Noticias de "google"

01-01-1970 | abc.es
Realidad virtual: este tiene que ser tu año
El sueño de adolescente llegó pero dejó un mal sabor de boca. La realidad virtual, una tecnología que la marca Oculus recuperó, no ha logrado el triunfo esperado en su primer año de vida en esta segura era dorada de los mundos inmersivos. Únicamente Sony, con su dispositivo PlayStation VR, ha podido hacer negocio en el último año. La firma japonesa ha vendido más de dos millones de cascos desde que se pusiera a la venta. Averiguar la demanda existente de una tecnología de consumo es difícil de predecir. Está sujeto a muchos factores. Los primeros intentos suelen acompañarse con precios altos de los productos que limitan su adopción por parte de los consumidores. Al calor de un supuesto interés por parte de los aficionados, PlayStation confió en amasar el éxito gracias a dos razones de peso: la alta penetración de su consola de sobremesa PlayStation 4 (que ya ha colocado más de 70 millones de unidades) y unos precios contenidos (de 400 euros). Le queda, ahora, hacer más atractivo su catálogo en su segundo año de vida después de un inicio interesante pero que podría haber dado más de sí. La gran baza de la realidad virtual son sus experiencias y títulos disponibles. ¿Hay suficiente contenido? Sin grandes alternativas y la inexistencia de un «killer game» que consiga aumentar las ventas, la realidad virtual se ha encontrado con unas piedras en ese camino tan esperanzador que se pretendía «vender» por parte de la industria. El terror como gran atractivo El miedo es que corra el mismo éxito de la televisión en 3D, cuyo catálogo nació prácticamente muerto desde el principio y, ahora, es una funcionalidad estándar dentro de los nuevos modelos de «smart TV». Solo algunos juegos como el flamante «Resident Evil VII», que se puede jugar desde principio a fin con un casco de realidad virtual, ha mostrado en parte el camino por donde debe caminar esta tecnología. El juego ha demostrado que el terror tiene mucho que ofrecer desde una perspectiva inmersiva, pero es un tipo de género que no goza del éxito masivo. Y si no que se lo pregunten a «Until Dawn: Rush of Blood», una corta experiencia en forma de túnel del terror. Uno en el que Sony ha depositado una gran esperanza es «The Impatient», exclusivo para PlayStation VR. Se trata de una aventura gráfica de terror que sitúa al jugador 60 años antes de los terribles acontecimientos narrados en «Until Dawn». Aquí, el usuario despertará en una extraña instalación médica sin recordar quién es ni dónde está y deberá descubrir por qué está atrapado en Blackwood Pines Sanatorium, donde tendrá que desvelar la terrible conspiración que se urde en sus sombras. El jugador deberá además tomar importantes decisiones de vida o muerte en una intrincada narración con distintos finales. De lo más curioso e interesante se encuentra un juego que tiene, además, factura española, «Intruders Hide & Seek». El juego propone una aventura asfixiante donde el sigilo es la correa de transmisión. Y eso sin contar su apartado gráfico de marcada creatividad que lo convierte en una rara avis dentro del catálogo de títulos inmersivos. Propuestas ya existentes Otros desarrolladores han coqueteado con la tecnología, procurando integrar en algunos de sus juegos misiones especiales o miniexperiencias adaptadas a la realidad virtual. Así, «Gran Turismo Sport», nueva entrega del videojuego de conducción, es posible jugarlo en parte con las gafas. El resultado es alucinante, puesto que el usuario puede ver todo el entorno virtual, girar su cabeza como si se tratase de un Fernando Alonso de la vida, pero estaba más bien limitado. Algunos juegos como «Star Wars: Battlefront I», título de disparos inspirado en el universo galáctico, añadió una misión espacial en donde los usuarios podían pilotar un X-Wing, una nave de los rebeldes, mientras combatía en intensas batallas aéreas. Algo similar a lo que se incluye en «Call of Duty: Infinite Warfare», pero que se dejó fuera en la última entrega, «Call of Duty: WWII». Más interesante, aunque obliga a disponer del mando-pistola Air Controller ha sido «Farpoint», un «shooter» futurista que, sin revolucionar el género, está repleta de acción trepidante, a pesar de su escasa duración (menos de cinco horas). Otras propuestas como «Superhot», un puzle con acción y disparos; o «Robinson: The Journey», una aventura