Noticias de "google"

04-03-2016 | abc.es
«Hands Free»: el sistema de pago por reconocimiento facial que va a poner en marcha Google
No hay nada más cómodo (y a la vez más peligroso) que pagar sin necesidad de abrir la cartera o de coger el smartphone. Esto es precisamente lo que propone Google Hands Free. Ahora ha llegado el momento de ponerlo en marcha. El gigante de internet ha anunciado esta semana que está experimentando con un sistema que permitiría utilizar los monederos digitales sin necesidad siquiera de sacar la tarjeta o dinero en efectivo. Lo único que tendrá que hacerse para pagar con Hands Free será decir al cajero que el pagó se hará con Google. «Hands Free» (manos libres), como su nombre indica, tiene por objetivo permitir a la gente realizar compras sin necesidad de sacar un teléfono o una cartera. Los clientes deben hacerse un perfil (con foto) a través de una aplicación gratuita, disponible tanto para iOS y Android. El cliente solo tendrá que decir que va a pagar con Google al cajero de un establecimiento que admita los soportes de «Hands Free», según publica Macrumors. Cuando esté listo para la compra, los clientes pueden decir «voy a pagar con Google», y el cajero confirmará el pago usando las iniciales de la persona y la foto asociada con la aplicación gratuita. Este sistema de manos libres para pagar con el móvil ha estado disponible en teléfonos inteligentes iOS y Android en un pequeño número de restaurantes de la zona de Silicon Valley, incluido McDonald's. Google está utilizando una identificación visual a través de una cámara en la tienda para confirmar la identidad basada en la imagen de perfil de «Hands Free». Como sucede con «Android Pay», «Hands Free» no transmite los detalles de las tarjetas a los comerciantes. Google ha asegurado que los pagos son totalmente de confianza, que las tiendas nunca van a conocer los datos de las tarjetas de crédito. La compañía ha insistido en que los clientes recibirán una notificación instantánea en el momento en el que se realice un pago, y que se analizará de forma automática la actividad de la cuenta para detectar movimientos sospechosos.
03-03-2016 | abc.es
«Hands Free», el sistema de pago por reconocimiento facial que va a poner en marcha Google
No hay nada más cómodo (y a la vez más peligroso) que pagar sin necesidad de abrir la cartera o de coger el smartphone. Esto es precisamente lo que propone Google Hands Free, según publicaba hace ya un año ABC Sevilla. Ahora ha llegado el momento de ponerlo en marcha. La gigante de internet ha anunciado esta semana que está experimentando con un sistema que permitiría utilizar los monederos digitales sin necesidad siquiera de sacar la tarjeta o dinero en efectivo. Lo único que tendrá que hacerse para pagar con Hands Free será decir al cajero que el pagó se hará con Google. «Hands Free» (manos libres), como su nombre indica, tiene por objetivo permitir a la gente realizar compras sin necesidad de sacar un teléfono o una cartera. Los clientes deben hacerse un perfil (con foto) a través de una aplicación gratuita, disponible tanto para iOS y Android. El cliente solo tendrá que decir que va a pagar con Google al cajero de un establecimiento que admita los soportes de «Hands Free», según publica Macrumors. Cuando esté listo para la compra, los clientes pueden decir «voy a pagar con Google», y el cajero confirmará el pago usando las iniciales de la persona y la foto asociada con la aplicación gratuita. Este sistema de manos libres para pagar con el móvil ha estado disponible en teléfonos inteligentes iOS y Android en un pequeño número de restaurantes de la zona de Silicon Valley, incluido McDonald's. Google está utilizando una identificación visual a través de una cámara en la tienda para confirmar la identidad basada en la imagen de perfil de «Hands Free». Como sucede con «Android Pay», «Hands Free» no transmite los detalles de las tarjetas a los comerciantes. Google ha asegurado que los pagos son totalmente de confianza, que las tiendas nunca van a conocer los datos de las tarjetas de crédito. La compañía ha insistido en que los clientes recibirán una notificación instantánea en el momento en el que se realice un pago, y que se analizará de forma automática la actividad de la cuenta para detectar movimientos sospechosos.
03-03-2016 | 20minutos.es
Idiota en francés se dice 'Justin Bibert', según el traductor de Google

20MINUTOS

  • Al pedirle al traductor de Google el término 'idiota' en español, al francés, el resultado que ofrece es 'Justin Biebert'.
  • El parecido del resultado con el nombre del artista Justin Bieber ha hecho sospechar de que se trata de una moza sobre el cantante canadiense.
  • ¿Qué ocurre si sigues al pie de la letra una traducción de Google para hacer una receta?

