Noticias de "google"

01-01-1970 | abc.es
Las tendencias tecnológicas que marcarán 2017
La transformación digital es un huracán que amenaza con arrasar todo lo que no haya puesto barreras tecnológicas. Subirse al carro de los avances ya no es una elección que pueda dejarse a un lado. Todo está conectado, el mundo es un pañuelo global que obliga a las empresas a reinventarse. Internet se ha metido completamente en los aposentos de los ciudadanos. Literalmente, porque no abandonamos ese dichoso aparato de marras, el teléfono móvil inteligente, ni para irnos a dormir. Nuevos formatos, deseos expresos por acercarnos al futuro y pasear por la vida de una manera más cómoda sugieren la aparición, como se ha demostrado en los últimos tiempos, de poner el foco en el software y el hardware. No hay debate aquí. La tecnología impregna todos los resortes de la sociedad. Desde el consumo de contenidos, las entidades bancarias, los medios de comunicación, los servicios públicos, las empresas de toda índole y las ciudades deben, y comienzan a serlo, más inteligentes. La robótica y la Inteligencia Artificial seguirán sus pasos a lo largo de 2017, un nuevo año en el que aparecerán nuevos productos tecnológicos de consumo e innovaciones que contribuirán en el desarrollo del planeta. Algunas, como la tecnología de realidad virtual, sí es cierto, está ya presente en la actualidad, pero debe presentar nuevas cartas para atrapar a una ciudadanía que ansía maravillarse del nuevo tótem tecnológico que, es posible, aún está por aparecer. ¿Cuáles serán, por tanto, las tendencias del este nuevo año? Nos aventuramos a esbozarlas: Móviles: adiós a los cables y aparición de pantallas flexibles En materia de telefonía móvil, 2016 cierra con una bajada en la venta de dispositivos móviles. El mercado es extenso y los ciclos de renovación de productos son cada vez más prolongados. «Hay una saturación; hablamos que llega un momento en el que prácticamente todo el mundo que puede tener un smartphone ya lo tiene», asegura Marta Muñoz, directora de operaciones de la firma de análisis de mercado International Data Corporation (IDC) a este diario. «Este mercado es maduro desde el punto de vista del conocimiento del usuario, pero hay espacio de maniobra para la innovación y ofrecer distintas capacidades y características, así como precios. Hay más posibilidades de segmentar el mercado de formas más diversas». En los últimos años hemos visto la aparición de dispositivos curvados. Pero todo apunta, según diversos informes consultados por este diario, que 2017 verá la aparición, por fin, de pantallas flexibles en los «smartphones». Firmas como Samsung o LG ya trabajan en ello. Pero, también, hay detalles que animan a pensar que surgirán nuevas propuestas que tratarán de buscar la eliminación de los engorrosos cables. Tras el iPhone 7, el próximo modelo de Samsung, el Galaxy S8, puede prescindir de la clavija «minijack», mientras que Apple trabaja, según las primeras filtraciones, en un nuevo terminal con carga inalámbrica. ¿Será, pues, este nuevo año el momento idóneo para decir adiós a los botones físicos? ¿Será el próximo modelo de iPhone el primer móvil totalmente táctil, sin botón Home ni clavijas siquiera para carga la batería? Lo que parece que está claro es que llegarán los primeros teléfonos sin bordes al estilo del Xiaomi Mi Mix. Gama media y alta: cada vez más cerca Otra de las tendencias que se acrecientan se centra en los precios de adquisición. Los analistas creen que seguirán bajando al mismo tiempo que la gama media se acercará mucho a los modelos premium. «Hemos visto mucha innovación en las distintas gamas y la gama media está ofreciendo unas funcionalidades muy elevadas y complejas con productos que se utilizan mucho en el mercado empresarial, que suele tener unas executivas más grandes», señala Muñoz. Al margen de eso, la industria para 2017 seguirá apostando por los teléfonos móviles de mayor tamaño. Sin ir más lejos, el formato «phablet» ya se ha asentado y muchos de los fabricantes como Huawei, Samsung o Apple lanzarán propuestas de mayor tamaño. «Mientras que antes los dispositivos tenían un tamaño más estandarizado, ahora los de mayores dimensiones se venden muy bien en el mercado y, para determinado perfil de cliente, es su dispositivo preferido. Vemos que gana mucha atracción», recalca la directora de IDC. Más productos que completan al móvil Al igual que ha sucedido desde hace dos años, los analistas apuntan a la aparición de nuevos productos que completan al «smartphone». Habrá, por tanto y pese a las dudas actuales, más dispositivos de muñeca y accesorios de todo tipo. «Es un mercado muy dinámico que está sabiendo adaptarse bien a la demanda», manifiesta Muñoz, quien anticipa que lo que se seguirá viendo es que hay marcas que «crean toda una gama de accesorios wearables y demás alrededor de este dispositivo, el móvil, más tradicional y que permite crear un interés y hacer a los usuarios más fieles». En ese sentido, las innovaciones más fuertes llegarán desde fuera del móvil. «La innovación está viniendo de cómo relacionar productos alrededor del teléfono», añade la analista. Los relojes inteligentes, por ejemplo, aún no han demostrado interés por parte de los consumidores. «Es un concepto relativamente reciente y está en constante evolución. El concepto tiene opciones muy variadas. Estamos viendo una evolución muy significativa. También es verdad que es un dispositivo con unos ciclos de venta diferentes y que no no se percibe como necesario, además depende en muchos casos de esa conectividad del móvil para ofrecer una funcionalidad completa. De cara al futuro estamos hablando de relojes inteligentes que sean capaces desde escanear directamente una foto, gestionar