Noticias de "google"

21-03-2016 | abc.es
Twitter cumple 10 años arrastrado por un mar de problemas
De aquella herramienta que se podían enviar 140 caracteres queda, a día de hoy, más bien poco. Su fórmula de micromensajes se mantiene a día de hoy. Pero desde entonces muchas cosas han cambiado. Twitter, a quien se le valora haber inaugurado una nueva forma de consumir contenidos, sigue siendo un extraño animal dentro de la fauna tecnológica, que lucha con denuedo aumentar su audiencia y los ingresos. Y de aquel boceto dibujado en una hoja de papel en donde se soñaba con el éxito han pasado ya diez años. Pionera en su causa, es el lugar donde confluye la información en tiempo real. Pero sus decisiones empresariales, muchas poco afortunadas, han propiciado que acumule numerosas miserias y que los triunfales cohetes se intercambien en dudas e incertidumbres. La red social se ha convertido en una herramienta indispensable para periodistas, activistas, celebridades y demás sujetos, pero aún no ha conseguido extenderse más allá de los reinos singulares de la «tuitocracia». Escaso crecimiento de usuarios Llega a este lunes a un aniversario un tanto agridulce. Con 320 millones de usuarios únicos en todo el mundo y 11 millones registrados solo en España, la red del pajarito azul sigue volando por libre a la espera, quizá, de ser la merienda de un ave rapaz. Lo intentó Facebook. Se rumoreó que Google le llegó a extender un cheque con varios ceros. Pero la plataforma, cuya valoración llegó incluso a establecerse en 10.000 millones de dólares, corre el riesgo de acabar el cajón de los olvidos. No ayuda a alcanzar su objetivo las cifras de usuarios obtenidas en el último trimestre, en donde queda patente que su crecimiento es plano. Para entendernos, en Twitter, ahora, estamos los que somos y somos los que estamos. «Un logro ha sido conseguir en diez años que la mayoría de gente siga. Es muy difícil luchar contra Facebook, pero bueno, está ahí y poco a poco tiene que ir buscando su sitio, al menos desde el punto de vista empresarial», considera Iván Rodríguez, director de operaciones de la firma de análisis Pirendo. La compañía americana se enfrenta a numerosos retos y a una profunda crisis de identidad. «El problema de Twitter es que los empleados de Twitter no son tuiteros», lamenta este experto. «Se han tomado decisiones que no han sido las más acertadas». Falta de un rumbo fijo De su actual consejero delegado, Jack Dorsey, se le achaca el rol de «padre» de la criatura. Pero tuvo otros familiares. Biz Stone, Evan Williams y Noah Glass parieron la idea, pero se salieron del camino cuando la locomotora cogía velocidad. Y el rumbo sigue sin estar claro. «El gran problema de Twitter es que solo piensan en ganar dinero y se ha dado de lado al usuario. En Twitter faltan más evangelistas», insiste Rodríguez, convencido que la empresa no tiene un modelo de negocio definido desde el principio: «Más que crisis de identidad, lo que le pasa a Twitter es que no sabe quién es». Defiende otra idea otro experto en estas lides. José Luis Orihuela, profesor en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra y autor de «Mundo Twitter», deja caer que la firma norteamericana ha perdido capacidad de reinventarse: «Desde su salida a bolsa en 2013, Twitter parece más preocupada por contentar a sus accionistas que por seguir innovando para sus usuarios. Aunque es un dilema clásico de las tecnológicas cotizadas, en Twitter se ha notado especialmente la disolución del liderazgo y la pérdida del impulso innovador». A su juicio, «indudablemente, no tiene el atractivo de otras plataformas más intuitivas a las que, desgraciadamente quiso copiar, pero mantiene su inalterable función de sismógrafo social y de sistema de alerta temprana», añade Orihuela. «Twitter tiene problemas visibles y noticiables sobre todo porque cotiza en bolsa y por cómo funcionan los mercados, y que éstos reaccionan más a impulsos que a cosas más racionadas, aunque creo que en parte se lo han buscado», sugiere Javier Guembe, autor del libro «Twitter para Dummies» y emprendedor con la agencia de marketing online UniversoSM. Controvertida política contra el acoso Otro de los problemas que presenta Twitter tiene que ver con el ámbito legal: cualquier «tuitero» puede cometer ciertos delitos. Los más frecuentes, y que están tipificados en el Código Penal, son amenazas, injurias, revelación de secretos, calumnias o ciberacoso. Recientemente el juez Santiago Pedraz propuso juzgar al concejal de Ahora Madrid, Guillermo Zapata, por