El escándalo entre los fieles seguidores de Justin Bieber está servido.

La popular aplicación de traducción de Google ha vuelto a provocar la sonrisa de unos y la ira de otros.

Después de la 'Feria del clítoris', que era como el traductor interpretaba del gallego 'Feira do grelo', y que llegó hasta los carteles publicitarios de la propia feria, ahora las redes se han hecho eco del resultado que ofrece para traducir del castellano 'idiota' al francés.

El resultado de la traducción, 'Justin Biebert', tiene un sospechoso parecido con el nombre del ídolo de masas.

En realidad, las palabras para traducir 'idiota' al francés serían 'idiot', 'batard', 'con' o 'bête', muy lejos de la traducción de Google.

Por el momento el "error" no ha sido corregido.

03-03-2016 | elpais.com
Un coche de Google provoca su primer accidente
El creador del vehículo autónomo considera "positivo" el choque contra el autobús
03-03-2016 | 20minutos.es
20minutos.es incorpora la tecnología de Páginas Móviles Aceleradas (AMP) de Google

20MINUTOS

  • En estrecha colaboración con el gigante tecnológico, 20minutos se convierte en uno de los primeros medios en España en utilizar esta tecnología.
  • El objetivo es mejorar la experiencia de usuario y la velocidad de acceso, cuando se accede a la información realizando búsquedas desde el móvil.
  • 20minutos.es confirma su apuesta por la innovación tecnológica, después de haber lanzado su aplicación para Android basada en el ?Material Design? de Google.

20minutos, uno de los medios que más apuesta por la presencia online en todos los dispositivos, ha incorporado en su versión digital la tecnología de Páginas Móviles Aceleradas (AMP), para que los contenidos de la web se carguen en los móviles de los usuarios de la forma más rápida posible, cuando estos acceden a los mismos desde el buscador. Esta mejora en usabilidad ha sido desarrollada en colaboración directa con Google, promotor de esta revolucionaria funcionalidad.

La incorporación de esta tecnología se enmarca dentro de la estrategia mobile que está desarrollando 20minutos desde el año pasado. Después de rediseñar su web mobile para convertirla en el diario online con la oferta más completa en contenidos- con su óptima integración con los principales formatos publicitarios-, estrenó su nueva aplicación para Android basada en el 'Material Design' de Google para ofrecer una navegación más ágil y nuevos elementos de configuración para optimizar la interacción del usuario con los contenidos.

AMP, la revolución para la carga rápida en móviles

La tecnología AMP es un proyecto de código abierto promovido por Google y basado en el formato HTML, que permite a los sitios web construir versiones de páginas más ligeras, consiguiendo que se carguen casi de forma inmediata en el teléfono móvil. El objetivo es mejorar la experiencia de lectura para usuarios móviles con páginas ofrecidas rápidamente, con textos que no se mueven al cargarse las imágenes, permitiendo al lector desplazarse suavemente en el entorno de navegación.

El funcionamiento de la tecnología AMP, basada en la rapidez, consiste en almacenar los contenidos en la caché a través de la nube. De esta manera, el buscador de Google no necesita buscarlo en la web de un editor cada vez que requiera disponer de un artículo. Gracias a ello, el servicio entrega los contenidos casi de forma instantánea en los terminales de los usuarios, ya sean móviles, tablets, smart TV's o smartwatches.

