Noticias de "google"

04-09-2018 | abc.es
Google apuesta por el papel: llega Photo Book para imprimir tus fotografías
El papel tiene algo de romántico. De nostálgico si cabe. La fotografía digital es imparable, es cierto. Ha condenado al carrete y, por extensión, a la impresión fotográfica. Hasta hace unos años servía para crear un álbum con las imágenes que uno deseaba conservar. Pero el papel tiene vida, más de la que se cree. Al menos es lo que quiere una empresa, Google, que ha basado toda su actividad en el mundo digital. El gigante de internet ha añadido a la versión española de Fotos, su servicio de almacenamiento de imágenes, una nueva función por la cual los usuarios pueden crear automáticamente un álbum de fotos y solicitar una copia en papel. Este libro de fotos permite seleccionar hasta cien imágenes que estén previamente guardadas en la herramienta, aunque a partir de las veinte primeras páginas se considera una adicional y se pagan de manera independiente. Además, es posible elegir el formato (de 18 x 18 centímetros o 23 x 23 centímetros) y persoanlizar el tamaño de las páginas para dotarle de una mayor creatividad, así como introducir campos de texto. La encuadernación se realiza, según la firma norteamericana, en papel reciclado. El proceso de creación, que se hace en unos pocos minutos, es sencillo e implica tan solo ir agregando imágenes, máxime a que Google Fotos ya organiza la colección de imágenes por ubicación y objetos específicos, con lo que el usuario puede generar su propuesta, ya sea para una compra personal o para realizar un regalo, utilizando varios parámetros. Una vez que usuario ha seleccionado las fotos, Google Fotos informará de manera automática las imágenes de mayor calidad, colocándolas una en cada en página directamente, y eliminando tanto los duplicados como las que tengan mala calidad. Cambiar el orden es posible: tan solo hay que arrastrar y soltar. Al igual que ha potenciado empresas como Hoffman en los últimos, este modo de Google tiene el objetivo de contribuir a que las imágenes que los usuarios toman desde sus teléfonos móviles inteligentes puedan revelarse en forma de recuerdos y en formato físico. Este servicio se lanzó el pasado año en el mercado estadounidense y se ha extendido a otros países como Reino Unido o Francia.
02-09-2018 | abc.es
Los relojes inteligentes se ponen las pilas: 2018 puede ser el año de su reflote
El año 2013 fue el principio del cambio. Los teléfonos móviles habían alcanzado su cénit. Desde entonces, y aunque se han explotado nuevas tendencias como las cámaras dobles o las pantallas sin bordes, el mercado se ha contenido. Por la tangente se encontró un nicho que apuntaba a grandes oportunidades, el de los relojes inteligentes. Un tipo de dispositivo que forma parte de un entramado mayor, el de la tecnología «wearable». Hacía presagiar, o eso le vendieron a los consumidores, que era el futuro. Craso error. Nada más lejos de la realidad. Los «smartwatches», como así se conocen, han sufrido altibajos, aunque este año puede suponer el de su reflote. Aunque Apple, con su Watch, se ha convertido en líder de ventas, otros fabricantes han continuado exprimiendo las opciones para hacerse un hueco en este mercado. El futuro viene atado a mejorar la duración de la batería de estos productos y, por supuesto, añadir funcionalidades independientes del dispositivo matriz al que se sincroniza. A la espera de la nueva versión del Apple Watch, que se dará a conocer el próximo 12 de septiembre, los principales fabricantes del sector han desvelado en la feria IFA de Berlín (Alemania) su apuesta por los relojes digitales. Se han presentado muchos y muy variados, que invitan a pensar que este segmento tiene mucha vida por delante. Aunque no es exactamente un «smartwatch», Fitbit continúa ampliando su catálogo con nuevas pulseras de monitorización. Es el caso del Fitbit Charge 3, que ha mejorado algunas de sus prestaciones. Por lo pronto es sumergible hasta los 50 metros de profundidad e integra más sensores que su predecesor. Aunque mantiene las líneas de diseño anteriores, este dispositivo ligero y liviano en su manejo cuenta con un panel de tipo OLED pero, entre sus novedades, dispone de un botón inductivo. Con esta decisión se ha logrado introducir una batería más grande. La marca promete hasta siete días de autonomía. Donde más interés ha puesto es en la mejora de servicios de fitness y monitorización de deportes con nuevos modos de ejercicio y fórmulas motivadoras. El «gadget», además, está diseñado para realizar pagos móviles y cuenta con sistema GPS para registrar la ruta y la distancia recorrida. Las firmas que