Noticias de "google"

04-03-2016 | 20minutos.es
La ONU se pone del lado de Apple en el litigio sobre desbloqueo de un iPhone

EFE

  • Apple le negó al FBI el desbloqueo del teléfono móvil de uno de los terroristas de la masacre de San Bernardino, que tuvo lugar el 2 de diciembre.
  • Un juez ya dijo que EEUU no podía obligar a Apple a desbloquearlo.

La ONU se ha posicionado junto a Apple frente a una orden judicial para que colabore en una investigación del FBI y desbloquee un teléfono iPhone, por considerar que esto puede perjudicar los derechos humanos de millones de personas.

"Hay muchas formas de investigar si los responsables (de un tiroteo ocurrido en diciembre en Estados Unidos) tenían cómplices, en vez de forzar a Apple a crear programas informáticos para minar los elementos de seguridad de sus propios teléfonos", dijo el responsable de derechos humanos de la ONU, Zeid Ra'ad Al Husein.

"Con el fin de resolver un tema de seguridad relativo a la encriptación en un caso, las autoridades corren el riesgo de abrir una caja de Pandora con implicaciones muy perjudiciales para los derechos humanos de millones de personas, incluyendo su seguridad física y financiera", opinó Zeid.

En opinión de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, el litigio que enfrenta a Apple con el FBI no sólo debe verse como un caso específico a un país, ya que sus resultados "tendrán enormes ramificaciones para la seguridad de los individuos en el futuro".

Un tribunal federal de California (EEUU) ha ordenado a Apple desencriptar un iPhone utilizado por uno de los autores de un tiroteo en la ciudad californiana de San Bernardino, en el que murieron 14 personas.

Se trata de un caso que la autoridades estadounidenses investigan como terrorismo. "Las herramientas de encriptación son ampliamente utilizadas en todo el mundo, incluso por los defensores de derechos humanos, la sociedad civil, periodistas, informantes y disidentes políticos que afrontan persecución y acoso" para mantener su anonimato, explicó Zeid.

"No es una fantasía ni una exageración decir que, sin herramientas de encriptación, podría haber vidas en peligro", agregó.

Tras enfatizar que el FBI merece un apoyo total en sus investigaciones de ese "crimen abominable" y que "ningún cómplice o encubridor debería escapar de la ley", Zeid exhortó a todas las partes implicadas a "considerar no sólo los méritos del caso en sí mismo, sino también su impacto potencialmente más amplio".

Anticipó que si Apple pierde este caso ante los tribunales "sentará un precedente que podría hacer imposible para Apple o cualquier otra gran compañía informática internacional proteger la privacidad de sus clientes".

"Sería un regalo para regímenes autoritarios, así como para delincuentes informáticos", opinó el máximo responsable de la ONU en materia de derechos humanos.

Recordó que ya existen iniciativas concertadas por autoridades en otros países "para forzar a empresas informáticas y de comunicaciones tales como Google y Blackberry a exponer a sus clientes a la vigilancia en masa".

