell-Air? Seguramente que tu primer impulso sea escribir estos nombres en cualquier buscador si tienes alguna duda, donde aparecerán decenas de resultados. Y entre ellos, también es posible que te aparezca la web Muertonomuerto.com, que ofrece un sencillo test con el que podrás comprobar tu cultura fúnebre en cuanto a famosos se refiere. La idea se le ocurrió a Gustavo Ramos, programador «freelance» que, un poco por curiosidad, otro poco por aplicar sus conocimientos, creó la web en 2015. «A veces se me ocurren cosas y este era un tema que había salido en cenas con amigos. Pensé en hacer un test y guardar los resultados, a ver qué salía. Pero no tenía mucha idea de lo que iba a pasar», comenta para ABC. Al final, el portal, que cuenta con unos 300 personajes (entre vivos y fallecidos) se viralizó y, de vez en cuando, sigue registrando picos de audiencia. Tanto es así que, en la actualidad, ha recogido más de 3,6 millones de respuestas y 400.000 test. Cómo funciona La dinámica es bastante simple. Nada más acceder a la página web, aparece una foto con el nombre de un famoso, que puede ser desde una actriz a un cantante, pasando por científicos, humoristas o políticos. Justo debajo, se puede elegir entre tres respuestas: «muerto», «no muerto» o «no sé quién es». El test continuará hasta que el usuario, que no tiene que registrarse ni aportar ningún dato adicional, falle en alguna de sus respuestas. Una vez terminado, el usuario puede volver a repetir la encuesta (y probablemente le salgan nuevos personajes) o acceder a las estadísticas generales, a las que se puede acceder desde esta misma página. En los gráficos se puede ver la cantidad de personas que han acertado dos, tres, cuatro diez o ninguna respuestas consecutivas de forma correcta; los personajes famosos que más se fallan (y entre los que se encuentran Little Richard, Álvaro Luna o Raúl Sender); los nombres que más se desconocen (y aquí se reflejan Larry Hagman, Larry Hagman o Chevy Chase); y un último apartado en el que se reflejan los datos estadísticos de personas que la mayoría piensa erróneamente que están vivas o, por el contrario, que fallecieron pero la mayoría no lo sabe o no lo recuerda. En este ranking se refleja que el 69,5% de los encuestados piensan que Jerry Lee Lewis está muerto, al igual que el 68,2% dan por fallecido a Little Richard. En el otro extremo, el 34% cree que Harold Ramis, el integrante más serio de los Cazafantasmas, está vivo (aunque murió en 2014), o el 33,4% que está seguro de que Lou Reed sigue entre nosotros (a pesar de que falleció en 2013). Alejado de la frivolidad «No pretendía hacer una página graciosa, porque el tema de la muerte no es algo con lo que se pueda frivolizar. Más bien es una especie de homenaje», señala su creador, quien también ha acompañado la plataforma con unas conclusiones personales de los resultados con el afán de ir más allá y no quedarse en la mera anécdota. «Lo que provoca que no conozcamos con exactitud si algunos famosos están vivos o muertos es, en gran medida, el exceso de información actual que hace que los recuerdos se fijen menos en la memoria, además de la caída de las carreras profesionales de algunos de ellos y la consiguiente ausencia en los medios de comunicación tradicionales», concluye. El propio Ramos actualiza de forma periódica la web con nuevos personajes (y está atento de los que fallecen, para cambiar su estatus) , que sigue sufriendo repuntes puntuales cuando algún usuario relevante (es decir, con muchos seguidores), menciona su página. La última vez, el pasado mes de enero, cuando los «youtubers» The Tripletz (que acumulan algo más de 400.000 suscriptores en YouTube), utilizaron su plataforma para «jugar» online con sus fans. «Me enteré porque mi sobrina me pasó el enlace», asegura de forma humilde a pesar de que el video de estos chavales acumula 186.000 visionados y casi 10.000 «me gusta». Aún así, este desarrollador no gana nada (ni siquiera con anuncios de Google) con su experimento. El único rédito que le intentó sacar fue laboral, a través de la creación de unas tarjetas de visita con la misma interfaz de su página en las que se refleja esta frase: «La conclusión que saqué fue: ?Lo que no mantenemos fresco en nuestra memoria, termina pareciéndonos muerto?. Que no nos pase lo mismo?».
