Noticias de "google"

24-04-2020 | enter.co
El juego, que se llama 'Crash Bandicoot Mobile' tiene la siguiente descripción: ?¡Un nuevo tipo de aventura Crash con tus personajes favoritos!
23-04-2020 | abc.es
Eugene Kaspersky: «Un ciberataque contra los hospitales es un atentado terrorista»
El coronavirus no solo ha puesto en riesgo la salud de todos, también se ha convertido en la herramienta predilecta de los ciberdelincuentes para lanzar ataques en internet. Durante los últimos meses, las empresas de ciberseguridad han estado alzando la voz sobre las numerosas amenazas a las que el internauta, día sí, día también, debe enfrentarse a causa de la pandemia. Desde correos falsos en los que se afirma que se ofrece información sobre el virus, hasta intentos de ciberestafa en los que se anuncia a la víctima de que ha sufrido un ERTE para que entregue sus datos. E, incluso, intentos de secuestro de centros hospitalarios. Eugene Kaspersky, CEO de la empresa de ciberseguridad Kaspersky, así como otros expertos de la compañía, ha expresado en un encuentro digital con medios internacionales -al que asistió ABC en exclusiva para España- que no hay duda de que, mientras el virus cause preocupación social, los atacantes seguirán utilizándolo para sus fines. «Los cibercriminales siempre han trabajado desde casa, y ahora siguen haciéndolo. Las empresas tienen que aprender a utilizar mejor las herramientas que ofrece internet, pero no creo que la red vaya a terminar con la comunicación cara a cara, que es lo mejor. Con el tiempo todo volverá a la normalidad, pero tendremos más trabajo porque habrá conversaciones en persona y más en internet», explicó Kaspersky sobre la ciberseguridad en tiempos de coronavirus y su futuro próximo. Hospitales y ciberestafas Durante la videoconferencia, los expertos explicaron que, en estos momentos, es difícil saber qué países están siendo más atacados. Sin embargo, remarcaron que las amenazas relacionadas con el coronavirus no han dejado de crecer durante las últimas semanas. Asimismo destacaron los ataques contra centros hospitalarios como el principal riesgo actual. «Llevamos vigilando cómo los criminales están explotando el coronavirus desde principios de marzo. En ese tiempo hemos visto varios ataques contra hospitales e instituciones sanitarias. Por ejemplo, un ataque contra el Departamento de Salud de Estados Unidos. Hay personas que afirman que estuvo patrocinado por un país, pero es difícil de confirmar. También hemos visto muchos ataques de este tipo en centros que van desde Japón hasta Europa», dijo Costin Raiu, director del equipo de investigación y seguridad de Kaspersky. Efectivamente, el mes pasado el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos sufrió un ciberataque en su sistema informático. El objetivo que perseguían los atacantes era el de ralentizar los sistemas de la agencia. Algo que, según fuentes consultadas por «Bloomberg», no consiguieron. Este caso se producía escasas horas después de que el Hospital Universitario de Brno, la segunda mayor ciudad de la República Checa, se viese bloqueado por un virus que logró secuestrar los dispositivos electrónicos del centro y obligó a posponer intervenciones quirúrgicas de urgencia. También forzó el traslado de pacientes en situación delicada a otros centros sanitarios. España tampoco ha sido una excepción en lo que se refiere a esta amenaza. José Ángel González, comisario principal y director operativo de la Policía Nacional, destacó el pasado 23 de marzo, durante la comparecencia del Comité de Gestión Técnica, la detección de un virus informático muy peligroso dirigido por correo a personal sanitario llamado NetWalker. Para Eugene Kaspersky, este tipo de ataques, sobre cuyo aumento ya ha llamado la atención, incluso, Interpol, deben ser considerados como actos terroristas: «En estos momentos, un ciberataque contra hospitales es igual que un atentado terrorista. Quienes los llevan a cabo están cometiendo el peor error de sus vidas». Raiu, por su parte, quiso remarcar que el enorme trabajo que se está realizando en los centros sanitarios en estos momentos juega a favor de los atacantes: «Los trabajadores están ocupados con el cuidado de los pacientes. Tradicionalmente prestan menos atención a los sistemas informáticos que, además, en ocasiones no son lo suficientemente punteros. Resulta difícil justificar el gasto en servicios de