04-03-2016 | abc.es
La ONU cree que el FBI podría abrir la «Caja de Pandora» al intentar descifrar el iPhone
El debate está en la encriptación. La ONU se ha posicionado a favor de Apple en el caso que le enfrenta a las autoridades norteamericanas en una investigación relacionada con los autores de la matanza de San Bernardino (California), en la que murieron 14 personas. La organización internacional considera que obligar a la compañía americana a someterse a la orden judicial para ayudar al FBI a acceder al contenido de un iPhone podría abrir la «Caja de Pandora». Las consecuencias serían muy negativas. «Con el fin de resolver un problema de seguridad relacionado con el cifrado de datos en un caso particular, las autoridades pueden abrir la caja de Pandora, las consecuencias podrían ser extremadamente perjudiciales para los derechos de millones de personas, incluyendo su seguridad física y financiera», explica el Alto Comisionado de Naciones Unidas, Zeid Ra'ad Al Hussein, en un comunicado recogido por AFP. «Esta postura podría ser un regalo a los regímenes autoritarios y los hackers», considera. El Alto Comisionado de Naciones Unidas asegura que el FBI «merece todo el apoyo en su investigación sobre la matanza de San Bernardino «pero hay otras muchas formas de investigar y averiguar si los asesinos tenían cómplices» que forzar a Apple a crear un software «para debilitar los protocolos de seguridad de sus propios teléfonos». «Las herramientas de cifrado son ampliamente utilizadas en todo mundo, incluso por los defensores de los Derechos Humanos, la sociedad civil, periodistas y los disidentes políticos que se arriesgan a la persecución y ser acosados», advierte. Pese a las peticiones por parte de los investigadores, Apple se resiste a proporcionar un software modificado y específico que permita al FBI acceder a los datos de sus clientes. La postura de la firma norteamericana, erigido como paladín de la privacidad, se inclina en oponerse frontalmente a la solicitud de la justicia. Firmas tecnológicas como Google, Amazon, Faceboook o Twitter han salido en tromba para defender al fabricante del iPhone al considerar que las autoridades están pidiendo una «puerta trasera» para la vigilancia masiva de ciudadanos. Este caso ha creado una gran división entre los que creen que los usuarios de dispositivos electrónicos tales como un teléfono móvil inteligente deben mantener su información de una manera privada mediante un sistema de bloqueo y aquellos que consideran que las investigaciones de la policía deben prevalecer en la defensa de la seguridad nacional.
04-03-2016 | abc.es
¿El futuro según Google? Harás compras con la voz
No hay nada más cómodo (y a la vez más peligroso) que pagar sin necesidad de abrir la cartera o de coger el smartphone. Esto es precisamente lo que propone Google Hands Free. Ahora ha llegado el momento de ponerlo en marcha. El gigante de internet ha anunciado esta semana que está experimentando con un sistema que permitiría utilizar los monederos digitales sin necesidad siquiera de sacar la tarjeta o dinero en efectivo. Lo único que tendrá que hacerse para pagar con Hands Free será decir al cajero que el pagó se hará con Google. «Hands Free» (manos libres), como su nombre indica, tiene por objetivo permitir a la gente realizar compras sin necesidad de sacar un teléfono o una cartera. Los clientes deben hacerse un perfil (con foto) a través de una aplicación gratuita, disponible tanto para iOS y Android. El cliente solo tendrá que decir que va a pagar con Google al cajero de un establecimiento que admita los soportes de «Hands Free», según publica Macrumors. Cuando esté listo para la compra, los clientes pueden decir «voy a pagar con Google», y el cajero confirmará el pago usando las iniciales de la persona y la foto asociada con la aplicación gratuita. Este sistema de manos libres para pagar con el móvil ha estado disponible en teléfonos inteligentes iOS y Android en un pequeño número de restaurantes de la zona de Silicon Valley, incluido McDonald's. Google está utilizando una identificación visual a través de una cámara en la tienda para confirmar la identidad basada en la imagen de perfil de «Hands Free». Como sucede con «Android Pay», «Hands Free» no transmite los detalles de las tarjetas a los comerciantes. Google ha asegurado que los pagos son totalmente de confianza, que las tiendas nunca van a conocer los datos de las tarjetas de crédito. La compañía ha insistido en que los clientes recibirán una notificación instantánea en el momento en el que se realice un pago, y que se analizará de forma automática la actividad de la cuenta para detectar movimientos sospechosos.