los electrodomésticos, que no necesiten esa conectividad con el móvil, que ayuden a abrir puertas o el coche», vaticina. Gear S3 de Samsung- SAMSUNG Redes 5G; menos deseos y más iniciativa Son muchas las empresas implicadas en el desarrollo del despliegue de las llamadas redes 5G, aquellas que están diseñadas para conectar todos los aparatos posibles y dar comienzo a la verdadera era del «Internet de las Cosas». Sin embargo, hasta la fecha, no hay nada concreto. Más marketing que otra cosa. La mayoría, ensayos y algún escaso ejemplo fuera de laboratorios. Se están creando, ahora, los estándares y al haber tantos intereses depositados aún no se ha estructurado prácticamente nada factible. Hay una fecha, 2020, año en que en teoría deben empezarse a lanzar las primeras redes 5G comerciales. ¿Será real? En el momento actual la cosa cambia, aunque para 2017 se espera que haya más fuerza. «Estamos viendo mucha inversión y desarrollo por parte de los proveedores de infraestructuras y soluciones alrededor del 5G que sirva de acelerador a soluciones de Internet de las cosas», dice Muñoz. Una tesis compartida desde la parte empresarial. «En 2017 y siguientes creemos que se impondrán la Inteligencia artificial y la realidad virtual. Pero lo que llamamos 'realidad' se hace cada vez más personal y subjetivo: los consumidores no solo se relacionan en las redes sociales, sino que además están personalizando la manera de experimentar el mundo con tecnologías de realidad aumentada y virtual. Los usuarios buscan nuevas experiencias inmersivas y el 5G lo hará posible con latencia más baja, velocidades más elevadas, geolocalización avanzada? Por eso, 'tiempo de la realidad' significa, en definitiva 'tiempo de las redes 5G'», anticipa a ABC Iván Rejón, director de Estrategia, Marketing y Comunicación de Ericsson Iberia. En busca de la realidad mixta El año 2016 ha sido escenario de la aparición de los primeros dispositivos de alta gama de realidad virtual, una tecnología que pone al usuario en un mundo alternativo en donde puede interactuar. El «engañar» al cerebro. Pero, también, la realidad aumentada tiene recorrido, sobre todo, en un espacio más empresarial donde tiene obvias aplicaciones. «Imagina unas gafas inteligentes que puedan ayudar al técnico que está en una refinería de petróleo en el mar del norte. De aquí a los próximos cinco años empezaremos a ver muchas veces este tipo de dispositivos. Ahora mismo son tecnologías que no están trabajando directamente con realidad aumentada, los casos son muy limitados. Pero en en otros como la medicina la realidad aumentada tendrá un impacto mucho mayor», promete Muñoz. Un hombre con las gafas de realidad virtual HTC Vive- REUTERS/Benoit Tessier En cuanto a la realidad virtual, la reducción de precios y cómodos puede ayudar a su adopción en 2017. «Hace falta desarrollar la técnica para que los dispositivos tengan unos precios más asequibles y acomodados a las necesidades de los consumidores. Es un entorno que tiene mucho camino por recorrer». Otros expertos consultados por este diario apuntan que para que triunfe realmente esta tecnología es necesario hacerla más social, eliminar el cableado y apostar definitivamente por un contenido más interesante. Y de ahí puede cobrar mayor relevancia irse por la tangente: la aparición de una realidad mixta y combinada puede enriquecer el relato tecnológico y ser, de verdad, una gran explosión. De hecho, un informe de IDC apunta que este emergente mercado pasará de 5.200 millones de dólares hasta 162.000 millones, toda una esperanza para el sector. Big Data: nuevas formas de monetización «La transformación digital está obligando a las empresas a cambiar su estructura corporativa», sostiene Muñoz. «Durante 2017 empezaremos a ver un auge del uso del Big Data y nuevas formas de monetización del dato que antes no habían aparecido». Por su parte, Chema Alonso, vicepresidente de Telefónica y conocido «hacker», anticipa nuevos retos en ese sentido: «Las capacidades de sensores y de las herramientas y cantidad de datos que están tomando de las personas y ciudades es tan grande que el perfilado que se puede hacer con ellos es tan fino y ajustado incluso mejor de lo que una persona puede creer. Se puede saber todo de ti. Eso es lo más sensible de la privacidad de su ADN y si no empezamos a tener cuidado los límites y controles nos vamos a enfrentar a unos escenarios muy peligrosos en breve». El lado oscuro del todo conectado Pero el hecho de que neveras, televisores, muñecas, móviles, coches? estén conectados supone una mayor inseguridad. El ataque al Internet de las Cosas es algo que ya hemos visto este año pero en 2017 aún más. Desde ESET España, los expertos aseguran que se prevén nuevos ataques. Además, hay que tener en cuenta que estos dispositivos no son solo objetivos de los atacantes sino que también se pueden lanzar ataques desde ellos. La 'botnet' Mira (el ciberataque que tumbó 900.000 routers de hogares en Alemana) ha demostrado este 2016 la capacidad que tienen miles de dispositivos vulnerables controlados por un atacante de causar graves daños y es más que probable que en 2017 veamos más ataques de este tipo. Del «ransomware», por desgracia, también seguiremos hablando. Mucho más de lo que en 2016. Los beneficios que esta amenaza genera a los ciberdelincuentes provoca que los ataques se multipliquen de forma exponencial. «De ahí que desde las empresas de seguridad no nos cansemos de advertir de que pagar el chantaje que nos hacen por liberar nuestros archivos y fotografías no es el camino», asegura el director del Laboratorio de ESET España, Josep Albors. Otra tendencia que se confirma cada vez más atractiva para los ciberdelincuentes es el mercado de los dispositivos