Noticias de "google"

28-07-2020 | abc.es
Google desplegará un nuevo cable submarino entre Estados Unidos, Reino Unido y España
Grace Hopper fue una científica y militar estadounidense. La primera programadora que utilizó el Mark I, el primer ordenador electromecánico. Desarrolló el primer compilador para un lenguaje de programación, que fue fundamental para el desarrollo de Cobol, un lenguaje que aún se utiliza. Su nombre ha servido para bautizar al nuevo cable submarino que Alphabet, empresa matriz de Google, va a construir entre Estados Unidos, Reino Unido y España. El primero que llega a nuestro país. El proyecto, que conectará con EE.UU. y Reino Unido, estará listo en 2022. Permitirá proporcionar un mayor soporte a la red de productos empresariales y de consumo de la tecnológica estadounidense. Traducido: mejorar las conexiones de red. Este supercable se sumará a otros otros «tentáculos» submarinos privados, Curie, Dunant y Equiano, que se han desplegado en los últimos años para conectar continentes remotos por el fondo del océano. Promete aumentar la capacidad de los servicios en la «nube», así como mejorar las conexiones de servicios como Meet (videollamadas) o Gmail (correo electrónico). Una vez funcionando, será «uno de los primeros cables nuevos» en conectar EE.UU. y Reino Unido desde 2003. La empresa tecnológica no ha desvelado la cuantía de la inversión. Con ello, la empresa vaticina que se acelerará la transformación digital de las empresas españolas. De momento, no ha informado cuándo entrará en funcionamiento esta nueva región «cloud». «Los cables submarinos privados nos permiten planificar de forma efectiva las necesidades de capacidad futuras de nuestros clientes y usuarios en todo el mundo, así como agregar una capa de seguridad que va más allá de lo que está disponible en la red pública de internet», explica en un comunicado Bikash Koley, vicepresidente de Google Global Network, quien recalca la necesidad de realizar este tipo de obras dado que, según sus estimaciones, el 98% del tráfico internacional de Internet circula a través de cables submarinos que apuestan por la fibra óptica. El desembarque en España integrará de «manera más estrecha» la próxima región de Google Cloud en Madrid en la infraestructura de la empresa. Unirá Shirley (Nueva York), Bude (Reino Unido) y Bilbao. Estará equipado con 16 pares de fibras (32 fibras), lo que supone una «actualización significativa» de la infraestructura de internet que conecta actualmente Estados Unidos y Europa. El contrato para construir este supercable se firmó hace unos meses con el proveedor de cable submarino SubCom, con sede en Eatontown (New Jersey-EE.UU.). El primer cable transoceánico, que se utilizó para comunicaciones vía telegrama se instaló en el año 1906. La mayoría de los cables funcionan dentro de los países y entre continentes pero hay algunos que cruzan océanos como el Atlántico. El cable SEA-ME-WE 3, que conecta Europa con Australia y Asia, es el más largo del mundo, con una extensión de 39.000 kilómetros y 39 puntos de conexión terrestre. Facebook y Microsoft trabajaron de manera conjunta en el desarrollo de un cable submarino llamado Marea que entró en funcionamiento en 2017. Fue el primer cable en conectar Estados Unidos con el sur de Europa, en concreto las ciudades de Virginia (EE.UU.) y Bilbao (España).