01-01-1970 | abc.es
Haz una copia de seguridad de WhatsApp ahora o podrás perder todas las conversaciones
¿Desde hace cuánto tiempo utilizas WhatsApp? ¿Sabrías decir el número de conversaciones que tienes almacenadas en esta aplicación? ¿Cuántos de estos chats contienen información importante que no deberías perder? Seguramente debas acudir a la «app» para dar respuesta a estas preguntas, que podrás contestar gracias a las copias de seguridad que has ido haciendo a lo largo de todos los años que has utilizado la herramienta de mensajería instantánea más popular en todo el mundo. Esta función te permite, por ejemplo, cambiarte tranquilamente de móvil o resetearlo sin miedo a perder esa parte de tu vida virtual. Pero, ¿qué pasaría si no perdieras esta información? Es lo que podría pasar a partir del próximo 12 de noviembre, cuando entrará en vigor el nuevo acuerdo entre Facebook (que posee WhatsApp desde 2014) y Google por el que las copias de seguridad dejarán de ocupar espacio en Google Drive para los usuarios de dispositivos Android (aquellos que utilizan iOS de Apple no se verán afectados, pues el respaldo se almacena en iCloud). Esta cuestión trae un inconveniente: si llevas más de un año sin actualizar la copia de seguridad (extremo que sea muy probable en el caso de que hayas desactivado esta función o que tengas llena tu cuenta de Drive), la perderás de forma irremediable. El despiste, el gran peligro Aunque no se trata de una pérdida inmediata de información, si dejas pasar la oportunidad de actualizar tus datos es posible que lo olvides. Además, si llevas a cabo ahora mismo esta operación, podrás despreocuparte de esta cuestión. Para llevarlo a cabo debes abrir WhatsApp y dirigirte al botón de «Menú/Ajustes/Chats» y pinchar «Copia de seguridad». Tras este paso, debes tocar en «Guardar en Google Drive» y seleccionar la frecuencia con la que deseas que se guarden las copias de seguridad. Lo siguiente es seleccionar la cuenta de Google que quieres usar para guardar tu copia de seguridad. Si no tienes una cuenta de Google, presiona «Añadir cuenta». Por favor, no olvides el nombre de usuario ni la contraseña de tu cuenta de Google. Seguidamente, toca en «Guardar» usando para seleccionar la red que deseas usar para guardar las copias de seguridad. Recuerda que almacenar las copias de seguridad usando datos móviles puede aumentar tu consumo de datos y con ello generar cargos adicionales. También tienes la opción de guardar tus chats manualmente en Google Drive.