04-03-2016 | abc.es
Las «trampas» de las «keywords» en los anuncios continuarán en Google (pero con responsabilidad)
La publicidad online de pago por clic (PPC, por sus siglas en inglés) ha tenido, hasta ahora, sus trucos en los que apoyarse. Estar mejor posicionado en buscadores como Google no es moco de pavo. Los ciudadanos hacen sus propias comparativas de productos en internet. Se ha convertido en una tarea diaria. Casi ninguna empresa se cuestiona hoy en día tener o no presencia en las redes, puesto que se se han convertido en la principal vía para llegar a sus potenciales clientes. Y, en esa guerra por ganar visibilidad, la rivalidad ha tenido una batalla invisible: las palabras clave. Estas denominadas «keywords» son uno de los pilares con los que se construyen las páginas web. Los motores de búsqueda como Google o Bing disponen de algoritmos informáticos que leen el código fuente y la programación utilizada para organizar las consultas. Son números y letras. Bien aprovechados, expertos en posicionamiento web logran que una url se sitúe por encima del resto y, por tanto, tenga más posibilidades de ganar audiencia. Y ya se sabe, más audiencia, más dinero. Pero esas palabras clave, a su vez, forman parte de otro procedimiento, las inserciones publicitarias. Tras cumplimentar un pago a la empresa gestora se añadirá consecuentemente un anuncio en la parte dedicada a este negocio, normalmente en la parte superior. Ahí, en lo relativo a enlaces patrocinados, Google Adwords es el rey. «Los clientes verán tu anuncio justo en el momento en que busquen en Google los productos o servicios que ofreces. Y solo se te cobrará cuando alguien haga clic en tu anuncio para visitar tu sitio web o cuando alguien te llame», defiende la compañía norteamericana. Por tanto, un usuario cuando introduzca los términos a buscar la publicidad recibida se ajustará a esos parámetros. Y, de nuevo, entra la guerra por lograr la atención del público. «Es una pelea. Dentro de las estrategias de posicionamiento web hay muchas para intentar mejorar el posicionamiento. Otra cosa es que utilicen palabras registradas, pero no los conceptos globales. Una marca lo puede utilizar mejor para estar mejor posicionado», explica Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas, quien recuerda que «la publicidad tiene que tener un código deontológico, que está bastante riguroso» aunque pide que la publicidad sea «transparente» y no lleve a «ningún tipo de engaño». Hay un caso en particular puede sentar un precedente y obligar que empresas como Google modifiquen en el futuro ligeramente su herramienta publicitaria introduciendo nuevos matices. El Tribunal Supremo ha emitido esta semana una sentencia en la que permite que una empresa pueda comprar como palabras clave para su anuncio términos que se corresponden a la marca de una competidora, siempre que esta misma publicidad aclare que los productos anunciados no se corresponden a la marca ajena. Con esta medida, la sentencia se refiere a la utilización de marcas como palabras clave en sistemas de búsqueda en internet fijando así los requisitos para su uso en la publicidad de Google y otros buscadores similares. La Sala de lo Civil del alto tribunal ha dictaminado que pueden comprarse como palabra clave en un anuncio de un buscador de internet términos de una marca rival, de modo que los usuarios que consulten en el buscador vea en primer lugar el anuncio pagado, «siempre que su uso no engañe sobre la identidad de la empresa». Lo que sentencia exige es que esa publicidad sea clara para el usuario normal de internet y no confunda sobre el origen de los productos y servicios anunciados, de tal forma que no queden dudas sobre el hecho de que no proceden de la marca o empresa competidora cuyos términos han sido usados en el anuncio. De no ser así, el anuncio deberá explicar bajo qué términos se venden determinados productos de una determinada marca a través de una página web distinta a la oficial, para evitar el riesgo de confusión. Una práctica, esta, muy habitual en el sector para intentar captar audiencia. «Se hace, se