03-03-2016 | abc.es
Las «trampas» de las «keywords» en los anuncios continuarán en Google (pero con responsabilidad)
La publicidad online de pago por clic (PPC, por sus siglas en inglés) ha tenido, hasta ahora, sus trucos en los que apoyarse. Estar mejor posicionado en buscadores como Google no es moco de pavo. Los ciudadanos hacen sus propias comparativas de productos en internet. Se ha convertido en una tarea diaria. Casi ninguna empresa se cuestiona hoy en día tener o no presencia en las redes, puesto que se se han convertido en la principal vía para llegar a sus potenciales clientes. Y, en esa guerra por ganar visibilidad, la rivalidad ha tenido una batalla invisible: las palabras clave. Estas denominadas «keywords» son uno de los pilares con los que se construyen las páginas web. Los motores de búsqueda como Google o Bing disponen de algoritmos informáticos que leen el código fuente y la programación utilizada para organizar las consultas. Son números y letras. Bien aprovechados, expertos en posicionamiento web logran que una url se sitúe por encima del resto y, por tanto, tenga más posibilidades de ganar audiencia. Y ya se sabe, más audiencia, más dinero. Pero esas palabras clave, a su vez, forman parte de otro procedimiento, las inserciones publicitarias. Tras cumplimentar un pago a la empresa gestora se añadirá consecuentemente un anuncio en la parte dedicada a este negocio, normalmente en la parte superior. Ahí, en lo relativo a enlaces patrocinados, Google Adwords es el rey. «Los clientes verán tu anuncio justo en el momento en que busquen en Google los productos o servicios que ofreces. Y solo se te cobrará cuando alguien haga clic en tu anuncio para visitar tu sitio web o cuando alguien te llame», defiende la compañía norteamericana. Por tanto, un usuario cuando introduzca los términos a buscar la publicidad recibida se ajustará a esos parámetros. Y, de nuevo, entra la guerra por lograr la atención del público. «Es una pelea. Dentro de las estrategias de posicionamiento web hay muchas para intentar mejorar el posicionamiento. Otra cosa es que utilicen palabras registradas, pero no los conceptos globales. Una marca lo puede utilizar mejor para estar mejor posicionado», explica Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas, quien recuerda que «la publicidad tiene que tener un código deontológico, que está bastante riguroso» aunque pide que la publicidad sea «transparente» y no lleve a «ningún tipo de engaño». Hay un caso en particular puede sentar un precedente y obligar que empresas como Google modifiquen en el futuro ligeramente su herramienta publicitaria introduciendo nuevos matices. El Tribunal Supremo ha emitido esta semana una sentencia en la que permite que una empresa pueda comprar como palabras clave para su anuncio términos que se corresponden a la marca de una competidora, siempre que esta misma publicidad aclare que los productos anunciados no se corresponden a la marca ajena. Con esta medida, la sentencia se refiere a la utilización de marcas como palabras clave en sistemas de búsqueda en internet fijando así los requisitos para su uso en la publicidad de Google y otros buscadores similares. La Sala de lo Civil del alto tribunal ha dictaminado que pueden comprarse como palabra clave en un anuncio de un buscador de internet términos de una marca rival, de modo que los usuarios que consulten en el buscador vea en primer lugar el anuncio pagado, «siempre que su uso no engañe sobre la identidad de la empresa». Lo que sentencia exige es que esa publicidad sea clara para el usuario normal de internet y no confunda sobre el origen de los productos y servicios anunciados, de tal forma que no queden dudas sobre el hecho de que no proceden de la marca o empresa competidora cuyos términos han sido usados en el anuncio. De no ser así, el anuncio deberá explicar bajo qué términos se venden determinados productos de una determinada marca a través de una página web distinta a la oficial, para evitar el riesgo de confusión. Una práctica, esta, muy habitual en el sector para intentar captar audiencia. «Se hace, se ha hecho durante muchos años, pero la propia plataforma te protege de eso, porque el precio de una palabra de tu propia marca es bajo. Si tu usas la palabra de la competencia el precio es más elevado porque no es relevante para la búsqueda», asegura a este diario David Fernández, técnico de la firma barcelonesa de marketing online ClickOnline360. La sentencia aborda el problema planteado por Maherlo Ibérica, empresa sevillana dedicada a la venta de zapatos con alza y que tiene registradas dos marcas comunitarias cuya grafía corresponde a los términos «masaltos» y «masaltos.com». Y ahí es donde se abre el conflicto. Esta firma demandó a su competidora Charlet al considerar que había seleccionado como palabras clave los signos «masaltos» y «masaltos.com» en los anuncios de Google Adwords, lo que, una vez comprados, obtuviera mayor relevencia una vez introducidos los términos por parte de los usuarios. «Desde mi punto de vista es injusto porque hay precedentes. El Supremo está creando que, en lugar de crear una jurisprudencia clara, haya una inseguridad», considera Antonio Fagundo, abogado de Conteros Asociados y director jurídico, en declaraciones a ABC. La sentencia anticipa la revisión de casos similares para dictaminar si se vulneran los derechos de las marcas registradas. «Viene a decir que es un número muy pequeño (la empresa rival recibía unos ochenta clics con la misma combinación de palabras) que no genera confusión entre los consumidores», insiste. Previamente, la Audiencia Provincial de Alicante, al igual que la sentencia de primera instancia, rechazó la demanda y concluyó que la contratación por la demandada -Charlet- de los signos idénticos a los elementos de las marcas indicadas de la demandante -Maherlo Ibérica- como «keywords» no vulnera las funciones de la marca (publicidad, inversión e indicación del origen). Ahora, el Supremo ha desestimado el recurso presentado por la empresa demandante y concluye que el derecho de exclusiva de la marca no es absoluto y que tal uso únicamente será considerado infracción de marca cuando identifique un determinado producto. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea se expresó en casos similares, como Louis Vuitton-Google, eBay-L'Oreal o Budvar-Budweiser, en una sentencia que según la cual el propietario de una marca puede prohibir a un tercero usarla como palabra clave para realizar sus propias campañas publicitarias.
03-03-2016 | 20minutos.es
Google prueba el pago mediante reconocimiento facial, sin usar dinero, tarjeta ni teléfono móvil

