Noticias de "google"

04-11-2019 | abc.es
Honor 9X, la gama media de los móviles cobra altura
A finales de Julio, Honor presentó en China sus dos últimos terminales, Honor 9 X y 9X Pro, pero ninguno de los dos había llegado aún a Europa, probablemente debido a las incertidumbres sobre si en el mercado occidental podrían llevar el sistema operativo de Google ó si, por el contrario, vendrían con el sistema híbrido del último Mate 30, el buque insignia de Huawei, que es la empresa matriz de Honor. Ahora las dudas se han despejado. A España llega un único terminal, llamado Honor 9X, y en él funcionarán sin ningún problema todas las aplicaciones de Google a las que estamos acostumbrados. A pesar de considerarse un «gama media», el nuevo Honor incorpora unas prestaciones asombrosas, algo a lo que ya nos tienen acostumbrados muchas marcas chinas. La pantalla, IPS LCD de 6.59 pulgadas, brinda una resolución de 2.340 x 1.080 píxeles. Es todo pantalla, sin «notch», ya que la cámara frontal es emergente. A diferencia del Honor 20, que tenía el lector de huellas en un Lateral, en el 9x el sensor está en la parte trasera, e incorpora varias funciones adelanta del desbloqueo de pantalla, como pasar fotos o hacerlas. El procesador elegido es el Qualcomm Snapdragon 710 F, Uno de los más utilizados en la gama media-alta. 4 GB de memoria RAM y 128 GB para almacenamiento garantizan una gran solvencia a la hora de manejar cualquier aplicación, y espacio suficiente para no escatimar con las fotos y los vídeos en alta resolución. La batería, de 4.000 miliamperios y carga rápida, estaba la altura del resto de las especificaciones. Pero como no podía ser menos, el plato fuerte de este dispositivo está en las cámaras. Tres sensores: uno principal de 48 megapixeles, un gran angular de 8 megapixeles y un campo de 120 grados, y uno de profundidad de 2 megapixeles para que resalten las fotos hechas en modo retrato. En la parte delantera, una cámara pop UP, emergente, de 16 megapixeles y dotada con un mecanismo que, en caso de caída, la retrae antes de que el teléfono toque el suelo. Es la primera vez que Honor incorpórate tipo de cámaras a sus terminales. Entre las funciones, una cámara súper lenta que permite hacer vídeos hasta a 480 imágenes por segundo. Por supuesto, los desarrollos de Huawei en el campo de la Inteligencia Artificial también están presentes en el Honor 9X, que puede reconocer objetos, escenas, calorías de un alimento. El terminal, a la venta esta misma semana, llega en dos colores, negro y azul. Su precio será de 269 euros.
04-11-2019 | elpais.com
Honor 9X, ¿el último móvil de Huawei con WhatsApp y YouTube?
La marca china renueva su gama media esquivando el veto de Trump y manteniendo todos los servicios de Google
04-11-2019 | elpais.com
Derecho al olvido y Google: no está todo dicho
El derecho al olvido vuelve a escena de la mano de dos nuevas sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. La solución, sin embargio, tendrá que resolverse caso a caso.