01-01-1970 | abc.es
Twitter celebra 11 años de «hashtags»: estos son los más populares del 2017
Generar movimientos sociales, hacer peticiones colectivas y reivindicaciones o comentar la actualidad política, son algunos de los principales usos que los españoles hacen del «hashtag», el símbolo de la red social Twitter para dar visibilidad a los temas más relevantes, que cumple once años. Desde su creación en 2007, estas almohadillas han llegado a ser uno de los signos «más influyentes de la era digital», según ha destacado la plataforma Twitter en un comunicado, por lo que la red social ha establecido este jueves de como el #HashtagDay, el Día Internacional del «hashtag», y ha creado un nuevo emoticono para el evento. Estas etiquetas fueron inventadas por Chris Messina, un antiguo empleado de Google, que propuso a los primeros empleados de Twitter que adoptaran ese símbolo, entonces conocido como «pound» (libra), para crear grupos de tuits relacionados. Sin embargo, este objetivo inicial de etiquetar tuits para hacer más fácil localizar los mensajes sobre un mismo tema ha evolucionado hasta convertirse en un instrumento para intercambiar pensamientos, opiniones e ideas con personas de cualquier lugar. En todo el mundo, se comparten una media de 125 millones de «hashtags» cada día en Twitter, lo que «ayuda a los usuarios a ver lo que está pasando en el mundo y a explorar sobre lo que se está hablando en ese momento», ha destacado la red social. En España, durante los últimos meses, los «hashtags» más utilizados han servido para generar movimientos sociales, como el #noesno o #yositecreo, hacer peticiones colectivas o reivindicaciones, como #equiparacionya, o para seguir la actualidad con #barcelona, #madrid o #lamanada. También la música es uno de los temas de conversación más comunes entre los usuarios españoles, quienes utilizan los "hashtags" para seguir a sus grupos favoritos, animar la interacción con los programas televisivos musicales, o para compartir la canción que están escuchando, con la etiqueta en inglés #nowplaying, que ya ha sido empleada más de mil millones de veces en el mundo. El «hashtag»en España también cumple una función en la búsqueda de personas en paradero desconocido, con etiquetas como #desaparecido, además de tratar asuntos relacionados con la vida cotidiana, como #empleo, o para seguir y animar a un equipo de fútbol. Además de estos, a nivel global han destacado en los últimos meses «hashtags» como el del movimiento #metoo, el mundial de #rusia2018, la celebración de la ceremonia de los #oscars o el día a día del presidente #trump, etiquetas que se han convertido en un tema de discusión entre miles de personas y que, en ciertos casos, han llegado a formar parte del debate socio-político.
01-01-1970 | abc.es
Google elimina 58 presuntas cuentas de desinformación vinculadas a Irán
Irán se ha «colado» en la batalla de la desinformación virtual. El país, señalado por Estados Unidos, ha comenzado a ser un punto estratégico para la difusión de informaciones malintencionadas de cara a intoxicar las elecciones legislativas de noviembre. La «purga» de agentes externos ha comenzado. Y a ella se ha sumado, también, Google. El gigante de internet ha aninciado este jueves en un comunicado que ha eliminado en total 58 cuentas de sus principales servicios, YouTube, Blogger y Google+, presuntamente vinculadas a Irán e involucradas en campañas de desinformación. Esta medida se une así a otros movimientos llevados a cabo por empresas del sector de la tecnología. Esta semana Facebook y Twitter desvelaron también que habían desactivado cientos de cuentas en sus redes sociales supuestamente relacionadas con Irán y que, bajo identidades ocultas, difundían bulos y otros contenidos con la intención de desinformar. El vicepresidente sénior y consejero general de Asuntos Globales de Google, Kent Walker, explicó que han trabajado junto a la empresa de seguridad informática FireEye para determinar que estas cuentas ya suprimidas tenían vínculos con IRIB, corporación mediática que agrupa a la radio y televisión públicas de Irán. En ese sentido, la empresa estadounidense aseguró haber rastreado direcciones IP, información de propiedad de dominios y otros datos de las cuentas sospechosas para relacionarlas con IRIB. Los investigadores sostienen que estas cuentas han estado operando de manera coordinada al menos desde enero de 2017. En particular, Google desactivó 39 canales de YouTube (con más de 13.000 visionados en total en Estados Unidos), seis blogs en Blogger y 13 cuentas de Google+. FireEye ha asegurado que sospechó de una «operación de influencia» que parece originarse de Irán, apuntada a audiencias en Estados Unidos, Reino Unido, América Latina y Oriente Próximo. Por otro lado, Google señaló además que ha eliminado 42 canales de YouTube y un blog de Blogger vinculados a Internet Research Agency (IRA), una entidad que se dedica a promover las posiciones del Gobierno ruso en redes sociales e internet. «Nuestras investigaciones sobre estos tópicos están en curso y seguiremos compartiendo nuestros hallazgos con quienes hacen cumplir la ley y otras entidades gubernamentales relevantes en Estados Unidos y otros países», añade Walker.