ha hecho durante muchos años, pero la propia plataforma te protege de eso, porque el precio de una palabra de tu propia marca es bajo. Si tu usas la palabra de la competencia el precio es más elevado porque no es relevante para la búsqueda», asegura a este diario David Fernández, técnico de la firma barcelonesa de marketing online ClickOnline360. La sentencia aborda el problema planteado por Maherlo Ibérica, empresa sevillana dedicada a la venta de zapatos con alza y que tiene registradas dos marcas comunitarias cuya grafía corresponde a los términos «masaltos» y «masaltos.com». Y ahí es donde se abre el conflicto. Esta firma demandó a su competidora Charlet al considerar que había seleccionado como palabras clave los signos «masaltos» y «masaltos.com» en los anuncios de Google Adwords, lo que, una vez comprados, obtuviera mayor relevencia una vez introducidos los términos por parte de los usuarios. «Desde mi punto de vista es injusto porque hay precedentes. El Supremo está creando que, en lugar de crear una jurisprudencia clara, haya una inseguridad», considera Antonio Fagundo, abogado de Conteros Asociados y director jurídico, en declaraciones a ABC. La sentencia anticipa la revisión de casos similares para dictaminar si se vulneran los derechos de las marcas registradas. «Viene a decir que es un número muy pequeño (la empresa rival recibía unos ochenta clics con la misma combinación de palabras) que no genera confusión entre los consumidores», insiste. Previamente, la Audiencia Provincial de Alicante, al igual que la sentencia de primera instancia, rechazó la demanda y concluyó que la contratación por la demandada -Charlet- de los signos idénticos a los elementos de las marcas indicadas de la demandante -Maherlo Ibérica- como «keywords» no vulnera las funciones de la marca (publicidad, inversión e indicación del origen). Ahora, el Supremo ha desestimado el recurso presentado por la empresa demandante y concluye que el derecho de exclusiva de la marca no es absoluto y que tal uso únicamente será considerado infracción de marca cuando identifique un determinado producto. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea se expresó en casos similares, como Louis Vuitton-Google, eBay-L'Oreal o Budvar-Budweiser, en una sentencia que según la cual el propietario de una marca puede prohibir a un tercero usarla como palabra clave para realizar sus propias campañas publicitarias. El 25% de los internautas españoles usa «adblockers» o bloqueadores de publicidad En España se calcula que unos 5.6 millones de usuarios de internet utiliza «adblockers» o bloqueadores de publicidad, lo que representa un 26% de los internautas. El 68% asegura que si pudiera bloquearía la publicidad (un 57% entre los no usuarios de adblockers), pero sólo un 13% pagaría por ello. Son las conclusiones de «Primer Estudio sobre uso de Adblockers en España», elaborado por IAB Spain, asociación de publicidad, marketing y comunicación digital en España. Los expertos aseguran que el uso de este tipo de software ha pasado de ser un comportamiento aislado «a un hábito de consumo cada vez más masivo». Aproximadamente, la mitad de los entrevistados reconoce que les molesta la publicidad, pero en un porcentaje parecido a lo que les molesta también la publicidad de TV. La gran mayoría, el 84%, declara que no toda la publicidad le molesta del mismo modo. Los formatos más molestos son los «pop up» y se añade los vídeos o audios con auto reproducción. El móvil es el dispositivo dónde se percibe más molesta la publicidad (75% entre los que lo utilizan para conectarse), seguido del portátil (35%). A pesar de que un 68% reconoce que la publicidad contribuye a tener contenidos gratuitos, los internautas no son conscientes de las pérdidas que genera el bloqueo de publicidad, un 36% de la muestra considera que no genera ninguna pérdida. El usuario de «adblockers» es en mayor proporción hombre, y joven (16-34 años), lo que implica que hay mayor presencia de solteros sin hijos, estudiantes y con estudios superiores. Son más intensivos en el uso de Internet, en conectarse con su móvil (88%) y en pagar por contenidos (37%). La primera fuente de concomimiento es el boca-oreja (36%) o las propias extensiones de los navegadores (25%). El 50% declara bloquear todas las páginas, principalmente las páginas de entretenimiento, redes sociales, prensa oblogs y juegos online.
