Noticias de "google"

13-02-2018 | abc.es
Los inquietantes perros robot de Boston Dynamics son capaces de abrir puertas y colaborar
Los avances en inteligencia artificial y robótica sorprenden cada día que pasa. Es una de las tecnologías más candentes y no hay industria que se haya resistido a sus influjos potenciales. Irá a más, sin duda, y en el futuro posiblemente la sociedad conviva con máquinas «pensantes» y autónomas antes de lo que parece. La firma especializada Boston Dynamics propiedad de SoftBank (adquirió el pasado año la compañía a Google) ha dado buena muestra de la evolución que está consiguiendo en este área. Una de sus máquinas más exitosas, SpotMini, ya es capaz de abrir una puerta gracias a su brazo robótico y articulado mejorado en su versión más actual. Este robot cuadrúpedo que se conoció hace unos meses ha evolucionado de manera automática hasta el punto de haber «aprendido» los movimientos y mecánicas para mover con destreza el pomo de una puerta con facilidad. Otro de los avances alcanzados es que también puede «hablar» y «cooperar» con otros robots de su entorno para agilizar tareas o superar, si cabe, diversos desafíos. De sus características principales hay que destacar que tiene un peso de 30 kilogramos y su batería ofrece una autonomía cercana a los 90 minutos de duración. Según se aprecia en un video compartido en YouTube, el perro-robot del fabricante estadounidense puede superar diferentes retos como si se tratase de un ser humano. Los avances en robótica suelen dar resultados muy lentamente. Un pequeño comportamiento autónomo es todo un logro obtenido a lo largo de muchas pruebas y ensayos, pero en los últimos años se está acelerando el proceso de aprendizaje gracias a los modelos basados en «machine learning» que vaticinan un importante salto en los próximos años. SpotMini, por el momento, ha podido aplicarse a diferentes tareas domésticas, superándolas con eficacia. Se le ha podido ver cómo sostiene y limpia platos, transportar mercancía sin que se le caiga, agarrar objetos con delicadeza. Una serie de habilidades que muestran el camino de un futuro plagado de robots domésticos. El robot se encuentra, sin embargo, en una fase muy embrionaria, por lo que se desconoce si contará con una versión comercial. Según las previsiones las previsiones de McKinsey Global Institute, más de 800 millones de trabajadores serán reemplazados por robots en 2030.
12-02-2018 | abc.es
Mujeres negras, las más «discriminadas» por el sistema de reconocimiento facial
Cuando allá por 2013 Apple presentó su sistema de reconocimiento dactilar, ya se empezaba a vislumbrar el fin del código numérico o el patrón de líneas como métodos en el desbloqueo de los terminales. Algo tan personal como la huella de los dedos era, a priori, mucho más difícil de suplantar y mucho más cómodo de utilizar. Después de que los iPhone popularizaran este sistema, otros muchos le siguieron la estela. De hecho, se calcula que para 2018 más de mil millones de smartphones contarán con la identificación dactilar, abarcando desde modelos de gama alta a los más asequibles. Sin embargo, la tecnología avanza de forma paralela a los cambios que llegan a los consumidores, y el famoso iPhone X ya afirmaba que incorporaría el reconocimiento facial gracias al Face ID del iPhone X. Un sistema que promete desbancar a su predecesor, aunque ya ha demostrado que aún le queda un amplio recorrido. El último escollo, que aún tendrá que superar, es un estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), que revela un sesgo en el algoritmo que rige este sistema. Así, Joy Buolamwini, investigadora del MIT Media Lab, ha descubierto que se muestran inexactitudes en la identificación del género (reconoce más fácilmente a hombres que a mujeres) y por el color de la piel (identifica con mayor fiabilidad a personas con piel clara que a las que tienen una tez oscura). Para llegar a esta conclusión, estudió los datos pertenecientes a 1.270 rostros y probó tres sistemas diferentes fabricados por Microsoft, IBM y Megvii, compañía china. En concreto, para hombres de tez blanca, los errores llegaban al uno por cuento. En mujeres blancas, subían hasta el 7. En hombres negros, hasta el 12 por ciento. Y, finalmente, en mujeres negras, la tecnología se equivocaba en un 35 por ciento de los casos, tal y como recoge The Verge en un artículo. Una tecnología incipiente No se trata de la primera crítica a una tecnología que aún está dando sus primeros pasos. En 2015 la polémica surgió cuando la aplicación Google Fotos