móviles, especialmente con sistemas operativos Android, así como el espionaje. «Con la creciente acumulación de datos confidenciales en nuestros dispositivos móviles, no es de extrañar que el espionaje se centre cada vez más en conseguir acceder a los 'smartphones' y utilizarlos no solo para obtener información de los mismos, sino también como puerta de entrada para ataques dirigidos», afirma el director del Laboratorio de ESET. Son precisamente estos ataques dirigidos los que últimamente han empezado a causar importantes pérdidas a pymes y grandes empresas de todo el mundo, incluidas las españolas. Y mucho cuidado con la industria del videojuego, en la que los delincuentes han fijado sus objetivos con la finalidad de obtener beneficios a partir de sus datos, cuentas bancarias o incluso bienes virtuales. Inteligencia artificial: un futuro que da «miedo» No hay compañía tecnológica - y no solo de dicho sector- que no haya dado ya sus primeros pasos en la inteligencia artificial: Facebook, Google, Microsoft, Amazon, IBM, Mastercard, Apple.. Es el turno de las máquinas. De hecho, en el Eurecat Mobile Forum, el congreso especializado en últimas tendencias y estrategias del sector de la movilidad y las aplicaciones móviles celebrado en noviembre, los expertos coincidieron en que el futuro de las tecnologías está en la inteligencia artificial. Y la verdad es que ya lo hemos visto. Este año, vimos cómo el programa AlphaGo, de la compañía Google DeepMind, se impuso al campeón mundial del juego de mesa Go. Se trata de un software que aprende de su propio juego y toma decisiones muy complejas, todo un hito de la inteligencia artificial. El hecho de que las máquinas sean capaces de aprender por sí solas e interactuar como si se fuesen seres humanos, «marca un antes y un después en la historia de la humanidad», asegura Pilar Manchón a este diario, Director of Cognitive Interfaces en Amazon. «Estamos viviendo unas décadas muy emocionantes y con enormes avances tecnológicos que afectan a los cimientos mismos de la sociedad», indica la experta. «La Inteligencia Artificial es una herramienta con la que podemos construir, ayudar, potenciar, crear, solucionar .. pero como todo ingenio humano, siempre es posible utilizarlo con fines menos nobles». Para Mancón, uno de los retos que habrá que enfrentar será «regular y crear los mecanismos de defensa necesarios para evitar que algo tan beneficioso como la Inteligencia Artificial pueda causar también graves daños en manos negligentes o sin escrúpulos». Desde Intel, indican que el mercado mundial de la robótica y la IA va a crecer hasta 153.000 millones de dólares en 2020, incluyendo 83.000 millones para robótica y 70.000 millones para analíticas basadas en IA. Aplicaciones conversacionales Fruto de la «inteligencia de las máquinas» nacen las aplicaciones conversacionales. Facebook ya cuenta con «bots» capaces de ayudar al usuario. Este 2016 nos ha dejado ciertas pinceladas de la revolución de los «chatbots», limitada y aún verde, pero en un proceso de maduración del que seremos testigos en 2017. La atención al cliente va a dar un giro de 360 grados. De hecho, según Inbenta, empresa española especializada en procesamiento del lenguaje natural y en búsqueda semántica, en 2020, los «chatbots» sustituirán al 100% de los agentes en los call center en 2020. La conducción autónoma; el llamado tren supersónico del futuro, Hyperloop o el mundo de los drones de reparto (como Amazon) son otras áreas tecnológicas que en 2017 seguirán evolucionando.
01-01-1970 | abc.es
Samsung Galaxy S8: con S Pen e inteligencia artificial
Samsung trabaja a contrareloj para tener listo el Galaxy S8 y poder presentarlo en el Mobile World Congress de Barcelona 2017 (del 27 de febrero al 2 de marzo). Como ya hizo el pasado año con el Galaxy S7, la ciudad condal podría ser el lugar elegido para presentar el nuevo «smartphone» con el que enterrar, al fin, al Galaxy Note 7. Y, mientras tanto, hay nuevas filtraciones en torno a cómo será el nuevo terminal. La primera novedad es que el Samsung Galaxy S8 será más inteligente si cabe. Y es que la compañía surcoreana trabaja en su propio asistente virtual, Bixby, con la intención de integrarlo en todas las aplicaciones nativas de la compañía que llegarán preinstaladas en el dispositivo. Bixby utilizará la tecnología de Viv (inteligencia artificial) y Harman (soluciones de audio), dos compañías que Samsung adquirió hace poco y que aportarán su experiencia en el asistente digital, según ha publicado «SamMobile». Cabe recordar que Lee Kyeong-tae, vicepresidente de la división de móviles de Samsung, comentó a «The Wall Street Journal» que el nuevo terminal contaría con un sistema de inteligencia artificial más avanzado y que Viv, la «startup» que fundaron los creadores de Siri y que fue adquirida por Samsung, tendría un papel muy especial. Con Bixby, el usuario de Galaxy S8 sólo deberá ayudarse de su voz para que el asistente le muestre imágenes de la aplicación de la Galería de fotos, por ejemplo. Sin duda, un nuevo rival para Siri, de Apple, y Google Assistant. La otra gran novedad es que podría incorporar S Pen, como el fallido Note 7. Samsung siempre ha dotado de «stylus» a su gama Note y parece que esta vez ha decidido incorporar el lápiz a su nuevo terminal porque, según las filtraciones, resultaría especialmente útil en el Galaxy S8 Plus, ya que podría tener una pantalla de 6 pulgadas, tal y como cuenta también «SamMobile». De hecho, Samsung sugirió que en 2017 podría lanzar un Note 8. La gama Note siempre ha salido con S Pen- SAMSUNG Hasta ahora, según los rumores, el nuevo «smartphone» de la compañía no tendrá puerto jack ni botón Home y podría incorporar el escáner de iris como tenía el Note 7.