ciberseguridad cuando ese mismo dinero podría ser destinado a nuevo equipamento médico». Desde la compañía, también llamaron la atención sobre los ataques de «phishing», en los que los cibercriminales utilizan el virus para hacerse pasar por terceros, engañar a la víctima y conseguir sus datos y claves bancarias. En España se han descubierto varias estafas de este tipo durante los últimos meses. Desde correos en los que se anuncian ERTES y se solicitan datos de banca online, hasta mensajes de tipo SMS o WhatsApp en los que se suplanta a organismos como el Ministerio de Sanidad o la Organización Mundial de la Salud (OMS). «Lo que más estamos viendo ahora mismo son campañas de ?phishing?. Pero también muchas ?fake news? y bulos relacionados con la enfermedad. Se están compartiendo muchos mensajes con enlaces que te llevan, teóricamente, a páginas en las que se solicita participación contra el virus y se pide, por ejemplo, que se rellenen formularios con datos personales. Y no sabemos quién hay detrás y qué es lo que va a hacer con esa información», expresaba hace unas semanas a este diario Ruth García, técnico de ciberseguridad del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE). Por otra parte, los expertos de Kaspersky ponen en relieve que los ciberdelincuentes están tratando de aprovecharse del trabajo en remoto. Tan extendido actualmente a causa de la pandemia. «Todo el mundo está haciendo conferencias en remoto. Los cibercriminales han estado creando programas falso que se difrazan de soluciones para trabajar desde casa para robar datos. También nos hemos encontrado con varios casos en los que han conseguido penetrar en las redes de teletrabajo contruidas por las empresas», remarcó Yury Namestnikov, director del centro de investigación de la firma. Asismismo, los archivos con código malicioso en los que, aparentemente, se ofrece información sobre el coronavirus se han convertido en otro gran riesgo para la seguridad de los internautas. Cabe recordar que el pasado mes de febrero, antes de que el virus comenzase a golpear con fuerza fuera de las fronteras de China, el equipo de investigación de Kaspersky encontró archivos en la red que estaban destinados a infectar los dispositivos de la víctima con código malicioso. «Sabemos que los ciberdelincuentes tienden a explotar temas populares y con gran repercusión en los medios de comunicación ya que son los más buscados por los usuarios. La probabilidad de que una persona descargue un archivo malicioso, cuya apariencia es la de uno relacionado con un tema de actualidad, es más alta», explicaba entonces a ABC Vladimir Kuskov, jefe de investigación de amenazas de Kaspersky. Privacidad en tiempos de pandemia Países como Francia y Alemania, así como empresas tecnológicas como Apple y Google, están dedicando esfuerzos al desarrollo de aplicaciones y otras herramientas destinadas a combatir la pandemia. Para ser funcionales, muchas recopilan datos de ubicación para conocer si algún usuario ha entrado en contacto con alguien infectado. Los expertos de Kaspersky entienden esta necesidad, pero se muestran preocupados por las dudas de privacidad que implica que un estado tenga acceso a los movimientos de la ciudadanía. Especialmente, cuando todo esto termine. «Tiene que haber equilibrio entre privacidad y seguridad. En una situación muy grave, como la actual, entiendo que los gobiernos quieran monitorizar estos datos. Los usan para hacer un seguimiento de tus movimientos para saber si estás en contacto con gente contagiada. No obstante, cuando termine todo esto, me preocupa que resulte difícil que los gobiernos renuncien a esos poderes», expresó Kaspersky. Raiu, por su parte, apuntó que «algunas de estas tecnologías serán demasiado interesantes para renunciar a ellas. Las grandes empresas pueden querer quedarse con estas herramientas de monitorización. Hay que tener en cuenta que todos los datos que recopilan sobre nosotros pueden ser empleados más adelante para crear productos que ni siquiera sabemos que queremos». Cómo protegerse Respecto a las medidas que deben tomar los usuarios para evitar los ciberataques en los que se emplea el coronavirus como cebo, los expertos de Kaspersky recomiendan contar con contraseñas robustas en redes sociales y demás plataformas en línea, así como en las redes WiFi. También se debe mantener actualizados los sistemas y contar con un antivirus competente.