espacial, también han querido atrapar a los espectadores, pero, al menos en este último caso, la latencia conseguida y los problemas de movimiento puede enturbiar la experiencia y llegar, incluso, a marear algo durante un tiempo prolongado. «Rez: Infinite» es una psicodélica carrera que, pese a lo interesante, tal vez no está concebido para gustar a todos. Títulos multiplataforma más recientes como «Doom VFR» se han adaptado no solo a las PlayStation VR sino a HTC Vive, posiblemente el visor más avanzado de mercado pero, también, el más caro. La experiencia virtual de este videojuego de disparos en primera persona no cambia respecto a su versión «normal», pero ofrece una frenética propuesta inmersiva bien conseguida. La supervivencia futurista de «Adr1ft» ha sido también una propuesta destacada pese a que hay que cogerle el tranquillo a la hora de moverse en un ambiente de gravedad cero. Algo parecido a lo conseguido con «The Elder Scrolls: Skyrim VR», aunque el problema en este caso es que su tardía llegada a la realidad virtual ha podido con el interés de un público aficionado a estos mundos fantásticos que ya llevaban disfrutando del juego desde hacía mucho tiempo. Ambos permiten teletransportarse por el entorno por medio de unos saltos concebidos para evitar marear al espectador. Uno de los principales desafíos de la realidad virtual para que, esta vez de verdad, logre triunfar (es decir, vender) es superar la idea de hacer una simple transposición de los juegos ya desarrollados a los cascos inmersivos y lograr dotarle de una personalidad propia y un lenguaje diferente al de las imágenes en 2D o 3D. Y esto obliga a arrancar proyectos desde cero procurando, además, reducir la tasa de actualización y latencia para que no produzca mareos inesperados. Y lo que viene Hay que recordar «Bravo Team», un «shooter» militar cooperativo online que promete una experiencia táctica en donde los intensos combates sean su razón de ser. A lo largo del presente año irán cayendo otros tantos como «Torn», que sitúa en el bosque de Vermont donde descubrirás una casa llena de secretos; «Golem», título de combate ambientado en un mundo de criaturas de piedra de las que tomarás el control para descubrir las conexiones entre tu familia; o «The American Dream», un viaje satírico por una feria del mundo de los años 50 del siglo XX donde las pistolas son parte de la rutina diaria. Todos ellos estarán para PlayStation VR, pero también llegarán otras propuestas para HTC Vive y Oculus. Entre ellas, se encontrarán «Raw Data» («shooter» futuristas), «L.A. Noire» (adapción del juego de disparos en tercera persona), «Brass Tactics» (estrategia), «Transference» (thriller psicológico), «Walking Dead VR» (adapción de la serie de zombies), «Space Junkies» («shooter») o «Ace Combat 7» (simulación). El futuro: cascos autónomos y sin cables La tendencia actual viene marcada por los cascos autónomos y sin cables. De momento, es una idea defendida por HTC que, con sus próximas Vive, aspira a lograr un mayor interés, pero habrá que esperar a julio. Se trata de una versión renovada de su casco de realidad virtual, con doble pantalla OLED y una mejora de un 78% en calidad de imagen por encima de su predecesor, así como una resolución de 2.880 x 1.600 píxeles. Otra de sus características es que puede utilizarse de forma inalámbrica por medio del nuevo adaptador Vive Wireless Adaptor. Los cables y el montaje (a veces un proceso tedioso que hace que los jugadores aparquen las sesiones de juego inmersivas para otro momento) son dos barreras a derribar por la realidad virtual para conseguir una mayor adopción. Y en esta batalla se encuentran los principales fabricantes. De hecho, y mientras también Oculus renueva su visor con un precio más accesible, se desliga del PC y sin el cableado, comienzan a surgir alternativas como el dispositivo recientemente presentado por Google y Lenovo. Se trata de Mirage Solo. Estas nuevas gafas se libran de los cables, con la conexión al PC o al teléfono, siendo las primeras gafas autónomas Daydream, el proyecto de Google. Además, ofrecen la posibilidad de disfrutar de una experiencia de lo más inmersiva con la tecnología de rastreo de movimiento WorldSense. De esta forma, al usar este sistema los usuarios podrán inclinarse, esquivar o agacharse al mismo tiempo que se mueven en una gran biblioteca llena de magia y contenidos que desafían a la realidad.