01-01-1970 | abc.es
Facebook: la aplicación más usada en 2016
Facebook y su servicio de mensajería instantánea Facebook Messenger ocupan los dos primeros puestos de la lista de aplicaciones para teléfonos inteligentes más usadas en EE.UU. en 2016. Según un estudio publicado por la consultora especializada Nielsen, la aplicación de la red social fundada por Mark Zuckerberg ha registrado más de 146 millones de usuarios únicos al mes, lo que supone un crecimiento del 14 % respecto al año anterior. Por su parte, Facebook Messenger rozó los 130 millones de usuarios (un 28 % más que en 2015), mientras que YouTube, con 113,7 millones de usuarios (20 % más que el año anterior), completa el podio de las «apps» más utilizadas. Aunque Facebook lideró la clasificación este año, varias aplicaciones pertenecientes a Alphabet, la matriz de Google , se han situado también entre las diez preferidas de los consumidores estadounidenses. Así, además de YouTube, aparecen en el listado en este orden y del puesto 4 al 7 las aplicaciones de Google Maps, Google Search, Google Play y Gmail. Cierran la clasificación Instagram , en el puesto ocho; Apple Music, en el noveno lugar; y la aplicación de Amazon, en décima posición. Nielsen también destaca en su estudio que la penetración de los teléfonos inteligentes en EE.UU. creció dos puntos del 86% que se midió en 2015 al 88% de 2016. Por otro lado, y con datos sólo referidos al tercer trimestre de 2016, el 53% de los teléfonos inteligentes empleó el sistema operativo Android, mientras que el 45 % usó el iOS de Apple.
01-01-1970 | abc.es
El servicio de Jazztel se 'cae' a nivel nacional: cómo solucionarlo
Un número indeterminado de clientes de Jazztel no ha podido utilizar este lunes con normalidad sus servicios de internet fijo durante al menos media hora por un fallo en la codificación de las direcciones URL. Según han explicado a Efe fuentes de la empresa, el fallo se ha debido a un «problema en la identificación y respuesta en la URL y no a una caída de la red", lo que «ha impedido el acceso normal a las páginas web». El operador telefónico, propiedad de Orange, ha concretado que el fallo ha durado media hora, hasta las 12:45 horas, cuando el problema «ha sido solucionado». Desde esa hora, la compañía está monitorizando de «forma exhaustiva» el correcto funcionamiento de la red «para evitar futuros fallos», han explicado las fuentes. Aún así, algunos clientes han manifestado en las redes sociales que continuaban teniendo problemas pasada esa hora. La compañía atribuye la continuidad del problema en casos puntuales a que «algunos clientes pueden haber reseteado sus routers con la intención de acceder bien a internet, lo que puede dificultar la vuelta a la normalidad». Algunos clientes han manifestado sus quejas en las redes sociales por el «mal servicio» que han recibido en el teléfono de atención al cliente durante la avería. Jazztel no ha concretado el número de clientes que se han visto afectados por el fallo técnico, a la espera de redactar un informe sobre el impacto que ha tenido la avería. Cómo solucionarlo Si sufres el fallo, lo más recomendable para arreglarlo es ponerse en contacto con el servicio técnico de Jazztel, en el número 900-834-351. No obstante, la compañía ha explicado que, debido al pico de llamadas, «algunos clientes han podido tener que esperar un tiempo a ser atendidos», aunque ha recalcado que «el servicio de teleoperadores ha funcionado con total normalidad». Por ello, algunos usuarios de Jazztel, no obstante, han propuesto otra solución a través de las redes sociales. Hola @jazztel_es vuestra DNS ha muerto. A los que os haya petado cambiad vuestra DNS por la de google 8.8.8.8 y 8.8.4.4 y ya funciona.? Jesús Crespo Ruiz (@jcresporuiz93) 2 de enero de 2017
01-01-1970 | abc.es
La Inteligencia Artificial no es una amenaza (por ahora)
Libros como «El Auge de los Robots» de Martin Ford, o recientes noticias, como la automatización total de la fabricación del iPhone por Foxconn, destruyendo un millón de puestos de trabajo en China, han disparado las alarmas y desatado la atención mediática hacia los robots y la Inteligencia Artificial (AI). ¿Pero realmente debemos temer por nuestros trabajos, y en última instancia, por nuestro estilo de vida con esta tecnología? La respuesta es que no de forma masiva, y no por ahora. El dato conocido de Foxconn, que ya se encuentra en la fase definitiva de sustitución de buena parte de los empleados -humanos- por robots no es una tendencia nueva. Si acudimos a un sector tecnológico como es el del automóvil en España, la década de los 80 fue un periodo clave de robotización, que sin embargo no se apreció como amenaza. Muy al contrario, la tecnología punta creó puestos de trabajo, a pesar de que buena parte de la cadena de montaje estuviera robotizada con máquinas de precisión controladas por ordenador. Bien es cierto que esa tecnología no cabría en el concepto actual de robótica, de la que se espera un mayor grado de variedad de acciones. Sin embargo, los robots de hoy en día siguen realizando tareas repetitivas, además de peligrosas. Eso sí, con un mayor grado de sofisticación que el de hace 30 años. Procesos de aprendizaje La novedad principal de todo el ecosistema robótico-tecnológico respecto a la anterior oleada de industrialización, la llamada 3.0 (ahora estamos en la 4.0), es un factor que promete un cambio radical en el discurrir de la humanidad: la inteligencia artificial. No es un concepto nuevo, pues ya ha sido muy utilizado en la ciencia ficción. Ahora, gracias a la capacidad operativa de los actuales procesadores, listos para lidiar con grandes volúmenes de información en poco tiempo, permite dar un paso más. La transformación algorítmica, que de forma definitiva ha llegado para revolucionar todos los sectores, deja vislumbrar un mundo en el que la inteligencia ya no será monopolio exclusivo de la raza humana. El estado de la ciencia actual corresponde a la fase de aprendizaje supervisado. En esta etapa, la Inteligencia Artificial procesa grandes cantidades de datos para aprender. Pero las pautas y los objetivos de ese aprendizaje son dirigidos e inoculadas por el ser humano. Es decir, se trata de una actividad conjunta, en la que el hombre desarrolla mejores algoritmos a partir de la experiencia de la máquina, y esta se desenvuelve mejor en su entorno asignado. La siguiente estación es la llamada aprendizaje general, en la que la máquina aprende y evoluciona por sí sola. Los ensayos actuales en este campo se basan en el método A/B, lo que equivale a prueba y error. La inteligencia artificial avanza comparando el resultado de acciones y evaluando cuál es la más pertinente. Llevándolo al aprendizaje de un niño, correspondería a la lección que obtiene cuando introduce la mano en agua muy caliente: como es desagradable sabe que no tiene que volver a hacerlo y lo apunta en su memoria como un dato negativo. Si se tratara de comer un pastel, lo consignaría como un dato positivo, y le permitiría avanzar ensayando con otra experiencia similar. La verdadera inteligencia artificial alcanzará su cenit cuando el algoritmo tome conciencia de sí mismo, pueda autoprogramarse añadiendo instrucciones a su propia secuencia y no solo simples datos de experiencias, y además, sea capaz de afrontar escenarios nuevos, tomando como partida