22-04-2020 | enter.co
¿Para qué descargar ?Fortnite? desde la Google Play si desde hace mucho se puede jugar en dispositivos con este sistema operativo? De manera directa, la respuesta es que no afectará a muchos, excepto aquellos que todavía no habían descargado el juego por temor a tener que utilizar una plataforma diferente a la tienda oficial del […]
21-04-2020 | abc.es
Francia pide a Google y Apple que faciliten el trabajo de su «app» contra el coronavirus
Francia, uno de los países que más está sufriendo los efectos del coronavirus, se ha convertido en el primer estado que solicita a Google y Apple que rebajen sus protocolos de privacidad para el rastreo de los usuarios. El objetivo es que las tecnológicas permitan el acceso al Bluetooth de los dispositivos a la «app» que está desarrollando el gobierno galo para combatir la pandemia. Algo que consideran necesario para que la aplicación, que pretenden lanzar el 11 de mayo, sea funcional. Según «Reuters», la «app» planificada advertiría a los usuarios si entran en contacto con cualquier persona infectada con el coronavirus para ayudar a contener la epidemia. Y, para ello, es necesario que las compañías colaboren. «Estamos pidiendo a Apple que levante el obstáculo técnico para permitirnos desarrollar una solución de salud soberana europea que estará vinculada a nuestro sistema de salud», afirmó en una entrevista con «Bloomberg» el ministro de asuntos digitales francés, Cédric O. Por otra parte, «Reuters» afirma que un funcionario del gobierno dijo que Apple se niega a cambiar la configuración de privacidad de sus teléfonos para hacerlos compatibles con la aplicación del gobierno francés. Asimismo, en una audiencia a puertas cerradas el lunes, Cedric O dijo a los miembros del Senado que Apple se resistió a las demandas francesas para permitir que la futura aplicación sea detectable a través de Bluetooth incluso cuando no está activa. Cabe recordar que Google y Apple llegaron la pasada semana a un acuerdo histórico por el que se comprometían a desarrollar una herramienta digital que ayude a gobiernos y ciudadanos a combatir la pandemia. Aunque contando con unos límites de privacidad a la hora de compartir datos con otras aplicaciones. Como explicamos, la herramienta de Apple y Google se basa en BluetoothLow Energy. Una tecnología inalámbrica de corto alcance que permitirá intercambiar datos e información cuando dos «smartphones» se encuentren cerca. Pero, a su vez, sería muy restrictiva con los datos de geolocalización. Según el plan de estas empresas, cuando una persona dé positivo, será ella misma la que pueda introducir esta información en una «app» de las instituciones sanitarias de su país o región. En el momento en el que se realiza esta operación, las personas con las que el contagiado haya estado en contacto reciben una notificación de advertencia, en la que las instituciones sanitarias de su país le dicen qué hacer a continuación.
21-04-2020 | abc.es
Android: alertan de la filtración de datos de 20 millones de usuarios en un foro de ciberdelincuentes
Los datos de 20 millones de usuarios de la tienda de «apps» Aptoide, que está disponible en dispositivos con sistema operativo Android como alternativa a Google Play Store, han sido filtrados en un foro de ciberdelincuentes. Según el portal especializado ZDNet, la información publicada, entre la que se encuentran correos electrónicos, nombres completos, fechas de nacimiento, direcciones IP, contraseñas cifradas y detalles del dispositivo, pertenece a usuarios que descargaron aplicaciones en Aptoide entre el 21 de julio de 2016 y el 28 de enero de 2018. Desde ZDNet califican los datos filtrados como «información personal identificable» y apuntan que todavía están disponibles para su descarga desde el foro en el que fueron filtrados. Asimismo, expresan que, aunque hasta el momento la filtración de datos afecta a 20 millones de usuarios, estos forman parte de un conjunto de información más amplio, de 39 millones de internautas. Afectados Aptoide, que cuenta con más de 150 millones de usuarios en todo el mundo, según afirma en su página web, ha reconocido la existencia de esta filtración de datos. Asimismo, asegura a través de una publicación en el blog de la compañía, que sus trabajadores están investigando los hechos y han decidido limitar temporalmente el acceso a la plataforma. «El equipo está trabajando con nuestros socios del centro de datos en un análisis forense de cómo se vio comprometida la base de datos Aptoide. Paralelamente, todo el acceso posible a nuestra infraestructura desde el exterior fue limitado, lo que puede causar algunos cambios en el servicio. No es posible registrarse, iniciar sesión, revisar o comentar hasta que tengamos una aclaración total de lo que sucedió», expresan desde Aptoide. Respecto a las potenciales víctimas de esta filtración, la tienda de aplicaciones asegura que, probablemente, solo ha puesto al descubierto los datos de los usuarios registrados: «Dado que no es necesario que cree una cuenta en Aptoide para usarla, el 97% de los usuarios de Aptoide nunca se han registrado. Si ese es su caso, no se ha visto afectado en absoluto. No hay información en las bases de datos para los usuarios que no se registraron».