01-01-1970 | abc.es
Si has descargado «Fortnite» en Android, cuidado: tiene un fallo por el que se «cuelan» virus
Una vulnerabilidad en el instalador de «Fortnite» para dispositivos móviles Android ha permitido que otras aplicaciones maliciosas lo explotaran para sustituir el paquete de contenido del juego por contenido ajeno y descargar «malware», como ha descubierto Google. La compañía de Mountain View envió un reporte a Epic Games el 15 de agosto en el que advertía al estudio sobre la vulnerabilidad presente en el instalador de «Fortnite» para Android, y el 17 de agosto la compañía ya había solucionado el problema. El fallo de seguridad del instalador consistía en una vulnerabilidad derivada de la forma en la cual aplicaciones instaladas en el teléfono podían «secuestrar» al instalador para alojar 'malware' en el almacenamiento externo, como detalla XDA Developers. El pasado 9 de agosto Epic Games lanzó su versión de Fortnite para Android, aunque no lo hizo a través de Google Play, sino por paquetes APK directamente a través de su web, en la que incluía el instalador afectado, o desde la tienda de Samsung. La vulnerabilidad hallada se podía explotar de forma especial en los Samsung Galaxy. Para ello, un 'exploit' de tipo Man-in-the-disk monitorizaba y vigilaba previamente todos los procesos que se producen dentro del almacenamiento externo del dispositivo en el cual se descarga, ya que posee permisos de lectura (habilitados de forma automática en Android 4.4 y las versiones posteriores). El problema detectado permitía a esta aplicación aprovechar los permisos que el instalador posee de forma predeterminada. Al descargarse desde la tienda, la 'app' de «Fortnite» para Samsung Galaxy ostenta de forma automática todos los permisos concedidos sin necesidad de solicitarlos al usuario. El juego no se almacenaba en un directorio propio, sino dentro del almacenamiento externo del dispositivo. Una vez acabado el proceso de instalación, el 'malware' sustituía el paquete de Fortnite por otro propio con contenido malicioso. La descarga de este nuevo contenido se producía de forma silenciosa, ya que se utilizaban los permisos de escritura que la aplicación de Fortnite lleva ligados. El «malware» llegaba a los terminales Galaxy de Samsung de los usuarios sin que estos fueran conscientes, ya que bloqueaba el sistema de notificaciones. Además, si la aplicación falsa descargada iba enfocada a un kit de desarrollo de software (SDK) versión 22 o inferior (el propio de las versiones anteriores a Android 5.1), esta contaba con todo tipo de permisos a la hora de la instalación y daba la posibilidad de infectar el terminal. La vulnerabilidad también podía explotarse en otros dispositivos distintos de Samsung Galaxy, pero en estos la descarga de la aplicación falsa no se realizaba de incógnito. Esto se debe a que «Fortnite» no se descargaba a través de la tienda, sino por medio de la página web, un lugar propiedad de un tercero. El reporte de Google se realizó el día 15, Epic Games solucionó el problema dos días después por medio de la actualización 2.1.0 del juego y el 24 de agosto se hizo público este reporte. Con la nueva versión, «Fortnite» se instala directamente en el almacenamiento interno. La versión móvil de «Fortnite» llegó a los Samsung Galaxy una semana antes de su salida, por medio de una aplicación propia de estos dispositivos disponible a través de la tienda de Samsung. Para el resto de terminales, la descargaba se realizaba directamente desde la página web de Epic Games.