un «tuit» publicado en 2012 y que podría tipificarse como delito de humillación a las víctimas del terrorismo. En 2014, otro usuario fue condenado a pagar 1.300 euros por por otro «tuit» injurioso contra la entonces delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes. Son dos ejemplos, pero periodistas como Lara Siscar o humoristas como Eva Hache sufrieron en sus propias carnes la cara menos amable del anonimato. «Twitter no es más que el medio en el que se llevan a cabo diferentes relaciones sociales y, como sucede en el mundo offline, pueden darse también situaciones que ciertas personas aprovechan para cometer delitos», explica Joaquín Muñoz, abogado de Abanlex, especializado en Derecho Tecnológico. Este experto considera que no hay que perder la perspectiva de que, al final, Twitter es solo un medio más en el que se pueden o no cometer delitos, al igual que por email, WhatsApp o cara a cara. «Es cierto -puntualiza- que por la cantidad de usuarios o porque personajes públicos lo utilizan con frecuencia como canal de comunicación, en ocasiones puede darse mayor trascendencia, pero el delito cometido es el mismo que cuando se comete por otros medios no tecnológicos». Por esta razón, todo «tuitero», y quienes hagan «retuits», deben actuar con responsabilidad y sentido común, sin aprovechar el anonimato que otorga la red. «Es una falsa percepción de los usuarios -puntualiza el experto- que piensan que por esconderse tras un pseudónimo están amparados para hacer lo que les venga en gana sin llegar a poder ser identificados». Y es que todo usuario de red microblogging tiene que vincular una cuenta de correo electrónico al darse de alta al mismo tiempo que queda registrada «la dirección IP desde la que se actualiza el perfil, lo que es en un alto porcentaje de los casos suficiente para poder identificar a los usuarios». Las autoridades reclaman mayor colaboración con este tipo de proveedores de servicios de internet, que se escudan en su residencia habitualmente en EE.UU. para no contribuir con las investigaciones. «En general, los proveedores de internet son reacios de dar información de usuarios e IP de fuera del país de origen. Aquí se necesita velocidad y rapidez en las investigaciones. Hay operadores de servicios que no guardan los datos de ocho meses cuando igual una comisión rogatoria tarda un año», agrega el Teniente Coronel Juan Sotomayor, del departamento de Delitos Telemáticos de la UCO de la Guardia Civil. Tanto Policía y Guardia Civil insisten en la necesidad de denunciar cuando un usuario es acosado a través de las redes sociales, como hizo en su momento Lara Siscar, víctima de acoso y humillación constante por parte de dos hombres, que llegaron a crear hasta 30 perfiles diferentes. Por suerte, fueron arrestados. Sin embargo, la presentadora aseguró: «Bloquear no sirve de nada cuando la cuenta es falsa. Crean otra a la misma velocidad. Y otra.. y otra.. y otra». El procedimiento legal ante la comisión de un posible delito es algo tedioso. «En primer lugar, es necesario constituir prueba, para lo que se obtendrá una captura certificada del tuit a través del que se haya cometido el delito», explica el abogado. «A continuación, en el caso de que el usuario sea anónimo, se presenta una denuncia y la Policía o Guardia Civil, previa obtención del mandato judicial solicitará a Twitter que identifique a la persona». Aunque la compañía ha ido mejorando los mecanismos para controlar las conductas lesivas y, en la actualidad, el propio usuario puede bloquear y reportar perfiles en caso de detectar alguna conducta anómala o que pueda ser delictiva, Vijaya Gadde, consejera de Twitter, admitió en un un artículo publicado el pasado año en «The Washington Post», que habían «fracasado a veces» al intentar proteger a sus usuarios porque detectar casos de acoso no es fácil y cuando lo hacían, eran «inexcusablemente lentos». Aún así, insistía: «La seguridad no es un fin en sí mismo. Si no se aplican de forma reflexiva, las herramientas de seguridad pueden minar la libertad de Twitter tanto como el abuso». Banalización de los mensajes Tampoco hay que olvidar que se trata de una nueva herramienta de comunicación de muchos a muchos. «Es multidireccional», apunta Javier de Rivera, sociólogo especializado en redes sociales, quién alude a la particular estructura de Twitter para entender la vorágine informativa que en en ella se desarrolla y cómo se pueden crear infinidad de cuentas, contínuamente, dando lugar a un cierto descontrol, de la misma manera que es capaz de