17-04-2020 | abc.es
«Zoom no vende los datos de sus usuarios»
El Covid-19 y el confinamiento han hecho que el uso de herramientas de videoconferencia se dispare. Han sido utilizadas mucho más tiempo durante el mes de marzo que durante todo 2019. Esta nueva situación ha conseguido que empresas que podrían ser conocidas en el ámbito empresarial para las reuniones en remoto se utilicen ahora, ya no sólo para el uso profesional, sino para dar clase, reuniones familiares o simplemente, hablar con los amigos con una cerveza en la mano. En ese entorno, empresas como Zoom, GoTo Meeting, Hangouts, Jistsi o HouseParty estén no sólo en boca de todos, sino también en el punto de mira de ciberdelincuentes y ladrones de contraseñas, y como es lógico, cuantos más usuarios tenga cualquier sistema más posibilidades tendrá de que la seguridad falle en algún punto. Durante las últimas semanas Zoom, la popular herramienta californiana ha sido el protagonista, debido a agujeros de seguridad, robo de contraseñas y otros problemas de la misma índole. La directora de marketing de Zoom, Janine Pelosi, despeja en una entrevista para ABC las dudas sobre el uso de la herramienta. ¿Os sorprendió el repentino éxito de Zoom durante la pandemia? Cuando el Covid-19 comenzó a impactar la vida diaria de las personas en todo el mundo, sabíamos que estábamos en una posición única para ayudar y sentimos la responsabilidad de hacerlo. En febrero, nos comprometimos a hacer todo lo que estuviese a nuestro alcance para apoyar a las personas afectadas por esta crisis de salud pública, ofreciendo nuestra fiable tecnología, un acceso gratuito más largo y servicio al cliente ágil para ayudar a las personas a mantenerse conectadas durante estos tiempos difíciles. El uso se disparó de la noche a la mañana, superando con creces lo que esperábamos. Hemos estado trabajando las 24 horas del día para garantizar que las universidades, las escuelas y otras organizaciones de todo el mundo puedan mantenerse conectadas y operativas. ¿Crees que el teletrabajo prevalecerá después de la crisis? Dada la rapidez con que nuestra plataforma se adapta cada día para acoger mejor a todos estos nuevos usuarios, no queremos especular demasiado sobre lo que depara el futuro. Por ahora, estamos enfocados en ayudar a tantas personas y empresas como podamos a estar conectados, ya sean hospitales, escuelas, instituciones financieras, gobiernos o usuarios que buscan mantenerse en contacto con colegas, amigos y familiares. A medida que la plataforma ha crecido en número de nuevos usuarios, han surgido brechas en la seguridad y algunos problemas menores. ¿Por qué? Me gustaría referirme a un mensaje de Eric Yuan, el fundador y consejero delegado de la empresa, en el que decía que la plataforma fue construida principalmente para clientes empresariales, grandes instituciones con soporte de un departamento de tecnología completo. Y añadía: «Miles de empresas de todo el mundo han realizado exhaustivas revisiones de seguridad de nuestras medidas para usuarios, redes y centros de datos, y han seleccionado con confianza Zoom para una implementación completa». Por esta razón (apela a Yuan) no diseñamos el producto con la previsión de que, en cuestión de semanas, todas las personas en el mundo estarían trabajando, estudiando y socializando desde casa. Ahora tenemos un conjunto mucho más amplio de usuarios que están utilizando nuestro producto en una miríada de formas inesperadas, que nos presentan desafíos que no anticipamos cuando se concibió la plataforma. «Estos nuevos casos de uso, en su mayoría de consumidores, nos han ayudado a descubrir problemas imprevistos con nuestra plataforma. Los periodistas dedicados y los investigadores de seguridad también han ayudado a identificar problemas preexistentes. Apreciamos el escrutinio y las preguntas que hemos estado recibiendo sobre cómo funciona el servicio, sobre nuestra infraestructura y capacidad, y sobre nuestras políticas de privacidad y seguridad». ¿Los van a resolver? ¿Debería un usuario corporativo sentirse seguro mientras usa Zoom? ¿Es cierto que un tercero podría estar escuchando una reunión? Zoom se toma la privacidad, seguridad y confianza del usuario extremadamente en serio. Se desarrolló originalmente para uso empresarial y ha sido seleccionado con confianza para su uso completo en una gran cantidad de instituciones a nivel mundial, después de exhaustivas revisiones de seguridad de nuestras capas de usuarios, redes y centros de datos. La empresa ha descrito un plan de 90 días dedicando los