Noticias de "google"

06-08-2018 | elpais.com
Google lanza herramientas para que controles tu adicción al móvil
El nuevo Android 9 incluye una opción que muestra al usuario el tiempo que dedica a cada aplicación o las veces que ha desbloqueado el teléfono
06-08-2018 | elpais.com
El peligro de que los asistentes de IA se vistan de humanos
Google Duplex es el sistema de inteligencia artificial aplicado a la automatización de las conversaciones telefónicas. Supone un avance, pero entraña sus peligros..
04-08-2018 | elpais.com
Google Docs incorpora la inteligencia artificial para corregir las faltas de ortografía
La compañía automatiza el proceso de corrección permitiendo escribir más rápido y sin cometer errores
03-08-2018 | elpais.com
Google se plantea lanzar un motor de búsqueda para China que acata la censura
El gigante tecnológico intenta volver al mercado chino, del que salió hace ocho años tras rechazar las duras condiciones de Pekín sobre controles de contenido
02-08-2018 | elpais.com
Google se plantea lanzar un motor de búsqueda para China que acata la censura
El gigante tecnológico intenta volver al mercado chino, del que salió hace ocho años tras rechazar las duras condiciones de Pekín sobre controles de contenido
30-07-2018 | abc.es
YouTube también se rinde al formato vertical para los vídeos
Google ha introducido en su plataforma de vídeo YouTube una nueva versión de su reproductor adaptable, que ajusta sus bordes de forma automática cuando se reproduce un vídeo en formatos verticales o cuadrados y que elimina las barras en los laterales. Una portavoz de Google, identificada con el nombre de usuario 'Marissa', ha anunciado a través de una publicación en el foro de productos de Google que la compañía ha lanzado una nueva actualización del reproductor de vídeo de YouTube con esta función adaptable. Esta actualización, que ya se encuentra disponible en la versión de escritorio de YouTube, hace que la plataforma se adapte de manera automática a la relación de aspecto que posea el vídeo, en función del tamaño de la pantalla o del navegador del ordenador. Anteriormente, los vídeos que no son de proporción horizontal 16:9, como los verticales (2:1) o cuadrados (4:3 o formatos similares), al reproducirse en YouTube han mostrado barras negras a los lados del vídeo. El reproductor actualizado de YouTube elimina estas barras por primera vez en la versión de escritorio, aunque solamente en el reproductor normal, y no en el modo pantalla completa ni en modo cine. Esta característica ya se encontraba presente en la aplicación móvil de YouTube para Android e iOS desde principios de 2018. Asimismo, Google ha introducido también otros cambios en su reproductor también para vídeos con formato horizontal y que debido a la adaptación automática utiliza un espacio mayor de la pantalla para el vídeo, reduciendo ligeramente el espacio blanco en ambos márgenes.
30-07-2018 | abc.es
Cinco días con el Xiaomi Mi A1: este móvil lo tiene todo para triunfar
Tengo sentimientos encontrados en lo que se refiere al mercado móvil actual. Se lanzan muchos móviles al cabo del año. Hay numerosas marcas implicadas, pero solo unas pocas son las que hacen verdaderamente negocio de esto. Unas de ellas son Apple y Samsung, pero en los últimos tiempos hemos visto cómo firmas «made in China» crecían tanto que ha cambiado radicalmente el panorama del sector. Su gran baza: tirar los precios y ofrecer altas prestaciones. Pero si hacemos un vistazo a las tendencias, con la excepción de las «pantallas sin bordes» y esas «flamantes cámaras dobles», a nivel de diseño industrial hay poco que contar, la verdad. Los «smartphones» actuales son difíciles de distinguir. Se parecen mucho entre sí. Lo que triunfa, al poco tiempo se copia por un rival. Pero, si echamos un vistazo más detenidamente, se encuentran matices y aspectos diferenciales que pueden decantar la balanza sobre uno u otro. Al Xiaomi Mi A2 le pasa tres cuartos de lo mismo. En líneas generales, ofrece un diseño poco rompedor respecto a sus competidores. Pero es como todo producto de consumo: si los fijamos en el precio, el nuevo terminal de la firma china cumple a rajatabla con su cometido. Porque en estos momentos es difícil encontrar un terminal que dé tanto por tan poco. Y eso que se han subido los precios en comparación con su predecesor, el Mi A1, que ha sido uno de los más vendidos en el mercado español. El acabado exterior del terminal, sin embargo, recuerda al de otros muchos. Incluso la configuración y colocación de la doble cámara trasera (en vertical) tiene clara su inspiración en el iPhone X. De chasis metálico y fabricado en un cuerpo «unibody» que le confiere un buen agarre a la par que cierta belleza, el dispositivo tiene situado el lector de huellas dactilares en la parte