situaciones similares. Sería equiparable a la humana. Una vez llegado a esa base, la progresión de la inteligencia artificial sería imparable. Un estallido de inteligencia que crecerá en capacidad operativa más allá de lo que pronostica la ley de Moore. Pero como señalamos, aún estamos entre la primera y la segunda fase. Se requiere que el hombre siempre esté presente para aprovechar las capacidades y las aplicaciones. Es más parecido a una automatización programada por secuencias IF/THEN que a una verdadera capacidad de improvisación y aprovechamiento de un aprendizaje para crecer «mentalmente». Aún así, la técnica actual ya permite realizar traducciones con cierto sentido de un idioma a otro, o que una suma de algoritmos se apoyen en sensores para decidir si un coche autónomo debe seguir adelante o no. KFC ha introducido una experiencia piloto en uno de sus restaurantes que le permite, mediante reconocimiento facial, sugerir opciones de menú atendiendo a su edad, atención hacia determinados aspectos, o índice de repetición. Amenaza u oportunidad El hombre posee, como hombre, dos cualidades que la inteligencia artificial va a tardar en imitar: la creatividad por una parte, y la capacidad de adaptación en segundo lugar. La primera le permite inventar, hacer de la nada o partiendo de otro concepto, algo nuevo. La segunda le permite extrapolar situaciones y evolucionar por sí solo. Mientras llega la autogestión y la independencia artificial, en la actualidad los algoritmos han de ser creados, mantenidos y aumentados por parte del hombre de manera obligatoria. Por su parte, los robots, aislados o bajo control en la nube, requieren intervención manual en algún momento de su existencia: ya sea para su montaje, arreglo, mantenimiento, evolución o cambio de actividad. Estamos hablando siempre de tareas repetitivas, o al menos, programadas de antemano. En el caso de las sugerencias de menú de KFC es una lógica de identificación-consecuencia. Nada fuera de un guión. Si apareciera una foca amaestrada en el restaurante, el sistema se quedaría paralizado por su incapacidad de adaptación o de generar creatividad. En esta etapa la intervención humana es necesaria y fundamental. Es cierto que veremos en este nuevo año muchas más noticias de puestos de trabajo sustituidos y ocupados por la automatización, pero también es previsible que se cree la necesidad de otras tareas como mantenimiento de robots, supervisión y control de buen funcionamiento, feedback con los clientes de los robots, diseño de humanización de los procesos. Quizá el número de puestos de trabajo destruidos por la transformación algorítmica sea mayor al número de creados, pero de momento habrá soluciones. Cabe preguntarse qué pasará cuando la inteligencia artificial pueda prescindir en algún momento del hombre. Si este ya no es útil para la economía, ni siquiera para simples tareas de mantenimiento, las máquinas podrían prescindir del hombre. E, incluso, eliminarle si supone un obstáculo. El gigante Google quiere implantar mecanismos stop en la inteligencia artificial para que el hombre siempre pueda decidir en última instancia. Pero a pesar de todos los impedimentos, si su capacidad es superior a la nuestra, la inteligencia siempre mandará. Como relataba la película «Her», de Spike Jonze, los algoritmos pueden crear su propio mundo y olvidarse de nosotros, una vez que ya no tengamos nada nuevo que enseñarles. David Fernández es abogado especialista en ética y filosofía de la robótica e Inteligencia Artificial
01-01-1970 | abc.es
Lenovo entra en la guerra de la realidad combinada
La realidad virtual puso en 2016 la primera piedra de un edificio mucho mayor en el que las paredes y las ventanas deben ser el contenido con el que llenar esta tecnología que, tras unos meses en el mercado con sus primeros dispositivos, aún no ha vislumbrado un horizonte de esperanza. ¿Se ha enfriado? Para los fabricantes, no. Representa una oportunidad, pero hay que buscar otras formas de ofrecer contenidos. Y Lenovo, en ese sentido, no ha dudado en acercarse a estos universos paralelos con la presentación de su primer visor de realidad aumentada, New Glass C200. Presentada en el marco de la feria de electrónica Consumer Electronic Show (CES 2017) que arranca esta semana en Las Vegas (EE.UU.), el gigante chino de los ordenadores ha mostrado su primer dispositivo que combina realidad aumentada con Inteligencia Artificial. Soporta el ecosistema Windows Holographic, una plataforma desarrollada por Microsoft pensada para uso empresarial. Estará disponible a partir de junio a un precio todavía desconocido y competirá, de esta forma, con las Moverio de Epson. El invento opera a través de un teléfono móvil inteligente al que va emparejado. Se trata de un cristal monocular que consta de dos partes principales, «Glass Unit» y «Pocket Unit». El usuario, con el dispositivo colocado en su cara, puede ver el entorno real junto con superposiciones de objetos virtuales de forma que el equipo reúne la información procedente del campo de visión y añadir, por ejemplo, instrucciones paso a paso para realizar una reparación o solucionar problemas técnicos. Estas gafas inteligentes utilizan un software de reconocimiento que aplica Inteligencia Artificial para intentar identificar las imágenes y etiquetarlas en tiempo real, según destaca la firma china en un comunicado. El sistema recopila y analiza los datos procedentes de una cámara integrada y los sensores para ofrecer datos e información al usuario mediante comandos de voz y gestos. El equipo estará acompañado de su propia plataforma, Lenovo NBD Titan, que permite a los usuarios crear y editar rápidamente contenido en realidad aumentada. Un altavoz con alma de Amazon Además de este dispositivo, la firma china anunció la creación de un altavoz inteligente que estará alimentado por el sistema Alexa, de Amazon, y que se llamará Lenovo Smart Assistant. Este desarrollo demuestra el interés de las firmas del sector de la tecnología en los hogares inteligentes y asistentes virtuales. Con ello, se estrecha el círculo de las marcas, entre las que se encuentra también Apple con Siri, o Google, con Assistant. El aparato reconoce los comandos de voz de los usuarios, que podrán realizar múltiples tareas como búsquedas en internet, ejecutar acciones diversas (reproducir música, crear listas y recordatorios) y controlar algunos objetos domésticos, tanto de la propia compañía como de terceras marcas. Llegará en mayo por 110 euros. Portátil para «gamers» Lenovo ha aprovechado el escaparate americano para llevar sus nuevos productos de la líneas de ordenadores portátiles, de la que, por cierto, es líder de ventas a nivel mundial. Uno de los más sorprendentes ha sido el debut de la gama Legion, Y720 e Y520, son ordenadores para videojugadores con tarjetas gráficas Nvidia GTX 1060 (en el caso de la versión más avanzada), equipo de audio Dolby Atmos y procesadores Intel Core i7 de séptima generación. Cuenta con una pantalla de 15.6 pulgadas con resolución 4K de 3.840 x 2.160 píxeles y un teclado con retroiluminación multicolor. Además, el gigante de la tecnología promete un buen rendimiento en la realidad virtual. En cuanto a su precio oscilará en torno a los 850 euros y 1.200 euros en ambos casos. Se estima que será abril el mes escogido para su llegada al mercado.