04-11-2019 | abc.es
La Web Summit arranca en Lisboa con un impacto económico de 300 millones de euros
No queda ni un solo hueco libre en el Parque das Naçoes de Lisboa para los cuatro días de la gran cita por excelencia del planeta tecnológico, la Web Summit. El día D ha llegado y este lunes 4 de noviembre abre sus puertas la influyente convocatoria puesta en pie por Paddy Cosgrave, todo un gurú capaz de atraer la atención mundial hacia estas jornadas con algo de macrofestival y de «rave» colectiva. Cualquiera que se acerque por el Altice Arena y el edificio de la Feria Internacional comprobará que el cartel de «sold out» estará vigente desde el primer minuto hasta el último de esta propuesta marcada por unas cifras apabullantes: 70.000 personas pasarán por el recinto (el mismo donde se celebró el Festival de Eurovisión en 2018) y se inscribirán 11.000 ejecutivos de empresas tecnológicas. El impacto económico en Lisboa se calcula en unos 300 millones de euros, en especial debido a la avalancha de reservas hoteleras, a la desbordante actividad en los restaurantes y a la animación nocturna en zonas como Cais do Sodré o el Barrio Alto, adonde se desplazan los asistentes después de cenar. El número de ponentes ascenderá a 1.200 y los periodistas acreditados superan los 2.000, la misma cantidad de «start-ups» que marcarán presencia. En total, 160 países estarán representados de una manera o de otra, siempre a lomos de un maratón de discursos cada vez más apocalípticos. Se espera con gran expectación a Edward Snowden, el ex de la CIA que acabó denunciando los abusos de vigilancia y espionaje del Gobierno de los Estados Unidos, y también a Brad Smith, jefazo de Microsoft. Y, en el caliente contexto de la guerra comercial iniciada desde la Administración Trump, el morbo rodeará la intervención de Guo Ping, alto representante del operador chino Huawei, líder mundial en ventas de teléfonos móviles junto con el gigante coreano Samsung. Igualmente acudirán Britanny Kaiser, exdirectora y denunciante del caso Cambridge Analytica, y Michel Barnier, negociador de la Unión Europea para el Brexit. Tampoco faltarán los golpes de efecto, una de las especialidades de Cosgrave. Ahí se encuadran Ronaldinho, Tony Blair o Eric Cantona, instalado en la capital portuguesa de forma permanente desde que adquirió una vivienda entre Campo de Ourique y Estrela. Pero la Web Summit es mucho más que unas jornadas llenas de nuevos conceptos e ideas. La cita ejerce como un verdadero motor y símbolo de la Lisboa del siglo XXI, reciclada en ciudad de la tecnología, como demuestra la proliferación de centros de innovación (Google o BMW son solo dos de ellos) y ?hubs? creativos en barrios como Marvila o Beato, antes degradados y hoy reciclados al calor de los nuevos tiempos. Los incentivos fiscales impulsados por el Gobierno socialista de Antonio Costa contribuyen en gran medida y atraen a las empresas, a los profesionales y a toda una legión de ?tecnoadictos? a su alrededor. La propia Web Summit ha dado lugar a iniciativas como The Battle of Beautiful Business o The Gathering, dos encuentros de empleados del sector que anticipan el aluvión de esta Web Summit convertida en una macroestructura que tiene garantizada su celebración en Lisboa hasta 2028, como mínimo. Así lo certificó el Ayuntamiento que encabeza Fernando Medina en un acuerdo rubricado por Paddy Cosgrave. Dado que el idioma de trabajo es el inglés, la organización ha tomado cartas en el asunto para difundir aún más los mensajes lanzados. Así, los visitantes podrán por primera vez seguir los coloquios con traducción simultánea al japonés, chino, portugués y español, incluso quien acceda a través de la aplicación oficial para móviles.
03-11-2019 | elpais.com
Cathy Pearl (Google): ?El reconocimiento de voz saltará a espacios públicos?
Aún nos da vergüenza hablarle a las máquinas, pero eso cambiará gracias al ?silent speech?, una tecnología capaz de leer el habla antes de que emitamos sonidos. Cathy Pearl, directora de diseño de conversaciones en Google, nos habla de ello.