recursos necesarios para identificar, abordar y solucionar problemas de manera proactiva. Incluye una parada del desarrollo de nuevas funciones, de manera efectiva e inmediata, y utilizamos todos los recursos de ingeniería para enfocarnos en los mayores problemas de confianza, seguridad y privacidad de la compañía. Realizamos una revisión exhaustiva con expertos externos y usuarios representativos para comprender y garantizar la seguridad de todos nuestros nuevos casos de uso para el consumidor. Preparamos un informe de transparencia que detalla información relacionada con solicitudes de datos, registros y contenido. Y mejoramos nuestro programa actual de recompensar a los usuarios al detectar errores. Con respecto a la última parte de su pregunta, la respuesta es no. Es importante que los lectores sepan aquí que todo el contenido de video, audio y chat se encripta todo el tiempo que transita el sistema. A menos que el anfitrión grabe una reunión, el contenido de video, audio y chat no se almacena. Zoom ha implementado salvaguardas para proteger la privacidad de nuestros usuarios, que incluye controles robustos y validados para evitar el acceso no autorizado a cualquier contenido que los usuarios compartan durante las reuniones, incluidos, entre otros, el contenido de video, audio y chat de esas reuniones. ¿Existe un miedo del uso inapropiado de datos personales? Zoom no vende los datos de sus usuarios. Nunca ha vendido datos de usuarios en el pasado y no tiene intención de venderlos en el futuro. No supervisa las reuniones de los usuarios ni sus contenidos. La herramienta cumple con todas las leyes, normas y regulaciones de privacidad aplicables en las jurisdicciones dentro de las cuales opera, incluidos el Reglamento General de Protección de Datos en Europa. ¿Por qué crees que las empresas privadas como Google han prohibido su uso entre los trabajadores? Una gran cantidad de instituciones globales que van desde las compañías de servicios financieros más grandes del mundo, hasta los principales proveedores de telecomunicaciones, agencias gubernamentales, universidades y otros, han realizado exhaustivas revisiones de seguridad de nuestras capas de usuarios, redes y centros de datos y han seleccionado con confianza Zoom para una implementación completa. Taiwan ha prohibido el uso de Zoom debido a problemas de seguridad con servidores y políticas chinas. ¿Existe también una preocupación relacionada con la guerra comercial entre Estados Unidos y China? Dimos respuesta a la investigación de Citizen Lab con respecto al problema de enrutamiento de datos a través de China, que la compañía corrigió de inmediato: los datos de usuarios fuera de China nunca serán enviados a través de China. La compañía también anunció recientemente que a partir del 18 de abril los clientes de pago podrán personalizar qué centro de datos quiere usar para su cuenta en las reuniones, y así poder elegir la región. Las políticas públicas de Zoom dejan claro que la empresa cumple con las solicitudes legales de los gobiernos, sólo si la solicitud sigue un proceso legal válido y hay una jurisdicción adecuada. Impide responder a las solicitudes cuando el proceso legal es inadecuado, por ejemplo, cuando las autoridades carecen de jurisdicción o cuando las solicitudes son demasiado amplias. El «zoombombing» -intrusión no deseada por un extraño- es un problema que todavía está sucediendo. ¿Alguna forma de abordar este problema? Nos ha molestado profundamente escuchar sobre este tipo de incidentes. Zoom condena enérgicamente este comportamiento y recientemente actualizó varias funciones para ayudar a nuestros usuarios a proteger más fácilmente sus reuniones. Hemos habilitado contraseñas de reuniones y salas de espera virtuales de forma predeterminada para los usuarios inscritos en nuestro programa K-12 (educación), así como para nuestros usuarios Free Basic y Single Pro. Para los usuarios inscritos en nuestro programa K-12, también hemos actualizado la configuración predeterminada de uso compartido de pantalla para garantizar que los maestros sean los únicos que puedan compartir contenido en clase. Para todos los usuarios, hemos hecho que la ID de la reunión sea menos visible para ayudar a evitar el intercambio involuntario, y hemos agregado un nuevo icono de seguridad a los controles de la reunión de Zoom para todos los organizadores, para ayudarlos a acceder rápidamente a las funciones de seguridad de la reunión, incluida la capacidad para eliminar participantes y bloquear reuniones, entre otras acciones.