01-01-1970 | abc.es
Trump le declara la guerra a Google: «Están controlando lo que podemos ver y lo que no»
La relación de amor-odio de Donald Trump con las nuevas tecnologías acaba de llegar a nuevas cotas y esta vez es Google quien está en su punto de mira. El presidente de Estados Unidos, que paradójicamente ha utilizado su famosa cuenta de Twitter para denunciar el asunto, ha asegurado que el buscador más utilizado del mundo «suprime» las noticias de medios conservadores en favor de otros contenidos demócratas. Pero no de cualquier forma, sino manipulando el algoritmo para que aparezcan al principio las noticias «malas» -es decir, las que le critican a él y a su partido- y después las «buenas». Trump se ha dado cuenta de esta situación al introducir las palabras «Trump News» en Google. «El 96% de los resultados son de medios nacionales de izquierda y es muy peligroso», afirma en uno de sus dos tuits. El actual presidente de EE.UU. además lanza una amenaza velada a las tecnológicas: «Google y otros están reprimiendo las voces de los conservadores y ocultando información y noticias que son buenas. Están controlando lo que podemos ver y lo que no. Esta es una situación muy seria, ¡se tratará!». Sin embargo, no ha anunciado ninguna medida concreta. Google search results for ?Trump News? shows only the viewing/reporting of Fake New Media. In other words, they have it RIGGED, for me & others, so that almost all stories & news is BAD. Fake CNN is prominent. Republican/Conservative & Fair Media is shut out. Illegal? 96% of..? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 28 de agosto de 2018..results on ?Trump News? are from National Left-Wing Media, very dangerous. Google & others are suppressing voices of Conservatives and hiding information and news that is good. They are controlling what we can & cannot see. This is a very serious situation-will be addressed!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 28 de agosto de 2018La respuesta de Google En un comunicado remitido a ABC, Google ha contestado a las acusaciones de Trump negando una supuesta manipulación en el algoritmo. «Cuando los usuarios realizan una búsqueda, nuestro objetivo es que reciban los resultados más relevantes para la búsqueda que han realizado en cuestión de segundos», afirman desde la tecnológica. Y añaden: «La búsqueda no se usa para establecer una agenda política y no sesgamos nuestros resultados en función de una ideología política. Cada año, realizamos cientos de mejoras en nuestros algoritmos para garantizar que muestran contenido de alta calidad que responda a las consultas que hacen los usuarios y nunca rankeamos los resultados para manipular una opinión política». No es la primera amenaza No se trata de la primera vez que Trump acusa al sector de «vetarle» en sus dominios online. Esta misma semana, y también utilizando Twitter como medio de expresión, acusaba a las redes sociales de censurar la voz de «millones de personas», reclamando que sea la sociedad quien decida «qué es real y qué no». «Los gigantes de las redes sociales están silenciando a millones de personas. No pueden hacer algo así, incluso si ello implica que debemos seguir escuchando a Medios Falaces como CNN, cuyos índices de audiencia se han resentido gravemente. La gente debe decidir qué es real y qué no, ¡sin censura!», escribió el mandatario. Social Media Giants are silencing millions of people. Can?t do this even if it means we must continue to hear Fake News like CNN, whose ratings have suffered gravely. People have to figure out what is real, and what is not, without censorship!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 24 de agosto de 2018En este mensaje no cargaba directamente sobre ninguna empresa en concreto, aunque sí criticaba el hecho de que a principios de agosto, Facebook, YouTube, y Spotify decidieron retirar de sus plataformas la programación de Alex Jones, un popular comunicador conocido por emplear su programa, «Infowars», para difundir teorías conspirativas que tienen generalmente al partido demócrata en el punto de mira. El presidente reaccionó a aquella decisión acusando a «las redes sociales de masas» de discriminar «las voces republicanas y conservadoras». «No dejaremos que esto ocurra. Están acallando las voces de mucha gente de derechas», escribió entonces Trump, quien también admitió que algunas de estas opiniones eran «buenas y otras malas».