identificaba como «gorilas» a las personas de color. Aunque el gigante pidió perdón y aseguró que lo arreglaría, aún no ha podido solucionar el problema del algoritmo correctamente, por lo que ha optado por cortar el problema de raíz y eliminar la etiqueta de «gorila» y «mono» de su sistema de reconocimiento facial. También se ha intentado poner al servicio de la justicia este sistema, pero tal y como destapó una investigación en el diario The Atlantic, esta tecnología emitía muchos falsos positivos de sospechosos de delitos en personas afroamericanas. Aunque en este estudio señalan que los algoritmos no están intencionalmente sesgados, las múltiples investigaciones apuntan a que aún queda mucho recorrido en la fiabilidad de esta tecnología. «Dado que la tecnología de visión por ordenador se está utilizando en sectores de alto riesgo como el cuidado de la salud y la aplicación de la ley, se necesita trabajar más en la evaluación comparativa de algoritmos de visión para varios grupos demográficos y fenotípicos», afirmó Buolamwini. Millones de teléfonos con reconocimiento facial en 2020 Más aún si se tiene en cuenta recientes análisis que señalan que más de mil millones de teléfonos inteligentes utilizarán este sistema en 2020, liderados por Apple y Samsung, con los fabricantes chinos empujando por detrás. «En 2018 esperamos que todos los principales fabricantes de teléfonos móviles lancen teléfonos emblemáticos con capacidad de reconocimiento facial. Algunos también se inspirarán en el diseño de Apple. Además de los productos estrella, esperamos que el reconocimiento facial en 2D llegue a los productos de gama media de las principales marcas de teléfonos chinos», señala Neil Shah, director de Investigación de la compañía de análisis de productos tecnológicos Counterpoint. Aunque el reconocimiento de sensores biométricos es ya una realidad (además de las huellas y la cara, se trabaja en tecnología de reconocimiento del iris o la voz), parece que el sistema aún tendrá que afinarse en los próximos años.
12-02-2018 | abc.es
Las aplicaciones que más batería y datos consumen
Son algunas de las más exitosas, pero a su vez son vampiros digitales. Facebook, Google Maps, WhatsApp, Instagram o el servicio de conexión AllShare de Samsung son algunas de las aplicaciones que más drenan la batería de los teléfonos móviles inteligentes. Y, por tanto, aquellas que si se utilizan con mayor frecuencia se corre el riesgo de ver cómo tienes que cargar el dispositivo antes de finalizar el día. Dependiendo del modelo, los «smartphones» por regla general alcanzan el día de duración de la batería. Hay excepciones que llegan, en un uso moderado, a dos días, pero no es lo habitual. Estos aparatos, a diferencia de los teléfonos móviles que no se conectaban a internet, hay que conectarlos a la red eléctrica con frecuencia. La naturaleza de las pantallas táctiles ha generado en un excesivo consumo energético. Si el usuario está continuamente a lo largo de la jornada encendiendo y apagando, recibiendo notificaciones de redes sociales y servicios digitales por doquier, puede comprobar cómo se lleva con facilidad la mitad del consumo. Según un informe de la firma Avast, la aplicación AllShare de Samsung, un servicio de conexión de dispositivos para conectar múltiples aparatos, se encuentra en la lista de las que más batería consumen. Al igual que ChatON, también de la firma surcoreana, que permite comunicarse a través de su sistema de mensajería al igual que haría WhatsApp. E l servicio no llegó a cuajar y ha quedado desactualizado. Tampoco el servicio de notificaciones Push Service que integra esta firma en sus dispositivos pasa el corte, por lo que también se encuentra entre las «apps» que drenan la batería de un plumazo. Twitter Entre las que también consumen muchos recursos se encuentran Google Play Music, Google Maps y Hangouts, todas ellas de Google. Esta última, un servicio de mensajería, acumula el 4% del gasto energético incluso sin utilizarse apenas. Otras más populares como Twitter es flagrante. La versión «app» de la conocida red de micromensajes suele ser uno de esos servicios que se utilizan continuamente en el móvil. Sus usuarios, ávidos consumidores de contenidos en tiempo real, la consultan varias veces al día. Todo ello provoca que solo revisándola de vez en cuando durante una jornada se registre un 12% del consumo de la batería en determinados casos. Gran parte de ese drenaje se debe a que el servicio conlleva una gran actividad en segundo plano, con notificaciones y actualizaciones