28-07-2020 | abc.es
Google extenderá el teletrabajo hasta mediados de 2021
Cuando las barbas de tu vecino veas afeitar? La crisis sanitaria abierta por el coronavirus Covid-19 camina hacia un escenario de posguerra. Sin armas ni conflictos internacionales, la enfermedad ha hecho retroceder las economías de todo el planeta. Las medidas de contención, a falta de una vacuna cuya llegada está todavía por ver, pasan por el distanciamiento social, el uso de las mascarillas y el confinamiento. Para evitar nuevos brotes, la multinacional estadounidense Alphabet, empresa matriz de Google y YouTube, ha estudiado extender el teletrabajo hasta julio de 2021. La medida afectará a más de 200.000 empleados repartidos por todo el mundo, aunque es un plan que puede variar en función de cómo evolucionen los acontecimientos. Pero la idea es mantener a sus empleados en casa hasta al menos el mes de julio del próximo año, según informa «The Wall Street Journal». El presidente ejecutivo, Sundar Pichai, tomó esta decisión la semana pasada después de analizar la situación con un grupo de altos ejecutivos. La medida todavía no es oficial, pero se espera confirmarse esta semana durante la presentación de sus resultados económicos. Afectará a los empleados de la compañía en la mayoría de sus oficinas principales, incluidas las oficinas centrales de Mountain View (California), así como otras sedes en los EE.UU., Reino Unido, India o Brasil, entre otros países. El plan inicial contemplaba la reapertura de las oficinas a partir de junio, pero los nuevos casos de infectados y el descontrol de la pandemia ha derivado en que probablemente se teletrabaje hasta enero. Este planteamiento que pueden seguir otras empresas del sector tecnológico, que esta semana presentarán resultados económicos del último trimestre. El pasado mes de mayo, el cofundador y consejero delegado de Facebook, Mark Zuckerberg, vaticinó la posibilidad de que en un plazo «de entre cinco y diez años» la mitad de los más de 45.000 empleados de la compañía podría teletrabajar. También el consejero delegado de Twitter, Jack Dorsey, anunció que los empleados de la compañía podrán trabajar de manera indefinida desde sus casas. La pandemia ha tenido también un notable impacto en el mercado inmobiliario. Las empresas han tenido que poner en marcha fórmulas de teletrabajo para mantenerse operativas mientras se busca, con esperanza, una vacuna que pueda paliar momentáneamente el crecimiento de nuevos casos. La incertidumbre ha afectado directamente el mercado de la vivienda en el área de la Bahía de San Francisco,, ya que la posibilidad de trabajar en remoto ha llevado a muchos empleados actualmente vinculados a Silicon Valley, la Meca de la tecnología, a mudarse fuera de las áreas metropolitanas donde se concentran los principales empleadores del sector.
25-07-2020 | abc.es
Así espía Google el uso que hacen los usuarios de Android de las aplicaciones rivales
Un programa interno de Google permite a los empleados de la compañía monitorizar el uso que los usuarios de dispositivos Android hacen de aplicaciones y servicios de terceras compañías. Android Lockbox, como recoge «The Information» según documentos internos, es el trabajo interno que durante años ha realizado Google para recopilar datos sensibles sobre cómo los usuarios interaccionan con aplicaciones populares de terceros. Los usuarios envían información a Android Lockbox cuando acceden a compartir datos de uso con Google durante el proceso de configuración de un dispositivo Android, en principio para mejorar sus servicios propios. Pero lo destacado por el medio es que también recoge datos para la investigación de la competencia. Según documentos internos a los que ha accedido el medio citado, la compañía habría monitorizado, por ejemplo, el uso de TikTok en India de cara al lanzamiento en el país asiático de Shorts, una aplicación de vídeos cortos de YouTube. Esta actividad se habría realizado también con competidores de Gmail o con plataformas sociales como Facebook o Instagram, según fuentes consultadas. Los datos recopiladores en ocasiones requerían que los empleados de Google solicitaran permisos, que también en algunas situaciones les fueron denegados. La compañía ha reconocido el acceso a los datos de uso de las otras aplicaciones y ha defendido que se trata de un programa público y que otros desarrolladores tienen acceso a datos similares. Su alcance, no obstante, sería mayor: cualquier dispositivo con aplicaciones de Google preinstaladas.
25-07-2020 | abc.es
Pagar por «tuitear»: Twitter explorará nuevas vías de ingresos como las suscripciones