01-01-1970 | abc.es
Google negocia la llegada a Europa del YouTube de pago en 2017
Google se encuentra en negociaciones para lanzar al mercado europeo este año 2017 YouTube Red, el servicio de pago de la plataforma de vídeo «streaming», siendo Reino Unido el primer país donde llegaría Según ha desvelado «The Telegraph», este servicio de pago permite a los usuarios acceder a los contenidos sin anuncios, mediante una suscripción. La dificultad de introducir YouTube Red en Europa radica en las negociaciones que la plataforma tiene que hacer con los creadores de contenido, especialmente con los cantantes y discográficas. La suscripción llegaría a Reino Unido con un precio de 9,99 libras al mes, y la idea central es competir con otros servicios similares, como Amazon Prime Video o Netflix. Además de poder acceder a contenidos sin tener que ver anuncios, este servicio ofrece el llamado modo offline con el que poder ver vídeos sin conexión a internet, pero también permite la reproducción en segundo plano para seguir viendo los vídeos mientras que usan otras aplicaciones. Actualmente, YouTube Red está disponible en Estados Unidos, México, Corea del Sur, Nueva Zelanda y Australia, si bien este año parece que podría extender a más países.
01-01-1970 | abc.es
Honor lleva la cámara dual a la gama media
En una feria como el CES, en la que los mayores fabricantes de móviles pasan casi de puntillas y se reservan para el Mobile World Congress de febrero, Huawei es una excepción. En efecto, ha sido aquí, en Las Vegas, y no en Barcelona, donde el gigante chino ha elegido mostrar una de sus novedades más comentadas. No se trata de los nuevos Ascend Mate, la gama alta de la compañía, ni del próximo P10, heredero del Huawei P9, un terminal que ha vendido ya diez millones de unidades, sino de lo último de Honor, la filial en la que el gigante asiático experimenta muchas de sus nuevas tecnologías. George Zaho, presidente de Honor, destacó que en la corta vida de esta marca de Huawei, Honor ha cosechado ya cien millones de clientes en todo el mundo. Y los índices de satisfacción de esos clientes «son muy superiores a los de Apple y Samsung» por lo menos en gigantesco mercado chino. Con estas premisas llega el nuevo Honor 6X, un terminal que, por menos de 250 euros, se convierte en el primero en ofrecer una cámara dual. Especialmente diseñado para los más jóvenes, todo en él está pensado para «volar» en internet. Su gran batería, de 3.340 miliamperios, está optimizada, según el fabricante, para una duración de 2,2 días de uso normal o un día y medio completo de «uso extremo». Un aspecto que sin duda agradecerán los usuarios del terminal. Con una sola carga de batería podremos disfrutar de 11,5 horas de vídeo ininterrumpido, o de 70 horas de música o, si lo preferimos, de 8 horas seguidas de juego sin necesidad de pasar por el cargador. El terminal cuenta con una pantalla Full HD de 5.5 pulgadas. El cuerpo es metálico y estilizado (su grosor es de 8,2 milímetros) y cuenta con un cristal delantero 2.5D y con otro de diseño curvo en la parte posterior. El nuevo smartphone está impulsado por un procesador Kirin 655 de ocho núcleos, fabricado por Huawei. Cuatro de esos núcleos corren a 2,1 GHz y los otros cuatro a 1,7 GHz, apoyados por una memoria RAM de 4 GB. Unas prestaciones que colocan al Honor 6X muy por encima de otros con precios similares. Para aumentar aún más la agilidad del dispositivo, el dispositivo cuenta, además, con el sistema de Archivo Inteligente de Honor, que mejora el sistema EXT4 de Android, evitando la fragmentación y aumentando el rendimiento durante toda la vida de Honor 6X. El resultado es que, por ejemplo, puede abrir una aplicación como Google Maps en apenas 446 mili segundos, frente a los más de 550 que tarda cualquier «smartphone» de la competencia. Cámara extraordinaria Sin embargo, y a pesar de lo impresionante de sus prestaciones, el mayor atractivo de este nuevo smartphone está, sin duda, en la cámara. La trasera, de doble lente, ofrece una amplia gama de aperturas (F / 0.95-F / 16). La composición de la imagen está a cargo de la cámara principal, de 12 megapixeles, dejando la profundidad de campo para la segunda lente, de 2 megapixeles. El resultado de la acción combinada de ambas son imágenes realmente nítidas y bien definidas en todos los planos. Además, cuenta con pixeles un 25% mayores que los convencionales, lo que les permite absorber más luz y obtener imágenes excelentes incluso en ambientes muy oscuros. El enfoque, ultra rápido, se produce en apenas 0,3 segundos. La cámara delantera, por su parte, es de 8 megapixeles. El nuevo Honor 6X estará a la venta en internet (vMall, Amazon, pcComponentes, etc) a partir de este 4 de enero a un precio de 249 euros para la versión de 3 GB de RAM y 32 GB de memoria de almacenamiento. La versión con 4 GB de RAM y 64 GB de memoria cuesta 299 euros.