20MINUTOS.ES

  • El sistema Hands Free permite pagar sin tarjeta, monedas ni 'smartphone'.
  • El cliente puede pagar con solo decir al dependiente "voy a pagar con Google".
  • El sistema se está probando en varios establecimientos de Silicon Valley.

Esta semana, Google ha anunciado que está experimentando con un sistema que permitiría utilizar los monederos digitales sin necesidad siquiera de sacar la tarjeta, el dinero o el teléfono móvil del bolsillo, validando los pagos mediante reconocimiento facial, según ha explicado Pali Bhat, jefe de producto de la compañía.

Con este software, la cartera digital puede usar las conexiones Bluetooth y Wi-Fi del smartphone para detectar las tiendas habilitadas con la tecnología de pago manos libres, Hands Free. El usuario debe ingresar su número de tarjeta de crédito o débito para proporcionar al monedero los fondos necesarios para realizar transacciones.

"Cuando estés listo para pagar, basta con que le digas al dependiente 'voy a pagar con Google'. El cajero te pedirá tus iniciales y usará la imagen que has añadido a tu perfil de manos libres para confirmar tu identidad", cuenta Bhatt.

Como parte de las pruebas iniciales, este sistema manos libres para pagar con el móvil ha estado disponible en teléfonos inteligentes iOS y Android en un pequeño número de restaurantes de la zona de Silicon Valley, incluido McDonal's.

En algunos lugares, Google está experimentando con cámaras en las tiendas para reconocer a las personas con las monederos digitales manos libres de modo que puedan pagar sin detenerse siquiera.

Las imágenes registradas son eliminadas de forma automática una vez que se verifica la identidad del comprador. Además, una vez se realiza la transacción, el usuario recibe un aviso en el teléfono móvil. También se alerta de cualquier utilización inusual del sistema.

"Imagine que pudiera comprar en su coche sin necesidad de buscar dinero en su bolsillo o pillar un perrito caliente en el estadio sin tener que rebuscar monedas o utilizar el cajero sin tarjeta de crédito", comenta Pali Bhat.

La cartera digital de Google es Android Pay y su mayor competencia ahora mismo es Apple Pay.