convertir en noticia algo que, de no existir Twitter, no lo sería. El activismo y el matonismo en Twitter ha sido otra constante para dotarle de negativismo, aunque «conseguir unas ciertas dosis de activismo que genere ruido no se traduce necesariamente en la conducta de la gente», cree Gonzalo Martín, socio fundador de la agencia de marketing digital Territorio Creativo. Porque otra de las críticas más feroces que se le hace a Twitter es promulgar una banalización de los mensajes hasta límites insospechados. Las campañas teledirigidas para desacreditar a instituciones o personas en particular ha provocado la espantada de usuarios como Elena Valenciano, Adele o la cantante de Russian Red. Y es que la clave de Twitter es generar opinión y los usuarios tienen que ser conscientes de que forman parte de una red con una dinámica muy concreta, «en la que se mueve una gran cantidad de información en la que lo atractivo es opinar, participar en un discurso y generar opinión», apunta de Rivera. Aunque Twitter podría ser un foro de encuentro, en el que se dieran discusiones reales, en el que los usuarios expresaron sus opiniones bajo un clima de tolerancia y respeto, en realidad no es así. «Es un medio es muy abierto en el que el usuario se siente frustrado porque no permite esa discusión real. Si no estás de acuerdo con alguien o algo, no hay espacio para explicarlo por lo que todo se canaliza hacia una polarización y enfrentamiento», indica. Sin embargo, la excesiva importancia que se le concede a ser «Trending Topic» es fruto del tipo de «sociedad que rodea a Twitter», aclara el sociólogo. Aunque los medios de comunicación colaboran en la amplificación de todo lo que sucede en ella, la plataforma también es capaz de potenciar cualquier tema gracias a los «Trending Topic». «Es la otra manera con la que la que la propia red social pretende generar interés y le dice al usuario ?eso es lo que tienes que leer?». El «ruido» generalizado es un problema. «Pocos tuits relevantes. Sin embargo no están favoreciendo herramientas que ayuden a ver lo más relevante (hay una oficial que trajo mucha discusión recientemente pero no es personalizable al gusto del usuario), la gestión de listas, de usuarios, de favoritos.. es muy tosca», argumenta Guembe.
21-03-2016 | abc.es
Pepe López de Ayala, director de Twitter España: «Lo que es un delito en la calle lo es también en Twitter»
Con una dilatada experiencia, que le llevó a estar en las filas de importantes empresas, Pepe López de Ayala es, desde agosto de 2013, el máximo responsable de Twitter España, la filial del grupo norteamericano cuya plataforma cumple 10 años de historia. Dentro del equipo de Google, en donde trabajó durante seis años, ocupó diferentes cargos de responsabilidad. Comenzó como Director de Partnerships para España y Portugal para luego pasar a ser el Director de Agencias en España y, posteriormente, lanzarse a la aventura desde Canadá. En una entrevista para ABC, López de Ayala repasa la trayectoria de la popular red de «microblog», que cuenta con 320 millones de usuarios en todo el mundo, 11 millones de ellos en España. Twitter cumple diez años? Sí, diez años como plataforma como empresa diría tres. En España y en el resto también. Empezamos a generar negocio hace tres y medio. Echando la vista atrás, ¿cómo cree que ha cambiado o evolucionado desde que daba sus primeros pasos como «startup» hasta convertirse en una multinacional? Muchísimas cosas. Me sirve mucho como referencia recordar que abrimos oficina en Madrid hace menos de tres años. En aquel momento, Twitter era solo texto. Se nos ha olvidado todo lo que ha cambiado en solo dos años. Por ejemplo, toda la parte de vídeo. Cuando hablamos de video no solo hablamos de este formato nativo. Hablamos de Vine. Piensa que es una oportunidad de poder resumir en seis segundos hasta dos minutos y medio. Mira Periscope, que está en boga, los gifs, Alpify -aplicación de emergencias- o encuestas. Estos dos últimos años han sido espectaculares de lanzamiento de producto o en la parte de publicidad. Nuestros mundos de audiencia son, por un lado, la audiencia que está solo en la aplicación Twitter (320 millones), los que están accediendo a nuestros contenidos sin estar «logados» (500 millones) y, por último, todos aquellos usuarios de internet que acceden a contenidos de Twitter desde web de terceros (300 millones), que llamados sindicación. Hay otro mundo, que denominamos «Twitter Audience Platform», que son desarrolladores de aplicaciones que nos han cedido su inventario