01-01-1970 | abc.es
Un «youtuber», obligado a pedir perdón por comparar la pedofilia con el fetichismo
Al igual que ocurre con algunos políticos y personajes famosos, hay «youtubers» a los que el pasado les persigue. Si Pedro Sánchez o Carles Puigdemont son víctimas de sus tuits antiguos, hay usuarios de YouTube a los que sus vídeos les juegan malas pasadas. El «youtuber» norteamericano Shane Dawson ha tenido que disculparse públicamente por un vídeo que publicó hace ahora cinco años. Dawson ?cuyo apellido real es Yaw? comparó en 2013 la pedofilia con el fetichismo y ahora se le ha vuelto en su contra. En el programa «Shane and Friends», este videoblogger se preguntaba por qué es tan grave buscar «bebé desnudo» en Google y por qué hacerlo podía traerle problemas. «No lo entiendo», dijo entonces. Ahora esos comentarios se han vuelto en su contra, han llegado a oídos de más gente, y Shane Dawson ha tenido que grabar un vídeo-disculpa. «Crecí. Modifiqué mi contenido. Y me he disculpado en innumerables ocasiones por mis chistes ofensivos», ha dicho ahora. Dawson tiene 11 millones de suscriptores en YouTube y 570.000 seguidores en «soundcloud». La responsabilidad de estas estrellas de las redes es cada vez mayor. Una gran audiencia necesita de una gran dosis de cabeza, por eso plataformas como YouTube cada vez son más estrictas con ciertas salidas de tono. La semana pasada el «videoblogger» Logan Paul fue sancionado por YouTube por grabar en el bosque Aokigahara, el Bosque de los Suicidios de Japón, y mostrar un cadáver colgado de un árbol.
01-01-1970 | abc.es
Para qué sirven los altavoces inteligentes que tan de moda están ahora
Parecía una rara avis cuando en 2015 Amazon se plantó y dijo, «ahí lo tenéis». Se trataba de un pequeño cilindro llamado Echo. Tenía varios botones y, lo más importante, respondía al nombre de «Alexa», software de voz del gigante del comercio electrónico. El dispositivo estaba concebido para devolver información y controlar algunos servicios como un reproductor de música. [Gráfico elaborado por Statista] Corriendo bajo servicios en la nube, la plataforma fue creciendo y, de repente, se convirtió silenciosamente en un verdadero éxito el pasado año cuando, como quedó plasmado en aquella edición de la feria CES de Las Vegas, numerosos fabricantes de hardware decidieron incorporarlo a sus propuestas tecnológicas. Con el hándicap evidente que tiene funciones limitadas y solo entiende un idioma, el inglés, Google ha retorcido todo su ecosistema que ya tenía a disposició y trabajado en los últimos años para parir su propio cacharro de similares prestaciones, Home, el cual integra su propio asistente virtual Assistant. Un programa informático que comprende, mediante un lenguaje natural gracias a algoritmos basados en tecnología «machine learning» o «aprendizaje automático», las peticiones de sus usuarios. Y un aspecto positivo que puede hacer ganar esta batalla al gigante de internet, el software entiende el español y tiene programadas muchas más funciones que su rival. No es extraño que en esta pasada edición de la feria de Las Vegas se haya exhibido su paseo triunfal como gran protagonista. Assistant estará incorporado en numerosos productos tecnológicos como relojes inteligentes, electrodomésticos, televisores, ordenadores o coches. Un escenario que se contrapone con las dificultades que atraviesa Apple en este terreno. Pese a ser uno de los pioneros en apostar, en 2011, por su propio asistente de voz, Siri, se encuentra en la actualidad relegado a un segundo plano. Y su propio altavoz inteligente, llamado HomePod, ha retrasado su lanzamiento y no se espera hasta mitad de este mismo año. Un tiempo impredecible pero demasiado prolongado para el mundillo de la tecnología donde los cambios se producen con mucha celeridad. Y, por cierto, ninguno de estos «gadgets» están de momento disponibles en España. Posibilidades para las compras Los asistentes de voz, aunque todavía falta hacer un mayor esfuerzo en mejorarlos, han empezado a llegar a la sociedad y las previsiones son muy optimistas. Sus potenciales son muy amplias, incluso también a nivel de consumo de productos y de comercio electrónico. De hecho, un reciente informe del Instituto de Transformación Digital de Capgemini titulado «Conversational Commerce: Why Consumers Are Embracing Voice Assistants in Their Lives» arroja luz sobre el uso de estos asistentes de voz que hacen los consumidores, así como de las oportunidades que esto brinda. Y las conclusiones son muy interesantes. El 51% de los consumidores ya utilizan estos