Este año va a suponer el punto de inflexión en los servicios de pago por suscripción. Las redes sociales también pueden empezar a explorar este modelo de negocio después de ver reducidos sus ingresos publicitarios a consecuencia de la crisis sanitaria Covid-19. Las plataformas digitales como Facebook y servicios como Google se nutren, principalmente, de la publicidad. Pero para ampliar sus opciones, algunas empresa tecnológicas han optado por reforzar los servicios por suscripción. Apple, Amazon o Microsoft han sacado provecho. Y, ahora, Twitter, conocida red de micromensajes, va a considerar hacerlo. El momento es importante porque la compañía estadounidense ha registrado unas pérdidas netas de 1.228 millones de dólares (1.060 millones de euros) en el segundo trimestre de 2020, frente a las ganancias de 1.119 millones (966 millones de euros) registradas durante el mismo periodo del año pasado, según las cuentas trimestrales publicadas este jueves por la empresa. Para tratar de reducir su dependencia de la publicidad, la empresa dirigida por Jack Dorsey ya ha empezado a barajar otras vías alternativas de ingresos. «Estamos en las primeras etapas de una exploración de oportunidades de productos de ingresos adicionales para complementar nuestro negocio publicitario. Esto podría incluir suscripciones y otras aproximaciones y, aunque nuestra exploración está poco avanzada, no esperamos ingresos atribuidos a estas nuevas fuentes en 2020», ha señalado en un comunicado. A raíz de una oferta interna publicada en la página web, Twitter evidenció su interés en la contratación de un responsable de medios de suscripción. Algo que tendría sentido puesto que el servicio es una importante fuente de datos e información relevante. Agencias de publicidad, instituciones y empresas pueden estar dispuestas a pagar por herramientas avanzadas y servicios «premium» para mejorar su rendimiento. En 2011, la empresa adquirió Tweetdeck, una herramienta de dinamización de contenidos y analítica, por 28 millones de dólares. Con el tiempo también ha sumado otras plataformas para mejorar la experiencia. Y algunas de ellas podrían volverse de pago en un futuro. Los costes asociados a los ingresos se elevaron un 3,6%, hasta situarse en 288 millones de dólares (249 millones de euros), al tiempo que la partida de investigación y desarrollo (I+D) alcanzó los 216 millones de dólares (186 millones de euros) y los gastos de venta y marketing se contrajeron un 14%, hasta 207 millones de dólares (179 millones de euros). De su lado, los costes generales y administrativos experimentaron un alza, hasta 96 millones de dólares (83 millones de euros), un 9% más. Durante el trimestre, la media de usuarios activos diarios monetizables experimentó un crecimiento del 34%, hasta situarse en 186 millones. La red social ha atribuido este alza a la "conversación global sobre la actualidad" y a las mejoras realizadas en el producto. En el conjunto de los primeros seis meses del año, Twitter registró unos 'números rojos' de 1.236 millones de dólares (1.067 millones de euros), frente a las ganancias de 1.310 millones de dólares (1.130 millones de euros) de un año antes. Los ingresos entre enero y junio descendieron un 8,4%, hasta 1.491 millones de dólares (1.287 millones de euros).
24-07-2020 | enter.co
Un reporte presentado por The Information afirma que Google utiliza información obtenida a través de sus apps en la tienda de Google para crear sus propias herramientas, optimizandolas para competir con ellas. De acuerdo con esta información a través de esta estrategia Google habría analizado la información de TikTok y, con ella, habría construido YouTube […]
23-07-2020 | abc.es
Qué son las siglas 4K, HDR, OLED, QLED: todo lo que tienes que saber para comprar tu televisor «Smart TV»
A la hora de pensar en cambiar un televisor, el consumidor se sumerge en un mar de dudas. Y no ayuda a esa misión el baile de siglas y distintas tecnologías que se han venido incorporando al sector en los últimos años. La verdad es que los usuarios, cuando se acercan a las tiendas a preguntar, se topan con un sinfín de propuestas. Aquellos que desconocen el mercado pueden quedarse absortos de tanto nombre técnico. Que si OLED, QLED. ¿4K? ¿Qué es eso de HDR? Tecnologías de los paneles: OLED vs QLED Uno de los aspectos a los que más interés hay que darle es a la tecnología de la pantalla. Más que nada porque es uno de los elementos más importantes para transmitir la información de la señal recibida. Y aquí es donde todo se complica. Cuando vas a la tienda todo son promesas, imágenes espectaculares que entran por los ojos. Pero existen una serie de innovaciones que hay que tener presente. Una de ellas tiene que ver con los paneles de tipo OLED. Son paneles orgánicos. Los fabrican marcas como LG, Sony o Panasonic. Consiguen negros profundos y colores muy intensos, pero existen algunas dudas sobre su durabilidad y tienen en ocasiones unos niveles de brillo inferiores. Pueden fabricarse muy delgados, lo que le dan un toque minimalista y elegante en los hogares. Están compuestos por una serie de diodos orgánicos que cuando pretenden mostrar los negros de las imágenes simplemente se apagan y no reducen su iluminación como es en el caso de las pantallas LCD LED tradicionales. El panel se distribuye por celdas capaces de iluminarse por sí mismas a