16-04-2020 | abc.es
Así se ha reducido la movilidad en España con el confinamiento, según Apple
Desde que el pasado 15 de marzo el Gobierno de Pedro Sánchez declarase el Estado de alarma por la pandemia de coronavirus los movimientos en España se han reducido un 81,84% en el caso de los traslados en transporte privado y un 90% en lo que se refiere al uso de transporte público o a pie, según datos facilitados por Apple. El gigante tecnológico ha publicado una herramienta en la que ofrece los datos de movilidad de sus usuarios de forma agregada y anonimizada con el objetivo de ayudar a gobiernos y autoridades a atajar el impacto del coronavirus Covid-19¡. Los datos de movilidad proceden de la aplicación 'Mapas' de Apple y recogen los datos de tránsito de los usuarios de la empresa a pie, en transporte privado y en transporte público. «Estos datos de movilidad pueden ofrecer información útil a los gobiernos locales y a las autoridades sanitarias, y también pueden tomarse como base para nuevas políticas públicas, ya que muestran las variaciones en la cantidad de personas que conducen, caminan y usan el transporte público en sus comunidades», asegura la compañía. En el siguiente gráfico se muestran las variaciones de la movilidad en España, Italia y EE.UU. Tal y como se puede comprobar, en Italia las limitaciones comienzan una semana antes, para más tarde contar con una curva muy similar a la de España. De media, los habitantes del país alpino han restringido sus movimientos un 87,52%, mientras en España ha sido de un 87,48% de media. Por su parte, EE.UU., la reducción de la movilidad ha sido inferior debido a que no todos los estados han establecido medidas de confinamiento. Apple ha publicado los datos después de que la pasada semana lo hiciera Google, con unos resultado estadísticos muy similares. En el caso de España, se recogía una reducción de la presencia en tiendas, ocio y restauración del 94% con respecto a la media. Por su parte, Apple ha subrayado que «no asocia los datos de movilidad del usuario con ningún ID de Apple, ni conserva un registro de los lugares visitados». Los datos de movilidad ofrecidos se generan contando las solicitudes de indicaciones hechas a 'Mapas' y se muestran mediante variaciones en porcentaje, no en términos absolutos. «Los datos recogidos por 'Mapas', así como las palabras buscadas, las rutas de navegación y la información del tráfico, se asocian a identificadores aleatorios que se resetean de forma continua, así que Mapas no conserva un perfil de los movimientos y las búsquedas del usuario. Esto permite a 'Mapas' ofrecer una experiencia fantástica al tiempo que protege la privacidad del usuario», ha subrayado la tecnológica.