01-01-1970 | abc.es
Trump le declara la guerra a Google: «Están controlando lo que podemos y no podemos ver»
La relación de amor-odio de Donald Trump con las nuevas tecnologías acaba de llegar a nuevas cotas y esta vez es Google quien está en su punto de mira. El presidente de Estados Unidos, que paradójicamente ha utilizado su famosa cuenta de Twitter para denunciar el asunto, ha asegurado que el buscador más utilizado del mundo «suprime» las noticias de medios conservadores en favor de otros contenidos demócratas. Pero no de cualquier forma, sino manipulando el algoritmo para que aparezcan al principio las noticias «malas» -es decir, las que le critican a él y a su partido- y después las «buenas». Trump se ha dado cuenta de esta situación al introducir las palabras «Trump News» en Google. «El 96% de los resultados son de medios nacionales de izquierda y es muy peligroso», afirma en uno de sus dos tuits. El actual presidente de EE.UU. además lanza una amenaza velada a las tecnológicas: «Google y otros están reprimiendo las voces de los conservadores y ocultando información y noticias que son buenas. Están controlando lo que podemos y no podemos ver. Esta es una situación muy seria, ¡se tratará!». Sin embargo, no ha anunciado ninguna medida concreta. Google search results for ?Trump News? shows only the viewing/reporting of Fake New Media. In other words, they have it RIGGED, for me & others, so that almost all stories & news is BAD. Fake CNN is prominent. Republican/Conservative & Fair Media is shut out. Illegal? 96% of..? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 28 de agosto de 2018..results on ?Trump News? are from National Left-Wing Media, very dangerous. Google & others are suppressing voices of Conservatives and hiding information and news that is good. They are controlling what we can & cannot see. This is a very serious situation-will be addressed!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 28 de agosto de 2018La respuesta de Google En un comunicado remitido a ABC, Google ha contestado a las acusaciones de Trump negando una supuesta manipulación en el algoritmo. «Cuando los usuarios realizan una búsqueda, nuestro objetivo es que reciban los resultados más relevantes para la búsqueda que han realizado en cuestión de segundos», afirman desde la tecnológica. Y añaden: «La búsqueda no se usa para establecer una agenda política y no sesgamos nuestros resultados en función de una ideología política. Cada año, realizamos cientos de mejoras en nuestros algoritmos para garantizar que muestran contenido de alta calidad que responda a las consultas que hacen los usuarios y nunca rankeamos los resultados para manipular una opinión política». No es la primera amenaza No se trata de la primera vez que Trump acusa al sector de «vetarle» en sus dominios online. Esta misma semana, y también utilizando Twitter como medio de expresión, acusaba a las redes sociales de censurar la voz de «millones de personas», reclamando que sea la sociedad quien decida «qué es real y qué no». «Los gigantes de las redes sociales están silenciando a millones de personas. No pueden hacer algo así, incluso si ello implica que debemos seguir escuchando a Medios Falaces como CNN, cuyos índices de audiencia se han resentido gravemente. La gente debe decidir qué es real y qué no, ¡sin censura!», escribió el mandatario. Social Media Giants are silencing millions of people. Can?t do this even if it means we must continue to hear Fake News like CNN, whose ratings have suffered gravely. People have to figure out what is real, and what is not, without censorship!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 24 de agosto de 2018En este mensaje no cargaba directamente sobre ninguna empresa en concreto, aunque sí criticaba el hecho de que a principios de agosto, Facebook, YouTube, y Spotify decidieron retirar de sus plataformas la programación de Alex Jones, un popular comunicador conocido por emplear su programa, «Infowars», para difundir teorías conspirativas que tienen generalmente al partido demócrata en el punto de mira. El presidente reaccionó a aquella decisión acusando a «las redes sociales de masas» de discriminar «las voces republicanas y conservadoras». «No dejaremos que esto ocurra. Están acallando las voces de mucha gente de derechas», escribió entonces Trump, quien también admitió que algunas de estas opiniones eran «buenas y otras malas».
1380