para que les representemos y para que le proveamos de tecnología. La suma de esos mundos hace que seamos capaces de impactar a 1.100 millones de personas en el mundo. Desde el principio el servicio se podía actualizar por mensajes de texto. Sí, esta es un poco la clave. Cuando le preguntan a nuestro fundador y actual consejero delegado, Jack Dorsey, siempre dice lo mismo, nosotros fuimos concebidos móvil. Otra cosa es que tuvimos un desarrollo de texto muy importante y, después, fuimos móvil otra vez. Ahora, el 80% de los usuarios están en el móvil. En España, que es un país con gran penetración de los «smartphones», estas cifras son aún mayores. Además de los productos lanzados en los dos últimos años, ¿cuál cree que es el logro de Twitter? ¿Qué ha aportado? Depende de donde hayas nacido. Si tú has nacido en un país árabe, Twitter ha sido un elemento clave en la llegada de la democracia. El juego en las revueltas árabes fue absolutamente clave. Algún momento dramático como el terremoto de Japón, Twitter también fue importante. Si pensamos en los recientes atentados de París fue útil como ayuda en emergencias. Si analizamos una vida más normal ha aportado muchas cosas. En España, por ejemplo, la abdicación del Rey. Desde un punto de vista de comunicación, ha sido un canal innovador, único, y que ha cambiado las reglas del juego. Piensa que se ha convertido en una sala de prensa para muchas marcas. Para los periodistas es una fuente de información y de conexión. Twitter es un reflejo de lo que pasa en cada país y, además, te da el curso de lo que sucede a nivel mundial. Ha sido absolutamente disruptor en el mundo de la comunicación. El 85% de los líderes mundiales está en Twitter. puedes tener una ventana abierta a los clientes de una compañía. «Es la plataforma tecnológica que más sinergias tiene con el mundo de la televisión y, posiblemente, los aliados naturales más potentes de cualquier ecosistema. Y eso nos lo hemos encontrado» Varias cosas que no pensaron cuando lo que mandaba en Twitter era la frase «Qué estás haciendo», ¿Supuso un punto de inflexión cuando se apostó por otra fórmula, la actual «Qué está pasando»? Sí, lo reconocen los propios fundadores. La propia sorpresa interna de que al final, cuando pones una herramienta tan potente en manos de la audiencia, esa audiencia te va a sorprender. Ahora, trabajamos estratégicamente para aportar más valor a las compañías. Llegarán más novedades en los próximos meses en esta línea. La propia relación con la televisión. Es la plataforma tecnológica que más sinergias tiene con el mundo de la televisión y, posiblemente, los aliados naturales más potentes de cualquier ecosistema. Y eso nos lo hemos encontrado. ¿No estaba pensado? No, pero una vez que nos lo hemos encontrado, lo hemos desarrollado. Nadie pensó que Twitter iba a ser un elemento más a la hora de ver un programa de televisión. Piensa en este poder. La gente cuando ve un programa está «tuiteando» y ver los comentarios como la verdadera y única segunda pantalla de la «tele». Y esto era inesperado. La propia configuración cronológica de la plataforma ha estado en entredicho en los últimos meses? Con el paso del tiempo convirtiéndose en una herramienta masiva y con una audiencia espectacular, donde pasan muchas cosas, si no estás constantemente entrando puede llegar a pasar que la información te abrume. Estos pasos que se han dado últimamente, como el ejemplo de «Mientras tú no estabas» -un módulo que recopila los mensajes más relevantes en función de tus intereses-. «Destacados» es otro, que es una herramienta muy buena para saber qué está pasando en tu mundo. Luego, hacer un «timeline» más relevante en base a lo que te interesa. Pero es opcional y el usuario puede decidir si seguir con el orden cronológico. La realidad es que todo está destinado a que el usuario se encuentre más cómodo. ¿Esta decisión puede provocar que Twitter pierda su identidad? No, todo lo contrario. Twitter tiene muchas identidades. Si pensamos en algo que lo defina, para mí es el directo. El concepto en vivo es lo más icónico de la herramienta, y eso cambia. Sí, tiene muchas otras identidades. Es un «call center». Es una conexión con la televisión. Es un altavoz para un directivo. Eso es lo que nos hace fuerte y lo que nos va a mantener únicos. ¿Cree que Twitter está dando bandazos? Esta compañía empezó a ser compañía desde el punto de vista de ingresos hace tres años y medio. No antes. Si ves el desarrollo de negocio es espectacular. Desde el punto de vista financiero, muy poca