periódicas. Dado que esta plataforma incluye mucho material audiovisual, revisarlo puede derivar incluso en un excesivo consumo de datos móviles. No obstante, ofrece la posibilidad de configurarlo para que, entre otras cosas, los videos no se reproduzcan hasta que se conecte a una red Wifi. YouTube YouTube es otra de las más populares hasta el punto que en los móviles Android viene preinstalada por defecto. Google la instala en su software, aunque la existencia de «apps» propias dentro de su propio ecosistema ha generado investigaciones en territorio europeo por posible abuso de posición dominante. Aún así, la «app» más famosa de videos está presente en millones de dispositivos. Es práctica, útil, pero a su vez consume muchos recursos. Por lo general, y en un uso normal al cabo del día, puede acumular un 15% del consumo total de la batería, según diversas pruebas realizadas durante varios días en diferentes dispositivos. Dada su naturaleza (videos), también puede llegar a fundir la tarifa de datos móviles en cuestión de dos días. Por esta razón, es conveniente usarla solo cuando se está conectado a una red Wifi doméstica. Afortunadamente, incluye un modo de calidad de reproducción para evitar que sale el video cuando se tira de la tarifa propia. Navegadores, cámaras, Netflix y Spotify Los navegadores también se llevan la palma del consumo, aunque hay casos y casos. Por ejemplo Safari, pude acumular un 15% del consumo energético. Algo de lo que tampoco se libra la cámara, capaz de chupar recursos como un poseso: se lleva el 14% utilizándola solo de vez en cuando. Mientas, servicios de «streaming» como Netflix o Spotify requieren de un 6% o 7% incluso casi sin utilizarse. En caso de utilizarse con frecuencia, el consumo se dispara hasta un 30%. Pero ambas consumen, además, una gran cantidad de datos móviles, por lo que es recomendable usarlas solo cuando se conecta a la red Wifi si no se quiere llevar un susto posteriormente. Ambos servicios cuentan con opciones para reproducir el contenido de manera offline. Tan solo hay que descargar previamente los archivos para evitar el hachazo de la tarifa. Eso sí, en el caso de Spotify esta útil característica solo se encuentra disponible en la versión «premium», es decir, la suscripción. También se puede seleccionar la calidad de recepción y la trasmisión. Lo que se pierde en experiencia se gana en tarifa de datos. Facebook Aparte de las aplicaciones más populares que gran parte de los propietarios de «smartphones» ya tienen instaladas, Facebook, WhatsApp y WeChat también pueden agotar la batería fácilmente. En el caso de Facebook y su aplicación de mensajería es incluso conveniente desinstalarla y utilizar la versión web, lo que puede contribuir a ahorrar recursos. Esta aplicación es un vampiro virtual: no es buena idea tenerla descargada puesto que es una de las que más batería consume, además de tarifa de datos. Solo entrando un par de veces al día escasos segundos y cualquiera verá cómo supera fácilmente el 8% del total del consumo. Es conveniente, sin embargo, desactivar la reproducción automática de videos para evitar reducir la tarifa móvil. WhatsApp Afortunadamente, WhatsApp ha conseguido con el tiempo aligerar la aplicación para que consuma relativamente poco en comparación con otras. Si se usa un par de veces al día para ver un grupo y ya está consume tan solo 1%, pero como el usuario esté continuamente recibiendo y escribiendo mensajes, compartiendo y viendo archivos (GIF, videos) el consumo se dispara también. Es conveniente configurar el servicio para que los archivos no se almacenen en el dispositivo automáticamente y seleccionar que la descarga automática de archivos multimedia solo se produzca cuando esté conectado a la red WiFi. Instagram También Instagram puede quebrar la batería hasta en un 40% en un uso incluso excesivo, pero por lo general puede rondar el 12%. Al tratarse de una red muy específica, solo para fotografías, consume muchos recursos. Pero al menos se puede desactivar el sistema de previsualización y precarga de las imágenes y videos seleccionando «usar menos datos» para estos casos. Con ello, evitaremos que consuma Snapchat Snapchat tampoco se libra. Además de consumir una gran batería (más del 20% en muchos casos), puede llegar a fundir la tarifa de datos en cuestión de días. La razón se debe a las historias que están continuamente mostrando información, pero la aplicación cuenta con un modo viaje que permite que, pese a que tarden más en aparecer, pueda extender tanto la batería como los datos móviles.