tradicionalmente han desarrollado relojes analógicos o, en su defecto, relojes digitales también quieren darle un apretón a este mercado. Así, firmas como Fossil, Skagen o Casio han abierto la puerta al sistema operativo WearOS para incorporar funciones digitales a sus colecciones. En el caso de Skagen, la marca danesa ha mostrado el Falster 2, un minimalista y elegante reloj inteligente con el que los usuarios, además de recibir notificaciones y monitorizar su actividad física, pueden nadar. No le falta sensor de ritmo cardiaco y GPS para mejorar sus prestaciones. Diesel, cuyos relojes los fabrica Fossil, ha apostado por el Full Guard 2.5. Se trata de un reloj de estética más abrupta. Tiene una inmensa pantalla esférica de 1.4 pulgadas, con lo que parece ir dirigido a un público masculino, más acostumbrado a relojes de gran tamaño. Además de sistema GPS, incluye un chip NFC preparado para realizar pagos móviles y un sensor de pulsaciones. Con un enfoque más deportivo, Casio continúa haciendo de las suyas. El resultado es el Pro Trek WSD-F30, un dispositivo de inmensas proporciones, pero muy ligero (83 gramos de peso) y compacto. Cuenta con un panel tipo OLED de 1.2 pulgadas con resolución de 390 x 390 píxeles y destaca, especialmente, por su durabilidad: tiene un sistema de protección de grado militar MIL-STD 810, soporta caídas de hasta 50 metros y temperaturas de hasta -10 grados centígrados. Como curiosidad, tiene dos capas distintas. El citado panel OLED y otra LCD monocromática. Esto se debe a una razón. Su batería aguanta hasta un mes con pantalla en blanco y negro, pero 1.5 días si está activado el color. Al tirar de GPS se puede consultar mapas durante ocho horas seguidas, pero tiene una contrapartida: dura así tres días. Bajo el emblema de Fossil se han anunciado también otras colecciones tanto para un público femenino como masculino. Samsung no ha querido ser menos y, aunque lo presentó oficialmente hace unas semanas, en IFA se ha podido ver de cerca el Galaxy Watch. El gigante surcoreano, uno de los pioneros en este mercado, ha vuelto a apostar por su propio ecosistema, Tizen OS, en lugar de WearOS, propiedad de Google. La razón es sencilla: las marcas que tienen capacidad para desarrollar su propio sistema operativo lo hacen dado que, de esta manera, controlan más los datos y funciones. El dispositivo mejora la autonomía y la resistencia, y ha introducido herramientas que ayudan a gestionar el bienestar físico del usuario más allá de la actividad física. Estará disponible en dos modelos a partir del 7 de septiembre: uno de 46 milímetros, que podrá encontrarse en color Silver; y otro más pequeño, de 42 milímetros, en los colores Midnight Black y Rose Gold. Las correas son personalizables y presentan un diseño con apariencia de reloj tradicional. De hecho, incluso, reproduce el sonido tic tac de las manillas si así queda configurado. La batería es uno de los elementos que se ha mejorado respecto a anteriores Galaxy Watch. El modelo de 46 mm integra una batería de 472 mAh, con la que ofrece una autonomía de hasta 80 horas con un uso diario normal, mientras que el modelo de 42 mm presenta una capacidad inferior, de 270 mAh, que en una sola carga permite hasta 45 horas de uso medio. La resistencia también se ha reforzado en la nueva generación de relojes inteligentes. Los dos modelos son resistentes al agua; cuentan con IP68 y 5ATM (unos 50 metros de profundidad), lo que significa que pueden usarse en actividades deportivas acuáticas, como natación. Las aplicaciones deportivas siguen siendo una de las características destacadas de los relojes inteligentes de Samsung: ahora detectan seis actividades diferentes (caminar, correr, bici, elíptica, remo y ejercicio dinámico), y se han introducido 21 ejercicios de interior, para brazos, piernas, hombros y pectorales, y 39 ejercicios monitorizados. Y también lleva un recuento de las calorías. El asistente Bixby identifica a través de la cámara del dispositivo matriz el alimento que el usuario va a comer y las calorías que tiene. Esta información se transfiere al reloj, donde se puede realizar un seguimiento de las calorías que se ingieren. Huawei y LG, aunque no lo han hecho oficiales, pueden lanzar sendos relojes inteligentes en las próximas semanas para reforzar este mercado, cuyas ventas globales han registrado una desaceleración en este año, según las estimaciones de la firma de análisis Emarketer. El informe prevé que se vendan este 2018 un 1,9% más que el año anterior, pero esas cifras podrían reducirse ya en 2019. La escasa autonomía y la percepción de que se trata de un accesorio simplemente son factores a superar.