central de la cara trasera. Una ubicación muy popular en la industria. Su funcionamiento es verdaderamente rápido una vez introducida y registrada la huella. Es ultrasensible. Aún así, se puede desbloquear igualmente mediante una contraseña. Ficha técnica Pantalla 5.99 pulgadas Resolución 2.160 x 1.080 p Dimensiones 158 x 75 x 7,3 mm Peso 166 gramos Chip Snapdragon 660 a 2.2 GHz RAM 4 GB+32 GB de memoria, 4 GB+64 GB y 6 GB+128 GB Cámara 12+20 MP (apertura F.1.75) y frontal de 20 MP Batería 3.010 mh SO Android One Aunque prescinde de todo botón físico en la parte frontal, la relación de aspecto no es de las más altas, dado que existe unos marcos superiores e inferiores muy pronunciados. Sí se ha ganado espacio, en cambio, al colocar una pantalla de mayor tamaño, de 5.99 pulgadas. Un panel tipo LCD que ofrece buenas sensaciones gracias, entre otras cosas, a una resolución de 2.160 x 1.080 píxeles. La iluminación y la reproducción de los colores están bien logrados y se muestran muy nítidos, aunque tal vez le falta ser más brillante. Con pocas renuncias, el terminal es un gama media con arrojo. Es un terminal de poco más de doscientos euros y, evidentemente, tiene limitaciones, pero estos son menores que otros modelos de la competencia en su rango. Hay varios modelos (el probado estos días es el de 4 GB de RAM y 32 GB de memoria), pero reúne características internas más que decentes. El «motor» escogido es el Snapdragon 660 de ocho núcleos, un chip fabricado por Qualcomm, que sin ser el más potente del mercado, ofrece un buen desempeño. A pleno rendimiento, sin embargo, como por ejemplo jugando a juegos o utilizando aplicaciones exigentes, se aprecian sus carencias si las comparamos con los principales buques insignia de otras marcas. Entonces, es cuando se vislumbran pequeñas ralentizaciones en las imágenes. El dispositivo viene con Android One, una versión del sistema operativo limpia y muy jugosa que ofrece al consumidor lo más estrictamente necesario, es decir, las aplicaciones y servicios básicos de Google y alguna propia de Xiaomi, como la destinada a los «fans» de la marca asiática. Y eso es una virtud porque te ahorras el hecho de tener programas duplicados y llenar más la memoria con cosas que son, para muchos, prescindibles. Gran cámara Pero una de sus extraordinarias aportaciones se encuentra en su apartado fotográfico. Una doble cámara cuya lente principal tiene un sensor de 12 megapíxeles, acompañado de otra lente de 20 megapíxeles. Ambas con una apertura focal de F1.75. Combinadas permiten jugar con la profundidad de campo y disparar en modo retrato. Su resultado, aunque decente, no se encuentra al nivel de otros terminales más avanzados y requiere de tener un fondo muy pronunciado para aprovecharlo. El recorte de los objetos no llega a la perfección y es algo cuestionable al no hacerlo con total precisión. En general, actúa de manera equilibrada a la hora captar con bastante fidelidad la realidad. Incluye varias funciones interesantes como un modo belleza para realizar la fisonomía del sujeto o un modo noche que intenta mejorar el resultado aunque sufre en diversos escenarios. La frontal llega a 20 megapíxeles y cumple con las expectativas. A la hora de captar imágenes con poca luz, el sensor de 20 megapíxeles se activa de manera automática en estas situaciones. Su manera de trabajar es sencilla: convierte cuatro píxeles en uno para aumentar la cantidad de luz para, posteriormente, aplicar un software. Tiene muchas opciones, como la posibilidad de disparar en formato cuadrado e, incluso, en manual (si se tienen los conocimientos apropiados). Inicialmente su batería, de 3.010 mAh, era uno de sus puntos flacos. Y ha sorprendido. A la hora de la verdad se ha comportado de manera recia y consecuente, alcanzando perfectamente el día y medio hasta la siguiente carga con un uso moderado. Lo bueno es que tiene sistema de carga rápida. Eso sí, se sobrecalienta a menudo si se le exprime aunque se sitúa en un estado aparentemente normal. El conector de carga es del tipo USB-C, con lo que tenemos, además, una clavija que empieza a estandarizarse en el mercado. Más controvertida ha sido la decisión de abandonar la clavija «minijack» de 3,5 milímetros para auriculares. Otro aspecto efímero y limitado se encuentra en su sistema de audio compuesto por un altavoz en el borde inferior pero que no tiene sonido estéreo. El resultado va acorde a su propia naturaleza, así que es imposible pedirle más peras al olmo. Tampoco cuenta con conexión NFC, la encargada de realizar pagos móviles por contacto, y a diferencia de otros modelos, no soporta tarjeta de microSD. Una funcionalidad interesante es que se puede utilizar como mando a distancia tradicional dado que existe un sensor de infrarrojos en la parte superior.