09-02-2018 | elpais.com
Google abrirá este año aceleradoras en México, Argentina y Colombia
El buscador ya tiene un espacio para impulsar las 'startups' en Brasil
08-02-2018 | diarioti.com
Se acerca caducidad de los certificados TLS de Symantec
A partir de la próxima actualización del navegador de Google, programada para abril, Chrome comenzará a advertir a los usuarios que visiten sitios HTTPS que contengan certificados TLS emitidos por Symantec.Ampliar
07-02-2018 | abc.es
Aquarius VS, la apuesta de BQ para atraer al público joven
BQ ha anunciado los smartphones de gama media Aquaris VS y VS Plus, dos nuevos productos de su gama Aquaris V, orientada a un público juvenil, que montan un procesador Qualcomm Snapdragon 430 y ofrecen un memoria RAM de hasta 4 gigabytes y un almacenamiento interno de hasta 64 gigabytes -el modelo VS puede ser configurable con 3 y 32 gigabytes, respectivamente-, ampliable hasta 256 gigabytes a través de una tarjeta microSD. Ambos terminales presentan de serie la versión 7.1.2 de Android Nougat, aunque BQ ha confirmado que serán próximamente actualizables a Android Oreo, la más reciente edición del sistema operativo móvil de Google. El modelo estándar presenta una pantalla IPS de 5,2 pulgadas y resolución HD, mientras el Aquaris VS Plus tiene un panel IPS de 5,5 pulgadas y relación FHD. Desde el apartado fotográfico, ambos modelos presentan una cámara trasera de 12 megapíxeles con flash, HDR automático y modo de vídeo «slow motion». Por su parte, la frontal presenta un sensor de 5 megapíxeles e incluye un modo Face Beauty para mejorar la apariencia de los selfis. El modelo Aquaris VS presenta una batería de 3.100 miliamperios hora, mientras la del Aquaris VS Plus es de 3.400 miliamperios hora. Ambos terminales incluyen un sensor de huella dactilar en su parte trasera. BQ, que ha destacado en un breve comunicado que estos terminales tienen «una de las mejores relaciones calidad/precio del sector», ha explicado que solo pueden adquirirse 'online' a través de la tienda oficial de la marca o en distribuidores oficiales, así como en Espacios BQ. El Aquaris VS ya se vende a un precio a partir de 179,90 euros, mientras el Aquaris VS Plus será lanzado el próximo 16 de febrero, a un coste de 219,90 euros. Estarán disponibles en los colores blanco -White- y dorado -Mist Gold-.
07-02-2018 | abc.es
Aquaris VS, la apuesta de BQ para atraer al público joven
BQ ha anunciado los «smartphones» de gama media Aquaris VS y VS Plus, dos nuevos productos de su gama Aquaris V, orientada a un público juvenil, que montan un procesador Qualcomm Snapdragon 430 y ofrecen un memoria RAM de hasta 4 gigabytes y un almacenamiento interno de hasta 64 GB-el modelo VS puede ser configurable con 3 y 32 GB, respectivamente-, ampliable hasta 256 gigabytes a través de una tarjeta microSD. Ambos terminales presentan de serie la versión 7.1.2 de Android Nougat, aunque BQ ha confirmado que serán próximamente actualizables a Android Oreo, la más reciente edición del sistema operativo móvil de Google. El modelo estándar presenta una pantalla IPS de 5,2 pulgadas y resolución HD, mientras el Aquaris VS Plus tiene un panel IPS de 5,5 pulgadas y relación FHD. Desde el apartado fotográfico, ambos modelos presentan una cámara trasera de 12 megapíxeles con flash, HDR automático y modo de vídeo «slow motion». Por su parte, la frontal presenta un sensor de 5 megapíxeles e incluye un modo Face Beauty para mejorar la apariencia de los «selfis». El modelo Aquaris VS presenta una batería de 3.100 miliamperios hora, mientras la del Aquaris VS Plus es de 3.400 miliamperios hora. Ambos terminales incluyen un sensor de huella dactilar en su parte trasera. BQ, que ha destacado en un breve comunicado que estos terminales tienen «una de las mejores relaciones calidad/precio del sector», ha explicado que solo pueden adquirirse online a través de la tienda oficial de la marca o en distribuidores oficiales, así como en Espacios BQ. El Aquaris VS ya se vende a un precio a partir de 179,90 euros, mientras el Aquaris VS Plus será lanzado el próximo 16 de febrero, a un coste de 219,90 euros. Estarán disponibles en los colores blanco -White- y dorado -Mist Gold-.