01-09-2018 | abc.es
Así es el Motorola One: con sistema Android puro y un diseño renovado con la controvertida pestaña
Motorola ha anunciado su nuevo teléfono móvil inteligente Motorola One en IFA 2018, que funciona con el sistema operativo Android One en su versión pura y que incorpora un diseño renovado con respecto al resto de gamas de Motorola, con «notch» -la pestaña superior- pantalla con marcos reducidos. Motorola One emplea por primera ocasión en un móvil de la marca la versión One de Android, sin modificaciones del sistema operativo por parte del fabricante, y se pondrá a la venta en España por un precio que partirá de los 299 euros, según un comunicado de la compañía. El terminal reduce las aplicaciones en esta versión, y la compañía garantiza que se actualizará con la versión Android 9 Pie poco después de su lanzamiento oficial. El teléfono tendrá también actualizaciones de seguridad en su sistema operativo de forma mensual durante un periodo de tres años. Ficha técnica Pantalla 6,2 pulgadas Resolución FullHD+ (2.280 x 1.080) Chip Snapdragon 636 RAM 4 GB Memoria 64 GB (ampliable) Cámara: Dual (16 MP y 8 MP) y frontal de 12 MP SO Android 8.1 Oreo Batería 4.850 mAh El dispositivo monta el procesador Qualcomm Snapdragon 625 y cuenta con una pantalla expandida Max Vision HD de 5.9 pulgadas. A su vez, el «smartphone» integra una opción de pantalla dividida que facilita la lectura y escritura en el dispositivo y es capaz de grabar video en calidad 4K. El terminal ofrece un diseño completamente renovado respecto al resto de familias de Motorola, con un ratio de aspecto de pantalla alargado de 19:9, enmarcada en un cuerpo curvo de cristal. Se trata, además, del primer modelo de la marca con «notch» para albergar su cámara frontal. Respecto a las cámaras, cuenta con una principal dual de 13 megapíxeles, con dos sensores alineados en vertical, y otra delantera de 8 megapíxeles con modos retrato, cinemagrafía o «time-lapse» para mejorar la calidad de los autorretratos. La Inteligencia Artificial también está incorporada en las cámaras por medio de Google Lens, herramienta que permite identificar y conseguir información sobre aquello a lo que la cámara enfoca. El Motorola One incorpora un software basado en Inteligencia Artificial también a través de otras herramientas como Google Fotos y el Asistente de voz de Google. Por otro lado, la batería integrada, según la empresa, será capaz de aguantar un día y el teléfono integra un cargador «Turbo Power» que otorgará seis horas de batería en 20 minutos de conexión. El teléfono estará disponible por 299 euros en varios países de Europa, entre los que se incluye España, Latinoamérica y en la zona Asia-Pacífico, aunque todavía no tiene fijada una fecha de lanzamiento, que se producirá «en los próximos meses».