diferencia de los LED que requieren de una fuente adicional. Así se logran los negros tan profundos. Además, su complejo proceso de fabricación eleva ostensiblemente el precio, aunque dado que cada vez más marcas han creado modelos con esta tecnología se han podido hacer más accesibles. Es decir, los paneles OLED son capaces de encender y apagar los píxeles de manera individual, mientras que los LCD-LED cuentan con un sistema de retroiluminación basada en luces LED. Otra alternativa se encuentra en QLED, que una tecnología propietaria de Samsung para intentar ofrecer las prestaciones de los paneles OLED con la solvencia de los tradicionales LED. La firma surcoreana tiene muchos modelos al respecto de grandes tamaños. Esta tecnología utiliza los llamados puntos cuánticos («quantum dots», de ahí el nombre). Al igual que los LCD LED requieren de una fuente de iluminación externa pero cada píxel se pueden iluminar de manera individual, calibrando así la intensidad del contraste y ofreciendo unos negros bastante profundos. Los paneles de tipo LED, que se pueden encontrar numerosos modelos y muy asequibles, están formados por píxeles en color o monocromos colocados sobre una fuente de luz, que permiten iluminar y reproducir los diferentes colores de la imagen en el momento de la proyección. Cada píxel individual se divide en tres células (llamadas subpíxeles) de tres colores (rojo, verde y azul), respectivamente, por el aumento de los filtros. Cada subpíxel, a su vez, se puede controlar de forma independiente con el fin de lograr miles o millones de posibles colores para cada píxel. A su favor es su gran extensión en el mercado, pero sin embargo, en formatos grandes puede provocar pérdida de calidad de la imagen. El contraste es otra de las desventajas. Resolución: mejor irse a por el 4K Además del tipo de pantalla es conveniente fijarse en la resolución. De ello depende, en parte, una buena reproducción de las imágenes. La mayoría de los televisores son Full HD, lo que quiere decir que ofrece cerca de 1.920 píxeles horizontales y 1.080 verticales, proyectando sobre la pantalla unos 2.073.600 puntos, una cifra que se obtiene por multiplicar los puntos de un lado por el otro. Pero el resultado depende de dos factores: el tamaño de pantalla y la señal emitida. Esa definición requiere de más espacio para cubrir la superficie si se trata de una pantalla de 47 pulgadas de diagonal y de una de 32 pulgadas. Si hay que cambiar a un televisor este año lo más probable es que se dé ya el salto al 4K o Ultra Alta Definición. Es la resolución estandarizada y han empezado la desescalada de precios, con lo que se pueden adquirir «smart TV» por menos de 500 euros. Lo que expresan estos números es que esta clase de pantallas se mueven alrededor de los 4.000 píxeles (más o menos 3.840 x 2.160 píxeles). Es decir, muestra más contenido y detalles más nítidos. Puestos a invertir en un nuevo producto lo lógico es optar por este tipo de resoluciones que, además, se pueden encontrar precios equilibrados en algunas marcas. En la actualidad, son pocas las emisiones de canales lineales que emiten a esta calidad, aunque muchos servicios digitales como Netflix o Amazon Prime Video soportan esta definición. Además, gracias a algunos productos y reproductores como las consolas Xbox One X o PlayStation 4 Pro, así como otros reproductores multimedia como Apple TV o Amazon Fire TV se pueden alcanzar tales características, pero dependerá, como es obvio, del contenido a reproducir. Sin embargo, ya existen los primeros modelos con resolución 8K que, generalmente, están destinadas a televisores monstruosos. Este año, que estaba prevista la convocatoria de Juegos Olímpicos, iba a suponer el pistolazo de salida a estas resoluciones, que tendrán que esperar. Así que la conclusión es que, ya puestos, mejor comprar un producto 4K porque tendremos la garantía de tener un modelo preparado para los próximos años aunque realmente ahora mismo no le saques mucho partido a los contenidos que ves regularmente. HDR o Alto Rango Dinámico Por debajo hay otras múltiples tecnologías también encaminadas a mejorar la experiencia de usuario. Una de las tendencias actuales es la tecnología llamada HDR -Alto Rango Dinámico-, que ofrece un abanico más grande de colores y grises, dándole una mayor espectacularidad y buscando un mayor realismo, mejorando también los contrastes entre zonas claras y oscuras. Las imágenes son más fieles a la realidad, con lo que se observarán las películas de una manera fantástica. Hay varios estándares, HDR10 y Dolby Vision, dependiendo de cada fabricante. El primero es el más compatible y abierto. Pero también existen otras a tener en cuenta como Perfect Picture Engine, Dolby Vision y Atmos y, por supuesto, Ambilight, un sistema de iluminación trasera ideado por Philips que cambia de color con las imágenes y que enmarca el televisor en un «aura» luminosa que realza todos los contenidos. La «inteligencia» es también importante Aunque