07-02-2018 | abc.es
¿Puede la inteligencia artificial acabar con la diferencia de sueldo entre hombres y mujeres?
La directora general de Google España y Portugal, Fuencisla Clemares, ha afirmado que la compañía tecnológica tiene un sistema para evitar la brecha salarial entre hombres y mujeres, y es que tanto las retribuciones como las subidas salariales las establece un algoritmo basado en inteligencia artificial. Así lo ha dado a conocer este miércoles Clemares en un desayuno informativo organizado por el Foro de la Nueva Comunicación en Madrid. «Estamos cien por cien convencidos de que no debía haber ninguna brecha salarial y dentro de la compañía trabajamos para que esto sea así», ha asegurado. En este sentido, la responsable de Google España y Portugal ha aclarado que la política de empleo, retribuciones y promociones dentro de la compañía se basa en la utilización de algoritmos, como «buena empresa tecnológica». «Cada jefe recibe la propuesta de subida salarial y de salario de sus empleados en base a un algoritmo donde el sexo de la persona no forma parte del dato que se le da al algoritmo y donde sí se considera qué puesto tiene, qué nivel, cuál ha sido su evaluación, qué objetivos tenía y qué es lo que ha conseguido. Es el propio algoritmo el que propone las subidas salariales y el esquema salarial de cada empleado cada año», ha detallado Clemares. Asimismo, la directora general de Google España y Portugal ha añadido que, posteriormente, se ponen en marcha grupos que se encargan de analizar si se está produciendo o no la diferencia salarial entre hombres y mujeres. «La realidad es que nosotros en los análisis que hemos hecho no nos ha surgido esa diferencia, pero si surgiera habría que profundizar y entender qué está pasando», ha subrayado. Preguntada sobre el rol de la mujer en el mundo de la tecnología, ha defendido que, a su juicio, juega un «papel fundamental». Así, ha argumentado que Google intenta «desarrollar productos para todo el mundo», es decir, para hombres y mujeres. «Si los que están desarrollando productos son solo hombres, probablemente el producto no va a ser tan bueno como debería», ha remarcado. De este modo, Clemares ha defendido que en Google la diversidad -de género, raza o religión- es una apuesta estratégica y la mujer es «un pilar fundamental». Además, ha agregado que se trata de una «prioridad» del director general de la compañía, por lo que la empresa con planes y objetivos establecidos. Como ejemplo, la directora general de Google España y Portugal ha apuntado que, en la selección de personal, «tiene que haber una mujer entrevistado y paridad a nivel de candidatos». «Y si no encuentras mujeres, las buscas; y cuando buscas terminas encontrando», ha remachado. Por último, Clemares ha indicado que, a nivel de promoción, Google revisa si los ratios son equitativos o no. «Hay que marcar un plan y hay que estar encima para asegurarse de que no se produce ninguna discriminación», ha zanjado.