01-09-2018 | abc.es
Así serán los televisores que comprarás en 2019: llegan las resoluciones 8K y todo con Inteligencia Artificial
La feria del IFA en Berlín tiene todos los años como protagonista al electrodoméstico rey del hogar, el televisor. El baile de siglas sigue, pero todo parece centrarse cada vez más en mejorar la calidad de imagen. Este año lo más destacado ha sido el 8K, protagonista indiscutible de la feria, donde tanto Samsung, LG o Grundig han presentado sus televisores en esta resolución que duplica al 4K. Por lo pronto una muestra; el televisor de Samsung el Q900R estará disponible desde este octubre, mientras que el de LG lo hará durante el 2019. El desembarco del 8K: ¿vale la pena? Pero las diferentes tecnología y características de los paneles también se ha reforzado. Los paneles orgánicos OLED se han ido extendiendo a más fabricantes mientras que la tecnología QLED patentada por Samsung ha dado interesantes propuestas. Pero vayamos por partes. Mientras hace un escaso año podíamos empezar a hablar de la aceptación del 4K por parte del consumidor, con un 80% de las televisiones vendidas en esa resolución, llega ahora el 8K. La duda que plantea es si el 8K realmente aporta una novedad útil o es una pura maniobra «marketiniana». En realidad el problema del 8K no sólo es su alto precio, que se sitúa en una horquilla de entre 5.000 y 15.000 euros, sino en la oferta de contenido que es muy reducida. A día de hoy el contenido en 4K es relativamente escaso, y sólo las plataformas digitales como Netflix o YouTube se han preocupado de desarrollarlo, el resto de los medios todavía siguen emitiendo en HD. El 4K todavía plantea otro reto; y es el de cómo hacer llegar esa señal a los hogares españoles. La mayoría de ellos no tienen una conexión a la red que lo soporte. Así que aunque la tecnología UHD existe, y el contenido también, no hay manera de transmitirlo a la inmensa mayoría de los televisores. Samsung ha encontrado un «truco» técnico para suplir esta carencia: realizar un reescalado de imagen y «pintar» los pixeles que faltan mediante un software basado en Inteligencia Artificial. «Estamos forzando la máquina con el 8K. El consumidor todavía no ha asumido el 4K, la inmensa mayoría de las personas que tienen televisores con esa resolución no ven contenido en 4K. Por otro lado, los fabricantes tenemos la responsabilidad de impulsar la tecnología, si vendemos televisores 8K, empujamos a los creadores de contenido a utilizar esa resolución en futuras producciones», apunta a ete diario Anais Moreno, directora de marketing de LG. La controversia está servida. Por ejemplo, Philips, uno de los líderes en calidad de imagen con sus últimos televisores, desvela su estrategia con el 8K: hasta que el contenido no esté disponible no se plantea en comercializar pantallas con esa resolución. La solución de los fabricantes para justificar estas inmensas resoluciones se encuentra en el reescalado, que consiste en aumentar la resolución de cualquier imagen rellenando los píxeles mediante inteligencia artificial. Esta tecnología ya se usa en el 4K, pero obviamente no es lo mismo escalar una imagen HD a 4K que hacerlo a 8K, es decir, a cautro veces su resolución, por mucha IA que se use, no es magia. Abrazo hacia el OLED Los paneles orgánicos tipo OLED representan una cierta controversia. Generan unos contrastes profundos y unos colores muy vivos, pero una corriente de pensamiento entre los consumidores los rechazan al entender que saturan demasiado las imágenes produciendo efectos irreales. Su excesivo costo de producción también ha estado detrás de la escalada de precios en los últimos años, aunque desde que empiezan a extenderse y a mejorarse los procesos de fabricación se han hecho más económicos. Aún así, la feria IFA deja a más fabricantes que han optado por incorporar esta tecnología a sus televisores más avanzados. Mientras, Samsung ha reforzado su familia QLED, su propia tecnologíca que toma las virtudes y bonanzas de ambos mundos: los paneles LED y los OLED apoyados por un sistema de «puntos