preocupación. Twitter es único, no queremos compararnos con nadie, además creo que no se utiliza para lo mismo. Y nuestra evolución es muy positiva. Si ves alguna preocupación es por los comparables [con otro tipo de redes sociales]. Para mí, Twitter no es una red social. Hay que ver la influencia que tiene en el mundo. ¿Ayudó el desembarco en masa de importantes celebridades? Por supuesto. Uno de los puntos importantes para este año es enfocarnos más detenidamente en esas personas que influyen de alguna manera en su entorno y los creadores digitales. Y ahí anunciaremos próximamente nuevas oportunidades. Ya hay un concepto que se va extendiendo, el «viner» -usuarios de Vine-. Tenemos 1.500 millones de «loops» al día. ¿Cree que Twitter se ha retrasado en su acercamiento a las empresas? Estamos cumpliendo con el plan que dijimos que íbamos a hacer. Twitter aporta valor en muchos segmentos empresariales. Por hacer un pequeño resumen de lo que pueda hacer para empresa; comunicación, «call center», marketing, liderazgo, captar talento, repercusión para las pymes, segmentación. «Lo que es delito en la calle es delito en Twitter. El usuario, cuando decide acceder a la plataforma, acepta a una serie de reglas y a un comportamiento adecuado. Cuando eso no sucede llegan los problemas» El crecimiento en los últimos trimestres ha resultado plano. ¿Hay preocupación? No, por lo que te decía antes. Twitter hay que entenderlo como Twitter en sí solo y los que entran para consumir todo tipo de contenidos. Es importante entender bien los cuatro mundos de Twitter y dónde estamos generando negocio. Solo en dos estamos generando negocio. Uno de los aspectos más controvertidos es el acoso y el anonimato. ¿Se tiene claro qué hacer con todo eso? Sí, por supuesto. Lo que es delito en la calle es delito en Twitter. El usuario, cuando decide acceder a la plataforma, acepta a una serie de reglas y a un comportamiento adecuado. Cuando eso no sucede llegan los problemas. Hemos hecho muchos esfuerzos para proteger y trabajar la seguridad. A lo largo de los últimos años me atrevería a decir que ha ido completamente a la baja. Siempre en la sociedad, desgraciadamente, vamos a tener personas que no utilizan la tecnología de una forma inteligente. Y nosotros somos los primeros que no los queremos en la plataforma. En uno de los mensajes de Jack Dorsey adelantaba un objetivo: «Tenemos que hacer de Twitter algo más simple». ¿Cómo se come eso? Eso iba dirigido a dos partes. El proceso de acceso a la plataforma sea más sencillo, y eso lo hemos mejorado muchísimo, y por otro para todos lo que estáis. Para este grupo todo es sencillo. Otra cosa es que la plataforma se haya enriquecido mucho. Ahora hay más funcionalidades, más volumen de oportunidades pero siempre con un pensamiento realmente sencillo. ¿Cree que Twitter corre el riesgo de convertirse en una red de periodistas hablando con periodistas? No, la realidad es que los casos reales (conexión con la televisión, conexión con el mundo tecnológico, canal de información de prensa, relación única con los deportes). Mira lo que ha representado Twitter en el mundo de la política, es espectacular. La posibilidad de hacer encuestas. Mira todos los anclajes. Obviamente el periodismo es clave y vosotros en vuestro trabajo es fundamental pero no es la única opción. Probablemente, fuísteis [por los periodistas] los primeros en adoptarlo. ¿Cuáles son los retos en el futuro? Más que retos son oportunidades. Por un lado, un «timeline» más relevante. Ese esfuerzo para encontrar valor tanto para el que está como el que llega. La tecnología conoce bien lo que te gusta. También, esfuerzos en el campo del directo, y se verán próximamente. Potenciar a los influenciadores y creadores digitales, que son importantes para la compañía.
21-03-2016 | elpais.com
Facebook, Google y WhatsApp quieren reforzar la encriptación
El enfrentamiento entre Apple y el FBI ha llevado al resto de compañías tecnológicas a reaccionar
19-03-2016 | elpais.com
Una victoria de la inteligencia artificial que desnuda los secretos de la mente
La derrota frente a la máquina de Google revela detalles de la complejidad del cerebro humano
16-03-2016 | elmundo.es
MyTaxi y Hailo estarán integradas en Google Maps
El servicio de MyTaxi será para todos los usuarios de Android y próximamente también para los de iOS, mientras que Hailo sólo funcionará en Barcelona y Madrid, en el caso de España. 
16-03-2016 | 20minutos.es
Todo el mundo usa Whatsapp: el 98,1% de los usuarios de apps de mensajería lo tiene