04-03-2016 | abc.es
«Hands Free»: el sistema de pago por reconocimiento facial que va a poner en marcha Google
No hay nada más cómodo (y a la vez más peligroso) que pagar sin necesidad de abrir la cartera o de coger el smartphone. Esto es precisamente lo que propone Google Hands Free. Ahora ha llegado el momento de ponerlo en marcha. El gigante de internet ha anunciado esta semana que está experimentando con un sistema que permitiría utilizar los monederos digitales sin necesidad siquiera de sacar la tarjeta o dinero en efectivo. Lo único que tendrá que hacerse para pagar con Hands Free será decir al cajero que el pagó se hará con Google. «Hands Free» (manos libres), como su nombre indica, tiene por objetivo permitir a la gente realizar compras sin necesidad de sacar un teléfono o una cartera. Los clientes deben hacerse un perfil (con foto) a través de una aplicación gratuita, disponible tanto para iOS y Android. El cliente solo tendrá que decir que va a pagar con Google al cajero de un establecimiento que admita los soportes de «Hands Free», según publica Macrumors. Cuando esté listo para la compra, los clientes pueden decir «voy a pagar con Google», y el cajero confirmará el pago usando las iniciales de la persona y la foto asociada con la aplicación gratuita. Este sistema de manos libres para pagar con el móvil ha estado disponible en teléfonos inteligentes iOS y Android en un pequeño número de restaurantes de la zona de Silicon Valley, incluido McDonald's. Google está utilizando una identificación visual a través de una cámara en la tienda para confirmar la identidad basada en la imagen de perfil de «Hands Free». Como sucede con «Android Pay», «Hands Free» no transmite los detalles de las tarjetas a los comerciantes. Google ha asegurado que los pagos son totalmente de confianza, que las tiendas nunca van a conocer los datos de las tarjetas de crédito. La compañía ha insistido en que los clientes recibirán una notificación instantánea en el momento en el que se realice un pago, y que se analizará de forma automática la actividad de la cuenta para detectar movimientos sospechosos.
03-03-2016 | abc.es
«Hands Free», el sistema de pago por reconocimiento facial que va a poner en marcha Google
No hay nada más cómodo (y a la vez más peligroso) que pagar sin necesidad de abrir la cartera o de coger el smartphone. Esto es precisamente lo que propone Google Hands Free, según publicaba hace ya un año ABC Sevilla. Ahora ha llegado el momento de ponerlo en marcha. La gigante de internet ha anunciado esta semana que está experimentando con un sistema que permitiría utilizar los monederos digitales sin necesidad siquiera de sacar la tarjeta o dinero en efectivo. Lo único que tendrá que hacerse para pagar con Hands Free será decir al cajero que el pagó se hará con Google. «Hands Free» (manos libres), como su nombre indica, tiene por objetivo permitir a la gente realizar compras sin necesidad de sacar un teléfono o una cartera. Los clientes deben hacerse un perfil (con foto) a través de una aplicación gratuita, disponible tanto para iOS y Android. El cliente solo tendrá que decir que va a pagar con Google al cajero de un establecimiento que admita los soportes de «Hands Free», según publica Macrumors. Cuando esté listo para la compra, los clientes pueden decir «voy a pagar con Google», y el cajero confirmará el pago usando las iniciales de la persona y la foto asociada con la aplicación gratuita. Este sistema de manos libres para pagar con el móvil ha estado disponible en teléfonos inteligentes iOS y Android en un pequeño número de restaurantes de la zona de Silicon Valley, incluido McDonald's. Google está utilizando una identificación visual a través de una cámara en la tienda para confirmar la identidad basada en la imagen de perfil de «Hands Free». Como sucede con «Android Pay», «Hands Free» no transmite los detalles de las tarjetas a los comerciantes. Google ha asegurado que los pagos son totalmente de confianza, que las tiendas nunca van a conocer los datos de las tarjetas de crédito. La compañía ha insistido en que los clientes recibirán una notificación instantánea en el momento en el que se realice un pago, y que se analizará de forma automática la actividad de la cuenta para detectar movimientos sospechosos.
03-03-2016 | 20minutos.es
Idiota en francés se dice 'Justin Bibert', según el traductor de Google