programas informáticos y la gran mayoría lo hace a través de su «smartphone». Una cuarta parte de los encuestados prefiere utilizar un asistente digital a una página web o una «app», según el informe, una cifra que se disparará al 40% en tres años. También hoy día, uno de cada cinco prefiere utilizar el asistente virtual en lugar de visitar una tienda o una sucursal bancaria, y esta cifra ascenderá a un tercio en dicho periodo. Aquellos que hoy día ya utilizan los asistentes de voz, están realizando un 3% de sus compras a través de ellos, pero se espera que esta proporción ascienda al 18% en un trienio, reduciendo el peso que tienen las tiendas físicas y las páginas web en el paquete de canales de compra del consumidor (hasta un 45% y un 37%, respectivamente). Si bien el consumo de música vía «streaming» y la búsqueda de información son los usos más frecuentes de los asistentes de voz, más de un tercio de los consumidores (35%) los ha utilizado también para comprar productos de alimentación, limpieza y ropa; un 34% para pedir comida y un 28%, para solicitar un taxi, entre otros. Asimismo, el 28% los ha utilizado alguna vez para cursar un pago o un envío de dinero, aunque el 44% está interesado en utilizarlos para realizar operaciones bancarias, a tenor de las posibilidades tecnológicas que se vislumbran. En efecto, estos altavoces inteligentes que empiezan a observarse en las presentaciones y ferias de las principales marcas de tecnología aún no han demostrando que es un producto de ventas masivas, pero sin lugar a dudas tienen suficiente potencial como para que en los próximos años se extiendan en los hogares como centros neurálgicos del salón. Todo gracias al impulso que van a tomar todos esos dispositivos que se enmarcan dentro de la llamada «Internet de las Cosas». Altavoces, solo para música Pero, básicamente, para qué sirven, qué van a aportar a los consumidores. Es más, qué uso se le están dando en la actualidad a estos aparatos. Pese a que los altavoces inteligentes ofrecen miles de funcionalidades complementarias a las de los altavoces tradicionales, su uso como reproductor de música todavía predomina. Según una encuesta de Edison Research y NPR, el 68% de los estadounidenses asegura que los usa simplemente para escuchar música, siendo esta la opción preferida entre las posibles. A esta opción le siguen conocer la información meteorológica (58%), otras cuestiones generales como conocer la cartelera o la fecha de nacimiento de una persona famosa (52%). También cobra relevancia el uso como servicio de información para conocer las noticias del día (un 45%), lo que demuestra que las empresas de medios de comunicación tienen un filón a explotar en los próximos años, aunque también tiene interés como cronómetro, reloj o alarma (43%). Uno de los grandes desafíos a superar es, de verdad, servir como centro de control del resto de aparatos electrónicos, una realidad que por ahora se emplea en el 33% de las ocasiones.
01-01-1970 | abc.es
El joven de 22 años que descubrió los mayores fallos de la computación moderna
Un chico alemán de 22 años está detrás del descubrimiento de los dos mayores fallos de la computación, los famosos «Meltdown» y «Spectre». Jann Horn, quien trabaja como experto en ciberseguridad en Project Zero, la división de Google encargada de encontrar vulnerabilidades de «día cero» (defectos de diseño involuntarios que los hackers pueden explotar para entrar en los sistemas informáticos) encontró casi por casualidad dichos errores que afectan a millones de dispositivos en todo el mundo desde hace una década. Horn fue el primero en reportar los fallos a Intel, que han significado un punto y aparte en el diseño de los procesadores, por lo que se ha convertido, de la noche a la mañana, en una eminencia en su campo, tal y como se demostró la pasada semana en Zurich en una conferencia en la que respondió a todos los pormenores del suceso. Un descubrimiento por casualidad El joven, que no buscaba descubrir una vulnerabilidad en los chips de los ordenadores de todo el mundo, se puso a finales de abril a leer los manuales de los procesadores de Intel. Buscaba asegurarse del buen funcionamiento del código que rige el kernel, el «cerebro» de los ordenadores y que precide qué pasos dará el usuario en función de su uso. Una herramienta que mejora la velocidad de los equipos, pero que también ha resultado ser la puerta de posibles ciberataques a millones de dispositivos, incluidos tablets y smarphones. Horn averiguó que, aunque el procesador adivinara mal, los datos de esas incursiones