lo más importante de un televisor es la calidad de imagen, también se puede tener en cuenta otros aspectos de su interior. La mayoría de televisores de gamas media o alta disponen de una cierta «inteligencia». Gracias a un software (escogido por cada marca) los usuarios pueden acceder a unos u otros servicios digitales. Hay varios formatos en función del sistema operativo, que se pueden reducir a tres: Android TV, WebOS y Tizen OS. Cada cual dispone una serie de servicios diferenciales, pero en su mayoría permiten que los usuarios se conecten a internet, compartan imágenes y videos en pantalla grande, reproduzcan videos desde plataformas como YouTube, accedan a ciertos servicios en «streaming» como Netflix, HBO o canales a la carta como Atresmedia Player o MiTele, así como determinadas propuestas de ocio. Aquí influye la experiencia de uso que uno más desee. Por ejemplo, en el caso de WebOS, que se puede encontrar en muchos modelos de LG, tiene una navegación muy intuitiva que gana enteros incluso con el mando Magic Remote, que funciona como un puntero. Dispone de la mayoría de aplicaciones más extendidas, aunque no existe la disponibilidad de Disney Plus, algo que sí cuenta con el apoyo de Samsung. La compatibilidad de dispositivos móviles basados en iOS, el sistema operativo de Apple, está más bien limitada, por lo que en su mayoría funcionan mejor con Android. Cabe recordar que existen numerosos aparatos, «dongles», «set top box» y reproductores multimedia tipo Apple TV, Roku TV, Amazon Fire TV o Google Chromecast que traen a la televisión las funciones propias de una «SmartTV».
17-07-2020 | enter.co
El nuevo curso para programar apps para Android tiene la ventaja de que te enseña el lenguaje de programación Kotlin.
17-07-2020 | abc.es
Google rompe con Twitter: elimina el carrusel de Twitter de los resultados de búsqueda
La compañía Google ha decidido retirar el carrusel de Twitter de los resultados de búsqueda tras el «hackeo» sufrido por la red social este miércoles, que tenía como objetivo llevar a cabo una estafa con criptomonedas. Google ha confirmado que ha eliminado el carrusel de Twitter de los resultados de búsqueda de forma temporal y ha indicado que volverá a aparecer tras realizar una revisión. «Podemos confirmar que hemos eliminado temporalmente le carrusel de Twitter de la búsqueda después de los problemas de seguridad de Twitter. Antes de restaurar la función, realizaremos una revisión cuidadosa», ha indicado la compañía al portal «Android Police». Al realizar una búsqueda en Google, los «tuits» asociados con una marca o un nombre aparecen en un carrusel en la parte superior de los resultados y ahora ha sido reemplazado por un único resultado de búsqueda estándar de Twitter. La red social sufrió este miércoles un ataque informático por el que las cuentas verificadas de personalidades reconocidas como el cofundador de Microsoft, Bill Gates, el expresidente estadounidense Barack Obama o el fundador de Tesla, Elon Musk, fueron «hackeadas» para llevar a cabo estafas con criptomonedas. El hackeo hizo que ciertas cuentas verificadas mostraran un mensaje que instaba a los seguidores a pinchar el enlace adjunto y realizar una donación en bitcoins. Según estimaciones de la compañía de ciberseguridad Kaspersky, «en sólo dos horas», al menos 367 usuarios transfirieron alrededor de 120.000 dólares a los atacantes. La compañía ha confirmado que alrededor de 130 cuentas de la red social se vieron afectadas por este hackeo, el mayor incidente de seguridad de la historia de la plataforma.
16-07-2020 | abc.es
La Justicia europea revoca la autorización de transferir datos personales a EE.UU.
El Tribunal de Justicia de la Unión Europea acaba de publicar una sentencia en la que anula el llamado acuerdo de «Escudo de privacidad» que permitía a las empresas digitales transferir legalmente los datos personales de los ciudadanos europeos a sus bases en Estados Unidos. Esta disposición es utilizada por las grandes multinacionales de internet como Google, Facebook o Twitter e incluyen detalles como la identidad y su geolocalización, así como sus preferencias en internet. Dado que la legislación norteamericana es menos estricta que la europea, el «Escudo de privacidad» fue creado para permitir una excepción a las leyes comunitarias de protección de datos a cambio de que las compañías norteamericanas cumpliesen algunos requisitos específicos. Los jueces han determinado que esa excepcionalidad no puede saltar los propios límites de la legislación europea sobre protección de datos y que «las personas cuyos datos personales se transfieren a un país tercero deben gozar de un nivel de protección sustancialmente equivalente al garantizado dentro de la Unión». Los jueces afirman que ante un «posible acceso de las autoridades públicas de un país tercero a los datos personales transferidos de ese modo» también se deben tener en cuenta cuidadosamente «los elementos pertinentes del sistema jurídico de dicho país».