30-07-2018 | abc.es
Cinco días con el Xiaomi Mi A2: este móvil lo tiene todo para triunfar
Tengo sentimientos encontrados en lo que se refiere al mercado móvil actual. Se lanzan muchos móviles al cabo del año. Hay numerosas marcas implicadas, pero solo unas pocas son las que hacen verdaderamente negocio de esto. Unas de ellas son Apple y Samsung, pero en los últimos tiempos hemos visto cómo firmas «made in China» crecían tanto que ha cambiado radicalmente el panorama del sector. Su gran baza: tirar los precios y ofrecer altas prestaciones. Pero si hacemos un vistazo a las tendencias, con la excepción de las «pantallas sin bordes» y esas «flamantes cámaras dobles», a nivel de diseño industrial hay poco que contar, la verdad. Los «smartphones» actuales son difíciles de distinguir. Se parecen mucho entre sí. Lo que triunfa, al poco tiempo se copia por un rival. Pero, si echamos un vistazo más detenidamente, se encuentran matices y aspectos diferenciales que pueden decantar la balanza sobre uno u otro. Al Xiaomi Mi A2 le pasa tres cuartos de lo mismo. En líneas generales, ofrece un diseño poco rompedor respecto a sus competidores. Pero es como todo producto de consumo: si los fijamos en el precio, el nuevo terminal de la firma china cumple a rajatabla con su cometido. Porque en estos momentos es difícil encontrar un terminal que dé tanto por tan poco. Y eso que se han subido los precios en comparación con su predecesor, el Mi A1, que ha sido uno de los más vendidos en el mercado español. El acabado exterior del terminal, sin embargo, recuerda al de otros muchos. Incluso la configuración y colocación de la doble cámara trasera (en vertical) tiene clara su inspiración en el iPhone X. De chasis metálico y fabricado en un cuerpo «unibody» que le confiere un buen agarre a la par que cierta belleza, el dispositivo tiene situado el lector de huellas dactilares en la parte central de la cara trasera. Una ubicación muy popular en la industria. Su funcionamiento es verdaderamente rápido una vez introducida y registrada la huella. Es ultrasensible. Aún así, se puede desbloquear igualmente mediante una contraseña. Ficha técnica Pantalla 5.99 pulgadas Resolución 2.160 x 1.080 p Dimensiones 158 x 75 x 7,3 mm Peso 166 gramos Chip Snapdragon 660 a 2.2 GHz RAM 4 GB+32 GB de memoria, 4 GB+64 GB y 6 GB+128 GB Cámara 12+20 MP (apertura F.1.75) y frontal de 20 MP Batería 3.010 mh SO Android One Aunque prescinde de todo botón físico en la parte frontal, la relación de aspecto no es de las más altas, dado que existe unos marcos superiores e inferiores muy pronunciados. Sí se ha ganado espacio, en cambio, al colocar una pantalla de mayor tamaño, de 5.99 pulgadas. Un panel tipo LCD que ofrece buenas sensaciones gracias, entre otras cosas, a una resolución de 2.160 x 1.080 píxeles. La iluminación y la reproducción de los colores están bien logrados y se muestran muy nítidos, aunque tal vez le falta ser más brillante. Con pocas renuncias, el terminal es un gama media con arrojo. Es un terminal de poco más de doscientos euros y, evidentemente, tiene limitaciones, pero estos son menores que otros modelos de la competencia en su rango. Hay varios modelos (el probado estos días es el de 4 GB de RAM y 32 GB de memoria), pero reúne características internas más que decentes. El «motor» escogido es el Snapdragon 660 de