equivocadas se almacenarían de todas formas en la memoria del chip. Una vez allí, información tan vital como las contraseñas, estarían expuestas a cibercriminales avispados. «En este punto, me di cuenta de que el patrón de código en el que estábamos trabajando podría potencialmente filtrar datos secretos», ha afirmado Horn en respuesta a una entrevista publicada en Bloomberg. «Luego me di cuenta de que esto podría, al menos en teoría, afectar algo más que el fragmento de código en el que estábamos trabajando». Eso comenzó lo que ha llamado un «proceso gradual» de investigación adicional que condujo a las vulnerabilidades. Horn ha admitido que estaba al tanto de otras investigaciones, incluidas las de Gruss y el equipo de Graz, quienes también reportaron sobre el suceso, sobre las pequeñas diferencias en el tiempo que le toma a un procesador recuperar la información podrían permitir a los atacantes saber dónde se almacena la información. Revelación pública y encubramiento de Horn El joven avisó el 1 de junio a Intel después de que Robert Swiecki, un viejo colega de Google, le aconsejara hacerlo, además de alertar también a ARM y AMD, las otras empresas fabricantes de chips también afectadas. Pero no fue hasta el 1 de enero cuando saltó a la luz pública los hallazgos de Horn, creando una polémica que aún azota a todos los actores de la industria y cuyas consecuencias aún no se pueden saber con exactitud. Seis meses después, el experto en ciberseguridad es una estrella, al menos en los círculos de ciberseguridad. Recibió un rotundo aplauso de sus colegas investigadores cuando presentó sus hallazgos de «Spectre» y «Meltdown» en un auditorio lleno en una conferencia en Zurich el 11 de enero, una semana después de que los ataques se hicieran públicos. A pesar de la expectación, Horn, bien aleccionado por Google, no desveló mucho más de lo que ya se sabía. Aseguró que, después de informar a Intel, no tuvo contacto con la compañía, aunque Aaron Stein, un portavoz de Google, afirma que «Jann y Project Zero estuvieron en contacto con Intel regularmente después de que informara el problema». «Una mente sobresaliente» Wolfgang Reinfeldt, profesor de Horn, no está sorprendido por su éxito. «En mi experiencia, Jann siempre fue una mente sobresaliente», afirmó a Bloomberg. No era la primera vez que el ahora ingeniero encontraba fallos, ya que ya en la escuela encontró problemas de seguridad con la red informática, según Reinfeldt, lo dejó sin palabras.
01-01-1970 | abc.es
Ya puedes comunicarte con las empresas directamente por WhatsApp
Cada vez más empresas facilitan un número de teléfono para que sus clientes puedan contactar directamente con ellas a través de un mensaje de WhatsApp. La compañía, consciente del filón que esta línea puede suponer para su negocio y como ya aseguraban algunos rumores, ha creado WhatsApp Business, una versión que garantiza una mayor seguridad en las comunicaciones y de la que se pueden extraer datos y estadísticas para impulsar la comunicación entre oferta y demanda. «Con nuestra nueva aplicación será más fácil que las empresas se pongan en contacto con sus clientes, y será más cómodo para nuestros 1.300 millones de usuarios enviar mensajes a las empresas y negocios que son importantes para ellos», han afirmado desde la compañía. Esta herramienta recoge nuevas funciones exclusivas, como la posibilidad de realizar un perfil, mensajes de bienvenida o de ausencia, consultas métricas que señalan el número de mensajes leídos o diferentes tipos de cuentas para adaptarse a cada tipo de empresa. A este respecto, WhatsApp ha confirmado que cualquier empresa puede descargarse la aplicación de manera gratuita. Con el paso del tiempo, algunas empresas tendrán «Cuentas confirmadas» en el momento que se verifique que el número de teléfono de su cuenta coincide con el número de teléfono de su compañía. Así serán los perfiles de WahstApp Business - WHATSAPP No habrá cambios para los usuarios Al usuario le aparecerá un icono que indicará que está relacionándose con una compañía que utiliza este servicio. Por otro lado, no necesitarán descargar ninguna aplicación nueva, y podrán seguir controlando los mensajes que reciben, con la opción de bloquear cualquier número, incluyendo empresas, o reportarlo como spam. WhatsApp Business está disponible desde este jueves en Google Play (es decir, solo para Android) en Indonesia, Italia, México, Reino Unido y Estados Unidos. «En las próximas semanas lanzaremos la aplicación en el resto del mundo», han confirmado desde la plataforma de mensajería.