15-04-2020 | enter.co
Uno de los efectos de la cuarentena está en que los padres tienen que encontrar maneras de ocupar el tiempo de sus hijos. Las aplicaciones y juegos son una opción, pero el temor de algunos (especialmente aquellos que no conocen mucho de videojuegos móviles y apps) es qué tan seguras son para sus hijos. Pensando […]
15-04-2020 | abc.es
Así funciona el proyecto de aplicación de rastreo de coronavirus de Apple y Google
La pandemia ha visibilizado momentos extraordinarios pese a la dureza de las personas afectadas. Un momento terrible que, sin embargo, ha mostrado extraños compañeros de cama. Apple y Google, dos empresas competidoras, se han unido para desarrollar una tecnología de rastreo de contactos que ayude a controlar la propagación del coronavirus Covid-19 pero «manteniendo una gran privacidad». Pondrán la tecnología a disposición de las autoridades sanitarias. La tecnología ha demostrado en esta crisis sanitaria que juega un papel importante. Servicios digitales y aplicaciones de autoevaluación que se han erigido como una de las «vacunas» para prevenir y monitorizar contagios gracias al uso de un dispositivo electrónico que está presente en millones de bolsillos, el teléfono móvil. El objetivo que persiguen gobiernos y empresas privadas es lograr controlar a los posibles infectados. Las propuestas se han multiplicado pero ha despertado las dudas y recelos de los defensores de la privacidad. La boda de estas dos empresas no es baladí: ultiman un servicio digital para que organismos gubernamentales puedan utilizarlo para analizar nuevos contagios. Y ya dan plazos: mayo. Lanzarán una solución integral que incluye interfaces de programación de aplicaciones (APIs) y tecnología a nivel de sistema operativo para ayudar a permitir el seguimiento de contactos. Será el embrión de una aplicación global que desembarcará en todos los sistemas operativos propietarios, iOS y Android, que cubren el 90% del parque de «smartphones» en el mundo. Pedirá permiso al usuario. Un sistema de alertas por proximidad En un encuentro vía telefónica, ingenieros de Apple y Google explicaron que el proyecto ofrecerá una «gran privacidad». A diferencia de otras herramientas existentes para la lucha del Covid-19, que aprovechan el sistema de geolocalización de los terminales, la idea que les ha unido se basa en Bluetooth. Una tecnología inalámbrica de corto alcance que permitirá intercambiar datos e información cuando dos «smartphones» se encuentren cerca. Es decir, permitirá conectarse entre dispositivos y alertar a otros usuarios si han estado cerca de una persona con síntomas, aunque la clave está en el propio usuario: deberá comunicar y participar en la iniciativa para que sea efectiva. La idea es usar las señales que emiten desde otros móviles y procesarlas en forma de alertas por diferentes niveles de proximidad y peligrosidad. Un aspecto positivo es que seguirá funcionando incluso cuando el GPS no se pueda conectar, por lo que es más eficiente que otras aplicaciones de geolocalización. Para entenderlo: dos móviles que estén cerca intercambiarán un código de identificación, anónimo y aleatorio (que cambiará cada dos semanas, el tiempo de la cuarentena), por lo que ningún usuario podrá conocer el paradero del resto. En el listado de notificaciones un usuario podrá saber si ha estado en contacto con una persona. «No se usa la geolocalización», avanzan los expertos, quienes insisten en que no se conocerá la identificación de los usuarios. «La privacidad, la transparencia y el consentimiento son de suma importancia en esta iniciativa, y esperamos construir esta funcionalidad consultando a las partes interesadas. Publicaremos abiertamente información sobre nuestro trabajo para que otros la analicen», recalcan los expertos. La gran ventaja se encuentra en la participación de los usuarios. Que funcione, debe de ser una respuesta masiva. ¿Lo harán?