ocho núcleos, un chip fabricado por Qualcomm, que sin ser el más potente del mercado, ofrece un buen desempeño. A pleno rendimiento, sin embargo, como por ejemplo jugando a juegos o utilizando aplicaciones exigentes, se aprecian sus carencias si las comparamos con los principales buques insignia de otras marcas. Entonces, es cuando se vislumbran pequeñas ralentizaciones en las imágenes. El dispositivo viene con Android One, una versión del sistema operativo limpia y muy jugosa que ofrece al consumidor lo más estrictamente necesario, es decir, las aplicaciones y servicios básicos de Google y alguna propia de Xiaomi, como la destinada a los «fans» de la marca asiática. Y eso es una virtud porque te ahorras el hecho de tener programas duplicados y llenar más la memoria con cosas que son, para muchos, prescindibles. Gran cámara Pero una de sus extraordinarias aportaciones se encuentra en su apartado fotográfico. Una doble cámara cuya lente principal tiene un sensor de 12 megapíxeles, acompañado de otra lente de 20 megapíxeles. Ambas con una apertura focal de F1.75. Combinadas permiten jugar con la profundidad de campo y disparar en modo retrato. Su resultado, aunque decente, no se encuentra al nivel de otros terminales más avanzados y requiere de tener un fondo muy pronunciado para aprovecharlo. El recorte de los objetos no llega a la perfección y es algo cuestionable al no hacerlo con total precisión. En general, actúa de manera equilibrada a la hora captar con bastante fidelidad la realidad. Incluye varias funciones interesantes como un modo belleza para realizar la fisonomía del sujeto o un modo noche que intenta mejorar el resultado aunque sufre en diversos escenarios. La frontal llega a 20 megapíxeles y cumple con las expectativas. A la hora de captar imágenes con poca luz, el sensor de 20 megapíxeles se activa de manera automática en estas situaciones. Su manera de trabajar es sencilla: convierte cuatro píxeles en uno para aumentar la cantidad de luz para, posteriormente, aplicar un software. Tiene muchas opciones, como la posibilidad de disparar en formato cuadrado e, incluso, en manual (si se tienen los conocimientos apropiados). Inicialmente su batería, de 3.010 mAh, era uno de sus puntos flacos. Y ha sorprendido. A la hora de la verdad se ha comportado de manera recia y consecuente, alcanzando perfectamente el día y medio hasta la siguiente carga con un uso moderado. Lo bueno es que tiene sistema de carga rápida. Eso sí, se sobrecalienta a menudo si se le exprime aunque se sitúa en un estado aparentemente normal. El conector de carga es del tipo USB-C, con lo que tenemos, además, una clavija que empieza a estandarizarse en el mercado. Más controvertida ha sido la decisión de abandonar la clavija «minijack» de 3,5 milímetros para auriculares. Otro aspecto efímero y limitado se encuentra en su sistema de audio compuesto por un altavoz en el borde inferior pero que no tiene sonido estéreo. El resultado va acorde a su propia naturaleza, así que es imposible pedirle más peras al olmo. Tampoco cuenta con conexión NFC, la encargada de realizar pagos móviles por contacto, y a diferencia de otros modelos, no soporta tarjeta de microSD. Una funcionalidad interesante es que se puede utilizar como mando a distancia tradicional dado que existe un sensor de infrarrojos en la parte superior.