01-01-1970 | abc.es
Suplantación de voz, control de tu casa o robots con virus: el lado oscuro de la inteligencia artificial
La inteligencia artificial se ha convertido en esa «amenaza invisible» que empieza a rodear la vida humana sin que la sociedad se de cuenta: cada vez que abres una red social y te recomienda que te leas alguna noticia; cada vez que interactúas con un banco para pedir crédito; cada vez que haces compras online. En todos estos casos, la inteligencia artificial es parte fundamental y, al igual que proporciona granes avances, también tiene su «lado oscuro» que pueden aprovechar los ciberdelincuentes. Por ejemplo, se calcula que en 2020 los productos para convertir nuestras casas en entornos domóticos como Amazon Echo, Apple HomePod, Google Home o Samsung Bixby, se dispararán en mercados maduros como el estadounidense hasta un 400% por cien. «Toda esta tecnología hará que nuestras vidas sean mucho más cómodas y que podamos obtener aquello que necesitamos en tiempos ahora casi inimaginables», destaca Hervé Lambert, Global Retail Product Manager en Panda Security. «Sin embargo, la omnipresencia de la inteligencia artificial en nuestras vidas puede convertirse en una fuerte ciberamenaza si no contamos con los mecanismos de protección adecuados», apostilla. Bots que imitan la voz de personas conocidas A mediados de 2017 una startup llamada Lyrebird creó un algoritmo capaz de imitar la voz de cualquier persona y aprender a hablar de la misma manera, incluso usando las mismas expresiones verbales. En la demostración al mundo de este mecanismo basado en la inteligencia artificial, se pudo escuchar como el algoritmo imitaba con no demasiado acierto a los presidentes Trump y Obama. Aunque esta tecnología todavía no está del todo desarrollada, cabe la posibilidad de que grupos de hackers se sirvan de esta patente y mejoren el algoritmo para crear bots que imiten a personas con mayor precisión. Las consecuencias podrían ser críticas. Sólo hay que imaginar qué ocurriría si unos hackers pusieran a su bot a llamar de forma ininterrumpida a una base de datos de personas haciéndose pasar por una persona que trabaja en un banco. Los hackers se harían con contraseñas, claves de acceso a cuentas bancarias o números de tarjetas de miles de personas. Chatbots y emails controlados por malware Cuando le preguntamos al asistente de voz del coche o de nuestro móvil, la voz que nos contesta funciona impulsada por un motor de inteligencia artificial. También, cada vez que hablamos con algunos bancos y algunos grandes almacenes desde sus webs o apps móviles, lo hacemos por medio de mensajes de texto que no responde una persona sino un chatbot. Algo parecido pasa con algunas empresas que, por medio de una técnica denominada Inbound Marketing, generan contenidos para sus clientes que son distribuidos por medio de sistemas de Inteligencia Artificial. Los piratas informáticos destinarán parte de sus esfuerzos a hackear este tipo de plataformas en lugar de crear falsas webs orientadas al phishing. Es decir, en vez de crear páginas de destino falsas, les bastará con introducir un malware en la inteligencia artificial de estos algoritmos para hacerse con las comunicaciones que se generan con sus clientes. Manipular tu casa Todas esas apps que sirven para gestionar de forma remota la temperatura de las casas por medio de algoritmos, también serán vulnerables en 2018. Por lo general, estas aplicaciones reconocen cuando estamos saliendo de la oficina y entienden que deben subir la calefacción de nuestras casas para que, en el tiempo que dura el desplazamiento, la temperatura de la casa sea la idónea. Toda esa información que generamos ?dibuja? un mapa de nuestras vidas, de cómo son nuestros horarios, nuestras preferencias de compra, hasta cuál es nuestra comida favorita. Esos datos que generan un ?Big Data? realmente útil para que los algoritmos de Inteligencia Artificial sepan identificarnos y darnos los productos y servicios que más se adecúan a nuestras necesidades. Sin embargo, también pueden convertirse en un arma de doble filo si unos hackers llegan a hacerse con el control de tu móvil y sacar provecho de toda esa información que hay almacenada sobre tu vida.