15-04-2020 | abc.es
Así funciona la herramienta de rastreo de coronavirus de Apple y Google
La pandemia ha visibilizado momentos extraordinarios pese a la dureza de las personas afectadas. Un momento terrible que, sin embargo, ha mostrado extraños compañeros de cama. Apple y Google, dos empresas competidoras, se han unido para desarrollar una tecnología de rastreo de contactos que ayude a controlar la propagación del coronavirus Covid-19 pero «manteniendo una gran privacidad». Pondrán la tecnología a disposición de las autoridades sanitarias. Se ha dado el pistoletazo de salida a una carrera mundial para desarrollar aplicaciones para teléfonos inteligentes para rastrear y contener la propagación del nuevo coronavirus. Hay muchas instituciones y gobiernos implicados, aunque en su mayoría lo hacen de manera independiente. Lo que se está intentando es encontrar una fórmula estándard. Todo viene de un hecho: la tecnología ha demostrado en esta crisis sanitaria que juega un papel importante. Servicios digitales y aplicaciones de autoevaluación que se han erigido como una de las «vacunas» para prevenir y monitorizar contagios gracias al uso de un dispositivo electrónico que está presente en millones de bolsillos, el teléfono móvil. El objetivo que persiguen gobiernos y empresas privadas es lograr controlar a los posibles infectados. Las propuestas se han multiplicado pero ha despertado las dudas y recelos de los defensores de la privacidad. La boda de estas dos empresas no es baladí: ultiman un servicio digital para que organismos gubernamentales puedan utilizarlo para analizar nuevos contagios. Y ya dan plazos: mayo. Lanzarán una solución integral que incluye interfaces de programación de aplicaciones (APIs) y tecnología a nivel de sistema operativo para ayudar a permitir el seguimiento de contactos. Será el embrión de una aplicación global que desembarcará en todos los sistemas operativos propietarios, iOS y Android, que cubren el 90% del parque de «smartphones» en el mundo. Pedirá permiso al usuario. Las personas que contraen el coronavirus aún necesitarían descargar una aplicación para recibir las alertas, pero incluso aquellos que no la tengan podrían recibirlas. Un sistema de alertas por proximidad En un encuentro vía telefónica, ingenieros de Apple y Google explicaron que el proyecto ofrecerá una «gran privacidad». A diferencia de otras herramientas existentes para la lucha del Covid-19, que aprovechan el sistema de geolocalización de los terminales, la idea que les ha unido se basa en Bluetooth Low Energy. Una tecnología inalámbrica de corto alcance que permitirá intercambiar datos e información cuando dos «smartphones» se encuentren cerca. Es decir, permitirá conectarse entre dispositivos y alertar a otros usuarios si han estado cerca de una persona con síntomas, aunque la clave está en el propio usuario: deberá comunicar y participar en la iniciativa para que sea efectiva. La idea es usar las señales que emiten desde otros móviles y procesarlas en forma de alertas por diferentes niveles de proximidad y peligrosidad. Un aspecto positivo es que seguirá funcionando incluso cuando el GPS no se pueda conectar, por lo que es más eficiente que otras aplicaciones de geolocalización. Los datos de ubicación se pueden usar para controlar si las personas, sea de manera individual o en conjunto, respetan las órdenes de permanecer dentro de sus hogares. Pero, también, se puede usar para el rastreo de contactos: determinar si las personas han estado en contacto con otras personas que tienen el coronavirus para que puedan hacerse la prueba o ponerse en cuarentena. Un código anónimo y aleatorio Para entenderlo: dos móviles que estén cerca intercambiarán un código de identificación, anónimo y aleatorio (que cambiará cada dos semanas, el tiempo de la cuarentena), por lo que ningún usuario podrá conocer el paradero del resto. En el listado de notificaciones un usuario podrá saber si ha estado en contacto con una persona. Aunque tiene una contrapartida: esta idea basada en Bluetooth está lejos de ser perfecta porque los teléfonos pueden iniciar sesión en otro incluso cuando están a pocos metros de distancia o en lados separados de la pared del vecino que, es probable, nunca se crucen en la escalera. Usando Bluetooth, los dispositivos pueden registrar otros en los que han estado cerca. Y si alguien se infecta, existiría una lista lista de sus encuentros anteriores. Los móviles de la lista recibirían notificaciones «push» que los animarían a hacerse un test o a aislarse por su cuenta. Y a diferencia de otras propuestas, no estaría tirando del GPS. «No se usa la geolocalización», avanzan los expertos, quienes insisten en que no se conocerá la identificación de los usuarios. «La privacidad, la transparencia y el consentimiento son de suma importancia en esta iniciativa, y esperamos construir esta funcionalidad consultando a las partes interesadas. Publicaremos abiertamente información sobre nuestro trabajo para que otros la analicen», recalcan los expertos. La gran ventaja se encuentra en la participación de los usuarios. Que funcione, debe de ser una respuesta masiva. ¿Lo harán?
24