01-01-1970 | abc.es
Asus lleva la Realidad Aumentada a su nuevo ZenFone AR
Los rumores, esta vez, han acertado de lleno. Y el tan cacareado Asus ZenFone AR, el segundo terminal compatible con el sistema de realidad aumentada Tango, de Google (el primero fue el Lenovo Phab 2 Pro), es ya una realidad. Asus presentó también su nuevo ZenFone 3 Zoom, un «smartphone» con 5.000 miliamperios de batería y que se suma a la tendencia de la doble cámara trasera. Pero veamos primero el nuevo dispositivo con algo más de detalle. En primer lugar, los representantes de la firma no dieron demasiada información sobre el precio y el momento del lanzamiento de este terminal, que tendrá lugar en el segundo trimestre de 2017. El ZenFone AR cuenta con un poderoso procesador Qualcomm Snapdragon 821, el mismo que incorporan muchos de los terminales más potentes de 2016, apoyado además con una memoria RAM que, en algunos mercados asiáticos, se disparará hasta los 8 GB. Ficha técnica ZenFone AR Pantalla 5,7 pulgadas Resolución QuadHD SuperAMOLED Chip Qualcomm Snapdragon 821 RAM 6 u 8 GB Memoria 64 GB Cámara 23 megapíxeles SO Android 7.0 Nougat No quedó claro cuánta RAM llevarán los terminales destinados al mercado europeo. En todo caso, será como mínimo de 4 GB, dado que el teléfono pretende también ser compatible con Daydream, el nuevo sistema de realidad Virtual (Tango es Realidad aumentada) de Google. El ZenFone AR cuenta con una pantalla súper Amoled de 5.7 pulgadas y una resolución de 2.560 x 1.440 pixeles, lo que garantiza una buena visualización de cualquier tipo de contenido. Pero lo que de verdad importa aquí es el sistema de tres cámaras que hace posible la realidad aumentada. Gracias a ellas, en efecto, el dispositivo escanea en 3D cualquier espacio (una habitación, una tienda), para después incrustar en él cualquier tipo de objeto virtual, que aparece en pantalla sobre el escenario real. La más potente de las tres cámaras es de 23 megapixeles. Las otras dos se ocupan de interpretar los datos de movimiento y profundidad. El resultado es, por ejemplo, que podríamos incrustar en nuestro salón vacío los muebles virtuales que queremos colocar y ver directamente en pantalla como quedaría el conjunto antes de decidir comprarlos. Las posibilidades de la tecnología van mucho más allá, y ya existen hasta 35 aplicaciones diferentes compatibles con Tango. Detalle del ZenFone 3 ZoomBatería descomunal con doble cámara El Segundo de los terminales presentados por Asus en Las Vegas saldrá al mercado en febrero, aunque aún se desconoce a qué precio. En este caso estamos ante un smartphone cuya principal característica es, como su nombre indica, un Zoom óptico de 2,3 aumentos, algo menos de los tres aumentos del anterior ZenFone Zoom pero algo más de lo que ofrece el iPhone 7 Plus de Apple. El dispositivo cuenta con una doble cámara trasera, con un sensor principal de 12 megapixeles. Por cierto, el tamaño de los píxeles es mayor que el convencional, lo que permite absorber más luz y obtener mejores fotografías en ambientes oscuros o mal iluminados. Ficha técnica ZenFone 3 Pantalla 5.5 pulgadas Resolución Full HD Chip Snapdragon 625 RAM 2,3 o 4 GB Memoria 16/32/64 GB Cámara 12 MP Batería 5.000 mAh SO Android Otro de los puntos fuertes del ZenFone 3 Zoom es su increíble batería de 5.000 mili amperios, mucho mayor que la de cualquier otro móvil del mercado. Sin embargo, a pesar de ello y de la pantalla de 5,5 pulgadas (Amoled) el terminal no ha engordado y su grosor o llega a los 8 mm. El 3 Zoom permite, además, usar la batería para recargar otros dispositivos, un detalle muy de agradecer. El resto de las prestaciones son más corrientes. La pantalla se queda en HD y el procesador, un Qualcomm Snapdragon 625, no es de los más potentes que hay en el mercado. Habrá versiones de este smartphone con 16, 32 ó 64 GB de memoria de almacenamiento y 2, 3 ó 4 GB de RAM. Por supuesto, los precios variarán en consecuencia.