01-01-1970 | abc.es
«La inteligencia artificial tendrá el mismo impacto que la electricidad o el fuego»
Las aplicaciones de la inteligencia artificial en la sociedad ya se están dejando ver a nivel de consumo: los smartphones del futuro contarán con esta tecnología como pilar, así como los dispositivos que nos rodean en casa (altavoces inteligentes, robots que ponen la lavadora o coches que conducen solos). Por todo este impacto, Sundar Pichai, CEO de Google, ha afirmado que se trata de uno de los campos «más importantes en los que la humanidad está trabajando» y lo pone al nivel de otros descubrimientos que cambiaron la existencia del hombre: «Es igual de potente que, por ejemplo, la electricidad o el fuego». Estas declaraciones las ha hecho durante una entrevista en la cadena norteamericana MSNBC, quien se ha aliado con el medio especializado en tecnología Recode, para juntar en una misma entrevista a Pichai junto con Susan Wojcicki, la CEO de YouTube, frente a la periodista Kara Swisher. A pesar de su entusiasmo, el consejero delegado de Google ha advertido sobre la doble cara de este avance, que «también mata gente». «Tuvimos que aprender a aprovechar el fuego para beneficiar a la humanidad, pero también tuvimos que superar sus desventajas», ha afirmado Pichai, asegurando que «es justo estar preocupados por la inteligencia artificial, hay que ser considerados al respecto y tratar de alcanzar un equilibrio». La entrevista completa, que tocará temas sobre la incidencia de las «fake news», la inmigración en el sector tecnológico o los nuevos retos de la sociedad de la información y las redes sociales, se emitirá el próximo viernes 26 de enero.
01-01-1970 | abc.es
Google expulsa a un director por acusaciones de acoso sexual
En un momento en que los casos de abuso sexual no dejan de aparecer en los medios, un nuevo capítulo se ha sumado una de las áreas donde más se denuncia la separación entre hombres y mujeres y la discriminación de éstas últimas. Se trata del escándalo que ha revelado Kristian Lum, una investigadora que ha revelado que un compañero se habría intentado propasar con ella durante una conferencia, al igual que con otras asistentes a las que les insinuó la posibilidad de mantener relaciones sexuales. El acusado es, según informaciones de Bloomberg, Steven Scott, quien desempeñó el cargo de director de investigación estadística en Google desde 2008 y que habría sido expulsado de la compañía tras revelarse estos episodios. Lum escribió que un hombre, al que llamó «S», la agarró indebidamente en una conferencia de la industria en 2010. «Una noche después de que terminaron las charlas de la conferencia, un grupo fuimos a nadar al océano. Mientras nadaba, S me agarró repetidamente debajo del agua, poniendo sus manos sobre mi torso, caderas y muslos. Traté de nadar lejos, pero él me levantó y me llevó contra su pecho. Después, comenzó a alejarme del resto, presumiblemente para tener algún tipo de momento privado conmigo que yo no tenía ningún interés en compartir con él. Luché, suavemente al principio y luego con más fuerza, y él me dejó ir. Mientras volvía, recuerdo que me sentía totalmente humillada», ha relatado Lum en su blog, con la intención de visibilizar este tipo de conductas inapropiadas. La investigadora cuenta más episodios con otras mujeres de las que no se ha desvelado su nombre. «Me encantaría contar mi versión de la historia, pero me temo que tendrá que obtenerla de press@google.com», escribió Scott en un correo electrónico dirigido a Bloomberg, en referencia al departamento de relaciones públicas de Google. Una portavoz de Google ha afirmado esta semana que la compañía realizó una investigación interna sobre las acusaciones y confirmó que Scott ya no trabaja en la unidad de Alphabet Inc, empresa matriz de Google.
01-01-1970 | abc.es
Rupert Murdoch: «Si Facebook quiere reconocer publicaciones de confianza, debería pagarles una tarifa»
Nuevo capítulo de las «fake news» y primer rechazo social a las nuevas medidas propuestas por Mark Zuckerberg. En pleno debate acerca de la influencia de las redes sociales en la sociedad y dentro de las nuevas políticas de algunos servicios de reducir la cantidad de información, el magnate australiano Rupert Murdoch ha exhortado este lunes a Facebook, propietaria de la mayor red social del mundo, a pagar una compensación a los editores de noticias «de confianza». En un comunicado difundido por la compañía que preside, News Corp., propietaria de los medios «The Wall Street Journal» y «The Times», Murdoch ha sugerido la creación de un sistema similar al empleado por las compañías de cable norteamericanas, una medida encaminada a combatir la información falsa y la difusión de bulos que ha empañado la trayectoria de la plataforma desde las pasadas elecciones presidenciales. El anuncio de Facebook de dejar en manos de los usuarios de la plataforma la elección de las publicaciones de relevancia ha cogido con el pie cambiado a los editores de medios de comunicación. En los últimos tiempos, las redes sociales se han convertido en un apartado más dentro de su estrategia digital de cara a llegar a nuevas audiencias y aumentar su tráfico. «Si Facebook quiere reconocer publicaciones de confianza, entonces debería pagarles una tarifa similar al modelo adoptado por las compañías de cable», insiste Murdoch. En su opinión, tanto Facebook como Google han catapultado a fuentes de noticias difamatorias a través de su sistema informático basado en algoritmos «que son rentables para estas plataformas, pero intrínsecamente de escasa fiabilidad». Murdoch cree que el debate acerca de los modelos de suscripción está todavía candente, pero asegura que todavía no se ha encontrado con ninguna propuesta que «realmente reconozca la inversión y el valor social del periodismo profesional». El magnate insiste en que las nuevas políticas de organización de los contenidos introducida por Facebook son «inadecuadas, tanto comercial, social y periodísticamente». Al igual que lo sucedido en algunas regiones como España, que se llegó a introducir un canon digital (conocido como «tasa Google»), para Murdoch es necesario equilibrar la balanza sobre la redistribución de los ingresos publicitarios después del auge y popularización de los medios sociales. «Los editores, obviamente, están mejorando el valor y la integridad de Facebook a través de sus noticias y contenido, pero no están siendo recompensados adecuadamente por esos servicios. Las retribuciones de distribución tendrían un escaso impacto en los beneficios de Facebook, pero un gran impacto en las perspectivas de editores y periodistas», asegura el magnate, quien sostiene que la interacción de los usuarios realmente puede relegar a un segundo plano los contenidos informativos de calidad.