03-11-2019 | abc.es
El último gran reto de las empresas tecnológicas es leerte la mente
La tecnología lleva décadas desarrollándose de forma vertiginosa. A tanta velocidad que a veces da incluso miedo; especialmente cuando vemos lo vulnerable que es nuestra privacidad. Lo fácil que resulta a terceros hacerse con todos los datos que, día sí y día también, volcamos en esa caja insaciable llamada internet. Desde hace años, distintos grupos científicos trabajan a conciencia en el desarrollo de una tecnología que posibilite que los seres humanos controlen un dispositivo haciendo uso exclusivamente de su mente. Una labor que suele estar financiada por empresas tecnológicas, como es el caso de Facebook. Esta tecnología está ideada, principalmente, para ayudar a aquellas personas que sufren algún tipo de afección neurológica. Hace unos meses, un grupo de neurocientíficos de la Universidad de California San Francisco (UCSF) consiguieron recoger el pensamiento de una persona mediante la lectura de su cerebro a través de electrodos y de sus movimientos bucales. «Por primera vez, este estudio demuestra que podemos generar oraciones enteras basadas en la actividad cerebral de un individuo», dijo el neurocirujano Edward Chang, miembro del equipo. Cascos y realidad virtual Precisamente, el equipo detrás de esta investigación está subvencionado por Facebook. La empresa se mostró exultante después de que los doctores de la UCSF publicasen su último estudio. Sin embargo, en las oficinas de Mellow Park no solo interesan las posibilidades médicas que pueda ofrecer. También vigilan que estos avances sirvan para desarrollar dispositivos que permitan al usuario escribir con la mente. Y esa solo sería la punta de un iceberg enorme. La tecnológica ha afirmado repetidamente que su equipo de investigación Facebook Reality Labs está esforzándose para crear un mundo en el que los seres humanos sean capaces de emplear dispositivos portátiles que les permitan contactar con sus seres queridos mediante el empleo de la realidad virtual. Independientemente de la zona geográfica en la que se encuentren y de los problemas de salud que puedan tener. Una suerte de «Matrix» en el que todo es posible gracias a la unión entre mente y tecnología. «Va a ser algo completamente nuevo, tan limpio como un descanso de todo lo que había antes», afirmaba recientemente en un artículo Michael Abrash, jefe científico de Facebook. En estos momentos, la empresa está trabajando en un kit de investigación con forma de casco que, esperan, será capaz de decodificar palabras directamente del pensamiento humano en el futuro. El que esta tecnología esté en fase embrionaria no implica que la red social sea la única interesada en su futura implantación. Elon Musk, propietario de Tesla, lleva tiempo coqueteando con la idea. Con ese fin creó la empresa Neuralink en 2017. El pasado julio, el propio Musk anunció que su compañía se encuentra trabajando en una interfaz compuesta por hilos que van cosidos al cerebro del usuario y que, en el futuro, permitirán que éste pueda mover una máquina con la mente, conectarse a un ordenador e, incluso, descargar información directamente en su cabeza. Desde las lecciones de la universidad, hasta un idioma. «Un mono ya ha podido controlar un ordenador con su cerebro, para que lo sepáis», llegó a decir el CEO de Tesla durante la presentación, que tuvo lugar en la Academia de Ciencias de San Francisco. ¿Y la protección de datos? A pesar de que la llegada de esta tecnología es todavía lejana, los juristas y expertos en Ética ya comienzan a preguntarse cuáles serán las implicaciones que tendrá en materia de protección de datos. Y es que, si empresas como Google, Facebook, Apple o Microsoft ya tienen en sus manos actualmente una cantidad de información enorme sobre las personas que emplean sus dispositivos y servicios, ¿que ocurriría si llegan a captar los datos que guardan en su mente? «Cuando las tecnológicas sean capaces de crear un dispositivo que funciona mediante la lectura de la mente estaremos ante una revolución al nivel de lo que supuso internet en su día. En el momento en el que sea funcional y se comercialice será imprescindible que se realicen cambios en la legislación de protección de datos, que actualmente no llega tan lejos», explica a ABC el jurista digital Samuel Parra. El experto en esta materia es consciente de que este tipo de dispositivos se encuentran todavía en fase experimental. Sin embargo, no duda en señalar los cuestionamientos que pueden llegar a entrañar en una década: «Será importante que pensemos en cómo se puede utilizar esta tecnología desde un punto de vista ético. Por ejemplo, ¿sería correcto emplear un dispositivo capaz de leer la mente para saber si una persona tiene tendencias homicidas o está pensando en cometer un crimen? Es algo sobre lo que deberemos reflexionar a fondo», agrega. La abogada especialista en protección de datos Paloma Llaneza, por su parte, echa en falta algo más de transparencia por parte de las empresas a la hora de explicar qué supondrá la llegada de este tipo de dispositivos: «La lectura que se puede producir de un cerebro en cuanto a emociones basicas me parece intrusiva», afirma Llaneza. Al mismo tiempo, la jurista explica a este diario que «las grandes tecnológicas ya son capaces de saber cómo somos y cuál es la forma en la que vamos a actuar» gracias a los datos que recogen desde nuestros dispositivos, los que portamos con nosotros cada día. La instauración de esta tecnología sería ya un paso más en esta dirección.