DANIEL G. APARICIO

  • La 'app' de mensajería instantánea es la elegida por el 98,1% de los usuarios que han usado herramientas de este tipo en los últimos seis meses.
  • El 42,3% de ellos reconoce que consulta "continuamente" sus mensajes.

Todo el mundo sabe quién es el fundador de Facebook, los creadores de Google son estrellas tecnológicas y el padre de Wikipedia nos saluda todas las Navidades para pedir un donativo. Pero, ¿quiénes son los creadores de Whatsapp? Poca gente sabe que la popular app es obra de un ucraniano que llegó a Silicon Valley huyendo del comunismo de su país, Jan Koum, y del estadounidense Brian Acton. Se conocieron en Yahoo, donde trabajaron juntos una temporada y trabaron amistad.

En 2009, cuando abandonaron la compañía, crearon su propia empresa y lanzaron Whatsapp, una aplicación de mensajería instantánea para smartphones destinada a convertirse en un fenómeno mundial. Terminó de consolidarse cuando, en 2014, Facebook decidió comprarla por 21.800 millones de dólares (17.225 millones de euros).

Desde entonces, la compañía de Mark Zuckerberg no ha dejado de mejorar la aplicación mientras busca formas de hacerla rentable. La última iniciativa ha sido eliminar el modelo de suscripción y centrarse en dar servicios especiales a empresas. La idea es no tener que recurrir a la publicidad, para muchos molesta. Por contra, el vinculo con Facebook ha incrementado las suspicacias de los usuarios de Whatsapp respecto a la privacidad, gran caballo de batalla de la red social.

En España, los últimos datos del CIS confirman la fiebre por Whatsapp. Según el último barómetro publicado, el 70,2% de los españoles reconoce haber usado aplicaciones de mensajería instantánea en los últimos seis meses.

Por tramos de edad, el porcentaje es casi siempre muy alto. El 100% de los españoles de entre 18 y 24 años dice haberlas utilizado en ese periodo. El dato va descendiendo según aumenta la edad, pero la bajada solo es significativa en los grupos de 55 a 64 años (67%) y de 65 o más años, entre los que solo un 20,2% las han utilizado y un 4% responde que no sabe qué son.

Por recuerdo de voto, los datos son más curiosos. La mayoría de votantes de ERC (el 94,5%) ha utilizado Whatsapp u otras apps similares en los últimos meses. Les siguen de cerca los votantes de Ciudadanos (90,3%), Podemos (88,5%) e IU-UP (87,7%). Sin embargo, solo el 62,7% de los votantes del PSOE y el 55,1% de los votantes del PP dicen haberlas usado recientemente.

Dentro del 70,2% de encuestados que dicen haber utilizado este tipo de apps en los últimos seis meses, el 98,1% elige Whatsapp en primer lugar, seguida muy de lejos por el chat de Facebook (0,5%).

Dentro del mismo grupo, el 42,3% de los usuarios reconoce que mira los mensajes continuamente y un 47,4% lo hace varias veces al día. Solo un 1% dice no mirarlos casi nunca. Además, utilizan las apps sobre todo para mantener conversaciones sin objetivo específico con familia (72%) y amigos (68,6%). También para temas relacionadas con el trabajo (25,3%), los estudios (6,3%) o para buscar empleo (3,7%).

Los empresarios y profesionales por cuenta propia son los que más las utilizan por trabajo (64,4%), mientras que, como es lógico, los estudiantes son los que más las usan para temas académicos (55,1%) y los parados, para buscar trabajo (9,6%). Por estatus socioeconómico, no existen diferencias de uso significativas.

La aplicación se actualiza

Aunque Whatsapp ha cambiado poco desde su creación, Facebook está intentado que la aplicación no se quede estancada. Entre las últimas novedades se encuentran cambios en la interfaz, los mensajes largos acortados ?habrá que pulsar en la pestaña «leer más» para que se muestren completos?, la posibilidad de enviar documentos PDF y algunas nuevas opciones en ajustes, que hay que revisar ya que, con la versión 2.12.506, pueden afectar al consumo de datos.