02-03-2016 | elpais.com
Un coche de Google provoca su primer accidente
El creador del vehículo autónomo, que chocó contra un autobús, cree que el accidente es positivo
02-03-2016 | abc.es
El caso Apple-FBI: cuando chocan libertad, privacidad y justicia
¿Puede una empresa negarse a colaborar con la justicia? La línea que separa la privacidad y la lucha antiterrorista es muy delgada. El «caso iPhone», como ya se le conoce a la oposición de Apple a permitir el acceso a las autoridades en el marco de una investigación criminal, ha reabierto el debate acerca de la separación entre las libertades civiles y la protección de los datos personales. Un iPhone 5C , lanzado en 2013, es la piedra angular de todo este entramado. Lo utilizó un terrorista, Syed Farook, autor de los homicidios en San Bernardino (California) el pasado diciembre. La tecnología impregna todos los estamentos de la sociedad. La revolución digital es un tren que no puede descarrilar. Si eso sucediera, podría provocar un giro inesperado en el desarrollo de la sociedad avanzada a la que nos dirigimos. Apple justifica su postura de no permitir el acceso a este terminal al considerar que puede sentar un mal precedente. Para lograrlo, las autoridades, apoyadas por la decisión de la jueza federal Sheri Pym, han solicitado la utilización de un software modificado para acceder al contenido, un material que podría desvelar algunos entresijos de este episodio trágifo y, a su vez, dar nuevas pistas en materia antiterrorista. Acceso a los datos de iCloud La situación no es realmente nueva. Ya tuvo un precedente tras las revelaciones del espía Edward Snowden en el caso Prism -de vigilancia masiva de ciudadanos- y que se destapó el intento de la Agencia de Seguridad Nacional y de las autoridades gubernamentales de disponer de una «puerta trasera» para realizar investigaciones de supuestos delincuentes. La idea es romper el sistema de cifrado utilizado por algunos fabricantes de dispositivos y que sirven de garantía para evitar intrusiones. Pero, en caso de realizar esta tarea mediante técnicas de fuerza bruta, se arriesga a perder toda la información almacenada en el terminal. En el marco de la polémica, ha trascendido una información de calado que puede remover los cimientos de la seguridad nacional. Según publica el «New York Times», Apple está desarrollado nuevas medidas de seguridad que harían que al Gobierno le resultase imposible acceder a un teléfono iPhone bloqueado mediante una contraseña usando métodos similares a los que enfrentan a la compañía con el FBI. Los expertos cree que, en caso de que Apple tuviera éxito en la actualización de las medidas de seguridad, la compañía crearía un enorme desafío técnico para el FBI y otras agencias incluso si el Gobierno gana el caso abierto contra la firma con sede en la localidad californiana de Cupertino (EE.UU.). La polémica está servida, puesto que el FBI ha reconocido que ya tuvo acceso al servicio de almacenamiento en la nube iCloud en donde se guarda una copia de seguridad tras una petición judicial a Apple. Pero esa copia estaba actualizada únicamente hasta el 19 de octubre y el atentado se perpetró dos semanas después, por lo que se han visto obligados a intentar acceder a la memoria local del terminal donde, según dicen, puede mostrar pistas sobre la investigación. Se trata, pues, de una estrategia en la que Apple, al margen de defenderse como empresa, se erige como el paladín de la privacidad digital, aunque subyace como una apuesta arriesgada. Google, Twitter e, incluso, Facebook se han pronunciado al respecto mostrando su apoyo a la firma con sede en Cupertino (California), aunque otros representantes de gigantes tecnológicos como Microsoft se ha desmarcado asegurando que esta decisión atenta contra los derechos de los usuarios. «Este es un caso particular en el que el Gobierno solicita acceso a la información. No están pidiendo algo a nivel general, están pidiendo algo particular», explicaba recientemente su fundador Bill Gates en una entrevista en «Financial Times». «Tenemos que sopesarlo bien como industria. Hay una nueva área aquí que necesitamos analizar. Si sucede una vez, teóricamente puede repetirse en múltiples ocasiones. Y eso es exactamente sobre lo que tenemos que reflexionar»Hiroshi Lockheimer, de Google A ojos de los ciudadanos este episodio marca una lucha entre una empresa en su defensa de sus intereses frente a las autoridades. Pero el debate real está en la encriptación de los servicios informáticos que utiliza gran parte de la población. Google, por su parte, considera que la industria tecnológica ha de analizar con detalle su postura frente al pulso legal que mantienen Apple y el FBI porque cree que si se accede una vez al requerimiento de las autoridades, «sentará precedente» y habrá exigencias similares en el futuro. «Tenemos que sopesarlo bien como industria. Hay una nueva área aquí que necesitamos analizar. Si sucede una vez, teóricamente