29-07-2018 | abc.es
Guía para no perderse en el mercado de los pagos móviles en España
El de los pagos móviles es un fenómeno aparentemente imparable. Su facilidad de uso, su rapidez, su sistemas de seguridad son sus principales atributos para romper con lo establecido hasta la fecha en lo relativo a las compras. Un comodín que juegan los fabricantes de tecnología de consumo y las entidades bancarias. Suena perogrullo pero lo tiene todo para triunfar en el futuro. Pero para su adopción masiva se está requiriendo de varios cambios estructurales como la sustitución de los terminales de pago que estén adaptados a esta función, la compatibilidad de la entidad bancaria y la accesibilidad de los servicios para realizar las transferencias. No hay que perder el norte, pero todavía quedan muchos aspectos que resolver. Aún con esas, los usuarios tienen varias alternativas a seguir para empezar a hacer sus compras en comercios y grandes superficies con el dispositivo que no abandonan ni para ir al baño, el teléfono móvil. Hay tres grandes jugadores, Apple, Samsung y Google. Todos ellos han formalizado en los últimos años sendos acuerdos con las principales entidades bancarias en España a pesar que algunas de ellas también incluyen en sus aplicaciones funciones similares. Apple Pay Es una alternativas más robustas y que ha ganado poco a poco importancia. Pese a un inicio difuso en el que desembarcó en España con escasos acuerdos, el servicio de Apple cuenta en la actualidad con la posibilidad de agregar los datos de las tarjetas de crédito y débito de las principales compañías bancarias del país. Una de las que se ha sumado recientemente ha sido BBVA, que dispone de su propia aplicación de pago y que hasta la fecha todo apuntaba a que iba a dar de lado a la firma de la manzana. Pero, finalmente, no ha sido así. Para usar la tarjeta desde el iPhone o, incluso, el Apple Watch hay que abrir una aplicación llamada Wallet que ya viene preinstalada en el dispositivo. Sirve, a su vez, para almacenar billetes y entradas. Su funcionamiento es simple: para añadir la tarjeta para realizar pagos tan solo hay que escanear a través de la cámara del móvil la tarjeta, aunque también ofrece la posibilidad de introducir los datos de manera manual. Con ello lo que haremos es una especie de copia digital. Es posible que, pese a agregar la información, los usuarios deban activar algún tipo de permiso directamente desde el servicio de su propio banco o recibir la autorización de los mismos. Pero, en principio, si se completa la operación correctamente debería funcionar sin problemas. ¿Cómo se utiliza en el comercio para pagar? Bien, aquí está el quid de la cuestión. Todo este tipo de aplicaciones están concebidas para no sacar la tarjeta de la cartera y agilizar los plazos. Además, por norma general, prometen una alta seguridad dado que exige la autorización por medio de un pin o dato biométrico (generalmente la huella dactilar) para efectuar la compra. Para ello hay que recurrir a un terminal punto de venta (TPV) que tenga conectividad inalámbrica o «contactless». Y, por supuesto, que el móvil sea compatible con esta función gracias a que tiene un chip NFC incluido en muchos dispositivos móviles del mercado, sobre todo, entre los más avanzados. La pregunta del millón: «¿Con qué bancos lo puedo utilizar?». Bien, pues con la mayoría que operan en España, con muchos servicios bancarios virtuales y en numerosos comercios, tiendas y plataformas de compras. American Express, Mastercard, Visa, Bancamarch, Bankia, Bankinter, BBVA, Boon, Bunq, CaixaBank, Caja Rural, Evo, N26, Openbank, Sabadell, Santander, así como a través de Servicios Financieros, Ticket Restaurante u Orange. Google Pay Anteriormente conocida como Android Pay, se trata de un servicio de pago a través del móvil que solo funciona a través del sistema operativo Android. Lo bueno es que hay mucha variedad de dispositivos compatibles y muchas marcas con lo que es fácil hacerse con uno preparado para tal fin por diferentes precios. El servicio es una forma fácil y rápida de pagar en millones de sitios: online, en tiendas y en muchos más. Te ofrece todo lo que necesitas para tramitar tus compras y promete mantener tus datos a «buen recaudo». Para ello, hay que descargarla directamente en el dispositivo (en caso de no tenerla ya instalada, que es muy probable que sí). American Express, BBVA, OpenBank, N26, así como en Ticket Restaurante, Sodexo y en numerosos comercios de todo tipo. Samsung Pay De igual forma, la marca surcoreana de tecnología dispone de su propia aplicación para tal objetivo. Solo se puede utilizar, como es obvio, desde su modelos de «smartphones». Funciona de igual manera que el resto de competidores. Es decir, hay que ingresar previamente la tarjeta bancaria. Abanca, CaixaBank, OpenBank, Sabadell, Santander, Wizink
76