01-01-1970 | abc.es
Apple prepara su inminente asalto a los altavoces inteligentes (pero no esperes verlo en España)
El de los altavoces inteligentes es uno de los segmentos tecnológicos más candentes y con mayor proyección en la actualidad. Aunque su existencia no llama tanto la atención como podría ser un teléfono móvil inteligente, lo cierto es que poco a poco se va abriendo camino. Por el momento, se estima que se han vendido más de 39 millones de estos dispositivos que aspiran a potenciar la voz como una nueva forma de interactuar con las máquinas. [Gráfico elaborado por Statista] Un escenario atractivo para las empresas tecnológicas que, como Amazon y Google, ya cuentan con sus propios asistentes digitales. Y estos altavoces inteligentes están definidos para convertirse en el nuevo centro de la vida digital. Dadas sus prestaciones más extendidas, mediante el uso de comandos de voz los usuarios pueden gestionar y controlar algunas tareas domésticas (iluminación, televisión, calefacción, hacer la compra, tener acceso a contenidos de internet.. ). Una oportunidad para concentrar numerosos servicios bajo un mismo lugar, pero que ha despertado ciertas dudas por sus posibles riesgos en materia de privacidad y seguridad. ¿Podrán almacenar todo lo que digamos? ¿Nos espiarán? STATISTA Pese a esas reticencias, su adopción va viento en popa, por lo que Apple quiere poner las velas a punto para llegar cuanto antes al mercado. Tras varios meses de retrasos (estaba previsto para noviembre), su propuesta de altavoces inteligente, HomePod, prepara su asalto comercial. Por el momento, y como ha sucedido en anterior ocasiones cuando se ha inaugurado una línea de producto, solo estará disponibles en una serie de mercados estratégicos como EE.UU., Reino Unido y Australia a partir del próximo 9 de febrero por un precio de 349 dólares, un precio más elevado que sus más directos competidores, Google Home y Amazon Echo. Otros países europeos como Alemania y Francia tendrán que esperar hasta primavera, dejando al margen en la primera fase a España, uno de los mercados más importantes en penetración de teléfonos móviles inteligentes. Contra todo pronóstico, el dispositivo llegará sin un indicador o pantalla táctil para gestionar algunas tareas. Todo se controlará por voz o por pequeños toques al estilo de los auriculares AirPods, aunque también es posible que mediante una aplicación disponible para dispositivos basados en el sistema operativo iOS. Dada la aparente premura para su comercialización, el HomePod llegará con dos funciones interesantes descartadas; la de sincronizar dos dispositivos para porudicr audio etéreo (no hay que olvidar que se trata de un altavoz al fin y al cabo) y la del sistema de conectividad inalámbrica AirPlay 2, nueva versión del protoloco instaurado por la compañía en 2010 y que permite compartir y retransmitir contenido multimedia entre dispositivos de la misma marca. El HomePod servirá para solicitar contenido y reproducirlo a través de la aplicación de música Apple Music, conocer información útil como el estado de la climatología, apuntar anotaciones, organizar la agenda o crear eventos, mandar mensajes a través de iMessage o aplicaciones de mensajería como WhatsApp, así como controlar algunos aparatos domésticos en caso de ser compatibles con el ecosistema HomeKit. Su «corazón» será el asistente digital Siri.
1415