20MINUTOS

  • Al pedirle al traductor de Google el término 'idiota' en español, al francés, el resultado que ofrece es 'Justin Biebert'.
  • El parecido del resultado con el nombre del artista Justin Bieber ha hecho sospechar de que se trata de una moza sobre el cantante canadiense.
  • ¿Qué ocurre si sigues al pie de la letra una traducción de Google para hacer una receta?

El escándalo entre los fieles seguidores de Justin Bieber está servido.

La popular aplicación de traducción de Google ha vuelto a provocar la sonrisa de unos y la ira de otros.

Después de la 'Feria del clítoris', que era como el traductor interpretaba del gallego 'Feira do grelo', y que llegó hasta los carteles publicitarios de la propia feria, ahora las redes se han hecho eco del resultado que ofrece para traducir del castellano 'idiota' al francés.

El resultado de la traducción, 'Justin Biebert', tiene un sospechoso parecido con el nombre del ídolo de masas.

En realidad, las palabras para traducir 'idiota' al francés serían 'idiot', 'batard', 'con' o 'bête', muy lejos de la traducción de Google.

Por el momento el "error" no ha sido corregido.

03-03-2016 | elpais.com
Un coche de Google provoca su primer accidente
El creador del vehículo autónomo considera "positivo" el choque contra el autobús
03-03-2016 | 20minutos.es
20minutos.es incorpora la tecnología de Páginas Móviles Aceleradas (AMP) de Google

20MINUTOS

  • En estrecha colaboración con el gigante tecnológico, 20minutos se convierte en uno de los primeros medios en España en utilizar esta tecnología.
  • El objetivo es mejorar la experiencia de usuario y la velocidad de acceso, cuando se accede a la información realizando búsquedas desde el móvil.
  • 20minutos.es confirma su apuesta por la innovación tecnológica, después de haber lanzado su aplicación para Android basada en el ?Material Design? de Google.

20minutos, uno de los medios que más apuesta por la presencia online en todos los dispositivos, ha incorporado en su versión digital la tecnología de Páginas Móviles Aceleradas (AMP), para que los contenidos de la web se carguen en los móviles de los usuarios de la forma más rápida posible, cuando estos acceden a los mismos desde el buscador. Esta mejora en usabilidad ha sido desarrollada en colaboración directa con Google, promotor de esta revolucionaria funcionalidad.

La incorporación de esta tecnología se enmarca dentro de la estrategia mobile que está desarrollando 20minutos desde el año pasado. Después de rediseñar su web mobile para convertirla en el diario online con la oferta más completa en contenidos- con su óptima integración con los principales formatos publicitarios-, estrenó su nueva aplicación para Android basada en el 'Material Design' de Google para ofrecer una navegación más ágil y nuevos elementos de configuración para optimizar la interacción del usuario con los contenidos.

AMP, la revolución para la carga rápida en móviles

La tecnología AMP es un proyecto de código abierto promovido por Google y basado en el formato HTML, que permite a los sitios web construir versiones de páginas más ligeras, consiguiendo que se carguen casi de forma inmediata en el teléfono móvil. El objetivo es mejorar la experiencia de lectura para usuarios móviles con páginas ofrecidas rápidamente, con textos que no se mueven al cargarse las imágenes, permitiendo al lector desplazarse suavemente en el entorno de navegación.

El funcionamiento de la tecnología AMP, basada en la rapidez, consiste en almacenar los contenidos en la caché a través de la nube. De esta manera, el buscador de Google no necesita buscarlo en la web de un editor cada vez que requiera disponer de un artículo. Gracias a ello, el servicio entrega los contenidos casi de forma instantánea en los terminales de los usuarios, ya sean móviles, tablets, smart TV's o smartwatches.