puede repetirse en múltiples ocasiones. Y eso es exactamente sobre lo que tenemos que reflexionar», aseguraba a EFE el vicepresidente de Google y responsable de Android, H iroshi Lockheimer, en el Mobile World Congress de Barcelona. La opinión pública, a su vez, está dividida a partes iguales. Según un estudio elaborado por el centro de investigación Pew, el 51% de los estadounidenses cree que Apple debería desbloquear el iPhone para facilitar la investigación de la policía federal. Solo el 38% de los encuestados se posicionó a favor de Apple, que ha argumentado su negativa en la protección de la privacidad de sus usuarios, lo que ha originado una batalla legal entre ambos. El 11% restante no se pronunció sobre la cuestión. Las palabras del consejero delegado de Apple («podría utilizarse una y otra vez en muchos dispositivos») en una carta dirigida a los consumidores ha levantado la caja de los truenos. El gobierno de Estados Unidos -decía- ha pedido algo que simplemente no puede, ya que los datos pertenecen al usuario y no a la propia compañía. Es más, el Departamento de Justicia de EE.UU. quiere obligar a Apple a ayudar a sus investigadores a extraer datos de una docena de teléfonos iPhone como parte de casos pendientes de resolución, según el diario «The Wall Street Journal». «Es algo que consideramos demasiado peligroso. Nos han pedido construir una puerta trasera para el iPhone», lamentaba Cook, quien a su juicio EE.UU. ha pedido «hackear nuestros propios usuarios». Sin embargo, el director del FBI, James Comey, ha insistido en que el caso de San Bernardino tiene un alcance «reducido» y afecta a un único teléfono, pero Cook asegura que eso no es cierto y que tiene repercusiones mayores acerca de la protección de los usuarios de nuevas tecnologías. Actualmente, los iPhones tienen códigos de acceso más largos que los cuatro dígitos. Desde la última versión de su sistema operativo iOS la firma ha puesto el acento en materia de seguridad intentado que sus productos sean mucho más difíciles de piratear. La batalla legal no ha hecho más que comenzar. Los expertos creen que en caso de que Apple perdiera el juicio se sentaría un precedente legal que podría otorgar al gobierno de EE.UU. mayor autoridad para ordenar a las empresas a romper los sistemas de cifrado de sus productos. Contrariamente, uno de los beneficiados del «Caso iPhone» es la industria, aún incipiente, que se encarga de diseñar aplicaciones móviles y «smartphones» ultraseguros. Por ejemplo, WhatsApp -filial de Facebook- ya ha adoptado protocolos de seguridad y sistemas de encriptación con los que asegura que no pueden desbloquear las comunicaciones de los usuarios.
02-03-2016 | abc.es
Primer accidente del coche autónomo de Google
El hombre contra la máquina. Es uno de los mayores desafíos de la industria de la automoción en las últimas décadas pero su avance se encuentra, aún, en una fase muy experimental. El coche autónomo tardará, al menos, cuatro años más en rodar de una manera más solvente, según las empresas implicadas. Mientras tanto, continúan las pruebas. Pionera en este campo, Alphabet (Google) ha asumido este lunes «parcialmente la responsabilidad» después de que uno de sus vehículos autopilotados chocara contra un autobús. Registrado el pasado 14 de febrero, este accidente menor, sin embargo, es el primer caso en el que está implicado un coche autónomo contra otro vehículo, produciéndose, además, una pequeña avería. El suceso tuvo lugar en Mountain View -sede de la empresa- cuando un modelo Lexus RX345h circulaba por una zona recubierta de arena. Al intentar esquivar las zonas abordó el carril ocupado por el autobús, que circulaba a una velocidad de 24 kilómetros por hora, mientras que el vehículo circulaba a 3 kilómetros por hora. La firma norteamericana ha reconocido que el sistema informático que permite la conducción autónoma previó que el bus iba a aminorar la marcha para permitir que el coche continuara. Tres segundos más tarde, según detalla la agencia Reuters el coche golpeó el lateral, causando daños en el guardabarros delantero izquierdo, la rueda delantera y un sensor ubicado en el lado del conductor. Los 15 pasajeros tuvieron que ser trasladados a otro transporte. Tras el suceso, el gigante de internet ya ha introducido diversas modificaciones en el software instalado en los modelos de prueba en aras de evitar futuros incidentes. «A partir de ahora, nuestros coches entienden más profundamente que los autobuses son menos propensos a ceder el paso que otros tipos de vehículos». Google ha explicado en un comunicado que «tiene parcialmente la responsabilidad» porque si el coche no se hubiera movido no se hubiera producido la colisión. Hasta ahora, Google no había reconocido la responsabilidad en ningún percance. Durante el periodo de pruebas el Google Car ha estado involucrado en, al menos, 18 accidentes. La Autoridad de Transporte investigará las circunstancias del accidente.
215