cuánticos». El procesado de imagen es uno de los elementos más importantes de las nuevas televisiones. Los fabricantes al encontrarse con que la industria de contenidos avanza mucho más lenta que la tecnología de las pantallas, han optado por gestionar la imagen que llega a los televisores para dotarlos de una imagen de más calidad. Ahí, Philips ha apostado su nuevo chip P5 capaz de procesar la imagen en cinco niveles; fuente, definición, color, contraste y movimiento. Logrando así que el vídeo de baja calidad o baja resolución luzca mucho mejor en televisores OLED 4K. Al fin y al cabo, el usuario no culpa a la mala experiencia a la fuente del contenido, sino al televisor. L tecnología OLED ha dado el salto desde LG a numerosos fabricantes, mientras la QLED de Samsung queda relegada sólo a su propia marca. Lo que más interés ha cosechado en el último año es la tecnología de imagen llamada Alto Rango Dinámico, que mejora la escala cromática. La versión HDR10+ se ha convertido en el nuevo estándar de la gestión del color, logrando tonos más vivos y definiendo mejor los claroscuros de la imagen. La Inteligencia Artificial toma el mando Otro elemento a tener en cuenta a la hora de comprar un televisor será el asistente que lleve instalado. Las plataformas más populares son Google y Alexa, pero también Samsung tiene el suyo propio, Bixby, y LG tmabién, ThinQ. Cada uno con sus ventajas y desventajas. Por ejemplo ThinQ es capaz de aprender cómo bajar el volumen del televisor a tu manera, incluso si es gritando «estás molestando a los vecinos», bajará el volumen igualmente. El asistente de Google ofrece la compatibilidad con Netflix y otros dispositivos del hogar, como las luces conectadas. No hay asistente perfecto, sino que el que mejor se adapte a nuestras necesidades. Lo que sí tenemos que tener en cuenta es cómo se conectará con el resto de nuestros dispositivos, como el teléfono móvil, el termostato o incluso la lavadora, ya que lo lógico es que toda la domótica del hogar se encuentre en la misma red. Si por ejemplo tenemos electrodomésticos LG con ThinQ, lo interesante será comprar una televisión de esta marca. El diseño también ha sido una preocupación de todos los fabricantes durante el congreso. El objetivo es lograr la integración con la decoración de cada hogar. Todos entienden que un televisor no es un electrodoméstico más, sino que forma parte del ambiente de cada estancia. Philips por ejemplo ha contado con el diseñador danés Georg Jensen para crear el modelo 9104, creando la impresión de que el televisor flota en el aire. Pero, probablemente la propuesta más innovadora venga desde Samsung con «The Frame» o «El Marco» que propone usar el televisor como si fuera un cuadro, ya que en palabras de los portavoces de la marca, este electrodoméstico permanece apagado e inútil 20 horas al día, y si lo podemos usar como elemento decorativo le estamos dando una utilidad extensa. A través de la tienda de Samsung se pueden adquirir obras de arte digitales para exhibirlas en sus televisores con tecnología QLED.
28-08-2018 | elpais.com
Google prepara ya tus próximas vacaciones
El 80% de los asistentes de viajes serán robots en dos años
17-08-2018 | elpais.com
El navegador 100% chino es en realidad una copia de Chrome de Google
Redcore toma el código de programación del gigante americano, lo ?tunea? y lo vende como una innovación china
17-08-2018 | elpais.com
Las tecnológicas buscan en el Tercer Mundo los próximos 1.000 millones de usuarios
Las operadoras locales hacen malabarismos para rentabilizar su cobertura mientras Google y Facebook se esfuerzan por encontrar fórmulas que garanticen el acceso a la Red
15-08-2018 | elpais.com
Altavoces inteligentes: ¿un salto tecnológico u otro cachivache más?
Samsung se une a la moda de los dispositivos controlados por la voz para hacer frente a Amazon, Google y Apple
15-08-2018 | elpais.com
Google sigue tu rastro, aunque le digas que no lo haga
Un estudio de Associated Press revela que apagar el historial de ubicaciones no es suficiente para que la empresa no guarde tus datos
22