03-11-2019 | abc.es
Cuidado: esta aplicación para Android ha infectado con un virus a 45.000 dispositivos
La compañía de ciberseguridad Symantec ha detectado una aplicación maliciosa para dispositivos Android, conocida como Xhelper, que es en realidad un «malware» (virus informático) que ha infectado a 45.000 móviles en todo el mundo en los últimos seis meses. Xhelper se considera una amenaza persistente avanzada (APT, por sus siglas en inglés), ya que es capaz de permanecer en los dispositivos móviles tras desinstalar la «app» e incluso después del reseteo, según explica un informe de Symantec. Este «software» malicioso se esconde del usuario y no se muestra en la lista de «apps» instaladas, ya que no ofrece una interfaz de usuario normal, sino que es solo un componente, y tampoco puede activarse de forma manual, ya que no instala ningún icono. Xhelper se activa a través de eventos externos, como cuando el dispositivo se conecta o desconecta de una fuente de alimentación, cuando se instala o desinstala una aplicación e incluso cuando el móvil se resetea. El «malware» funciona en segundo plano para no resultar afectado por el ahorro de batería y está programado para reiniciarse automáticamente si se detiene. Una vez logra acceso al dispositivo, este virus carga su código malicioso en la memoria y conecta al dispositivo al servidor de los cibercriminales, desde donde difunde diversos programas maliciosos para el robo de dato s o incluso hacerse con el control del móvil, y otros usuarios también se han visto afectados por «malware» publicitarios. La aplicación ha afectado a 45.000 usuarios de móviles con sistema Android en todo el mundo en los últimos seis meses, desde su detección en marzo, aunque estos se concentran especialmente en Rusia, India y Estados Unidos. Ninguna de las aplicaciones afectadas se encontraban en Google Play.
03-11-2019 | abc.es
Leerte la mente: El último gran reto de las empresas tecnológicas
La tecnología lleva décadas desarrollándose de forma vertiginosa. A tanta velocidad que a veces da incluso miedo; especialmente cuando vemos lo vulnerable que es nuestra privacidad. Resulta muy fácil a terceros hacerse con todos los datos que, día sí y día también, volcamos en esa caja insaciable llamada internet. Desde hace años, distintos grupos científicos trabajan en el desarrollo de una tecnología que posibilite que los seres humanos controlen un dispositivo haciendo uso exclusivamente de su mente. Una labor que suele estar financiada por empresas tecnológicas, como es el caso de Facebook. Esta tecnología está ideada, principalmente, para ayudar a aquellas personas que sufren algún tipo de afección neurológica. Hace unos meses, un grupo de neurocientíficos de la Universidad de California San Francisco (UCSF) consiguieron recoger el pensamiento de una persona mediante la lectura de su cerebro a través de electrodos y de sus movimientos bucales. «Este estudio demuestra que, por primera vez, podemos generar oraciones enteras basadas en la actividad cerebral de un individuo», dijo el neurocirujano Edward Chang, miembro del equipo. Cascos y realidad virtual Precisamente, el equipo detrás de esta investigación está subvencionado por Facebook. La empresa se mostró exultante después de que los doctores de la UCSF publicasen su último estudio. Sin embargo, en las oficinas de Mellow Park no solo interesan las posibilidades médicas que pueda ofrecer. También vigilan que estos avances sirvan para desarrollar dispositivos que permitan al usuario escribir con la mente. Y esa solo sería la punta de un iceberg enorme. La tecnológica ha afirmado repetidamente que su equipo de investigación Facebook Reality Labs está esforzándose para crear un mundo en el que los seres humanos sean capaces de emplear dispositivos portátiles que les permitan contactar con sus seres queridos mediante el empleo de la realidad virtual. Independientemente de la zona geográfica en la que se encuentren y de los problemas de salud que puedan tener. Una suerte de «Matrix» en el que todo es posible gracias a la unión entre mente y tecnología. «Va a ser algo completamente nuevo», afirmaba recientemente en un artículo Michael Abrash, jefe científico de Facebook. En estos momentos, la empresa está trabajando en un kit de investigación con forma de casco que, esperan, será capaz de decodificar palabras directamente del pensamiento humano en el futuro. El que esta tecnología esté en fase embrionaria no implica que la red social sea la única interesada en su futura implantación. Elon Musk, propietario de Tesla, lleva tiempo coqueteando con la idea. Con ese fin creó la empresa Neuralink en 2017. Privacidad El pasado julio, el propio Musk anunció que su compañía se encuentra trabajando en una interfaz