07-02-2018 | abc.es
Inteligencia Artificial para curar problemas oculares
Bien empleada, en manos de profesionales que emulsionan ética a borbotones y sabiendo aprovechar sus virtudes, la inteligencia artificial y las técnicas de análisis Big Data son un gran valor para los avances médicos. A lo largo de los tiempos, la medicina ha permanecido normalmente supedidata a la investigación y a la tecnología de la época. Hoy en día existen tratamientos para enfermedades que, parece mentira, pero alimentaban el monstruo de la mortalidad hasta hace bien poquito. Pero queda mucho camino que recorrer y muchas batallas que ganar. El poder corrector de los avances científicos aplicados al campo de la medicina ha permitido inaugurar tratamientos efectivos para millones de enfermos en una muestra más de la importancia de la investigación en diferentes áreas. Pese las dudas, y con razón, que despierta la inteligencia artificial, lo cierto es que en el futuro los analistas más optimistas creen que algún tipo de sistema informático capaz de «aprender» por su cuenta será un compañero indispensables en los diagnósticos médicos. El objetivo, más allá, es reducir los márgenes de error, mejorar el triaje -la selección de los pacientes en urgencias- y como apoyo en las intervenciones quirúrjicas. Por ahora, son pequeñas muestras de todo el potencial que puede dar en el futuro, pero ya se han producido importantes avances que hacen presagiar que, en efecto, en los próximos años la medicina «inteligente» y doctores «artificiales» serán algo habitual. Según las estimaciones de la consultora Accenture, los avances en inteligencia artificial aplicados a la medicina podrían ahorrar 150.000 millones de dólares a la industria médica estadounidense para 2026. DeepMind, la división de inteligencia artificial de Google, se ha empezado a aplicar a múltiples áreas, también la medicina donde ha mostrado importantes avances. Según ha desvelado el periódico «Financial Times», la firma ha desarrollado una inteligencia artificial capaz de diagnosticar enfermedades oculares. Para ello, el sistema en base a una serie de parámetros es capaz de detectar patologías con una gran precisión y, por tanto, anticipándose a otras formas habituales. A partir de escáneres médicos y una serie de algoritmos «entrenados» en base a las exploraciones de la retina, la máquina puede diagnosticar con mayor rapidez y eficacia un problema ocular que, incluso, dicen los desarrolladores, un especialista humano. De momento es un caso práctico, pero ya se considera la primera aplicación de relevancia de la inteligencia artificial en el campo de la salud médica. Esta tecnología, de la que ya se supo de su existencia el pasado año, podría probarse en ensayos clínicos en unos pocos años si los resultados logran la aprobación de los reguladores y los especialistas. «En áreas específicas como las imágenes médicas se puede ver que vamos a lograr un progreso realmente impresionante en los próximos años gracias a la inteligencia artificial», apunta Dominic King, responsable del área médica de DeepMind, a «Financial Times», al tiempo que considera que los modelos de «aprendizaje informático» o «machine learning» pueden desempeñar «un papel muy importante» a la hora de realizar exploraciones de forma «más precisa y específica» que en la actualidad. Para lograr este reto, el algoritmo se ha entrenado cruzando los datos de los escáneres de retina en 3D de pruebas anónimas diagnosticadas previamente por médicos especialistas. Debido a los millones de píxeles recogidos en las imágenes escaneadas, las cuales proporcionan una serie de valiosos datos, el sistema puede «aprender» y «buscar» indicios de las tres enfermedades oculares más graves que sufren los pacientes (glaucoma, retinopatía diabética y degeneración macular). Peng Tee Khaw, director de investigación y desarrollo en Moorfields, se ha mostrado «optimista» con los resultados, puesto que cree que la investigación «beneficiará a personas de todo el mundo» y «ayudará a poner fin a la pérdida de visión». No es la primera vez que se pone en práctica los avances en inteligencia artificial y las técnicas de Big Data al campo de la medicina y a la lucha contra el cáncer, una enfermedad que solo en España provoca más de doscientos mil casos anuales, con la mitad de ellos recuperados. El MIT, uno de los centros de investigación más reconocidos, también ha investigado las posibilidades de estas tecnologías. Ha logrado analizar los datos de miles de pacientes y personalizar los tratamientos. También, la inteligencia artificial ha logrado descubrir un compuesto fármaco para tratar ciertas patologías. Berg, una «startup» especializada en medicina de EE.UU. desarrolló un fármaco, BPM 31510, gracias a un algoritmo. Los algoritmos, estas fórmulas matemáticas que parecen ser otro de los negocios del siglo, también ha permitido prever los tiempos en que un paciente necesita acudir a un centro médico. La firma Careskore ha desarrollado un sistema que cruza los datos demográficos, clínicos y sociales, y establece las posibilidades de enfermar. Algo similar a lo sugerido por Sentrian, que mediante biosensores y sistemas de aprendizaje informático es capaz de anticiparse a la aparición de posibles enfermedades como los episodios de gripe y, por tanto, servir de base para la gestión de un hospital. Otras aplicaciones se encuentran en Watson, el superordenador de IBM que ha superado muchos retos en los últimos años como uno de los más avanzados. Un supuesto en el que ha trabajado ha sido la evaluación de los motivos por los que diferentes tipos de cáncer son más resistentes a un determinado tratamiento.