03-03-2016 | abc.es
Las «trampas» de las «keywords» en los anuncios continuarán en Google (pero con responsabilidad)
La publicidad online de pago por clic (PPC, por sus siglas en inglés) ha tenido, hasta ahora, sus trucos en los que apoyarse. Estar mejor posicionado en buscadores como Google no es moco de pavo. Los ciudadanos hacen sus propias comparativas de productos en internet. Se ha convertido en una tarea diaria. Casi ninguna empresa se cuestiona hoy en día tener o no presencia en las redes, puesto que se se han convertido en la principal vía para llegar a sus potenciales clientes. Y, en esa guerra por ganar visibilidad, la rivalidad ha tenido una batalla invisible: las palabras clave. Estas denominadas «keywords» son uno de los pilares con los que se construyen las páginas web. Los motores de búsqueda como Google o Bing disponen de algoritmos informáticos que leen el código fuente y la programación utilizada para organizar las consultas. Son números y letras. Bien aprovechados, expertos en posicionamiento web logran que una url se sitúe por encima del resto y, por tanto, tenga más posibilidades de ganar audiencia. Y ya se sabe, más audiencia, más dinero. Pero esas palabras clave, a su vez, forman parte de otro procedimiento, las inserciones publicitarias. Tras cumplimentar un pago a la empresa gestora se añadirá consecuentemente un anuncio en la parte dedicada a este negocio, normalmente en la parte superior. Ahí, en lo relativo a enlaces patrocinados, Google Adwords es el rey. «Los clientes verán tu anuncio justo en el momento en que busquen en Google los productos o servicios que ofreces. Y solo se te cobrará cuando alguien haga clic en tu anuncio para visitar tu sitio web o cuando alguien te llame», defiende la compañía norteamericana. Por tanto, un usuario cuando introduzca los términos a buscar la publicidad recibida se ajustará a esos parámetros. Y, de nuevo, entra la guerra por lograr la atención del público. «Es una pelea. Dentro de las estrategias de posicionamiento web hay muchas para intentar mejorar el posicionamiento. Otra cosa es que utilicen palabras registradas, pero no los conceptos globales. Una marca lo puede utilizar mejor para estar mejor posicionado», explica Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas, quien recuerda que «la publicidad tiene que tener un código deontológico, que está bastante riguroso» aunque pide que la publicidad sea «transparente» y no lleve a «ningún tipo de engaño». Hay un caso en particular puede sentar un precedente y obligar que empresas como Google modifiquen en el futuro ligeramente su herramienta publicitaria introduciendo nuevos matices. El Tribunal Supremo ha emitido esta semana una sentencia en la que permite que una empresa pueda comprar como palabras clave para su anuncio términos que se corresponden a la marca de una competidora, siempre que esta misma publicidad aclare que los productos anunciados no se corresponden a la marca ajena. Con esta medida, la sentencia se refiere a la utilización de marcas como palabras clave en sistemas de búsqueda en internet fijando así los requisitos para su uso en la publicidad de Google y otros buscadores similares. La Sala de lo Civil del alto tribunal ha dictaminado que pueden comprarse como palabra clave en un anuncio de un buscador de internet términos de una marca rival, de modo que los usuarios que consulten en el buscador vea en primer lugar el anuncio pagado, «siempre que su uso no engañe sobre la identidad de la empresa». Lo que sentencia exige es que esa publicidad sea clara para el usuario normal de internet y no confunda sobre el origen de los productos y servicios anunciados, de tal forma que no queden dudas sobre el hecho de que no proceden de la marca o empresa competidora cuyos términos han sido usados en el anuncio. De no ser así, el anuncio deberá explicar bajo qué términos se venden determinados productos de una determinada marca a través de una página web distinta a la oficial, para evitar el riesgo de confusión. Una práctica, esta, muy habitual en el sector para intentar captar audiencia. «Se hace, se ha hecho durante muchos años, pero la propia plataforma te protege de eso, porque el precio de una palabra de tu propia marca es bajo. Si tu usas la palabra de la competencia el precio es más elevado porque no es relevante para la búsqueda», asegura a este diario David Fernández, técnico de la firma barcelonesa de marketing online ClickOnline360. La sentencia aborda el problema planteado por Maherlo Ibérica, empresa sevillana dedicada a la venta de zapatos con alza y que tiene registradas dos marcas comunitarias cuya grafía corresponde a los términos «masaltos» y «masaltos.com». Y ahí es donde se abre el conflicto. Esta firma demandó a su competidora Charlet al considerar que había seleccionado como palabras clave los signos «masaltos» y «masaltos.com» en los anuncios de Google Adwords, lo que, una vez comprados, obtuviera mayor relevencia una vez introducidos los términos por parte de los usuarios. «Desde mi punto de vista es injusto porque hay precedentes. El Supremo está creando que, en lugar de crear una jurisprudencia clara, haya una inseguridad», considera Antonio Fagundo, abogado de Conteros Asociados y director jurídico, en declaraciones a ABC. La sentencia anticipa la revisión de casos similares para dictaminar si se vulneran los derechos de las marcas registradas. «Viene a decir que es un número muy pequeño (la empresa rival recibía unos ochenta clics con la misma combinación de palabras) que no genera confusión entre los consumidores», insiste. Previamente, la Audiencia Provincial de Alicante, al igual que la sentencia de primera instancia, rechazó la demanda y concluyó que la contratación por la demandada -Charlet- de los signos idénticos a los elementos de las marcas indicadas de la demandante -Maherlo Ibérica- como «keywords» no vulnera las funciones de la marca (publicidad, inversión e indicación del origen). Ahora, el Supremo ha desestimado el recurso presentado por la empresa demandante y concluye que el derecho de exclusiva de la marca no es absoluto y que tal uso únicamente será considerado infracción de marca cuando identifique un determinado producto. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea se expresó en casos similares, como Louis Vuitton-Google, eBay-L'Oreal o Budvar-Budweiser, en una sentencia que según la cual el propietario de una marca puede prohibir a un tercero usarla como palabra clave para realizar sus propias campañas publicitarias.
253