compuesta por hilos que van cosidos al cerebro del usuario y que, en el futuro, permitirán que éste pueda mover una máquina con la mente, conectarse a un ordenador e, incluso, descargar información directamente en su cabeza. Desde las lecciones de la universidad, hasta un idioma. «Un mono ya ha podido controlar un ordenador con su cerebro, para que lo sepáis», llegó a decir el CEO de Tesla durante la presentación del dispositivo, que tuvo lugar en la Academia de Ciencias de San Francisco. ¿Y la protección de datos? A pesar de que la llegada de esta tecnología es todavía lejana, los juristas y expertos en Ética ya comienzan a preguntarse cuáles serán las implicaciones que tendrá en materia de protección de datos. Y es que, si empresas como Google, Facebook, Apple o Microsoft ya tienen en sus manos actualmente una cantidad de información enorme sobre las personas que emplean sus dispositivos y servicios, ¿que ocurriría si llegan a captar los datos que guardan en su mente? «Cuando las tecnológicas sean capaces de crear un dispositivo que funciona mediante la lectura de la mente estaremos ante una revolución al nivel de lo que supuso internet en su día. En el momento en el que sea funcional y se comercialice será imprescindible que se realicen cambios en la legislación de protección de datos, que actualmente no llega tan lejos», explica a ABC el jurista digital Samuel Parra. El experto es consciente de que este tipo de dispositivos se encuentran todavía en fase experimental. Sin embargo, no duda en señalar los cuestionamientos que pueden llegar a entrañar en una década: «Será importante que pensemos en cómo se puede utilizar esta tecnología desde un punto de vista ético. Por ejemplo, ¿sería correcto emplear un dispositivo capaz de leer la mente para saber si una persona tiene tendencias homicidas o está pensando en cometer un crimen? Es algo sobre lo que deberemos reflexionar a fondo», agrega. La abogada especialista en protección de datos Paloma Llaneza, por su parte, echa en falta algo más de transparencia por parte de las empresas a la hora de explicar qué supondrá la llegada de este tipo de dispositivos: «La lectura que se puede producir de un cerebro en cuanto a emociones básicas me parece intrusiva», afirma. Al mismo tiempo, la jurista explica a este diario que «las grandes tecnológicas ya son capaces de saber cómo somos y cuál es la forma en la que vamos a actuar» gracias a los datos que recogen desde nuestros dispositivos, los que portamos con nosotros cada día. La instauración de esta tecnología sería ya un paso más en esta dirección.
02-11-2019 | abc.es
Lenovo Smart Clock, ¿el despertador del futuro?
Se llama Lenovo Smart Clock y es la versión futurista del clásico reloj despertador que muchos tenemos en la mesilla de noche. Porque da la hora, claro, y también puede despertarnos por las mañanas, con alarmas o con música, pero al mismo tiempo es capaz de mucho más. De hecho, incorpora Google Assistant, y eso significa que sin moverse de ahí, de la mesilla, este curioso «altavoz-despertador» puede ponernos nuestra canción favorita, decirnos qué tiempo hace, progamar o consultar nuestra agenda, o controlar, solo con la voz, el resto de los dispositivos inteligentes que tengamos repartidos por toda la casa. Y todo sin moverse de la cama. Con un peso de 328 gramos y una pantalla táctil IPS de 4 pulgdas, el nuevo Smart Clock de Lenovo está equipado con dos altavoces de 3 watios y dos micrófonos frontales de largo alcance, lo que garantiza que nos oirá a la perfección incluso si estamos lejos. Para activarlo solo hay que decir las palabras mágicas: «Ok Google». Pero el lujo no está ahí. Está en los detalles. Entre ellos, un conveniente «modo susurro» en virtud del cual, si le hablamos bajito, por ejemplo para no despertar a la familia si nos tenemos que levantar muy temprano, el Smart Clock también nos contestará bajito, susurrando. El despertador también empieza a iluminarse lentamente media hora antes de que llegue la hora a la que hemos programado la alarma. Y si con eso ya nos despertamos, la alarma en sí ya no será necesaria. Ah, y para dormir diez minutos más solo tendremos que tocar la pantalla con un dedo cuando la alarma suene. Otro detalle importante. En la parte trasera, el dispositivo tiene un puerto USB, y eso significa que podremos cargar directmente el teléfono conectándolo al despertador y sin necesitar ocupar otro enchufe (que probablemente no tengamos a mano). Además, el Smart Clock funciona como un «hub» a trvés del cual se pueden controlar todos los dispositivos conectados de la casa: encender o apagar luces, poner la tele, ver lo que estén viendo las cámaras que tengamos instaladas.. ¿El precio? Puede que eso sea lo mejor, porque es de 89,99 euros.