07-02-2018 | abc.es
El Apple Watch vende 18 millones de unidades, el doble de Macs
Ha tardado tan solo tres años, pero el Apple Watch, el dispositivo de muñeca de la firma norteamericana, ha hecho explosión a nivel de ventas. En 2017 se vendieron unas 18 millones de unidades, lo que supone un aumento considerable del 58%. El modelo más actual, el Series 3, se convirtió en el motor de crecimiento con 9 millones de unidades vendidas en este periodo, casi la mitad de toda la categoría. Según las estimaciones de la consultora Canalys, el gigante de la tecnología ha roto récords de ventas el pasado, demostrando así que tiene una fuerza descomunal a nivel comercial pese a haber debutado más tarde que sus principales competidores y con funciones algo limitadas. Además, con el tiempo ha ganado enteros. Se trata del primer producto de la era «Post-Steve Jobs», con lo que Tim Cook, actual consejero delegado de Apple, no las tenía todas consigo. Ahora, se ha convertido en un dispositivo casi indispensable en el ecosistema de la compañía hasta el punto que ya vende más que ordenadores Mac. El rendimiento del dispositivo de muñeca en el cuatro trimestre fue sorprendente, ya que las ventas aumentaron en un 32% respecto al mismo periodo del año anterior. En concreto, se vendieron unos 8 millones de relojes. Aunque el fabricante no suele hacer distinciones ni separar la adopción entre los consumidores por diferentes modelos, los analistas apuntan a que el modelo Series 3 representa el 35% de las ventas globales (1,6 millones de unidades); el 52% se lo lleva el anterior, el Series 2, mientras que el 13% equivale a la versión con conexión LTE que le otorga una cierta independencia respecto al dispositivo al que se conecta, el iPhone. Este modelo en cuestión, sin embargo, no se ha lanzado en algunos países como España por no alcanzar los acuerdos pertinentes con las teleoperadoras de cada país. Las cifras, por el momento, son contundentes y establecen que en el mercado del «smartwatch» Apple ha sabido sacar tajada, mientras otros fabricantes ya apuntan a una retirada. De hecho, en 2017 no se lanzaron apenas nuevos modelos y solo Fitbit y Samsung rascan algo del negocio. El ecosistema de funciones y aplicaciones para el Apple Watch ha ido creciendo lentamente, pero se ha consolidado como un dispositivo útil y práctico para un determinado público. Hasta el tercer trimestre del pasado año, las ventas totales cayeron en un 7%. La fotografía entonces del mercado de los «smartwatches» era: Apple, con una cuota de mercado de 41%, seguida de Samsung (10,4%) y Garmin (9,2%). Con la última versión, además, la compañía ha mejorado algunas prestaciones, como su resistencia al agua y un rendimiento superior a sus predecesores, que le confieren una gran velocidad, así como extender ligeramente la duración de la batería, el principal inconveniente en este tipo de aparatos de muñeca. Y se ha centrado, a su vez, en servicios para el deporte y la salud, dos de sus principales reclamos. «La versión con conexión móvil del Apple Watch tuvo una gran demanda en EE.UU., Japón y Australia», asegura en un comunicado Vincent Thielke, analista de investigación de Canalys. «Apple ha ganado la batalla de los wearables», apunta por su parte Jason Low, analista de la misma consultora. Una oportunidad perdida por ahora por Google, que no ha sabido convencer a los fabricantes en que adopten por su software Android Wear. Las previsiones, no obstante, son optimistas pese a que el concepto de «smartwatch» no ha despuntado a nivel global como se esperaba. Aún, esta tecnología de consumo desplazará a otros productos similares como las pulseras de monotorización. Según los datos de la consultora CFK, en 2018 los relojes inteligentes representarán el 52% de las ventas totales de los dispositivos «wearables», mientras que las previsiones de Juniper Research apuntan a que los relojes híbridos -relojes analógicos con funciones electrónicas- acapararán la mitad de las ventas para 2020.
72