01-01-1970 | abc.es
La Inteligencia Artificial no es una amenaza (todavía)
Libros como «El Auge de los Robots» de Martin Ford, o recientes noticias, como la automatización total de la fabricación del iPhone por Foxconn, destruyendo un millón de puestos de trabajo en China, han disparado las alarmas y desatado la atención mediática hacia los robots y la Inteligencia Artificial (AI). ¿Pero realmente debemos temer por nuestros trabajos, y en última instancia, por nuestro estilo de vida con esta tecnología? La respuesta es que no de forma masiva, y no por ahora. El dato conocido de Foxconn, que ya se encuentra en la fase definitiva de sustitución de buena parte de los empleados -humanos- por robots no es una tendencia nueva. Si acudimos a un sector tecnológico como es el del automóvil en España, la década de los 80 fue un periodo clave de robotización, que sin embargo no se apreció como amenaza. Muy al contrario, la tecnología punta creó puestos de trabajo, a pesar de que buena parte de la cadena de montaje estuviera robotizada con máquinas de precisión controladas por ordenador. Bien es cierto que esa tecnología no cabría en el concepto actual de robótica, de la que se espera un mayor grado de variedad de acciones. Sin embargo, los robots de hoy en día siguen realizando tareas repetitivas, además de peligrosas. Eso sí, con un mayor grado de sofisticación que el de hace 30 años. Procesos de aprendizaje La novedad principal de todo el ecosistema robótico-tecnológico respecto a la anterior oleada de industrialización, la llamada 3.0 (ahora estamos en la 4.0), es un factor que promete un cambio radical en el discurrir de la humanidad: la inteligencia artificial. No es un concepto nuevo, pues ya ha sido muy utilizado en la ciencia ficción. Ahora, gracias a la capacidad operativa de los actuales procesadores, listos para lidiar con grandes volúmenes de información en poco tiempo, permite dar un paso más. La transformación algorítmica, que de forma definitiva ha llegado para revolucionar todos los sectores, deja vislumbrar un mundo en el que la inteligencia ya no será monopolio exclusivo de la raza humana. El estado de la ciencia actual corresponde a la fase de aprendizaje supervisado. En esta etapa, la Inteligencia Artificial procesa grandes cantidades de datos para aprender. Pero las pautas y los objetivos de ese aprendizaje son dirigidos e inoculadas por el ser humano. Es decir, se trata de una actividad conjunta, en la que el hombre desarrolla mejores algoritmos a partir de la experiencia de la máquina, y esta se desenvuelve mejor en su entorno asignado. La siguiente estación es la llamada aprendizaje general, en la que la máquina aprende y evoluciona por sí sola. Los ensayos actuales en este campo se basan en el método A/B, lo que equivale a prueba y error. La inteligencia artificial avanza comparando el resultado de acciones y evaluando cuál es la más pertinente. Llevándolo al aprendizaje de un niño, correspondería a la lección que obtiene cuando introduce la mano en agua muy caliente: como es desagradable sabe que no tiene que volver a hacerlo y lo apunta en su memoria como un dato negativo. Si se tratara de comer un pastel, lo consignaría como un dato positivo, y le permitiría avanzar ensayando con otra experiencia similar. La verdadera inteligencia artificial alcanzará su cenit cuando el algoritmo tome conciencia de sí mismo, pueda autoprogramarse añadiendo instrucciones a su propia secuencia y no solo simples datos de experiencias, y además, sea capaz de afrontar escenarios nuevos, tomando como partida situaciones similares. Sería equiparable a la humana. Una vez llegado a esa base, la progresión de la inteligencia artificial sería imparable. Un estallido de inteligencia que crecerá en capacidad operativa más allá de lo que pronostica la ley de Moore. Pero como señalamos, aún estamos entre la primera y la segunda fase. Se requiere que el hombre siempre esté presente para aprovechar las capacidades y las aplicaciones. Es más parecido a una automatización programada por secuencias IF/THEN que a una verdadera capacidad de improvisación y aprovechamiento de un aprendizaje para crecer «mentalmente». Aún así, la técnica actual ya permite realizar traducciones con cierto sentido de un idioma a otro, o que una suma de algoritmos se apoyen en sensores para decidir si un coche autónomo debe seguir adelante o no. KFC ha introducido una experiencia piloto en uno de sus restaurantes que le permite, mediante reconocimiento facial, sugerir opciones de menú atendiendo a su edad, atención hacia determinados aspectos, o índice de repetición. Amenaza u oportunidad El hombre posee, como hombre, dos cualidades que la inteligencia artificial va a tardar en imitar: la creatividad por una parte, y la capacidad de adaptación en segundo lugar. La primera le permite inventar, hacer de la nada o partiendo de otro concepto, algo nuevo. La segunda le permite extrapolar situaciones y evolucionar por sí solo. Mientras llega la autogestión y la independencia artificial, en la actualidad los algoritmos han de ser creados, mantenidos y aumentados por parte del hombre de manera obligatoria. Por su parte, los robots, aislados o bajo control en la nube, requieren intervención manual en algún momento de su existencia: ya sea para su montaje, arreglo, mantenimiento, evolución o cambio de actividad. Estamos hablando siempre de tareas repetitivas, o al menos, programadas de antemano. En el caso de las sugerencias de menú de KFC es una lógica de identificación-consecuencia. Nada fuera de un guión. Si apareciera una foca amaestrada en el restaurante, el sistema se quedaría paralizado por su incapacidad de adaptación o de generar creatividad. En esta etapa la intervención humana es necesaria y fundamental. Es cierto que veremos en este nuevo año muchas más noticias de puestos de trabajo sustituidos y ocupados por la automatización, pero también es previsible que se cree la necesidad de otras tareas como mantenimiento de robots, supervisión y control de buen funcionamiento, feedback con los clientes de los robots, diseño de humanización de los procesos. Quizá el número de puestos de trabajo destruidos por la transformación algorítmica sea mayor al número de creados, pero de momento habrá soluciones. Cabe preguntarse qué pasará cuando la inteligencia artificial pueda prescindir en algún momento del hombre. Si este ya no es útil para la economía, ni siquiera para simples tareas de mantenimiento, las máquinas podrían prescindir del hombre. E, incluso, eliminarle si supone un obstáculo. El gigante Google quiere implantar mecanismos stop en la inteligencia artificial para que el hombre siempre pueda decidir en última instancia. Pero a pesar de todos los impedimentos, si su capacidad es superior a la nuestra, la inteligencia siempre mandará. Como relataba la película «Her», de Spike Jonze, los algoritmos pueden crear su propio mundo y olvidarse de nosotros, una vez que ya no tengamos nada nuevo que enseñarles. David Fernández es abogado especialista en ética y filosofía de la robótica e Inteligencia Artificial
1415