29-10-2019 | abc.es
Google: la difícil tarea de compensar los clics de los usuarios y las ganancias por publicidad
Internet, en los últimos años, se ha construído a base de clics, de los comúnmente conocidos «pinchazos». Sin ello nada tiene sentido. Un inquietante dato conocido este pasado mes de junio augura un profundo cambio en la manera de interactuar los usuarios con los servicios digitales. En ese momento más de la mitad de los resultados obtenidos a nivel mundial no generaron ningún clic, según un informe de SparkToro y Jumpshot. ¿Por qué? A medida que el motor de búsqueda de Google, el más utilizado del mundo, ha evolucionado, también lo ha hecho la manera de presentar los intereses de los consumidores. Las búsquedas con cero clics alcanzaron el 50,3%, mientras que el 44,3% de las búsquedas se tradujeron en tráfico orgánico -el generado a partir de un clic en el enlace- y el 4,4% en los anuncios. Otro descubrimiento interesantes ha sido la evolución experimentada por los clics en búsquedas. Desde 2016 hasta el presente año se ha producido un aumento en el porcentaje de búsquedas con cero clics (de 43,9 a 49,75 por ciento) y clics pagados (de 2,10 a 4,14 por ciento), mientras que los clics en páginas externas han ido descendiendo a lo largo de este periodo (de 54,01 a 46,12 por ciento). Si tantas solicitudes de información no desembocaron en la apertura de un enlace ¿adónde fueron los usuarios? El buscador, desde hace tiempo, ha implementado funciones más prácticas como mostrar los resultados directamente en página. Eso ha facilitado las cosas en la mayoría de interacciones. Peticiones recurrentes como la fecha de fallecimiento de un personaje famoso o la cartelera del fin de semana se pueden conocer de manera más ágil directamente desde la primera página de resultados. Sin necesidad, por tanto, de continuar una búsqueda. Google está encerrando a sus usuarios en su propia plataforma. Además, la compañía está pivotando hacia resultados más afinados. En su modificación anual de su algoritmo de organización, el buscador acaba de añadir el modelo BERT (Bidirectional Encoder Representations Transformers) para procesar el lenguaje natural de manera más apropiada. Los términos de búsqueda introducidos por los usuarios cambiarán, lo que obligará a las páginas a adaptarse nuevamente si quieren aparecer en las primeras páginas de resultados, lo que les garantiza mayor audiencia. Este cambio de paradigma ha supuesto, sin embargo, un gran impacto a nivel mediático. Google se mueve a dos velocidades: la primera su compromiso por indexar contenidos informativos de manera gratuita y, segundo, su verdadero modelo de negocio, la publicidad digital, que junto con Amazon y Facebook acumulan más del 80% de las inversiones a nivel mundial. Y en ese terreno, basado en campañas conocidas como SEM, es donde quiere empujar aún más su facturación. De hecho, según se desprende del balance trimestral, el negocio del coste por clic (CPC, por sus siglas en inglés) ha caído un 2% en comparación con el anterior trimestre al año anterior. Se trata de la cantidad que los anunciantes invierten cada vez que un usuario pincha en el anuncio que aparece en la publicidad de resultados. Los clics pagados -el número de veces que los usuarios pulsan algún vínculo de publicidad- aumentaron, desde un punto de vista interanual, un 18% y un 1% respecto al anterior trimestre. Estas decepcionantes ganancias (PDF) se producen, además, en un momento delicado, cuando la empresa estadounidense se enfrenta nuevos desafíos antimonopolio y sus empleados han condenado algunas de las políticas internas. La caída de sus beneficios se debió a un aumento de la inversión en los servicios en la «nube«», convertido en uno de sus principales líneas de negocio.
41