16-07-2020 | abc.es
La justicia europea invalida un acuerdo clave para transferir datos personales entre Europa y EE.UU.
El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha invalidado este jueves (PDF) el sistema de intercambio de datos del llamado «Privacy Shield» («Escudo de privacidad», en español) entre la Unión Europea (UE) y los EE.UU al entender que existe una «excesiva vigilancia» por las autoridades estadounidenses. Es un acuerdo que permitía a las empresas digitales transferir legalmente los datos personales de los ciudadanos europeos a sus bases en Estados Unidos. Esta disposición se utiliza por las grandes multinacionales de internet como Google, Facebook o Twitter e incluyen detalles como la identidad y su geolocalización, así como sus preferencias en internet. A raíz de esta sentencia anticipa nuevos conflictos entre ambas potencias. El tribunal ha tomado esta decisión por el «posible riesgo» que representan los programas de vigilancia estadounidenses para la protección de los datos personales de ciudadanos europeos. Entiende que este acuerdo, firmado en 2016 en sustitución al anterior marco legal conocido como «Safe Harbour» («Puerto seguro»), permite hacer posible interferencias en los derechos fundamentales de las personas cuyos datos se transfieren a servidores alojados en Estados Unidos y que pueden tener acceso las autoridades públicas del país sin que se limite «a lo estrictamente necesario». La legislación estadounidense es menos estricta Dado que la legislación norteamericana es menos estricta que la europea, el «Escudo de privacidad» fue creado para permitir una excepción a las leyes comunitarias de protección de datos a cambio de que las compañías norteamericanas cumpliesen algunos requisitos específicos. Los jueces han determinado que esa excepcionalidad no puede saltar los propios límites de la legislación europea sobre protección de datos y que «las personas cuyos datos personales se transfieren a un país tercero deben gozar de un nivel de protección sustancialmente equivalente al garantizado dentro de la Unión». Los jueces afirman que ante un «posible acceso de las autoridades públicas de un país tercero a los datos personales transferidos de ese modo» también se deben tener en cuenta cuidadosamente «los elementos pertinentes del sistema jurídico de dicho país». «Safe Harbor» quedó también invalidado por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en 2015 obligando así Bruselas a negociar con Washington un nuevo marco para garantizar un mejor nivel de protección de los datos personales. Esta situación provocó que la información de los usuarios se encontrara en una situación de inseguridad jurídica. «Hasta ahora, era muy sencillo transferir datos personales a Estados Unidos», señala en conversación telefónica Sergio Carrasco, experto en derecho digital de Fase Consulting. «Todos los prestadores de servicios, al final, tienen servicios allí [por Estados Unidos], sea en parte o totalmente. Y ahora existía Privacy Shield, que era un acuerdo que ponía de manifiesto que en Estados Unidos tenía un nivel de protección equiparable a Europa, permitiendo así esa transferencia sin contar con la autorización de los reguladores de protección de datos», explica. «Lo que dice es que el nivel de protección no son equivalentes porque en EE.UU. existen otros asuntos como la Seguridad Nacional» La resolución del TJUE implica que no existen las mismas garantías entre ambos territorios. El tratamiento de información sensible en la UE se rige por el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), que pone el acento en el consentimiento expreso de los ciudadanos. Es un marco legal más garantista en comparación con Estados Unidos. «Lo que dice es que el nivel de protección no son equivalentes porque en EE.UU. existen otros asuntos como la Seguridad Nacional. Como no se garantizan los derechos de las personas como en Europa, lo que hace es anular ese acuerdo y, por lo tanto, la transferencia internacional de protección de datos hacia EE.UU. estará sometida al control de las autoridades de protección de datos como cualquier otro país», apunta. Para solucionar este escollo, los expertos creen que EE.UU. puede verse obligado a cambiar toda su normativa en materia de Seguridad Nacional porque «no pueden utilizar las amplias competencias en investigación» en el caso de ciudadanos europeos. «Y no lo van a hacer», interpreta Carrasco. Esta decisión anticipa un torrente de reacciones por parte de empresas estadounidenses filiales que operan en Europa como Google, Facebook, Amazon o Microsoft, además de adelantar un nuevo obstáculo en las relaciones entre ambos territorios.
21