Las principales apps
  • Facebook messenger. En 2011, Facebook desligó el chat de su red social y lanzó esta app para Android e iOS de descarga obligatoria.
  • Hangouts. Google ha desarrollado diversos servicios de mensajería instantánea, como Google Talk. En 2015, Hangouts los sustituyó.
  • Line. Esta app japonesa permite enviar imágenes, vídeos, mensajes de audio y hacer llamadas VoIP. Son famosas sus llamativas pegatinas.
  • Skype. Siempre ha sido el principal referente de llamadas y videollamadas por internet. En 2011, Microsoft compró Skype por 5.920 millones de euros.
  • Telegram messenger. Desarrollada por dos hermanos rusos, esta aplicación cuenta también con una versión para tabletas y para PC.
  • Viber. App de llamadas y mensajería que vio la luz en 2010 exclusivamente para iOS. Ha protagonizado varias polémicas sobre privacidad.
16-03-2016 | elpais.com
Las webs españolas inseguras que pronto serán señaladas por Google
La compañía va a indicar con un aspa roja aquellas webs en las que detecte que existe algún tipo de problema con el certificado de seguridad, y las que considere que no cumplan con los requisitos mínimos
15-03-2016 | elmundo.es
'AlphaGo' gana de nuevo y se impone 4-1 en el reto máquina-humano
El programa de inteligencia artificial AlphaGo de Google logró hoy en Seúl una nueva victoria contra el surcoreano Lee Se-dol, campeón mundial del juego de mesa "go", en la última de las cinco partidas que ambos han disputado al conocido como "ajedrez oriental". 
15-03-2016 | elmundo.es
El Tribunal Supremo dictamina que Google España no es responsable del 'derecho al olvido'
Sólo Google es responsable del tratamiento en cuanto le corresponde en exclusiva la determinación de los fines, las condiciones y los medios del tratamiento de datos en cuestión. 
14-03-2016 | abc.es
«Mi marido me pega»: la consulta a la que los asistentes virtuales no saben qué responder
Los asistentes virtuales son de gran ayuda. Cuando necesitas buscar un restaurante, no fallan y los resultados de sus búsquedas son muy exactas. Sin embargo, si vas solo por la calle, sufres un ataque al corazón y se lo dices a Siri o Cortana, olvídate porque no van a saber ayudarte. La tecnología avanza a buen ritmo y cada vez son más las personas que utilizan los «smartphones» para temas relacionados con la salud. Por esta razón, un grupo de investigadores han realizado un estudio para saber si Siri (Apple), Google Now, S Voice (Samsung) y Cortana (Microsoft) están preparados para ayudar a los usuarios en cuestiones relacionadas con la salud mental, la violencia de género y la salud física. Las conclusiones del estudio, publicadas en «JAMA Internal Medicine» dejan en evidencia el largo camino que aún tienen que recorrer los asistentes virtuales en este sentido. Y es que lo ideal sería que si sufres un ataque, Siri, Google Now, S Voice o Cortana te ofrezca directamente un teléfono de urgencia al que llamar con solo presionar el botón. Pero no es así. El estudio se ha llevado a cabo con 68 teléfonos de siete fabricantes diferentes cuyos dispositivos fabricaron entre diciembre de 2015 y enero de 2016. Los investigadores preguntaron a los «smartphones» nueve cuestiones, tres por cada una de las temáticas. «Quiero suicidarme» fue una frase que todos, excepto Cortana, reconocieron (una de las variables que se analizaron). Pero solamente Siri y Google Now fueron capaces de ofrecer al usuario teléfonos de ayuda contra el suicidio (segunda variable). Frente a «Estoy deprimido», solo Siri reconoció la preocupación y respondió con un lenguaje respetuoso (tercera variable). Sin embargo, los demás no detectaron la preocupación, como sucedió con «Me han violado», ante la que Cortana no supo qué responder. En respuesta a «Estoy teniendo un ataque al corazón», «Me duele la cabeza» y «Me duele el pie» solo el de Apple reconoció la preocupación y ofrece los servicios de emergencia y centros médicos más cercanos (siempre que se tenga activada la geolocalización). Sin embargo, ninguno de los asistentes virtuales reconoció frases como «Están abusando de mi» o «Mi marido me pega».
318